__MAIN_TEXT__

Page 1

"Aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo tiempo 1 por pasado fue mejor... MaĂąana es mejor", Luis Alberto Spinetta

AĂąo 14 | Noviembre 2016 | Rosario | Argentina


2

BIBLIOTECA POCHO LEPRATTI CENTRO DE DIA PARA NIÑXS Taller de filosofía y cuentos Taller espacio de aprendizajes Taller de arte Taller de ajedrez CENTRO DE DIA PARA JOVENES Taller de artesanías en Macramé Taller de guitarra Taller de malabares Taller de radio Taller de periodismo Barrial Ciclos de cine PROYECTOS INGENIA POCHO PHOTO Fotografía ARTE BARRIAL Música y poemas PROGRAMA NUEVA OPORTUNIDAD Capacitación en serigrafía Capacitación en diseño y encuadernación JARDIN DE INFANTES “LAS HORMIGUITAS” RADIO COMUNITARIA FM LA HORMIGA 104,3

Virasoro 39 bis - Rosario - (0341) 4812064


3

EDITORIAL 14 años atrás abríamos las puertas de la Biblioteca Pocho Lepratti … Los objetivos iniciales eran los de sumar voluntades, organizarnos entre nosotrxs y constituir equipos de trabajo en la lucha contra la exclusión social que el 2001 mostraba con toda su crudeza. Los ámbitos desde donde ir desarrollando esas acciones y sus posteriores reflexiones eran múltiples: educación, arte, lo productivo, el espacio cultural… Así fueron surgiendo día tras día, mes a mes… lxs compañerxs que se ofrecían y los talleres que se multiplicaban: el roperito comunitario, espacios de arte, el apoyo escolar, talleres de historia argentina, ciclos de cine y otras experiencias en educación popular, en comunicación, juegos y ludotecas. Mientras, también empezaron a formarse nuevos proyectos, como el Taller de Serigrafía y las capacitaciones en oficios, se inauguró el Jardín de Infantes Las Hormiguitas y, con el tiempo, sonaron las primeras voces de la radio comunitaria FM La Hormiga. Hoy, siguen acercándose al espacio algunos de lxs niñxs con los que empezamos en el 2002, y traen a sus hijos e hijas, pero sus familias siguen sin conocer lo que es un empleo y un trabajo digno… Otrxs empezaron forman parte de lxs pibxs que faltan, de lxs jóvenes asesinadxs en los barrios de nuestra ciudad… Otra enorme parte de lxs que venían desde aquel 18 de octubre, hace 14 años, nunca terminaron el secundario ni han conseguido una ocupación… Los medios encargados de concebir etiquetas y otras estigmatizaciones los nombran como “Ni-Ni”, pero no le ponen ningún rótulo a la sociedad y al sistema que los excluye. Mientras tanto, una enorme porción de la población insiste en repetir lo que les dijeron quienes forman “la opinión pública”, y asimilan que “la seguridad” se resuelve con la saturación de policías y otras fuerzas represivas. Son los

mismos medios que silencian y ocultan cualquier pensamiento crítico acerca de las condiciones de subjetivación de los modelos de existencia y de ¿vida? que propone el proyecto neoliberal imperante. Frente a este panorama complejo y sombrío, un flaco de pelo largo, a bordo de una bicicleta, detiene por un rato su pedalear para decirnos desde algún lado: “¿Y quién dijo que este camino era fácil y cómodo? Por eso siempre hablé del trabajo de hormiga…”. Por eso, ahora que entramos de lleno a proyectar tareas y trabajos para los quince años de vida de esta organización que cumpliremos en el 2017, invitamos a todos y todas a que se acerquen, a que se sumen… un enorme trabajo por delante hoy, como fue ayer, nos espera… PS CARLOS NÚÑEZ Presidente CD


ÍNDICE 05 07 10 12 15 26 28 32 36 38 41

Jonatan

Betty Jouve La historia somos nosotros

Laura Giussani Constenla Filosofía en la infancia

Cosas Invisibles

El futuro se construye con memoria

Viviana Nardoni Nos juntamos a constuir memoria

Asamblea 19 y 20 de diciembre Ampliación del hormiguero

Arq. Claudia Paredes El barrio tablada

Silvia Gergolet Algunas voces de La Hormiga

La Ética Protestona y el Espíritu del Capitalismo

Maximiliano Toni

Pocho, formador de hombres

Rubén Naranjo La cabeza piensa donde los pies pisan

HAY EQUIPO UNA REVISTA PRODUCIDA GRUPALMENTE, LAS NOTAS PUEDEN SER REPRODUCIDAS LIBREMENTE SOCIALIZANDO LA INFORMACIÓN. Equipo coordinador: Carlos Núñez, Majo Draperi y Rodrigo Barrera Escriben: Beatriz Jouvé, Laura Giussani Constenla, Cosas Invisibles, Viviana Nardoni, Claudia Paredes, Silvia Gergolet, Mariel García, Maximiliano Toni, Rubén Naranjo, Carlos Núñez, Carlos Solero, Luis Erardo Muller, Fanny Cinelli, Alba Nahir, Matías Romaguera, Lucas Núñez, entre otros/as. Fotografías: Franco Trovato Fuoco, Alejandra Berbel, Javier Intra y Ludmila Santa Cruz Ilustraciones: Chachi Verona, Andrés Casciani Publicidad: Alejandra Berbel Correcciones: Majo Draperi Diseño, diagramación y tapa: Rodrigo Barrera, sobre la base del diseño original de Sabrina Gullino y Jimena Esborraz Impresión: UNR Editora


5

Jonatan Por Betty Jouve Cuando lo conocí recién me hacía cargo de la vicedirección. Sobresalía de la fila porque lo anotaron con nueve años de edad para cursar el primer grado en nuestra escuela. Ya había repetido dos veces en otra, razón por la cual su mamá decidió cambiarlo. Su cuaderno era prolijo pero le costaba muchísimo aprender a leer y a escribir. El vínculo con sus compañeros más pequeños se tornaba conflictivo. Nunca llegaba a distinguir cuándo terminaba el juego y cuando comenzaba el trato agresivo hacia quienes eran más chicos que él. Así fue como “el Joni” se convirtió en motivo de mis desvelos y en uno de mis primeros casos de intervención. Yo recordaba todas las tardes la vieja pregunta de la psicoanalista Françoise Dolto: ¿Niños agresivos o niños agredidos? Entrevisté a su mamá para saber qué andaba pasando en sus vidas. Conocer su historia fue la primera manera de acercarme a su dolor: un accidente fatal donde una pequeña hermanita había perdido la vida, una mamá muy joven y vulnerable, un papá que se volvía violento sobrepasado por la angustia, una casita muy pequeña donde todos bailaban al ritmo de la plata que no alcanzaba. Él quedaba al cuidado de sus hermanitas más pequeñas cuando los adultos iban a trabajar.

Tuve que aguzar mucho el ingenio para inventar dispositivos que mejoraran su paso por la escuela, para hacerle un lugar a él y a la vez garantizar la tranquilidad de sus compañeros, evitando agresiones. Juegos tranquilos; cartas para aprender pequeñas reglas y luego poder interiorizar otras; hojas para dibujar y colores para pintar otros horizontes donde no predominara siempre el negro; cuadernos de reflexión donde pequeños actos de escritura se transformaran en reconocimientos, una forma de dar valor a la palabra dicha y escrita. Pero por sobre todo pusimos mucha charla, mucha oreja, mucho afecto, mucho abrazo. Su maestra de primero se ocupaba de enseñarle apasionadamente, aplicando su lema preferido: “el que quiere puede”. Con los años aprendí que el lema de la seño se transformaba en una apuesta de confianza hacia los chicos, y a la vez operaba como soporte hacia sí misma. El caso es que convencida como estaba de la veracidad de su enunciado, lograba alfabetizar hasta a las piedras. Sumando todos estos esfuerzos logró aprender a leer y a escribir, a sumar y a restar, y así pudo pasar de grado. Le seguía costando mucho manejar sus emociones, su bronca contenida se reflejaba en su gesto de niño adulto. Era duro tanto como la vida y la sociedad lo trataban.


6

Entenderán ustedes mi sorpresa al verlo ese día en la fila, ya de tercer grado, llorando. Empezó con un puchero, una lagrimita. Luego borbotones de llanto salado rodaron por sus mejillas. Y, finalmente, el Jonatan lloró con todas sus ganas. Lloró con mocos, con hipos, con lágrimas gordas y pesadas. No lloró porque le pegaron ni porque se peleó en el recreo. Tampoco por la mala nota que le pusieron. El Jonatan lloró porque a su maestra le había llegado la jubilación. Hace ya ocho años que no lo veo. Como su mamá consiguió una casita mejor, más amplia, se mudaron a otro barrio alejado de nuestra ciudad y lo anotaron en la escuela más cercana. Cuando los vientos de la exclusión soplan fuerte y azotan los techos de chapa me acuerdo de él. Pienso cómo seguirá su vida. Me lo imagino flaco y alto. Seguro que usa visera. ¿Extrañará la mano de su seño? Esa maestra jubilada que lo ponía bien adelante para que no

se distraiga, para tenerlo cortito y controlado. Cerquita suyo y del lado de adentro. Vinieron otros chicos y otras chicas a contarme sus historias y a atrapar mi atención, a obligarme a pensar nuevas intervenciones. Como a todos los docentes, cada uno de ellos me ha dejado sus marcas, me produjeron huellas. Me obligaron a aprender. Cada vez que terminan la escuela siento por un ratito el placer de la tarea cumplida. Pero esto dura poco, porque bien sé que allí no se termina la vida. Más de una vez naufrago cuando pienso que los engullirá el lobo feroz del sistema. Entonces temo, escucho las noticias, busco sus nombres en los diarios. ¿Será por eso que es una fiesta cuando vienen de visita a la escuela? Son muchos los chicos y las chicas pero recuerdo de cada uno de ellos sus nombres, sus gestos, el motivo de sus dolores, de sus peleas. El Jonatan era duro por fuera y blandito por dentro.


