Issuu on Google+

Contenido Año XI - Remesa Nº 2 Diciembre 2010 y Enero 2011 • Director: P. Ángel Amadío, ssp. publicaciones@sanpablo.org.ve • Encargada de la publicación: Lic. July Zambrano, graduada en Educ. pre-escolar en la Universidad de Pittsburgh, USA. • Equipo de redacción: • Catequesis: Lic. Milagros Moleiro, graduada en letras en la UCV. Coordinadora y redactora de ERE. San Pablo. • Valores: Lic. Bellanira Bárcenas de Quiñones, graduada en Educ. pre-escolar en la Universidad Simón Rodríguez de Caracas. • Comentarios a los Evangelios: P. Carlos Bazarra; Valores del Evangelio: P. Guillermo Pachón, ssp. • Oraciones de los fieles: Prof. Clemencia de Crény, graduada en el Pedagógico de Caracas. • Portada e ilustraciones de Evangelios: Oswaldo Rosales. • Diseño: Lic. Bellanira Bárcenas de Quiñones. • Diagramación: Dora González. • Correcciones: Lic. July Zambrano, Prof. Clemencia de Crény. • Director de difusión: Luis Quiñones difusion@sanpablo.org.ve • Solicitud de suscripción: distribuidora@sanpablo.org.ve suscripciones@sanpablo.org.ve Telf.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: 963.68.52 • Administración: cobranzas@sanpablo.org.ve Telf.: (0212) 573.63.46 577.10.24 - Fax: 573.93.34 Depósito legal: pp.199903DF130 Con la debida licencia

Pág. Vamos a la fiesta con Jesús 1. Para comenzar Rito Inicial

2

-Saludo -Acto penitencial -Gloria

2 3 3

2. Escuchemos la Palabra de Dios Liturgia de la Palabra

4

-Profesión de fe

4

3. Con Jesús agradecemos al Padre Liturgia Eucarística

5

-Presentación del pan y del vino -Plegaria Eucarística para niños(as) III 4. Dichosos los invitados a la Cena del Señor Rito de Comunión

5 6

10

-Padre nuestro -Rito de Paz -Fracción del pan -Comunión

10 11 11 12

5. La Misa ha terminado Rito de Conclusión

12

Los Domingos de esta remesa Domingo II de Adviento /A 13 Domingo III de Adviento /A 17 Domingo IV de Adviento /A 21 Sábado Solemnidad de la Natividad del Señor 25 Domingo Solemnidad de La Sagrada Familia 29 Sábado Solemnidad de Santa María, Madre de Dios 33 Domingo Solemnidad de la Epifanía del Señor 37 Domingo Fiesta del Bautismo del Señor 41 Domingo II del Tiempo Ordinario /A 45 Domingo III del Tiempo Ordinario /A 49 Domingo IV del Tiempo Ordinario /A 53 Catequesis / Valores

MI HOJITA DEL DOMINGO

2

53-56

1


Vamos a la fiesta con Jesús a. -Rito inicialReunido el pueblo el sacerdote con los ministros van al altar, mientras se entona el canto de entrada:

Canto de entrada El sacerdote y los fieles, de pie, se santiguan, mientras el sacerdote dice:

C.: En

el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Niños/as: Amén.

Saludo El sacerdote saluda al pueblo (Tiempo de Adviento):

C.: El Señor que viene a salvarnos, esté con ustedes. (Tiempo de Navidad):

C.: La paz y el amor de Dios, nuestro Padre, que se han

manifestado en Cristo, nacido para nuestra salvación estén con ustedes. (Tiempo Ordinario):

C.: El Señor esté con

ustedes. Niños/as: Y con tu espíritu.

2

MI HOJITA DEL DOMINGO


Acto Penitencial C.: Pidamos perdón a Dios por las veces que le hemos fallado.

Niños/as: Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor. C.: Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone

nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Niños/as: Amén.

Gloria

C.: Gloria a Dios en el cielo…

No se canta este himno en tiempo de Cuaresma ni en Tiempo de Adviento

Niños/as: …Y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén. MI HOJITA DEL DOMINGO

3


Escuchemos la Palabra de Dios b. -Liturgia de la Palabra-

Los lectores van al ambón para leer la liturgia de la Palabra: Dos lecturas y Salmo. El sacerdote lee el Evangelio y prosigue con la homilía (ver la oración colecta en cada domingo)

1ª Lectura, 2ª Lectura y Salmo

Evangelio y homilía

Profesión de fe C.: ¿Creen ustedes en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra? Niños/as: Sí creo. C.: ¿Creen en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que nació de la Virgen María, padeció y murió por nosotros, resucitó y está sentado a la derecha del Padre? Niños/as: Sí creo. C.: ¿Creen en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida eterna? Niños/as: Sí creo. C.: Que Dios todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos liberó del pecado y nos ha hecho renacer por el agua y el Espíritu Santo, nos conserve con su gracia unidos a Jesucristo nuestro Señor. Niños/as: Amén. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO


Plegaria universal La plegaria universal u oración de los fieles está compuesta por el invitatorio, las intenciones y la oración conclusiva. (Ver la oración de los fieles en cada domingo)

Con Jesús agradecemos al Padre c. -Liturgia EucarísticaConviene que los niños participen llevando en procesión la ofrenda al altar

Presentación del Pan C.: Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la

tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan de vida. Niños/as: Bendito seas, por siempre, Señor.

Presentación del Vino C.: Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de

la vid y del trabajo del hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida de salvación. Niños/as: Bendito seas, por siempre, Señor.

C.: Oren, hermanos, para que este sacrificio, mío

y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre todopoderoso. MI HOJITA DEL DOMINGO

5


Niños/as: El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su Nombre, para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia. C.: Oremos (ver la oración sobre las ofrendas en cada domingo)

Plegaria Eucarística para niños/as III C.: El Señor esté con ustedes.

Niños/as: Y con tu espíritu. C.: Levantemos el corazón. Niños/as: Lo tenemos levantado hacia el Señor. C.: Demos gracias al Señor, nuestro Dios. Niños/as: Es justo y necesario.

(Tiempo de Adviento) C.: Te damos gracias, Señor. Tú nos has creado para que podamos conocerte, amarte y vivir siempre contigo. Muchas veces has ofrecido a los hombres tu amistad y por medio de los profetas nos has enseñado a esperar en tus promesas. Cuando llegó el tiempo, que tu pueblo había deseado tanto, nos mandaste a tu único Hijo como hermano mayor de nuestra familia, para que todos pudiéramos vivir como amigos tuyos. Cuando él vuelva al fin del mundo nos invitará a la fiesta de la vida en la felicidad de su casa. (Tiempo de Navidad) C.: Te damos gracias, Señor, porque en tu amor creaste el mundo y no abandonaste en el mal a los hombres que habían pecado, sino que viniste a su encuentro. Ahora nos has mandado a tu querido Hijo Jesús, como luz que resplandece en las tinieblas. Él era rico y se hizo pobre por nosotros, para que nosotros fuéramos ricos con su amor. (Tiempo Ordinario) C.: Te damos gracias, Señor. Tú nos has creado para que vivamos para ti y nos amemos los unos a los otros. Tú quieres que nos miremos y dialoguemos como hermanos, de manera que podamos compartir las cosas buenas y también las difíciles.

6

MI HOJITA DEL DOMINGO


Por eso, Padre, estamos contentos y te damos gracias. Nos unimos a todos los que creen en ti, y con los santos y los ángeles te cantamos con gozo. Todos aclaman:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en el nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

C.: Señor, tú eres santo. Tú eres siempre bueno con

nosotros y misericordioso con todos. Te damos gracias, sobre todo, por tu Hijo Jesucristo.

