Issuu on Google+

Claves cotidianas es una colección de libros preparados por el equipo Pastoral y Editorial de San Pablo de Venezuela, para ayudar a cada persona a vivir una vida plena de valores y feliz. Distribuye: • San Pablo, distribución El Hatillo (Edo. Miranda) - Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 Fax: 963.68.52 - E-Mail: sphatillo@cantv.net Creación de portada, ilustraciones y diagramación: Oswaldo Rosales Redacción: Javier Miranda

© SAN PABLO, 2007 Ferrenquín a la Cruz de Candelaria Edificio Doral Plaza, Local 1 Apartado 14034, Caracas 1011-A - Venezuela Telfs. (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24 Fax 576.93.34 E-Mail: speditorial@cantv.net Web site: http//www.sanpablo.org.ve Depósito legal: lf5622007150709 Impreso en Venezuela


1- Palabra minúscula A ver: sin ninguna intención de ser agresivo, ahora y aquí, desde las páginas de este libro, te propongo vencer la timidez. La timidez es apenas una palabra trisílaba de siete letras. Comienza con la letra “t”, concluye en la letra “z” y justo allí se acaba. Pues en estos 20 breves capítulos vamos a bloquearla, superarla, demostrarle que somos más fuertes que ella, que no la necesitamos para nada.

Y ahora ve escribiéndola cada vez más pequeña hasta que resulte ilegible, invisible, hasta que desaparezca ante nuestros ojos: timidez timidez timidez timidez

Sí que sí: tú y yo juntos vamos a noquear a la timidez o, si prefieres una opción más pacífica dentro del mismo lenguaje del boxeo, pues lograremos que la timidez tire la toalla y el réferi nos proclame campeones, sumando así otro éxito cotidiano a nuestra vida. Como primer paso, vamos a escribir “timidez” como lo que es (una palabra minúscula): timidez

4

timidez timidez timidez

Pues eso es: antes la veías y ya no la ves.

5


2- La hermanita menor del miedo Esa es la timidez: la hermanita menor del miedo. La niñita traviesa que grita por puro fastidio que “ahí viene el lobo” y resulta que no hay lobo. Además, si la analizamos en frío, a la luz del pensamiento racional, enseguida nos damos cuenta que la timidez es un estado de ánimo pesadísimo e inútil. Poniéndonos de acuerdo en que la timidez es una impertinencia emocional que nos afecta, planifiquemos entonces cómo deshacernos de ella, cómo marearla, cómo burlarla, cómo sorprenderla, cómo ejercer control sobre ella para que la timidez haga silencio, se calme, nos obedezca y se aleje de nosotros hacia el extremo opuesto de donde estemos.

6

3- ¿Timidez a cuenta de qué? Quiero decirte que la timidez no es una herencia genética ni un valor agregado a nuestra personalidad. Permíteme aclararte que, en la inmensa mayoría de los casos, la timidez es apenas una palabra que nos ha colgado alguien más. Ocurre que en una sociedad donde sobran los payasos charlatanes y todos tienen opiniones para regalar, una persona tranquila que se guarda sus comentarios, pues enseguida es calificada de tímida/tímido, ya que no se suma al circo parloteante que la rodea. Si alguien te ha dicho “tímido” y otros lo han repetido como cotorras amaestradas, pues tú tranquilo, que ya tendremos ocasiones de sobra para demostrarles que tu supuesta timidez no es más que sobriedad y paciencia, placidez y buen criterio.

7


4- Siéntete cómodo contigo mismo Uno de los ingredientes básicos para vivir tranquilo es sentirte cómodo contigo mismo. Amaneces y agradeces, te saludas ante el espejo, te das a ti mismo la bienvenida a la nueva jornada que espera tu presencia vital. Una vez obtenido este reconocimiento y reconciliación cotidiana con tu identidad, ya tienes buena parte del camino emprendido para orientarte hacia tus metas. Ya que, sonriéndote al espejo, te dices a ti mismo que tú eres ese individuo al que estás viendo; que estás esforzándote para alcanzar tus logros; que cultivas tus valores y virtudes; que luchas por modificar los hábitos que te disgustan; que la vida es un continuo acto de valentía en el tú participas plenamente.

9


5- ¿Tímido yo? ¡Qué va! Tímido es quien quiere serlo. Quien se deja. Quien se uniforma con el disfraz de la timidez. Quien permite que los demás le encasqueten esa palabra minúscula. Nadie más. Y, desde luego, tú no. Tú no eres tímido. Precisamente tú no tienes vocación de tímido. Callado, puede ser. Responsable, sí. Sobrio y discreto, también. Pacífico, grato, cordial, amable: ese eres tú. La timidez es una palabra con la que determinada gente pretende descalificarnos ya que no andamos exigiendo dosis exageradas de atención por la vida. Los valientes somos quienes cumplimos cabalmente con nuestras responsabilidades sin cacarear cual aves gallináceas. Esa actitud es una muestra de inseguridad e insatisfacción permanente.

10

6- Acostúmbrate a ti Esa persona ante el espejo eres tú. ¿Quieres cambiar, quieres mejorar, quieres aprender cada día más, quieres superarte y sentirte cómodo contigo mismo? Esa persona ante el espejo eres tú: único e irrepetible. Esa persona ante el espejo eres tú: solidario y compatible con los demás. Esa persona ante el espejo eres tú: con sueños que concretar y compartir. Esa persona ante el espejo eres tú: cumplidor y sonriente. Esa persona ante el espejo eres tú: alegre y responsable. Esa persona ante el espejo eres tú: confiado y gentil. Esa persona ante el espejo eres tú: conocedor de tu potencial y esforzado. Esa persona ante el espejo eres tú: discreto y determinado a lograr sus metas. Esa persona ante el espejo eres tú: afectuoso y sereno. Esa persona ante el espejo eres tú: valioso y valiente. 11


Claves cotidianas para vencer la timidez