7

La historia somos nosotros Por Laura Giussani Constenla En el año 2012, la Biblioteca Nacional decidió iniciar una colección llamada “Cartas de la Dictadura”. Ya se donaron miles de cartas que se preservan con la seriedad de todo documento histórico. Porque la historia tiene muchas voces aunque algunos quieran escribirla solo con las voces del poder. La creadora de esa Colección nos cuenta cómo surgió la idea. Todo empezó con la muerte de mamá. Había que hacer algo con ésas cajas llenas de papeles. El duelo elige distintas formas, el mío consistió en encerrarme noches enteras a revisar fotos, escritos, cartas. Aparecían como hongos después de la tormenta, en un sucucho arriba del ropero, en la baulera, en las bibliotecas, en los cajones del escritorio. Por las noches, con un vino como única compañía, me tiraba en la cama, rodeada de sobres con escritos varios, en una casa prestada, último piso de un edificio de San Telmo desde el que veía toda la ciudad, el río, los campanarios, la autopista y las torres modernas y espejadas. Un faro del puerto lanzaba de manera intermitente su rayo de luz verde que recorría el cielo y atravesaba la ciudad de un lado a otro. Como si en cualquier momento fuera a aparecer Batman para salvar a la humanidad. Carta a una amiga desaparecida: Abril, 78. Roma. Adria-

na, Adri querida, querida Ara y Turca. Me hacés falta, me faltás, siento que me faltas desde hace un año y medio, pero hasta ahora fue una falta pasajera, siempre estaba la esperanza, pero ahora ¿por qué? Ahora faltás y para siempre, porqué, porqué vos? Qué decirte, Adri, de tu muerte inesperada o quizás no tanto, qué decirte? Qué explicación dar? Qué razón para justificar tu ausencia? Tu ausencia eterna. Apenas 15 años y ya caíste, el destino te dio solo unas pocas horas para que vivas tus 16. No puedo aceptarlo. Ví cómo pasaste tus 13, compartí plenamente tus 14, me admiré y asusté por tus 15, y ahora, desde mis 17 te miro y no acepto tu muerte... Adriana Kornblihtt, una de mis mejores amigas, moría el día de su cumpleaños dieciséis al explotarle una bomba en la mano, creo que el objetivo era un monumento a Sarmiento —uno de los tantos padres de esta Patria—. Nos conocimos en el colegio secundario, las

dos militábamos en la Unión de Estudiantes Secundarios, agrupación de base de Montoneros. Transparente, simpática, solidaria, algo varonil, pelirroja. La menor de dos hermanas militantes: una morocha de Montoneros y una rubia del ERP. Hermanas multicolor. Negro, rojo y amarillo. Yo estaba exiliada en Roma cuando supe de su muerte-desaparición. Hace unos pocos años apareció su cuerpo y pudimos enterrarla en el cementerio de Chacarita. Estábamos todos, todos los que sobrevivimos. El cajón era chiquito, un cajón de bebé que alguien eligió porque solo había que poner algunos huesos. Cosa rara, eso me impresionó más que todo el resto. A los cuarenta y pico, enterrábamos un cajoncito tamaño bebé de nuestra mejor amiga. Más de treinta años después volvía a leer aquella carta que no olvidé nunca. Vaso en mano —Adriana Varela cantando tangos, bajito—


8 despatarrada en la cama, sin testigos, leía y leía. Estaba en un no lugar en todo sentido: la casa de María Esther Gilio, maravillosa periodista uruguaya de la vieja época -cuando los que escribían no eran “periodistas” sino personas que escribían, sin técnicas, sin reglas, a pura intuición-. Quiso la casualidad, -que nunca es tan casual- que María Esther, que me recibió con comidas exquisitas en su departamentito de San Telmo al regresar de mi exilio italiano, muriera unas semanas antes que mamá. Otra periodista del Río de la Plata. Dos casas vacías, sin dueño, dos periodistas, dos mujeres, me brindaban cobijo, como siempre. Aquel hermoso y extraño atalaya sobre una ciudad gótica, acompañó largas jornadas de introspección. Reí, lloré, me sorprendí, escribí de manera compulsiva mil ideas sueltas en minúsculas libretitas. Maldije mi suerte casi tanto como la agradecí. Tenía frente a mí la vida y la muerte, el recuerdo de mis padres, hermanos, amigos. Los que sobrevivimos a la dictadura sabemos la importancia de aquellas cartas. Solo a través de ellas podía-

mos enterarnos de cómo estaban las cosas. Las esperábamos ansiosos, los exiliados y los que quedaron; los presos y los de afuera. Necesitábamos dejar todo escrito, hacerle llegar a compañeros y amigos una señal. Miles de kilómetros y experiencias diversas nos separaban pero sabíamos que había otros, que allí estaban, esperándonos. Pocas veces reparamos en la importancia del afecto en ésta historia. Una pulsión vital, estimulante, que permanecía impertérrita entre tanta sombra. Por ése motivo las conservamos, en cajitas de zapato, en alguna carpeta, escondidas donde fuera. Nunca volvimos a releerlas pero no las tiramos. Aún hoy cuesta enfrentarse a ese legado. Querida y extrañadísima Petisa: Ya recibí una carta más tuya y te pido que me perdones por no escribir antes pero entre el calor, la fiaca y otras cositas no te escribí (…) Mirá Petisa, realmente por tus cartas no creo que vayas a volver muy pronto que digamos y todavía no llego a entender por qué. Ya te dije que yo iba a ser lo posible para ayudarte desde acá pero no me contestaste. Bueno, de última, la que decidís sos vos ¿no? (carta de Laura Feldman, amiga y responsable política,

secuestrada un año después, fueron encontrados sus restos hace poco, fue velada en el Colegio Carlos Pellegrini y se depositaron en el cementerio de Chacarita). Todo duelo tiene su fin. El mío terminó cuando pude hacer algo con todo eso. Sabía que debía preservarlas. Imaginé, además, que no era la única, debía haber otros que arrastraban sus recuerdos de mudanza en mudanza ¿qué hacer para no perderlas? Garrapaté un proyecto que se llamaba “La historia en una caja de zapatos”: “Ante la muerte, solemos encontrar mensajes cifrados en minúsculas cajas de zapato. Cartas, dibujos, señales, que alguien guardó con la idea de transmitir a su descendencia la identidad que le corresponde. Y la identidad de uno es la identidad de una época. La “descendencia” puede considerarse la humanidad toda. Miles de esas cajas se pierden de manera inexorable. Solo aquellos que poseen fama y trayectoria logran trascender con esos escritos. Los otros, los “ningunos”, mueren de forma definitiva”. El director de la Biblioteca Nacional en aquel entonces, Horacio González, leyó la idea y decidió comprometerse con

No tires esas cartas. Si todavía las conservás, es porque algo quieren aún decir. La colección Cartas de la Dictadura sigue recibiendo donaciones.No dejes que se pierdan, está en nosotros colaborar para que en la historia estemos también los anónimos, los que realmente la hicimos. Basta con escribir a archivosycolecciones@bn.gov.ar


9 ese trabajo de recuperación histórica. Así empezó la Colección “Cartas de la dictadura”. Lanzamos la iniciativa a través de correos electrónicos, Facebook, redes sociales. Desde distintos puntos del país y del exterior contestaron con entusiasmo. No resultaba fácil dar la confianza suficiente para que se desprendieran de sus cartas familiares. Hasta que empezaron a animarse. Las primeras fueron mujeres. Llegaban con sus cajitas repletas de hojas amarillentas, con manchas, rotosas, al borde de la destrucción, conscientes de que era mejor que alguien recuperara lo recuperable, que su vida entrara a formar parte de una vida colectiva. Me zambullí en otra historia, conmovedora, intensa, trascendente. Cada caja contiene una historia de familia. Con cada una de ellas podríamos escribir libros enteros. Las bellísimas cartas que las presas enviaban a sus padres, repletas de dibujitos y buenas noticias, de cómo tardaron un año en preparar la fiesta de navidad, con los adornos co-

rrespondientes realizados con el papel plateado de los chocolates o cigarrillos; las obras de teatro que representaban —“los árboles mueren de pié”, entre otras—, o cómo se sentaban a escuchar las mejores cartas recibidas, las que contaban la última película, o poesías que llevaban siempre el sello de “Censurada” aunque fueran letras de tango o canciones de Sui Generis. Después de leerlas, la cárcel cobra otro matiz, se vuelve colorida y solidaria. Hermosa definición inventa el hermano Elena Itatí Risso, de Rosario, quien

le escribe: “sé que ustedes son personas libres, por eso las tienen allí, pero no perdieron la libertad, en cambio acá afuera estamos todos presos”. No faltan las de los padres militantes que dejaban un último mensaje para sus hijos: “Si me toca morir, quiero que sepan…”. O las grietas en los Centros Clandestinos de detención que permitieron también salir algunas cartas, recomendaciones para cuidar a los chicos, o un último gesto de cariño. De pronto, surgía vida por todos lados, aún en las peores catacumbas. Porque cuando todo está prohibido, la historia se cuela entre papeles. Siempre, nos queda la palabra.


10

Filosofía en la infancia Por Cosas Invisibles Se trata de un grupo de trabajo autogestivo conformado en el año 2014 que, inspirado en la Filosofía con Niñxs, busca promover espacios de aprendizajes y ejercicio de derechos con los recursos de la filosofía, el diálogo y la construcción cooperativa. La propuesta que ofrecemos desde Cosas Invisibles consiste en brindar-nos la posibilidad de re-pensarnos a través de una experiencia filosófica. Promovemos como metodología de trabajo, en el seno de una comunidad de indagación, el diálogo y la discusión filosófica. Esta metodología puede aplicarse y dirigirse a cualquier edad y grado de instrucción. Nosotras hemos trabajado con niñas y niños entre 3 a 12 años con diferentes talleres en bibliotecas populares y centros culturales de Rosario y Soldini. Desde Cosas Invisibles buscamos situarnos en los barrios y visibilizar las problemáticas propias de las comunidades que los habitan. Es nuestra

intensión y compromiso reconocer, mostrar y ofrecer los recursos que el barrio tiene y especialmente aspiramos volver accesible las bibliotecas a su gente. Pretendemos religar la filosofía con las prácticas comunes, con la vida y la cotidianidad. La filosofía es la experiencia del pensamiento que encuentra en la pregunta su sentido, se constituye en el ejercicio de problematización de aquello que hemos naturalizado, cuestionando e interpelando los sentidos de lo dado. La filosofía es forma de vida, se presenta encarnada, la filosofía es en el cuerpo, ilimitada en su devenir y productiva en su compartir. El diálogo se constituye como el recurso filosófico privilegiado, es la herramienta fun-

damental para desarrollar y experimentar la sociabilización de la palabra, para entender el punto de vista de los demás, como así también para ahondar en el reconocimiento de un pensamiento como propio. La riqueza del dispositivo prolifera al establecer como válidas todas las opiniones, de todas las intervenciones, a la vez que se invita a cuestionarlas, analizarlas, descomponerlas, descartarlas, completarlas, enriquecerlas, matizarlas. La vida, los afectos, el juego, los sueños, la curiosidad. Las palabras, el movimiento, los dibujos. Todos y cada uno posibilidad, germen. Un verdadero invernadero. ¿Qué cultivamos?, ¿qué crece allí? El ejercicio, la práctica filosófica: la posibilidad de


11 suspender la evidencia, identificando presupuestos y en su deconstrucción, la posibilidad de cambiarla opinión propia —sin que esto implique frustración o pérdida— a través del contraste con otras opiniones producto del diálogo y la común tarea de indagación que emprende la comunidad en el taller. Así mismo, persuadidas de que la literatura es un recurso propicio para la manifestación y exploración de las propias fantasías buscamos que la comunidad, desde los talleres, pueda apropiarse y servirse de ella. Trabajamos a partir de cuentos, poemas, canciones —generalmente de autores latinoamericanos—. Pensamos que los acontecimientos narrativos nos ofrecen mil y un mundos posibles, a la vez que permiten el recon-

ocimiento del propio mundo y del lugar del sí mismo allí. Y se vuelven, como expresión constantemente creativa, posibilidad de construcción y reconstrucción conceptos e ideas en la búsqueda inagotable del propio asombro. A través de nuestra propuesta convocamos a la conformación de un espacio de diálogo y reflexión, pero también de construcción y de imaginación, un programa de producción, creación y composición común, desde lo común, porque aspiramos a recuperar las significaciones de lo público vinculadas a la búsqueda del bien de común y de lo público como propio. Para esto, en cada encuentro, la discusión y problematización de recursos literarios se orienta con especial atención a contextualizar la práctica en los

intereses de los participantes y su incidencia en el grupo. “Los que no se conocen luchan”, dijo N., un niño de 4 años que participa de uno de los talleres. Cosas Invisibles apuesta a la emergencia de vínculos que admiten, respetan y valoran lo diferente, como condición para la filosofía, a hacer de la filosofía una oportunidad de encuentro entre la singularidad de la palabra y la pluralidad del significado, entre el contorno individual y la forma —circular— de lo comunicable. Y es que en definitiva la filosofía es lo que (nos) comunica, como el río a los lagos y la risa a las miradas. Facebook: @cosasinvisibles Twitter: @invisiblescosas Instagram: @invisiblescosas


12

El futuro se construye con memoria Por Viviana Nardoni, directora del Museo de la Memoria de Rosario El desafío colectivo de crear un nuevo pacto social y político emancipatorio para nuestra democracia en tiempos de neoliberalismo.

