Issuu on Google+

juegos

BDSM

03

Núm.

PUBLICACIÓN DIGITAL EXCLUSI VA PARA MAYORES DE 18 AÑOS

La nueva rev is ta del mundo BDSM

Contactos Noticias Talleres Vivencias Relatos Especial Iniciación BDSM y mucho más . . .

1


juegos

BDSM

Se prohíbe la reproducción total o parcial de los contenidos de esta publicación digital sin citar su origen o solicitar autorización para ello.

la nueva revista del mundo bdsm … se hace camino al andar. Nada más cierto teniendo en cuenta que a veces los caminos no son fáciles y además muy pocos son los que lo recorren, por lo que van creciendo las malas hiervas y queda oculto entre hojas secas y ramajes. Pero hoy, con el número 3 de ésta vuestra revista, hemos conseguido mantener ese camino limpio, muchos habéis pasado por él impidiendo que crezcan las malas hiervas, otros muchos nos habéis ayudado a mantenerlo quitando todo que entorpece dar un paso, otros pasáis un ratito por él y plantáis flores a modo de ilusión lo cual embellece el recorrido. Por todo y a todos, gracias! Seguiremos recogiendo sugerencias, comentarios, textos, relatos, imágenes, seguiremos juntos y nos haremos fuertes y seguros. En esta ocasión la revista, después de un verano caluroso y difícil, aporta un aire nuevo y lleno de energía y vitalidad, así como debe ser nuestro mundo bdsm, intenso, vivo, apasionado, con fuerza. Nuevas vivencias, gran abanico de talleres y cursos, relatos extremos, imágenes cautivadoras de sesiones en directo, imágenes bellas y otras tan excitantes que invitan a sentir, enseñanzas, ayuda para parejas, etc., todo en la revista de este mes. Disfrutadla plenamente y os esperamos el próximo mes.

créditos Edición: www.juegosbdsm.com Dirección: Dhanko y Luna Diseño y maquetación: Dhanko Redacción: juegosbdsm.com Producción: juegosbdsm.com Gestión publicitaria: juegosbdsm.com e-mail: juegodesumision@gmail.com

BDSM BDSM

Colaboraciones: Planetacanalla.com - Fetishproject - Fetslave BDSMenFusta - Domina Ishtar - Felina - SirXen Alejandra.

22

3 3


16

Vivencias Expléndida vivencia con un contenido brutal, no sólo por el relato sino porque una trmenda brutalidad es el denominador conún de lo vivido por luna esa noche...

2

créditos

6

noticias

8

DOMINA ISHTAR

12

LA CONSULTA DEL RUBBERISTA

14

vivencias de dhanko y luna

36

ESPECIAL INICIACIÓN BDSM

58

CURSOS Y TALLERES

68

RELATOS

88

BDSM ACADEMY: CEPOS

92

DHANKO

94

ARTÍCULO DE OPINIÓN

96

contactos

100

JUGUTES BDSM

46

Relatos Orgullosa de mi condición, me miro en el espejo, me subo la falda y ciño el cilicio en el muslo, por debajo de los ligueros. Ahogo un gemido cuando las púas me muerden la piel... - (kajira nos deleita con un fantástico relato...)

72

BDSM Academy

BDSM

Este mes, BDSMenFusta nos muestra, enseña y orienta sobre otro artilugio conocido, de origen medieval, cuya finalidad principal en aquel entoces era la exposición pública y humillante de aquellas personas que hubieran cometido faltas no demasiado graves. El Cepo.

4

55


BDSM

Noticias

Por fin una gran noticia para los amantes del la dominación D/s, tanto masculina como femenina. El próximo mes de octubre, el día 20 concretamente, se imparten en Canyelles (Barcelona) talleres para la formación de Amos y Amas, se llamen como se quieran llamar, Sir, Señor, Amo, Domina, Ama, Señora, Mistress, Monsieur... el nombre que quiera ponerse cada uno allá con sus gustos, la verdadera importancia está en que un hombre o una mujer con rol dominante ya puede formarse adecuadamente para desempañar un papel dentro del bdsm de forma segura y con conocimiento. Según una encuesta realizada durante los dos últimos meses a personas dentro del mundo liberal, tanto a parejas como a singles, sin roles claramentes definidos pero con ganas de acceder al mundo bdsm, se califican según lo que creen ser en su vida personal, familiar, social y laboral. Un 80% de los encuestados, ajenos totalmente a una práctica fiel y cosciente, deciden tener el rol dominante porque “en casa son los que mandan” (¡qué peligro!). Un 18% no sabe en qué lugar colocarse porque sienten tener un rol dominante pero lo desconocen porque en su vida “normal” practican la sumisión encubierta, con lo cual les cuesta adquirir otro rol aunque sea lo deseado. No saben cómo cambiar ni si son capaces de hacerlo, pero ese es verdadero deseo, ser quienes saben ser pero no pueden. El 2% restante tienen un rol definido en la pareja y lo practican entre ellos, a su manera, de forma muy altruista, sin guías pero con sus reglas y su forma personal de juego, este tanto por ciento no comparte el juego con terceras personas y sí el sexo puro y duro. El reconocer desconocimiento es la base para obtener un buen aprendizaje.

BDSM

La gran información que nos aporta este estudio es que ese 80%, una mayoría aplastante, deberían no jugar nunca sin una buena enseñanza previa, porque se equivocarían y sería un desas-

6

tre ponerse en sus manos si antes no aprenden a no dejarse llevar por sus instintos, si antes no tienen bien amueblada la cabeza, si antes no olvidan lo que creen ser y se abren a lo que les puede enriquecer, si antes no conocen y asimilan la importancia de integrar en el juego principios, bases y reglas. Obtener información de varios lugares bdsm, sumado a un instinto dominante y en ocasiones agresivo es una mezcla altamente peligrosa. Hablemos del 18%. Este porcentaje nos indica que han descubierto el juego, que les falta conocer cómo iniciarlo, pero existe una seguridad inicial que es saber que el placer tiene mil caras y no confunden los términos. Son concientes que para sentirse completos les falta aprender esa otra parte de ellos y además saber disfrutarla. Para el resto, ese 2% ya existe lo principal, respeto entre ellos, bases establecidas, aunque muy generales, y ganas de disfrutar, aunque les falten herramientas e ideas para su desarrollo y mayor disfrute. Esta minoría necesita poca ayuda que sea importante y de vital importancia, con guiarlos y abrir nuevos horizontes es suficiente. Así pues, para esta suma de un 98% ha llegado lo que necesitaban. Talleres de formación impartidos por Amo Dhanko y Domina Ishtar para futuros Amos y Amas, repletos de información, de ayuda, de conocimiento, de armas necesarias para dejarse llevar y disfrutar del rol adquirido, de bases y herramientas que se podrán utilizar durante los juegos o sesiones y que harán que el bdsm se respete, no se ensucie ni se desvirtúe, como por desgracia, en demasiadas ocasiones viene ocurriendo. Gracias por vuestra importante labor, gran ayuda y suerte en los talleres! El rincón del ignorante

Talleres BDSM Impartidos por Dhanko (Amo) y luna (sumisa) www.juegosbdsm.com - juegodesumision@gmail.com tel. 635 779 842 - Horas convenidas (provincia Bcn)

Mini taller - Aprende a ser un buen AMO Taller de 1 hora - 80 euros Taller + Sesión práctica de 1 hora - 150 euros

Mini taller - Especial para parejas Taller de 1 hora - 90 euros Taller + Sesión práctica de 1 hora - 130 euros

Mini taller - Acerca el juego a tu pareja Taller de 1 hora - 60 euros

Si quieres estar cómodamente, sentirte libre, sin que nadie te observe, te moleste o incomode, o simplemente deseas sorprender a tu pareja o a tus amigos, etc. y quieres vivir y experimentar algún mini taller BDSM, ésta es tu oportunidad, Dhanko y luna te reciben en su casa o se trasladan a la tuya, hotel o lugar de trabajo para que puedas descrubrir un mundo nuevo de sensaciones que nunca olvidarás. LLÁMANOS AL 635 779 842 Y TE INFORMAREMOS

7


BDSM

Domina Ishtar Deseo oculto

Domina Ishtar te recibe en su casa o se traslada a tu lugar privado e íntimo (puede ser tu casa, tu lugar de trabajo, tu hotel…) y ahí te hará degustar su dominio y tu sumisión sin que nadie más que sus ojos puedan observarte… Ishtar no viaja sola, su guardián protector velará por su seguridad, incluso por la tuya, si es necesario... “Quiero que desees, que me pidas antes de que empecemos a jugar, que no dejes nada a medias tintas, que me lo cuentes todo absolutamente, pero luego… silencio… yo ordeno y mando, yo sé lo que necesitas, lo que deseas, sé lo que debo hacer contigo para que sueñes volver a estar bajo mi dominio, bajo mis pies, bajo mis manos, bajo mi fusta… la espera se te hará larga y ese será tu peor castigo, pero quiero que lo pruebes y que sufras con ello…” La dominación de Domina Ishtar contempla el total respeto y rectitud a todo lo que se haya pactado y consensuado, ni más, ni menos. Elegante, sensual, recta, cariñosa, severa, compasiva, fetichista, dura, tierna, perversa, culta, natural… esa es la mezcla de Ishtar, una Dama que hará que vivas tu rol desde lo más profundo y que disfrutes con ello, seas o no un sumiso experimentado. Dentro de los límites establecidos, podrás tener una sesión con técnicas de dominación desde lo más sensual y erótico hasta lo más severo y perverso. Estas son las prácticas básicas de Domina Ishtar para que no te quede ninguna duda y no pierdas ni hagas perder el tiempo, aunque siempre se pueden ir ampliando horizontes...

