Issuu on Google+

Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA Concebido en María a la manera de Dios


Distribuye: • San Pablo, distribución El Hatillo (Edo. Miranda) Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 Fax: 963.68.52 E-Mail: sphatillo@cantv.net

© SAN PABLO, 2007 Ferrenquín a la Cruz de Candelaria Edificio Doral Plaza, Local 1 Apartado 14034, Caracas 1011-A - Venezuela Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24 Fax 576.93.34 E-Mail: speditorial@cantv.net Web site: http//www.sanpablo.org.ve Depósito legal: lf56220072002176 Impreso en Venezuela


Dedicatoria En la Iglesia Bizantina de la Divina Sabiduría o Hagia Sophia (Santa Sofía), situada en la ciudad de Estambul, Istanbul o Constantinopla, se observa un mosaico que muestra al emperador Justiniano dedicando la edificación a María la Virgen y a su Hijo Jesús.

Catedral de Santa Sofía.

Mosaico dedicatorio.

Le dedico el libro: Al Absoluto, a Dios: Por ser el Creador de todos los átomos del Universo y por amar a la Humanidad hasta el extremo de bajar del Cielo y hacerse carne o células para, por y con amor, vivir y compartir con los hombres. A María, Myriam, de Nazaret, la Virgen María: Por aceptar ser la madre del Hijo de Dios, la “Palabra”, al transmutar su “esencia invisible” en carne o células visibles, materia, al construir su cuerpo en el suyo, parirlo, criarlo y educarlo. A José, el Carpintero: Por aceptar desposarse con María, ya embarazada y no por él, hacerse responsable de ella al amarla, cuidarla y respetarla, y por ser el “padre humano” de su Hijo, Jesús, y amarlo y velar por Él. A Jesús de Nazaret: Por su ejemplar, asombrosa, única y digna vida y por hablar, enseñar, curar y amar a los hombres, a pesar del fanatismo y odio, que condujeron a destruir su cuerpo, su templo. A mis padres y todos mis ascendientes: Por los genes que me dieron la vida y amarme, cuidarme y educarme durante sus vidas y luego de su despedida de la Tierra continuar desde el “Paraíso”. A María Luisa: Por su “sí”, palabra pronunciada ante Dios y los hombres, al aceptarme como su esposo y compañero de vida. A mis hijos Luís Enrique; Luisa Mercedes y Cristina: Por nacer y ser. A Carolina, Nicolás y Rene: Por escoger y amar a nuestros tres hijos. A mis seis nietos: Los amo. Al lector: Por tener el libro en sus manos.


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

Estructura del libro El libro es, metafóricamente, un denario romano con dos caras. Es un tres. Se trata de una trinidad. Lucas (20,20): Mostradme un denario. ¿De quién lleva la imagen y la inscripción? Ellos dijeron del César. Él les dijo: Pues bien: “Lo del César devolvédselo al César y lo de Dios a Dios”.

Denarios romanos de la época de Jesús. Denarios romanos (http://es.wikipedia.org/wiki/Denario).

Toda moneda, aunque es un número uno, de hecho es también un número tres. Se trata, al igual que el número cinco, de una cifra impar perfecta por ser una unidad que puede ser dividida en dos mitades iguales y sin perder su identidad. El denario romano es uno y trino a la vez por poseer dos caras indivisibles e inseparables. Jesús de Nazaret afirmó que somos una unidad, una moneda, con dos caras o facetas indivisibles e inseparables, que provienen cada una de fuentes diferentes (Juan 3, 6): Lo nacido de la carne viene de la carne (toda carne o células, el cuerpo, es materia y por consiguiente está hecho con base a los átomos, polvo, del Universo y volverá a serlo con la muerte) Lo nacido del espíritu viene del espíritu (todo espíritu, del latín spiritus o ánima y del griego psiche, es soplo, aire o hálito o alma, por lo que su esencia es sutil y lo seguirá siendo con la muerte del cuerpo). La cara de la moneda dedicada al César, la científica, es para lo nacido de la carne. La cara de la moneda dedicada a Dios, la cara sagrada, es para lo nacido del espíritu. El médico es una “moneda” que vive en dos mundos: En el del cuerpo, que es el del César. En el del espíritu, que es el de Dios. Desarrollan los médicos su actividad también dos mundos: En el mundo de la salud y en el de la enfermedad. La medicina es una ciencia basada en la evidencia y las buscamos sin descansar hasta 6


Hágase En Mí Según Tu Palabra

que las encontramos, porque quien busca encuentra. Ello hace que nos movamos e indaguemos en ambos mundos, en el del César, la carne, y el de Dios, el alma o espíritu, en todo lugar y a toda hora, sea que estemos despiertos o dormidos.

Lo nacido de la carne es la cara del César Razonar y convencer: ¡Qué difícil, largo y trabajoso! Sugestionar: ¡Qué fácil, rápido y barato! Dame la mano y mi hermano serás: Busqué a mi alma; a mi alma y no la pude ver / Busqué a mi Dios y mi Dios me eludió / Busqué a mi hermano y encontré a los tres. Los que aman se buscan y no se rechazan1.