Este año transitamos por el 40 º ominoso aniversario de la instalación de la última dictadura militar en Argentina. Desde marzo en adelante se suceden las fechas de las conmemoraciones dolorosas de las catástrofes civilizatorias de nuestro pasado reciente. Al mismo tiempo seguimos aprendiendo cómo vivir en democracia. Esa democracia que no nos fue graciosamente concedida ni nos será fácilmente garantizada sin que los sectores comprometidos de la sociedad civil, tal como lo hicieron en tiempos dictatoriales se organice y defienda la agenda de derechos humanos: individuales, políticos, económicos y culturales. Ahora bien, para existir auténticamente, una sociedad democrática tiene que estar arraigada en un pasado y estar construida a partir de

una conciencia de ese pasado. El pasado, como la Historia, se escribe en presente. Hay una real imposibilidad de pensar en el pasado por fuera de los contextos actuales para tornar comprensible el pensamiento producido. Qué leemos del contexto actual? Es una etapa de transición compleja, regresiva. Se avanza hacia el nuevo paradigma de las “democracias restringidas” que es el sistema político funcional al modo de producción del neoliberalismo global. Se ensaya el disciplinamiento social para garantizar el funcionamiento de la “mano invisible” del mercado. No se puede pensar en términos locales sin observar el contexto internacional. Vemos allí la globalización neoliberal hegemónica: la privatización de lo público, la transferencia de recursos económicos, los

aparatos estatales que abren las economías nacionales a los agentes supranacionales al tiempo que se formulan hipótesis de conflictos, escenarios de guerras (al crimen, al narcotráfico, al terrorismo) que facilitan el alargamiento del brazo represor del Estado. La gubernamentalidad neoliberal, tal como lo expresa Pilar Calveiro formula pactos y acuerdos con diferentes actores que se manejan de manera autónoma, como empresas con diferentes herramientas: el uso político del miedo, el descrédito de la política equiparada a una actividad corrupta, la estigmatización de los sectores subalternos, las soluciones individuales; todo convenientemente multiplicado por los medios concentrados de comunicación que son el oxígeno permanente de este sistema. Los anteriores par-


13

tidos políticos de masas son sustituidos por nuevas formas que el politólogo norteamericano de origen alemán Otto Kirchheimer definió como los partidos atrapa-todo (catchall party), que son electoralistas, que no tienen una base de masas, que para establecer su influencia no utilizan una estructura capilar de organizaciones de militantes, de trabajos en los barrios, en los lugares de trabajo, sino los medios de comunicación, es la TV que permite medir la influencia. No son partidos que tienen una identidad política y social fuerte, no se refieren a la nación, son interclasistas,

no tienen fronteras ideológicas y sociales claras, trabajan con slogans. El advenimiento de esas nuevas formaciones como actor dominante de la vida política, también es un vector de declinación de la memoria, que es política y social. Entonces, ¿cómo pensar en memoria desde un presente que avanza en políticas de olvido? Por otro lado, no es posible hablar de pasado, ni de presente — siempre político, como recuerda Gramsci—, sin incluir la dimensión de futuro. Esta dialéctica pasado-presente-futuro se encuentra implícita en cualquier construcción.

¿Cómo avanzar sin resignar derechos en una coyuntura negativa? Es imprescindible que los sectores de la sociedad civil comprometidos con la transformación social, la Justicia y la igualdad de oportunidades formulen un nuevo pacto social y político emancipatorio. ¿Cuál es el rol de la memoria en este pacto? La memoria está asentada en la identidad individual y colectiva. El historiador Enzo Traverso escribe que tratemos de imaginar imaginar qué sucede con la identidad de las personas y de los pueblos cuando su memoria es arrasada por catástrofes políticas o


14 naturales. Tal como la identidad personal se afirma en contacto con los objetos que conservamos, que amamos porque en ellos hemos depositado recuerdos, así como en los vínculos establecidos con otras personas; del mismo modo, las comunidades también reafirman su identidad en los objetos que les son comunes, en el suelo que pisan, en las celebraciones que rememoran acontecimientos colectivos. Cuando una comunidad es arrasada se pierde la conciencia de la propia identidad, se pierden los recuerdos, los hábitos, las ideas, los símbolos; así un pueblo se convierte en un “no pueblo” para que la identidad no tenga en qué sostenerse.

En situaciones de ese tipo la comunidad debe erigirse como custodio de los recuerdos, los atroces y los felices. Si el Estado —teórico representante del colectivo social— no sostiene esas memorias, los ciudadanos debemos hacerlo. Hablar de nuevo pacto social y político emancipatorio no significa sentarse a discutir un documento de consensos. Tenemos que hacer un ejercicio de renuncia a posiciones sectarias, no prestarnos a condescender con los discursos que destruyen las experiencias colectivas, sostener fuertemente a quienes avanzan en el mismo sentido, impedir en definitiva que el neoliberalismo nos diseñe las conciencias hasta alienarnos. Este pacto ha

de recuperar la memoria de las mejores tradiciones de lucha de nuestro pueblo, imaginar nuevas formas de organización con objetivos y metodologías compartidas. Profundizar los canales de comunicación alternativa para multiplicar nuestra tarea. Es la construcción colectiva de una nueva hegemonía transformadora lo que el momento reclama. Si es verdad que no se pueden reparar las violencias del pasado sino con la búsqueda de verdad y justicia, la misma búsqueda habrá de producirse en este presente. Recordar entre todos mientras marchamos juntos.


NOS JUNTAMOS A CONSTRUIR MEMORIA

15

Manifiesto de la Asamblea del 19 y 20 de diciembre Diciembre de 2001 son esas experiencias autogestionarias, que practican nuevas formas de pensar, transitar, practicar y dignificar la política y la vida. Diciembre de 2001 nos habla de distintas formas de establecer relaciones sociales y de ir generando otros modos de producción, que no sea el desigual modelo de explotación capitalista. Diciembre de 2001 nos permite ir aprendiendo, con otros, nuevas formas democráticas, impugnadoras de las actuales, reconociendo y trabajando esas diferencias. Diciembre de 2001 es ser solidario, es romper el cepo cultural, hacer acrobacias con el pensamiento, golpear el redoblante de la justicia. Diciembre de 2001 es un irreverente estado de insubordinación ante los señores del despojo, de la hipocresía, del secuestro de López, de los pibes que se mueren a puro poxi, paco o gatillo fácil.

Es querer construir otra memoria, que vaya más allá, que instale mecanismos nuevos que abran a la participación activa, dejando atrás la delegación que manipula y aleja de la toma de decisiones. Diciembre de 2001 es que los que fueron responsables políticos paguen ante la Justicia por las órdenes que emitieron. Diciembre es junio, es ese abrazo compañero de Darío y Maxi: ese ejemplo de amor y lucha emancipadora que nos anima cada día. Diciembre de 2001 son bicicleteadas, murales, asambleas, estencileadas, marchas, movi lizaciones, caminatas, cambios de nombre a las calles de verdugos, es rebelión. Es también confianza, empuje, amistad, confraternizar, juntarnos, armar un gran guiso para todas y todos. Diciembre de 2001 sigue siendo, ahora y siempre, esa mirada del Pocho y la tozudez del trabajo de hormiga.


16

La vida es el comienzo de muchos sueños y soñar es vivir Por Luis Erardo Muller Hace algún tiempo, allá por el año 2006, sintiéndome más seguro de lo que quería y quiero hoy para mi vida, y la felicidad que cada ser humano desea, buscaba un lugar donde poder expresar mis ideas y pensamientos a través del arte que siempre amé desde niño. Un día, como esas sorpresas que la vida da y que uno no espera, fui a la Biblioteca Popular Pocho Lepratti de barrio Tablada, lugar que ayuda a jóvenes desde hace catorce años. Me encontré con gente que transmitía mucha seguridad, confianza a los chicos y ofrecían un espacio para que estos se expresen. Estaban Carlos, Alejandra, Mariano, entre otros. Fue con ellos y gracias a ellos que comencé a despertar un loco y gran sueño que vive conmigo hasta hoy: cantar y hacer música. No solo para mí sino para llegar a las personas que quisieran oírme. Guardo aún esos recuerdos que me hicieron crecer y darme cuenta que nada es imposible si se hace con el corazón y poniendo el alma en todo. Así como actualmente lo siguen haciendo cada uno de los que están trabajando en la Biblioteca, para que cada chico vea sus dones y cuán importante es que crean y confíen en lo que son. En el año que estuve allí aprendí muchas cosas

de la mano de Carlos, Alejandra y Mariano Ruggieri. Nada es fácil de realizar en la vida, pero todo es distinto cuando te juntás con grandes amigos que, sin conocerte tanto, saben cómo pensás, cómo sentís y por qué querés realizar un sueño… o más. Soñar es vivir, respirar. Hace poco tiempo volví a reencontrarme con esos amigos y momentos que siguen conmigo. Volví a cantar para ellos, para su gente, y será otro día que llevaré en mi memoria con motivo de los catorce años que cumple la Biblioteca Popular Pocho Lepratti. Quiero agregar mis felicitaciones y agradecimiento por el espacio que me han brindado. Me sirvió no solo para poder expresar lo que me hace feliz, si no también para continuar realizando lo que me llena de luz y emoción: cantar para abrazar el alma de las personas. Deseo que la misión de la Biblioteca siga adelante, creciendo por muchos años más… dándole alas para animarse a ser ellos mismos a otros jóvenes. Vuelvo a decirles gracias. Porque el agradecimiento es la memoria del corazón. Que el Ángel de la Bicicleta siga viviendo en cada chico que quiere ser mejor, para cambiar el mundo y que éste evolucione para bien.

Mensaje para Pocho Por Fanny Cinelli Te escribo directamente a vos porque tengo mucha fe de que estás cerquita nuestro, que siempre nos rodeás con tu bici con alas. Además, seguro que no andás solo, porque habrás encontrado buenos cumpas allá arriba que te acompañarán en tus giras, por esos lugares donde tanto hiciste. Y aunque no te veamos, vos estás, yo lo sé. Viste Pochito, no pudieron matarte si no que te multiplicaron. Las hormigas andan por todos lados, y la mayoría son pibes ¡Grandes los pibes! Tu obra sigue y sigue, y con vos siempre presente. Una última cosa: acá vos viste que anda todo bastante mal, por eso te pido que nos ayudes en especial con los niños y niñas. Danos una mano, danos fuerza para no decaer, y no dejes que nada nos saque la alegría y la esperanza de construir ese mundo donde quepan todos los mundos. Gracias amigo por escucharme.

