Page 4

“No vine a ser servido, sino a servir”

Don Ángel Vagnoni

Pionero de las Edicones Paulinas en Venezuela Conocí a la Sociedad de San Pablo por medio de un compañero de clase y el año en que entré, él salió de la comunidad paulina. Eso fue en Roma hace unos 70 años, precisamente el 15 de septiembre de 1941, en plena II Guerra Mundial y esos dos años hasta el l943 fueron muy difíciles como consecuencia del estado de guerra de Italia. Salí de vacaciones en julio de l943, unos días antes del gran bombardeo de la ciudad de Roma por parte de los norteamericanos. Al terminar la guerra regresé a la comunidad de Roma y continué mis años de formación. Después de culminar el año de noviciado, el 8 septiembre de l949, el mismo Beato Alberione recibió mis primeros votos religiosos. El 7 se julio l957, una semana después que el Beato Alberione celebrara sus bodas de oro sacerdotales, recibí el orden sacerdotal por el obispo auxiliar de Roma Mons. Hector Cunial.

En un día de la primera semana de julio del año 1958, el beato Alberione me llamó para el envío... Fui destinado a la incipiente comunidad paulina de La Habana - Cuba. El día de la salida para la “perla del Caribe” fui a despedirme del Padre Fundador y allí pasó algo asombroso: después que me arrodillé para recibir su bendición, vi con asombro cómo el anciano líder se arrodilló, diciéndome:

“Ahora tú, como joven misionero, dame tu bendición.” Me sentí estremecer mientras dos lágrimas bajaban de mis mejillas.

En Cuba viví la tensión del cambio de gobierno entre Fulgencio Bautista y el barbudo Fidel Castro. Allá en La Habana, los Paulinos teníamos nuestra librería San Pablo y un terreno para construir nuestra casa apostólica pero todos nos fue confiscado por el régimen. Pudimos enviar cuatro jóvenes aspirantes cubanos a Caracas. Después del desembarco en la Bahia de Cochinos en 1961 el régimen fidelista nos envió una nota donde nos declaraba personas no gratas. Al salir de Cuba el Fundador me envió a Venezuela y llegué a Caracas el 6 de febrero de 1962, para ocuparme de la formación de los 4 jóvenes cubanos y la promoción vocacional. Después de unos años de experiencia con el seminario menor de El Hatillo, realicé mi año de actualización de estudios en el “PAS” (Pontificio Ateneo Salesiano) de Roma y luego regresé a Caracas en agosto de l970, inicié el trabajo en las Ediciones Paulinas.

Ecos Paulino 4  

Boletin de Ecos Paulino Nº 4

Ecos Paulino 4  

Boletin de Ecos Paulino Nº 4