(Tiempo de Adviento): Él es tu Palabra que nos mantiene despiertos; y en

las cosas pequeñas y en las grandes nos ayuda a descubrir las pruebas de tu amor y la alegría que viene de ti. (Tiempo de Navidad): Él es la verdadera luz del mundo, que ha venido a

iluminar a todos los que lo buscan sinceramente. Él es el Príncipe de la paz, que nos hace renacer como hijos de Dios, portadores de paz entre los hombres. Él es Dios con nosotros, que quiere que experimentemos ya desde este mundo lo que será la alegría eterna del cielo. (Tiempo Ordinario): Él quiso venir al mundo porque los hombres se habían

separado de ti y no lograban entenderse. Él nos abrió los ojos para que veamos que todos somos hermanos y que tú eres el Padre de todos.

Él nos reúne ahora en torno a esta mesa, porque quiere que hagamos lo mismo que él hizo en la Última Cena. Padre bueno, envía tu Espíritu para santificar este pan y este vino, de manera que sean el Cuerpo + y la Sangre de tu Hijo Jesucristo. MI HOJITA DEL DOMINGO

7


Porque Jesús, antes de morir por nosotros, mientras estaba cenando por última vez con sus discípulos, tomó el pan, te dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros. Del mismo modo, tomó el cáliz lleno de vino, te dio gracias de nuevo y lo pasó a sus discípulos, diciendo: Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Y les dijo también: Haced esto en conmemoración mía. Por eso, Padre Santo, estamos reunidos delante de ti y recordamos llenos de alegría todo lo que Jesús hizo para salvarnos. En este santo sacrificio, que él mismo entregó a la Iglesia, celebramos su muerte y su resurrección. Padre, que estás en el cielo, te pedimos que nos recibas a nosotros con tu Hijo querido. Él aceptó libremente la muerte por nosotros, pero tú lo resucitaste. Por eso, llenos de alegría, te cantamos: Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias.

C.: Él vive ahora junto a ti y está también con nosotros. Todos aclaman:

Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias. C.: Él vendrá lleno de gloria al fin del mundo y en su reino no habrá

ya pobreza ni dolor, nadie estará triste, nadie tendrá que llorar. 8

MI HOJITA DEL DOMINGO


Todos aclaman:

Señor, tú eres bueno, te alabamos, te damos gracias. C.: Padre Santo, tú nos has llamado a esta mesa, para que en la alegría

del Espíritu Santo, comamos el Cuerpo de tu Hijo. Haz que este Pan de vida eterna nos dé fuerza y nos ayude a servirte cada día mejor. Acuérdate, Señor, del santo Padre el Papa Benedicto XVI., de nuestro Obispo N., y de todos los Obispos.

(Tiempo de Adviento): Da a tus hijos la gracia de hacerlo todo bien, incluso

las cosas pequeñas de cada día, y de disponernos así para recibir a Jesús que se acerca. (Tiempo de Navidad): Haz que tus hijos te den gloria en el cielo y trabajen

para que haya paz en la tierra entre los hombres que tú amas. (Tiempo Ordinario): Ayuda a todos los que creemos en Cristo, para que

trabajemos por la paz del mundo y sepamos comunicar a los demás nuestra alegría.

Acuérdate también de nuestros hermanos que han muerto, admítelos a contemplar la luz de tu rostro; y concédenos que todos, un día, junto con Cristo, con María, la Madre de Jesús, y todos los santos, vivamos contigo en el cielo para siempre. Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.

Amén.

MI HOJITA DEL DOMINGO

9


Dichosos los invitados a la cena del Señor d. -Rito de Comunión-

Padre Nuestro C.: Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina

enseñanza, nos atrevemos a decir:

Niños/as: Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

C.: Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nues-

tros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

Niños/as: Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

10

MI HOJITA DEL DOMINGO


Rito de Paz C.: Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles: «La paz

les dejo, mi paz les doy», no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Niños/as: Amén.

C.: La paz del Señor esté siempre con ustedes.

Niños/as: Y con tu espíritu.

C.: Como hijos de Dios, intercambien ahora un signo de comunión

fraterna.

y todos, según las costumbre del lugar, se dan la paz.

Fracción del Pan Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz. MI HOJITA DEL DOMINGO

11


Comunión C.: Éste es el Cordero de Dios,

que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Señor. Niños/as: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme. Al comulgar

C.: El Cuerpo de Cristo.

Niños/as: Amén.

C.: (oración después de la comunión, ver en cada domingo)

La Misa ha terminado e. -Rito de conclusiónC.: El Señor esté con ustedes.

Niños/as: Y con tu espíritu.

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes. Niños/as: Amén. Glorifiquen al Señor con su vida. Pueden ir en paz. Niños/as: Demos gracias a Dios. 12

MI HOJITA DEL DOMINGO


5 de Diciembre 2010 - Ciclo A

DOMINGO II DE ADVIENTO

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Recordando el bautismo Queridos niños: Seguramente no se acuerdan cuando los bautizaron. Eran bebés, y tal vez lloraron cuando sintieron el agua fría en la cabeza. Pero lo importante es que sepan que con esa agua y la bendición del sacerdote ustedes comenzaron a ser cristianos. Y ser cristianos es vivir como vivió Jesucristo, para ir luego al cielo con Él. Después de trabajar en un taller de carpintería de Nazaret durante muchos años, Cristo fue al desierto a hacer oración. Allí estaba Juan, bautizando a la gente. Juan era un hombre muy pobre. Tenía un vestido de pelos de camello, y sólo comía saltamontes y miel silvestre. ¿Saben lo que predicaba Juan? “El árbol que no da fruto, se corta y se echa al fuego. La gente que es trigo por sus buenas obras, irá al cielo. La gente que es paja se quemará en el fuego”. ¿Qué diría el Bautista de ustedes? Como están bautizados, deben ser trigo, deben ser buenos. Así podrán ir al cielo. Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Que nuestras responsabilidades terrenas no nos impidan, Señor, prepararnos a la venida de tu Hijo, y que la sabiduría que viene del cielo, nos disponga a recibirlo y a participar de su propia vida. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 11,1-10)

Isaías, Capítulo 11, versículos 1-10

Salmo responsorial (71) Niña: Ven, Señor, rey de justicia y de paz. Niños/as: Ven, Señor, rey de justicia y de paz.

MI HOJITA DEL DOMINGO

13


Niño: Comunica, Señor, al rey tu juicio y tu justicia, al que es hijo de reyes; así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres y regirá a tu pueblo justamente /R Niña: Florecerá en sus días la justicia y reinará la paz, era tras era. De mar a mar se extenderá su reino y de un extremo al otro de la tierra /R Niño: Al débil librará del poderoso y ayudará al que se encuentra sin amparo; se apiadará del desvalido y pobre y salvará la vida al desdichado /R Niña: Que bendigan al Señor eternamente y tanto como el sol, viva su nombre. Que sea la bendición del mundo entero y lo aclamen dichoso las naciones /R

2ª Lectura (Rom 15,4-9) Romanos, Capítulo 15, versículos 4-9

Cristo salvó a todos los hombres. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 3, versículos 1-12)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Niños/as: Gloria a ti, Señor.

E

n aquel tiempo, comenzó Juan el Bautista a predicar en el desierto de Judea, diciendo: “Arrepiéntanse, porque el Reino de los cielos está cerca”. Juan es aquel de quien el profeta Isaías hablaba, cuando dijo: Una voz clama en el desierto: Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos. Juan usaba una túnica de pelo de camello, ceñida con un cinturón de cuero, y se alimentaba de saltamontes y de miel silvestre. Acudían a oírlo los habitantes de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región cercana al Jordán; confesaban sus pecados y él los bautizaba en el río. Al ver que muchos fariseos y saduceos iban a que los bautizara, les dijo: “Raza de víboras, ¿quién les ha dicho que podrán escapar al castigo que les aguarda? Hagan ver con obras su arrepentimiento y no se hagan ilusiones pensando que tienen por padre a Abraham, porque yo les

14

MI HOJITA DEL DOMINGO


aseguro que hasta de estas piedras puede Dios sacar hijos de Abraham. Ya el hacha está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé fruto, será cortado y arrojado al fuego. Yo los bautizo con agua, en señal de que ustedes se han arrepentido; pero el que viene después de mí, es más fuerte que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. Él los bautizará en el Espíritu Santo y su fuego. Él tiene el bieldo en su mano para separar el trigo de la paja. Guardará el trigo en su granero y quemará la paja en un fuego que no se extingue”. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús.