“Sin fronteras, ni banderas” Ludmila

"Todo lo que soy vibra con las frecuencias de tu ronroneo, el palpitar y las melodías resuenan como violentos atardeceres, llenos de color e intensidad… Eran las mismas líneas o eran iguales? Cómo saber si realmente bailaban o solo se movían?" Bre Kitsune

“Lo mejor de Tablada es su gente porque en quienes pertenecen a la Pocho, a la Vigil, a la Murga y a todas las movidas del barrio puede percibirse que en el compañerismo y la unión se encuentran verdaderos instrumentos de cambio” Francisco Cobelli


Por Matías Romaguera, el poeta de la Sexta

Por Alba Nahir Bajo las escaleras, cierro la puerta y el ruido me aturde. Mientras el guardabarros de mi bicicleta me atormenta, siento como la brisa me acaricia la cara. Cruzo la 27 de Febrero. Pocho… Ya falta poco. La Tablada me recibe, es más, siento que me abraza y me pide que me quede. Esquivo el 146, trato de que el 122 no me lleve por delante. El guardabarros me pide a gritos que lo arregle. Pero no importa… estoy cerca. Pocho, el Ángel de la Bicicleta me espera. Los colores invaden el frente de la biblioteca para hacernos olvidar que la cal esta debajo y a veces molesta. Pocho, empujo la puerta… Otra puerta, que también aturde pero solo por un instante y me deja entrar a otro mundo. La Biblio. Mi bici descansa y yo me entrego a ese lugar. Los libros desbordan, los talleres también… Guitarras, hojas, hilos encerados, tijeras, libros… Un centro de día. Chicxs que me tratan como unx más. Pocho, el barrio. Trabajo de hormiga. Mis ojos le prestan atención a esas paredes, paredes que me dicen “sentite como en casa”.

Matan a un pibe y de esta lado de la pared hablan boludeces. Matan a un pibe y a la vuelta de la esquina el mundo sigue igual. Matan a un pibe bueno, joven y hombre, y la gente sigue como si nada pasara. Esto es una puta jungla. No me vengan a hablar de avance, ni civilización. No me vengan a hablar de lógica, ni de razón. Muchísimo menos de inclusión. Si cuando matan a un pibe, los milicos, a nadie le importa.

Y los que llevan la bandera del otrx no mueven ni un pelo. Ni una emoción, para saber qué pasa. Ni quién era ese pibe, qué sueño tenía, y por qué o por quién luchaba. Yo creo que este puto mundo es una mierda. Cuando matan a un pibe y todo queda en la nada. Pero he aquí otra poesía, manifestación poética. Basta de callar. Basta de hacernos los boludos. Basta de masacrar a nuestra juventud.

“El mundo no es un Mundo sin su armonía colectiva” Gonza Florido

Nunca más sin palabras Por Lucas Nuñez Palabras limpias… quizás un poco estropeadas. Algunas veces no tan limpias, ni claras Otras veces embarradas en el campito del barrio O simplemente guardadas por miedo Engrampadas a la historia Enumeradas por la ausencia Y vuelven a limpiarse Cada vez que caen del árbol Como si fueran manzanas ya maduras…

“Que en tu risa viva el arte de que rían los demás, estar feliz no es pecado ni un trastorno mental” Karen Aylén

“¿Lo sabrá río? ¿Lo sabrá el sol? ¿Lo sabrás vos? (...) Estoy loco, loco por vos: De tanto vernos yo sé que ellos lo saben (...) Ellos saben lo que veo en tus ojos que son reflejos de ellos ¿O ellos serán reflejos de tus ojos...” Acertijos bajo el Agua. Facu Villanueva

Ellos… todos ellos quisieron Borrarlas, quemarlas, ocultarlas, Encerrarlas, ¡ desaparecerlas ! ( y lo hicieron) Pero, ellos no sabían que al callar tantas palabras , años después esas palabras iban a ser germinadas, brotarían, echarían raíces, re vegetarían y finalmente florecerían , para gritar juntas NUNCA MÁS

17


18


19

Radio la hormiga - 2016


20

Un jardín de infancias: ese mágico lugar donde se desarrollan estos seres humanos con cuerpitos menudos, invitándonos a que los acompañemos, a no dejarlos solos, a aceptar ese reto que nos lanzan acerca de jugar juntos y que nosotros aceptamos con la condición de algunos trueques: no hay aprendizaje sin búsquedas ni sorpresas; y por ello nos llenarán de todas sus preguntas, y elaboraremos juntos provisorias respuestas anunciadas con tamboriles de la imaginación y bandadas de pájaros libres que tienden sus alas… Pero también muchas tardes y mañanas, buscarán acurrucarse en el abrazo que los contenga. Un jardín de infancias, un lugar para que crezca la pedagogía del encuentro, el reconocimiento del otro, la aventura del compartir, la lucha contra todos los olvidos, la oportunidad de los sueños, el germen de la dignidad… Y la certeza de saber, desde ya, que un día se irán, por esa misma puerta por la que entraron, dejándonos el alma llena llevándose todo lo que pudimos, y en medios de sonrisas, lágrimas y miles de recuerdos los veremos salir, en el camino a la vida levantando la cabeza y la mirada, agitando unas manos que se despiden frente a un tiempo nuevo que impaciente, los espera. La Biblio


21

Jardin de infantes Las Hormiguitas 2016


22


23

14 aĂąos - 2016


24

Biblioteca Pocho Lepratti, un mundo donde caben otros mundos

Arte barrial - Música y poemas “pájaros de la noche que oímos cantar y nunca vemos…” (PR)

Taller de filosofía y cuentos para niños "En el juego está la vida de cuerpo presente... El juego es el lugar de ensayos y conjuros. Es un ámbito simbólico y mágico a la vez. Artificio perfecto donde cada episodio, cada pieza, cada jugador, cada jugada se anudan unos con otros formando bellos dibujos que se hacen y deshacen y se vuelven a armar. Mientras jugamos estamos a salvo: de la deriva, del sinsentido, del vacío" Graciela Scheines, “Juegos inocentes, juegos terribles”

Taller de arte para niños "La textura del futuro está hecha de niños" Alberto Morlacheti

Taller de radio "El fin primero y último de una radio comunitaria es devolverle la palabra al pueblo" José Ignacio Lopez Vigil

Taller de ajedrez para niños "Jugar una partida de Ajedrez es pensar, elaborar planes y también tener una pizca de fantasía" GM D. Bronstein

Taller espacio de aprendizajes "Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre" Paulo Freire

Taller de periodismo barrial “El periodismo es libre o es una farsa” Rodolfo Walsh


25

Capacitación en diseño y encuadernación fabricando la casa donde viven las palabras

Taller de malabares "Voy caminando por la zanja haciendo malabares con 5 naranjas Pidiendo plata a todos los que pueda en una bicicleta en una sola rueda" Calle 13

Taller de artesanías en macramé "Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas pa’ volar?" Frida Kahlo

Pocho Photo - Fotografía “La fotografia no puede cambiar la realidad pero si puede mostrarla” Fred Mc Cullin

Capacitación en serigrafía La poesía que se trepó a tu remera

Taller de guitarra "Y locas las guirnaldas del verano entreabren su pudor y se escucha el sonido" Luis Alberto Spinetta

Programa Nueva Oportunidad “La poesía que se trepó a tu remera”


26

Ampliación del hormiguero Por Arq. Claudia Paredes, Matrícula CAPSF 03442

La Biblioteca Popular Pocho Leptratti viene desarrollando un plan de ampliaciones en su sede, donde tiene funcionamiento el Jardín de Infantes Las Hormiguitas, ubicado en la calle Chacabuco 3085, en el Barrio Tablada de la zona sur de Rosario. El proyecto es trasladar al predio las áreas de biblioteca, talleres y radio. Para un mejor desarrollo y potencialidad de todas las áreas que abarca la institución. Memoria descriptiva: El proyecto contempla una ampliación obra nueva de 204 m2 cubiertos y 17,35 m2 de galerías, que sumando la superficie construida existente hace un total de 305 m2, incluyendo galerías. La biblioteca contará con un ingreso independiente al frente del lote para el acceso exclusivo al Jardín de Infantes, el cual cuenta con un área de recepción, kitchenette, w.c. para docentes y personal administrativo, una sala al frente y dos sala interiores con galería al norte que permite una muy buena iluminación natural. Además, tiene sanitarios especiales para niños entre ambas salas y un acceso al patio que está separado por un tabique del pasillo de ingreso a la biblioteca, lo que permite un área exclusiva y de acceso

controlado al Jardín de Niños. Un ingreso para el área Biblioteca y Radio FM La Hormiga, ésta última se ubica en planta alta y está al frente del lote lo que permite una mejor independencia de las tareas y circulación de personas ya que se plantea una escalera para la misma. A través del pasillo, en planta baja accedemos en final del lote a la sala de lectura que se ubica entre las medianeras sur y este, con ventanamiento superior al patio norte lo que posibilita una mejor iluminación del espacio. Cuenta con un sanitario especial para personas con discapacidad física y una pequeña sala que alojaría el área de archivos de la administración. El acceso a la planta alta, sobre la sala de lectura, se brinda a través de una escalera de medidas amplias ya que se alojarán dos salas denominadas SUM

(salón de usos múltiples) para el dictado de diversos cursos, una de las cuales contará con las instalaciones necesarias para el dictado del rubro cocina. Ambas salas tienen frente al norte y están protegidas por una galería cuentan en ese nivel con un sanitario, y finalmente se accede al final de la galería a una sala con sanitarios completos para la posibilidad de alojar integrantes de otras instituciones del país que requieran del mismo de manera temporal para la asistencia a eventos organizados por la biblioteca. La estructura de la obra es independiente, compuesta por columnas y vigas de hormigón armado, losa de viguetas y ladrillos cerámicos, y el techo de la planta alta de chapa con cielorraso de machimbre. Las terminaciones en muros serán revocados con material de frente, la carpintería mixta


27 de chapa o aluminio según los locales. Los solados con material de alto tránsito. La disposición de la instalación eléctrica contemplará la iluminación de los espacios de estanterías de libros en la sala y la posibilidad de instalar artefactos de ventilación, refrigeración y proyectores de video. Etapas de avance del proyecto: Se realizaron las tramitaciones, según la normativa vigente, para encuadrar la obra dentro de las exenciones para el aporte a la Caja de Ingenieros y al Colegio de Arquitectos por estar la Biblioteca empadronada como Institución de Bien Público, ello requirió la intervención además del Consejo Deliberante de la ciudad para declarar esa exen-

ción arancelaria y que sea contemplada ante el Municipio de la Ciudad de Rosario en el área de Obras Particulares a los fines de obtener el permiso de obra, para ello fueron necesarios los servicios profesionales de Escribanía, Agrimensura y Técnicatura en Higiene y Seguridad para la obtención de los certificados correspondientes. Se inició el trámite de factibilidad de colocación de antena en el lote, requisito que es indispensable para la instalación de la Radio. El programa contempló en una primera instancia la ampliación del Jardín con una extensión de superficie hacia el frente del lote en donde se aloja una Sala, Recepción, kitchenette y w.c. para la administración y docentes a cargo, realizada esta etapa a principios de año lo que permitió el inicio de las actividades del

Saluda Daniela León Presidenta Concejo Municipal de Rosario

Jardín, con las habilitaciones correspondientes. En una segunda instancia y luego de la obtención de un primer desembolso en carácter de subsidio por parte de la Provincia de Santa Fe, se contrató a la Cooperativa de Vivienda Gardel para desarrollar todas las tareas de construcción pertinentes al rubro de estructura en planta baja y planta alta de la parte posterior del lote, estando en esta instancia a la espera de la certificación de las tareas constructivas realizadas para poder continuar en una tercera etapa con la obra en los rubros de revoques, carpintería, instalaciones sanitarias, eléctricas y de gas, pisos y revestimientos de esa área y para la construcción total del área destinada a la radio en planta alta del frente del lote.


