Issuu on Google+

CAMINO

EL

Iglesia de Dios (Israelita) Departamento Educativo

La Eutanasia

¿Morir con dignidad? Conozca más sobre este dilema ético que a perturbado a los grandes pensadores

Textos Bíblicos + Opiniones


“Hazme oír por la mañana tu misericordia, por que en ti he confiado: Hazme saber el camino por donde ande por que a ti he alzado mi alma.” Salmo 143:8

La Eutanasia ¿Morir con dignidad?


Este salmo, nos recuerda a cada uno de nosotros que a pesar de la circunstancia en la que estemos viviendo, siempre debemos oĂ­r la voz de nuestro Dios. No importan los dilemas ni las preguntas, Dios es sabio y tiene respuesta a cada una de las cuestiones de esta sociedad moderna. Sociedad Juvenil de la Localidad del Moral SĂĄbado 16 de Julio del 2011


La eutanasia en el mundo actual En el mundo actual, el debate acerca de la eutanasia es cada vez más intenso y muchas personas se manifiestan a favor o en contra de la eutanasia o el derecho a una buena muerte para evitar sufrimientos físicos y psíquicos. Pero sólo dos países, Holanda y Bélgica, tienen una legislación que permite la eutanasia. El 28 de noviembre de 2000, el Parlamento de Holanda aprobó una ley que permite la eutanasia y el suicidio con asistencia médica. La ley de eutanasia de Holanda prohíbe su aplicación en personas menores de 17 años. La ley sobre eutanasia es muy precisa y la persona que quiera acogerse a ella debe cumplir estos requisitos: • El paciente debe solicitar la eutanasia de forma voluntaria • El médico debe estar seguro de que el sufrimiento del enfermo es insoportable y que el paciente no tiene posibi- lidades de recuperación • El paciente y el médico deben contar con una segunda opinión médica que certifique que el doctor del paciente ha cumplido con los requisitos de la eutanasia • La terminación de la vida debe ser llevada a cabo en una forma médica apropiada

Shaare Zedek Medical Center Ha estado proporcionando alto nivel de atención médica para las personas de Jerusalén. Desde que abrió sus puertas como un hospital de 20 camas en Jaffa Road, en 1902, el hospital ha proporcionado servicios esenciales para el desarrollo de la ciudad. Nombrado en honor al inspirador término bíblico "puertas de la justicia”

L

a siguiente historia sucede en el hospital “Shaare Zedek” en Jerusalem, como todo hospital hay médicos y enfermeras que corren por doquier para acudir a llamado de decenas de emergencias. La sala de terapia intensiva, esta abarrotada de hombres y niños de todas las edades, todos ellos intubados, los respiradores artificiales no dan abasto y el personal medico en muchas ocasiones esta expuesto a dilemas éticos, provenientes de la insuficiencia de equipos hospitala rios. Una virosis respiratoria con severa disminución de la función ventilatoria, se manifiesta constantemente en los pasillos de los hospitales, esta enfermedad dura entre siete y diez días; su único tratamiento, mantener la función respiratoria en forma artificial hasta que el cuadro ceda. En la mente de todo el personal médico un pensamiento


aterrador; “No hay suficientes respiradores artificiales, ¿Qué haremos si llega un nuevo caso?”. La urgencia del cuadro no permite pensar en una desviación a otro centro especializado, ¿Qué hacer?. Los temores de cualquier hospital pero en especial en el “Shaare Zedek” se confirman: Un nuevo niño a llegado con el caso clínico ya mencionado, ya no hay respiradores artificiales disponibles. Entre la gran emergencia, surge un dilema ético. Un anciano yace en un coma profundo, su caso a sido examinado durante semanas, posee un diagnostico de muerte cerebral. El ocupa el respirador artificial tan buscado. La disyuntiva es obvia. ¿Desconectamos al anciano para salvar la vida del niño? La lógica humana gritaría “¡háganlo!, ¿Qué están esperando? ¡Salven al niño!, ¡Su vida vale mas!”. Dejemos aun lado esta anécdota que fue encontrada en un portal de internet. Y

entremos de lleno a la pregunta que esta sociedad desde hace tiempo se hace ¿Qué tan bueno es la practica de la eutanasia?