Detalle del fresco del techo la Capilla Sixtina de Miguel Ángel Buonarotti

Al observar el detalle del fresco de la Capilla Sixtina siento como que si el mismo Dios, la Palabra, me hubiera hablado y dado la mano, cual amigo. Toda “palabra” viaja por los aires por lo que los dedos no se tocan. Simbólicamente el alma es representada en la mano y pienso que la figura intenta también representar la transmisión de la palabra de Dios al alma humana, la Revelación, llenándola de asombros. La Creación y la encarnación de Dios son realidades, maravillas, que han apasionado a todos los seres humanos, desde que el hombre es conciencia. Como maravilla es “ver” cosas no conocidas y sabemos que lo desconocido, como es lo natural y en primera instancia “asusta al hombre”, todo mi ser se colmó primero de estupefacción y seguidamente de fascinación, encanto, éxtasis y sobre todo de asombro. Dios, como ciencia y amor, principio y fin de toda individuali1. KÜBLER-ROSS, Elizabeth. La muerte: Un amanecer. España: Luciérnaga. 1987.

7


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

dad, cuya esencia la llevamos en el alma, es amado por sí mismo y a quien va a parar toda amistad. Los amigos se desean y el deseo arrastra al uno hacia el otro. Una atracción mutua los aproxima. Me propongo darle la mano a Dios a través de la ciencia, la cara del César, con la premisa de que uno o más acontecimientos históricos realizados por Dios aquí en la Tierra, la Palabra, el “Invisible”, se tratan de obras o realidades “visibles” y por consiguiente son cuantitativas que se pueden medir, tocar y ver, por lo que son asequibles al método científico: Si esas obras y maravillas fueron verdad se tratan de señales o hechos y los hechos, hechos son: Así fueron, así son y así serán por y para siempre.

Lo nacido del espíritu es la cara de Dios Juan (1, 1): En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios: El único misterio del universo es que exista un misterio del universo.

Detalle del fresco del techo la Capilla Sixtina de Miguel Ángel Buonarotti

Jesús de Nazaret dijo (Juan 4, 48): En verdad os digo: A menos que ustedes vean señales y prodigios no creéis: Te invito, ven y sígueme a compartir mis “asombros”, al seguir, cual peregrino, las señales y maravillas (singularidades para la ciencia) de Dios. El libro, al igual que la luz, fotón, que es a la vez partícula u onda, está dividido en dos: César (partícula) y Dios (onda). Es el único número par primario o perfecto porque sus partes son indivisibles: Es ciencia y religión. Es alma y cuerpo. 8


Hágase En Mí Según Tu Palabra

No te ofusques El discernimiento, esa notable facultad de la razón del hombre para distinguir entre lo real y lo ilusorio, se encuentra, a veces, ofuscado por actitudes no científicas y hasta fanáticas. Tal sentimiento es muy común en los hombres de todos los tiempos, porque les impide “ver” las señales que tienen delante de sus propios ojos. Es opinión del sabio hindú, Jiddu Krishnamurti (1895-1986): “Es necesario saber distinguir entre lo justo y lo injusto, lo esencial y lo accesorio, lo útil y lo inútil, lo verdadero y lo falso, lo egoísta y lo altruista. La verdad puede ser descubierta por cualquiera de nosotros, sin la ayuda de autoridad alguna; al igual que la vida, está siempre presente en un sólo instante”2. ¡Una señal es una señal, y un hecho histórico es un hecho que sucedió realmente, aunque su causa sea una acción directa de Dios en el mundo! ¿Cómo evitar el ofuscamiento durante el viaje? Haciendo el viaje como discípulo y peregrino, porque tienen en común ser “pobres de espíritu”: Para que tengas hambre de conocimientos hay que tener “pobre el espíritu”, tal como lo enseñó Jesús en la primera, no la segunda, de las bienaventuranzas dichas en el sermón del monte (Mateo 5,1): Bienaventurados son los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Se trata de la disposición del alma, intelectual y emocional, para seguir las señales y aceptar las maravillas relacionadas con los tesoros al final de la travesía, que son en ésta, de la concepción, nacimiento, vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, así como la Creación y la revelación, porque fueron los “preludios de Dios”, tal como lo enseñó el finado y recordado Papa, Juan Pablo II, Karol Wojtyla (1967-2005): “La experiencia directa del conocimiento de Dios, a la que aspira todo hombre contemporáneo, no le es posible, pues tal desvelamiento de Dios, lo habría, en cierto modo, oscurecido a los ojos del hombre, porque el hombre no es capaz de soportar el exceso de “Misterio”, a Dios. Dios, el Misterio increado, se ha autorrevelado a los hombres en forma indirecta, no solo a través de la Creación (conocimiento “indirecto” de Dios a través de la Creación), sino que también, por ser “Misterio”, lo ha hecho por medio de la “Revelación”. Si Dios no fuese Misterio, no habría necesidad de la “Revelación” o, mejor dicho, hablando de modo más riguroso, de la “autorrevelación” de Dios 3. Se desprende de la lectura que ya hay dos prólogos o discursos antepuestos por el “Prologuista”: El primero es la Creación y el segundo la “Revelación”. Sólo bastó con seguir las señales y copiarlos. Es necesario el coraje u osadía no sólo al salir a buscar la verdad y no negarla cuando se encuentra frente a uno, sino que también para abandonar el “silencio” y publicar el libro. 2. KRISHNAMURTI, Jiddu. A los Pies del Maestro. Buenos Aires: Kier. Vigésima edición. 1994, p. 13. y El arte de la estrategia. Http://www.personal.able.es/cm.perez/krishnamurti.htm. 3. WOJTYLA, Karol. Juan Pablo II. Cruzando el Umbral de la Esperanza. España: Plaza & Janes. 1994. p. 62.