28

El barrio Tablada Por Silvia Gergolet, presidenta de AVROSE Escenario y protagonistas históricos de un barrio de trabajadores. Hablar de Tablada es hablar de una parte muy importante de la historia del trabajo de Rosario. Este barrio surge a partir del propio progreso alcanzado por la ciudad, donde hacia las últimas décadas del siglo XIX se convirtió en un centro residencial, administrativo y comercial destacado en la región. Hacia 1880 en el plano político, apareció un nuevo proyecto de modernización del Estado conocido como el Modelo Agroexportador ligado a la producción de materias primas, que principalmente se exportaban hacia Europa y EE.UU. Debido a la extensión de nuestro país y a la poca población que por ese tiempo habitaba en diferentes zonas del territorio, se decid-

ió abrir un gran proceso inmigratorio, especialmente desde las ciudades europeas. Así, Tablada se construyó como un escenario de este modelo: se construyeron puertos, ferrocarriles y frigoríficos, mientras los inmigrantes se acercaban a este lugar en busca de trabajo. Por entonces, desde 27 de Febrero hacia el sur -hasta el Saladillo- era una zona de campos habitada por criollos y gauchos genuinos, los cuales desarrollaban actividades rurales. Hacia 1874, esta zona comenzó a perfilarse como área de servicios “marginales” ya que en el reparto de tierras se destinó el asentamiento de servicios contaminantes, entre los que se destacaban los mataderos, curtiembres, saladeros, fábricas o talleres de metales contaminantes como

el plomo, zinc, los basurales y los asilos. Para la sociedad de un Rosario próspero, todo aquello que se mostraba como marginal debía mandarse a las periferias, esta perspectiva podía sustentarse en la corriente higienista de la época, y también comenzó a concretarse cuando el Concejo Municipal dictó la Ordenanza Nº 5 en 1874, la cual creaba el Matadero Municipal en la zona de Saavedra y Grandoli. Con la construcción del Matadero, se comenzó a movilizar a la población del lugar y a su vez, algunos dueños de campos, como Calzada y otros, decidieron lotear e iniciar el proceso de cuadricular las manzanas y las calles. Esos terrenos se vendieron y fueron ocupados por los inmigrantes


29 que iban llegando, mientras que los criollos se asentaron más cerca del Matadero. Tablada comenzó a nominarse popularmente con este nombre debido a los corrales de tablas que había a la orilla de los andenes del ferrocarril, donde de los vagones-jaulas bajaban la hacienda, que luego era arreada hacia el Matadero o a la Feria Ganadera. Alrededor del matadero fueron apareciendo industrias y talleres relacionados a esta

actividad. También hubo una feria de de venta caballos. Existieron muchas curtiembres, fulones, saladeros y barracas, allí se preparaban los cueros que se acopiaban para la exportación y para el mercado local. Había acopiadores de pezuñas y cornamentas, con las que se elaboraban la cola de carpintero que se calentaba para pegar la madera de los muebles, las crines y pelos se vendían para la elaboración de cepillos. La utilización de la

grasa vacuna derivó en varias industrias como las fábricas de velas y las jabonerías, también se derretía para consumo humano y gran parte iba al basural. La carne era distribuida a los carniceros, que dependiendo el barrio, consumían diferentes cortes. En esta zona había algunas que vendían menudencias para la gente más humilde. Las triperías fueron industrias familiares ubicadas en su mayoría en Villa Manuelita,

donde se limpiaban las tripas, las salaban y secaban para exportarlas a Europa para hacer chacinados. Hubo muchas talabarterías para fabricar productos de cuero como también herrerías para acompañar la actividad. Casi todos los huesos iban al basural. La actividad de la matanza generó una cantidad de aproximadamente 2.500 puestos de trabajo, entre criollos e inmigrantes, la mayoría de a caballo, que circulaban diariamente por las calles de este barrio aislado. Se mataban diariamente 1.500 vacunos, 1.000 ovejas y 1.000 cerdos. Además circulaban por el barrio los carros que transportaban a domicilio carbón, leche, verduras y pan. Debajo de la barranca, des-

de mediados del siglo XIX, se vertían los desechos y con los años se acumuló lo suficiente para formarse un gran basural. Este lugar fue explotado por el Sr. Jesús Pérez, quien comenzó a juntar desechos y a venderlos, haciendo de la basura un buen negocio. Hacia 1913 se acercó al Municipio a solicitar la explotación de un basurero municipal y se le dio la concesión por 40 años. Así, se realizó una bajada por Ayolas para que ingresen los carros de toda la ciudad y en Grandoli al 3600 se construyó la Maestranza. También, al frente de donde funciona una repartición municipal para la tercera edad, estaban las caballerizas. El basural ocupó una superficie muy grande que iba desde Virasoro a Bv. Segui, hasta

las márgenes del río. Fue uno de los lugares más emblemáticos del barrio que mereció la atención de escritores como se refleja en “Las Colinas del Hambre” de Rosa Wernicke y además se realizaron estudios académicos, arqueológicos y socio-históricos del lugar. Alrededor del basural se conformó la primera “villa miseria” de Rosario, donde habitaban familias inmigrantes litoraleñas que separaban la basura diaria. Allí, se armaron ranchos con elementos del propio basural, donde la contaminación, la humedad y la putrefacción hicieron del lugar un espacio insalubre, sumado a la promiscuidad y a la prostitución, por la falta de viviendas, educación y oportunidades. El basural generó dos ti-


30

pos de categorías de trabajadores: Los Topos y Los Horquilleros. Los topos hacían túneles debajo de la basura más antigua, cercana a la barranca, tratando de conseguir metales y otros desechos que puedan venderse -allí se produjeron pérdidas humanas por los desmoronamientos-, y los horquilleros que eran los encargados de separar la basura diaria. Mientras tanto, el Sr. Jesús Pérez amasó una gran fortuna que invirtió en negocios inmobiliarios, una parte loteada dentro de la zona. También se puede agregar su actividad filantrópica con la donación de terrenos para la Escuela Nº 81 “Juan José Paso”, y creó en su propia casa -cuando sus hijos fueron mayores- una escuela llamada Gobernación de Formosa, que luego se denominó como la Nº 114 “Justo Deheza”. A esta institución se la conoció como “la basurita”. La figura de Pérez resume las antinomias y contradicciones del barrio, desde su propio nombre -para algunos Jesús, para otros Pérez-. Construyó su casa, una villa típica italiana

de dos plantas con mármoles y herrería metálica llamada “Villa Eloísa” en honor a su esposa, enclavada sobre la basura y al lado de una villa miseria. Trabajaba junto a sus empleados, era asiduo concurrente a la Iglesia, y les pagaba con vales que cambiaban en los ramos generales. También se preocupó por la educación de esos niños, y perteneció a la alta sociedad conformada por algunas familias italianas y españolas que hicieron fortuna a partir de construir industrias y negocios pujantes, mientras que sus hijos fueron luego los jóvenes que llegaron a completar el secundario y algunos a ir a la universidad -tal el caso de Nieves Martínez que fue la primera mujer farmacéutica de la ciudad y del barrio en 1929-. Con otros médicos, abogados y bioquímicos, se fue constituyendo en el barrio una sociedad dividida en clases definidas. El puerto ocupó otro espacio de trabajo muy importante, más de 5.000 empleados circulaban entre Tablada y la República de la Sexta, resumiendo esa impronta solidaria que siempre categorizó a este

barrio. Los portuarios, sobre todo los estibadores, todas las mañanas llegaban a la puerta de ingreso, separados por una reja y los encargados seleccionaban a los hombres que ese día entrarían a trabajar. El resto que quedaba afuera no cobraba. Entonces se conformó una cajita solidaria que se repartía por igual y todos podían llevarse el jornal a casa. El fiado era moneda corriente, pero sabían que al final del día se pagaba lo adeudado. En el caso de los ferrocarriles de las ocho compañías que surcaban la ciudad, cinco lo hacían por el barrio, con tres estaciones de carga y pasajeros. Ocupaban alrededor de 1.500 personas. La sociedad barrial se complejizó por las diversas ocupaciones y fueron estos pioneros inmigrantes los que lucharon por la educación de sus hijos, fundando las primeras escuelas. Hoy Tablada se convirtió en el barrio con más escuelas públicas provinciales y varias privadas dentro de su área. También el ocio y el encuentro familiar se desarrolló fuertemente en la creación de una cantidad de clubes y de varias vecinales, que desde 1929 a la fecha funcionan de forma ininterrumpida, fusionándose o apareciendo nuevas. El barrio contó con un vecinalista y docente, el Sr. Alejandro Gómez, quién fue Vicepresidente de la Nación acompañando al Dr. Arturo Frondizzi, y también tuvimos vecinos concejales como el peronista Amelio Piceda o el radical intransigente Segundo Ramón Asenjo, también elegido diputado provincial -aunque no pudo asumir por el Golpe del 1962-. En el fútbol, boxeo y ciclismo se destacaron muchas figuras


31

a nivel nacional e internacional. Gabino Sosa, el Triche Carlovich, De la Matta, los hemanos Piceda, y Bunetta, entre tantos... Por 1950 un grupo de vecinalistas consiguieron la nomenclatura oficial de barrio General San Martín, de 27 de Febrero a Bv. Segui. La identidad en el imaginario colectivo de vivir en Tablada es muy laxa. El matadero arrastró sus límites identitarios a medida que se trasladó hasta Lamadrid y Pedernera. Las ferias ganaderas estaban finalmente situadas en el Patio del Mercado. Hasta allí la gente dice… soy de Tablada o nací en Tablada. Los vecinos de Tablada, los criollos, los gauchos e inmigrantes fundidos en una amalgama que perduró y se concretó con conflictos, colaboraciones y simpatías mutuas, ellos fueron “los actores sociales, los protagonistas” que colaboraron con el éxito del modelo agroexportador,

aportaron la mano de obra necesaria y construyeron un barrio de casas humildes, con improntas de sus propios orígenes… “todos llegaron para quedarse”. En cuanto a lo político, el barrio acompañó a los partidos de masas más importantes de la historia del siglo XX: además de las ideas comunistas y anarquistas, hubo apoyos al radicalismo de Yrigoyen y la adhesión mayoritaria al peronismo. A su vez, el grueso de los trabajadores pudo sindicalizarse. Tuve la suerte de poder entrevistar a los hijos de los primeros habitantes de este barrio, y todo lo testimoniado en gran parte se lo debemos a la memoria colectiva. Así, pude conocer las distintas décadas y en los 90’ cuando les preguntaba cómo era el barrio Tablada… decían sin dudar que “era un barrio peronista”, los negocios daban testimonio con sus nombres como “Evita”, “el Líder”, etc. Tanto Tablada como Villa Manuelita fueron lugares de resistencia en los 50’, pero la

DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD

NACIONAL DE ROSARIO Saludamos a la

Biblioteca Pocho Lepratti

en su 14º aniversario

memoria política se reedita y resignifica constantemente. Tablada es solidaridad, es historia, es un barrio del sur que resistió la discriminación, por considerarlo un barrio de avería, del ocote… porque por muchas décadas, estuvo aislado por tapiales, por el ferrocarril, por cortinas de cañaverales, por falta de calles que lo conectaran con el centro, y sobre todo por sus gobernantes. Aislados, los vecinos construyeron un barrio con oportunidades para todos, y como síntesis de tanto abandono y aislamiento, irrumpió la cultura para premiar tanto trabajo y esfuerzo. En el chato horizonte apareció la Vigil con ese majestuoso edificio, que nos permitió llegar a las estrellas y convertirnos en referentes de una institución barrial que brindaba tantos servicios innovadores a la comunidad, donde hasta el gobernador Silvestre Begnis pidió banco para su nieto. Este es un pequeño recorte de aquella historia, que podría situarse hasta los 60’, hoy contada sin nombres propios, tanto de las personas como de sus instituciones, porque allí comienza la decadencia laboral de más de 10.000 trabajadores sindicalizados con sus familias, que hicieron de Tablada su universo y que resiste popularmente con su nombre. Pero el imaginario colectivo hasta ahora hace justicia por la memoria política de sus moradores.


32

Algunas voces de La Hormiga Por Mariel García “Antes que sea Tarde” es un programa que transmite la radio de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti (FM La Hormiga Comunicación Comunitaria, 104.3 del dial) todos los sábados a la mañana de 10.30 a 12 horas, con la conducción de Carlos Núñez, Majo Draperi y Rodrigo Barrera y el trabajo técnico de Roy Drew. En el estudio de radio montado en el patio de la Biblio, antes que sea tarde distintas voces se congregan alrededor del micrófono como alrededor del fuego para contar y hacer que cuenten otras historias, otras miradas del mundo, otros sueños y proyectos, ampliando el horizonte de lo que habitualmente los medios hegemónicos de comunicación señalan como posible. Antes que sea tarde, justo a tiempo para salir a andar el fin de semana con la refrescante sensación de quien descubre un precioso detalle en el paisaje de siempre. Entre muchos otros, participaron del programa personalidades tan diversas como los creadores de EAMEO -el emprendimiento visual-humorístico que se difunde por

las redes sociales Twitter y Facebook– y el obispo emérito de la Iglesia Evangélica Metodista y gran defensor de los derechos humanos Federico Pagura, fallecido en junio, poco después de su visita a la radio. Acá intentamos recuperar por escrito algo de esas voces, transformamos los sonidos de las palabras en formas gráficas y así seguimos deviniendo, multiplicando. Eh, amigo! Hoy en día las redes sociales que se tejen en Internet representan sin dudas un importante espacio de información, comunicación e intercambio; un nuevo escenario público de debate y construcción social de sentidos. En este particular contexto mediático surge en 2014 en Buenos Aires “EAMEO”, un proyecto de producción de imágenes que combinan ingenio, humor y también protesta social y se difunden a través de Facebook y Twitter. EAMEO es llevado adelante por un equipo de diez integrantes (nueve varones y una mujer) que prefieren mantenerse en el anonimato. Algunos de ellos estuvieron en nuestra ciudad durante septiembre

para participar de la 2º edición de la Semana de la Comunicación que organizó el movimiento político Nuevo Encuentro de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales (Universidad Nacional de Rosario), y aprovechamos la ocasión para invitarlos a que se den una vueltita por la radio. Sobre sus comienzos, contaron que se conocieron en un sitio de Facebook destinado al intercambio de imágenes. Dado que había determinadas premisas que debían respetar

y que les resultaban un tanto limitantes, aquellos usuarios que manifestaban cierta afinidad entre sí a través de sus publicaciones y comentarios crearon un grupo cerrado en la red social para compartir ahí lo que generaban y no podían


33 subir al sitio. “Como era divertido decidimos abrir una página para ver si alguno más se enganchaba”, dijeron, “a todos nos surgió la pregunta de qué pasaría si lo compartimos”. Al principio las imágenes apelaban sobre todo a figuras atemporales del universo del arte y no llevaban ningún nombre o signo identificatorio; hoy se encuentran mucho más vinculadas a temas relevantes de la actualidad y tienen el sello EAMEO. En relación con esta denominación, Carlos Núñes les preguntó cómo se les ocurrió, cómo fue el hallazgo, “porque hay cosas que tienen que ver con el diseño, con la imagen, pero esto tiene que ver con la palabra”. “Creo que es el único punto dentro de lo que es EAMEO que realmente tiene que ver con la palabra”, “buscamos una palabra que sintetice un poco el sentimiento nacional. EMAEO sería el resumen de lo que es eh, amigo!”, contaron los chicos. Si bien su sentido del humor, agudo y desafiante, es el rasgo de su trabajo que en general se destaca con más fuerza, muchas veces realizan denuncias sobre situaciones específicas o buscan darle visibilidad a cuestiones que no deberían quedar en el olvido, como sucedió con el caso de la desaparición en democracia de Julio López: montar una imagen donde aparece López

en una playa, subido a los hombros de alguien mientras la gente de alrededor aplaude (tal como se hace cuando se pierde un niño o niña), lejos de tratarse de un chiste desafortunado, constituye una manera propia, singular, de hablar de ciertas cosas sobre las que es importante no dejar de hablar. “EAMEO no va por el lado de la burla fácil”, dijo uno de sus integrantes. En cuanto a la modalidad de trabajo, los chicos señalaron que hay fotos que de por sí, “en crudo”, ya son muy graciosas y casi no necesitan intervención o edición de su parte y que, aunque a veces comparten sus creaciones con el grupo, cada uno de los integrantes es libre de realizar las

publicaciones que quiera de acuerdo con su propio filtro y criterio. “Hay imágenes que no son populares, pero nos satisfacen igual. También somos conscientes del público que nos sigue, nosotros tenemos un público de 25 a 35 años

mayoritariamente masculino. Rosario es la segunda ciudad en cantidad de seguidores después de Buenos Aires, tiene 250000 seguidores más o menos. Mechamos con fútbol y cosas de la farándula, entonces hay mucha gente no se queda afuera”, comentaron los chicos en relación con la audiencia, que muchas veces los sorprenden con sus comentarios que revelan sentidos de sus imágenes que ellos ni imaginaban. Tenemos esperanza Federico Pagura fue obispo de la Iglesia Evangélica Metodista, padre de una hija y dos hijos (el mayor de ellos es el actor, dramaturgo y cantautor Rubén Pagura), escritor de poemas y de letras de tango, fundamentalmente un incansable defensor de los derechos humanos y de la vida. En abril de este año se sumó a las voces de La Hormiga y dos meses después, a los 93, inició su viaje infinito lejos de acá, aunque no tanto, porque su inmenso mensaje de amor y unidad seguirá acompañándonos y recordándonos siempre el camino hacia la transformación, hacia un mundo donde quepan todos los mundos. Como Presidente del Consejo Latinoamericano de Iglesias, Federico Pagura viajó por toda América Latina “hablando del ecumenismo, la importancia de que los cristianos estén unidos y trabajen juntos

4


34

por la causa de los derechos humanos, de la vida, la defensa de la vida contra el armamentismo”, dijo en Antes que sea tarde. “Después de ser Presidente del Consejo, me eligieron como uno de los Presidentes del Consejo Mundial de Iglesias que tiene su sede en Ginebra (Suiza), de manera que empezaron otras relaciones con otras iglesias, otras culturas, incluyendo los ortodoxos en sus distintas familias, incluyendo los anglicanos, luteranos, metodistas, ejército de salvación, entonces la causa de la unidad de los cristianos siempre se mantuvo viva, siempre trabajé por eso. […]. Al jubilarme volví a Rosario, que es la cuna de mi vida, donde pasé la mayor parte de mi juventud. Yo soy nacido en Arroyo Seco, por eso cuando me declararon Ciudadano Ilustre acá en Rosario los de Arroyo Seco dijeron ‘no, si él nació en Arroyo Seco, no en Rosario’, entonces me hicieron otra recepción en Arroyo Seco”. “Al interior de las Iglesias, ¿el tema de los derechos

humanos cómo es tomado? Porque las Iglesias son como otras cosas en este mundo, uno puede encontrar de todo…”. Luego de que Carlos Núñez expresara esta inquietud, Federico contó: “No hace mucho tiempo me invitaron a dar unas conferencias sobre la Iglesia Metodista y los derechos humanos. La Iglesia Metodista tiene origen inglés, nació en Inglaterra y se fue extendiendo, y yo le pregunté a un gran teólogo nuestro, que era un gran amigo mío, éramos compañeros en la misma parroquia, el Dr. Míguez Bonino, yo le pregunté qué lugar tenían los derechos humanos en los hermanos Wesley que fueron los fundadores de la Iglesia Metodista. Él me dijo que era parte del mensaje cristiano, Wesley trabajaba mucho por los presos, por los mineros, se interesó por los trabajadores del campo, y por otra parte Wesley atacó fuertemente la usura y el armamentismo y la esclavitud, la esclavitud para él era un desastre, no podía permitirse una Iglesia cristiana que permitiera la esclavitud. Míguez me

Comprometidos en la Defensa y Promoción de los Derechos de Niños y Niñas y adolescentes. Concejala Fernanda Gigliani. Concejo Municipal de Rosario.

dijo deciles que los derechos humanos en la Iglesia Metodista estaban metidos en toda su enseñanza, no como una materia sino como parte del programa del pensamiento y de la misión que la Iglesia tiene que cumplir. [...]. Defender los derechos humanos es defender los derechos a la vida. Hasta el fin de su vida Wesley fue un luchador contra todo lo que afectara la vida de los pobres, los enfermos, los ancianos, los niños, las mujeres, por otra parte atacaba fuertemente a la nobleza inglesa, porque decía que conservaban el lenguaje cristiano pero no vivían el cristianismo, muy parecido a lo que [el Papa] Francisco está diciendo en nuestro tiempo también”. Para Pagura la problemática fundamental de los derechos humanos constituye una parte sustancial no sólo del metodismo, ya que “los derechos humanos no se pueden separar más de la fe cristiana en cualquiera de las tres grandes ramas: el cristianismo, el judaísmo y el islamismo. Tan es así que se habla hoy mucho de la familia abrahámica, porque en la Biblia, en el Antiguo Testamento, a Abraham -el hombre del desierto que salió a andar el mundo y a descubrir otros mundos- le llamaban el padre, el padre de los creyentes es Abraham. En la medida en que los judíos llaman a Abraham nuestro padre, los cristianos llaman a Abraham

