Page 57

fútbol año, el equipo no transmitía nada, y el divorcio entre la grada y el entrenador estaba ya firmado. Por eso cambiar al entrenador ha sido necesario. Aún así, es difícil saber que porcentaje de culpa tiene Camacho, pero está claro que es más fácil cambiar a una persona que a 22, el entrenador es el jefe del vestuario y debe echarse el equipo a la espalda, si las cosas no van bien es el primero al que se apunta, aunque muchas veces sea la solución más sencilla. Cuando hay cambio de entrenador la gente se vuelve a poner las pilas. El carácter del nuevo entrenador, Mendilibar, es el carácter de Osasuna, con el esfuerzo y el trabajo como señas de identidad. Cada año, los osasunistas, hemos vivido una situación parecida durante la liga. Yo he vivido muchas veces esta situación, tanto desde el césped como desde la grada, y al final de liga Osasuna es un equipo que siempre saca la raza y consigue los objetivos propuestos. Para ello es primordial que el público baje al campo y esté con el equipo. Cada partido que queda va a ser una final, lo que también para los jugadores supone una motivación extra y hace que no bajen la guardia.

Nacho Labarga MARCA Ser seguidor de Osasuna es diferente. Los aficionados a este club vivimos al margen del novedoso peinado de Ronaldo o la última rueda de prensa de Mou. Es más, nos cansa todo lo relacionado con ese ‘otro fútbol’, que es artificial. El nuestro, el de domingo a las 17.00 h con bocata y patxaran, bebe de la rutina de acudir al viejo Reyno con los enseres rojillos: bufanda, camisola y trompetín (los más completos). Nuestra forma de vivir este deporte va ligada inseparablemente al

EL SUDOR DE OSASUNA Pedro Salazar La voz de Galicia La Liga española ha pasado de ser la que llamaban “mejor liga del mundo” a convertirse en una competición que rebosa unas dosis ilimitadas de aburrimiento domingo tras domingo. Es una competición sin emoción, más parecida a la escocesa que a la inglesa, donde lo que realmente importa no es quién será el ganador, porque ya lo sabemos de antemano. Es una liga sin historia, condenada a la apatía, en la que lo peor está aun por llegar. En España, a un equipo como Osasuna, le corresponden 13 millones de euros por obra y gracia de los derechos de televisión. Madrid y Barça se llevan la mayor parte del pastel con 140 cada uno. Y parece que no pasa nada. Pero al otro lado del Canal de la Mancha, el West Bromwich obtiene 35 por los 58 que reciben los Diablos Rojos. El resultado se llama espectáculo. Pero lo cierto es que en la casa de Villar la verdadera competición empieza a partir del tercer clasificado. Aquí es donde uno puede aspirar a Europa y luchar por el descenso en un abrir y cerrar de ojos. La igualdad es máxima y la recompensa probablemente poca. Este es el lugar

de Osasuna; la Liga de los humildes. Por eso en el Reyno se sufre. Se sufre en cada partido porque para algunos equipos tres puntos son siempre algo más. Aquí no se diferencia entre rivales directos o no: todos lo son. Si la tele no da millones solo te queda una salida: sudar. También correr. Porque en esa liga gana el que corre más que el rival. Algo que Osasuna suele hacer muy bien. Esa es la clave: sudar. Como Camacho en Corea. Como lo hace Pamplona con cada apretado final de liga. Pendientes de la radio. Sudando. Porque el fútbol sigue siendo un deporte. Y en los vestuarios huele a lo que huele. Puede que Osasuna no doblegue al Barça ni aunque venga en autobús, pero eso es harina de otro costal. Así que sería bueno recordarlo cada domingo en el Reyno. En esta liga hace cada vez más frío y la calefacción en los campos es cosa de otros. Como en Escocia. Pero al resto siempre les quedará sudar.

sufrimiento. A los partidos épicos, a la cuenta de la vieja, a los transistores, a salvarse de la quema en el último instante. Nuestro equipo no entiende de fichajes multimillonarios ni de objetivos faraónicos. Sabemos que nuestro club es humilde y por ello nos entregamos más si cabe cada domingo. Gane o pierda Osasuna. La importancia no reside en el resultado -que tambiénsino en la entrega de los jugadores, en su manera de intimidar a los rivales contagiados por el rubor de la grada.

mente a los obtenidos a domicilio. La grada del Reyno es fiel aunque la clasificación apriete y la defensa falle. Los problemas siempre aparecerán, pero nuestra convivencia con el sufrimiento ha demostrado que es capaz de solventar cualquier barrera. Y luego dirán de la hinchada del Atlético de Madrid… Los aficionados rojillos nacimos así, sufridores por naturaleza.

Osasuna es un conjunto en perfecta comunión entre futbolistas, cuerpo técnico y afición, de ahí que sus resultados en casa mejoren ostensiblestaff .55

Staff Magazin edición 1  

Revista gratuita de Navarra. Todo el ocio, deporte y baile de la comunidad foral. Descubre una nueva forma de hacer periodismo.

Advertisement