9


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

No te extrañe que, al igual a como sucede con todos los hombres, también los médicos se hacen preguntas de índole científica y religiosa. La diferencia es que son hechas casi a diario, porque estamos permanentemente en contacto con la enfermedad, el sufrimiento, el dolor, la muerte y el “milagro” de la restitución de la salud física y espiritual. Me llamó científicamente la atención que, luego de la lectura de los Mitos Sagrados, la Biblia de los pueblos, existe en todos ellos la firme creencia en la venida de Dios a la Tierra, mediante su encarnación en figura humana. Se trata del Dios-Hombre. El Mesías. El Cristo. 4, 5, 6, 7, 8 Acepto que Dios, el embarazo de la Virgen María y Jesús de Nazaret, son “maravillas” asequibles a las innumerables ramas del saber humano.

En el Universo todo es vibración El Universo es palabra, es música, es armonía, es amor: Todas las culturas y sociedades humanas, desde las primitivas hasta las actuales, aman y tienen música, lo que les causa placer. Me propongo escuchar la “Palabra” siguiendo, a la manera de un peregrinomédico, sus señales y maravillas. El sonido se da gracias a la transmisión de las vibraciones. Acepto que toda “palabra” es vibración, es energía trasmutada en aliento, ritmo, armonía. La “Palabra”, la Creación, es música y hace que el libro sea un poema sinfónico al escribir “musicalmente” la trama de una historia escrita, cual es la concepción y nacimiento de Dios: ¿Por qué los aficionados a esa música guardan un silencio total al escucharla? ¿Por qué aunque mucha de esa música es sumamente difícil de “tararear” le gusta a tanta gente? Por la armonía entre las notas y letras. Cuando uno conoce bien una canción y escucha sólo la música, sus notas o melodía evocan a la letra, que es la “Creación” y llevan al Autor, al Creador. Por todo ello el libro está estructurado bajo la forma de una “sinfonía”: Sincronización de varias voces o piezas de formas libres. Procuro emular a la novena sinfonía del compositor alemán, Ludwig van Beethoven, su obra más grandiosa y eterna, porque a diferencia de las anteriores tiene instrumentos y “coro”. El libro está estructurado con base a cuatro “movimientos”. Cada uno con su tiempo, tempo, y estructura diferentes en las que se alternan instrumentos y coro, o sea materia y palabras, ciencia y espíritu, para desembocar en un poderoso final 4. CHUDOBA, Bohdan. Los Tiempos Antiguos y la Venida de Cristo. Madrid. Rialp S.A. 1965. 5. DIEL, Paul. Dios y la Divinidad. México: Fondo de Cultura Económica.1986. 6. ELIADE, Mircea. Lo Sagrado y lo Profano. Barcelona. Labor. S.A. 1992. 7. RANK, Otto. El Mito del Nacimiento del Héroe. Barcelona: Paidós. 1981. 8. JUNG, Carl Gustav. Psicología y Simbólica del Arquetipo. Barcelona: Paidós. 1982.

10


Hágase En Mí Según Tu Palabra

coral, convertido en un símbolo de la alegría y la libertad, cual es la personalidad y figura de Jesús de Nazaret: Cuatro más uno es igual a cinco. La estructura del libro tiene su paralelismo con el techo del Templo del Cielo, situado en la ciudad de Beijing, en el que cuatro columnas principales con 8 secundarias, en total doce, confluyen en lo alto en una estructura circular.

El techo del Templo del Cielo de Beijing.

Ser un hombre de ciencia, un médico, no es sinónimo de inicio tratarse de una persona no creyente, de un ateo. Intento que resuenen en tus oídos, intelecto, algunos de mis asombros: Asombrarse es admirarse y es causar sorpresa ante la vista o consideración de alguna cosa extraordinaria o inesperada. También es contemplar con sorpresa y placer alguna cosa admirable. La mejor manera que encontré para acercarme a Dios Padre, fue a través de los “asombrosos” que me causaron el hecho de acercarme a su obra, cual es la Creación y el diseño del planeta Tierra, la morada, y del ser humano, la carne y el espíritu. Comprendo que hay datos científicos que te pueden cansar y quizás diluir, pero como el objetivo del autor es mostrarte que no se trata del mero azar sino de una planificación o diseño y una ejecución extraordinarios, para no recalcar de asombrosos”, intento de manera indirecta acercarme a la magnitud del “Primer Penseur o Arquitecto” de dichas obras: Dios, el Absoluto, el Creador y Diseñador de todo cuanto existe y su venida al mundo como Hombre-Dios. Es una característica del científico el hecho de estar abierto a las diferentes disciplinas del pensamiento humano con el espíritu de diálogo, ecumenismo, y es la razón por cual indagué en el pensamiento de diferentes representantes, científicos, religiosos y filósofos, de la cultura occidental y de la oriental, a través de figuras representativas y lo haré durante todo el libro. 11


Índice Primer “movimiento”: A manera de obertura Es la “palabra” del peregrino-médico 1. Porque la vida es sueño y los sueños, sueños son 2. El prologuista 3. Soy un peregrino 4. Tuve dos sueños 5. Escribí dos libros. Dos cincos o doble cinco 6. El lenguaje y estilo del libro 7. Te invito a recorrer el camino de señales y maravillas 8. El equipaje para la peregrinación 9. Los compañeros de viaje