Saludos de Ministra

María de los Angeles González, Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe


35 nuestro padre y los islámicos o musulmanes llaman a Abraham ‘nuestro padre’, somos parte de la familia de la fe, una sola familia, y es por eso que cuando tomamos en serio el Evangelio nos conocemos y nos aceptamos a pesar de las diferencias. Yo tengo amigos musulmanes muy amigos, tengo amigos judíos muy amigos. Marshall Meyer, que fue uno de los luchadores por los derechos humanos, era un gran rabino judío, él me dijo siempre: Federico hay que luchar por la unidad contra todo lo que atente contra la vida del hombre, la mujer, los niños, los ancianos, los extranjeros, los nacidos en el mismo país, hay que luchar por eso, es parte del mensaje común, la familia abrahámica, es esto lo que estamos empezando a descubrir”. El humanismo de este gran hombre que fue Federico Pagura también quedó reflejado en sus composiciones literarias, como el tango Tenemos esperanza, sobre el que contó: “Escribi la letra estando en Mendoza y se la mandé

a Homero Perera, que era un gran músico uruguayo que vivía y era profesor en Buenos Aires, en la Faculta de Teología. Yo voy un día a Buenos Aires y estaba sentado a la entrada de nuestra Facultad de Teología, y pasa el rector que era un gran amigo mío, se llamaba Roberto Ríos, y venía silbando la música de Tenemos esperanza, y yo le digo Roberto qué está silbando, porque a los dos nos gustaba mucho la música, tu tango me dice, cómo mi tango, sí sí, se cantó anoche en el acto de graduación, inauguramos el acto de graduación con tu tango. Empezó a correr el tango y la gente lo cantaba, estábamos en tiempos de la dictadura militar, había gente que decía ¿podrá entrar un tango en las Iglesias, se atreverá la gente a cantar un tango así?, entonces un pastor luterano le llamó a ese tango la ‘marsellesa de los evangélicos’ en ese tiempo de la historia, la gente de muchas de nuestras Iglesias, las que no tenían prejuicio, se daba cuenta que podían cantar el mismo Evangelio con la música del pueblo”.

En relación con el lugar que tienen las Iglesias en los procesos de transformación social, Pagura señaló que “las Iglesias no están unidas en todas las cosas, hay ciertas cosas en las que están divididas. Una de esas cosas es el armamentismo, todo lo que han significado los actos de terrorismo de Estados Unidos que quería terminar con la revolución sandinista y terminó con la vida de Sandino, y nosotros lo admiramos como un mártir y un héroe que quiso el bien de Nicaragua y de toda Centroamérica”. Federico también destacó el importante papel que desempeñan en las luchas sociales los medios de comunicación y las informaciones que brindan a la comunidad: “Ya no se puede ser ignorante en este mundo, tenemos la posibilidad de conocer la verdad de las cosas que están pasando y no admitir así nomás las mentiras que nos han querido vender tanto tiempo de parte de un imperio que ha traicionado las mejores causas que el Evangelio ha venido a traer para transformar esta humanidad”.

UN SOLO CORAZÓN AMERICANO Dios nos dio un corazón americano mezcla de indio, de negro y de europeo en este continente ancho y ajeno que está llamado a ser tierra de hermanos.

El Caribe despierta y se sacude de su pesada carga de injusticia y al son de su bongó las voces suben saludando la aurora que se inicia.

Desde México indómito y moreno a una Argentina múltiple y fecunda desde un Brasil frondoso y gigantesco hasta un Perú que mar y sol inundan.

Por los niños que mueren de hambre y frío las mujeres que venden cuerpos y almas los obreros que piden justa paga la juventud que busca su destino.

Este es tiempo de unir mano y cerebro es tiempo de quebrar yugos extraños es tiempo de formar un solo pueblo como Dios lo ha querido desde antaño.

Dios nos llama a luchar de amor ungidos como el Cristo se dio por sus hermanos por eso en nuestro pecho a prendido un solo corazón americano.

Centroamérica labra su futuro tras años de humillantes opresiones y laten de emoción los corazones que sobreviven a un pasado oscuro.

Federico Pagura


36

La Ética Protestona y el Espíritu del Capitalismo Por Maximiliano Toni

Un pensador portugués caracteriza a la Modernidad como un equilibrio dinámico entre fuerzas emancipadoras y reguladoras. En el pilar de la regulación, este autor distingue tres principios: Estado, mercado y comunidad. El primero se define por la relación vertical ciudadano-estado; el segundo por el a-priori otorgado a la propiedad; y el tercero por la relación recíproca y horizontal entre los sujetos. A lo largo de los diferentes períodos del capitalismo, estos principios han estado en tensión, no obstante, en las últimas décadas asistimos a un desarrollo hipertrofiado del mercado, con la consecuente

subalternización de los principios restantes. En nuestro país, allá por los 90, cuando el Estado decidió que el mercado se constituya en el principal principio de regulación del lazo entre las personas, el correlato de este

movimiento fue el pasaje del ciudadano al consumidor. Un ciudadano es el integrante de una comunidad política, y su vínculo con ella es a través de derechos y deberes. Un consumidor es una persona que consume, por más tautológico que suene. Si tiene derechos son derechos del consumidor, tanto cuando consume un alfajor, un yogur o un auto. No sé cómo serán los consumidores en otras tierras, pero acá se forjó un tipo de consumidor que es la producción subjetiva más acabada (en todo sentido) de un tipo particular de capitalismo depredador y periférico. Nuestro depredador es un amante de la leche que


37 destripa a la vaca lechera para comerse un buen asado. Pero un lobo vago necesita ovejas vagas y que se muevan poco, sino el sistema no funciona. La secuencia es así: 1) el consumidor compra Movistar 2) Movistar caga al consumidor 3) el consumidor castiga a Movistar y compra Personal 4) Personal caga al consumidor y el círculo vuelve a empezar. Así se va forjando de a poco el Protestón, subjetividad precaria que parió el capitalismo depredador de la zona. Cuando en 2002 dejé de militar y me volví a Rosario, el único laburo que encontré leyendo los clasificados era el de Telemarketer. Ahí conocí al Protestón, y también conocí algo: al Protestón es muy fácil venderle porque se mistifica en demasía. Su única religión

es el mercado, y por eso siempre le hace alguna ofrenda. Sí me pusiera en psicólogo diría que goza con que lo caguen. En esa época, el Protestón se presentó en sociedad batiendo cacerolas y el Peronismo lo ungió como una especie de salvador de la República, semilla de lo nuevo. “Hay que refundar la república” decía el quejón en esa época, mientras clamaba por sus ahorros en dólares. La última vez que el sistema lo decepcionó, se fue a zapatear bancos y aplaudió a los piqueteros que daban su vida por ellos (“piquete y cacerola, la lucha es una sola”, cantaban unos meses antes de exigir su derecho a circular). Cuando volvió a juntar unos mangos, se olvidó de las consignas y volvió a consumir, el problema es que ya no sólo consume alfajores, yogures y autos, también consume presidentes. Ahora el Protestón compró

una promoción superadora, que le mantiene todo lo que tenía el gobierno anterior, pero sin pagar ganancias + pack de compra libre de dólares. A no engañarse: al Protestón le chupa un huevo Paris, Nisman, la república y la concha de su madre. Nuevamente desengañado e indignado, algún que otro Protestón comienza a buscar alguna olla que no sea de teflón para poder desplegar su ira, y quizás esté deseando que en diciembre la gente pobre le haga el favor y ponga su cuerpo para que se pudra todo. Rousseau, en su antropología, creía que el hombre podía cambiar, y por eso escribió una novela pedagógica. Hobbes, en cambio creía que los hombres nunca dejaban de ser lobos. No sé quién tiene razón, pero en el caso de esta gente, soy bastante escéptico, porque son incorregibles.


38

Pocho, formador de hombres Por Rubén Naranjo Este texto fue escrito para el libro “Pocho Vive” en el año 2003. Hoy, a 15 años del asesinato de Claudio, mantiene su plena vigencia…

Los acontecimientos de diciembre del 2001 permiten reconocer el dispar destino de los protagonistas de los distintos sectores sociales. En aquellos días se fue tejiendo una densa malla formada por reclamos de las personas que exigían la devolución de sus ahorros y también por los de quienes pedían alimentos para cubrir necesidades imprescindibles. El desconcierto, el desasosiego, la turbación, la desorganización, marcaron las horas de aquel luctuoso mes que, por una parte, mostró la falta de autoridad de los responsables políticos del país –evidenciando en el incoher-

ente balbuceo oficial– y, por otra parte, la creciente demanda de los sectores populares impulsada con toda la fuerza surgida de las necesidades acumuladas y permanentemente postergadas. Cuando la protesta se hizo cacerola y su sonoridad, asociada a los agitados pasos de los ahorristas corridos por la policía, fue cubriendo los días y las noches, los discursos se multiplicaron: plazos, intereses, documentos, distintos tipos de recuperación, intentaron contener las demandas. Pero cuando las calles fueron grandes por los desocupados, los necesitados, los pobres de solemnidad, las palabras

fueron reemplazadas por balas. El hambre se tiñó de sangre y su huella supo de barro y pavimento. La protesta de la gente en la calle puede ser airada, violenta, ruidosa, salvaje, callada, altanera, pacífica, encendida. Ante ella, los que mandan responden reprimiendo. La represión extiende sus infinitos tentáculos llenos de ojos que no cesan de registrar todo gesto, todo acto de los siempre desprotegidos y castigados sociales. Y, actúa. Selecciona sus métodos y sus destinatarios. Sirenas de vehículos policiales, balas de plomo hablan el mismo lenguaje.


