Issuu on Google+

Año XLVII - Domingo XXIV del Tiempo Ordinario /C - 15 de Septiembre de 2013

Remesa VI - Nº 44

E

ENSÉÑAME A PERDONAR

l Dios de Jesús no es el Dios de la ira, sino el Dios de la misericordia, del perdón y de la vida. Es el Buen Pastor que carga sobre los hombros a sus hijos extraviados y los regresa a la casa del amor. Es el Dios padre-madre que se felicita por el reencuentro con el hijo perdido y prepara un banquete de fiesta por la reconciliación. Confieso con alegría, que el Dios de Jesús, padre-madre a la vez, no quiere la muerte del pecador sino que se convierta, que cambie de vida y sea plenamente feliz. Las tres parábolas de Lucas definen realmente la alegría de ese corazón divino ante cualquier hijo perdido y encontrado de nuevo. Las tres parábolas, con diversidad de expresiones, demuestran el gozo de Dios por el reencuentro con el hijo extraviado. Qué agradable me resulta escribir: para Dios es una fiesta perdonar. Los juicios de los hombres no siempre coinciden con los de Dios. Desgraciada“Alégrense conmigo, porque mente los humanos guardamos, en rinco- hallé la moneda que se me había nes oscuros, recuerdos alimentados con perdido” (Lc 15,9). sospechas. Dios es todo lo contario. En la fiesta de la parábola del Hijo Pródigo se olvida el pasado y se resalta el abrazo de amor. A Dios hay que entenderlo desde el corazón de Jesús. Pablo siente y vive profundamente ese perdón misericordioso de Dios cuando escribe: “Yo antes era un blasfemo, un perseguidor y un violento. Pero Dios tuvo compasión de mí”. Y ahora “mi vivir es Cristo y llevo sus señales en mi cuerpo”. ¿Tienes dificultad en perdonar o te sientes feliz al poderlo realizar? ¿Cómo vives en tu corazón el perdón de Dios? Vivir a Cristo es entrar en el camino del amor-perdón. Ora con frecuencia diciendo: “Dios mío, crea en mí un corazón puro” y enséñame a perdonar P. Antonio Gracia, pasionista Me levantaré y volveré a mi padre (Sal 50)


Nuestra Misa Monición

Domingo XXIV del Tiempo Ordinario /C Hermanos. Estamos en el Domingo Vigesimocuarto del Tiempo Ordinario. Dios es amor. Desde el amor él nos busca, nos ama, se alegra de encontrarnos y convierte el gozo del encuentro en fiesta de perdón. En las parábolas del evangelio de hoy sentimos que Lucas, en labios de Jesús, nos abre la puerta impresionante del amor misericordioso de Dios nuestro Padre. Que al escuchar la Palabra de hoy vivamos la Eucaristía como banquete de amor en el perdón.

1

Antífona de entrada

A los que esperan en ti, Señor, concédeles tu paz, y cumple así las palabras de tus profetas; escúchame, Señor, y atiende a las plegarias de tu pueblo (Sir 36,15-16).

2

Acto Penitencial

S Tú que has venido a buscar al que estaba perdido: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad. S Tú que has querido dar la vida en rescate por todos: Cristo, ten piedad. R Cristo, ten piedad. S Tú que reúnes a tus hijos dispersos: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4

Oración colecta

Míranos, Señor, con ojos de misericordia y haz que experimentemos vivamente tu amor para que podamos servirte con todas nuestras fuerzas. Por nuestro Señor Jesucristo.

5

1ª Lectura (Éx 32,7-11.13-14) Lectura del libro del Éxodo

En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: “Anda, baja del monte, porque tu pueblo, el que sacaste de Egipto, se ha pervertido. No tardaron en desviarse del camino que yo les había señalado. Se han hecho un becerro de metal, se han postrado ante él y le han ofrecido sacrificios y le han dicho: ‘Este es tu dios, Israel; es el que te sacó de Egipto’”. El Señor le dijo también a Moisés: “Veo que éste es un pueblo de cabeza dura. Deja que mi ira se encienda contra ellos hasta consumirlos. De ti, en cambio, haré un gran pueblo”. Moisés trató de aplacar al Señor, su Dios, diciéndole: ¿Por qué ha de encenderse tu ira, Señor, contra este pueblo que tú sacaste de Egipto con gran poder y vigorosa mano? Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Jacob, siervos tuyos, a quienes juraste por ti mismo, diciendo: ‘Multiplicaré su descendencia como las estrellas del cielo y les daré en posesión perpetua toda la tierra que les he prometido’”. Y el Señor renunció al castigo con que había amenazado a su pueblo. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

6

Salmo responsorial (50)

L Me levantaré y volveré a mi padre. R Me levantaré y volveré a mi padre. L Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas. Lávame bien de


todos mis delitos y purifícame de mis pecados /R L Crea en mí, Señor, un corazón puro, un espíritu nuevo para cumplir tus mandamientos. No me arrojes, Señor, lejos de ti, ni retires de mí tu santo espíritu /R L Señor, abre mis labios y cantará mi boca tu alabanza. Un corazón contrito te presento, y a un corazón contrito, tú nunca lo desprecias /R

7

2ª Lectura (1Tim 1,12-17) Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo

Querido hermano: Doy gracias a aquel que me ha fortalecido, a nuestro Señor Jesucristo, por haberme considerado digno de confianza al ponerme a su servicio, a mí, que antes fui blasfemo y perseguí a la Iglesia con violencia; pero Dios tuvo misericordia de mí, porque en mi incredulidad obré por ignorancia y la gracia de nuestro Señor se desbordó sobre mí al darme la fe y el amor que provienen de Cristo Jesús. Puedes fiarte de lo que voy a decirte y aceptarlo sin reservas: que Cristo Jesús vino a este mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero Cristo Jesús me perdonó, para que fuera yo el primero en quien él manifestara toda su generosidad, y sirviera yo de ejemplo a los que habrían de creer en él, para obtener la vida eterna. Al rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos, Amén. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. Dios ha reconciliado consigo al mundo, por medio de Cristo, y nos ha encomendado a nosotros el mensaje de la reconciliación. R Aleluya (2Co 5,19).