042 043 050 069 075 080 086 114 134

Segundo “movimiento”: El diseño del ser humano Es la “palabra” del científico A) El cuerpo: Lo nacido de la carne 1. ¿Qué es el hombre? 2. Me asombra la célula 3. Me “asombran” las moléculas que soportan la vida 4. Me “asombra” el genoma y cómo se hace un nuevo ser humano 5. Me asombran los órganos de los sentidos 6. Me asombra la armonía del cuerpo humano

156 166 168 180 189 206

B) El alma: Lo nacido del espíritu 1. Pienso luego existo 2. Me asombran las neuronas 3. Me “asombra” el amor

211 214 220

Tercer “movimiento”: Tú eres mi Hijo amado Es la palabra de Dios Creador A) La “Palabra se hizo Creación 1. Dale a Dios lo que es de Dios 2. ¿Qué es crear? 3. A la Creación por la metafísica 4. Los mitos sobre la Creación 5. Hágase la luz 6. El “movimiento” de la Creación 7. El tamaño del Universo 8. El “origen” de la materia 9. Las partículas y las fuerzas elementales

230 236 239 244 248 253 255 258 263


B) La “Palabra” se hizo Revelación 1. El acto de informar 2. El “Héroe” de los Mitos paganos 3. El Mesías de Israel

272 276 281

C) La “Palabra” se hizo Comunicación: Escucha y responde 1. El canal de la neuro-teología: El teléfono de Dios 2. Las experiencias místicas, la inspiración y la meditación 3. La oración

291 295 302

Cuarto “movimiento”: Hágase en Mí según tu palabra Es la “palabra” de la madre A) La Concepción 1. El misterio 2. La Concepción de Jesús de Nazaret 3. Las vivencias de la Virgen María 4. La figura “quijotesca” de José, el Carpintero 5. Las intimidades entre María y José 6. La posición de dos médicos

309 315 318 330 331 334

B) El nacimiento de Jesús de Nazaret 1. El parto de Jesús 2. La “familia humana” de Jesús de Nazaret 3. La infancia de Jesús

337 353 365

Final coral: Un himno a la alegría Abba - Papá Es la “palabra” del Hijo 1. ¿Quién es éste? 2. El impacto del encuentro personal con Jesús de Nazaret 3. Dos descripciones físicas de Jesús de Nazaret 4. ¿Cómo fue la personalidad de Jesús de Nazaret? 5. Las tres raíces o escaleras (trismegistus) del desarrollo de la personalidad en Jesús de Nazaret 6. Jesús de Nazaret vivió a la manera de Hombre-Dios 7. Dos conversaciones y dos parábolas 8. El cuerpo de Jesús funcionó como un Hombre-Dios 9. Tres milagros

375 381 392 398 404 432 441 462 470


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

Unas “palabras” del autor La obra de Dios en la Tierra más asombrosa, única y extraordinaria, en mi opinión, es que el Invisible se hizo un acontecimiento histórico, o sea visible, al encarnar, que es trasmutar su esencia en materia al disponer de un cuerpo humano hecho a base de células. Se trata de la figura humana o antropomorfa del Héroe, de los denominados mitos y creencias de los diferentes pueblos al de Israel y mal catalogados como paganos, o del prometido Mesías del pueblo de Israel al hacer realidad, un hecho histórico, al hacerse acción la “Palabra” en la mujer escogida dentro de su seno, la esposa humana de Dios, y hacerse cigoto, embrión, feto, bebé, niño, adolescente y adulto. (Dr. Lucas 12,2): No hay nada encubierto que no llegue a revelarse, ni nada escondido que no llegue a conocerse. Intento en el libro conocer la obra de Dios en la Tierra, parte ínfima de la Creación, que en mi opinión es la más asombrosa, única y extraordinaria: “El Invisible se hizo un acontecimiento histórico, o sea visible, al encarnar, que es trasmutar su esencia en materia al disponer de un cuerpo humano hecho a base de células. Se trata de la figura humana o antropomorfa del Héroe, de los denominados mitos y creencias de los diferentes pueblos al de Israel y mal catalogados como paganos, o del prometido Mesías del pueblo de Israel al hacer realidad, un hecho histórico, al hacerse acción la “Palabra” en la mujer escogida dentro de su seno, la esposa humana de Dios, y hacerse cigoto, embrión, feto, bebé, niño, adolescente y adulto.

No tengas miedo Mateo (14,27): No tengan “miedo”: Dijo Jesús de Nazaret en múltiples ocasiones: Nada es posible mientras tengas miedo. Todo es posible más allá del miedo. No tengas miedo y no te extrañe que incluya en el libro, por respeto, tolerancia y ecumenismo, a las culturas y religiones de diferentes pueblos en el entendido que las creencias llevan al hombre al budh, que es la raíz de despertar, desarrollarse, comprender. De manera que Buddha, literalmente, es un título para representar “El iluminado”. Lo sagrado no es mojigatería, religiosidad o superstición. Cuando los sabios nahuas, los tlamatinime fueron interrogados por los doce primeros religiosos católicos arribados a México acerca de sus creencias expresaron con calma: “Nosotros sabemos a quién se debe la vida, a quién se debe el nacer, a quién se debe el ser engendrado, a quién se debe el crecer, cómo hay que invocar, cómo hay que rogar”9. 9. GONZÁLEZ, Federico. Http://www.geocities.com/indoamerica/precol1c.htm.

