__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


 Editado
por
el
Grupo
Historia
–Ambiente‐Política.
 
 Email:
visolcha@uniandes.edu.co


6‐8
de
junio
de
2012


Boletín
SOLCHA






 VI
Simposio


2


Resultados


Jane
Carruthers


Noticias
SOLCHA


192
ponencias
aceptadas,
 11
poster
aprobados:
la
 convocatoria
fue
exitosa
 especialmente
en
 Colombia,
Brasil,
México,
 EEUU,
y
Argentina.


Desde
la
Universidad
de
 Sur
África,
nuestra
 conferencista
inaugural
 reflexiona
acerca
del
 compromiso
de
la
historia
 ambiental



Nace
la
REMHA
y
SOLCHA
 renueva
su
membresía
al
 Consorcio
Internacional
de
 Organizaciones
de
Historia
 Ambiental
(ICEHO).
 



El
Comité
Científico
evaluó
las
propuestas.
 Abiertas
las
inscripciones
on
line
 Desde
el
12
de
diciembre
al
15
de
 febrero
los
17
historiadores
ambientales
 que
conforman
el
Comité
Científico
 evaluaron
las
casi
250
propuestas
 recibidas.
Trabajando
en
pareja
o
trío

y
 distribuidos
de
acuerdo
a
su
área
de
 especialización,
consideraron
aprobar
 192
ponencias
y
11
posters.
Aunque
casi
 toda
América
Latina
se
encuentra
 representada,
las
delegaciones
más
 numerosas
llegarán
de
Colombia,
Brasil,
 México,
Estados
Unidos,
y
Argentina.

De
 Centroamérica
y
el
Caribe
llegarán
 igualmente
grupos
significativos,
 mientras
que
otros
países
del
área
 andina
estarán
–
como
en
los
anteriores
 simposios
–
poco
presente.


En
Villa
de
Leyva
 El
Claustro
de
San
Agustín,
el
Teatro
 Municipal
de
la
villa,
y
los
salones
de
 eventos
del
Hotel
Mesón
de
los
Virreyes
 serán
los
escenarios
de
nuestros
 encuentros.

En
el
sitio
web
del
Simposio
 están
publicadas
fotos
y
direcciones.
 Nos
apoyan
 La
recién
elegida
administración
 municipal
de
la
Alcaldía
de
Villa
de
 Leyva,
el
Rachel
Carson
Center
for
 Environment
and
Society,
el
Instituto
de
 Estudios
Ambientales
y
la
Vicerectoría
 de
Investigación
de
la
Universidad
 Nacional
de
Colombia

generosamente


nos
acordaron
su
apoyo,
que
 agradecemos
de
corazón.
 ¡A
inscribirse!
 Presentar
una
ponencia,
exponer
un
 poster,
coordinar
una
mesa,
comentar
 una
presentación,
hacer
una
pregunta
a
 los
conferencistas,
escuchar
a
los
 colegas,
conversar
en
la
plaza
con
otros
 participantes,
conocer
a
los
autores
que
 hemos
leído
y
a
los
que
leeremos
en
los
 próximos
años:
hay
muchas
formas
de
 participar
en
un
Simposio
de
SOLCHA.
 ¡Escoja
la
suya!
Las
inscripciones
están
 abiertas
para
pago
virtual
desde
la
 página
del
evento
y
también
se
recibirán
 en
efectivo
in
situ.
Los
valores
son:
COP
 $200.000
(aprox.
US$
100
)
 profesionales
o
COP$
80.000
(aprox.
 US$40)
estudiantes.