Adiestramiento y doma Humillación física y verbal Disciplina inglesa Castigo o tortura genital Fetichismo: adoración de calzado, cabello, ............pies y manos. Spanking Lluvia dorada Cera Caliente; hielo; pinzas… Desarrollo de fantasías temáticas. Face slapping Masturbación con los pies y manos (Footjob; ............handjob) Transformismo, feminización Inmovilización Bondage Sitting Juegos con arnés Trampling. “Recibirás tanto placer que podrás regalarme tu orgasmo si así te lo permito. Si no hemos hablado, me presentaré como a mí me parezca, si deseas que tu Ama te someta de alguna forma especial y a mí me parece bien, deberás proveerme de los accesorios o ropas necesarias. Si quieres jugar con un arnés, éste deberá ser tuyo. En mi maletín sólo existe gato, látigo, esposas, cuerdas, aceites, guantes, preservativos, espuelas, pinzas, cera y mis secretos… La higiene y la seguridad es una base inquebrantable. Tu collar deberás ganártelo, será mi único regalo cuando lo merezcas... “ Ishtar Más información: 635 779 842 o escribe a dominaishtar@gmail.com Consultar para desplazamientos fuera de Catalunya.

Domina Ishtar

9


Fotografía: Dhanko

Las cuerdas me atan a la libertad Cuando se habla de cuerdas sobre un cuerpo la mente asimila inmovilidad, aprisionamiento, esclavitud… incluso muerte. Sí, cierto es todo eso, pero la mente va más allá, el efecto del pensamiento hacia esos adjetivos hacen sentir el dolor y ese dolor de la imagen que ofrece la mente lleva a tener una visión muy negativa. Véis? Sin saber lo que es, sin tan siquiera haberlo probado se podría decir que “no” cuando alguien se acerque con una cuerda entre sus manos. Pero cuando has vivido el placer y éste ha sido posible gracias a una cuerda, la cosa cambia completamente, olvidamos las imágenes de esclavos desconocidos atados, olvidamos ahorcamientos, olvidamos historias y nos quedamos con la experiencia, con lo que ella nos ha hecho vivir, con las sensaciones, con la libertad de sentirnos atados al placer, con una inmovilidad diferente. Con la reflexión como: “con toda seguridad para mí hablar de cuerdas es hablar de mi libertad…”

BDSM

luna {Dk} 1010

11 11


BDSM

LA CONSULTA DEL RUBBERISTA

Consejos para el uso y disfrute del látex HOY: Conociendo la goma Ante un mar de corsés de PVC y pantalones de cuero engrasado, entre infinidad de medias de rejilla y figuras desnudas (o a lo sumo con un collar), en la mazmorra de tu ciudad se puede distinguir al fondo, entre tanto negro, un tipejo embutido de la cabeza a los pies en lo que parece un mono de submarinismo, máscara incluida. Te llamará la atención por el brillo que desprende, y cuando lo mires más atentamente verás que a parte de su traje de surfero y a pesar del calor del local, calza pesadas botas de goma, no lleva un par de guantes sino dos superpuestos, la máscara a duras penas de deja oír ni vocalizar y cada visita al baño le supone un horror de abrir y cerrar cremalleras. Sí, lo debe estar pasando fatal, ¡seguro! Y quizás no acabe jugando con nadie esa noche, ¿por qué sonríe tanto?¿Qué coño tendrá en la cabeza? ¿Tan bueno es? Si nos paramos a pensar en ello podríamos preguntarnos, si los rubberistas gozan como críos, ¿podemos el resto disfrutarlo también?

BDSM

Empieza aquí una serie de artículos cuya intención es acercar el látex al público en general, para ver si casualmente como al chaval, puede haceros incre-

12

mentar el disfrute de vuestra sexualidad. Como elemento estético que os haga veros más atractivos a vuestros ojos o el de vuestra pareja. Como juguete compresivo, lesivo, constrictor o privativo en las noches de placer. O como simple hiperestimulante que hará que el mínimo roce de una mano desemboque en una escalada de la excitación. Intentaremos responder el qué, el cómo, el cuándo y el para qué de este material. Todas aquellas dudas que le puedan asaltar tanto a un neófito como a cualquier avezado fetichista. ¿Es caro el látex? ¿Dónde es mejor comprarlo? ¿Hay que tener el cuerpo de Lady Gaga para que me quede bien? ¿Puede causar alergias? ¿Qué hago si se me rompe una prenda? ¿Qué juegos se pueden hacer con él? ¿Sirve como anticonceptivo? ¿Me apedrearán las ventanas si voy a comprar el pan vestido con ello? Por el momento, podemos empezar comentando que el látex es un material elástico, de origen vegetal, que a parte de usarse para fabricar globos, chupetes, las alfombrillas de los limpiaparabrisas y cosas varias, sirve para la confección de prendas y juguetes sexuales. Como tela, no tiene trama; se fabrica la misma vertiendo el material en estado líquido en una fina capa y se deja coagular. Es por ello que no se cose sino

que se pegan con cola las piezas de cada atuendo, y que el diverso grosor de las prendas (de 0,2mm a 1,5mm) se consigue haciendo la capa con mayor o menor cantidad de líquido. Su color natural es el beige, pero se comercializa en una inmensa gama pantone, tanto tonos compactos como transparentes o metalizados, siendo el negro el que mejor acogida de público tiene. Es un material altamente inflamable; acercaros con un cigarrillo a un rubberista y veréis como huye corriendo. Se rompe con facilidad, tanto que una ínfima punción de aguja puede causar una raja descomunal. Térmicamente hablando el látex es un desastre; en invierno te mueres de frío, y en verano sudas como un sapo en una sauna. Tiene la grácil habilidad de cambiar instantáneamente de la máxima adherencia a la mayor de las lubricidades, tal que cuando menos te lo esperes, el cubata se te escurrirá entre los dedos estrellándose en el suelo, y cuando te vayas a levantar del taburete para recogerlo, éste se alzará pegado a tu trasero y acabará cayendo también. ¿No querías ser el centro de atención en la fiesta? Felicidades, lo has conseguido. Si es un material con tal elenco de virtudes, ¿por qué nadie va a querer usarlo? ¿Porqué queda divino de la muerte?. Arrugas, verrugas, piel de naranja, celulitis, estrías, pecas, manchas… todo desaparece bajo la segunda piel. Bueno, los michelines no, pero quedan tan prietos que la figura mejora ostensiblemente. Bien vestido en látex, un cuerpo resulta terriblemente estético. Su compresión sobre el cuerpo resulta en una estimulación constante de las terminaciones nerviosas de la piel, un

abrazo o caricia continua basta para conseguir una excitación sexual prolongada sin hacer nada más que estar vestido. Favorece el anonimato táctil, o en un ejemplo, tienes a tu pareja atada y con los ojos tapados, sabe que hay varias personas a su alrededor y de repente, una mano enguantada le roza la piel. Sin poder guiarse por la cantidad de presión ejercida ni por la fineza o aspereza de la palma, no sabrá si eres tú o cualquiera de los muchos presentes quien ha tenido la osadía. La excitación resultante se incrementa exponencialmente. ¿Os planteáis probarlo? En ese caso esperamos poder acompañaros en este periplo exponiendo los principales trucos y consejos sobre este material. Si queréis exponer vuestras dudas, podéis enviarnos correos a contact@fetishproject.com. RUBCONSEJO Si vais a comprar unos guantes de látex y tenéis la oportunidad de probarlos antes, hay un truco para saber qué talla es la vuestra: el guante os tiene que quedar prieto, sin holguras ni bolsas al final de los dedos, pero al vestirlo, si éste os aprieta tal que os obliga, ni que sea ligeramente, a cerrar la mano juntando pulgar contra meñique, es que necesitáis una talla más.

