Issuu on Google+

Año XLVII - Domingo X del Tiempo Ordinario /C - 9 de Junio de 2013

Remesa IV - Nº 30

C

¡LEVÁNTATE!

reo en el poder del Señor. El Dios de la vida se hace hombre en Jesús y se revela como camino, verdad y vida, como quien tiene poder para perdonar, sanar y resucitar. Su paso es como la nueva creación de Dios. La Puerta de la Fe, a la luz de una nueva evangelización, nos invita a crecer en el seguimiento de Jesús. Está claro. La misión de Jesús es comunicar vida, y vida en plenitud. El relato de la viuda de Naín pone frente a frente una procesión de muerte y una procesión de vida. La procesión de muerte la encabeza un muchacho muerto. La procesión de vida la encabeza Jesús. En el encuentro la vida vence a la muerte. Jesús no sólo es mensaje verbal, sino evangelio en acción. Todo encuentro verdadero con Jesús lleva consigo un encuentro con la Vida. Quien se deja encontrar por Jesús resucita a una vida nueva. Al verla el Señor se compadeció Del ayer al hoy no hay distancia. Jesús de ella y le dijo: No llores (Lc 7,13). como verdadero profeta del Reino del Padre es la Buena Noticia de la vida. Su corazón asume como propio el dolor del pueblo; especialmente de los desvalidos, de los abandonados, de tantos ‘muertos’ que caminan por los senderos de tierra. Su proyecto proclamado en la Sinagoga se hace presente sobre la Galilea del mundo. Su presencia en Palabra y Sacramento es sacramento de salvación. Jesús hace de la historia, historia de salvación del pueblo. ¿Qué signos de muerte hay en tu corazón? ¿De qué realidades necesitas sanación o liberación interior? ¿Qué cambios ha producido la fe en Jesús? Celebra en tu corazón el evangelio de hoy. Permite que Cristo se acerque a ti: que abra tus ojos, que despierte tus sentidos, que dé Vida a tu vida. Escucha a Jesús que te grita: Levántate. Y a partir de ahora sé testigo del evangelio de la salvación. P. Antonio Gracia, pasionista Te alabaré, Señor, eternamente (Sal 29)


Nuestra Misa Monición

Domingo X del Tiempo Ordinario /C Hermanos. Estamos en el Domingo Décimo del Tiempo Ordinario. La palabra de Dios proclamada en el milagro de Elías y sobre todo, en el poder de Jesús, es encuentro con la vida. Es importante situarnos entre los muertos, y permitir a Jesús que entre en nuestra alcoba y nos diga: “Levántate”. Y que sintamos en nuestro corazón la vida que viene del soplo de Jesús. La Eucaristía es sacramento del Pan de vida. Que de esta santa Misa todos salgamos resucitados y llenos de la vida del Señor.

1

Antífona de entrada

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? Cuando me asaltan mis enemigos, tropiezan y caen (Sal 26,1-2).

2

Acto Penitencial

S Tú que eres el camino que conduce al Padre: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad. S Tú que eres la verdad que ilumina los pueblos: Cristo, ten piedad. R Cristo, ten piedad. S Tú que eres la vida que renueva el mundo: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado

del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4

Oración colecta

Dios nuestro, de quien todo bien procede, inspíranos propósitos de justicia y santidad y concédenos tu ayuda para poder cumplirlos. Por nuestro Señor Jesucristo.