 Visite
el
sitio
del
Simposio:
 http://visimposiosolcha.uniandes.edu.co
y



Recuperar
la
justicia
y
la
pasión
 en
la
historia
ambiental:
una
 senda
hacia
el
futuro
 Por
Jane
Carruthers
 Trad.
del
inglés
de
Guillermo
Castro
 
 Quizás
sea
inevitable
que,
en
la
medida
 en
que
madura
un
campo
académico,
y
 el
entusiasmo
inicial
por
la
novedad
y
la
 frescura
de
las
nuevas
ideas
se
disipa,
 quienes
se
ocupan
del
mismo
razonen
 con
mayor
profundidad
sobre
sus
 premisas
filosóficas
y
teóricas.
Esta
 parece
haber
sido
la
historia
de
la
 historia
ambiental.
Existe
un
consenso
 generalizado
sobre
el
hecho
de
que
la
 historia
ambiental
irrumpió
en
la
escena
 con
una
dinámica
trayectoria
 historiográfica
en
la
década
de
1970.
 Muchos
académicos
ven
su
irrupción
en
 relación
con
el
ambientalismo,
el
 movimiento
social
global
fecundado
por
 La
Primavera
Silenciosa,
de
Rachel
 Carson
(1962),
el
primer
Día
de
la
Tierra,
 y
el
movimiento
de
conservación
de
las
 áreas
naturales
de
la
década
de
1960.
 Otros
(como
Grove,
1995)
ubican
sus
 orígenes
en
siglos
anteriores
de
 construcción
imperial
y
colonialismo.
 Aun
así,
cualquiera
fuese
su
origen,
esa
 nueva
forma
de
abordar
el
pasado
surgía
 de
apasionado
compromiso
con
los
 problemas
dominantes
en
la
sociedad
de
 su
tiempo.
Estos
incluían
la
relevancia
 visible
de
la
eco‐política
en
una
era
en
la
 que
el
uso
indiscriminado
de
los
recursos
 naturales,
el
cambio
climático
global,
el
 crecimiento
demográfico,
las
prácticas
 inadecuadas
de
conservación
y
otros
 temas
ambientales
empezaron
a
tener
 impactos
adversos
visibles
en
los
planos
 global,
regional
y
local
y
una
elevada
 visibilidad
pública,
al
punto
en
que
la
 “política
verde”
pasó
a
ser
característica
 del
período.
Se
creía,
en
lo
general,
que
 la
historia
ambiental
albergaba
una
gran
 promesa
en
cuanto
a
catalizar
la
acción
 encaminada
a
mejorar
la
condición
 humana
y
la
justicia,
al
proporcionar
 medios
de
comprensión
y
explicación
de
 la
interfase
entre
“cultura”
y
 “naturaleza”,
y
vincularse
con
las
 crecientes
ideas
sobre
sostenibilidad
y
 equidad
ambiental.


Jane
Carruthers
inaugurará
el
 VI
Simposio
de
SOLCHA.
 


Historiadora,
Jane
es
Research
 Professor
en
la
Universidad
de
Sur
 África
en
Pretoria
y
una
pionera
de
 la
historia
ambiental
en
su
país
y
 continente.

Ha
escrito
acerca
de
la
 historia
social
y
ambiental
de
la
 conservación,
de
la
restitución
de
 tierras
después
de
la
Apartheid,
de
 la

relación
entre
tierra,
nación
e
 identidad.
Es
fellow
del
Royal
 Society
of
South
África
y
del
Clare
 Hall
en
Cambridge,
es
presidenta
 del
Consejo
Académico
Asesor
del
 RCC
en
Munich,
y
desde
el
2011
 preside
el
Consorcio
Internacional
 de
las
Organizaciones
de
Historia
 Ambiental.
 Muchos
académicos
prominentes
se
 vieron
atraídos
a
este
campo,
del
que
 Donald
Worster
(1994)
dijo
que
era
tan
 fundamental
que
resultaba
central
para
 todo
estudio
histórico.
Un
gran
futuro
 fue
previsto;
tanto
David
Lowenthal
 (1996)
como
Worster
(1996)
plantearon,
 por
ejemplo,
que
la
historia
ambiental
 poseía
incluso
el
potencial
para
cerrar
la
 brecha
entre
las
humanidades
y
las
 ciencias,
en
tanto
que

Stephen
Dovers
 (2000)
la
consideraba
la
más
importante
 arena
interdisciplinaria.
 