13


Vivencias

BDSM BDSM BDSM

de Dhanko y luna

14

15 15


BDSM

Noche oscura Blacksoul

Una de las fantasías, o mejor dicho, una de las cosas que luna nunca había vivido era tener una experiencia BDSM con un chico de color, por lo que Dhanko se puso manos a la obra… Buscó durante varios días el mejor candidato para formar parte del juego, hasta que lo encontró. Un chico con muy poca, por no decir nula, experiencia en este terreno pero con mucha predisposición y ganas de aprender y disfrutar de nuevas experiencias, de complexión fuerte, un cuerpo de escándalo, color de piel chocolate sin nada de leche, aunque por dentro es otra historia… ¿Su nombre? Blacksoul (alma negra), bautizado por Dhanko para poder entrar a jugar. La poca experiencia de Blacksoul le permitía a Dhanko poder pensar el juego a su medida, sabía que el invitado le diría que sí a todo lo que fuese disfrutar de una sumisa entregada y dispuesta a hacer y dejar hacer aquello que su Amo le pasase por la cabeza… Los juegos, que privan a la mayoría de parejas disfrutar del BDSM a plena luz del día por cientos de motivos, se realizan por la noche. Y esa iba a ser otra gran noche, otra más de las vividas por Dhanko y luna en la que sus roles débiles al salir de casa se van intensificando y tornando fuertes, llenos de matices que hacen que se olviden completamente de quiénes son en su vida cotidiana y que hacen que sus nombres se conviertan en reales y propios, con sentido y sentimiento total y profundo. Oscureció y llegó la hora de preparar a luna.

BDSM

- luna, dentro de una hora nos acercaremos a la estación a recoger un “paquete” que nos ha llegado de Barcelona y con el que disfrutarás mucho…, ¿cuento contigo sin que me hagas

16

preguntas? – Dijo Dhanko con una media sonrisa. - Claro que sí, sabes que no hay problema ya que entiendo que al llamarme luna has decidido que empiece el juego – Contestó aceptando jugar. Es tan sencillo todo cuando hay tal conocimiento el uno del otro y cuando las cosas están tan habladas y aprendidas que con prestar una pizca de atención hay suficiente. Sí, había empezado el juego, ¿sencillo verdad? De haber surgido algún problema se hubiese hablado y llegado a un consenso, pero no hizo falta. El deseo de disfrutar de vez en cuando del bdsm hace que cuando existe una oportunidad no se deje escapar… A las 11, puntuales, estaban en la estación. Luna vestía un picardías trasparente, su collar, zapatos con tacón de vértigo y un tanga abierto. Así la paseó por la ciudad ya que viven en el otro extremo… De haberla reconocido alguien se hubiese muerto de la vergüenza, así que se intentó hacer pequeñita y fusionarse con el asiento trasero para que pareciese que en el interior del vehículo no había nadie más que el conductor. Tenía prohibido tumbarse pero no bajar la cabeza e intentar no llamar demasiado la atención, al fin y al cabo viven en esa pequeña ciudad donde toparse con alguien conocido no es nada difícil. Durante el recorrido Dhanko instruyó a luna. - Vamos a jugar pequeña… Cuando lleguemos a la estación saldré del coche para recoger al mensajero, te quedarás durante unos minutos sola en el coche, intenta no llamar la atención,


sabes que por allí siempre hay policía rondando, así que procura que tu pelo tape el collar y que tu cuerpo no se vea demasiado. Cuando vuelva no estaré solo, debes saludar sin mirar, ya sabes… que tu curiosidad no me haga enfadar o yo mismo paro el juego y regresamos a casa. ¿Entendido? – Explicó. Ella lo había entendido perfectamente y no iba a dejar escapar la oportunidad de disfrutar de lo que fuese que él le había preparado, por lo que siguió los pasos que se le habían marcado. Saludó al mensajero tal y como marca el protocolo pero vio su mano, una mano de piel totalmente oscura. En ese momento el fuego devoró su interior en un segundo y la dejó excitada como nunca… ¿su fantasía se iba a realizar? Dhanko sugirió a su amigo que la tocase y que comprobase que la reacción que le dijo que tendría se había producido. Y así fue, Blacksoul estiró su brazo desde el asiento delantero e introdujo sus dedos en luna, sin previo aviso, sin acariciar, de forma brusca. Parece ser que a luna le encantó la forma, o quizá era lo que esperaba, nada de preámbulos, necesitaba sentir eso, porque no estaba allí para ser mimada sino para ser un objeto de deseo, una puta utilizada y dispuesta a dejarse hacer y a dar placer, fuese como fuese que ese placer se quisiese obtener. Para facilitar el trabajo y colaborar, luna se abrió más de piernas, se escurrió sobre el asiento acercando así su sexo a la mano del invitado. Eso no era una comprobación, sino un intento de masturbación en toda regla, los gemidos de luna eran cada vez más intensos y la velocidad del objeto masturbador, unos grandes dedos, cada vez mayor. - Ya es suficiente. – Dijo Dhanko – Creo que has podido comprobar lo que te había dicho. Ahora vamos a buscar el lugar adecuado para seguir con lo prometido.

BDSM

Mientras se dirigían hacia el bosque, los dos

18

amigos hablaban de experiencias, de luna, de lo que podían hacer, de lo que deseaban, de lo que ella representaba, como si ella no estuviese ahí. - Dime Blacksoul, ¿has tenido alguna vez alguna experiencia similar? - No, nunca, por eso me cautivó la idea y aún teniendo algún reparo, por ser totalmente inexperto, quería probar. Nunca he tenido a una mujer como luna, una sumisa dispuesta a no tener voz ni voto y dejarse hacer por mí lo que se me antoje y de la forma que se me antoje, siempre desde el respeto hacia ti y siguiendo las normas que me has marcado, por supuesto. –Explicó claramente BlacksoulNo desvelaron el plan, pero luna sabe descubrir lo que encierran las palabras y la forma en la que éstas se dicen. Intuyó que ella iba a ser algo así como una conejilla de Indias para un juego en el que un inexperto probaría sus límites y fantasías, violento y descontrolado por parte del principiante. Contaba que sería una experiencia dura porque se juntaban demasiadas cosas, juventud, músculos y fuerza, desconocimiento, inexperiencia, ganas, excitación extrema, deseo y búsqueda del placer prohibido en una experiencia única que quizá nunca más se repetiría en la vida de aquel joven. Confundir el hacer lo que uno quiera sumado con tener bajo el poder a una sumisa entregada, puede ser peligroso, pero ahí estaba Dhanko y no había nada o casi nada que temer. Quizá este relato visto desde el prisma de quién no conoce a la perfección la tarea de un buen Amo, resulte extremo, pero el que conoce y sabe que un Amo además de ser quién ordena y ejecuta es el que cuida, protege y vela en todo momento de su sumisa, sabe que el peligro es casi nulo o al menos controlado. El coche paró en un camino a los pies de una montaña realmente misteriosa y sagrada. Cuenta con cientos de historias, milagros y sueños cumplidos pero también cuenta con oscuras historias, desapariciones, apariciones de luces y objetos volantes, experiencias


paranormales, secuestros y violaciones, muertes en extrañas circunstancias… una montaña llena de misterios y leyendas. Por ello Dhanko decidió llevar el juego allí, porque sabía que sumaría, a todo lo que luna pudiese sentir, miedo y temor. La noche era bochornosa y realmente oscura, la luna había desaparecido y sólo se podían ver cientos de estrellas que para nada iluminaban el lugar. Los dos hombres salieron del coche y se sentaron al lado de luna, en el asiento trasero. Durante unos minutos Blacksoul inspeccionó todos los rincones de la sumisa, besó, mordió, lamió sus pechos, su cuello, sus labios y su sexo… mientras, Dhanko observaba los movimientos de su esclava y ordenaba ser servicial y corresponder con agrado cualquier iniciativa de su amigo, al cual le decía que ordenase y que si algo no era de su agrado que se lo dijese porque sería castigada. El joven seguía las indicaciones del Amo y ponía mucho de su parte, pero no tenía en cuenta a la sumisa, solo buscaba experiencias y encontrar placer en todo lo que hiciese, sin miramientos. Quizá creía que una sumisa puede con todo y no es así, tiene sus límites y debe conocerlos, es un cuerpo y hay que cuidarlo y si algo no se sabe, se debe preguntar, esa lección no la aprendió y luna, que es la mujer más orgullosa que existe, apretaba los dientes y sufría sin dejar que de ella saliese ni un solo quejido, hasta que pidió piedad… - Lo siento, -dijo el aprendiz- me he emocionado, lo siento luna…

realizar un buen trabajo y que por lo tanto, conociendo a su Amo, ella sería severamente castigada. Lógicamente los miembros “normales”, como ella dice, son más manejables, se pueden introducir casi totalmente en la boca y jugar mucho mejor con ellos, dar más y mejor placer, cosa de lo que luna se siente muy orgullosa, pero esa vez era lo que era, y al verla sabía que no haría un buen servicio y que eso tendría consecuencias… El joven agarró fuertemente del pelo a luna y empezó a forzarla hacia su miembro, ella se oponía e intentaba no dejarse llevar… Después de estar así media hora larga, luna se sentía agotada, su cuerpo se bañaba en sudor, no se podía distinguir lo que eran gotas de sudor y lo que eran lágrimas provocadas por las arcadas. Estaba exhausta, por no poder respirar, su cuello, su pelo, su boca, su lengua, estaban doloridos, no podía más, por lo que pidió clemencia, de nuevo, a su Amo… - Mi Señor, perdón, pero no puedo más, necesito un descanso, pido piedad, agua, suplico reponerme unos minutos… - Sollozó luna después de apartarse del joven de forma brusca. Los hombres le dieron un poco de agua y salieron del coche para reconocer el terreno y hablar. Mientras, luna, tumbada en el asiento trasero, secaba todo su cuerpo e intentaba recomponerse. No quería saber dónde estaban, qué decían, qué planeaban, ella solo restaba tumbada, con los ojos cerrados, esperando que tardasen para recuperarse. - ¡Sal del coche! – Ordenó Dhanko

