Page 151

en el pan y el vino. Es toda la comunidad de creyentes que queda transformada en el cuerpo de Cristo; por eso, el Apóstol Pablo, es muy duro al decir que el que coma y beba de la copa del Señor indignamente se come su propia condenación, al despreciar “el cuerpo” de Cristo en sus miembros más débiles, oprimidos y marginados (1Corintios 11: 27– 30). Pablo invita al compromiso por la justicia y la liberación, no como exigencia suya, sino que debe surgir de las mismas entrañas del ser cristiano, que pertenece al “cuerpo” del que dio la vida por la liberación de todos. Este compromiso es la gran misión de la Iglesia como cuerpo de Cristo. “El mandamiento de Jesús de repetir sus gestos y sus palabras "hasta que venga" (1 Co 11,26), no exige solamente acordarse de Jesús y de lo que hizo. Requiere la celebración litúrgica por los Apóstoles y los sucesores del memorial de Cristo, de su vida, de su muerte, de su resurrección y de su intercesión junto al Padre” (Catecismo de la Iglesia Católica, 1341). Por lo general, el sacramento de la comunión se realiza cuando aún se es niño, alrededor de los 10 u 11 años de edad, siendo necesario haber realizado los dos sacramentos previos, el bautismo y la confesión. Esta última también se realiza por primera vez poco tiempo antes de recibir la primera comunión. Cuando se realiza este sacramento, se celebra una misa solemne. En otras palabras, se trata de una Eucaristía especial que ha sido preparada en forma particular para aquellos quienes recibirán el cuerpo y la sangre de Cristo por primera vez. Además durante esta ceremonia se renuevan los votos bautismales.

150

Profile for Sociedad de San Vicente de Paúl de Medellín

Guía del Catequista  

Guía del Catequista  

Advertisement