Page 17

Curso de Liturgia para Jóvenes mismo turiferario lo presenta al celebrante para que inciense las ofrendas, el altar y el Cristo. Las imágenes se inciensan sólo al principio de la Celebración Eucarística. 

Modo de incensar: Después de que el sacerdote ha incensado el altar le entrega el incensario al diácono para que éste lo inciense, si no hay diácono, el mismo turiferario recibe el incensario e inciensa al presidente de la siguiente forma:

Con la mano izquierda sostiene las cadenas del incensario y coloca la mano sobre el pecho, con la mano derecha, especialmente con los tres dedos pulgar, índice y medio, toma las otras cadenas, lo más cerca posible al sahumerio, hace la reverencia al presidente y eleva el sahumerio a la altura del pecho para incensarlo con tres movimientos dobles, primero al centro, luego a la izquierda y finalmente a la derecha. Concluido esto hace nuevamente una reverencia al presidente y se retira. . De la misma forma inciensa a todos los demás sacerdotes concelebrantes y al pueblo en general. 

Durante el canto del «Santo»: va frente al altar junto con los ceroferarios y el naviterario, y de rodillas, cuando el sacerdote eleva la Hostia Consagrada, inciensa el Cuerpo de Cristo con tres movimientos dobles, primero al centro, después a la izquierda y finalmente a la derecha, lo mismo hace cuando eleva el cáliz con la Sangre de Cristo.

Cuando comienza la aclamación: "Este es el Sacramento de nuestra fe. Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección: ¡Ven, Señor Jesús!" (Misal Romano Pág. 389), se pone de pie y al concluir ésta, junto con el naviterario, hace una reverencia al altar y se retira. 

En la comunión: deja el incensario en un lugar seguro y se forma, con los demás acólitos para recibir la comunión.

En la bendición final: después de la oración y antes de la bendición final, se forma en el pasillo central con los demás acólitos, delante de la cruz procesional, para recibir la bendición y salir en procesión hacia la sacristía.

Nuevamente en la sacristía: al llegar a la sacristía, junto con los demás acólitos, hace la reverencia al Cristo o a la cruz procesional, con la que concluye la Celebración Eucarística.

Deja el incensario limpio y en un lugar seguro, dentro de la sacristía Durante el tiempo de Cuaresma no se utiliza el incensario ni la naveta.

17

Pastoral Juvenil Coyuca www.pjcweb.org

Curso de liturgia para jóvenes  
Curso de liturgia para jóvenes  
Advertisement