Comenzó Juan el Bautista a predicar en el desierto de Judea, diciendo: “Arrepiéntanse, porque el Reino de los cielos está cerca”.

Amiguitos, quiero invitarles a pensar un poco sobre el velar cristiano como el momento presente que nos ayuda a estar atentos ante los acontecimientos de la vida e ir construyendo el Reino de Dios. Velar, significa ir creciendo en estatura, sabiduría y prudencia; es ir buscando que nuestras acciones sean conformes a la enseñanza de Jesús. Él nos invita a velar para que nuestro corazón crezca en el amor y en el servicio a Dios y a los hermanos. Velar es no dormirnos, quedarnos quietos, sino que caminemos por el camino de la luz y tener la esperanza que Dios rige nuestra vida. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

15


Oración de los fieles

C.: Queridos niños: Que el Señor Dios, que es fuente de toda paciencia y consuelo, nos escuche hoy, que vamos a pedirle paz. Niña: Que Dios conceda al Papa y sus ministros la sabiduría necesaria para mantener la paz en el mundo, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. Niño: Que todos los gobernantes de la Tierra se dediquen con amor a mantener a sus pueblos en armonía, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. Niña: Que así como Juan el Bautista predicó para que nos portáramos bien, en nuestros hogares y comunidades demos ejemplo de buenos cristianos, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. (Peticiones libres) C.: En este tiempo de Adviento, estamos seguros de que el Padre eterno nos iluminará para que seamos mejores cada vez. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Que te sean agradables, Señor, nuestras humildes ofrendas y oraciones, y que tu misericordia supla la extrema pobreza de nuestros méritos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Como fruto de nuestra participación en este sacramento de vida eterna, enséñanos, Señor, a no sobrevalorar las cosas terrenales y a estimar las del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

16

MI HOJITA DEL DOMINGO


12 de Diciembre 2010 - Ciclo A

DOMINGO III DE ADVIENTO

Bienvenidos a la fiesta del Señor

El Bautista era un santo Muchos de los que vieron al Bautista en el desierto, que bebía sólo agua pura y comía saltamontes, pensaron que era un pobre hombre. Pero el Bautista era valiente y se atrevió a decirle a Herodes que no podía casarse con la esposa de su hermano. Herodes se puso furioso y metió en la cárcel a Juan. Desde la cárcel, Juan mandó a preguntar a Jesús si él era el Mesías. ¡Claro que Cristo era el Hijo de Dios! Y Cristo sabía que Juan no era un mendigo, sino un santo: “En verdad les digo que entre los seres humanos no hay ninguno más santo que Juan el Bautista”. Eso quiere decir que los que fuimos bautizados, tenemos que ser como el Bautista, y sobre todo como el Bautizado Jesús. Hay que leer el Evangelio, ir a Misa los domingos, y ser buenos estudiantes. Un bautizado no puede ser un holgazán. Los perezosos no respetan la sabiduría de Jesús.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Mira, Señor a tu pueblo que espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo, y concédele celebrar el gran misterio de nuestra salvación con un corazón nuevo y una inmensa alegría. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 35,1-6.10)

Isaías, capítulo 35, versículos 1-6.10

MI HOJITA DEL DOMINGO

17


Salmo responsorial (145) Niña: Ven, Señor, a salvarnos. Niños/as: Ven, Señor, a salvarnos. Niño: El Señor siempre es fiel a su palabra, y es quien hace justicia al oprimido; él proporciona pan a los hambrientos y libera al cautivo /R Niña: Abre el Señor los ojos de los ciegos y alivia al agobiado. Ama el Señor al hombre justo y toma al forastero a su cuidado /R Niño: A la viuda y al huérfano sustenta y trastorna los planes del inicuo. Reina el Señor eternamente. Reina tu Dios, oh Sión, reina por siglos /R

2ª Lectura (Stgo 5,7-10) Santiago, capítulo 5, versículos 7-10

Manténganse firmes, porque el Señor está cerca. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 11, versículos 2-11)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Niños/as: Gloria a ti, Señor.

E

n aquel tiempo, Juan se encontraba en la cárcel, y habiendo oído hablar de las obras de Cristo, le mandó preguntar por medio de dos discípulos: “¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?” Jesús les respondió: “Vayan a contar a Juan lo que están viendo y oyendo: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios de la lepra, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Dichoso aquel que no se sienta defraudado por mí”. Cuando se fueron los discípulos, Jesús se puso a hablar a la gente acerca de

18

MI HOJITA DEL DOMINGO


Juan: “¿Qué fueron ustedes a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? No. Pues entonces, ¿qué fueron a ver? ¿A un hombre lujosamente vestido? No, ya que los que visten con lujo habitan en los palacios. ¿A qué fueron, pues? ¿A ver a un profeta? Sí, yo se lo aseguro; y a uno que es todavía más que profeta. Porque de él está escrito: He aquí que yo envío a mi mensajero para que vaya delante de ti y te prepare el camino. Yo les aseguro que no ha surgido entre los hijos de una mujer ninguno más grande que Juan el Bautista. Sin embargo, el más pequeño en el Reino de los cielos, es todavía más grande que él”. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús.

Jesús les dijo “Vayan a contar a Juan lo que están viendo y oyendo: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios de la lepra…”

Saben amiguitos que Juan el bautista llamó a todos a la conversión y a que prepararan su corazón para recibir con alegría a la persona de Jesús. Jesús le agradeció de corazón ese gesto de humildad y de entrega diciendo”: No ha nacido entre los hijos de una mujer más grande que Juan”. Juan era un hombre que vivía en el desierto y vestía humildemente, era una persona que vivía lo que decía y esperaba con anhelo la venida de Jesús. Tú puedes ser como Juan y nuestro amigo Jesús nos invita a dar testimonio de alegría, amor y entrega. Dios te bendiga. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

19


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, pidamos a nuestro Padre Dios que nos aumente las virtudes que nos hacen felices y nos acercan más a él. Niño: Que así como nos lo dice el apóstol Santiago, nuestra paciencia y comprensión sea tal que nos hagamos parecidos a los que aman a Dios, roguemos al Señor. Niños/as: Gracias, Señor. Niña: Adviento significa esperar alegres. Para que podamos esperar con amor la celebración de la venida del Niño Jesús, roguemos al Señor. Niños/as: Gracias, Señor. Niño: Para que seamos apóstoles, es decir discípulos de Jesús, y le anunciemos con fe y amor ante todos, roguemos al Señor. Niños/as: Gracias, Señor. (Peticiones libres) Celebrante: ¡Cómo nos ama Dios! Se nos entrega cada año renovado en la Navidad! Démosle gracias por ello. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Te pedimos, Señor, que este sacrificio, signo de nuestra total entrega a ti, te sea ofrecido siempre para que realice la intención que tuviste al instituir este sacramento, y lleve a cabo plenamente en nosotros tu salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén. Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Que esta Eucaristía nos purifique, Señor, de toda mancha y nos prepare así a celebrar dignamente la Navidad ya próxima. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

20

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO IV DE ADVIENTO

19 de Diciembre 2010 - Ciclo A

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Santidad de María y de José María estaba soltera en Nazaret. Pero José la tomó como esposa. Y antes de que convivieran, José notó que María estaba encinta, sin haber tenido relaciones sexuales con ella. Lo lógico era pensar que María había realizado un acto conyugal con otro hombre, siendo infiel a José. En esos casos podría divorciarse de ella. Pero María era la mujer más santa entre todas las mujeres. Un ángel se le apareció a José y le dijo: “María es santísima. El bebé que lleva en su seno no es hijo de ningún hombre. Es hijo de Dios. Puedes dar gracias a Dios por la santidad de tu esposa”. José se alegró muchísimo y recibió a María en su casa. Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que hemos conocido por el anuncio del ángel la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su pasión y su cruz, a la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 7,10-14)

Isaías, capítulo 7, versículos 10-14

Salmo responsorial (23) Niña: Ya llega el Señor, el rey de la gloria.