BDSM

Las disculpas las aceptó Dhanko, no luna, era hacia él que debían ser dirigidas esas disculpas. Para que ella pudiese recuperarse del dolor infligido por aquellas fuertes y enormes manos por todo su cuerpo, Dhanko ordenó que luna realizase una felación a Blacksoul. Aquel miembro erecto era enorme, los ojos de luna se abrieron asustados. luna tiene una boca pequeña y al verla supo que no podría

20

Habían pasado unos pocos minutos, tan pocos que aún la esclava no había podido recuperar el ritmo normal de su respiración, muy pocos minutos como para poder hacer frente a lo que se le venía encima… Después de la orden y sin tiempo para reaccionar, fue sacada a la fuerza del coche, por el pelo entre Dhanko y Blacksoul. El suelo estaba lleno de piedras, hojas y ramas secas, caminar

por allí con zapatos era todo un reto, parecía un pato, torpe y sin equilibrio, pero el remedio fue peor que la enfermedad… Visto que en un par de ocasiones casi cae al suelo pidió a su Amo podérselos quitar. Le fue permitido hacerlo pero cuando descubrió sus delicados pies y pisaron el terreno supo que había sido un error. Pasear por ese terreno con los pies descalzos era una tremenda tortura, las piedras se le clavaban, las ramas le pinchaban, solo las hojas secas parecían estar a su favor intentando ayudarla. Después de unos veinte interminables, dolorosos y tortuosos pasos pararon. Clocaron a luna frente a un árbol con un pequeño tronco para que ella pudiese abrazarlo. Dhanko se situó detrás de ella mientras el joven anudaba fuertemente las cuerdas, no era necesario cortar la circulación de las manos, por lo que de nuevo luna replicó. - Mi Amo, ayuda al Señor a atarme de forma correcta o mis manos las van a tener que cortar cuando acabemos… - Dijo luna irónicamente y ya enfadada por tener que pedir más que en todas sus sesiones gracias a la total incapacidad y poco miramiento hacia ella del joven. Dhanko acabó el trabajo y después de hacerlo sonrió a luna, le abrió por detrás el picardías y le quitó el tanga. Le dijo a su amigo si se veía capaz de colocarle las pinzas en los labios de la vagina, luna volvió a temblar… - Otra cagada más y le pego una patada en la cara que se le acaban las ganas de jugar más conmigo- Pensó. Y dijo sin miedo… - Mi Señor, enséñale para que aprenda por si nunca las ha puesto. Una gran carcajada salió de lo más profundo de Dhanko. Conoce perfectamente a luna y esa intervención más que enfadarle le entusiasmó porque había encontrado el límite de luna, pocas veces lo deja ver, pero hasta ahí había llegado y que se lo mostrase sin miedo, le encantó. Todo estaba listo para seguir con el curso intensivo de aspirantes a… digamos que a

poco más que vivir una experiencia nueva. Blacksoul tenía mucho que aprender sobre sumisos y comportamiento de un Amo. Pero el juego era ese y no había nada más que decir, así se había decidido y así debía ser. Una vez colocadas las pinzas, luna empezó a disfrutar y muestra de ello era el flujo que resbalaba por el interior de sus muslos. Dhanko también se sentía recompensado viendo el placer de su querida luna y le pidió a Blacksoul que observase lo que provocaban las pinzas, la inmovilización y la tortura en su esclava. Empezaron los azotes, eran de intensidad justa en la espalda, en las nalgas algo más intensos, pero todos ellos controlados y ejecutados de forma perfecta, provocando la reacción que debían, ni más ni menos. Pero cuando el gato cambió de manos, cambió también el cuento. De nuevo desconocimiento y simplemente fuerza, sin mirar el lugar del cuerpo en el que aterrizaba la piel del gato, sin tener cuidado para nada. Dhanko le iba orientando, le decía, guiado por los quejidos de luna, cómo debían ser de intensos, cuando tenía que bajar la intensidad, dónde podía o no podía golpear… Pero el chico se animaba y, o no prestaba atención o el disfrute le hacía olvidarse de las indicaciones, así que después de escuchar un par de gritos que retumbaron por todo el bosque, de luna, Dhanko lo paró en seco. El joven se acercó a luna y la besó dulcemente en los labios… Nunca sabrá si salió de él o fue una orden de Dhanko, tal y como él hace cuando su pequeña ha sufrido más de lo debido realizando un tremendo esfuerzo. Pero no acabó la historia con tanta dulzura… Una vez desatada, retiradas las pinzas que aún mordían su sexo y delante del vehículo, volvió la acción. - ¿Ahora? ¿Ya puedo? – Preguntó Blacksoul. - Sí, ya puedes… la tenemos agotada y no va a oponer demasiada resistencia. ¡¡Adelante, cuando acabes me toca a mí!! si necesitas ayuda dímelo. -Después de esas palabras, Dhanko le ofreció un preservativo y se retiró a

21


fumar en el interior del coche. Y como si de una posesión demoníaca se tratase y habiendo recuperado toda la energía de nuevo, las pocas que el joven hubiese perdido, forzó a luna sobre el capó del coche. Con una mano agarraba su pelo y mantenía su cabeza amorrada al vehículo, con la otra mano bajó sus pantalones y penetró bruscamente y sin previo aviso a luna, haciendo salir de ésta un tremendo grito. - ¡Tranquila zorra! Ahora sí que vas a gritar, voy a follarte tan fuerte que todo lo que has sufrido conmigo hasta ahora te parecerán tonterías comparado con esto… ¡¡Abre bien las piernas y no te resistas!! – Sentenció Blacksoul. Dhanko la observaba desde el interior y los dejó solos durante un buen rato. Disfrutaba del forzamiento de la sumisa y no intervino porque ella, en muchas ocasiones, le había hecho saber que ser violada de aquella forma era una de sus mayores deseos…

BDSM

Luna intentaba separar con su mano el cuerpo del chico en cada empuje, para impedir que entrase total y brutalmente aquél miembro dentro de ella, pero seguía atada por las muñecas y no podía hacer demasiado. Estaba exhausta, las piernas le temblaban y le costaba tenerse en pie, aún estaba descalza y las piedras clavándose en sus pies sumaban tortura al dolor interno que le causaba aquella gran polla. Cada brutal empuje provocaba un grito desgarrador de luna que hacía callar a los insectos que habían estado cantando durante toda la noche. Se sentía sola y sabía que ella era causante de todo aquello, por haberlo pedido durante tanto tiempo. Ahora lo tenía pero quería que todo acabase de una vez, no podía aguantar mucho más aquello, lloraba, gritaba, sacaba fuerzas de a saber dónde para intentar quitarse de encima aquella mole a la que no se le acababa la energía y que cada vez empujaba más y más fuerte dentro de ella. De haberlo sabido, nunca jamás lo hubiese pedido, no así, no después de haber sufrido tanto, no con ese hombre y con ese

22

miembro, no esa noche y no en ese lugar… Pero las fantasías, los deseos, pedir y saber que un día lo que deseas tanto se puede hacer realidad tiene sus riesgos y son nada más y nada menos que vivirlo como siempre se ha imaginado vivir, con brutalidad, dolor, sin juegos, de forma intensa y real, tal y como debe ser… Después de más de media hora interminable, llegó la calma, dos empujes más y Blacksoul gimió de placer haciendo callar los sonidos de luna, una larga corrida y un silencio... Llegó el final, la tortura acabó. Él se retiró de luna mientras ella permanecía encima del coche, sin moverse, quería sentir la tranquilidad, volver a oír los grillos, recomponerse, pensar, nivelar su respiración, olvidar que allí había alguien más, sentir la paz y creer que todo había acabado, pero esa calma se rompió con el sonido de la puerta del vehículo. Dhanko había salido para ver a luna y comprobar cómo estaba. - Todo ha acabado luna, no voy a hacerte nada porque sé que no puedes más y eso no voy a disfrutarlo como merezco. Sé que ha sido muy duro todo, pero me lo habías pedido y sabes que yo siempre procuro darte lo que deseas. ¿Te pensarás mejor lo que me vas a pedir antes de hacerlo?. Dhanko le dio la mano, secó sus lágrimas, acarició su cuerpo, besó sus labios y la metió en el coche, dejándola tumbada durante unos minutos. Mientras, ellos se quedaron fuera, hablando de todo lo sucedido y de lo que aún tenía que suceder… Una de las cosas que quería probar Blacksoul y que Dhanko le había prometido experimentar con luna era una sesión de azotes. Sí, aún no había acabado todo para ella, el viaje de vuelta guardaba alguna sorpresa. - ¿Cómo estás pequeña? – Preguntó Dhanko. - Bien mi Señor, mejor, casi recuperada. – Contestó claramente luna.

