Issuu on Google+

SpLibrary 2 ½. COM Vol.2 Nº.2

St Paul’s School Library

Septiembre 2012

1


2

St Paul’s School Library, tiene el agrado de poner a disposición de nuestros usuarios y ciberlectores el segundo número SpLibrary 2 ½. COM, nuevamente agradecemos a quienes han aportados con sus trabajos y la buena recepción que tuvo el primero número. Esperamos seguir contando con su apoyo en el futuro


Editor

SUMARIO

3

Ernesto López Arcos SpLibrary 2 ½. COM, es una publicación del Servicio Bibliotecológico de St Paul’s School – Viña del Mar Chile http://www.stpaul.cl/biblioteca. Fono: 56 (32)3142226 Toda comunicación debe hacerla a:

biblioteca@stpaul.cl

Los artículos tienen derechos reservados a sus autores y han sido autorizados por ellos para ser publicados en SpLibrary 2

Portada

1

Índice

3

Un encuentro personal con la obra “Sub -Terra” de Baldomero Lillo. Francisco Miranda O. 4 La Reflexión Cotidiana. Jorge Sánchez M. 18

½. COM.

De la Solidaridad y sus Deformaciones. Javier Rozas G. 23

http://issuu.com/splibrary

La entrevista del mes: Daniel Aguilera S. 26

Imagen Portada: http://openphoto.net/volumes/anindya/20071130/openph otonet_IMG_8431.jpg


Un encuentro personal con la obra “Sub -Terra” de Baldomero Lillo

Autor: Francisco Miranda Orrego

Resumen:

Se analiza profundamente variados aspectos de Sub-Terra y su importancia en la literaria Chilena, destacando a Baldomero Lillo entre los grandes escritores de nuestro país que, de alguna manera, nos ha deslumbrado con su “pluma” a través de los tiempos, que nos ayudan a tener una conciencia social amplia. La investigación viaja por el tipo de narrador que emplea, hasta la biografía de su autor. Para aquello se utilizan variadas fuentes de información, tales como: la obra misma y libros de apoyo que nos brindarán sus propios análisis y puntos de vista. Sub-Terra, un libro que sin lugar a dudas, nos impactará y marcará fuertemente con su gran realismo, plasmado a través de un cerebro melancólico y detallista que pertenece al gran escritor Baldomero Lillo, un hombre que todo lo desmenuza minuciosamente a través de sus ojos y que nos los escribe con una descripción descomunal. Como observaremos más adelante, ésta obra se tratará del trato indigno al minero a principios del siglo XX, en la mina carbonífera de Lota. A través de sus observaciones, nos hará una potente crítica social a cerca de cómo el minero trabaja, como se le paga al minero, como se le trata, que es lo que sucede con la familia del minero, el clasismo, entre otros elementos. Pero, la gran pregunta es ¿cómo pudo observar todo esto? El efectivamente no fue minero, nunca bajó a una mina ni nada por el estilo, pero si trabajó en una pulpería, desde donde pudo percatarse de lo que vivía el minero en ese ambiente: “En Lota Baldomero tuvo su primer empleo en la pulpería “La Quincena”. Así comenzó a relacionarse con la vida de los mineros.” Lillo hace una crítica hacia la sociedad Chilena, sino que también la hace para toda la humanidad.

Palabras Claves: LITERATURA CHILENA / CUENTOS CHILENOS / LILLO, BALDOMERO / LOTA

4


Introducción En primer lugar, éste trabajo tendrá como objetivo, analizar profundamente variados aspectos de una obra literaria Chilena, mostrándonos el trabajo que ha llevado a cabo uno de los grandes escritores de nuestro país que, de alguna manera, nos ha deslumbrado con sus obras a través de los tiempos, que nos ayudan a tener una conciencia social amplia. Trabajaremos muchos elementos de ésta “creación”, desde el tipo de narrador que emplea, hasta la biografía de su autor. Para aquello utilizaremos fuentes de información, tales como: la obra misma y libros de apoyo que nos brindarán sus propios análisis y puntos de vista. La obra con la cual nos encontraremos cara a cara, será Sub-Terra, un libro que sin lugar a dudas, nos impactará y marcará fuertemente con su gran realismo, plasmado a través de un cerebro melancólico y detallista que pertenece al gran escritor Baldomero Lillo, un hombre que todo lo desmenuza minuciosamente a través de sus ojos y que nos los escribe con una descripción descomunal. Como observaremos más adelante, ésta obra se tratará del trato indigno al minero a principios del siglo XX, en la mina carbonífera de Lota. A través de sus observaciones, nos hará una potente crítica social a cerca de cómo el minero trabaja, como se le paga al minero, como se le trata, que es lo que sucede con la familia del minero, el clasismo, entre otros elementos. Pero, la gran pregunta es ¿cómo pudo observar todo esto? El efectivamente no fue minero, nunca bajó a una mina ni nada por el estilo, pero si trabajó en una pulpería, desde donde pudo percatarse de lo que vivía el minero en ese ambiente: “En Lota Baldomero tuvo su primer empleo en la pulpería “La Quincena”. Así comenzó a relacionarse con la vida de los mineros.”1 A través de este trabajo, no solo debiéramos tomar conciencia de que Lillo hace una crítica hacia la sociedad Chilena, sino que también la hace para toda la humanidad.

1

Lillo Baldomero, Sub-Terra. El mundo de Baldomero Lillo por Hernán Poblete Varas, p. 178, Noviembre 1991. Séptima edición.

5


Biografía Baldomero Lillo, nació en Lota un 6 de enero de 1867. Desde niño siempre fue muy inquieto, y con sus penetrantes ojos, lo observaba todo. Desde pequeño era muy enfermizo, por ende se ausentaba frecuentemente en sus clases del liceo de Lebu. Esas circunstancias que le requerían a menudo reposo en cama, produjeron su adicción a la lectura: “Baldomero Lillo (…) fue un niño que devoraba cuanto libro caía en sus manos. Mayne Reid, Pérez Escrich, Julio Verne, Dickens (…) constituyéronse en sus primeros maestros.”2 Posteriormente su padre muere, y Baldomero, quien pasaba por su adolescencia, tiene que trabajar en una pulpería de Lota, para dar ingresos a su familia (madre, hermanos), no terminando sus estudios en Lebu. Pero antes de seguir relatando su interesante biografía, es necesario mencionar, que por esos tiempos (1880-1900), en nuestro país (y en nuestro continente también), se estaban llevando a cabo una serie de huelgas principalmente obreras y campesinas, en las cuales estos trabajadores del pueblo, exigían al gobierno: derechos, que sus condiciones de trabajo mejoraran, que les pagaran un sueldo digno, que el Estado no abusase de ellos, que no los explotaran, que fueran escuchados. Así, consolidándose poco a poco en nuestra nación un movimiento obrero. Estos, fueron impulsados, por la ideología Marxista, la cual es la responsable de la economía socialista. Marx, quien era un intelectual Alemán, planteaba lo siguiente: “el origen de la riqueza es el trabajo, y el origen de la ganancia capitalista es el plus trabajo no redistribuido a los trabajadores en sus salarios.” Es decir que había que velar por los derechos laborales, especialmente por los de los más vulnerables, ya que su trabajo es la riqueza nacional. Pero este trabajo, según Marx, no es valorado por el gobierno Capitalista, por el contrario, este abusa de el, explotándolo al máximo, y no lo remunera adecuadamente. Entonces, en este contexto llega Baldomero, en uno donde el trabajador grita desesperadamente, para que lo escuchen. Baldomero, como íbamos diciendo, llega a trabajar a esta pulpería, en donde lee muchos libros, y contempla detenidamente la vida del minero. Este trabajo le permite tener un gran contacto con estos trabajadores, el cual lo inspirará para escribir sus primeros cuentos posteriormente. Tiempo después, nuestro escritor se enferma gravemente de Tuberculosis (enfermedad pulmonar). Ya estable, se casa con su prometida, Natividad Miller, con quién tiene un hijo. 2

Lillo Baldomero, Sub-Terra. Nota sobre al autor, de Alfonso Calderón, p. 7, Noviembre 1991. Séptima edición.