5

1ª Lectura (1Re 17,17-24) Lectura del primer libro de los Reyes

En aquellos días, cayó enfermo el hijo de la dueña de la casa en la que se hospedaba Elías. La enfermedad fue tan grave, que el niño murió. Entonces la mujer le dijo a Elías: “¿Qué te he hecho yo, hombre de Dios? ¿Has venido a mi casa para que recuerde yo mis pecados y se muera mi hijo?” Elías le respondió: “Dame acá a tu hijo”. Lo tomó del regazo de la madre, lo subió a la habitación donde él dormía y lo acostó sobre el lecho. Luego clamó al Señor: “Señor y Dios mío, ¿es posible que también con esta viuda que me hospeda te hayas irritado, haciendo morir a su hijo?” Luego se tendió tres veces sobre el niño y suplicó al Señor, diciendo: “Devuélvele la vida a este niño”. El Señor escuchó la súplica de Elías y el niño volvió a la vida. Elías tomó al niño, lo llevó abajo y se lo entregó a su madre, diciendo: “Mira, tu hijo está vivo”. Entonces la mujer dijo a Elías: “Ahora sé que eres un hombre de Dios y que tus palabras vienen del Señor” Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

6

Salmo responsorial (29)

L Te alabaré, Señor, eternamente. R Te alabaré, Señor, eternamente. L Te alabaré, Señor, pues no dejaste que se rieran de mí mis enemigos. Tú, Señor, me salvaste de la muerte y a punto de morir, me reviviste /R


L Alaben al Señor los que lo aman, den gracias a su nombre, porque su ira dura un solo instante y su bondad, toda la vida. El llanto nos visita por la tarde; y en la mañana, el júbilo /R L Escúchame, Señor, y compadécete; Señor, ven en mi ayuda. Convertiste mi duelo en alegría, te alabaré por eso eternamente /R

7

2ª Lectura (Gál 1,11-19) Lectura de la

carta del apóstol san Pablo a los gálatas

Hermanos: Les hago saber que el Evangelio que he predicado, no proviene de los hombres, pues no lo recibí ni lo aprendí de hombre” alguno, sino por revelación de Jesucristo. Ciertamente ustedes han oído hablar de mi conducta anterior en el judaísmo, cuando yo perseguía encarnizadamente a la Iglesia de Dios, tratando de destruirla; deben saber que me distinguía en el judaísmo, entre los jóvenes de mi pueblo y de mi edad, porque los superaba en el celo por las tradiciones paternas. Pero Dios me había elegido desde el seno de mi madre, y por su gracia me llamó. Un día quiso revelarme a su Hijo, para que yo lo anunciara entre los paganos. Inmediatamente, sin solicitar ningún consejo humano y sin ir siquiera a Jerusalén para ver a los apóstoles anteriores a mí, me trasladé a Arabia y después regresé a Damasco. Al cabo de tres años fui a Jerusalén, para ver a Pedro y estuve con él quince días. No vi a ningún otro de los apóstoles, excepto a Santiago, el pariente del Señor. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo. R Aleluya (Lc 7,16).

9

Lectura del santo Evangelio según san Lucas A. Gloria a ti, Señor

(Lc 7,11-17)

En aquel tiempo, se dirigía Jesús a una población llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de.mucha gente. Al llegar a la entrada de la población, se encontró con que sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de una viuda, a la que acompañaba una gran muchedumbre. Cuando el Señor la vio, se compadeció de ella y le dijo: “No llores”. Acercándose al ataúd, lo tocó y los que lo llevaban se detuvieron. Entonces dijo Jesús: “Joven, yo te lo mando: levántate”. Inmediatamente el que había muerto se levantó y comenzó a hablar. Jesús se lo entregó a su madre. Al ver esto, todos se llenaron de temor y comenzaron a glorificar a Dios, diciendo: “Un gran profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo”. La noticia de este hecho se divulgó por toda Judea y por las regiones circunvecinas. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

10

Profesión de fe

11

Oración de los fieles

S A Jesús se le conmovieron las entrañas ante la mujer que había perdido al hijo. Oremos, para que Dios nos haga sensibles ante el dolor de toda persona. A Te lo pedimos, Señor. L Jesús se conmovió ante el dolor de una madre. Para que seamos compasivos con los que sufren, y aportemos con generosidad la ayuda que está en nuestra mano: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Por los servidores públicos, especialmente por los del área de la salud, para que atiendan con generosidad y profesionalidad a las personas que solicitan sus servicios: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor.