23


El viaje de vuelta, como dije, guardaba aún alguna sorpresa. Dhanko le ordenó a luna que no se vistiese, le dijo que el viaje de vuelta lo haría desnuda. La noche era oscura y nadie podía verla, pero para ellos era excitante tener a una mujer así, dispuesta para hacerles disfrutar de su cuerpo, sin ropas que entorpeciesen acariciar su cuerpo o hacer lo que se les antojase. Así fue, durante la vuelta a la estación estuvieron tocando, introduciendo sus dedos en su sexo, mojándola con su propio jugo, apretándole los pezones, introduciendo sus dedos en su boca para que ella degustase su excitación, que en todo momento estuvo presente en el viaje. Blacksoul la masturbó en dos ocasiones y los orgasmos llegaban sin aviso… los gemidos de luna volvían a excitar a los hombres y de nuevo estaban preparados para que ella les diese placer… Llegaron a la estación y la sorpresa fue mayor para luna. Blacksoul salió del coche y en lugar de irse, entro en la parte trasera del coche, junto a luna. Ella le miró sorprendida, aunque pensó que lo había hecho para despedirse, pero no fue así. El coche arrancó de nuevo, se dirigían a Barcelona, llevaban al invitado a su casa, llegar a la estación era solo un motivo para poder hacer el cambio de asientos, no para dejar a Blacksoul. - Haz lo que Blacksoul te ordene – Dijo Dhanko. – ¡Disfrútalo!

BDSM

El joven hizo que luna se tumbase encima de sus rodillas dejando su redondo culo dispuesto a ser azotado por aquella gran mano. De nuevo la fuerza del muchacho en cada uno de los azotes hacía que luna se retorciera de dolor. Otra cosa más que debía aprender,

24

los azotes no han de ser extremadamente fuertes, sino constantes, seguidos, con intensidad apropiada para aportar dolor pero deben ser soportables. Para poder disfrutar del spanking se debe moderar la fuerza, de lo contrario la sesión puede durar muy poco y no servir de nada. Después de un par de azotes tremendos, luna se levantó disgustada y dijo:

cerca de su sexo, ella se acariciaba y esparcía el jugo para contentar al joven Amo, de forma sensual, mirándole a los ojos y sonriendo, ofreciéndole su placer y haciéndole saber que es una buena zorra. De nuevo, el silencio se apoderó de todos durante unos minutos, hasta que Blacksoul le dijo a Dhanko que siguiera sus indicaciones para llegar a su casa, que estaba cerca.

-Basta! Señor, dígale cómo hay que azotar, enséñele y seré totalmente sumisa la próxima vez, pero así no, por favor… - Suplicó luna a su Amo.

Habían entrado en la ciudad y el viaje estaba llegando a su fin, el juego empezaba a tener un claro y definitivo punto y final… al menos con Blacksoul.

El camino de vuelta era de una media hora, ella sabía que no podría aguantar y por ello decidió revelarse, asumiendo las consecuencias.

Fotografía: Dhanko

Esos minutos le habían sido muy positivos. Pensó con agrado, aún y después de vivir una tremenda experiencia, que todo lo sucedido había sido extraordinario, genial, se sentía realmente bien, le dolía todo el cuerpo pero se sentía contenta, agradecida y satisfecha.

luna {Dk}

- Bien, pues para Blacksoul, juega con ella y en otra ocasión, cuando pueda estar por ti te mostraré lo que es una sesión de spanking. Y tú luna, sigue sus órdenes hasta que lleguemos al lugar de destino. –Dijo algo enfadado Dhanko. - Vas a comerme la polla ¡puta!, voy a bañarte con mi leche, quiero ensuciarte y que me recuerdes en tu viaje de vuelta cuando yo ya no esté… A luna le costó darse la vuelta, tenía dolorido todo su cuerpo y ahora más aún después de los azotes. Empezó a chupar, lamer y jugar con sus manos, ahora no existía el forzamiento, ella disfrutaba, se introducía en la boca lo que podía, pasaba su lengua por el prepucio de Blacksoul, ahora ella dirigía la jugada y se excitaba con ello. Podía hacer y deshacer, mirar al joven y seguir sus movimientos, suave y de forma muy tranquila… hasta que llegaron los espasmos. Entonces, él se la quitó de encima y la tumbó en el asiento con las piernas abiertas. Empezó a masturbarse enérgicamente para llegar al orgasmo y bañarla, tal y como le había dicho. La corrida fue larga y el semen cayó en los pechos de luna, en su abdomen,

25


Fotografía: Dhanko

Nada es comparable al dolor y al placer de sentir tu piel en mi piel, tus manos azotándome, corrigiéndome, enseñándome, dejándome descubrir tu locura, tu decepción, tu enojo o enfado. Nada es tan terriblemente placentero como sentir tu calor bajo mi cuerpo mientras me azotas. Nada me produce más excitación que sentir la tuya. Nada me hace sentir tan protegida, tan sometida, tan deseada como cuando tu mano golpea mis nalgas. Nada me produce más placer que sentir cómo me sujetas, cómo me acaricias cuando has sido excesivamente duro... Nada es comparable a sentir tus palabras mientras agarras fuertemente del pelo. Nada mejor puedo ofrecerte que mi humedad y mojarte con ella mientras tus manos me siguen azotando…

BDSM BDSM

luna {Dk}

2626

27 27


Fotografía: Dhanko

BDSM

Confianza ciega “Sesión fotográfica 2a parte”

Tortura maravillosa, extraña combinación de palabras, sí, pero es lo que había acabado de vivir… Experiencias nuevas, excitación, temor, deseo de seguir aprendiendo, descubriendo, saboreando el placer y el dolor, caminar y avanzar, sin metas, hacia mi libertad. Ese es mi propósito y el motivo que hace que mis cadenas, que las cuerdas que impiden moverme, que el collar que me ata a los deseos de mi Amo, sean; unas alas que me permiten volar libremente y observar, desde las alturas, junto a las estrellas, un ridículo mundo, pequeño y encerrado en un círculo de matices marrones y azulados; sean el oxígeno que me permite poder sumergirme en lo profundo de un gran océano, y nadar sin que sea necesario subir a la superficie para respirar, sin leyes, sin limitaciones, sin ataduras.

BDSM

Seguimos con la sesión, ya no sé cómo llamarla, si de fotos o sesión bdsm. Ya iremos viendo. La excusa estaba clara, las fotos. La meta definida, tener material para ilustrar y enriquecer nuestro trabajo en la web y en la revista. El camino a seguir para conseguirlo era lo único incierto, pero no por ello menos atrayente y excitante. Me ofrecieron un poco de agua. Mi cuerpo había desgastado tanta energía que necesitaba beber y recomponerse. Me sentía ardiente, intranquila, pero feliz y orgullosa de quién era y de lo que era capaz de hacer. Luna aprende cada día, se hace cada vez más fuerte y se siente, después de cada prueba superada, más segura. En aquella ocasión, no tenía ni idea del siguiente paso, pero no por ello temía darlo,

28

estaba con Dhanko. Después de beber y salir de la habitación nos dirigimos hacia otra parte de la casa, en la planta inferior. Esta vez era la zona más nueva a lo que restauración se refiere, constaba de dos salas, estrechas, una al lado de la otra. Recorriendo las paredes de piedra y alrededor de las chimeneas habían bancos, sillones y un sofá, todo ello tapizado con telas de color marrón y verde oscuro, con respaldos trabajados en madera y forja. Impidiendo el cómodo paso por medio de la sala habían mesitas de madera maciza y baúles antiguos. Las piedras de las paredes lloraban humedad y salitre, dándole a la estancia una pincelada de nostalgia y seriedad. En una de las paredes, un gran espejo, llamó mi atención. Pensé que allí podrían realizarse fotos estupendas y así se lo hice saber a mi Amo. Le pareció bien, allí haríamos unas cuantas fotografías sensuales… Pero antes me propuso otro lugar, la chimenea. Colocó las cadenas que unen mis manos al collar, encendió unas cuantas velas por el borde de la chimenea y me ordenó sentar en medio. La combinación del frío de la piedra que hacía de base, con el calor de las velas me excitaba, mi sexo se enfriaba a la vez que mis manos jugaban con el fuego, el placer se plasmaba en mi rostro y el click de las fotografías no cesaba… - Bien luna, sigue jugando con la llama de la vela, disfruta de todas las sensaciones, mírame y hazme ver lo que sientes, arriésgate e intenta que la cera te queme, aguanta ese placentero dolor y regálamelo una y otra vez… Sentado, delante de mí, estaba Sir Hard, en el cómodo sofá, mirándome fijamente, con sem-