De la definición al dilema Para contestar la pregunta anterior debemos conocer la definición de la palabra eutanasia, esta palabra proviene del griego “EU” que significa bueno y “ T H A N AT O S ” q u e significa muerte, en conjunto podemos decir que eutanasia es: “Muerte buena”. La catedrática Marina Gascón Abe- llán define la eutana- sia como el acto de provocar la muerte de otro por su bien, lo cual conduce necesariamente al acotamiento de circunstancias que conducen al sentido

Una Historia Real En el corazón de la Ciudad de Oro, Centro Médico Shaare Zedek de Jerusalén, sigue siendo un refugio para los enfermos y heridos, como ha sido por más de 100 años.


PROTEGER LA VIDA, POR ENCIMA DE CUALQUIER CIRCUNSTANCIA

Hipócrates y Galeno Durante casi dos mil años la medicina o c c i d e n t a l y á ra b e e s t u v o d o m i n a d a te ó r i c a m e nte p o r u n a t ra d i c i ó n q u e , remontándose al médico griego Hipócrates (s. V a.d.C.), adoptó su forma definitiva de la mano de Galeno, un griego que ejerció la medicina en la Roma imperial en el siglo II. Según la tradición, fue redactado por Hipócrates o un discípulo suyo. Lo cierto es que forma parte del corpus hipocraticum, y se piensa que pudo ser obra de los pitagóricos. Según Galeno, Hipócrates creó el j u ra m e nto c u a n d o e m p ezó a i n st r u i r, apartándose de la tradición de los médicos de oficio, a aprendices que no eran de su propia familia. Los escritos de Galeno han sido el fundamento de la instrucción médica y de la práctica del oficio hasta casi el siglo XX

humanitario, compasivo y piadoso. No solo Gascón a definido la eutanasia como una posible tangente para los innumerables dilemas que son observados por familiares y pacientes, inmiscuidos en enfermedades terminales o incurables. Otros catedráticos relacionados con la Tanatología definen a la eutanasia como un acto que lleva como finalidad evitar sufrimientos insoportables. Uno de los términos que se relaciona con la eutanasia es la distanasia, y esta, de manera breve esta relaciona con la prolongación de la vida. El suicidio asistido es también otra definición que se ha relacionado con la eutanasia, pero con la excepción de que no necesariamente se debe tener una enfermedad terminal, si no desgraciadamente, un desprecio por la vida misma.


Francis Bacón, no solo fue el padre del empirismo Conocemos a Bacón por sus escritos relacionados con el empirismo, esta teoría filosófica que nos habla sobre el papel que desempeña la experiencia en nuestro día a día y esta misma puede ser progenitora del conocimiento mismo. Pero la relación de este filósofo con la eutanasia proviene de la siguiente frase: “Quien se ha convencido de esto, quien termina su vida, ya sea voluntariamente a través de la abstención de recibir alimentos o es puesto a dormir, encuentra salvación sin darse cuenta de la muerte…” Bacón pensaba que si existía un arte para vivir debería existir un arte para morir. Sin embargo, hay registro grecoromanos que están relacionados al dere-

cho, que podía obtener cualquier persona, sobre su propia muerte. La frase encontrada en estos registros dice: “Felici vel honesta morte mori” (Morir con una muerte feliz y honesta), esto significa morir bien, sin ningún dolor.