MI HOJITA DEL DOMINGO

21


Niños/as: Ya llega el Señor, el rey de la gloria. Niño: Del Señor es la tierra y lo que ella tiene, el orbe todo y los que en él habitan, pues él lo edificó sobre los mares, él fue quien lo asentó sobre los ríos /R Niña: ¿Quién subirá hasta el monte del Señor? ¿Quién podrá entrar en su recinto santo? El de corazón limpio y manos puras y que no jura en falso /R Niño: Ese obtendrá la bendición de Dios, y Dios, su salvador, le hará justicia. Ésta es la clase de hombres que te buscan y vienen ante ti, Dios de Jacob /R

2ª Lectura (Rom 1,1-7) Romanos, capítulo 1, versículos 1-7

Jesucristo, muestro Señor, Hijo de Dios, nació del linaje de David. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 1, versículos 18-24)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Niños/as: Gloria a ti, Señor.

C

risto vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto. Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: “José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo

22

MI HOJITA DEL DOMINGO


y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. To d o e s t o s u ce d i ó para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondr án el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dioscon-nosotros. Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa. Palabra del Señor.

Niños /as: Gloria a ti, Señor Jesús.

Sucedió que María, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Hoy quiero iluminar tu corazón invitándote a ver a san José con la virtud de ser Justo. San José fue un hombre razonable, sensato, prudente y confiado con la justicia de Dios, y esta es la santidad, el confió en Dios. Éste humilde servidor, supo acoger en secreto este misterio de la acción de Dios en María y él hizo lo que el ángel del Señor le había mandado recibir a su esposa, respetarla, cuidarla, acompañarla siempre, participar del nacimiento del Hijo, a quien “puso por nombre Jesús”. El Secreto de José, un acto de amor al Padre Dios. El Señor nos pide recibir y concebir a su Hijo Jesús en nuestro corazón. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

23


Oración de los fieles

C.: Queridos niños y niñas, estamos muy cerquita de celebrar un cumpleaños más de nuestro amado Jesús. Roguemos para que siempre le seamos fieles. Niña: Amado Enmanuel, te pedimos que te quedes siempre con nosotros y nos ayudes a ser siempre fieles. Niños/as: ¡Bendícenos siempre, Jesús! Niño: Amado Jesús, cuida de nuestras familias y amigos; consérvanos sanos de cuerpo y alma. Niños/as: ¡Bendícenos siempre Jesús! Niña: Amado Jesús, te pedimos que nos des el conocimiento y el valor para hacer que todos te conozcan. Niños/as: ¡Bendícenos siempre Jesús! (Peticiones libres) Celebrante: El Padre eterno se complacerá, junto con el Espíritu Santo, en darnos lo que aquí le suplicamos en nombre de Jesucristo, que es Hijo de Dios y que con el Padre y el Espíritu reina por los siglos de los siglos. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Que el mismo Espíritu que cubrió con su sombra y fecundó con su poder el seno de la Virgen María, santifique, Señor, estas ofrendas que hemos depositado sobre tu altar. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Tú que nos has dado en este sacramento la prenda de nuestra salvación, concédenos, Padre todopoderoso, prepararnos cada día con mayor fervor para celebrar dignamente el nacimiento de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Niños/as: Amén.

24

MI HOJITA DEL DOMINGO


25 de Diciembre 2010 - Ciclo A

SÁBADO - LA NATIVIDAD DEL SEÑOR - SOLEMNIDAD

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Un gran nacimiento en Belén Tú seguramente has hecho un gran nacimiento con musgo y figuritas de barro en tu casa. Y en la iglesia tambi��n habrás visto otros nacimientos más grandes. Pero el primer nacimiento cristiano en Belén lo hizo Dios con María y José. Ellos, desde Nazaret caminaron hasta Belén y llegaron muy cansados. Como eran pobres, no podían pagar un hotel. Y tuvieron que refugiarse en un establo de animales. Allí nació el niño Jesús, que fue colocado en un pesebre de paja. ¡Parece increíble que el Hijo de Dios no tuviera una habitación limpia para nacer! Los ángeles lo anunciaron a los pastores, que estaban despiertos y fueron los primeros adoradores del Niño Jesús. Amigo, te felicito por el nacimiento de Belén que has hecho en tu casa. Pero piensa que lo importante es que Jesús nazca en tu corazón, porque lo quieres mucho. Ritos iniciales, ver págs. 2-3

MISA DE MEDIANOCHE

Oración colecta

Dios nuestro, que hiciste resplandecer esta noche santísima con el nacimiento de Cristo, verdadera luz del mundo, concédenos que, iluminados en la tierra por la luz de este misterio, podamos también disfrutar de la gloria de tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 9,1-3.5-6)

Isaías, capítulo 9, versículos 1-3.5-6

MI HOJITA DEL DOMINGO

25


Salmo responsorial (95) Niña: Hoy nos ha nacido el Salvador. Niños/as: Hoy nos ha nacido el Salvador. Niño: Cantemos al Señor un canto nuevo, que le cante al Señor toda la tierra; cantemos al Señor y bendigámoslo /R Niña: Proclamemos su amor día tras día, su grandeza anunciemos a los pueblos; de nación en nación, sus maravillas /R Niño: Alégrense los cielos y la tierra, retumbe el mar y el mundo submarino. Salten de gozo el campo y cuanto encierra, manifiesten los bosques regocijo /R Niña: Regocíjese todo ante el Señor, porque ya viene a gobernar el orbe. Justicia y rectitud serán las normas con las que rija a todas las naciones /R

2ª Lectura (Tit 2,11-14) Tito, capítulo 2, versículos 11-14

La gracia de Dios se ha manifestado a todos los hombres. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Lucas, capítulo 2, versículos 1-14)

Lectura del santo Evangelio según san Lucas Niños/as: Gloria a ti, Señor.

P

or aquellos días, se promulgó un edicto de César Augusto, que ordenaba un censo de todo el imperio. Este primer censo se hizo cuando Quirino era gobernador de Siria. Todos iban a empadronarse, cada uno en su propia ciudad; así es que también José, perteneciente a la casa y familia de David, se dirigió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, llamada Belén, para empadronarse, juntamente con María, su esposa, que estaba encinta.

26

MI HOJITA DEL DOMINGO


El ángel les dijo: “hoy les ha nacido en la ciudad de David, un salvador, que es el Mesías, el Señor”.