29


Fotografía: Dhanko

blante serio y enigmático. Me hubiese encantado descubrir todo lo que pasaba por su mente en aquellos momentos, cuando yo le sonreía al sentir el fuego, cuando me quemaba con la cera e intentaba despegarla de entre mis dedos, cuando abría un poco las piernas para mostrarle lo que entre ellas se escondía excitado y hambriento por el juego y la situación. Intentaba provocar reacciones, pero no se arriesgaba a dejarse llevar, siempre educado y respetuoso hacia mi Amo. Yo maginaba, ideaba mi propia película… Pensaba que, probablemente, de no estar Dhanko conmigo, se hubiese levantado, me hubiese atado las manos a los hierros que protegían los lados de la chimenea y me hubiese ocultado la mitad de mi cuerpo dentro de ella, dejando solo a la vista media parte de mí, estando así, sin poder ver, sin saber, hubiese esparcido toda la cera caliente entre mi sexo, mi abdomen y mis piernas. Imaginaba gritar, sacudirme, forzar ser liberada… pensaba… sentir cómo un afilado cuchillo limpiaba parte de mí y acto seguido alguien, sin saber quién, hundía su miembro en mi sexo, sin miramientos, con necesidad absoluta de descargar, de humillarme haciéndome sentir un objeto para depositar el semen y no ensuciar el resto del mobiliario, un objeto donde se deposita la savia del placer… sentía todo lo que pensaba, quería que fuese real y me enojaba estar juagando sola, conmigo misma, a juegos de niños sin más acción, sin más participantes… Mi imaginación es mi gran perdición, pienso mil barbaridades y sin saber por qué, me humedezco y deseo que lo que pasa por mi mente, eso que me transforma y me enferma, se haga realidad. Mi perdición es querer vivir lo que pienso con la misma intensidad y aportándome el placer imaginado.

BDSM BDSM

Tengo la gran suerte de que Dhanko me conoce a la perfección, pensamientos, reacciones. Iba viendo que mi rostro se transformaba, que no disfrutaba, que algo pasaba y me preguntó: - ¿Esto te sabe a poco verdad? No te preocu-

30 30

pes porque vas a pedirme que pare y entonces no lo haré, sé dónde está tu mente ahora, sé qué estás buscando, sé que el tema de la sesión de fotografías se te queda pequeño, pero no es bueno que desees tanto, que vueles tan alto y que, sin darte cuenta, me lo hagas saber, porque puedes arrepentirte… Una vez más Dhanko me sorprendió. No puedo evitar que descubra mis pensamientos más ocultos. Quizá no sepa qué pienso concretamente pero sí qué necesito y cuándo lo estoy deseando. Después de recorrer y posar en distintos lugares de las salas, llegamos a un lugar especial… Traspasando una arcada de piedra, observé una de las imágenes más bellas que he podido ver nunca, hecha por la mano del hombre, un espacio idílico, sensacional, un lugar que transmite paz, que transporta a vivir la dulzura y amor con la pareja, un lugar donde todo deseo sin amor está fuera de lugar, donde la palabra BDSM no tiene cabida si no es entendida desde el intenso sentimiento que une a quienes juegan… Colores verdes y azul turquesa adoraban mi retina, la humedad y el agua deseaban mi cuerpo, la luz del sol, irrumpiendo por el gran ventanal al final de la cueva, me pedía acariciar y calentar mi piel desnuda. En ese momento olvidé dónde estaba, qué había ido a hacer allí, olvidé que había un espectador, olvidé ser quien era, y sin preguntar, sin decir palabra, sin pedir permiso, sin pensar en nadie más que en mí, me desnudé completamente y me dejé tragar por el agua… Cuando subí a la superficie sentí dos profundas miradas, la de Dhanko era de enfado por mi forma de actuar, sobre todo porque había alguien más allí y podía haberle dejado en evidencia. Me sentí mal, me enfadé conmigo misma por tener a esa rebelde insumisa que a veces aflora y que no sólo me perjudica a mí. Pedí perdón a mi Amo: - Mi Señor, perdón, ha imperado el deseo, no he pensado en las consecuencias, he olvidado quién era y de quién, ruego perdón… - Sal del agua luna!! No te seques!! Sal y sí-

31


Pasamos a otro extremo de la casa, accedimos por un lugar sucio, lleno de excrementos de palomas, plumas, algún que otro esqueleto de polluelo, cáscaras de huevo… un asco de lugar que mis pies mojados pisaban descalzos, mi cara denotaba un asco tremendo temía hacerme daño y que la herida pudiese infectarse por tocar toda aquella asquerosidad. Por suerte, no ocurrió nada. Llegamos a una especie de establo, oscuro, sucio pero esta vez la suciedad era polvo y pequeñas piedrecitas que sí se clavaban en mis pies martirizándolos. Colgaban telarañas del techo de piedra y se oían los gritos de los murciélagos… Me hicieron sentar en un banco y lavarme los pies en un barreño pequeño. Una vez secos, Sir Hard me embadurnó la planta con un desinfectante y me dio unas zapatillas. - Póntelas y sígueme! Miré a Dhanko y me hizo un gesto de aprobación con la cabeza. Seguí a Sir Hard por una especie de laberinto, oscuro y frío. Bajamos una escalera y llegamos a una mazmorra. Yo temblaba, la humedad escalofriante de los lugares que recorríamos se unía a la de mi piel que aún seguía mojada por el baño que minutos antes osé regalarme. Sin mediar palabra me ató a un gancho que colgaba del techo y me subió hasta que sólo podía apoyarme con la punta de los pies. Me vendó los ojos, me colocó la mordaza y se marchó. Oí cómo se alejaba y acompañado del chirriar de los herrajes cerró la puerta tras de sí con un fuerte golpe.

BDSM

Tenía frío, sentía soledad, me sentía culpable por haber puesto a mi Amo en evidencia, por todo ello tenía claro que pasase lo que pasase tenía que hacer que volviese a sentirse orgulloso de mí. Esperé durante un largo rato sola dentro de aquella mazmorra, el dolor de mis brazos y piernas se estaba volviendo inso-

32

Fotografía: Dhanko

gueme, no quiero oírte!! – Dijo muy enfadado. Temí las consecuencias, Dahnko enfadado tiene mucho peligro, así que sin mediar palabra salí del agua y le seguí…

portable, no podía aguantar y empecé a gritar, bajo la mordaza, reclamando ser escuchada. Sabía que necesitaba un castigo pero quizá ya había suficiente. Sí, así fue, volvió a abrirse la puerta… -¿Os gusta? – Preguntó a alguien Dhanko. – Es una perra insumisa y debe ser castigada severamente para que aprenda. Yo me ausentaré y según lo hablado podéis proceder. Un fuerte golpe en mis nalgas me hizo olvidar el dolor de mis brazos. No sabía quién era, si el dueño de la casa, si una mujer, si otro desconocido… Había hablado en plural por lo que allí había más de una persona. Otro latigazo, otro al unísono en mis pechos, otro en la espalda… como mínimo habían tres personas azotándome de forma cruel. No hablaban entre ellos por lo que no podía distinguir a nadie. Después de varios golpes alguien me bajó hasta que me apoyé totalmente en el suelo. Me ordenaron abrir las piernas, no reconocí la voz, pero era de hombre. - Ábrete de piernas zorra rebelde, después de esto aprenderás modales… Abrí mis piernas… - Más, puta!!! – Gritó otra voz. Las abrí tanto como pude. Bajaron un poco más las cuerdas. - Dame tu culo, ofrécemelo para que mi polla entre sin problemas. Te gusta que te sodomicen? Voy a follarte el culo duramente hasta que me corra, luego me limpiarás y sentirás en tu boca el sabor de tu ano y el de mi semen… ¿Te excita lo que te digo, puta?. Tu Amo te nos ha regalado para que disfrutemos y eso vamos a hacer. Sentí una mano lubricar mi esfínter, un dedo, dos… moviéndose e intentando preparar la entrada. Desconocía el tamaño de la verga que entraría en mí, temía porque soy bastante virgen en este tema y me produce tremendo dolor, sólo se lo permito a mi Amo, pero esta vez estaba tan cabreado que ideó el peor de los castigos. Mi cabeza negaba y los “NO” apagados se sucedían uno tras otro, uno tras otro… - ¿No qué, perra? ¿No quieres que entre? Ah!