 Hacia
fines
de
la
década
de
 1990,
sin
embargo,
era
perceptible
una
 actitud
más
cautelosa
en
la
literatura
 académica.
Amy
Dalton
(2009)
 observaba
que
la
historia
ambiental
 tenía
una
mayor
cantidad
de
 ambigüedades
teóricas
y
dilemas
 metodológicos
que
otras
áreas
de
la
 historia.
Algunas
fueron
exploradas
en
 un
número
especial
de
History
and
 Theory,
en
el
que
John
McNeill
(2003)
 aludió
al
“caos”
de
la
historia
ambiental.
 Ellen
Stroud
(2003),
así
como
Sverkel
 Sörlin
y
Paul
Warde
(2007)
plantearon
 por
entonces
que
la
historia
ambiental
 permanecía
en
los
márgenes
de
la
 corriente
principal
,
incluso,
a
acusar
a
la
 historia
ambiental
de
poseer
 “relativamente
poca
coherencia”
como


Conferencista
inaugural



“
I really appreciate this

honour and look forward to next June very much” Jane Carruthers


Lo
que
importa
con
respecto
a
los
 desafíos
y
las
perspectivas
futuras
de
la
 historia
ambiental
internacional
es
que
 estas
críticas
nos
recuerdan
que
es
 importante
reflexionar
sobre
la
razón
 por
la
que
escribimos
historia,
ambiental
 o
de
cualquier
otro
tipo.
Escribir
no
 constituye
por
sí
mismo
un
objetivo
 suficiente.
Los
historiadores
deben
estar
 “involucrados”
con
su
tópico:
en
otras
 palabras,
los
valores
y
la
ideología
 tendrían
que
estar
implicados
como
lo
 estuvieron
–
me
parece
–
cuando
el
 campo
emergió
en
la
década
de
1960.
Si
 preocupa
en
algún
grado
que
la
historia
 ambiental
tenga
menos
atractivo
publico
 y
académico
que
cuando
era
“nueva”,
 puede
ser
útil
prestar
atención
a
su
 continuo
dinamismo
y
crecimiento
en
la
 historiografía
africana
(Carruthers
2004).
 Es
en
el
marco
de
la
historia
ambiental
 africana
que
la
política,
la
ideología
y
los
 propósitos
se
presentan
con
mayor
 fuerza
en
primer
plano,
con
respecto
a
lo
 que
ocurren
en
las
historias
ambientales
 características
del
mundo
desarrollado.
 En
África
en
particular,
la
historia
 ambiental
tuvo
su
origen
en
una
fuerte
 historia
social
africana
y
un
paradigma
 marxista
íntimamente
conectados
con
la
 justicia
ambiental
(Beinart
2000),
y
esto
 siguió
siendo
uno
de
sus
rasgos
 principales.
No
sería
exagerado
describir
 esto
como
una
“historia
eco
–
social”


2



relacionada
con
el
“ambientalismo”.
 Por
lo
mismo,
las
lagunas
teóricas
que
 a
menudo
son
presentadas
como
una
 crítica
a
la
historia
ambiental
se
aplican
 menos
a
África
que
a
estudios
 realizados
en
otras
partes.
Stroud
 (2003)
considera
imperativo
 conceptualizar
de
qué
manera
el
 ambiente
debería
ser
“construido”
en
 términos
históricos,
y
ha
sugerido
que
 estos
rasgos
emergerán
con
mayor
 plenitud
cuando
el
ambiente
sea
 utilizado
como
un
ámbito
para
 examinar
otros
ejes
de
poder.
William
 Cronon
estaría
de
acuerdo:
“Ante
la
faz
 de
las
categorías
clásicas
de
la
historia,
 como
género,
raza,
clase
y
etnicidad,
la
 historia
ambiental
permanece
más
 silenciosa
de
lo
que
debería”
(citado
en
 Nash
2000,
24).
En
2005,
Doug
Weiner
 recordó
a
la
academia
que
la
historia
 ambiental
se
había
desarrollado
en
los
 Estados
Unidos
a
partir
de
 preocupaciones
intelectuales
que
 galvanizaron
a
la
sociedad,
y
que
una
 vez
estas
conexiones
se
pierden
–
o
 son
relegadas
a
un
segundo
plano
–
no
 debería
sorprendernos
que
algunos
 puedan
pensar
que
la
historiografía
 tenga
menos
para
aportar.
 