9

Lectura del santo Evangelio según san Lucas A. Gloria a ti, Señor

(Lc 15,1-10)

Forma breve

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publícanos y los pecadores a escucharlo; por lo cual los fariseos y los escribas murmuraban entre sí: “Este recibe a los pecadores y come con ellos”. Jesús les dijo entonces esta parábola: “¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y se le pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y va en busca de la que se le perdió hasta encontrarla? Y una vez que la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa, reúne a los amigos y vecinos y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido’. Yo les aseguro que también en el cielo habrá más alegría por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos, que no necesitan arrepentirse. ¿Y qué mujer hay, que si tiene diez monedas de plata y pierde una, no enciende luego una lámpara y barre la casa y la busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la moneda que se me había perdido’. Yo les aseguro que así también se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se arrepiente”. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

10

Profesión de fe

11

Oración de los fieles

S Jesús fue misericordioso. Oremos, para que practicando la misericordia, podamos celebrar con gozo la conversión de muchos hermanos, que han vuelto la espalda al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L El pastor fue en busca de la oveja extraviada. Para que vayamos al encuentro de los que se han alejado

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


del Señor, sin esperar con los brazos cruzados a que regresen. Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Son muchos los que no disfrutan de los privilegios de la sociedad del bienestar. Para que los poderes públicos y las organizaciones privadas hagan llegar a todos los frutos del progreso: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Existen muchos “hijos pródigos” que buscan un corazón bueno que los reciba. Para que nosotros y nuestras instituciones les proporcionemos el gozo de sentirse comprendidos: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Como Padre bueno, Dios perdona nuestras rebeldías. Para que ayudemos a los extraviados a convertirse y a que puedan rehacer sus vidas: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. (Intenciones libres) S Haz, Señor, de nuestras comunidades hogares ricos en amor y misericordia, donde los extraviados encuentren apoyo para rehacer sus vidas. Por Jesucristo nuestro Señor. R Amén.

12

Oración sobre las ofrendas

Acepta, Señor, con bondad, los dones y plegarias de tu pueblo y haz que lo que cada uno ofrece en tu honor, ayude a la salvación de todos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

13

Plegaria Eucarística

14

Oración del Señor

15

Antífona de comunión

Señor Dios, qué valioso es tu amor. Por eso los hombres se acogen a la sombra de tus alas (Sal 35,8).

16

Oración d/de la comunión

Que la gracia de esta comunión nos transforme, Señor, tan plenamente, que no sea ya nuestro egoísmo, sino tu amor, el que impulse, de ahora en adelante, nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

El personaje de la semana

María Emilia Chapellín Istúriz

V

enerable María Emilia Chapellín Istúriz, nace el 7 de diciembre de 1858 en Caracas. Sus padres fueron Ramón Chapellín y Trinidad Istúriz. Realizó sus primeros estudios en la escuela particular de las señoritas Montserrat. Debido a la ausencia de comunidades religiosas en el país, en 1887, viajó a Curazao para ingresar en la congregación de las Hermanas Terciarias Franciscanas. La Madre Emilia inauguró un hospital en Maiquetía, hoy hospital San José de Maiquetía. Establecido definitivamente el hospital en 1889, al año siguiente inició actividades para la fundación de la primera congregación religiosa venezolana bajo el nombre de “Hermanitas de los Pobres de Maiquetía”. Muere en Macuto en Enero 18 de 1893. Javier de Jesús López, ssp

cebastian_809@hotmail.com

Liturgia de la Semana - 4ª Sem. del Salterio (Del 16 al 22 de Septiembre 2013)

16 Lunes, Santos Cornelio, Papa y Cipriano, Obispo, M - 1Tim 2,1-8; Sal 27; Lc 7,1-10. 17 Martes, Feria o Memoria de San Roberto Belarmino, Ob. Dr. - 1Tim 3,113; Sal 100; Lc 7,11-17. 18 Miércoles - Feria, XXIV Sem. del Tpo. Ord. - 1Tim 3,14-16; Sal 110; Lc 7,3135. 19 Jueves - Feria o Memoria de San Jenaro, Obispo y Mártir - 1Tim 4,12-16; Sal 110; Lc 7,36-50. 20 Viernes - San Andrés Kim Taegón y Compañeros Mártitres, M - 1Tim 6,212; Sal 48; Lc 8,1-3. 21 Sábado - San Mateo, Apóstol y Evangelista, F - Ef 4,1-7.11-13; Sal 18; Mt 9,9-13. 22 Domingo XXV del Tpo. Ord. /C - Am 8,4-7; Sal 112; 1Tim 2,1-8; Lc 16,1-13 L.H.: 1ª Semana del Salterio.


El domingo 15 de septiembre del 2013