33


Después de resistir más de lo que yo pensaba poder soportar, después de tanto tiempo que me parecieron horas interminables, me soltaron las manos, quitaron las cuerdas, retiraron los miembros de mi ano y de mi boca y me colocaron encima de otro hombre que estaba estirado en el suelo, encima de un colchón. - ¡Fóllatela! – Dijo Sir Hard. Reconocí su voz. – Es una muñequita de trapo, sin fuerza, sin nervio, podéis disfrutar de ella como os plazca, no opondrá resistencia alguna ya…-

BDSM

Así era, no sentía los brazos, mi ano estaba dilatado perfectamente, mi boca había adquirido la forma para que diese placer sólo entrar en ella, mi sexo chorreaba por el placer extremo del dolor y mi mente se había vuelto plana, sin pensamiento, sólo deseo, la puta que habita en mí había dado la cara y ahora deseaba únicamente ser el objeto sexual de quien quisiese usarme. Sentada encima de la polla del hombre que estaba tumbado, sin apenas energía, me movía buscando mi placer vaginal, los fuertes empujes del desconocido me hacían gemir de dolor e impedía que yo me moviese libre-

34

Fotografía: Dhanko

Claro, sólo dejas que esto lo haga tu Amo, ¿verdad? Pero… ¿sabes? Está muy cabreado contigo, él no está aquí para ayudarte, no ha querido ver, te ha dejado sola, aunque estamos grabando la fiesta para que la vea tranquilamente cuando quiera y que la disfrute, así que pórtate bien. Demuéstrale que sus deseos son complacidos por ti, que eres lo que nos ha dicho. Nuestra satisfacción te dejará en muy buen lugar, así que relájate y disfruta…Me habló el desconocido al oído agarrándome fuertemente del pelo. Sacó los dedos… unos segundo de silencio y me penetraron reventándome con fuerza. Mis gritos no servían de nada, pero seguía intentándolo. Hasta que alguien me retiró la bola de la boca y penetró en ella. - Ahora sí que no vas a poder gritar más, cómetela tan bien como me han dicho que la comes, y ¡calla de una vez!!! – Otro hombre desconocido me había hablado…

mente en busca de ese, mi placer… Sin previo aviso volvieron a sodomizarme enérgicamente y un tercero acalló mis gritos. Tres hombres estaban utilizándome, obteniendo lo único que podían obtener de mí, sus gemidos aumentaban… Quién me penetraba el ano cogía fuertemente mis nalgas y azotaba de vez en cuando. Sentía dolor, intenso en ocasiones, placer, intenso en todo momento, orgasmos silenciosos se sucedían en mi interior y cada vez eran más generosos conmigo… Sólo me faltaba saber que Dhanko disfrutaría con el visionado de lo que allí ocurría, necesitaba regalarle mi dolor y placer en ese momento. Después de todo, ese fue mi peor castigo, no tener a mi Amo conmigo. Primero se corrió el que folló mi culo y arrojó si jugo en mi espalda, luego se corrió el de mi boca y me ordenó tragar y enseñar que estaba limpia, después, el que estaba debajo de mí me apartó con brusquedad y me tumbó, corriéndose en mi pecho y en mi cara. Quedé tendida, exhausta, sin moverme, descansando, jadeando y recuperándome. Oí cómo salían todos de la mazmorra y pasados unos minutos me quitaron la venda. Mi primera visión fue Dhanko, mi Señor, una verdadera recompensa. Me sonrió complacido, me limpió la cara con una suave toalla húmeda y me besó con dulzura. - Ya pasó pequeña. Ven luna. Acompáñame que quiero regalarte algo. No podía andar, así que me cogió entre sus brazos y me llevó hasta la cueva de la piscina, donde lo mejor y peor del día había empezado. Nadie más que nosotros estábamos allí, solos, juntos, sonrientes, felices… Se metió en el agua conmigo en brazos, nos sumergimos y mirándonos a los ojos con todo el amor del mundo nos unimos en el más dulce y apasionado beso. Así es como lo había soñado…

luna {Dk}

35


Fotograf铆a: Dhanko

Especial

BDSM

Iniciaci贸n BDSM

36 36

37 37


BDSM

Fotografía: Dhanko

Iniciación BDSM

Cómo ser un buen Amo (segunda parte) En el pasado número de la revista os expliqué de forma breve cuáles eran los primeros pasos necesarios para llegar a convertirnos en “buenos Amos”, hablamos del contrato y sobre todo del cuestionario. Éste último es de vital importancia, tal como os avancé en el número pasado, porque nos deja conocer perfectamente a nuestra sumisa.

Cómo ser un buen

Amo

BDSM

Segunda parte

38

Muchos me habéis escrito haciéndome todo tipo de preguntas sobre el cuestionario en sí, pues bien… He estado buscando entre las carpetas de mi viejo ordenador y encontré el que os incluyo al final del artículo, creo que es uno de los más completos que he visto nunca, aun así, debo decir que muchas de las prácticas son muy extremas, y aunque nunca viene mal que estén anotadas, rara es la relación que las acepta. Aun así, os lo dejo entero para que veáis la cantidad de cosas que nos pueden hacer conocer perfectamente a nuestra sumisa, sus deseos, sus límites y sus fantasías para poder disfrutar de nuestro juego BDSM. También debo decir que por mucho que he intentado conocer el autor de dicho test, no he sabido encontrarlo, por lo que ruego que quien lo sea, nos lo haga saber para su reconocimiento en el próximo número de la revista. En esta ocasión os hablaré un poco de diferentes tipos de juego por los que podemos empezar siempre que se inicia un juego BDSM con una nueva sumisa. A mí personalmente no me gusta guiar-

me ni justificarme con el cuestionario que le realizamos a nuestra sumisa cuando decidimos empezar esta nueva relación, siempre prefiero empezar muyyy lentamente y con niveles muy bajos, para yo mismo ir subiendo poco a poco la intensidad del juego. Lógicamente sí me guio en seguir los gustos de ella, de lo contrario lo tendremos todo perdido. Es simple, no hagáis nada que ella no os autorizara en un principio, no intentéis aprovechar que la tenéis atada o sometida para dejar vuestros instintos volar, sacaros eso de la cabeza porque, si lo pensáis en algún momento, ya os digo que nunca seréis “Buenos Amos”. Como primer consejo, os diré que la primera sesión es primordial, no debéis tener ninguna prisa, el tiempo debe detenerse. Debéis disfrutar de la visión de vuestra sumisa, debéis hacer que su universo seáis vosotros, todo debe ser muy lento, caricias, hablarle al odio, algún azote en la nalga, todo muy lento y suave, ya tendremos tiempo de ir subiendo la intensidad, pero debéis hacer que su excitación sea la protagonista más importante de la sesión. Como os indiqué, estáis aquí porque ella quiere que estéis, recordadlo siempre, sin la parte sumisa, un Amo no existe, se lo debemos, parece incongruente pero es así, quien deja de tener eso presente, nunca podrá disfrutar del juego BDSM. Cuando consigáis que su cuerpo se sienta protegido, acariciado y excitado es momento de poder subir un escalón más, de acariciar sus senos, de apretar sus pezones

39


Fotografía: Dhanko

(siempre y cuando esté en los gustos de nuestra sumisa, no lo olvidéis nunca), de prepararlos para ser mordidos por nuestras pinzas. No corráis, disfrutad de ello, habladle al oído, si os permite la estimulación verbal, hacedlo, hacedle notar quién manda en ese momento, quién tiene la voluntad en ese instante, haced que sienta vuestro poder y será vuestra durante toda la sesión (o para siempre). Es momento de proceder a infligir algo de dolor, de poner en práctica aquello que se os permite. Mi consejo es empezar con la mano en sus nalgas, un poco de spanking, seguido siempre de caricias irá calentándola más si cabe, notaréis si le gusta o no y eso os dará pie a seguir (no me cansaré de repetiros que no abuséis de vuestro poder o lo perderéis todo) con el juego, Si la tenéis ya preparada jugaremos con el gato, la acariciaremos con él y poco a poco iremos azotando sus nalgas, debéis tener especial cuidado con los laterales de la cadera porque el dolor es intenso, demasiada intensidad no es necesaria de momento y las marcas serán importantes, así que no nos saldremos de la parte nalgar. Fijaros en la importancia del disfrute del juego, en que todo debe tener su tiempo, no corráis, de lo contrario quemaréis todos los cartuchos en diez minutos, sin disfrute, todo se hará intenso y pesado y el sabor que os dejara será realmente malo. Después de ese inicio, imaginad todo lo que os queda, todo lo que ha sido pactado y que se puede disfrutar, cera, pinzas, etc. Lógicamente no puedo relataros una sesión entera porque cada sesión es un mundo completamente diferente, los límites, los deseos, los gustos, todos siempre varían en función a la parte sumisa, debéis ser vosotros los que habléis, os comuniquéis y disfrutéis de un mundo que no ha hecho nada más que empezar.