14


Hágase En Mí Según Tu Palabra

¿A quién se debe la vida y a quién hay que rogar e invocar? Lo cósmico, en estado sólido, es la materia con la que se construye el cuerpo: No hay diferencias entre la base material del cuerpo humano y el de una roca. Somos los seres humanos hechos a base de átomos pero hay una diferencia sustancial entre la materia del ser humano en relación con las otras materias: Queda claro que aunque somos parte del mundo físico que nos circunda porque estamos construidos con iguales materiales de la tierra que pisamos, pero que adquieren en el hombre una función que no poseen en forma individual y esa es la “vida”, la psique, el alma. Nuestra materia tiene conciencia por lo que los átomos que nos conforman ¡piensan y sienten! Somos un puñado de átomos y moléculas que piensan y sienten. El cuerpo es materia organizada y la materia no piensa, no ama y no habla. Somos el producto de dos nacimientos u orígenes. ¿Qué es la vida?: Un frenesí. ¿Qué es la vida?: Una ilusión; una sombra, una ficción. ¿Qué es la vida?: El alma humana. El alma consiste en un impulso, una fuerza que anima el cuerpo y hace que adquiera funciones que jamás tendrían los átomos y moléculas que lo componen, como es permitirles que piensen, decidan y actúen. ¡Insólito y asombroso!: Somos materia “animada”: Un nivel muy elevado de propiedades que no se explican por sus elementos constitutivos. El ser humano es materia que siente a través de la senso-percepción (los órganos de los sentidos), pero además es capaz de alegrarse cuando se encuentra con seres queridos, de llorar cuando fallecen o de entristecerse cuando se alejan. Ni hablar de los momentos agradables cuando se está en compañía de la naturaleza admirando un atardecer. Lo que me hizo concluir, como médico, en la certeza de las palabras de Jesús: Que poseemos dos naturalezas a través de dos nacimientos, el corporal o material, proviene de la Creación, y el sutil o espiritual. Ambos mundos provienen de la “Palabra” (Juan 1, 1): En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios. Verbo es palabra. Las palabras descubren al alma con sus funciones y al corazón con sus sentimientos. El intelecto, cerebro izquierdo, elabora las ideas y las codifica en forma de palabras. Se trata de la diosa razón. Por su cualidad de intelectual no tienen sentimientos y no comparten ni trasmiten emociones. El intelecto intercambia información con otros intelectos durante cualquier conversación. Sin la razón no se pueden trasmitir las ideas, la información, que es la manera como se comunicarían dos computadoras dialogando. Al pasar las palabras por el corazón, cerebro derecho, hace que sean inseparables las ideas de los sentimientos y 15


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

los afectos, razón por la cual una palabra es como un denario romano o una gota de vivencia, porque contiene en su interior piezas de información integradas por ambos mundos: La cara de la razón o intelecto, el del César, que le concede ideas, y la cara del corazón, el de Dios, que le concede una carga de energía emocional. La palabra es como una moneda, un envoltorio o un envase, cargado de energía que trasporta ideas y afectos. ¿No soy yo y mi cuerpo o mejor dicho: Mi cuerpo y yo? Si no me comunico, “palabras”, no soy: Los médicos conocemos el valor de las palabras y de cómo una palabra, mal o bien dicha, es exprimida y rumiada por la persona: Las palabras pueden herir tanto y más que las armas y golpes. ¿No te parece asombroso el acto de indagar sobre la verdad de los hechos sobre cómo sucedieron la entrada o concepción de Jesús en María y no te parece asombroso indagar en la forma como nació Jesús? ¿No te parece asombroso indagar si Jesús, el Hijo indiscutible de María de Nazaret, la hija de Ana y Joaquín y mundialmente conocida como la Virgen, funcionó biológicamente como un Dioshombre (hijo de Dios con una mujer y construido su cuerpo en su vientre), y no como un hombre-hombre, como lo somos todos (hijo de un varón con una mujer y construido el cuerpo en su vientre)? Es por medio de la voz, la Palabra, que se le revela al hombre el flujo de la Fuente eterna, que le es invisible. Dios, el Creador, el Absoluto, es la “Palabra” para el evangelista y se hizo acción, cuerpo, al encarnarse (Juan 1, 14): Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre nosotros. El Griego, que fue el idioma con el que escribió Juan su Evangelio, utilizó la palabra sark, cuya traducción literal es “carne”. Llamaban así los griegos a la carne del hombre y la de los animales, en oposición a la sangre10. Toda “carne”, sea humana o animal, está hecha a base de células. Según la Academia de la Lengua Española, la Encarnación de Dios es definida como el acto misterioso de haber tomado “carne” humana el Verbo Divino en las entrañas virginales de María Santísima11. Encarnarse, desde el punto de vista del médico y del biólogo, es hacerse células y significa que Dios, al encarnar, va a trasmutar su esencia invisible e inmaterial en materia visible, en átomos, moléculas y células, al aportar la mitad masculina que le corresponde al varón en el óvulo de la mujer escogida, para así ambos y en conjunto, generar un nuevo genoma humano y de ahí un único y nuevo cuerpo. Al 10. ARNAL, Mariano. Http://www.elalmanaque.com/Agosto/8-8-eti.htm. 11. Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española. Decimoctava Edición, p. 526.

