Page 90

NO HAY DIOS TAN GRANDE COMO TÚ” No hay Dios tan grande como tú, no lo hay, no lo hay (2); Compromiso: Cumpliré con mis tareas y obedeceré a mis padres. No me acostaré sin antes darle gracias a Dios por todo lo recibido.

no hay Dios que haga maravillas, como las que haces tú (2). No es con espadas ni con ejércitos, más con su Santo Espíritu (2), y esos montes se moverán (3) con su Santo Espíritu

PARA APRENDER: NO ME MUEVE MI DIOS PARA QUERERTE No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido, muéveme ver tu cuerpo tan herido, muéveme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

89

Profile for Sociedad de San Vicente de Paúl de Medellín

Guía del Catequista  

Guía del Catequista  

Advertisement