Page 1

Año XLVI - Domingo XVII del Tiempo Ordinario /A - 24 de Julio de 2011

¿DÓNDE ESTÁ TU TESORO?

Remesa V Nº 34

N

adie sabe lo que vale, mientras no se descubre por dentro. El valor de la vida no está en el tener, en el poder, en el apantallar. El valor del ser está en el ser. Esa es la perla preciosa. Las apariencias no deben matar nunca el valor de la persona real. Mientras la persona no descubre esa perla preciosa, lo malbarata todo. No se valora. Se autodesprecia y se margina a sí mismo o en sí mismo. En cambio cuando uno se advierte como perla preciosa, como tesoro, y penetra en su yo, comienza a contemplarse con mirada de Dios. ¿Qué tesoro ha descubierto Dios en mí, que es capaz de darme a su Hijo para que yo tenga vida en abundancia? Decidirse por el tesoro de sí mismo requiere un discernimiento sereno, serio y radical. Hay muchas cosas alrededor de ti que te atraen y te subyugan. ¿Pero has descubierto como sabio mercader cuál es la perla preciosa de tu vida? ¿Conoces el valor que Jesús dijo a sus discípulos: tienes para Dios? El sabio de verdad, cuando encuentra el tesoro real de su vida, lo vende “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un todo, cueste lo que cueste, por conseguirlo. campo” (Mt 13,44) Arriesgarse por ser perla de Dios, implica valor y mucha fe. La cobardía no sirve para nada. A los que se aman en Dios, todo les sirve para el bien. Conocer a Dios en ti, es vivir conforme a su voluntad; es sentirte predestinado a ser imagen de Jesús; es sentirte justificado y glorificado en el Señor. La opción por el Reino es, realmente, hacer tuyo el ideal de Cristo y realizarlo desde tu vida. No tengas miedo a los fracasos; el Espíritu Santo es la fuerza de tu debilidad. En tu pobreza se revela el poder de Dios. ¿Dónde está tu tesoro? ¿Vives el gozo de ser perla de Dios? No olvides la frase de Jesús: “Donde está tu tesoro, allí está tu corazón”. Antonio Gracia, pasionista Yo amo, Señor, tus mandamientos (Sal 118)


Nuestra Misa Monición

Domingo XVII del Tiempo Ordinario Hermanos: En toda palabra divina se revela la sabiduría de Dios que abre caminos al hombre y revela valores de gracia y de salvación. En este Domingo Decimoséptimo del Tiempo Ordinario, la Palabra enfatiza el don de discernimiento para valorar el tesoro de su Reino y su exigencia. Que el Espíritu nos ayude a comprender la vocación a la que hemos sido llamados y a vivir en plenitud el Reino de Dios en nosotros. Escuchemos la revelación de su Palabra y celebremos con fe su Pascua de salvación.

1

Antífona de entrada

Adoremos a Dios en su santo templo. Él nos hace habitar juntos en su casa. Él es la fuerza y el poder de su pueblo (Sal 67,6-7.36).

2

Saludo

El Señor que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos ustedes. R Y con tu espíritu.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú

eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4

Oración colecta

Padre santo y todopoderoso, protector de los que en ti confían, ten misericordia de nosotros y enséñanos a usar con sabiduría de los bienes de la tierra, a fin de que no nos impidan alcanzar los del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

5

1ª Lectura (1Re 3,5-13) Lectura del primer libro de los Reyes

En aquellos días, el Señor se le apareció al rey Salomón en sueños y le dijo: “Salomón, pídeme lo que quieras, y yo te lo daré”. Salomón le respondió: “Señor, tú trataste con misericordia a tu siervo David, mi padre, porque se portó contigo con lealtad, con justicia y rectitud de corazón. Más aún, también ahora lo sigues tratando con misericordia, porque has hecho que un hijo suyo lo suceda en el trono. Sí, tú quisiste, Señor y Dios mío, que yo, tu siervo, sucediera en el trono a mi padre, David. Pero yo no soy más que un muchacho y no sé cómo actuar. Soy tu siervo y me encuentro perdido en medio de este pueblo tuyo, tan numeroso, que es imposible contarlo. Por eso te pido que me concedas sabiduría de corazón, para que sepa gobernar a tu pueblo y distinguir entre el bien y el mal Pues sin ella, ¿quién será capaz de gobernar a este pueblo tuyo tan grande?” Al Señor le agradó que Salomón le hubiera pedido sabiduría y le dijo: “Por haberme pedido esto, y no una larga vida, ni riquezas, ni la muerte de tus enemigos, sino sabiduría para gobernar, yo te concedo lo que me has pedido. Te doy un corazón sabio y prudente, como no lo ha habido


antes, ni lo habrá después de ti. Te voy a conceder, además, lo que no me has pedido: tanta gloria y riqueza, que no habrá rey que se pueda comparar contigo”. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