 La
historia
ambiental
africana,
 con
su
énfasis
en
el
ambiente
como
un
 ámbito
de
poder,
ha
aportado
algo
 fresco
a
la
disciplina.
Recuperar
las
 ideas
relacionadas
con
la
justicia
con
 una
actitud
de
compromiso
emocional)
 podría
ofrecer
esperanzas
para
 desarrollos
futuros
de
la
historia
 ambiental
en
otras
partes.
Mediante
 una
actividad
académica
cuidadosa
y
 apasionado
(aunque
no
sofisticada,
 podría
ser
evadida
la
trampa
de
 divisiones
simplistas
que,
para
Aaron
 Sachs
(2003)
ha
lesionado
a
la
historia
 ambiental,
y
podrían
ser
sacadas
a
luz
 nuevas
perspectivas
relacionadas
con
 estructuras
de
poder
colonial,
globales,
 y
de
otros
tipos.
El
vínculo
entre
la
 historia
y
las
preocupaciones
de
la
 sociedad
es
vital,
y
en
esta
perspectiva
 la
historia
ambiental
tiene
fortalezas
 particulares
sobre
las
cuales
 capitalizar.
El
creciente
interés
público
 en
temas
ambientales
propio
de
 nuestro
tiempo
se
hace
evidente
en
el
 fenomenal
éxito
popular
de
los
libros
 de
Jared
Diamond
Guns,
Germs
and
 Steel
(1998)
y
Collapse


(2005).
Los
historiadores
están
en
deuda
 con
la
sociedad,
a
la
que
deben
 proporcionarle
el
contexto
en
que
 operan
los
grandes
problemas
de
su
 tiempo.
La
forma
en
que
la
gente
utiliza
 los
recursos
naturales
y
el
modo
en
que
 se
relacionan
entre
sí
a
través
de
la
 explotación
y
el
uso
de
esos
recursos
–
 sobre
todo
en
esta
época
de
cambio
 climático
global
–
es
crucial.
La
historia
 ambiental
es
particularmente
atractiva
 para
el
público
porque
tiene
un
 propósito
moral
y
un
alcance
político.
No
 constituye,
sin
duda,
el
único
campo
 histórico
que
ha
mostrado
pasión,
 energía
y
sentido
ético.
La
historia
social
 también
tuvo
una
agenda
que
buscaba
 ampliar
los
estudios
históricos
más
allá
 del
ámbito
de
los
poderosos
y
considerar
 a
la
historia
“desde
abajo”,
para
 incorporar
a
aquellos
que
estaban
 siendo
explotados.
La
historia
ambiental
 es
política
–
se
refiere
a
preocupaciones
 actuales
y,
quizás,
sea
la
más
activista
de
 todas
las
historiografías
(Mauch,
Stolzfus
 y
Wiener
2006).
Para
crecer
con
fuerza
y
 prosperar,
quizás,
debe
seguir
siendo
 así.
 Referencias
citadas
 Beinart,
William.
2000.
“African
History
and
 Environmental
History.”
African
Affairs
99
(395):
 269–302.
 Carruthers,
Jane.
2004.
“Africa:
Histories,
 Ecologies
and
Societies.”
Environment
and
 History
10
(4):
379–406.
 Carson,
Rachel.
(1962)
2002.
Silent
Spring.
 Boston:
Houghton
Mifflin.
 Dalton,
Amy
L.
2000.
“On
African
Environmental
 History.”
Review
of
Green
Land,
Brown
Land,
 Black
Land:
An
Environmental
History
of
Africa,
 1800–1990,
by
James
McCann.
Current
History
 (May):
31–32.
 Diamond,
Jared.
1998.
Guns,
Germs
and
Steel:
A
 Short
History
of
Everybody
for
the
Last
13,000
 Years.
London:
Vintage.
 ———.
2005.
Collapse:
How
Societies
Choose
to
 Fail
or
Survive.
London:
Allen
Lane.
 Dovers,
Stephen.
2000.
“On
the
Contribution
of
 Environmental
History
to
Current
Debate
and
 Policy.”
Environment
and
History
6
(2):
131–50
 Grove,
Richard.
1995.