Mientras estaban ahí, le llegó a María el tiempo de dar a luz y tuvo a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no hubo lugar para ellos en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche en el campo, vigilando por turno sus rebaños. Un ángel del Señor se les apareció y la gloria de Dios los envolvió con su luz y se llenaron de temor. El ángel les dijo: “No teman. Les traigo una buena noticia, que causará gran alegría a todo el pueblo: hoy les ha nacido en la ciudad de David, un salvador, que es el Mesías, el Señor. Esto les servirá de señal: encontrarán al niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre”. De pronto se le unió al ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: “¡Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!” Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

27


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, ¡que alegría! por fin tendremos otro día para regocijarnos por un cumpleaños más de nuestro adorado Jesús. Pidámosle con fe. Niña: Para que siga protegiendo a nuestro país y nos traiga paz, roguemos al Señor. Niños/as: ¡Bienvenido seas, Jesús! Niño: Para que nos conceda la salud y protección a todas las familias, roguemos al Señor. Niños/as: ¡Bienvenido seas, Jesús! Niña: Para que los ancianos y los niños desamparados encuentren quien los proteja, roguemos al Señor. Niños/as: ¡Bienvenido seas, Jesús! (Peticiones libres) C.: Hace más de dos mil años que celebramos esta solemne fiesta y el Padre, misericordioso siempre, nos concederá muchos más para seguir adorando a Jesucristo, que es Dios como él y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Acepta, Señor, las ofrendas que te presentamos esta noche de Navidad, a fin de que, al recibirlas nosotros convertidas en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos transformes en él, en quien nuestra naturaleza está unida a la tuya. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén. Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión C.: Tú, Señor, que nos has concedido el gozo de celebrar esta noche el nacimiento de tu Hijo, ayúdanos a vivir según su ejemplo para llegar a compartir algún día con él la gloria de su Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

28

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO DE LA SAGRADA FAMILIA - SOLEMNIDAD

26 de Diciembre 2010 - Ciclo A

Bienvenidos a la fiesta del Señor

El gran regalo de vivir en familia A todos nos gusta viajar, sobre todo si es al extranjero. Ya vimos como Herodes metió en la cárcel a Juan el Bautista. Y ahora, al enterarse del nacimiento del Niño Jesús, quiere matarlo. Desde luego, hay muchos Herodes en el mundo que matan a niños. José, María y el niño Jesús tienen que huir a Egipto. Y Herodes mandó a sus soldados matar a todos los niños menores de dos años. ¡Enorme cobardía y crueldad! Pero no pudo matar al niño Jesús porque ya había huido a Egipto con su familia. Para un niño su familia es un gran tesoro. Tú tienes que dar gracias a Dios si tienes mamá, papá y también hermanitos. En el día de hoy, pide a Dios bendiga a tu familia, y tú siempre trata de ser un buen hijo y un buen hermano.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Señor y Dios nuestro, tú que nos has dado en la Sagrada Familia de tu Hijo el modelo perfecto para nuestras familias, concédenos practicar sus virtudes domésticas y estar unidos por los lazos de tu amor, para que podamos ir a gozar con ella eternamente de la alegría de tu casa. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Eclo 3,3-7.14-17)

Eclesiástico (Sirácide), capítulo 3, versículos 3-7.14-17

MI HOJITA DEL DOMINGO

29


Salmo responsorial (127) Niña: Dichoso el que teme al Señor. Niños/as: Dichoso el que teme al Señor. Niño: Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos: comerá del fruto de su trabajo, será dichoso, le irá bien /R Niña: Su mujer, como vid fecunda, en medio de su casa; sus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de su mesa /R Niño: Ésta es la bendición del hombre que teme al Señor: “Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida” /R

2ª Lectura (Col 3,12-21) Colosenses, capítulo 3, versículos 12-21

La vida en familia, de acuerdo con el Señor. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 2, versículos 13-15.19-23)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Niños/as: Gloria a ti, Señor.

D

espués de que los magos partieron de Belén, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise, porque Herores va a buscar al niño para matarlo”. José se levantó y esa misma noche tomó al niño y a su madre y partió para Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo. Después de muerto Herodes, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre y regresa a la tierra de Israel, porque ya murieron los que intentaban quitarle la vida al niño”.

30

MI HOJITA DEL DOMINGO


El ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre y regresa a la tierra de Israel, porque ya murieron los que intentaban quitarle la vida al niño”. Se levantó José, tomó al niño y a su madre y regresó a tierra de Israel. Pero, habiendo oído decir que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre, Herodes, tuvo miedo de ir allá, y advertido en sueños, se retiró a Galilea y se fue a vivir en una población llamada Nazaret. Así se cumplió lo que habían dicho los profetas: Se le llamará nazareno. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús. Amiguitos demos gracias a Dios por la familia que tenemos y pidamos que en ella reine el amor y la paz. Recuerda ayudar en todo a tus padres, ser juicioso en la escuela y ayuda en tu casa en lo que más puedas. También pidamos por todas las personas que no tienen familia para que Dios los bendiga y les dé la fortaleza para seguir adelante. Recuerda que ser hijo es un don que siempre debes cultivar y llevar a plenitud. Ama, respeta, confía, ayuda en todo momento a tus padres, sigue el ejemplo de Jesús de Nazaret. La familia es don de Dios, fermento de la sociedad y riqueza de un país. Dios bendiga a todas las familias. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

31


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, Dios nos ha hecho nacer en una familia tal como nació Jesús. Pidámosle que nos conserve unidos. Niña: Para que se nos aumente el respeto y la obediencia a nuestros padres, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. Niño: Para que nos aumente la humildad, dulzura y comprensión entre nuestros padres y hermanos, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. Niña: Para que los padres todos sean los protectores de sus familias, como lo fue San José, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. (Peticiones libres) C.: El Padre Creador, el Hijo Redentor y el Espíritu Santificador, nos protejan en la unión de la familia humana. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Acepta, Señor, este sacrificio de reconciliación y por intercesión de la Virgen Madre de Dios y de san José, concede a nuestras familias vivir siempre en tu amistad y en tu paz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Padre lleno de amor, concede a los que acabamos de alimentarnos con este sacramento celestial, imitar siempre los ejemplos de la Sagrada Familia, para que, después de las pruebas de esta vida, podamos gozar eternamente con ellos en el cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

32

MI HOJITA DEL DOMINGO


1 de Enero 2011 - Ciclo A

SÁBADO - SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS - SOLEMNIDAD

Jornada Mundial de Oración por la paz

Bienvenidos a la fiesta del Señor

María, mujer de oración Hoy se celebra la jornada mundial de oración por la paz. Y es que la paz no se consigue con cañonazos y fusiles, sino con oración. Tú también puedes construir la paz en el mundo con tu oración. El Evangelio cuenta que los pastores fueron al establo y encontraron a María, a José y al Niño Jesús. Lo que llama la atención es que María tiene al niño en su regazo, pero sobre todo medita estas cosas en su corazón. Éste es el ejemplo que los pastores se llevaron de María: que en medio de su pobreza y de amor a su bebé, es una mujer de oración. Tú también puedes y debes ser un niño o niña que con tu oración consigas la paz para la Tierra.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Señor Dios, que por la fecunda virginidad de María diste al género humano el don de la salvación eterna, concédenos sentir la intercesión de aquella por quien recibimos al autor de la vida, Jesucristo, Señor nuestro, que vive y reina contigo. Niños/as: Amén.

Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Núm 6,22-27)

Números, capítulo 6, versículos 22-27

MI HOJITA DEL DOMINGO

33


Salmo responsorial (66) Niña: Ten piedad de nosotros, Señor, y bendícenos. Niños/as: Ten piedad de nosotros, Señor, y bendícenos. Niño: Ten piedad de nosotros y bendícenos; vuelve, Señor, tus ojos a nosotros. Que conozca la tierra tu bondad y los pueblos tu obra salvadora /R Niña: Las naciones con júbilo te canten, porque juzgas al mundo con justicia; con equidad tú juzgas a los pueblos y riges en la tierra a las naciones /R Niño: Que te alaben, Señor, todos los pueblos, que los pueblos te aclamen todos juntos. Que nos bendiga Dios y que le rinda honor el mundo entero /R

2ª Lectura (Gál 4,4-7) Gálatas, capítulo 4, versículos 4-7

Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer . (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Lucas, capítulo 2, versículos 16-21)

Lectura del santo Evangelio según san Lucas Niños/as: Gloria a ti, Señor.

E

n aquel tiempo, los pastores fueron a toda prisa hacia Belén y encontraron a María, a José y al niño, recostado en el pesebre. Después de verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño y cuantos los oían, quedaban maravillados. María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron a sus campos, alabando y glorificando a Dios por todo cuanto habían visto y oído, según lo que se les había anunciado.

34

MI HOJITA DEL DOMINGO


En aquel tiempo, los pastores fueron a toda prisa hacia Belén y encontraron a María, a José y al niño, recostado en el pesebre.