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Ilustraciones de: Hna. Teresa Castaño - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


L Jesús devolvió vivo el hijo a su madre. Para que acompañemos en su dolor a tantas madres que pierden a sus hijos por la violencia: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Para que protejamos la vida y aportemos soluciones eficaces, para que no tengamos que lamentar tantas muertes violentas cada semana: Oremos al Señor A Te lo pedimos, Señor. (Intenciones libres) S Concédenos, Señor, entrañas de misericordia, para acompañar a los que sufren, y sostenerlos en su dolor. Por Jesucristo nuestro Señor. R Amén.

12

Oración sobre las ofrendas

Mira, Señor, con bondad, estos dones que te presentamos humildemente, para que sean gratos a tus ojos y nos hagan crecer en tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

13

Plegaria Eucarística

14

Oración del Señor

15

Antífona de comunión

Señor, tú eres mi amor, mi fuerza y mi refugio, mi liberación y mi ayuda. Tú eres mi Dios (Sal 17,3).

16

Oración d/de la comunión

Que la fuerza redentora de esta Eucaristía nos proteja, Señor, de nuestras malas inclinaciones y nos guíe siempre por el camino de tus mandamientos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Dios te da la llave de la Prosperidad P. Gustavo Nova Nova

Se consigue en la red de Librerías San Pablo del país.

El personaje de la semana

SAN GASPAR DEL BÚFALO

G

aspar nació en Roma el 6 de enero de 1786. Sus padres eran Antonio y Anunciación Quartieroni. Había comenzado en silencio su obra de evangelización de la gente de los barrios pobres, dedicándose sobre todo a los zorreros, a los campesinos del Palatino, en un depósito y mercado de heno. Cuando cayó Napoleón. Gaspar del Búfalo fue liberado de la cárcel. EL Papa Pio VII y León XII lo encargaron de las misiones populares para la restauración religiosa y moral del Estado Pontificio. Emprendió esta nueva cruzada en el nombre de la Preciosa sangre de Jesús, de tal devoción fue ardiente apóstol; en 1815 fundó la Congregación de los Misioneros de la Preciosa Sangre, en 1834, con la colaboración de la B. María De Mattias, fundó el instituto de las Hermanas Adoratrices de la Preciosísima Sangre. En 1810 una piadosa religiosa hizo una profecía, según la cual vendrían tiempos de grandes calamidades para la Iglesia y que surgiría un celoso sacerdote que despertaría a los pueblos de la indiferencia mediante la devoción a la Preciosa Sangre, de la que él sería la “trompeta”. José Alberto González, ssp.

Liturgia de la Semana - 1ª Sem. del Salterio

(Del 10 al 16 de Junio 2013)

10 Lunes, Feria X Sem. del Tpo. Ord. - 2Cor 1,1-7; Sal 33; Mt 5,1-12. 11 Martes, San Bernabé, Apóstol, M - He 11,21-26;13,1-3; Sal 97; Mt 5,13-16. 12 Miércoles - Feria, X Sem. del Tpo. Ord. 2Cor 3,4-11; Sal 98; Mt 5,17-19. 13 Jueves - San Antonio de Padua, Presbítero y Doctor, M - 2Cor 3,15–4,1.3-6; Sal 84; Mt 5,20-26. 14 Viernes - Feria X Sem. del Tpo. Ord. 2Cor 4,6-15; Sal 115; Mt 5,27-32. 15 Sábado - Feria, X Sem. del Tpo. Ord. 2Cor 5,14-21; Sal 102; Mt 5,33-37.. 16 Domingo XI del Tiempo Ordinario /C 2Sam 12,7-10.13; Sal 31; Gál 2,16.19-21; Lc 7,36–8,3 - L.H.: 2ª Semana del Salterio.


El Domingo 9 de junio de 2013