Issuu on Google+

Año XLVIII - Domingo V de Pascua /A - 18 de Mayo de 2014

QUIEN ME HA VISTO A MÍ, HA VISTO AL PADRE

Remesa IV - Nº 25

N

adie ha visto jamás a Dios. El Hijo único, que es Dios y que vive en íntima comunión con el Padre, es quien nos lo ha dado a conocer. Cuando Jesús dice a sus apóstoles que va a prepararles un sitio en la casa de su Padre, Tomás le pregunta por el camino. Y Jesús responde: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí”. Nosotros tenemos nuestras ideas sobre Dios, de cómo es Dios. Esas ideas las tenemos que corregir viendo a Jesús y lo que Él nos revela. Jesús es la verdad. Hay muchas cosas opuestas a la verdad. La mentira, la calumnia, el insulto, la manipulación. En los regímenes totalitarios, como los nazis en tiempos de Hitler, todas esas cosas podían preparar la muerte. Por eso la verdad es la vida. Y Jesús se presenta como el camino, la verdad y la vida. Y quiere que sus seguidores también En verdad les digo: “El que crea en mí hará las mismas obras que yo hago” lo seamos. La solidaridad comunitaria (Jn 14,12). amenazaba con hacer que los apóstoles descuidaran la Palabra de Dios. Por eso eligieron siete personas llenas de espíritu de sabiduría, para que se encargaran del servicio a las viudas de los helenistas, los cristianos que no eran de Palestina. Y la primera carta de San Pedro presenta a Jesús como piedra viva sobre la que asentar el Templo de Dios que es la comunidad. Y a todos nosotros como piedras vivas. ¿Somos esas piedras vivas del templo de la comunidad? Y si nos parece que la tarea supera nuestras fuerzas, recordemos la frase de Jesús: “El que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aun mayores”. El día 13 recordábamos la Virgen de Fátima, que se apareció a los pastorcitos portugueses, los más pobres de Europa. Que por su intercesión seamos esas piedras vivas del templo de la comunidad. Por la que nos acerquemos a ese Jesús que es para nosotros camino, verdad y vida. P. Jean Pierre Wyssenbach, S.J.

El Señor cuida de aquellos que lo temen. Aleluya (Sal 32)


Nuestra Misa RITO DE INTRODUCCIÓN MONICIÓN Nadie ha visto a Dios. Jesús nos lo ha revelado, es el camino que lleva a Él. Es la verdad, la vida, lo opuesto a la muerte. Jesús es la piedra viva del templo de la comunidad. También nosotros debemos ser piedras vivas. Así fueron los siete ayudantes de los apóstoles. Y nosotros que, si creemos en Jesucristo, haremos las obras que Él hizo, y aun mayores.

1. ANTÍFONA DE ENTRADA

(Sal 97,1-2) Canten al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas y todos los pueblos han presenciado su victoria. Aleluya.

2. GLORIA Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorifica­ mos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Se­ ñor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

3. ORACIÓN COLECTA Señor, tú que te has dignado redimirnos y has querido hacernos hijos tuyos, míranos siempre con amor de Padre y haz que cuantos creemos en Cristo, obtengamos la verdadera libertad y la herencia eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA 4. PRIMERA LECTURA

(He 6,1-7)

Eligieron a siete hombres llenos del Espíritu Santo. Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles En aquellos días, como aumentaba mu­ cho el número de los discípulos, hubo ciertas quejas de los judíos griegos contra los hebreos, de que no se aten­ día bien a sus viudas en el servicio de caridad de todos los días. Los Doce convocaron entonces a la multitud de los discípulos y les dijeron: “No es justo que, dejando el ministerio de la Palabra de Dios, nos dediquemos a administrar los bienes. Escojan en­ tre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a los cuales encar­ garemos este servicio. Nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra”. Todos estuvieron de acuerdo y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Es­ píritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y éstos, después de haber orado, les impusieron las manos. Mientras tanto, la palabra de Dios iba cundiendo. En Jerusalén se multipli­ caba grandemente el número de los discípulos. Incluso un grupo numeroso de sacerdotes había aceptado la fe. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

5. SALMO RESPONSORIAL

(Sal 32) L El Señor cuida de aquellos que lo temen. Aleluya. R El Señor cuida de aquellos que lo temen. Aleluya. L Que los justos aclamen al Señor; es propio de los justos alabarlo. Demos gracias a Dios al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos /R L Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. Él ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades /R L Cuida el Señor de aquellos que lo temen y en su bondad confían; los salva de la muerte y en épocas de hambre les da vida /R


6. SEGUNDA LECTURA

(1Pe 2,4-9)

Ustedes son estirpe elegida, sacerdocio real. Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro Hermanos: Acérquense al Señor Je­ sús, la piedra viva, rechazada por los hombres, pero escogida y preciosa a los ojos de Dios; porque ustedes también son piedras vivas, que van entrando en la edificación del templo espiritual, para formar un sacerdocio santo, destinado a ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios, por medio de Jesucristo. Tengan presente que está escrito: He aquí que pongo en Sión una piedra angular, escogida y preciosa; el que crea en ella no que­ dará defraudado. Dichosos, pues, ustedes, los que han creído. En cambio, para aquellos que se negaron a creer, vale lo que dice la Escritura: La piedra que rechazaron los constructores ha llegado a ser la piedra angular, y también tropiezo y roca de escándalo. Tropiezan en ella los que no creen en la palabra, y en esto se cumple un designio de Dios. Ustedes, por el contrario, son estirpe elegida, sacerdocio real, nación consa­ grada a Dios y pueblo de su propiedad, para que proclamen las obras maravi­ llosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

7. ACLAMACIÓN A/DEL EVANGELIO R Aleluya, aleluya. Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie va al Padre, si no es por mí, dice el Señor. R Aleluya (Jn 14,6).