6


Lillo deja el cargo de la pulpería, y luego, tiene que dejar a su pequeña familia en Coronel (Concepción), en el año 1898, partiendo a Santiago en busca de trabajo: “llegando a Santiago en 1898, desempeñó trabajos menores hasta que su hermano Samuel, lo introdujo al mundillo literario y le consiguió un cargo administrativo en la Universidad de Chile.”3 Durante ese tiempo Lillo, lee demasiado, y comienza a escribir cuentos, pero estos cuentos estaban inspirados en lo que el había visto en la mina carbonífera de Lota. Así, en 1903, participa en un concurso de cuentos de la “Revista Católica” con su creación llamada “Juan Fariña”, ganando el primer lugar. En 1904 ya había escrito varios cuentos que fue publicando poco a poco en diferentes revistas. Entonces fue cuando Augusto D`Halmar, le dice: “Si todos sus relatos son de minas, ¿por qué no titularlos Sub-Terra?” Y sin duda, Sub-Terra, fue su principal obra, que le ayudó a seguir su carrera de escritor. De hecho, como menciona su hermano Samuel: “fue la observación directa de la vida miserable de los mineros de Lota, lo que decidió su vocación de narrador.”4 Realmente era la realidad lo que le interesaba por sobre todo, afirma Alfonso Calderón (escritor). En efecto, el quiso hacer otra serie de cuentecillos como los de Sub-Terra, pero sobre la vida en las salitreras. Sin embargo esto, no lo logra concretar por la siguiente razón: “regresa ilusionado por su proyecto, pero con una duda muy propia de su honestidad personal y literaria: si apenas conoce el mundo de las salitreras, si no ha vivido entre los pampinos, como vivió entre los mineros de Lota, ¿puede escribir con autoridad? La duda le persigue y probablemente, socava y paraliza el proyecto. Su gran novela del salitre no aparecerá jamás.”5 Tiempo después, escribe obras como Sub-Sole, y regresa con su familia. Su esposa fallece por una extraña enfermedad contagiosa y finalmente Baldomero muere por Tuberculosis, en 1923. Pero también, hay que agregar las circunstancias bajo las cuales esta obra fue escrita. En primer lugar fue escrita bajo un manto de tristeza y soledad profunda tras estar Lillo, lejos de su familia. Escribe también bajo una mirada melancólica y deprimida, tras estar en un contexto histórico tan abrumador, donde el trabajador, especialmente el minero, el obrero, el campesino etc., lucha por sus derechos de dignidad en el trabajo. Cuando Baldomero Lillo escribe la obra, lo hace pensando en que la explotación hacia el minero no debiera 3

Fernández Maximino, Historia de la literatura Chilena, tomo II, p. 347, Marzo 1996. IBIT. 5 Lillo Baldomero, Sub-Terra. El mundo de Baldomero Lillo por Hernán Poblete Varas, p. 180, Noviembre 1991. Séptima edición. 4

7


ser, y podemos ver esta fuerte crítica a través del libro. El salario era realmente vergonzoso: “Estas sumas de dinero, eran en general reducidas, pues se limitaban al saldo que quedaba después de deducir el valor del aceite, carbón y multas, y el total de lo consumido en el despacho.”6 Después de todos esos cálculos, recién se tenía en consideración el minúsculo sueldo del pobre minero. Además, no se velaba por la infancia: “señor (…) somos seis en casa y uno solo el que trabaja. Pablo cumplió ya los ocho años y debe ganar el pan que come, y como hijo de minero, su oficio será el de sus mayores, que no tuvieron otra escuela que la de la mina.”7 También, el autor nos muestra el trato animalesco, que tenían los mineros tras ser tratados por personas de cargo, en este caso por Míster Davis (el ingeniero de la mina): “Sin dignarse a contestar el tímido saludo del capataz, penetró en la jaula (…) Duro e inflexible, su trato con el obrero, desconocía la piedad, y en su orgullo de raza, consideraba la vida de estos seres como una cosa indigna de la atención de un gentleman (…) como una rebelión la más tímida protesta de esos pobres diablos y su pasividad de bestias le parecía un deber cuyo olvido debía castigarse severamente.”8 Aquí podemos ver explícitamente que no hay un ambiente propicio para la vida de un minero y su familia, y objetivamente para ninguna persona. A esto, también hay que agregarle que por esos tiempos la condición legal en el trabajo era muy básica. Si, efectivamente si había constitución, la cual fue hecha por Mariano Egaña en 1823, pero esta cubría necesidades muy básicas para el funcionamiento de nuestro país, y no cubría temáticas tan necesarias como las condiciones de trabajo, y la integridad del niño. No había una rigurosidad efectiva de que se pagasen los sueldos correctamente, no había un ente encargado de preocuparse estrictamente de que los mineros no corriesen riesgo en su trabajo, como en el cuento “El Chiflón del Diablo”: “Pero la Compañía venció muy luego su repugnancia (la del Chiflón) con el cebo de unos cuantos centavos más en los salarios (…) Muy luego, sin embargo, el alza de jornales fue suprimida sin que por esto se paralizasen las faenas (…) La galería del Chiflón del Diablo, tenía una siniestra fama. Abierta para dar salida al mineral de un filón recién descubierto, se había en un principio ejecutado los trabajos con el esmero requerido. Pero a medida que se ahondaba en la roca, ésta se tornaba porosa e inconsistente. Las filtraciones un tanto escasas al empezar

6

Lillo Baldomero, Sub-Terra. “El pago”, p. 58. (1904) Lillo Baldomero, Sub-Terra. “La Compuerta número 12”, p. 23. (1904) 8 Lillo Baldomero, Sub-Terra. “El grisú”, p. 32. (1904) 7

8


habían ido en aumento, haciendo muy precaria la estabilidad de la techumbre que sólo se sostenía mediante sólidos revestimientos”9, entre otras falencias. En conjunto con este contexto, la obra se ubica en un período muy peculiar, el Modernismo. Este periodo se ve presente en Sub-Terra, porque en ella se puede apreciar ese principio de opresor y oprimido. Aquí el oprimido sufre por el abuso de este último, con el cual se puede hacer un paralelo con el burgués explotador, a quien no le interesa el sufrimiento del pobre trabajador. Y paralelamente con todo lo que hemos mencionado, no podemos pasar por alto, el gran realismo que caracteriza a esta obra, en donde nuestro autor, deja de centrarse en su mundo interior, y le da prioridad al análisis de los problemas sociales que afectan a su época.

