__MAIN_TEXT__

Page 1

Artículo publicado el 26/05/2020 Derechos reservados - Toda reproducción está prohibida - ©Sportiva-Latina

«¿Aló, Isabel? Le habla Becky Grey de la BBC…»

Isabel Romero juega con Las Tucanes, la Selección Colombia Femenina de Rugby. Ella empezó a practicar este deporte hace 10 años. Fue un día que nunca olvidará. Una historia que empieza en el barrio Castilla de Medellín, pasa por la BBC de Londres y tiene como objetivo Nueva Zelanda. Y unos minutos para explicarle todo a Sportiva-latina… Jacques Cortie / Sportiva 26 de mayo 2020 / Un día cualquiera timbró su teléfono. La BBC estaba al otro lado de la línea. « ¿Una entrevista? » Ella, muy tranquila, « sí, claro, adelante ». Adelante, como siempre ha hecho, a pesar de tantas cosas que ya ha vivido. Y, quizá, de su vida lo más difícil ha sido, precisamente, responder al famoso reportaje, porque « entre el español de la periodista Becky Grey, que no es del todo bueno, y mi in-


glés que tampoco es nada del otro mundo, fue un poco complicado, pero nos entendimos lo suficiente para reírnos… Además, ella tuvo que trasnochar para poder cuadrar con mis horarios…» El ahora famoso artículo digital fue publicado por la BBC Sport el 20 de mayo. Una gran vitrina para Isabel Romero y la Selección Colombia Femenina de Rugby. Sin embargo, esta publicación no ha cambiado en nada a la jugadora de Las Tucanes, quien sigue respondiendo con la misma sencillez y voz dulce, que cuenta su joven historia, sin omitir el barrio donde nació, que sigue viviendo en la casa de siempre, y que cursa bien juiciosamente sus semestres de estudios para lograr su diploma de Licenciatura en Educación Infantil de la Universidad Católica Luis Amigó (en Medellín), y, soñar, como todo el mundo, con tener un futuro normal. ¿Qué es un futuro normal para quien de entrada anuncia que es jugadora de rugby? ¿Qué es un futuro normal para alguien que ya ha vivido varios sobresaltos y tristezas? Las respuestas están en los últimos 10 años de la vida de Isabel: los mismos que empiezan cuando descubrió el rugby. En el mismo día, pasó del infierno a la salvación. Este cóctel imposible le sonó a la periodista de la BBC, y fue así como decidió contar la historia de la joven antioqueña de 23 años. Una historia de las que Colombia fabrica y que Isabel recuerda con filosofía. Una historia de dos caras. El rugby, como testigo de una fortaleza La historia actual de Isabel comienza en noviembre 2010. Una amiga de la Institución Educativa Sor Juana Inés de La Cruz, en el barrio Girardot, le dice: « No eres capaz de aguantar un entrenamiento de rugby…» « Me dijo eso a manera de desafío porque yo era gordita, aunque hacía un poco de deporte: a veces patinaba, o jugaba microfútbol e incluso a veces voleibol… La amiga me apostó 20.000 pesos a que yo no lo haría. Pero fui, lo hice y me encantó desde el primer segundo…» Es necesario precisar que ese entrenamiento fue dirigido por Alejandra Betancur, una leyenda del rugby femenino colombiano quien ese día dedicó toda la sesión a los tackles, sin duda lo más duro en el rugby. Una prueba de fuego para cualquier novata…


Isabel, no sólo pasó la prueba de fuego, le ganó a su amiga, sino que se inscribió firme en esta nueva pasión, empezando en el club ‘Los Gatos Rugby Club’ del barrio Castilla, cuya cancha se encuentra a un par de cuadras de su casa. Sin embargo, este 17 de noviembre del 2010 no se trataba todavía de buscar club, menos de pensar en llegar a la selección o de un futuro deportivo. La violencia, la otra cara Ese día, antes de ir a la cancha con la idea bien firme de ganarse los 20.000 pesos, Isabel había acordado encontrarse con su amiga Andrea, después de esta experiencia deportiva. Planeaban pasar un par de días en el campo, en una finca prestada. Así, cuando se acabó la dura sesión de tackles, planeada por Alejandra Betancur; que tenía su billete de 20.000 pesos ganado, esperó a su amiga… Pero Andrea no llegó. Decidió regresar sola a su barrio. « Al llegar a mi calle, vi muchas motos y mucho corrillo. Me acerqué. Dije: ‘ve, algo pasó’, y me fui a mirar. Habían matado a Andrea. Me regresé a mi casa. Lloré mucho. » La historia de su amiga se concreta en el riesgo permanente de estar en el lugar equivocado. O caer en relaciones peligrosas. Todas esas imágenes rondaron en la cabeza de Isabel, quien en ese momento tenía sólo 13 años… El presente, la selección; el futuro, Nueva-Zelanda « El rugby me ayudó. Hablé con mi madre. ‘No lo puedo creer, ahora le hacen falta los golpes en la cara…’, me decía riéndose. Pero, la verdad, suerte que mi madre, desde el principio, me apoyó en esta pasión…»


Isabel, 10 años más tarde, puede presumir de un balance poco común que no se vive mucho en una carrera deportiva: seleccionada para los Olímpicos de Rio 2016; medalla de bronce de los Panamericanos 2019; posibilidad de disputar la Worldd Cup 2021, en Nueva-Zelanda, si Las Tucanes logran ganar el partido contra Kenia. Este resumen de lo hecho en su vida en 10 años, es bastante positivo. Al mismo tiempo, en Medellín, también las cosas mejoraron bastante: la tasa de muertes violentas nunca ha sido tan baja. Y el rugby femenino colombiano no deja de crecer con sus ya 6 000 practicantes. Lo que trae una apuesta… J.C. (Fotos: Archivos Sportiva / Isabel Romero - derechos reservados)

Archivos Sportiva: todos nuestros artículos son disponibles en nuestra cuenta ISSUU

Profile for Sportiva-latina

«¿Aló, Isabel? Le habla Becky Grey de la BBC…»  

Isabel Romero juega con Las Tucanes, la Selección Colombia Femenina de Rugby. Ella empezó a practicar este deporte hace 10 años. Fue un día...

«¿Aló, Isabel? Le habla Becky Grey de la BBC…»  

Isabel Romero juega con Las Tucanes, la Selección Colombia Femenina de Rugby. Ella empezó a practicar este deporte hace 10 años. Fue un día...

Advertisement