16


Hágase En Mí Según Tu Palabra

construir esa mujer en su vientre a ese nuevo cuerpo, cuyos genes masculinos los introdujo, condensó, Dios en su óvulo a la manera de Dios, se trata de un DiosHombre u Hombre-Dios, por ser Dios el progenitor masculino: ¿Cómo va a hacer Dios para disponer de un cuerpo si una “esencia no posee materia?: La “Palabra”, por su esencia de sutil, no contiene átomos y en consecuencia no puede procrear, como se explicará en detalle, a la manera de los hombres. Una “Palabra” carece de testículos para producir espermatozoides con la información genética indispensable para generar un nuevo cuerpo humano en una mujer así como de genitales para transmitirlos: Se trata del misterio de la concepción de Jesús de Nazaret. Como encarnar significa que Dios se va a consustanciar con la materia creada por Él mismo, va a materializarse en átomos, moléculas, células, órganos y tejidos, para disponer de un cuerpo o una figura antropomórfica: Afirma Juan que la “Palabra” ya se hizo carne, es decir, un óvulo fue fecundado y comenzó, igual a como sucede con todos los seres humanos, como un cigoto que luego de divisiones sucesivas se hizo embrión, luego un feto y ser bebé al alcanzar las aproximadamente cien trillones de células, los pedacitos o ladrillos de la carne necesarias e indispensables para formar un nuevo organismo o volumen humano. Todo ello, en el vientre, útero, de la madre humana escogida por Dios: María de Nazaret, la Virgen. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús, porque significa que esa mujer humana construyó el cuerpo de Dios en su útero: Tuvo un “pedacito de Cielo dentro del suyo”. Esa conclusión biológica es apoyada por los acontecimientos que recientemente ocurrieron con la imagen de la Virgen de la Guadalupe: Durante una misa dedicada a los niños que no nacieron a causa de los abortos provocados, el vientre de la imagen se “iluminó” con una luz blanca, pura y muy intensa, que flotaba en el vientre de la imagen, porque provenía del interior de la figura y con la forma de un embrión: ¿No se trata de un “mini Big Bang, la energía de la Creación condensada en átomos en su útero? La imagen me llegó por el Internet desde varias fuentes.

Imagen de la Virgen de Guadalupe con el “útero”, vientre, encendido. 17


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

¿No tiene la forma de un embrión? Cuándo un bebé nace: ¿No decimos que la mujer dio a luz? ¿Por qué? ¿Será que cuando nació Jesús de Nazaret lo hizo como una luz? Es indispensable una alta dosis de humildad, ser como niños, para acercarse a Dios, a la Luz, al Sol. ¿No te parece asombroso acercarse a un “Milagro” que caminó y compartió con los hombres mientras vivió como un ser humano aquí en la Tierra? ¿No te parece asombroso conocer los “asombros” de los testigos que compartieron con ese Ser humano excepcional? ¿Hay algún término para expresar lo que me produjo su cruel asesinato hecho a través de un inaudito, por lo doloroso, terrorífico y cruel, a causa del odio, proceso conocido como su pasión y muerte? ¿No te causa estupefacción, fascinación, que llega en mi persona hasta la turbación, que ese cuerpo ya hecho cadáver haya resucitado físicamente al tercer día?: Si no fue física la resurrección no se trata por definición de una resurrección12. La “Palabra” se hizo Hombre que a su vez emitió ¡palabras!: A la palabra de Dios y la de Jesús, se las conoce como “verba sacra”: ¿La vas a escuchar? De manera que voy a estar muy atento de los hechos y las palabras de Dios dichas a través de la Creación y la Revelación (mitos y creencias), así como las de Jesús de Nazaret y de su madre la Virgen María, recogidas por medio de los evangelios y otras fuentes de información que serán debidamente citadas.

¿Con o sin Dios? Todas las tradiciones y civilizaciones de que se tenga memoria, a través de sus creencias plasmadas en sus mitos y templos, afirman y establecen la existencia de un Dios Creador, el Absoluto, así como la correcta relación jerárquica entre el Creador, la Creación y su criatura, el hombre. No es lo contrario de manera que Dios no es un descubrimiento o invento del hombre, por lo que no le es posible hacerlo desaparecer por el simple expediente de negarlo: ¿Cómo los hombres pueden suprimir por decreto a Dios Creador? Tampoco pueden minimizarlo al fragmentarlo: Hay innumerables dioses en los panteones griegos, romanos, egipcios, caldeos y mayas, entre otros, así como hay diferentes religiones mayores como la judía, cristiana, islámica, hinduista y budista, lo que hace erróneamente al hombre creer que sus dioses y religiones son identidades enteramente diferentes entre sí y propiedad privada de sus respectivos pueblos. 12. El término resurrección se aplica habitualmente al concepto de reunión de espíritu y cuerpo de una persona, o la vuelta a la vida de una persona muerta.