Análisis e interpretación de la obra Sub-Terra, consta de 13 cuentos, los cuales nos muestran la realidad de los mineros Chilenos, a fines del siglo XIX, y comienzos del XX. Si bien, la mayoría de los relatos poseen un tinte melancólico, hay algunos que presentan elementos que divierten, como lo hace el cuento “Cañuela y Petaca”, mostrándonos las travesuras de dos chicuelos en ausencia de sus abuelos: “Cañuela sacó de sus insondables bolsillos, una caja de fósforos e incendió la pira. Apenas las llamas se elevaron un poco, Petaca cogió el fusil y lo acostó sobre la hoguera retirándose en seguida los dos, para contemplar a distancia los progresos del fuego. Transcurrieron algunos minutos, y ya Petaca iba a acercarse nuevamente para añadir más combustible, cuando un estampido formidable los ensordeció. La hoguera fue dispersada a los cuatro vientos, y siniestros silbidos surcaron el aire (…) En lo alto de la loma, a treinta pasos de distancia, se destacaba la alta silueta del abuelo, avanzando a grandes zancadas. Parecía poseído de una terrible cólera (…) Petaca (...) echó a correr por el declive de la loma, golpeándose los muslos con las palmas de las manos y silbando al mismo tiempo.”10 Sin duda, todos los relatos suceden en el mismo contexto, pero todos nos entregan una mirada diferente, y esto se debe al tipo de narrador que utiliza, el tipo de ambiente que ocupa, los personajes, el espacio, en fin, una serie de elementos que constituyen a la narración, y que pueden ver utilizados de diferentes maneras. A continuación,

9

Lillo Baldomero, Sub-Terra. “El Chiflón de l Diablo”, p. 69, 68. (1904) Lillo Baldomero, Sub-Terra. “Cañuela y Petaca”, p. 175. (1904)

10

9


analizaremos y describiremos el “mundo narrativo” de la obra, el cual está constituido por los elementos ya mencionados y por mencionar. En primer lugar, nos encontramos con el narrador, quién nos describe con lujo detalle cada acción de los personajes, sus características, su pasado, lo que sienten, por ende nos encontramos frente a un narrador omnisciente, quien todo lo sabe, y es un especie de “Dios”. Gracias a este tipo de narrador, en la obra Sub-Terra, podemos entender el actuar de los personajes, ye que nos “baña” de conocimiento a cerca de ellos y del entorno que los rodea: “María de los Ángeles (…) hija y madre de mineros, terribles desgracias la habían envejecido prematuramente. Su marido y dos hijos muertos, uno tras otro, por los hundimientos y las explosiones del grisú, fueron el tributo que los suyos habían pagado a la insaciable avidez de la mina. Sólo le restaba aquel muchacho por quien su corazón, joven aún, pasaba en continuo sobresalto (cabeza de cobre) (…) aquella existencia era su único bien, el único lazo que la sujetaba a la vida.” 11 Aquí, podemos ver que la mujer sentía un miedo permanente por perder a su hijo, pero… si sus otros dos hijos y su marido habían muerto por la mina ¿por qué no podía morir el único hijo que le quedaba? Entonces estos detalles son aquellos que nos ayudan a entender el actuar de los personajes. De hecho, posteriormente cabeza de cobre muere por un derrumbe y María de los Ángeles se suicida porque ya no puede entender el sentido de su existencia sin lo que más aprecia: su familia. Por esta razón, es fundamental el conocimiento del narrador omnisciente, ya que sin él nos costaría comprender el desarrollo del cuento y de la obra, producto de que careceríamos de conocimiento para comprender lo que se quiere transmitir al receptor. Y en esta obra son claves estos detalles ya que nos quiere entregar una visión completa del sufrimiento de la vida del minero. Otro elemento importante que forma el “mundo narrativo”, es el espacio. El espacio, es el lugar físico donde ocurren los hechos. En este caso la mayoría de las veces el espacio es la mina. La mina de Lota, consta de un pique, donde baja el ascensor, y llega a un mar de aire sofocado por el calor, en donde los mineros caminan irregularmente por los tortuosos corredores hasta llegar al filón, de donde extraen el carbón. Éste yacimiento carbonífero, es realmente un laberinto, que se encuentra gran parte, por debajo del mar, lo cual produce que el revestimiento del interior, hecho de madera, se pudra frecuentemente. También, presenta varios agujeros en las paredes donde se filtra el “grisú”, el cual es un gas explosivo que se produce en el interior de la mina, y que produce numerosas muertes

11

Lillo Baldomero, Sub-Terra. “El Chiflón de l Diablo”, p. 70. (1904)

10


a lo largo de Sub-Terra. Pero… ¿qué es lo que simboliza la mina? ¿Qué importancia posee ésta mina en el relato? La mina, es importante, por que sin ella no existiría ese lugar donde esas pobres almas les son succionadas la vida a lo largo de los años. Y sin ella, Baldomero no hubiera encontrado lo que le impactó: el sufrimiento del minero. A pesar de que Lillo nunca bajó a la mina, pudo observar lo que ésta arrojaba: muertos en vida. Así, llega a la conclusión de que la mina no solo era un lugar de horrible explotación, sino que también tomaba el papel de un monstruo que mataba y desalmaba personas: “algunos segundos después, un ruido sordo, lejano, casi imperceptible, brotó de la hambrienta boca del pozo, de la cual se escapaban bocanadas de tenues vapores: era el aliento del monstruo ahíto de sangre en el fondo de su cubil.” 12 Pero también se utilizan otros espacios, como la casa de Rosa, en “El pozo”, el rancho de los abuelos de “Cañuela y Petaca”, el bosque donde “El Palomo” trata de cazar, en “El caza mayor”, la casa donde vive Gabriel en “Era él solo”, lugares que sin lugar a dudas, son importantes para el curso de la obra, ya que nos muestran donde desarrollan su vida, otros personajes que, de cierto modo, se relacionan con la mina de Lota, mostrándonos otros tipos de sufrimientos a causa de ella. Como el caso de Gabriel, que su madre y su padre habían muerto, pero éste ultimo por causa de una máquina de la mina. Provocando así que tuviera que vivir con una señora que lo recibe, quién era dura e insensible y que en conjunto con la pena interior del muchacho, produce que éste se suicide de un escopetazo. El tiempo: son los segundos, minutos, horas, días, semanas, en los cuales las acciones se llevan a cabo. Este tiempo es ficticio, por lo tanto no incide en el nuestro, que es real. Durante la obra, nos podemos percatar que este elemento varía según la situación. Como por ejemplo en el cuento “El caza mayor”, lo que transcurre, no son más que un par de horas de cacería. En cambio, en “El Chiflón del Diablo” transcurren días, producto de que lo que ocurre necesita de un mayor desarrollo de la acción. Por esta razón no podemos decir que es igual en todas las narraciones, es variable efectivamente, pero lo que podemos mencionar de él, es que nunca un cuento de Sub-Terra, durará más que una semana. ¿Por qué?, sencillo nuestro autor lo que nos quiere transmitir son ideas cortas y claras, por ende sus acciones carecerán de extensión afectando también la extensión del tiempo. Además, podemos decir también que Lillo dispone, en ciertos casos, de una manera diferente la secuencia de los hechos, como en el cuento “El pozo”, el cual toma una acción del desarrollo y la coloca al comienzo, lo cual distorsiona a la secuencia