8. EVANGELIO

(Jn 14,1-12)

Yo soy el camino, la verdad y la vida. Lectura del santo Evangelio según san Juan A. Gloria a ti, Señor En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discí­ pulos: “No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. Si no fuera así, yo se lo habría dicho a

X

ustedes, porque voy a prepararles un lugar. Cuando me vaya y les prepare un sitio, volveré y los llevaré conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes. Y ya saben el camino para llegar al lugar a donde voy”. Entonces Tomás le dijo: “Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?”. Jesús le respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le re­ plicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre”. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

9. ORACIÓN DE LOS FIELES S Jesús reprochaba a los discípulos, que después de tanto tiempo con él aún no lo conocían. Oremos, para que este tiempo de Pascua nos ayude a conocer mejor a Jesús resucitado. A Te lo pedimos, Señor resucitado. L Para que el estudio de la Palabra de Dios, nos ayude a conocer mejor a Jesús, y a seguirlo con más fidelidad: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor resucitado. L Por el papa, los obispos y demás responsables de la Iglesia, para que ayuden a los fieles a descubrir a Jesús, como el camino que hay que seguir, y la verdad que hay que profesar: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor resucitado. L Pidamos a Jesús resucitado que nos

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 962.73.33 - 962.73.87 - 962.73.90 - Fax: (0212) 962.73.89 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


dé a conocer mejor a Dios nuestro Padre, para amarlo como él nos ama, y fortalecer nuestra unión con él: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor resucitado. L El amor y el servicio a los más necesitados, nos identifica como discípulos de Jesús. Para que organicemos de forma eficaz el servicio de caridad en nuestras comunidades: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor resucitado. (Intenciones libres) S Concédenos, Señor, amor verdadero a tu Palabra, para que conociéndola mejor, sigamos con más fidelidad a Jesús, tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

LITURGIA EUCARÍSTICA 10. PREPARACIÓN DE LAS OFRENDAS S Bendito seas, Señor, Dios del univer­ so, por este pan… A Bendito seas por siempre, Señor. S Bendito seas, Señor, Dios del univer­ so, por este vino… A Bendito seas por siempre, Señor.

11. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS S. Dios nuestro, que por medio de estos dones que vas a convertir en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos haces parti­ cipar de tu misma vida divina, concé­ denos que nuestra conducta ponga de manifiesto las verdades que nos has re­ velado. Por Jesucristo, nuestro Señor.

12. PREFACIO S. …diciendo sin cesar: A. Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

RITO DE COMUNIÓN 13. ORACIÓN DEL SEÑOR S Fieles a la recomendación del Salva­ dor y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir: A Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona

nuestras ofensas, como también noso­ tros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

14. FRACCIÓN DEL PAN

A. Cordero de Dios, que quitas el peca­ do del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

15. ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 15,1.5) Yo soy la vid verdadera y ustedes los sarmientos, dice el Señor; si permane­ cen en mí y yo en ustedes, darán fruto abundante. Aleluya.

16. ORACIÓN D/ DE LA COMUNIÓN

S. Señor, tú que nos has concedido participar en esta Eucaristía, míra­ nos con bondad y ayúdanos a vencer nuestra fragilidad humana, para poder vivir como hijos tuyos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

LITURGIA DE LA SEMANA

1ª Sem. del Salterio (Del 19 al 25 de Mayo de 2014) 19 Lunes - Feria, V Sem. del Tpo. Pascual He 14,5-18; Sal 113B; Jn 14,21-26 . 20 Martes - Feria o Memoria de San Bernardino de Siena, Presbítero, - He 14,19-28; Sal 144; Jn 14,27-31. 21 Miércoles - Feria o Memoria de San Cristóbal de Magallanes, Presbítero - He 15,1-6; Sal 121; Jn 15,1-8. 22 Jueves - Feria o Memoria Libre de Santa Rita de Casia, Religiosa - He 15,7-21; Sal 95; Jn 15,9-11. 23 Viernes - Feria, V Sem. del Tpo. Pascual - He 15,22-31; Sal 56; Jn 15,12-17. 24 Sábado - María Auxiliadora, M - He 16,110; Sal 99; Jn 15,18-21. 25 Domingo - VI de Pascua /A - He 8,5-8.1417; Sal 65; 1Pe 3,15-18; Jn 14,15-21 – L.H.: 2ª Semana del Salterio.

Conozca las Sagradas Escrituras en clases presenciales y a distancia. Comunícate al Telf.: (0212) 5764704 o escribe: presenciales.sobicain@gmail.com Consulte la Web: www.sobicain.org.ve


El Domingo. 18 de Mayo del 2014