Issuu on Google+

Año XLVII - Domingo XXVII del Tiempo Ordinario /C - 6 de Octubre de 2013

Remesa VI - Nº 47

L

¡SEÑOR, AUMÉNTANOS LA FE!

a fe humana y espiritual ilumina la vida de toda persona. Sin fe humana no se puede vivir. Y sin fe divina estamos al borde del abismo oscuro. La fe crea cercanía, confianza, seguridad. La fe no busca recompensa, ni salario. La fe es entrega en quien se tiene fe. En la vida de fe, el creyente busca en Dios respuestas interiores, claras y precisas. Pero no siempre sucede así. Con frecuencia Los apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe” (Lc 17,5). el paso de Dios es silencioso y su voz apenas si tiene roce de brisa. Cuando resulta difícil percibir a Dios en la oscuridad, la fe se desnuda de emoción; la mente entra en noche oscura; sangra el corazón y llora la vida. No es fácil asumir que “el Justo vive de la fe”. Sin embargo, la fe del que confía inquebrantablemente en el Señor, da fuerza para remar mar adentro, para robustecer el corazón en las pruebas, para avivar la gracia en el fuego del dolor y recrear, en la noche, la expectativa del paso de Dios. Así es la fe del siervo que se abandona en manos del Señor. Si afirmamos que la fe es un tesoro y un don, igualmente podemos afirmar que la fe es tarea personal de conversión, de adhesión y de abandono total en manos del Señor. La fe es compromiso bautismal y decisión de vivir en Dios. Qué bien dice Pablo: “Guarda este tesoro con la ayuda del Espíritu Santo que te habita”. ¿Cómo es tu fe? ¿Compromete tu vida al servicio del prójimo? ¿Qué puedes hacer para aumentar la fe? Todos tenemos experiencias de jardines y de desiertos en la fe. Por eso con humildad nos toca gritar: ¡Señor, auméntanos la fe! Lo demás está en manos de Dios P. Antonio Gracia, pasionista Señor, que no seamos sordos a tu voz (Sal 94)

Nuestra Misa Monición

Domingo XXVII del Tiempo Ordinario /C Hermanos. Feliz día del Señor. Muchas veces habremos escuchado: “El justo vive de la fe”. Hoy en las diversas lecturas de la Palabra se nos enfatiza la importancia de la fe para caminar en Dios y cumplir la tarea que Él nos encomienda. No hablo de la fe que hace milagros, sino del milagro de la fe; la fe del granito de mostaza que crece en el silencio de cada día, en la realidad de cada momento. Vivamos esta Eucaristía como sacramento de nuestra fe y que, en la gracia del Espíritu Santo, guardemos ese tesoro con mucho amor.

1

Antífona de entrada

Todo depende de tu voluntad, Señor, y nadie puede resistirse a ella. Tú has hecho los cielos y la tierra y las maravillas que contienen. Tú eres el Señor del universo (Est 13,9.10-11).

2

Acto Penitencial

S Tú que has venido a buscar al que estaba perdido: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad. S Tú que has querido dar la vida en rescate por todos: Cristo, ten piedad. R Cristo, ten piedad. S Tú que reúnes a tus hijos dispersos: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado

del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4

Oración colecta

Padre lleno de amor, que nos concedes siempre más de lo que merecemos y deseamos, perdona misericordiosamente nuestras ofensas y otórganos aquellas gracias que no hemos sabido pedirte y tú sabes que necesitamos. Por nuestro Señor Jesucristo.

5

1ª Lectura (Hab 1,2-3;2,2-4) Lectura del libro del profeta Habacuc

¿Hasta cuándo, Señor, pediré auxilio, sin que me escuches, y denunciaré a gritos la violencia que reina, sin que vengas a salvarme? ¿Por qué me dejas ver la injusticia y te quedas mirando la opresión? Ante mí no hay más que asaltos y violencias, y surgen rebeliones y desórdenes. El Señor me respondió y me dijo: “Escribe la visión que te he manifestado, ponla clara en tablillas para que se pueda leer de corrido. Es todavía una visión de algo lejano, pero que viene corriendo y no fallará; si se tarda, espéralo, pues llegará sin falta. El malvado sucumbirá sin remedio; el justo, en cambio, vivirá por su fe”. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

6

Salmo responsorial (94)

L Señor, que no seamos sordos a tu voz. R Señor, que no seamos sordos a tu voz. L Vengan, lancemos vivas al Señor, aclamemos al Dios que nos salva. Acerquémonos a él, llenos de júbilo, y démosle gracias /R L Vengan, y puestos de rodillas, adoremos y bendigamos al Señor, que nos hizo, pues él es nuestro Dios y nosotros, su pueblo; él es nuestro pastor y nosotros, sus ovejas /R

L Hagámosle caso al Señor, que nos dice: “No endurezcan su corazón, como el día de la rebelión en el desierto, cuando sus padres dudaron de mí, aunque habían visto mis obras” /R

7

2ª Lectura (2Tim 1,6-8.13-14) Lectura

de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo

Querido hermano: Te recomiendo que reavives el don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. Porque el Señor no nos ha dado un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de moderación. No te avergüences, pues, de dar testimonio de nuestro Señor, ni te avergüences de mí, que estoy preso por su causa. Al contrario, comparte conmigo los sufrimientos por la predicación del Evangelio, sostenido por la fuerza de Dios. Conforma tu predicación a la sólida doctrina que recibiste de mí acerca de la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús. Guarda este tesoro con la ayuda del Espíritu Santo, que habita en nosotros. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. La palabra de Dios permanece para siempre. Y ésa es la palabra que se les ha anunciado R Aleluya (1Pe 1,25).