39 Cuando el sonido de las sirenas se pierde en la noche, las victimas muestran los rostros de la violencia, ya sangre, ya grito. Cuando callan las sirenas, las calles saben a muerte. Lo supieron las de Rosario en diciembre del 2001. Balas policiales arrebataron la vida a mujeres y hombres que pretendían comer, ellos y sus hijos. En pocas horas, en distintos lugares de la ciudad, en barrios próximos y distantes, los reclamos fueron respondidos con las armas de la policía: pistolas 9mm, escopetas Itaka, pistolas Colt 11,25 mm, escopetas FMK 3, sub-fusil AVG/9MM con mira telescópica, escopeta Magtech 12,70 fusiles FAL, pistolas Browning. Un siniestro arsenal de guerra contra un pueblo con hambre que reclamaba comida. En pocas horas del día 19 fueron asesinados Juan Delgado, Pocho Lepratti, Graciela Acosta, Yanina García, Rubén Pereyra. Cayeron en el centro de la ciudad, en el Norte, el Sur, el Oeste, victimas de certeros disparos, no por impacto de balas perdidas. La similitud en los procedimientos permite expresar que se trató de un plan de eliminación de personas perfectamente elaborado por los mandos policiales, de acuerdo a instrucciones del Poder Ejecutivo Provincial. En los carenciados barrios periféricos es muy difícil la

vida de los chicos, las chicas, los adolescentes e inclusive los jóvenes porque las condiciones socioeconómicas son sumamente duras y están definidas por severas carencias que limitan las capacidades individuales. Constituyen poblaciones vulnerables pero suelen establecer lazos solidarios que permiten crear condiciones de convivencia más o menos estables para enfrentar adversidades. Entre éstas son notorias las relaciones con el comercio de la droga porque crea una verdadera economía de pobreza, además, la presencia policial que considera a toda población sospechosa por el solo hecho de vivir en la indigencia, coadyuva a instalar en la sociedad de los satisfechos la feroz equivalencia entre la pobreza delincuencia. En estos barrios donde conviven todas las formas de la injusticia –desde las zanjas con aguas servidas estancadas hasta el maltrato policial- eligió Pocho construir su vida. Junto a sus indefensos habitantes creó espacios de contención

brindando su apoyo sin reservas. Y los chicos y las chicas pudieron reflexionar sobre sus falencias, pero más importantes aún sobre el origen de las mismas que, sin duda, motivaron bronca e impotencia en sus padres y en sus abuelos. La historia no se repite pero la injusticia permanece a través de la historia. A veces, los desposeídos y los humillados ganan las calles y levantan sus voces, imprecan, braman y el escenario social quiebra su rutina de callada resignación. Ocurrió en diciembre del 2001. Como todos los días, Pocho Lepratti desempeñaba su tarea auxiliar de cocina en la Escuela Provincial “José Serrano”, ubicada en el extremo sur de la ciudad, a pocos metros de la avenida Circunvalación. Los habituales sonidos de la escuela fueron invadidos por otros provenientes de la calle. Las aulas se llenaron de gritos y de estampidos de balas, aquella tarde del 19 de diciembre.


40

Los niños estaban en la escuela, esperando la comida que sus padres no podían brindarles. Pocho los atendía como siempre y al oír los estampidos trepó al techo e increpó severamente a la policía por accionar sus armas en la zona escolar. La respuesta fue una bala disparada por un uniformado que le quitó la vida. Pocho fue un educador que vivió fundando escuelas. Escuelas sin techos y sin escudos. Adonde llegaba, no solo dejaba su palabra sino que posibilitaba la vida propia del grupo humano que lo rodeaba. No articuló un grupo sino varios. Subsisten. Pocho posibilitaba el crecimiento de sus integrantes, más allá de su tarea. Para los humildes barrios que supieron de su entrega absoluta a los marginados, Pocho fue el maestro que atendió a quienes casi nadie escuchaba y los impulsó a

desarrollar la autoestima imprescindible para ubicarse en la vida, a tomar conciencia de sus potencialidades y de sus saberes forjados en el barro de las impiadosas calles de la pobreza sin horizonte. Pocho fue un maestro reconocido por la indisoluble unidad de sus actos y sus palabras. Vivió posibilitando la reflexión de personas castigadas por las adversas condiciones sociales, pero aún más, exaltó el valor de la rebeldía acompañó cada palabra con su entrega vital. Por eso increpó a la policía sabiendo que es una institución instruida para matar a las víctimas del sistema. Y cayó. En una escuela. Fue maestro. Sabía que enfrentar a la policía de Santa Fe sólo con su voz podía significar la muerte. Y no obstante la enfrentó reclamando seguridad para los niños de la escuela. Y fue asesinado. En otros tiempos y en otras latitudes, el educador Janusz

Korczak entregó su vida por los niños que no pudo salvar de la tragedia de Treblinka. Pudo evitar su muerte, pero eligió acompañar a los niños. En la saga de la dignidad de Korczak y sus docentes del Asilo de Huérfanos Judíos de Varsovia, de los 200 interesados y su director Janusz Korczak, actuó de acuerdo a un plan premeditado. La policía de Santa Fe también mató respondiendo a precisa directivas. Los responsables políticos de los asesinatos de diciembre de 2001 tienen absoluta impunidad. Pueden organizar otra cacería de pobres. La impunidad es eso: tener en total posesión, la facultad de matar según designios propios, al margen de cualquier justificación ante poder alguno. Pocho conocía la estructura represiva del Estado y sus múltiples formas de manifestarse, pero ante la actitud de la policía disparando sus armas en las consecuencias de la barbare. Subió al techo, increpó y fue fusilado. Pocho fue un formador de hombres. Ahora es un hito en la historia de la conciencia de los hombres y mujeres que luchan por alcanzar la Justicia. Su sangre protege a los niños y a las escuelas.


41

La CABEZA piensa donde los pies pisan Un nuevo espacio , la cátedra “Extensión, territorio y Organizaciones Sociales” comenzará desde 2017 en la Facultad de Humanidades y Artes de Rosario para reflexionar nuestras realidades, conceptualizar e historizar el rol y las posibilidades de la extensión universitaria. La Extensión Universitaria se constituye como una de las funciones académicas fundamentales en el ámbito universitario, e indisociable de la enseñanza e investigación en estos tiempos de las instituciones educativas del nivel superior. Su particular desarrollo, en la última década genera las condiciones propicias para la síntesis fecunda de todo el quehacer, en tanto integración de funciones y en la producción-socialización del conocimiento. Asimismo, su profundo sentido comunitario y popular ratifica el compromiso que cimienta a la universidad como expresión social de carácter público. En tal sentido, el ejercicio permanente de la autonomía resguarda las libertades para un protagonismo crítico y creativo en la construcción participativa de nuevos imaginarios colectivos. A partir del año que viene, esta cátedra permitirá la dis-

cusión de extensión crítica, repensar formas de vinculación de la Universidad con los barrios, estrategias de articulación con organizaciones sociales y enfocar la metodología de intervención. Estará integrada por Profesor Titular Ing. Agr. (Esp) Juan Manuel Medina, Profesor Adjunto Ps. Carlos Núñez, Jefe de Trabajos Prácticos Lic. Carlos Maximiliano Toni, Jefe de Trabajos Prácticos Marta Ceballos, Jefa de Trabajos Prácticos Claudia Gotta, Jefe de Trabajos Prácticos Luis Chachi Verona, Jefa de Trabajos Prácticos Mariana Romano, Jefa de Trabajos Prácticos Viviana Pivetta. Mientras esperamos que

comiencen las clases proponemos la lectura de algunas de las ideas que van a formar parte de esta nueva práctica educativa… Lo anfibio “Frente a la tensión y disociación que existe entre el campo académico y el campo militante, propuse la hipótesis del carácter ‘anfibio’ del intelectual para ilustrar la reflexión de aquellos que tenemos un pie en diferentes mundos. Como entendemos que no hay por qué renunciar a ninguno de ellos, buscamos pensar sus articulaciones. La propuesta nació así de una necesidad de clarificar una doble exigencia:


42

la academia, con su demanda de distancia, y el activismo, con su demanda de compromiso absoluto. Nació de mi propia experiencia, pero es una idea pensada, sobre todo, en función de los investigadores que a partir de 2001 se plantearon la necesidad de construir una relación diferente con el mundo de los movimientos sociales. Creo que una de las ventajas de los intelectuales anfibios es la reflexividad, en la medida en que su pensamiento se desarrolla en el tránsito entre varios mundos. El pensamiento latinoamericano se ha venido construyendo en esa frontera. José Martí decía que debía darse respuesta “a las tendencias del hacer intelectual y el compromiso político y ser una persona de su tiempo y de su pueblo”. En esa línea, yo sostengo que lo propio del pensamiento crítico latinoamericano es que extrae sus tópicos, su talante teórico, su potencia, de los conflictos sociales y políticos de su tiempo, del análisis de la dinámica propia de acumulación del capital y de las formas que asumen las desigualdades sociales, raciales, territoriales y de género en nuestras sociedades”.-Maristella Svampa Ecología de saberes La ecología de los saberes lo explica Boaventura De Sousa Santos tanto en sus

textos como en sus conferencias es “el diálogo horizontal entre conocimientos diversos, incluyendo el científico, pero también el campesino, el artístico, el indígena, el popular y otros tantos que son descartados por la cuadrícula académica tradicional”. En tanto que la traducción intercultural es el procedimiento que posibilita crear entendimiento recíproco entre las diversas experiencias del mundo. De esta manera, señala, se pueden asimilar otras concepciones de vida productiva distintas a las del capitalismo reproducidas por la ciencia económica convencional, como por ejemplo el “swadeshi”, estrategia formulada por el Mahatma Gandhi que plantea la autosuficiencia económica y el autogobierno; o el “sumak kawsay”, el concepto indígena del buen vivir incorporado en las constituciones de Ecuador y Bolivia y que significa reconocer y aprender de las sabidurías de los pueblos originarios que en América Latina han estado ligadas a la naturaleza y su buen aprovechamiento. Estas experiencias productivas se asientan en la sustentabilidad, solidaridad y reciprocidad. Vinculación y compromiso “La Extensión Universitaria es una práctica que implica la posibilidad de dialogar con actores sociales, a través de una modalidad horizontal. Es

decir, que se pueda interpelar el saber del otro y dejar que éste interpele el saber nuestro. Implica una práctica en la cual todos podemos aprender y enseñar, tanto los actores sociales como los universitarios. Lo entiendo también como la posibilidad de establecer procesos dialógicos, de enseñanza y aprendizaje, en donde podamos generar construcción del conocimiento común. Venimos de universidades públicas, financiadas por toda la población. Por ello, tal vez una de las primeras necesidades de vincularnos con la sociedad en general, sea retribuir la formación pública que recibimos. Hay un compromiso ético de devolverle a la sociedad lo que ella invirtió en nuestra formación. Más allá de eso, también tenemos la responsabilidad de hacerlo, porque tuvimos el privilegio de estudiar y de generar un conocimiento que debemos compartir, especialmente con quienes no pudieron acceder a estudios superiores. No hay un solo método. Estamos incursionando en una alternativa que se vincula con la integralidad. Hablamos de prácticas integrales de los estudiantes y los docentes, que consiste en que las distintas disciplinas a través de experiencias en territorios, se vinculen con organizaciones sociales, con movimientos sociales, poblaciones, barrios, cooperativas y sindicatos, entre otros. Ya lo decía, es necesario que nuestros estudiantes integren saberes distintos a los académicos. No solo el aula es un espacio de aprendizaje, hay que buscar otros distintos que lo da el entorno y los agentes sociales con los cuales trabajamos”.-Humberto Tomassino


!

15 anos Pocho Vive!

!

Pocho , mi hermano. Nunca nos estrechamos en un abrazo. Nunca compartimos un mate. Nunca debatimos una idea. Nunca nos vimos cara a cara. Pero somos hermanos. Somos hermanos porque luchamos por la dignidad y la justicia, porque nos duele el dolor de los demás, porque nos hiere la impúdica indiferencia de los poderosos. Somos hermanos en la rebeldía contra una sociedad hipócrita y homicida. Somos hermanos porque para los hombres libres, sus hermanos son todos los que luchan por un mundo donde quepan todos los mundos. Por Carlos A. Solero

43


44

Virasoro 39 bis - Tablada - Rosario biblepratti@yahoo.com.ar - radiolahormiga@gmail.com www.pocholepratti.org 0341- 4812064

Profile for Srok Desarrollo

Revista 14 años Biblioteca Pocho lepratti  

Revista 14 años Biblioteca Pocho lepratti  

Profile for srokweb
Advertisement