6

Salmo responsorial (118)

L Yo amo, Señor, tus mandamientos. R Yo amo, Señor, tus mandamientos. L A mí, Señor, lo que me toca es cumplir tus preceptos. Para mí valen más tus enseñanzas que miles de monedas de oro y plata /R L Señor, que tu amor me consuele, conforme a las promesas que me has hecho. Muéstrame tu ternura y viviré, porque en tu ley he puesto mi contento /R L Amo, Señor, tus mandamientos más que el oro purísimo; por eso tus preceptos son mi guía y odio toda mentira /R L Tus preceptos, Señor, son admirables, por eso yo los sigo. La explicación de tu palabra da luz y entendimiento a los sencillos /R

7

2ª Lectura (Rom 8,28-30) Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos

Hermanos: Ya sabemos que todo contribuye para bien de los que aman a Dios, de aquellos que han sido llamados por él, según su designio salvador. En efecto, a quienes conoce de antemano, los predestina para que reproduzcan en sí mismos la imagen de su propio Hijo, a fin de que él sea el primogénito entre muchos hermanos. A quienes predestina, los llama; a quienes llama, los justifica; y a quienes justifica, los glorifica. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R Aleluya (Mt 11,25).

9

Lectura del santo Evangelio según san Mateo. A. Gloria a ti, Señor

(Mt 13,44-52)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo. El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra. También se parece el Reino de los cielos a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. ¿Han entendido todo esto?” Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A.

Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Obra de: Hna. Teresa Castaño - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


10

Profesión de fe

11

Oración de los fieles

S Querido hermanos: somos amados por Dios. Ante su mirada tenemos el brillo de una perla preciosa. Oremos con fe para que este mensaje realice en nuestras vidas un verdadero compromiso de amor. A Oremos por la Iglesia, para que en su misión valore a las personas como las valora el Señor y así ponga a su servicio todo el poder evangelizador que Cristo le confió. Roguemos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Oremos por cuantos ejercen ministerios públicos, para que desde sus puestos de trabajo, realicen el servicio que el pueblo les ha confiado y así caminemos todos en bienestar común. Roguemos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Oremos por los que degeneran su vida por caminos de droga, de alcohol, de perversión sexual, para que algún día descubran el valor de una vida sana, digna y bien orientada según el evangelio de Jesús. Roguemos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Oremos por cuantos luchan por la siembra de valores humanos, sociales y espirituales, para que, a pesar de las dificultades que puedan encontrar, perseveren en misión tan sacrificada y valiosa. Roguemos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. S Padre Santo escucha nuestras plegarias y ayúdanos a descubrir, a la luz de la palabra de Jesús, el valor que cada persona tiene ante tu mirada, para que, unidos a tu voluntad, trabajemos por la paz y el bienestar del pueblo. Por Cristo nuestro Señor. A Amén.

12

Oración sobre las ofrendas

Acepta, Señor, estos dones que tu generosidad ha puesto en nuestras

manos, y concédenos que este sacrificio santifique toda nuestra vida y nos conduzca a la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

13

Plegaria Eucarística

14

Oración del Señor

15

Antífona de comunión

Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus muchos beneficios (Sal 102,2).

16

Oración d/de la comunión

Señor, que esta Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo, nos ayude a corresponder al don inefable de su amor y a procurar cada día nuestra salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Liturgia de la Semana 1ª Sem. del Salterio

(Del 25 al 31 de Julio de 2011)

25 Lunes, Santiago, Apóstol, F - 2Co 4,7-15; Sal 125; Mt 20,20-28. 26 Martes, Santos Joaquín y Ana, padres de la Virgen María, M - Éx 33,711;34, 5-9.28; Sal 102; Mt 13,36-43. 27 Miércoles, Feria, XVII Sem. del Tpo. Ord. - Éx 34,29-35; Sal 98; Mt 13,4446. 28 Jueves, Feria, XVII Sem. del Tpo. Ord. - Éx 40,16-21.34-38; Sal 83; Mt 13,47-53. 29 Viernes, Santa Marta, M - Lev 23,1.411.15-16.27.34-37; Sal 80; Jn 11,1927. 30 Sábado, Feria o Memoria de San Pedro Crisólogo, Obispo y Doctor de la Igl. - Lev 25,1.8-17; Sal 66; Mt 14,112. 31 Domingo XVIII del Tiempo Ordinario /A - Is 55,1-3; Sal 144; Rom 8,35.3739; Mt 14,13-21 - L.H. 2ª Semana del Salterio.

Hoja Domingo 24 de Julio  

Hoja Dominical que contiene las lecturas de la Eucaristia

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you