Issuu on Google+

Año XLV - Domingo IV de Pascua /B - 29 de Abril de 2012

EL SEÑOR ES MI PASTOR

Remesa IV - Nº 26

N

o dudes nunca del amor de Jesús. Desde Belén hasta el Calvario, encarna el amor de Dios por su pueblo. No esconde la cara, ni rehúye la responsabilidad. Se entrega hasta la muerte y muerte de cruz. Más aún. Su amor extremo, lo convierte en fuente de agua refrescante y en pan de vida y de salvación. Te lo recalco. Él a Sí mismo se declara Buen Pastor que entrega la vida por las ovejas. Sin afán de lucro. Jesús no conjunta rebaños con reales, ni con falsas promesas. Los compra con el precio de su sangre y los reúne con el pan de su presencia sacramental. Por eso les declara: “Quien come de mi pan, tiene vida eterna”. Este buen Pastor, como escribí hace mucho tiempo y aquí lo repito: “Camina con el pueblo. Distingue por su nombre a cada oveja del rebaño. Le regala el pasto de su palabra y de su pan. Le ofrece el agua de su amor. Lo cuida de pastores falsos y traidores. Y vigila con afán a cada oveja”. En Él no hay mentira. Como persona es camino, verdad y vida para el rebaño. Por eso va a la cabeza. Busca la oveja perdida, la carga sobre el hombro y la reintegra al re- “Yo soy el Buen Pastor. El buen dil. Sus pies descalzos, siguen caminando pastor da su vida por las ovejas” sobre piedra y polvo, apoyado en su cayado, (Jn 10,11) cruz de amor. ¿Te sientes realmente ovejita del rebaño del Señor? ¿Te alimentas del pasto de su Palabra y del pan de la Eucaristía? No te ausentes por caminos extraños. No te dejes seducir por vanaglorias que se marchitan y se pierden en la nada. Déjate conocer y amar por el Pastor. Intenta responderle con fidelidad. Y confiesa con fervor: ¡El Señor es mi Pastor!

Antonio Gracia, pasionista

Jornada Mundial de Oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas


Nuestra Misa Monición

Domingo IV de Pascua /B Hermanos. Alrededor de la mesa nos alegramos de la presencia del Buen Pastor que en honor a nosotros, su rebaño amado, se nos da en alimento, en la Palabra y en el Pan de su Cuerpo. Él nos cuida, nos conduce y se entrega para que nosotros caminemos, unidos, a su lado con la seguridad que nos ofrece su cayado. Que en esta Eucaristía del Domingo Cuarto de Pascua descubramos la huella de sus pies y sintamos el gozo de su presencia.

1

Antífona de entrada

Alabemos al Señor llenos de gozo, porque la tierra está llena de su amor y su palabra hizo los cielos. Aleluya (Sal 32,5-6).

2

Acto Penitencial

S Tú, el Primogénito de entre los muertos: R Señor, ten piedad. S Tú, el vencedor del pecado y de la muerte: Cristo, ten piedad. R Cristo, ten piedad. S Tú, la resurrección y la vida: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad

de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4

Oración colecta

Dios omnipotente y misericordioso, guíanos a la felicidad eterna de tu Reino, a fin de que el pequeño rebaño de tu Hijo pueda llegar seguro a donde ya está su Pastor, resucitado, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

5

1ª Lectura (He 4,8-12) Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles

En aquellos días, Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo: “Jefes del pueblo y ancianos: Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, para saber cómo fue curado, sépanlo ustedes y sépalo todo el pueblo de Israel: este hombre ha quedado sano en el nombre de Jesús de Nazaret, a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de entre los muertos. Este mismo Jesús es la piedra que ustedes, los constructores, han desechado y que ahora es la piedra angular. Ningún otro puede salvarnos, pues en la tierra no existe ninguna otra persona a quien Dios haya constituido como salvador nuestro”. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

6

Salmo responsorial (117)

L La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Aleluya. R La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Aleluya. L Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. Más vale refugiarse en el Señor, que poner en los hombres la confianza; más vale refugiarse en el Señor, que buscar con los fuertes una alianza /R L Te doy gracias, Señor, pues me escuchaste y fuiste para mí la salvación. La


piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra de la mano del Señor, es un milagro patente /R L Bendito el que viene en nombre del Señor. Que Dios desde su templo nos bendiga. Tú eres mi Dios, y te doy gracias. Tú eres mi Dios, y yo te alabo. Te damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna/R

7

2ª Lectura (1Jn 3,1-2) Lectura de la 1ªcarta del apóstol san Juan

Queridos hijos: Miren cuánto amor nos ha tenido el Padre, pues no sólo nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos. Si el mundo no nos reconoce, es porque tampoco lo ha reconocido a él. Hermanos míos, ahora somos hijos de Dios, pero aún no se ha manifestado cómo seremos al fin. Y ya sabemos que, cuando él se manifieste, vamos a ser semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. Yo soy el buen pastor, dice el Señor; yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí. R Aleluya (Jn 10,14).