Un juramento que protege la vida Desde los tiempos antiguos hasta nuestros días, a existido esta contienda, entre si es bueno o no la practica de la eutanasia, y como en todo debate, han existido posturas a favor y en contra. Hipócrates, el padre de la medicina fue un personaje que estuvo absolutamente en contra de la eutanasia. Por ello, el juramento hipocrático, sentencia: “Jamás daré a nadie una medicina mortal por mucho que me lo soliciten”. En el juramento hipocrático observa-

El Juramento Hipocratico El contenido del juramento se ha adaptado a menudo a las circunstancias y conceptos éticos dominantes de cada sociedad. El Juramento Hipocrático ha sido actualizado por la Declaración de Ginebra de 1948.


OPINIONES

A favor de la

La Eutanasia

A

quellos que están a favor de la eutanasia defienden los siguientes argumentos.

Todos tenemos el derecho de disponer de nuestras vidas y reivindicar la autonomía como parte integral de la dignidad humana y expresión de esta. Las enfermedades socavan la dignidad humana a meros objetos de sufrimiento y dolor

Una vida en determinadas condiciones, como la de las enfermedades terminales, es indigna ¿Por qué aceptar

una de existencia limitada?, ¿Por qué afectar con nuestro sufrimiento a parientes y amigos?

Así como se tiene un derecho a vivir con dignidad, ¿´Por qué no te n e r u n d e re c h o a m o r i r dignamente?

El sufrimiento

hace del paciente algo menos que un ser humano: Un caso clínico interesante

No es justo morir de un modo tan doloroso

Solo Dios es nuestra sabiduria “Clama á mí, y te responderé, y te enseñaré cosas grandes y dificultosas que tú no sabes” Jeremías 33:3

mos el ideal de “Proteger la vida por encima de cualquier circunstancia”, pero a pesar de que este juramento es base de la ética medica, aun se pone sobre la mesa, el gran debate de la eutanasia. La pelea de posturas a favor y en contra de la eutanasia ha finalizado en dos países, Holanda y Bélgica, debido a que ya tienen una legislación que permite la practica de la eutanasia.

Entre la espada y la pared Los argumentos que fueron citados en las líneas anteriores nos ponen en un dilema existencial, pero como sabemos, la palabra de nuestro Dios siempre nos da el consejo y el camino que debemos seguir. Existen dos razones principales por la que nuestra postura pudiera variar, la primera razón es que no queremos tomar en nuestras manos la vida de una persona y terminarla abruptamente debido a una


enfermedad terminal o incurable. La segunda razón proveniente del siguiente cuestionamiento: ¿Hasta que punto permitimos que una persona muera, y dejamos de tomar acciones que preserven su vida? Si examinamos con atención las razones por las que pudiéramos dudar de nuestra postura y los argumentos que están a favor de la eutanasia, podemos observar que: el disponer de nuestras vidas no esta en nuestras manos, si no en las manos del Eterno que nos dio el precioso regalo de la existencia. ¿Qué dice realmente la palabra de Dios acerca de la eutanasia?, para contestar esta y todas las preguntas relacionadas con este tema, es necesario partir de la premisa de que la muerte (física) es inevitable. La palabra dignidad, no debe causar ruido en nuestra postura acerca de la eutanasia, recordemos que el concepto de dignidad esta relacionado con la valoriza-

ción humana, y por lo tanto este concepto es subjetivo. Dicho en otras palabras: Para algunos algo puede ser “digno”, pero para otros puede no serlo en absoluto. Ahora bien, el consejo Divino nos enseña que los seres humanos, han sido creados a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26), y por lo tanto podemos decir que nuestra vida vale mucho, y al tener este gran valor es razonable poner nuestra existencia en manos de Aquel que nos creo. Recordemos que la vida es sagrada y no debe ser termina simplemente porque sea difícil o inconveniente. Al leer el Salmo 139 nos damos cuenta de que Dios a creado al humano de una forma admirable, como una obra maravillosa, la practica de la Eutanasia desgraciadamente estaría desprestigiando estas cualidades que cualquiera de nosotros tenemos intrínsecamente. El mandamiento “No mataras” es un

Sobre la vida y la muerte “¿Qué hombre vivirá y no verá muerte? ¿Librarás su vida del poder del sepulcro?” Salmo 89:48 “Y de la manera que está establecido á los hombres que mueran una vez, y después el juicio” Hebreos 9:27


¿Cuales son nuestros argumentos como HIJOS DE DIOS?