Cumplidos los ocho días, circuncidaron al niño y le pusieron el nombre de Jesús, aquel mismo que había dicho el ángel, antes de que el niño fuera concebido. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús.

Amiguitos, feliz año y que todos tus sueños, ilusiones y deseos se te cumplan. Hoy al comenzar el nuevo año la Iglesia nos invita a colocar todo en manos de Jesús y de su santa madre la virgen María, ellos son compañeros seguros que nos iluminan en todo momento y en ellos encontraremos la fuerza para superar las dificultades que se nos presenten. La virgen María nos da un secreto para avanzar sin problemas “Guardar y meditar las cosas de Dios en nuestro corazón”. María nos invita a confiar en nuestro Padre celestial y alabarlo con nuestras acciones en cada momento, no dudes de Dios y de su amor. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

35


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, que el Señor los bendiga y los proteja y les conceda las buenas peticiones que hoy les hacen. Niña: Que nuestra Madre Celestial, María, interceda ante Dios por el Papa, la Iglesia y sus ministros, roguemos al Señor. Niños/as: Danos un año lleno de paz, Señor. Niño: Que todos los gobernantes de la Tierra velen siempre por el bienestar de sus pueblos, roguemos al Señor. Niños/as: Danos un año lleno de paz, Señor. Niña: Que así como los pastores creyeron en Jesús y su Madre, nosotros también prediquemos a nuestra Madre Celestial y nuestro amado Hijo, roguemos al Señor. Niños/as: Danos un año lleno de paz, Señor. (Peticiones libres) C.: Nuestra venerada María, escogida y bendecida por el Padre y el Hijo, rogará por nuestro bienestar. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Señor, tú que eres el origen de todos los bienes y quien los lleva a su pleno desarrollo, concede a quienes celebramos en la Virgen María, Madre de Dios, las primicias de nuestra redención, alcanzar la plenitud de sus frutos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Señor, que estos sacramentos celestiales que hemos recibido con alegría, sean fuente de vida eterna para nosotros, que nos gloriamos de proclamar a la siempre Virgen María como Madre de tu Hijo y Madre de la Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

36

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO - EPIFANÍA DEL SEÑOR - SOLEMNIDAD

2 de Enero 2011 - Ciclo A

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Dios entre nosotros “Epifanía” es una palabra griega que significa “aparición”, “manifestación”. Esta fiesta quiere decirnos cómo Dios se mostró a unos magos de Oriente. No es que se trate de practicantes de magia, sino más bien de personas dedicadas a la astrología. Debieron descubrir una nueva estrella y pensaron que significaba el nacimiento de una persona importante. Efectivamente llegaron hasta Belén y pudieron adorar al Niño Jesús. Herodes les había dicho que le informaran donde había nacido el niño, porque quería ir a adorarlo. ¡Mentira! Lo que quería era matarlo. Por eso los magos tuvieron el acierto de no volver junto a Herodes porque sospecharon lo que estaba tramando. “Volvieron por otro camino”, para no encontrarse con Herodes. Nosotros haremos bien volviendo por caminos distintos de los que nos quieren forzar al odio y al pecado. Eso debe significar también para nosotros comenzar un año nuevo.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Señor, Dios nuestro, que por medio de una estrella diste a conocer en este día, a todos los pueblos, el nacimiento de tu Hijo, concede a los que ya te conocemos por la fe, llegar a contemplar, cara a cara, la hermosura de tu inmensa gloria. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 60,1-6) Isaías, capítulo 60, versículos 1-6

MI HOJITA DEL DOMINGO

37


Salmo responsorial (71) Niña: Que te adoren, Señor, todos los pueblos. Niños/as: Que te adoren, Señor, todos los pueblos. Niño: Comunica, Señor, al rey tu juicio y tu justicia, al que es hijo de reyes, así tu siervo saldrá en defensa de tus pobres y regirá a tu pueblo justamente /R Niña: Florecerá en sus días la justicia y reinará la paz, era tras era. De mar a mar se extenderá su reino y de un extremo al otro de la tierra /R Niño: Los reyes de occidente y de las islas le ofrecerán sus dones. Ante él se postrarán todos los reyes y todas las naciones /R Niña: Al débil librará del poderoso y ayudará al que se encuentra sin amparo; se apiadará del desvalido y pobre y salvará la vida al desdichado /R

2ª Lectura (Ef 3,2-3.5-6) Efesios, capítulo 3, versículos 2-3.5-6

También los paganos participan de la misma herencia que nosotros. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 2, versículos 1-12)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Niños/as: Gloria a ti, Señor.

J

esús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes. Unos magos de Oriente llegaron entonces a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”. Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó y toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: Y tú, Belén, tierra de

38

MI HOJITA DEL DOMINGO


Unos magos llegaron de Oriente y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?”

Judá, no eres en manera alguna la menor entre las ciudades ilustres de Judá, pues de ti saldrá un jefe, que será el pastor de mi pueblo, Israel”. Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente qué hay de ese niño, y cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”. Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

39


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, la gloria del Señor nos protege. Él se manifiesta por igual a todo el mundo. Niño: Todos los pueblos de la Tierra estuvieron representados ante Jesús, por los Magos de Oriente que lo fueron a adorar. Unámonos a ellos. Niños/as: Te adoramos, Jesús. Niña: Que así como una estrella indicó el camino hacia donde estaba el Niño, nosotros podamos enseñar a otras personas quién es Jesús, roguemos al Señor. Niños/as: Te adoramos, Jesús. Niño: Que en lugar de oro, incienso y mirra, seamos capaces de ofrecer amor, paz y esperanza, roguemos al Señor. Niños/as: Te adoramos, Jesús. (Peticiones libres) C.: Recibe, Señor estas súplicas que te hacen estos niños a quienes tú quieres tanto. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Mira, Señor, con bondad los dones de tu Iglesia, que no consisten ya en oro, incienso y mirra, sino en tu mismo Hijo, Jesucristo, que, bajo las apariencias de pan y de vino, va a ofrecerse en sacrificio y a dársenos en alimento, y que vive y reina por los siglos de los siglos. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Que tu luz, Señor, nos guíe y nos acompañe siempre para que comprendamos, cada día más, este sacramento en el que hemos participado y podamos recibirlo con mayor amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

40

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO - BAUTISMO DEL SEÑOR - FIESTA

9 de Enero 2011 - Ciclo A

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Ser fieles al Bautismo Ya dijimos que a ustedes los bautizaron como recién nacidos, y no tienen ningún recuerdo vivo de ese sacramento. Pero Jesús no se bautizó siendo un bebé: ya tenía 30 años. En el bautismo de Jesús podemos conocer lo que ocurre en todo bautismo, aunque no tengamos conciencia de ello. Dice el Evangelio que cuando Jesús salió del agua en el río en que Juan bautizaba, se abrieron los cielos, el Espíritu Santo bajó en forma de paloma, y se oyó una voz divina que decía: “Éste es mi Hijo amado, que me da mucha alegría”. Desde entonces, Jesucristo recorría Palestina proclamando: “Ha llegado el Reino de Dios”. Todos los bautizados tenemos que anunciar la llegada del Reino de Dios, y hacer lo posible para que todos reconozcan a Dios como Rey manso y pacífico. Es el secreto de la felicidad.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Dios todopoderoso y eterno, que proclamaste solemnemente que Cristo era tu Hijo amado cuando fue bautizado en el Jordán y descendió el Espíritu Santo sobre él, concede a tus hijos adoptivos, renacidos del agua y del Espíritu, perseverar siempre fieles en el cumplimiento de tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 42,1-4.6-7)

Isaías, capítulo 42, versículos 1-4.6-7

MI HOJITA DEL DOMINGO

41


Salmo responsorial (28) Niña: Te alabamos, Señor. Niños/as: Te alabamos, Señor. Niño: Hijos de Dios, glorifiquen al Señor, denle la gloria que merece. Postrados en su templo santo, alabemos al Señor /R Niña: La voz del Señor se deja oír sobre las aguas torrenciales. La voz del Señor es poderosa, la voz del Señor es imponente /R Niño: El Dios de majestad hizo sonar el trueno de su voz. El Señor se manifestó sobre las aguas desde su trono eterno /R

2ª Lectura (He 10,34-38) Hebreos, capítulo 10, versículos 34-38

Dios ungió con el Espíritu Santo a Jesús de Nazaret. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 3, versículos 13-17)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo Niños/as: Gloria a ti, Señor.