9

Lectura del santo Evangelio según san Lucas A. Gloria a ti, Señor

(Lc 17,5-10)

En aquel tiempo, los apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”. El Señor les contestó: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decir a ese árbol frondoso: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”’, y los obedecería. ¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños,

le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra enseguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación? Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan; ‘No somos más que siervos, sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’”. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

10

Profesión de fe

11

Oración de los fieles

S Dios nos convoca a su servicio. Oremos, para que nos sintamos felices creciendo en la fe y realizando bien el trabajo encomendado. A Te lo pedimos, Señor. L El eclipse de fe alcanza a muchos. Para que Dios aumente la fe en los que la tienen, ayude a recuperarla a los que la han perdido, y la haga nacer en los que no creen: Roguemos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Por los responsables de las instituciones sociales, económicas de nuestro país y del mundo, para que realicen su trabajo con diligencia y honestidad procurando el bien de todos los ciudadanos: Roguemos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Con una fe como grano de mostaza podemos hacer grandes cosas. Para que Dios nos aumente la fe y realicemos obras cada vez mejores en nuestras comunidades y en la vida civil: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Para que asumamos con gozo nuestra condición de servidores de Dios y de los hermanos, y agradezcamos al Señor los dones que nos ha dado para compartirlos con los demás: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor.

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793

(Intenciones libres) S Aumenta, Señor, nuestra fe, para que realizando bien nuestro trabajo, nos sintamos felices por la obra bien hecha y nos propongamos mejorar cada día. Por Jesucristo nuestro Señor. R Amén.

12

Oración sobre las ofrendas

Acepta, Señor, este sacrificio de alabanza que tú mismo instituiste, y realiza en nosotros la obra de santificación que con su muerte nos mereció tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos.

13

Plegaria Eucarística

14

Oración del Señor

15

Antífona de comunión

Bueno es el Señor con los que en él confían, con aquellos que no cesan de buscarlo (Lam 3,25).

16

Oración d/de la comunión

Que esta comunión, Señor, sacie nuestra hambre y nuestra sed de ti y nos transforme en tu Hijo, Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. “América Misionera Comparte tu fe” Rumbo al CAM 4 - Comla 9

Obras Misioneras Pontificias en Venezuela

Tema: “Discípulos misioneros de Jesucristo en un mundo secularizado y pluricultural”

(0058+212) 562.09.71 / Fax: (0058+212) 561.79.85 ompvenezuela@gmail.com www.ompvenezuela.com

Rosario para sanar las heridas del Vientre Materno P. Guillermo Pachón Se consigue en la red de Librerías San Pablo del país.

El personaje de la semana

N

Arnoldo Janssen

ació el 5 de Noviembre de 1837 en Goch, una pequeña ciudad de la Baja Renania. El 15 de Agosto de 1861 fue ordenado sacerdote para la diócesis de Münster y fue asignado a enseñar ciencias naturales y matemáticas en la escuela secundaria de Bocholt, donde adquirió fama de maestro estricto pero justo. Por su profunda devoción al Sagrado Corazón de Jesús fue nombrado director diocesano del Apostolado de la Oración. Arnoldo murió el 15 de Enero de 1909. Su vida fue una permanente búsqueda de la voluntad de Dios, de confianza en la providencia divina y de duro trabajo. Fue beatificado por Pablo VI el, 19, de Octubre, 1975. Riqui Javier López, ssp riquij1996@gmail.com

Liturgia de la Semana - 3ª Sem. del Salterio

(Del 7 al 13 de Octubre 2013)

7 Lunes, Nuestra Señora del Rosario, M - Jon 1,1—2,1.11; Sal Jon 2; Lc 10,2537. 8 Martes, Feria, XXVII Sem. del Tpo. Ord. - Jon 3,1-10; Sal 129; Lc 10,38-42. 9 Miércoles - Feria o Memoria de Luis Beltrán, Presbítero - Jon 4,1-11; Sal 85; Lc 11,1-4. 10 Jueves - Feria, XXVII Sem. del Tpo. Ord. - Ml 3,13-20; Sal 1; Lc 11,5-13. 11 Viernes - Feria, XXVII Sem. del Tpo. Ord. - Jl 1,13-15;2,1-2; Sal 9; Lc 11,1526. 12 Sábado - Feria o Memoria de Ntra. Sra. del Pilar - Jl 4,12-21; Sal 96; Lc 11,27-28. 13 Domingo XXVIII del Tpo. Ord. /C - 2Re 5,14-17; Sal 97; 2Tim 2,8-13; Lc 17,1119 - L.H.: 4ª Semana del Salterio.


El domingo 6 de septiembre del 2013