9

Lectura del santo Evangelio según san Juan A. Gloria a ti, Señor

(Jn 10,11-18)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo soy el buen pastor. El buen

pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor. El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita; yo la doy porque quiero. Tengo poder para darla y lo tengo también para volverla a tomar. Este es el mandato que he recibido de mi Padre”. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

10

Profesión de fe

11

Oración de los fieles

S Jesús resucitado se nos presenta hoy bajo la imagen de pastor. Oremos, para reconocer en él al Pastor de nuestras vidas y seguir sus pasos con constancia y fidelidad. A Te lo pedimos, Señor. L Aclamamos hoy a Jesús como nuestro Pastor y guía. Para que escuchemos su voz que nos llega a través de las Escrituras, y hagamos camino siguiendo sus pasos: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor.

Liturgia de la Semana - 4ª Sem. del Salterio (Del 30 de Abril al 6 de Mayo de 2012) 30 Lunes, Feria o Memoria de San Pío V, Papa - He 11,1-18; Sal 41 y 42; Jn 10,1-10. 01 Martes, San José Obrero - He 11,19-26; Sal 86; Jn 10,22-30. 02 Miércoles, San Atanasio, Obispo y Doctor, M - He 12,24—13,5; Sal 66; Jn 12,44-50. 03 Jueves, Exaltación de la Santa Cruz, F - Núm 21,4-9; Sal 77; Fil 2,6-11; Jn 3,1317. 04 Viernes, Santos Felipe y Santiago, Apóstoles, F - 1Co 15,1-8; Sal 18; Jn 14,6-14. 05 Sábado, Feria, IV Semana de Pascua - He 13,44-52; Sal 97; Jn 14,7-14. 06 Domingo V de Pascua /B - He 9,26-31; Sal 21; 1Jn 3,18-24; Jn 15,1-8 - L.H. 1ª Semana del Salterio.


L Para que todos los que tienen alguna responsabilidad a nivel eclesial y en nuestras comunidades, ejerzan su servicio con la generosidad y la entrega de Jesús, el Pastor modelo: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Por todos los que son víctimas de la explotación y de malos tratos por parte de personas que buscan sus intereses, actuando como asalariados, en lugar de procurar buenos servicios a la gente: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Para que unidos en torno a Jesús, nuestro Pastor, ejerzamos el pastoreo los unos con los otros, con mucho amor, respeto y generosidad: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Para que esta Jornada de Oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas mueva a muchos jóvenes al sacerdocio y a la vida religiosa: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. (Intenciones libres) S Concédenos, Señor, que unidos a nuestro Pastor resucitado, pongamos los dones recibidos al servicio de la comunidad y del mundo, guiados por su palabra y

por su ejemplo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

12

Oración sobre las ofrendas

Concédenos, Señor, que este sacrificio pascual, que vamos a ofrecerte, nos llene siempre de alegría, prosiga en nosotros tu obra redentora y nos obtenga de ti la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

13

Plegaria Eucarística

14

Oración del Señor

15

Antífona de comunión

Ha resucitado Jesús, el Buen Pastor, que dio la vida por sus ovejas y que se dignó morir para salvarnos. Aleluya.

16

Oración d/de la comunión

Vela, Señor, con solicitud por las ovejas que rescataste con la Sangre preciosa de tu Hijo, para que puedan alcanzar, un día, la felicidad eterna de tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.

El personaje de la semana

Beata María Leonia Paradis

M

aría Leonia Paradis. Nacida en Acadie, Canadá, el 12 de mayo de 1840. Sus padres fueron piadosos cristianos de escasos recursos. En su juventud ingresó con las religiosas Marianitas de la Cruz. Realizó trabajos al servicio del prójimo. Contagiaba a otros por su gran amor a Dios, al ofrecer y realizar las labores más sencillas. Con frecuencia solicitaba: “Señor, muéstrame tus caminos”, la respuesta del Creador no se hizo esperar: unida a otras jóvenes funda la Congregación de la Hermanitas de la Sagrada Familia, cuyo compromiso es realizar trabajo doméstico en escuelas y seminarios. Uno de los principios fundamentales de la congregación es encontrar la paz y la alegría en la entrega generosa al servicio del prójimo. Falleció en Sherbrooke (Quebec, Canadá) el 3 de mayo de 1912. Fue beatificada por Juan Pablo II el 11 de Septiembre de 1984 en Montreal, Canadá. Carlos Astorga astorga_89@hotmail.com

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Ilustraciones de: Hna. Teresa Castaño - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


Hoja del Domingo 29 Abril 2012