E

n aquel tiempo, Jesús llegó de Galilea al río Jordán y le pidió a Juan que lo bautizara. Pero Juan se resistía, diciendo: “Yo soy quien debe ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a que yo te bautice?” Jesús le respondió: “Haz ahora lo que te digo, porque es necesario que así cumplamos todo lo que Dios quiere”. Entonces Juan accedió a bautizarlo.

42

MI HOJITA DEL DOMINGO


Al salir del agua vio al Espíritu de Dios, que descendía sobre él en forma de paloma y oyó una voz que decía, desde el cielo: “Éste es mi Hijo muy amado, en quien tengo mis complacencias”. Al salir Jesús del agua, una vez bautizado, se le abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios, que descendía sobre él en forma de paloma y oyó una voz que decía, desde el cielo: “Éste es mi Hijo muy amado, en quien tengo mis complacencias”. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús.

Saben amiguitos, con el Bautismo de Jesús, Dios Padre nos muestra que todos somos hijos predilectos y nos invita a seguir sus pasos, cumpliendo todo lo que nos propone en sus mandatos. Dios quiere que lo escuchemos y que su espíritu habite en nosotros para indicarnos el camino de la vida y del amor, para que desde nuestra pequeñez comencemos a amar a todos sin distinción y siempre busquemos la fraternidad, es decir, vivir en paz compartiendo lo que poseemos. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

43


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, el mismo Dios Padre declaró que Jesús es su Hijo amado. Niña: Por nuestra salud y nuestra paz, tanto en la Iglesia como en nuestra patria, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niño: Porque aumente nuestra fe y cada uno de nosotros sea multiplicador de que Dios es amor, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niña: Para que nuestro bautizo cristiano sea siempre el recuerdo de que nuestro comportamiento debe ser ejemplo de fe, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. (Peticiones libres) C.: El Padre eterno, en su misericordia, nos concederá lo que aquí le pedimos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Acepta, Señor, los dones que te presentamos, al conmemorar el Bautismo y manifestación de tu Hijo amado, y conviértelos en aquel mismo sacrificio con el que Cristo lavó misericordiosamente los pecados del mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: A cuantos hemos participado del Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, concédenos, Señor, escuchar con fe su palabra, para que así podamos llamarnos hijos tuyos y serlo de verdad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

44

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO II DEL TIEMPO ORDINARIO

16 de Enero 2011 - Ciclo A

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Conocer a Jesús Aunque tengamos muchos años y seamos muy sabios, a Jesús nunca lo conoceremos lo suficiente. Porque además de ser hombre, es Dios, y nunca podremos abarcarlo en su plenitud. Juan el Bautista reconoce humildemente: “Yo no le conocía. He venido a bautizar para que todos le conozcan”. No basta con estar bautizado. Hay que asistir a la catequesis, a la santa Misa, leer y meditar el Evangelio. Todo niño bautizado debe prepararse para la primera Confesión, la primera Comunión, y la Confirmación. De este modo iremos conociendo a Jesús, aprenderemos a corresponder a su amor, y disfrutaremos de su amistad.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Dios todopoderoso y eterno, que con amor gobiernas los cielos y la tierra, escucha paternalmente las súplicas de tu pueblo y haz que los días de nuestra vida transcurran en tu paz. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 49,3.5-6)

Isaías, capítulo 49, versículos 3.5-6

MI HOJITA DEL DOMINGO

45


Salmo responsorial (39) Niña: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. Niños(as): Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. Niño: Esperé en el Señor con gran confianza, él se inclinó hacia mí y escuchó mis plegarias. Él me puso en la boca un canto nuevo, un himno a nuestro Dios /R Niña: Sacrificios y ofrendas no quisiste, abriste, en cambio, mis oídos a tu voz. No exigiste holocaustos por la culpa, así que dije: “Aquí estoy” /R Niño: En tus libros se me ordena hacer tu voluntad; esto es, Señor, lo que deseo: tu ley en medio de mi corazón /R Niña: He anunciado tu justicia en la gran asamblea; no he cerrado mis labios, tú lo sabes, Señor /R

2ª Lectura (1Co 1,1-3) 1ª de Corintios, capítulo 1, versículos 1-3

La gracia y la paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús sean con ustedes. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Juan, capítulo 1, versículos 29-34)

Lectura del santo Evangelio según san Juan Niños/as: Gloria a ti, Señor.

E

n aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: “Éste es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo he dicho: ‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel”.

46

MI HOJITA DEL DOMINGO


Vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: “Éste es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo”. Entonces Juan dio este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo’. Pues bien, yo lo ví y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios”. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús. Amiguitos, todos estamos llamados a la santidad, es un don por el cual debemos aspirar y trabajar cotidianamente. La santidad es la disposición de nuestro corazón al encuentro del amor, de la paz, de la fraternidad y ese don sólo se logra acudiendo a la fuente vida que es nuestro amigo Jesús. Él es el dador de vida, el camino seguro y la verdad que debemos seguir para llegar a la plenitud como ser humano. Cristo es la luz que ilumina a todo hombre, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo y junto con su gracia nos posibilita a la santidad. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

47


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, en este día recordamos con más precisión la misericordia de Dios, que se ve en cada una de las acciones de nuestra vida. Niña: Para que seamos como Juan Bautista y reconozcamos que Jesús es el Cordero de Dios, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niño: Para que la Iglesia siga recordándonos que la caridad y el perdón son primordiales en nuestra relación con el prójimo, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niña: Para que en nuestros hogares nos respetemos y amemos como Dios lo desea, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. (Peticiones libres) C.: Nuestro Dios misericordioso, porque nos ama, nos concede lo que le pedimos si nos conviene. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Concédenos, Señor, participar dignamente en esta Eucaristía, porque cada vez que celebramos el memorial del sacrificio de tu Hijo, se lleva a cabo la obra de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Infúndenos, Señor, el espíritu de tu caridad para que, alimentados del mismo pan del cielo, permanezcamos siempre unidos por el mismo amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

48

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO III DEL TIEMPO ORDINARIO

23 de Enero 2011 - Ciclo A

Jornada Mundial de la Infancia Misionera / Octavario de oración por la unidad de los cristianos

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Diálogo con la samaritana Es un hecho reconocido que en aquel tiempo los judíos no se hablaban con los samaritanos. Esto era algo lamentable porque ante Dios todos somos hermanos. Un día Jesús llegó cansado y se sentó en el brocal de un pozo en tierra samaritana, para descansar. Envió a sus discípulos a buscar comida, y mientras tanto llegó una mujer samaritana a sacar agua del pozo. Jesús sediento le pide agua, y la mujer se extraña de que un judío le hable. Jesús le hace ver que más importante que el agua del pozo es la gracia de Dios. “Veo que eres un profeta” –le dice la mujer-. “Dime dónde hay que adorar a Dios, aquí en el templo samaritano o en el templo judío”. Jesús le hace ver, también hoy a nosotros, que hemos de superar las diferencias geográficas o culturales. “A Dios hay que adorarlo en espíritu y en verdad”. Aunque seamos de países distintos. Dios es Padre de todos. Todos somos hermanos. Y hoy que se celebra la jornada de la Infancia Misionera, hemos de tomar conciencia que también los niños deben ser misioneros. Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Dios eterno y todopoderoso, conduce nuestra vida por el camino de tus mandamientos para que, unidos a tu Hijo amado, podamos producir frutos abundantes. Por nuestro Señor Jesucristo. Niños/as: Amén. Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Is 8,23—9,3)

Isaías, capítulo 8, versículos 23—9,3

MI HOJITA DEL DOMINGO

49


Salmo responsorial (26) Niña: El Señor es mi luz y mi salvación. Niños/as: El Señor es mi luz y mi salvación. Niño: El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar? /R Niña: Lo único que pido, lo único que busco es vivir en la casa del Señor toda mi vida, para disfrutar las bondades del Señor y estar continuamente en su presencia /R Niño: La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortaleza y en el Señor confía /R

2ª Lectura (1Co 1,10-13.17) 1ª de Corintios, capítulo 1, versículos 10-13.17

Que no haya divisiones entre ustedes. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 4, versículos 12-23)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo

Niños/as: Gloria a ti, Señor.