12

Lillo Baldomero, Sub-Terra. “El Chiflón de l Diablo”, p. 77. (1904)

11


temporal. En conclusión, el tiempo en la obra literaria Sub-Terra, es variable en cuanto a su magnitud y orden. La acción, es otro componente del “mundo narrativo”. Éste, consiste en los actuares de los personajes en el relato, es decir las acciones que llevan a cavo. A continuación, definiremos la acción de algunos de ellos: Los inválidos: Relato que gira en torno a las acciones de los más desposeídos de la mina: los ancianos o, mejor dicho, los inválidos. Estos, nos muestran sus tristes realidades, tras trabajar toda su vida dentro de la mina y recibir solamente un absurdo sueldo y maltratos que agrandarán sus malestares: “¡pobre viejo, te echan porque ya no sirves! (refiriéndose al viejo caballo) (…) Allí abajo no se hace distinción entre el hombre y las bestias. Agotadas las fuerzas, la mina nos arroja como la araña arroja afuera de su tela el cuerpo exangüe de la mosca, que le sirvió de alimento. ¡Camaradas, éste bruto es la imagen de nuestras vidas! ¡Como él callamos, sufriendo resignados nuestros destinos!” 13 La compuerta número 12: Relato que nos muestra, el abuso de menores, laboralmente. Son acciones que giran en torno a Pablito, un niño de no más de 8 años de edad, y que su padre lo obliga a trabajar en la mina, tras necesitar un segundo ingreso. Por lo tanto, tiene que trabajar en la compuerta número 12, abriendo paso a los caballos que acarrean carros. El pago: Relato cuya acción gira entorno al pago que recibe un minero en particular. Este hombre, realmente necesita su sueldo para poder comprar lo básico en la pulpería, pero no lo recibe, a causa de multas absurdas que le cobran, y que en realidad no las ha cometido. Finalmente tiene que él pagarle a la mina, mostrándonos el turbio sistema de pagos que existía en ésta compañía hacia estos “pobres diablos”. El Chiflón del Diablo: Cuento cuya acción gira en torno a “cabeza de cobre”, un muchacho de no más de 20 años, que tiene que trabajar por obligación en “El Chiflón del Diablo”, una galería muy propensa a grandes derrumbes. Finalmente, este joven muere a causa de lo ya mencionado, y su madre, quién no sabía que él trabajaba en esta peligrosa galería, se suicida, a causa de que era el único hijo quien no había sido víctima de la mina. Todos los demás, e incluso su esposo ya estaban muertos a causa de ella. Caza mayor: Cuento cuya acción, gira en torno a “Palomo”, un ancianillo andrajoso, que busca cazar perdices, pero cada vez que logra matar a una, Napoleón, un perro del lugar,

13

Lillo Baldomero, Sub-Terra. “Los inválidos”, p. 14. (1904)

12


llega de la nada y se sampa al ave que yace muerta en el suelo. Finalmente, el perro se retira a causa de los perdigones que el cazador le incrusta. El registro: Nos muestra la acción en torno a una anciana, la cual lo único que anhelaba, era probar el mate del pueblo, pero no podía producto de que vivía amarrada a las “leyes” de la compañía, que le impedían comprar cualquier producto que no fuese de la pulpería, para lo cual trata de infiltrarse al pueblo, pero no lo consigue producto de que al llegar a su casa, un vigilante de esta compañía (celador) inspecciona su hogar y le quita la deliciosa hierva. Era él solo: Nos cuenta acerca de un chico huérfano, llamado Gabriel, de 12 años y que su madre y su padre han muerto, pero éste último gracias a la mina. Entonces tiene que vivir con doña Benigna, quien lo trata como a un sirviente. Entonces una tarde, Gabriel reflexiona acerca de su vida y decide matarse, por que su herida en el alma era muy profunda, y con doña Benigna al lado, ésta se hacía más grande aún. Tras definir la acción de estos cuentos, nos damos cuenta que todos giran entorno a desgracias, generalmente la muerte, y que el autor toma el sufrimiento de diferentes aspectos de la vida de un minero, y no solo a través de éste, sino que también nos transmite el sufrimiento de su entorno que lo rodean, la familia por ejemplo. Personajes: En este caso de Sub-Terra, podemos observar que todos los personajes son diferentes, en cuanto a sus características, edades, cualidades físicas etc. Pero hay un elemento que los une a todos: todos sufren. Algunos más que otros, pero nadie sale ileso, todos resultan dañados de alguna manera. Y esto influye en la obra, en que ésta, está apuntada al sufrimiento humano, y que después de todo es lo que capta Lillo, y es uno de los elementos que nos quiere transmitir. Esto se puede ver en el análisis, de lo que le sucede a cada personaje. En primer lugar, todos los mineros que aparecen, sufren por la condición de vida que poseen. Rosa sufre por la muerte de Valentín. María de los Ángeles, por la muerte de su esposo e hijos. Gabriel, por su soledad y el fallecimiento de sus padres. Palomo, por no poder conseguir perdices. Don Simón, por las recriminaciones que le hacían por ser estafador. Pablito, por tener que trabajar a tan temprana edad. La anciana de “El registro”, por no poder comprar el mate del pueblo, etc. Además, éste común denominador, también se da, por que abunda en la vida del autor. Baldomero, sufría de Tuberculosis, tuvo que dejar sola a su familia, muere su esposa, su padre también, en fin, no tuvo una vida expedita. Esto que se acaba de mencionar, justifica el ser, el sentir de los personajes, ya que Lillo, de cierta manera, refleja su vida en ellos, a través de su sufrimiento.