Green
Imperialism:
 Colonial
Expansion,
Tropical
Island
Edens
and
 the
Origins
of
Environmentalism,
1600–1800.
 Cambridge:
Cambridge
University
Press


Lowenthal,
David.
1996.
“Empires
and
 Ecologies:
Reflections
on
Environmental
 History.”
In
Ecology
and
Empire:
Environmental
 History
of
Settler
Societies,
edited
by
Tom
 Griffiths,
and
Libby
Robin,
229–36.
Edinburgh:
 Keele
University
Press
 Mauch,
Christof,
Nathan
Stoltzfus,
and
Douglas
 R
Weiner,
eds.
2006.
Shades
of
Green:
 Environmental
Activism
around
the
Globe.
 Oxford:
Rowman
&
Littlefield.
 McNeill,
John
R.
2003.
“Observations
on
the
 Nature
and
Culture
of
Environmental
History.”
 History
and
Theory
42
(4):
5–43.
 Nash,
Catherine.
2000.
“Environmental
History,
 Philosophy
and
Difference”
Journal
of
Historical
 Geography
26
(1):
23–27
 Sachs,
Aaron.
2003.
“The
Ultimate
‘Other’:
Post‐ Colonialism
and
Alexander
von
Humboldt’s
 Ecological
Relationship
with
Nature.”
History
 and
Theory
42
(4):
111–35.
 Sörlin,
Sverker,
and
Paul
Warde.
2007.
“The
 Problem
of
the
Problem
of
Environmental
 History:
A
Re‐reading
of
the
Field.”
 Environmental
History
12
(1):
107–30
 Stroud,
Ellen.
2003.
“Does
Nature
Always
 Matter?
Following
Dirt
through
History.”
History
 and
Theory
42
(4):
75–81.
 Weiner,
Douglas
R.
2005.
“A
Death–Defying
 Attempt
to
Articulate
a
Coherent
Definition
of
 Environmental
History.”
Environmental
History
 10
(3):
404–20
 Worster,
Donald.
1994.
“Nature
and
the
 Disorder
of
History.”
Environmental
History
 Review
18
(2):
1–15.
 
 


Versión
original:
 “Recapturing
Justice
and
Passion
in
 Environmental
History:
A
Future
Path”,
 en
K.Coulter
and
Christof
Mauch
(eds.),
 The
Future
of
Environmental
History:
 Needs
and
Opportunities.
RCC
 Perspectives
no.
3,
2011,
pp.
57‐59.
URL
 http://www.carsoncenter.uni‐ muenchen.de/download/publications/is sue6.pdf

 Se
publica
la
 traducción
al
 español
con
el
 permiso
del
 Rachel
Carson
 Center,
a
quien
 agradecemos.
 



3



Noticias
de
SOLCHA
 
 Nace
la
Red
Mexicana
de
Historia
 Ambiental,
mientras
SOLCHA
 participa
en
la
historia
ambiental
 internacional.

 La
revista
HALAC
los
espera

como
 autores
y
lectores.