18


Hágase En Mí Según Tu Palabra

Posición de dos filósofos El filósofo alemán, Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844-1900), exclamó un día que “Dios ha muerto”. Lo que profería era un grito de desesperación. Su previsible hundimiento mental ocurrió el 3 de enero del año 1889 d.C., (estuvo recluido en psiquiátricos), aunque se tejieron múltiples conjeturas en relación a la causa de su afección, pienso yo que le sucedió al colocar a la nada, nihil, en el lugar de Dios13. ¿Quién no pierde la razón ante tal pensamiento?: Ser científico no es sinónimo de ser una persona no creyente: O la materia es eterna o hay un Dios eterno, misterio por misterio, desconocido por desconocido: El experimento de vivir sin religión siempre ha fracasado y sumerge al ser humano en la desesperación. Por el contrario, el filósofo danés, Søren Aabye Kierkegaard (1813-1855), se preguntó un día: “¿Qué es el ser humano?” e inmediatamente reflexionó y respondió: “El ser humano es una síntesis de lo temporal y lo eterno, de lo finito y lo infinito (se trata de una moneda). Tal encuentro de antinomias en un solo ente (el ser humano) genera en tal ente la angustia. El deseo de inmortalidad que, comúnmente tiene el ser humano, contrasta ante su finitud. Sin embargo “esa no es una enfermedad mortal”, ya que la angustia, si es ‘reflexionada’, resulta liberadora al hacer notar al humano de su situación”. De no haber la “esperanza” en un Dios Creador hace que el alma se hunda en un abismo sin fondo, el infierno, imposible de colmar”14. ¿Qué otra cosa podría ser la existencia sin Dios sino la desesperación absoluta? Se trata de la esperanza de la inmortalidad al combinar el “fuego o inmortal chispa divina”, con los átomos que conforman el cuerpo humano. En mi opinión esa angustia, no respondida afirmativamente, sería y es grave y hasta mortal para el alma, porque sumerge al hombre en la ausencia de la esperanza, que es la desesperanza con su desesperación, debido a la exclusión y ausencia de Dios, el Fuego de la vida, al no querer reconocer que al principio era la Palabra, el Fuego, que fue expresada por medio de la Creación. Acepto y repito la premisa de que cualquier evento, obra, suceso, acontecimiento, hecho o maravilla, realizado directamente por Dios aquí en la Tierra fue, es y seguirá siendo y por siempre un suceso o un acontecimiento histórico cierto y verdadero, muy especialmente su Encarnación en figura humana: El Amor se convirtió en obra y obras son amores. En mi opinión esa angustia no respondida afirmativamente sería grave y hasta mortal para el alma, tal como le sucedió al filósofo Nietzsche. 13. Http://es.wikipedia.org/wiki/Nietzsche. 14. KIERKEGAARD, Sören. Tratado de la Desesperación. Buenos Aires: Santiago Rueda. 1960, p. 143.

19


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

Agrega Kierkegaard: “Si no existiera un vínculo sagrado que mantuviera la unión de la humanidad; si las generaciones se sucediesen unas a otras del mismo modo que renueva el bosque sus hojas; si una generación continuase a la otra del mismo modo que de árbol a árbol continúa un pájaro el canto de otro; si las generaciones pasaran por este mundo como las naves pasan por el mar como el huracán atraviesa el desierto: actos inconscientes y estériles; si un eterno olvido siempre voraz hiciese presa en todo y no existiese un poder capaz de arrancarle el botín, ¡cuán vacía y desconsolada no sería la existencia!”. La solución es la fe que, de ningún modo es pasiva, sino un “salto de fe”, tal como lo hizo ese “caballero de la fe” que fue el Profeta Abraham, al afrontar directamente la existencia y modificarla positivamente, aunque se crea que es absurdo lo que Dios le pide, o de que “todo está perdido”.

Posición de dos hombres de ciencia El reconocido y afamado biólogo inglés, Richard Dawkins, publicó en el Año 2006 d. C., un libro que niega la existencia de Dios: “The God Delusion”. El autor además expresa sus dudas sobre la existencia cierta de Jesús: “Aunque Jesús probablemente existió”, igual con la veracidad de los evangelios: “La única diferencia entre el Código Da Vinci y los evangelios, es que los evangelios son ficción antigua mientras que el Código es ficción moderna”15. La búsqueda de argumentos para demostrar la existencia definitiva conducen a Dios no conducen al Creador, te alejan, así como lo absurdo de concluir en su no existencia a raíz de los comportamientos inadecuados de muchos hombres religiosos a causa de las innumerables crueldades, hipocresías y violencias, que han sido infligidas a sus semejantes por los “hombres de fe”. La historia está llena de esas actitudes “en el nombre de la religión”, sea cual sea. Pero también está llena de amor, compasión y altruismo, “maravillas”, también en el nombre de la religión, sea cual sea. Sobre todo del impulso de hacer las cosas bien hechas, la moral, y el amor “incondicional” al prójimo, “ágape”, por no tener un beneficio recíproco. Ese mismo año el médico norteamericano y Ph. D. en química-física y fellowship en genética humana, el Dr. Francis Collins, fue el científico jefe del proyecto genoma, lo que le permitió profundizar en el código de la vida, publicó un libro titulado: “The Language Of God. A Scientific Presents Evidence for Belief”. En la parte uno: “Del ateismo a la creencia”, se confiesa en su juventud como un librepensador y un reconocido agnóstico, quizás y como a muchos les sucede, no “le convenía conocer y creer en una autoridad espiritual superior”. Inmerso en la mecánica cuántica estaba convencido de que cada cosa del Universo se podía 15. DAWKINS, Richard. The God Delusión. New York: Houghton Wifflin, 2006, p. 97 y 253.