En contra de la Eutanasia La vida es un regalo que nos ha dado el Creador Génesis 2:7, Job 1:21

Nuestro Dios tiene un plan para cada uno de nosotros; así como nos a dado la vida también nos la puede quitar Deuteronomio 32:39

El sufrimiento y la tribulación es un proceso que nos purifica y nos perfecciona Romanos 8:28, Romanos 5:1-5, 1° Pedro 1:6,7

¿Cómo podemos saber si aquella persona que hizo su testamento en vida autorizando esta practica no se arrepintió en el ultimo momento? “Mientras hay vida hay Esperanza” ¿Y si al otro día se encuentra la cura contra la enfermedad? Proverbios 14:26,27, Hebreos 10:35, 1° Juan 5:14

Podría aumentar el numero de homicidios con mascara de eutanasia, con el sólo fin de cobrar jugosas herencias Podría aplicarse la eutanasia solo para surtir el jugoso negocio del trafico de órganos El estado aprovecharía la legalización de la eutanasia para evitar su responsabilidad en materia de salud.

de los argumentos que protegen la práctica de la eutanasia, este “Derecho a morir” niega a Dios la oportunidad de obrar soberanamente en una vida destruida y perfeccionarla en un futuro si es que el Eterno así lo quiere. Las sagradas escrituras nos enseñan que los designios del Todopoderoso están más allá de nuestra comprensión. El Eterno quiere para cada uno de nosotros perfección y santidad; sabemos que estas grandes cualidades nos hacen ser el pueblo de Dios, para lograr estas metas en nuestra persona es necesario transitar en un camino que esta lleno de sufrimiento, tribulación y pruebas que incluyen enfermedades terminales o incurables.

La enseñanza de la adversidad El saber que un de nosotros o algún familiar tiene una enfermedad terminal o


incurable, es doloroso, pero debemos recordar que nuestro Dios pone ciertas situaciones para perfeccionarnos. El valorar la vida, las bendiciones que tenemos al tener una familia, el saber de la bondad de Dios y su existencia como Padre amoroso: Son parte de la gran enseñanza que nos da este tipo de situaciones llenas de adversidad tristeza y tribulación. A cada situación de nuestra vida encontrémosle una enseñanza.

Retornando al Hospital En el Hospital de Jerusalem hubo gran confusión cuando se escucho la orden del director ¡No toquen al anciano!; pero pese a todas las dudas se encontró la solución: “Buscar un respirador manual” que consta de una pera de goma que debe colapsarse entre treinta y cuarenta veces por minuto (Frecuencia respiratoria de un niño). Día y noche voluntarios, cocineros y mucamas

dedicaron a la ardua tarea de hacer funcionar este aparato; cada uno dono quince minutos de su día para manejar el respirador. Después de siete días de trabajo constante, el virus que poseía el pequeño cedió, la función ventilatoria era normal. El niño estaba sano y salvo. El anciano que tenia el ultimo respirador automático, ¡Despertó! Y gracias a Dios llego a vivir unos años más. De esta manera no solo se logro salvar una vida si no dos. No desechemos el mandamiento de nuestro Dios “No mataras”, aunque en algunas situaciones nos sea lógico matar o incumplir con el consejo de nuestro Dios. Sin duda, cada situación que envuelve nuestra vida, impregna el concepto que todo lo que Dios hace ES BUENO, aunque a nuestros limitados sentidos parezca malo e injusto.

Desentrañado “Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin ciencia? Por tanto yo denunciaba lo que no entendía; Cosas que me eran ocultas, y que no las sabía” Job 43:2,3


La Eutanasia