Micheline
Cariño
y
Stefania
 Gallini


El
17
y
18
de
noviembre
de
2011
nació
 en
San
Luís
Potosí
la
RED
MEXICANA
DE
 HISTORIA
AMBIENTAL
–
ReMHA,
 inaugurada
en
un
evento
que
vio
4
 conferencias
magistrales
y
20
ponencias
 en
5
Mesas
de
Trabajo.
El
Comité
 Fundador
fue
presidido
por
Micheline
 Cariño
(Presidenta
de
SOLCHA),
Rosalva
 Loreto,
Miguel
Aguilar
y
Narciso
Barrera.
 Padrinos
y
madrinas
del
bautismo
fueron
 Donald
Worster
(Universidad
de
Kansas),
 Guillermo
Castro
Herrera
(Fundación
 Ciudad
del
Saber),
Gregory
Todd
 Cushman
(Universidad
de
Kansas)
y
 Manuel
González
de
Molina
(Universidad
 Pablo
de
Olavide,
España).
Un
 conversatorio
entre
los
cuatro
 fundadores,
moderado
por
Guillermo
 Castro,
y
con
una
intensa
participación
 del
público
debatió
acerca
de
la
 pregunta
Historia
ambiental
mexicana
 ¿para
qué?
 En
su
Asamblea,
la
ReMHA
decidió
 reunirse
cada
dos
años
en
encuentros
 académicos.
La
próxima
cita,
a
cargo
de
 Narciso
Barrera,
será
en
mayo
del
2013
 en
Tlaxcala,
con
el
apoyo
del
Colegio
de
 Tlaxcala
y
la
ENAH.

 Durante
el
VI
Simposio
de
SOLCHA,
la
 ReMHA
organizará
una
reunión
de
 trabajo
que
se
anunciará.



El
Consorcio
Internacional
de
 Organizaciones
de
Historia
Ambiental
–
 ICEHO
por
su
nombre
en
inglés
–
es
la
 organización
sombrilla
de
las
entidades
 científicas
y
académicas
que
se
ocupan
 de
historia
ambiental.
Su
lanzamiento



fue
el
Primer
Congreso
ICEHO
en
 Copenhagen
en
2009.
La
ICEHO
se
 propone
impulsar
la
comunicación
y
 coordinación
internacional
entre
las
 organizaciones
de
historia
ambiental,
 buscando
interacciones
provechosas
 para
todos
en
temas
de
formación
e
 investigación.
Su
objetivo
más
general
es
 propiciar
la
comprensión
y
la
 importancia
de
la
dimensión
histórica
de
 las
relaciones
naturaleza/sociedad
entre
 la
comunidad
académica,
el
público
 general
y
los
tomadores
de
 decisiones.
 
 El
próximo
Congreso
Mundial
de
 ICEHO
será
en
la
ciudad
portuguesa
 de
Guimarães
en
la
última
semana
 de
julio
de
2014,
bajo
los
auspicios
 de
la
University
of
Minho
y
de
 ISC/IWEH.
La
convocatoria
se
dará
a
 conocer
en
las
próximas
semanas.

 
 Gracias
al
apoyo
voluntario
y
 generoso
de
algunos
solcheros,
 SOLCHA
ha
podido
adherir
a
ICEHO
e
 participar
en
su
consolidación.


La
recién
lanzada
Revista
de
Historia
 Ambiental
Latinoamericana
y
Caribeña
 HALAC
recibe
sus
propuestas
de
 artículos
y
reseñas.
Si
bien
el
panorama
 editorial
para
la
Historia
Ambiental
es
 hoy
relativamente
amplio,
HALAC
llega
 para
llenar
un
vacío
del
área
de
habla
 hispana
y
portuguesa.
Consolidar
una
 revista
científica
es
una
tarea
mayor
en
 los
tiempos
de
la
comunicación
global,
 pero
no
deja
de
ser
un
desafío
 interesante
e
importante
para
una
 Sociedad
abierta
y
vibrante
como
 nuestra
SOLCHA.

 Visiten
la
página
de
HALAC,
lean,
 cuestiones,
debatan
y
difundan
sus
 artículos,
y
sometan
los
suyos:
 http://www.fafich.ufmg.br/halac/


4


Profile for Stefania Gallini

Boletin 2 del VI Simposio SOLCHA  

Noticias del VI Simposio de SOLCHA (colombia 6-8 de junio de 2012), un texto de Jane Carruthers, noticias de SOLCHA

Boletin 2 del VI Simposio SOLCHA  

Noticias del VI Simposio de SOLCHA (colombia 6-8 de junio de 2012), un texto de Jane Carruthers, noticias de SOLCHA

Advertisement