13


Y por último, está el ambiente. Que es aquel espacio psicológico el cual rodea a toda la obra. Si bien, no todos los cuentos tienen el mismo ambiente, a causa de que en el libro hay algunos que son de tristeza, desolación, de injusticia, de travesura, de amor, de abandono. Pero hay algo que los ligan, que hace que el libro se vea rodeado de un solo ambiente, lo cual es la desgracia. En algunos, no es tan notorio, como en el caso de “Cañuela y Petaca” ¿Qué tendría que ver aquí la desgracia? El hecho de que estuvieran solos, es una desgracia, por que nos refleja un antecedente de abandono. Y si nos pusiésemos a analizar cada uno de éstos relatos, nos daríamos cuenta, que en algún lugar de ellos, hallaríamos este concepto, desgracia. Ya que este es otro elemento que vive y percibe Baldomero, y que nos los quiere comunicar. La obra, como ya se ha dicho, se trata de la vida de los mineros de Lota a comienzos de siglo XX. Pero para tener una visión más completa de ésta, es necesario también, el relacionarla con su tradición literaria. En cuanto al contexto histórico, en la cual se inserta Sub-Terra, podemos decir que por aquel tiempo, existía una expresión Marxista entre el pueblo de los trabajadores Chilenos, lo cual se puede ver a través de manifestaciones propias de la época, como la de los estibadores de Valparaíso en 1903, el levantamiento popular de Santiago en 1905, la huelga de las salitreras de 1907. Y nos podemos dar cuenta que a Lillo, le interesa el tema, ya que viaja a Iquique en el último año mencionado, tras la masacre de la Escuela Santa María. Pero ¿Qué era lo que protestaban estos trabajadores? Sus condiciones de vida, el salario que recibían, pero lo que más les inquietaba, era la gran diferencia social que dividía a nuestro país. Y esto se hace presente en la obra, en donde objetivamente podemos verla en el Chiflón del Diablo, en el cual María de los Ángeles dice lo siguiente: “¡Cuántas veces (…) había pensado (…) en el porqué de aquellas odiosas desigualdades humanas que condenaban a los pobres (…) a sudar sangre para sostener el fausto de la inútil existencia de uno pocos!”14 A esto, hay que agregarle el contexto cultural que rodea a la narración. Un contexto muy adecuado a la trama de Sub-Terra, y que sin lugar a dudas se relaciona con el anterior, producto de que este contexto cultural se conforma del período Moderno, en conjunto con el movimiento literario Español, el realismo. Los cuales reclaman la avasalladora relación entre el opresor y el oprimido, y nos muestran la tendencia del escribir plasmando en la obra, los problemas sociales de la época. Sin lugar a dudas, nuestro escritor se ve profundamente influenciado por la realidad que ve, y esta realidad cuaja con lo que

14

Lillo Baldomero, Sub-Terra. “El Chiflón de l Diablo”, p. 70. (1904)

14


plantean que se exprese, este período y este movimiento literario. En cuanto al Modernismo literario nos podemos dar cuenta que se manifiesta en la obra mediante el hastío de Baldomero hacia la sociedad. La critica mediante sus personajes, por ser tan ciega y seguir la corriente de ese continuo individualismo, clasismo y egoísmo, con el más desamparado. Acerca del realismo social que acompaña al libro, podemos decir que se relaciona con la obra, tras la descripción exhaustiva de los problemas sociales de aquel entonces, los cuales son: la explotación, el abuso laboral infantil, el maltrato laboral, el marcado clasismo, la pobreza. Entonces, de esta manera se relaciona el contexto cultural, con la obra. En cuanto al contexto ideológico, solo vasta decir que esta obra es influenciada principalmente por el Marxismo, y en cierta medida por el Anarquismo, ya que presenta un querer de abolir a la autoridad, aunque no se ve tan explícito en la obra, pero si se percibe. Entonces estos tres contextos, producen una tradición literaria característica, que arman un ambiente propicio para la escritura y creación de la obra, la cual también posee elementos propios de Baldomero, y que lo distingue de los demás escritores de la época, una descripción certera de lo que sucede, y una crítica directa a las falencias de nuestra sociedad. A través de todo este análisis e interpretación que hemos realizado de este libro, podemos decir que el gran argumento de la obra, es la falta de valoración con los que más la necesitan: el trabajador pobre y su familia. En primer lugar, en torno a esto, podemos mencionar las condiciones denigrantes de la mina, su podredumbre del revestimiento interior de madera, la presencia del grisú, la humedad, lo cual nos muestra la poca preocupación por el bienestar de los mineros, en su trabajo. Seguramente ningún gerente, persona de clase alta, trabajó en estas condiciones, por la razón de que los que tienen dinero son valorados en nuestra sociedad, lo podemos ver incluso en la actualidad. Como lo que sucedió con el Senador Lavandero, un pedófilo, que milagrosamente, estuvo preso domiciliariamente y no fue a una cárcel común. Pero… ¿hubiera pasado lo mismo con una persona pobre? Aparte de este clasismo que apoya al argumento, podemos ver a través de los distintos contextos en los que se ubica la obra, lo despreciado que es el trabajador de clase baja. Esto se puede ver claramente tras la masacre obrera que se produjo en Iquique en 1907, tras querer exigir los obreros sus derechos. También podemos ver como a través de la literatura, del tiempo de Lillo, no se tocaban estos temas en profundidad. Por esto se puede decir que Baldomero, fue un escritor innovador tras tratar estos temas a cabalidad, como hemos podido ver. Tampoco, eran escuchados en las numerosas huelgas que

15


realizaron tras los movimientos obreros, y actualmente podemos afirmar, que esto no ha cambiado categóricamente. Entonces si, efectivamente el analizar minuciosamente estos elementos que hemos mencionado, nos ha servido para tomar conciencia del trasfondo que Baldomero Lillo, un hombre con gran sentido social, nos ha querido entregar, a través de una manera propia de una persona noble: una escritura valiente, directa y sin titubeos. Conclusión Finalmente, hemos llegado a la culminación de este profundo análisis de ésta obra literaria: Sub-Terra. Para lo cual hemos utilizado una gran variedad de fuentes de información, hemos analizado minuciosamente cada elemento que forma a la obra, hemos investigado a cabalidad la vida de Baldomero través de libros complementarios, pudimos apreciar la gran gama de personajes que utiliza, etc. A lo largo de ésta, nos hemos encontrado también, con muchos elementos que sin lugar a duda, Baldomero nos quiso transmitir: el maltrato al minero, en cuanto a las precariedades laborales en las cuales trabaja, el abuso de poder, el fuerte clasismo hacia la clase obrera, la represión que estos sentían al estar forzados a trabajar dejando de lado su bienestar personal y de la familia, etc. Entonces la pregunta que cabe es ¿Por qué lo hace? ¿Por qué escribe sobre esto? Por qué él no solo era una persona que buscaba escribir una gran novela, lo que lo impulsaba, era su corazón, su alma que lo llamaba a hacer historia en la literatura Chilena, un alma que no lo convirtió en un escritor más de la masa, un alma que permitió una sinceridad con él mismo y con nuestra sociedad, por esta razón el escribe simplemente a través de lo que percibe del minero, de su trato personal con él, a través de sus conversaciones con ellos, a través de lo que observa, marcando de ésta manera un estilo único de describir originalmente el tema fundamental de la obra, y con un único objetivo: hacer que la gente tome conciencia de las falencias de la sociedad, y que éstas afectan directamente en la vida del minero, que en el fondo representa al trabajador pobre. Así, y en conjunto con todos los contextos que lo rodean, los cuales arman la tradición literaria de la obra, este hombre ha conformado una impactante y fuerte crítica social. Pero esta critica a pesar del tiempo transcurrido de la obra, sirve en la actualidad, sigue vigente, y el porqué, es muy sencillo, por que aún existe en muchas partes de nuestro país Chile, y del mundo, la explotación laboral, el desprecio a las clases sociales más bajas, el irregular pago, etc. Entonces este trabajo también nos ha servido para darnos cuenta que hay que actuar ante estas recriminaciones que se nos hacen como sociedad, para mejorar la calidad de vida de personas que carecen de derechos, y que se los merecen igual que nosotros. También,