20


Hágase En Mí Según Tu Palabra

explicar sobre la base de ecuaciones y principios físicos. De manera que ningún científico podía considerar la posibilidad de Dios sin cometer algún tipo de suicidio intelectual. Del agnosticismo pasó al ateísmo. Me llama mucho la atención, me asusta, que esas mentes brillantes, utilizando una misma especialidad, llegaran a conclusiones contrarias. Igual les sucedió en vida a los dos ladrones que fueron crucificados junto a Jesús y lo tuvieron guindando al lado de ellos. Uno lo reconoció y el otro lo insultó. Es por ello que es necesario indagar qué sucede con la psiquis y a esa actitud la denominé como el “depredador de la psique”. Te pondré en guardia para evitar que ese monstruo te devore: Creer en “la nada” como la causa y razón de tu y mi existencia, así como la de de la Creación, conduce a la enfermedad “mortal” del alma, al excluir la presencia de Dios en la vida. Al profundizar en la ciencia y especialmente en la bioquímica del DNA, Collins se sorprendió al aplicar satisfactoriamente lo riguroso del intelecto matemático y físico en la biología y se asombró al concluir que, la biología, tiene a fin de cuentas una “elegancia matemática”, y no encontró una explicación mejor para comprender la causa de esa “elegancia”, que la existencia de Dios. Se tropezó en su peregrinar con el escritor y académico irlandés, Clive Staples Lewis (1898-1963), quien también pasó del ateísmo hasta llegar a Jesús, utilizando la cara del César, la razón. Se trata de un hombre que fue un ateo por muchos años hasta que se enfrentó con el conocimiento que Jesús de Nazaret tenía de sí mismo, y a través del intelecto y lo encontró. Dos posibilidades: O es falso que Jesús es Dios, o es verdad. La hipótesis de trabajo es para mí muy clara: El hecho de que un hombre no crea en una verdad no la convierte en una mentira, artificio, argucia, burla, chisme o engaño. Una verdad siempre permanecerá incólume a pesar de que se la ataque despiadadamente y tampoco una mentira y el error se convierten en verdad aunque se crea honestamente que son certeza, realidad, artículo de fe, o dogma.

Posición de un “hombre” Con André Frossard no sucedió igual. Se trata del muchacho que un día se acuesta insolente y rebelde, y al día siguiente se levanta alegre, dulce y asombrado: Un cardo que, inopinadamente, florece en rosas. Tan visible es el cambio que el padre lo lleva a un psiquiatra. El psiquiatra es competente, leal y ateo: Le dice al padre que no se preocupe; es la Gracia. El psiquiatra tenía catalogada la Gracia entre los fenómenos diagnosticables en su clientela de neurópatas, y no tiene más terapéutica que el ya pasará. Pero una iluminación fugaz es una anécdota que no 21


Luis Enrique Palacios Ruiz, M.D.

tiene biografía, itinerario16. Por íntima, es mejor que él mismo les narre, utilizando sus propias palabras, lo que le sucedió: “Nací en Francia en 1915. Mi padre, Ludovic-Oscar Frossard, fue diputado y ministro durante la III República y primer secretario general del Partido Comunista Francés. Por lo que fui educado en un ateísmo total. Encontré la fe a los veinte años, de un modo sorprendente, en una capilla del Barrio Latino, en la que entré ateo y salí minutos más tarde “católico, apostólico y romano”. Ateo perfecto ni siquiera me planteaba el problema de la existencia de Dios: No me pasaban por la mente tales pensamientos. No buscaba ni reflexionaba sobre quién era Jesucristo y me lo encontré. “Éramos ateos perfectos, de esos que ni se preguntan por su ateísmo. El ateísmo perfecto no era ya el que negaba la existencia de Dios, sino aquel que ni siquiera se planteaba el problema. Según el uso de los medios avanzados, mis padres habían decidido, de común acuerdo, que yo escogería mi religión a los veinte años, si contra toda espera razonable consideraba bueno tener una. Era una decisión sin cálculo que presentaba todas las apariencias de imparcialidad: ¿A los veinte años quién quiere creer? De hecho, es una edad impaciente y tumultuosa en la que los que han sido educados en la fe acaban corrientemente por perderla antes de volverla a encontrar, treinta o cuarenta años más tarde, como una amiga de la infancia. Los que no la han recibido en la cuna tienen pocas oportunidades de encontrarla al entrar en el cuartel. Sobrenaturalmente, sé la verdad sobre la más disputada de las causas y el más antiguo de los procesos: Dios existe. Yo me lo encontré. Me lo encontré fortuitamente, diría que por casualidad si el azar cupiese en esta especie de aventura, con el asombro de paseante que, al doblar una calle de París, viese, en vez de la plaza o de la encrucijada habitual, una mar que batiese los pies de los edificios y se extendiese ante él hasta el infinito. Sería un momento de estupor que dura todavía. Nunca me he acostumbrado a la existencia de Dios. Habiendo entrado, a las cinco y diez de la tarde, en una capilla del Barrio Latino en busca de un amigo, salí a las cinco y cuarto en la compañía de una amistad que no era de la Tierra. Habiendo entrado allí escéptico y ateo de extrema izquierda, y aún más que escéptico y todavía más que ateo, indiferente y ocupado en cosas muy distintas a un Dios que ni siquiera tenía intención de negar, hasta tal punto me parecía 16. Http://www.mscperu.org/testimonios/froissard.htm.

22


HÁGASE EN MÍSEGÚN TU PALABRA