A

l enterarse Jesús de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea, y dejando el pueblo de Nazaret, se fue a vivir a Cafarnaúm, junto al lago, en territorio de Zabulón y Neftalí, para que así se cumpliera lo que había anunciado el profeta Isaías: Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos. El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran

50

MI HOJITA DEL DOMINGO


luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció. Desde entonces comenzó Jesús a predicar, diciendo: “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos”. Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las Jesús comenzó a predicar, redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo: diciendo: “Conviértanse, “Síganme y los haré pescaporque ya está cerca dores de hombres”. Ellos inmediatamente dejaron el Reino de los cielos”. las redes y lo siguieron. Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron. Andaba por toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando la buena nueva del Reino de Dios y curando a la gente de toda enfermedad y dolencia. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús. Oye, Dios nos llama para realizar una misión que nos hará más humanos y más hermanos, nos llama a seguir a su hijo en el camino del amor y la vivencia de la amistad. Es duro llevar una vida en servicio y humildad pero con la bendición y la fortaleza que procede de Dios trino lo podremos hacer. Vive siempre la unidad y lucha para que sea auténtica y sincera en todo momento. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

51


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, Dios es nuestra luz y nuestra salvación. Pidámosle confiados. Niño: Hoy día de la Infancia Misionera, pidamos para que haya muchos niños que se conviertan en propagadores de la Palabra, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niña: Por los gobernadores del mundo, para que Dios los inspire siempre en leyes que protejan siempre a los niños, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niño: Para que tengamos la dicha de imitar a Pedro, Santiago y Juan para trabajar por Jesús, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. (Peticiones libres) C.: Dios Todopoderoso nos dará siempre la fe necesaria para permanecer fieles a su amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Acepta, Señor, con bondad, los dones que te presentamos y santifícalos por medio de tu Espíritu para que se nos conviertan en sacramento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Te damos gracias, Señor, por habernos alimentado con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo y te pedimos que este don tuyo sea para nosotros fuente inagotable de vida. Por Jesucristo, nuestro, Señor. Niños/as: Amén.

52

MI HOJITA DEL DOMINGO


DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDINARIO

30 de Enero 2011 - Ciclo A

Bienvenidos a la fiesta del Señor

Salvarse por la misericordia Se cuenta que en aquel tiempo había en Jerusalén una piscina, cuyas aguas cuando entraban en efervescencia podían curar a los enfermos. Jesús vio allí a un enfermo que llevaba paralítico 38 años y por eso no podía lanzarse a la piscina. Jesús se apiadó de él y le sanó sin meterlo en el agua. Simplemente le dijo: “Levántate, toma tu camilla y anda”. Aquel hombre no necesitó la piscina. Le bastó la palabra y la misericordia de Jesús. Tal vez nosotros buscamos ritos, objetos, fórmulas mágicas. Pero hemos de estar seguros de la misericordia divina, y que nos basta escuchar su palabra. Ése es el secreto de la salvación.

Ritos iniciales, ver págs. 2-3

Oración colecta

Niños/as: Amén.

Concédenos, Señor, Dios nuestro, amarte con todo el corazón y, con el mismo amor, amar a nuestros prójimos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Escuchemos la Palabra de Dios

1ª Lectura (Sof 2,3;3,12-13)

Sofonías, capítulo 2, versículos 3;3,12-13

MI HOJITA DEL DOMINGO

53


Salmo responsorial (145) Niña: Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Niños/as: Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Niño: El Señor siempre es fiel a su palabra, y es quien hace justicia al oprimido; él proporciona pan a los hambrientos y libera al cautivo /R Niña: Abre el Señor los ojos de los ciegos y alivia al agobiado. Ama el Señor al hombre justo y toma al forastero a su cuidado /R Niño: A la viuda y al huérfano sustenta y trastorna los planes del inicuo. Reina el Señor eternamente, reina tu Dios, oh Sión, reina por siglos /R

2ª Lectura (1Co 1,26-31) 1ª de Corintios, capítulo 1, versículos 26-31

Dios ha elegido a los débiles del mundo. (Nos ponemos de pie para la aclamación antes de la lectura del Evangelio)

Evangelio

(Mateo, capítulo 5, versículos 1-12)

Lectura del santo Evangelio según san Mateo

Niños/as: Gloria a ti, Señor.

E

n aquel tiempo, cuando Jesús vio a la muchedumbre, subió al monte y se sentó. Entonces se le acercaron sus discípulos. Enseguida comenzó a enseñarles, hablándoles así: “Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque serán consolados. Dichosos los sufridos, porque heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán

54

MI HOJITA DEL DOMINGO


“Felices los que tienen el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los cielos”

saciados. Dichosos los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque se les llamará hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos serán ustedes cuando los injurien, los persigan y digan cosas falsas de ustedes por causa mía. Alégrense y salten de contento, porque su premio será grande en los cielos. Palabra del Señor.

Niños/as: Gloria a ti, Señor Jesús.

Amiguito, todos somos dichosos porque Dios nos ama, todos somos dichosos porque Dios intercede por los humildes, los desprotegidos, pero como dice el Señor dichosos los que se hacen como niños porque de ellos será el reino de Dios. Ustedes niños y niñas son la esperanza para la construcción de una nueva sociedad más justa y más bella. Dichosos ustedes porque tienen un corazón lleno de ilusiones y sueños, por eso luchen sin desanimarse. Dios te bendiga y te guarde en la inocencia y la verdad. Profesión de fe, ver pág. 4

MI HOJITA DEL DOMINGO

55


Oración de los fieles

C.: Queridos niñas y niños, nuestro Dios es un Dios alegre y le gusta que nuestro carácter y nuestras acciones sean de bien para el prójimo. Niño: Para que pongamos diariamente en práctica cada una de las bienaventuranzas que nos explica el Evangelio, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niña: Para que, si estamos disgustados con algún otro niño busquemos de nuevo su amistad, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos, Señor. Niño: Para que con nuestro ejemplo de amor cristiano podamos convencer a los que no practican la religión, roguemos al Señor. Niños/as: Te lo pedimos Señor. (Peticiones libres) C.: ¡Que contento y complacido se pondrá el Señor si practicamos lo oído hoy en las lecturas! Nos compensará por eso. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Oración sobre las ofrendas

C.: Acepta, Señor, estos dones que te presentamos en señal de sumisión a ti, y conviértelos en el sacramento de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén. Plegaria Eucarística, Ritos de Comunión y Conclusión, ver págs. 6-12

Oración después de la comunión

C.: Que el sacramento del Cuerpo y la Sangre de tu Hijo que acabamos de recibir, nos ayude, Señor, a vivir más profundamente nuestra fe. Por Jesucristo, nuestro Señor. Niños/as: Amén.

Por falta de espacio no se colocan en esta remesa de Diciembre 2010 y Enero 2011 las secciones de Catequesis y Valores. La edición de este ejemplar de “Mi Hojita del Domingo” ha sido posible gracias a la colaboración de: Productos Amadío

56

MI HOJITA DEL DOMINGO


Mi hojita del Domingo