Issuu on Google+

1

TEORÍA DEL CONOCIMIENTO DE DESCARTES RACIONALISMO El racionalismo es una corriente filosófica que aparece en el siglo XVII y se caracteriza por la confianza en la autosuficiencia de la razón como fuente del conocimiento. Los rasgos que caracterizan esta nueva corriente son:  Confianza plena en la razón humana.  Infravaloración del conocimiento sensible.  Defensa de la racionalidad del mundo.  Afirmación de la existencia de ideas innatas en el entendimiento.  Búsqueda de un nuevo método para la filosofía.  Una visión del mundo mecanicista.  Subjetivismo.

EL MÉTODO La filosofía de la época, de tradición escolástica, aceptaba diversos métodos como el aristotélico tomista. Éste tenía un razonamiento silogístico, que partía de verdades generales o tradicionales y mediante el razonamiento o la fe sacaba conclusiones particulares.1 Estas verdades generales no son admitidas, bien por la precipitación en el conocimiento o por una intromisión de la fe en la filosofía. Rechazando el método tradicional en el siglo XVII, aparecen dos métodos nuevos: Para Bacon: la inducción, que parte de casos particulares a verdades generales. Para Descartes: critica el método de Bacon porque la observación completa es imposible, ya que los sentidos nos engañan. Además las verdades de razón son universales y necesarias (absolutas) sin que la experiencia pueda desmentirlas. Así pues, es comprensible que Descartes, ante el fracaso del aristotelismo y el constante desacuerdo entre los filósofos, pretendiera alcanzar una sabiduría universal de inspiración 1 Boris Berman. Prokofiev's piano sonatas. [Recurso electrónico] : a guide for the listener and the performer., 2008. Print.


2 matemática, por lo que buscó un método que consiguiera resultados exactos como la matemática a partir de una edificación ordenada y metódica del saber, de acuerdo con unas reglas sencillas. Éste sigue cuatro reglas para la dirección de la mente: Regla de la evidencia (intuición).

No admitirá como verdadero nada que no aparezca en la mente de manera evidente, con claridad (la mente la percibe sin obstáculos) y distinción (se percibe separada de cualquier otra idea), que sea intuida en su peculiaridad individual y sin mezclarse de ninguna otra. Regla del análisis (deducción).

Como solo se puede tener evidencia de las naturalezas simples, cuando estemos ante un problema complejo, compuesto de naturalezas complejas, hay que dividirlo en cuantas partes más simples sea posible. Descomponer hasta lo más simple, hasta que la percepción es clara y distinta. Regla de la síntesis (deducción).

Una vez que se ha descompuesto el problema y obtenemos naturalezas simples, hay que volver a recomponerlo por medio de la síntesis. Proceso de deducción por cadena de intuiciones hasta reconstruir lo más complejo. Regla de la enumeración (deducción).

Consiste en revisar todo el proceso hasta estar seguros de no omitir nada y comprobar. La enumeración tiene que ser continua, ininterrumpida, suficiente y ordenada.

FORMAS DE CONOCIMIENTO: INTUICIÓN Y DEDUCCIÓN Intuición:

Luz o instinto natural que permite conocer un concepto con claridad y distinción: con absoluta certeza. Deducción:

Una cadena de conexiones a partir de conceptos que conocemos con certeza por intuiciones.


3 LA DUDA METÓDICA Decía Descartes en Principios de la filosofía: “Es preciso, al menos una vez en la vida, dudar de todas las cosas acerca de las cuales encontrásemos la menor sospecha de falta de certeza”.

El objetivo es un saber seguro y cierto construido por nuestra razón en el que podamos confiar más allá de toda duda. En la búsqueda de esa verdad primera indudable que exige la regla de la evidencia. Esta duda es una duda universal y radical; es metódica, no escéptica, sino provisional y constructiva; y es teorética, sólo afecta a la reflexión filosófica, y no a las creencias y la conducta. Descartes encuentra que los sentidos nos engañan y que no se puede confiar en ellos como fuente de conocimiento, porque frecuentemente hay casos en que se concede realidad a meras alucinaciones y por el hecho de que nuestras representaciones en sueños son indistinguibles e las representaciones del mundo exterior. Concluye cuestionando el mundo exterior de objetos corpóreos y las ciencias que de él tratan (física, astronomía, medicina). Las matemáticas parecen escapar a esta incertidumbre, puesto que no tratan de objetos sensibles ni se sirven de los sentidos. Aun así, nos podemos equivocar cuando razonamos sobre problemas geométricos y aritméticos. Descartes exagera la duda hasta el punto de pensar que Dios puede engañarme. Es decir, que la omnipotencia divina podría hacer que me engañara siempre que asiento a lo que estimo evidente, que lo que a la razón se manifiesta evidente no tuviera realidad objetiva. Y si no aceptáramos esa imagen de Dios engañador o no llevamos la omnipotencia divina hasta ese punto, siempre cabría pensar en la existencia de un demonio, de un genio maligno, el cual ha usado de toda su industria para engañarme y hacerme creer que el mundo es tal y como lo percibo.

PRIMERA VERDAD: COGITO ERGO SUM Descartes encuentra una verdad evidente que escapa a la duda: la verdad necesaria de la propia existencia como sujeto que duda y es víctima del engaño. Llega a la conclusión de que todo es falso, pero en ese momento del razonamiento encuentra un resto indubitable. No puede eliminar la duda


4 ni el acto de dudar el pensamiento. De aquí concluye con su famoso criterio de verdad: “Pienso, luego existo”.

Esto es una intuición evidente, clara y distinta que cumple las exigencias del primer paso del método. El cogito, ergo sumo, es entendido no como un silogismo o razonamiento, sino como captación intuitiva e inmediata de una verdad. Descartes construirá su filosofía como una secuencia de intuiciones evidentes. “Todo cuanto perciba con igual claridad y distinción será verdadero, y por tanto podré afirmarlo como inquebrantable certeza”.

En este pensamiento, Descarte halla las ideas, que son actos mentales y representación de algo objetivo. Pueden ser adventicias (llegadas de fuera) o facticias (forjadas por el sujeto mismo a partir de las adventicias). Ninguna de ellas le sirve para tener certeza de la realidad, por lo que ay otro tipo de ideas que no son ninguna de ellas: las ideas innatas: no exteriores al pensamiento, no provenientes de otras ideas. Son pensamiento en sí mismo y son las ideas a partir de las cuales hay que pensar y construir (se presentan de forma clara y distinta. Existen las ideas de: Sustancia infinita (res infinita)

Dios, a la que corresponde la perfección. Sustancia pensante (res cogitans)

El yo o el alma, a la que corresponde el tributo del pensamiento: dudar, querer, imaginar, sentir… Sustancia extensa (re extensa)

Los cuerpos, la materia, a la que corresponde la extensión: figura y movimiento.

Works Cited Berman, Boris. Prokofiev's Piano Sonatas. [Recurso Electrónico] : A Guide for the Listener and the Performer., 2008. Print.


5


Teoría con de descartes