16


gracias a ésta obra, podemos interpretar y relacionar, esta represión y falta de libertad del minero, con una característica común de nuestro país y de nuestro continente Americano, el cual siempre ha sido esclavo del exterior, en un principio de los Españoles y ahora de las potencias, disponiendo de nosotros como quieren. De esta manera podemos ver algo increíble, que lo que hicieron con nosotros en un principio de quitarnos la libertad, nosotros mismos lo hemos hecho con nuestros propios obreros. Llegando así a la conclusión que, a través de Sub-Terra, realmente la falta de respeto en cuanto a los derechos, es una de las situaciones sociales más graves que pueden existir, por que el no respetarlos produce un trato bestial, un trato sin caridad, propio de un asesino, un asesino que succiona vidas y que produce que sus víctimas sufran un eterno calvario: un infierno en vida, como lo hace esta retorcida mina de Lota. Bibliografía http://es.wikipedia.org/wiki/Realismo_literario http://es.wikipedia.org/wiki/Marxismo http://es.wikipedia.org/wiki/Anarquismo Lillo Baldomero, Sub-Terra. Séptima edición, noviembre 1991. Editorial Antártica S.A. Fernández Maximino, Historia de la Literatura Chilena, Tomo II. Segunda edición, marzo 1996. Editorial Salesiana. Concha Alejandro, Historia de Chile. Sexta edición, septiembre 2002. Editorial Bibliográfica Internacional.

17


La Reflexión Cotidiana

Autor:

Jorge Sánchez Morales

Resumen: Humberto Giannini, filósofo chileno, desarrolla en su texto de “La reflexión cotidiana” el tema de la degradación de la vida cotidiana (capítulo IV) y la reflexión (capítulo V), donde va analizando muchos elementos (etimología, uso de ciertos conceptos, épocas, etc.) que serán relevantes para llevar a cabo el ensayo.

Palabras Claves: ENSAYOS CHILENOS / REFLEXION COTIDIANA – HUMBERTO GANNINI / FILOSOFIA DE LA COMUNICACIÓN / FILOSOFIA DEL LENGUAJE

18


Este ensayo, se desarrolla, sólo con la lectura de las páginas de los capítulos anteriormente mencionados, y la página 159 en donde el autor aborda sus últimas consideraciones. Desde mi punto de vista, el ensayo del autor en cuestión hace un examen profundo respecto a varios términos, como el aburrimiento, el desgano, la pereza, entre otros; pero pienso que es un análisis un tanto incompleto, debido a que simplemente no constituye un aporte para tratar de deshacernos de éstos en caso de que nos lleguen a “asechar”, ya que el autor no ofrece una solución a este respecto, y simplemente se centra en el análisis gramatical y en la construcción de sistemas lógicos; y es esto precisamente lo que planeo abordar en este ensayo, ya que presenta una perspectiva pesimista al desarrollar ciertos conceptos. Con lo anterior, quiero decir que, en cierta medida, el autor podría estar desinformado con respecto a cómo funciona la mente humana, ya que conceptos como el aburrimiento, el desgano, entre otros, pueden ser causados perfectamente por hábitos personales de pensamiento. Para lo anterior, hago mención de la siguiente cita: “ Si lloras, o te sonrojas,

o te late más fuerte el corazón o te sucede cualquiera de las posibles reacciones emocionales de la interminable lista de posibilidades, quiere decir que primero has recibido una señal desde el centro del pensamiento. Cuando el centro del pensamiento de tu mente está dañado o ha sufrido un cortocircuito, no sientes emociones, no puedes sentirlas. Con cierto tipo de lesiones en el cerebro no se siente ni el dolor físico, literalmente tu mano puede quedar completamente achicharrada y frita al fuego y tú no sentir ninguna sensación de dolor”15. Giannini sostiene que el desgano se arrastra detrás de la rutina, y su modo de descubrimiento ocurre por medio de esta; mientras que el aburrimiento se produce cuando ésta ha parado, cuando vuelve el aquietamiento a las cosas, “es algo que cae sobre nosotros, que pasa, y pasando repentinamente asola nuestra temporalidad” 16. Los dos conceptos nombrados son, como explica el autor, momentos de un mismo hecho con diferencias tópicas, y cuando hablamos de “hecho”, hablamos de cierta disposición de ánimo respecto de las cosas en lugares y tiempo diversos.

15

Dyer, Wayne W. (2009). Tus zonas erróneas. Buenos Aires: Grijalbo. Giannini, Humberto (1987). La “reflexión” cotidiana: Hacia una arqueología de la experiencia. Santiago de Chile: Editorial Universitaria. 16

19


Las ideas del autor en el párrafo anterior ofrecen una debida definición para cada término, pero el significado de estos nos lleva a la consecuencia negativa de que el ser humano no tiene ni puede tener control ni es responsable de esa “cierta disposición de ánimo”, es sólo una cosa que ocurre por sí misma, y no nos queda otra más que la aceptación de su manifestación en un momento y lugar determinados. No estoy diciendo que debamos reprimir o ignorar esa “cierta disposición de ánimo”, ya que las ideas de “reprimir” e “ignorar” implican en sí una no-capacidad de elegir lo que se siente. Sobre el particular, estimo pertinente exponer una cita en sentido contrario a la idea de Giannini, es así que Wayne Dyer expone: “El concepto del aburrimiento implica la

incapacidad para usar el momento presente en actividades que te ayuden a realizarte. El aburrimiento es una opción, una elección; algo que tú mismo te impones y es uno de esos elementos autodestructivos que puedes eliminar de tu vida”17. No es menos importante destacar que, con la idea de Dyer del párrafo anterior, me resulta necesario tratar en este ensayo a partir de ahora los conceptos de “aburrimiento” y “desgano” como íntimamente relacionados, por el simple hecho de tener esa “cierta disposición del ánimo” de la que habla Giannini como elemento en común, para así abordarlos desde una perspectiva más práctica, si se quiere. Se aprecia en Giannini cierto pesimismo existencial, el cual creo yo, innecesario, en la página 112 y 113 del texto del autor, al abordar el tema de “El horror al aburrimiento”. Se establece que nos entristecemos del mundo a causa de una tristeza que el alma arrastra consigo, no conoce ni su origen ni el motivo de sí misma. Sin embargo, cabe hacerse las siguientes preguntas para notar un cierto razonamiento inconsistente: ¿Por qué el alma tendría que cargar con una tristeza provocada por un origen que desconoce? ¿No se estará fomentando un pesimismo existencial innecesario, una mera creencia? Se menciona además que el aburrimiento sólo alcanzaría la tristeza de un mal externo, vale decir, de aquello que fastidia y aburre; pero esto en cierto sentido no puede ser verdad, simplemente porque eso implicaría responsabilizar de mi estado emocional propio a algo externo, fuera de mí mismo. Eso sería malgastar el presente en un aburrimiento (o desgano) innecesario.

17

Dyer, Wayne W. (2009). Tus zonas erróneas. Buenos Aires: Grijalbo.

20


En el texto el autor sostiene que el aburrimiento y el desgano son una incapacidad de acoger, debido a que ambos son huida del presente, sin embargo, caemos de nuevo en un razonamiento inconsistente, porque ninguno de los dos conceptos en sí implican una huida del presente, sino más bien malgastar el presente con cansancio, tedio; permitiendo que haya inmovilización. Para esto, estimo conveniente expresar que, en sentido distinto, Dyer nos señala que: “La inmovilización abarca un amplio territorio. Casi todas las emociones

negativas provocan un estado de autoinmovilidad, y esto ya es un motivo más que suficiente para eliminarlas de tu vida”18, constituyendo esta cita un llamado más optimistamente dinámico para quien pudiere ser abordado por aburrimiento y el desgano. Cabe destacar en el texto de Giannini el sentido que le da al momento presente, como sentido de eternidad. Para él, es un “tiempo común”, tiempo de la hospitalidad de una existencia para otra. Esto no puede ser más cierto. A modo de ejemplo, una persona puede perfectamente decir: “Mañana estaré en el presente” y/o “Ayer estuve en el presente”, y además, por supuesto, “Hoy (o ahora) estoy en el presente”. Estas son ideas que comparto con el autor, ya que simplemente no podemos negar que el presente es para siempre; y esta debería también ser una razón más que suficiente para dejar de malgastar este tiempo inmediato (o fugaz, si se quiere) en cosas como el aburrimiento y el desgano. En el mismo sentido de Giannini, Dyer expresa que: “Hace algún tiempo, la

revista Newsweek publicó un artículo titulado "El arte japonés del instante", en el que se analizaba el sistema que sigue la cultura japonesa para cultivar ese vivir pleno en el instante presente: la antigua ceremonia del té, llamada chanoyu. Durante un instante, no existe otra cosa en la vida más que la sensación del cuenco y del té. Lo que en realidad siente el bebedor de té se resume en el término intemporal japonés mu. En un sentido literal, mu significa "nada" o "cero", pero connota mucho más una concentración intensa y fija en la tarea o el placer inmediato. Se eliminan todas las distracciones. En este "estado cero", el pensamiento sólo se centra en lo inmediato. Lo que caracteriza el triunfo japonés en todas las artes es precisamente esta capacidad para centrarse, para hacer que cada segundo, cada milímetro, cada pincelada o cada raya de las trazadas por una pluma cuenten”19.

18

Dyer, Wayne W. (2009). Tus zonas erróneas. Buenos Aires: Grijalbo.

19

Dyer, Wayne W. (2011). El cielo es el límite. Buenos Aires: DeBolsillo.

21


Con el ejemplo de la cita del párrafo anterior, quiero decir el ser humano tiene la capacidad de llegar a un estado en el que hace lo que está haciendo con una entrega total, sin pensar en ninguna otra cosa, sin ninguna vacilación, sin críticas, dudas ni inhibiciones de ningún género. Tiene además la facultad de actuar de un modo espontáneo, puro, perfecto y total, sin ningún tipo de bloqueo, y puede, por ende, abordar sus hábitos de pensamiento en el tiempo presente, inmediato, en el “aquí y ahora”. Lo anterior supone en sí una responsabilidad de sí mismo, hacer un esfuerzo más grande que el de meramente especular con ideas. Supone una “determinación” en el tiempo presente para salir de ese estado al cual se le ha catalogado de aburrimiento, desgano, pereza, etcétera. Supone salir de la autoinmovilidad. Es por lo expuesto en el párrafo anterior que no apoyo la disquisición sobre la lógica de Giannini, pues promueven una dependencia innecesaria para el ser humano del aburrimiento y del desgano. Para concluir, pienso que estamos frente a un texto que aborda conceptos y sus respectivas etimologías y orígenes con excesivo entusiasmo. Eso ayuda a ir conociendo, sin lugar a dudas, las connotaciones y significados que han tenido esas palabras para el ser humano en el transcurso de las épocas. Sin embargo, como mencioné al introducir este ensayo, se centra demasiado en esto, y es más, con la interpretación que le va dando el autor al significado de las palabras o los conceptos, va creando una especie de perspectiva pesimista innecesaria. El autor pudo haber abordado perfectamente el ensayo a partir de una perspectiva que nos ayudara a mirar el aburrimiento, el desgano, entre otros conceptos, desde otro ángulo, pero puede que no haya sido esta la intención de Giannini o que simplemente no estaba a su alcance el abordarlo. La filosofía en sí supone la búsqueda de la sabiduría humana fundamental, pero del texto leído, no se aprecia que Giannini se haya hecho la pregunta de lo que es ser humano, o lo que ello supone, cuestión, a mi criterio, indispensable para analizar cómo operan en la persona el aburrimiento y el desgano, y los demás conceptos en este sentido.

22


De la Solidaridad y sus Deformaciones

Autor: Javier Rozas Godoy. Ex alumno, estudia derecho U. de Chile - Santiago Resumen: En esta breve reflexión deseo explicar algunas nociones básicas del concepto de solidaridad, remitiéndome a condiciones necesarias, que en su falta han llevado a la deformación del concepto, en el Chile que vivimos hoy. Esta deformación termina con expresiones como “socialismo solidario” o “solidaridad a través de impuestos”, que podemos caracterizar en algunos casos como simples deformaciones o máscaras que buscan humanizar otras corrientes

Palabras Claves: SOLIDARIDAD / SOCIALISMO / POLITICA – CHILE

.

23


24 Debemos entender que en el mundo actual la forma más común y viable de aplicar un sistema que tienda a la igualdad, o de un “socialismo” por así decirlo “reformado” (en un inicio deseo acotar la definición de socialismo a esta), es el Estado de Bienestar, que se sustenta a través del aumento de impuestos y del crecimiento de la maquinaria estatal. Entonces, tenemos en una primera instancia, que una de las formas más comunes de aplicar el “socialismo”, son los impuestos, que serían una herramienta fundamental de la imposición estatal; esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Si se puede hablar de socialismo a través de impuestos, se puede hablar de socialismo solidario? En una primera y esencial condición para la solidaridad, que es la libertad, deberemos decir: no. Tenemos que entender la importancia de la libertad, para que una acción sea considerada “moralmente correcta”, como explica el filósofo Fernando Savater, quien nos demuestra nuestra incapacidad de elogiar las acciones de las temerarias termitas, a diferencia de nuestra capacidad de elogiar las hazañas del gran Aquiles, es decir, no podemos considerar que el actuar de los sujetos sea “bueno”, cuando estos no tienen la capacidad de elegir otro modo de acción. Son por estos motivos que no podemos considerar la aplicación de impuestos como una vía solidaria, debido a que estos se entienden como impositivos. Una segunda condición para una acción solidaria, la búsqueda de una realización de interés espiritual por medio de un desprendimiento material, que pretende el beneficio de un tercero, nos plantea la baja probabilidad de hablar de “impuestos solidarios”. Ya que, entendemos que cuando una persona paga impuestos busca un fin material que es el no sufrimiento de penas legales, o en menor medida, la realización de ciertas obras materiales como caminos por algún órgano estatal. Pero, tenemos en las dos principales motivaciones, que el pago de impuestos responde a intereses meramente materiales y egoístas, y que es muy poco probable que una persona pague impuestos buscando efectivamente el beneficio de un tercero, y no los daños o beneficios materiales que pueda recibir de tal acción. Y bajo un tercer parámetro, la circunstancialidad, debemos expresar de nuevo la imposibilidad de hablar de “solidaridad a través de impuestos”. Entendemos como condición para que un acto sea considerado como solidario, el sujeto debe conocer o manejar las circunstancias en que se realiza el acto, por ejemplo ver a una pobre niña mendigar y entregarle dinero, o realizar actos de ayuda cuando vivimos en el último terremoto. Incluso podemos argumentar que una circunstancia fundamental es la existencia de propiedad privada, la capacidad de entregarle a la niña aquello que es mío, el dinero, o de realizar actos por medios, como mi cuerpo, que son considerados míos. Pero regresando a nuestro punto, la aplicación de impuestos no considera este factor de circunstancialidad, puesto que uno no sabe específicamente en qué se va gastar, la totalidad de áreas que el Estado desea gastar, ni en que está pensando el ente burocrático político, que posee el control de la ganancia producida por los contribuyentes, en ese momento. Desde luego, siempre que entendamos que la aplicación del socialismo en la actualidad es el Estado de Bienestar a través de impuestos. O considerando la aplicación de impuestos, como una de las vías más emblemáticas de la imposición estatal, característica fundamental de los socialismos planificadores; y que por lo tanto, es posible realizar


analogías de la aplicación de impuestos con las otras vías de imposición estatal y llegar a conclusiones similares. Podemos entender la imposibilidad de considerar al socialismo como una vía solidaria de hacer política. Entendemos, que su forma impositiva, no puede considerar la solidaridad, y si lo hace debemos entender dos grandes posibilidades, la primera es que existe un error lógico en tal afirmación, o la segunda que comprende la existencia de una máscara para humanizar algunas corrientes que lo promueven. Si es la segunda opción, podemos entender que estas corrientes saben que en esencia sus propuestas no tienden a la solidaridad.

25


ENTREVISTA DEL MES

26

DANIEL AGUILERA “Una persona muy importante en mi vida es mi abuelo materno”

Es

un día helado, típico cambio de estación en Viña del Mar, vaguada costera, llovizna, pero menos frio que semanas anteriores, lo que nos hace soñar con la pronta llegada de la primavera… en ese ambiente nos encontramos con Daniel Aguilera, alumno del colegio desde el año 2009, cuando llego a nuestras aulas en sexto básico . Daniel, hemos escuchado que te destacadas cuéntanos algo de tus técnicas de estudio

académicamente,

_ Hasta quinto año mi mama me ayudaba mucho en la elaboración de esquemas. Después seguí solo y desarrollé algunas técnicas para esquematizar y tomar buenos apuntes. Una de ellas es tomar nota de lo que el profesor explica pero con lápiz grafito suave, de manera que en la casa uno lo traspasa y se acuerda de todo; luego,


los demás días uno se lee una o dos veces hasta la parte que se pasó en clases, y está prácticamente listo para una futura prueba. ¿Esquematizas tus apuntes? _ Depende del ramo y la materia que estén pasando. Generalmente, en matemáticas es mejor ejercitar varias veces una cierta cantidad de ejercicios por día. En biología y en física, es necesario buscar palabras claves y relacionarlas. Por el lado humanista, es bueno tener una opinión sobre el tema que se está viendo en clases.

Salgamos un poco del mundo escolar, si digo "Orandum est ut sit mens sana in corpore sano" ¿qué opinas de esta cita latina proveniente de las Sátiras de Juvenal? _ El hombre ha salido del límite de sus instintos, y ha empezado a cuestionar cosas. Desde esa lluvia de ideas, se ha establecido lo que está bien y lo que está mal. Al estar siempre tratando de hacer lo que humanamente está bien, nuestro cuerpo se adapta a ese pensamiento. ¿”Alimentas” tu cuerpo, más allá del intelecto, cómo encajan los deportes en tu vida? _ Practico taekwondo estilo ATA. Voy martes, viernes y sábados. Mi profesor nos enseña técnicas de combate, defensa personal y armas. Las clases son muy entretenidas, actualmente soy cinturón azul… estoy preparándome para un torneo panamericano en octubre ¿Excelente notica, ven a mostrarnos evento? _ Seguro

tus medallas, al volver del

No queda mucho para finalizar la enseñanza media, ¿qué has pensado estudiar después?

27


_ Todavía no tengo muy decidido que hacer cuando sea grande, pero estoy pensando en estudiar ingeniería civil bioquímica como una alternativa. No tengo duda, que te irá bien, tienes claro que el esfuerzo y la perseverancia son la clave del éxito Nos contaron, que eres bueno en el arte del plegado de papel para obtener figuras de formas variadas _ Ja ja se llama origami, sí, es cierto, se ha convertido en algo más que un pasatiempo. Empecé haciendo figuras simples cuando tenía 10 años. Ahora desde el año pasado me lo he empezado a tomar más en serio y pensé que podía ayudarme a pagar mis propios materiales del colegio. Por eso comencé haciendo un catálogo en diciembre del año pasado, y hasta ahora me ha ido bastante bien. ¿ Si alguien quiere contactarse contigo para comprar algunas figuras donde te ubica?. Paso el dato se venden, no se regalan jaja _ Tengo dos cuentas en YouTube: 0r2g4m1 y daxniliox. Mis emails son daniel.aguilera.habbo@gmail.com y kiriguin@hotmail.com . En mi página de Facebook, si me agregan como Aguilera Swett Daniel, me envían una solicitud a un grupo llamado “Origami Essence”, donde muestro gran parte de las figuras que hago. ¿ Cómo va la lectura? _ Bien, Algunos libros que me gustan son los de Narnia, editorial Andrés Bello. Me atrae la creatividad de su autor, Lewis, al generar todo un mundo paralelo a nuestra dimensión, donde se desarrolla una sociedad que no tiene relación alguna con la nuestra Estamos finalizando, creo que es tiempo de conocer algo más profundo de Daniel Aguilera. Dime si alguien ha sido importante en tu vida, más allá de tu madre. _ Una persona muy importante en mi vida es mi abuelo materno, que me ha enseñado muchas cosas; me ha enseñado física, me ha mostrado los buques en que navega por dentro, incluso en las vacaciones de enero de este año lo

28


acompañé a un viaje al Sur de Chile, en el barco Evangelistas, donde partimos desde Puerto Montt hasta Punta Arenas. No retiramos, dejamos a Daniel con su grullas, en Viña del Mar continua lloviznando…. Pero ya resuenan los sones patrios, las cuecas, septiembre esta a la vuelta de la esquina….. ah… no nos regalaron ninguna grulla….como dijimos se venden…

29


30

El destino de muchos hombres dependi贸 de haber o no haber habido una biblioteca en su casa paterna Edmondo de Amicis


SpLibrary 2 ½. COM