un juego que realmente me deja aprender mucho de mi sumisa, no es un juego que se realice con ella sometida ni atada, ni nada de eso. En función al cuestionario inicial habéis averiguado muchísimo de ella, de sus gustos, de que está dispuesta a realizar por vosotros, pues bien, es el momento de jugar, de que vayáis a cenar, a tomar un café, no importa, y que en función a lo que os permita hacer, juguéis. Imaginad lo morboso que puede ser hacerle realizar cosas o situaciones ante terceras personas, simplemente porque vosotros que en ese momento sois su dueño absoluto. Es importante analizar bien lo que ella ha escrito en el cuestionario, pensar qué situaciones podéis crear, tenéis la libertad para jugar, para llenar cualquier instante de puro juego BDSM, no abuséis de vuestro poder pero hacedle sentir participe de él, su excitación crecerá por momentos, su mente no sabrá qué está imaginando la vuestra, ella solo sabe que ha accedido a jugar y eso os llena de poder, un poder que solo algunos tenemos la gran suerte de poder sentir, y no me cansaré de repetirlo, si alguna vez tenéis ese poder en vuestras manos, debéis cuidarlo como el mejor de los regalos. Dejad volar vuestra mente, idead situaciones, juegos, tenéis el guión, los personajes, ahora solo toca, hacer que se muevan. En el próximo número hablaremos de las siguientes sesiones, sesiones más intensas, qué hacer para que no se vuelvan monótonas, analizar lo experimentado en cada sesión y sobre todo, el amor por encima de todo hacia vuestra sumisa y el absoluto respeto que merece el BDSM.

SirXen

BDSM

Para terminar os daré un pequeño ápice a

40

41 41


BDSM

Cuestionario

Cuestionario de prácticas BDSM Nombre en el juego: Edad: Fecha de Nacimiento: Lugar de residencia:

PRIMERA PARTE: PREGUNTAS GENERALES A. ¿Cuál es tu nivel de experiencia? 1. Muy experimentado 2. Experimentado 3. Experiencia limitada 4. Principiante B. ¿Desde cuándo te interesa el BDSM? 1. Desde siempre 2. 5 años o más 3. De 1 a 4 años 4. Menos de 1 año C. ¿Cuál es tu orientación sexual? 1. Heterosexual exclusivamente 2. Bisexual 3. Homosexual 4. BiCurioso D. ¿Qué tipo de relación personal prefieres? 1. A largo plazo, viviendo juntos 2. Real, con encuentros frecuentes 3. Real, con encuentros ocasionales 4. Ciber solamente 5. Aún no estoy seguro

BDSM

E. Interés principal 1. Sexual 2. Físico 3. Psicológico 4. Todos en la misma forma 42

F. Eres... (puntúa cada uno de 1 a 10) ______Sádico ______Masoquista ______Dominante ______Sumiso G. Interés por el bondage 1. Me gusta 2. Light bondage 3. No está entre mis favoritos 4. Bajo ningún concepto 5. Estoy interesado pero nunca lo he probado H. Dolor 1. Dolor extremo 2. Latigazos, fustazos, azotes 3. Latigazos, fustazos, azotes suaves, sin señales 4. Dolor como castigo solo cuando sea necesario 5. Bajo ningún concepto 6. Estoy interesado pero nunca lo he probado I. En una sesión ¿de qué o cómo calificarías el dolor? 1. El dolor es una recompensa 2. El dolor es un castigo 3. El dolor es para entrenar y/o corregir 4. El dolor significa lo que mi Amo/a decida 5. No estoy seguro

J. Humillación psicológica 1. Humillación extrema 2. Humillación suave 3. No me interesa ni me excita pero lo haría por mi Amo/a 4. No me interesa en absoluto. Es uno de mis límites K. En una sesión, el sexo para mí es... 1. Una absoluta y total necesidad 2. Deseable, salvo que esté siendo castigado 3. Mejora la sesión 4. No es necesario o no es deseable 5. Fuera de lugar L. ¿En qué escenarios o de que forma te sientes cómodo “jugando”? 1. Sesión en público 2. Fiestas BDSM 3. Grupos pequeños de 1 a 3 parejas 4. Tríos 5. Pareja 43


M. ¿Quién o quiénes conocen tu interés por el BDSM? 1. Nadie 2. Uno o pocos amigos íntimos 3. Otras personas del “mundo BDSM” 4. Me da igual quien lo sepa o no

Objeto sexual

SEGUNDA PARTE: INTERESES Y PREFERENCIAS

Ponyboy

N. “Role playing”

Ponygirl

En la siguiente lista se relacionan una serie de papeles que pueden ser representados bien por el Amo/a bien por el sumiso/a. Señala aquellos que te gustaría representar y aquellos que te gustaría que tu pareja representara. Adolescente Animal Bebe Bestia salvaje Colegial/a Cowboy Cowgirl Cura Dios Diosa

Yo

Mi pareja

Papa Pirata Policía Cowboy Princesa Príncipe Diosa Profesor Puta Rater@ Salvaje Secretaria Torturador Víctima de un secuestro Violador O. Enumera algún tipo de fetichismo específico como adoración de pies, etc.:

Doctor Enfermera Esclavo Femme fatale

P. Enumera cualquier inquietud o preocupación médica, física o emocional (enfermedades crónicas, fobias, etc.):

Guerrero Héroe Heroína

Q. Relaciona aquí tus límites:

Indio Jefe Mama

R. Explica tus preocupaciones o inquietudes en cuanto a la profundidad, seriedad y exclusividad de una relación:

Mentor Muñeca

BDSM

Objeto

44

S. Relaciona tus métodos anticonceptivos preferidos:

45


PRÁCTICAS BDSM - LIMITES

ACTIVIDAD

BDSM

DISPOSICIÓN

Bofetadas Burlas por parte del dominante EXPERIENCIA

Cachorro humano

Abrasión (1 f. Acción de quitar o arrancar algo por fricción)

Cadenas

Aceite caliente (en los genitales)

Cambio de nombre (legal y permanentemente)

Adoración con la lengua (no en los genitales)

Cambio de nombre (para una sesión)

Adoración de botas

Camisa de fuerza

Adoración de la vulva

Castidad forzada

Adoración de los pies

Catéter, sonda

Adoración del pene

Cera caliente

Adoración tacones

Cinturón de castidad

Afeitado (cabello)

Cirugía plástica

Afeitado (vello corporal)

Collar (en privado)

Afeitado (vello genital)

Collar (en público)

Anillos para pezones (Piercing) Anillos/cintas para pene

Competencia (con otros sumisos) Conseguir compañeros para el dominante

Arneses (cuero)

Consolador (lamer)

Arneses (sogas)

Consolador (llevarlo durante un tiempo en público)

Arrodillarse

Consolador (llevarlo durante un tiempo)

Asfixia

Consolador anal

Ataduras (en público, bajo la ropa)

Consolador vaginal

Ataduras (fuerte)

Control de la respiración

Ataduras (suave)

Control de la visión (pañuelos, antifaces, capuchas...)

Ataduras (varios días seguidos) Ataduras con soga intrincadas (estilo japonés)

Control del orgasmo

Ataduras de cuero

Corsets (a fin de conseguir la reducción de la cintura)

Ataduras de senos

Corsets (ocasionalmente)

Aumento de peso (forzado)

Cortes o heridas

Baile erótico (con público)

Cosquillas

Bajada de peso (forzado)

Cubitos de hielo

Bañarse desnudo (al aire libre)

De pié en una esquina (castigo)

Barras para estirar

Depilación con cera

Bastonazos

Descargas eléctricas

46

EXPERIENCIA

Bestialidad

En la columna DISPOSICIÓN pon si o no y LIM como límite. En la columna EXPERIENCIA señala si lo has hecho o no. ACTIVIDAD

DISPOSICIÓN

Control del uso del cuarto de baño

47


BDSM

ACTIVIDAD

DISPOSICIÓN

EXPERIENCIA

ACTIVIDAD

DISPOSICIÓN

Dilatación

Harenes (servir con otros sumisos)

Doble penetración

Hipnotismo

Dolor (leve)

Humillación (en privado)

Dolor (mediano)

Humillación (en público)

Dolor (severo)

Humillación verbal

Ejercicios gimnásticos (forzado/requerido)

Infantilismo

Enemas (como castigo)

Inmovilización

Enemas (para limpieza)

Intercambio de parejas (con otra pareja)

Entrenamiento (dentro de una escena)

Intercambio de parejas (múltiple)

Entrenamiento con tampones (en el recto)

Interrogatorio

Envoltura en plástico

Inyecciones

Escena de castigo

Jaula, celda, armario... (permanecer encerrado)

Escenas al aire libre

Juegos con armas

Escenas de prisión

Juegos con cuchillos

Escenas médicas

Juegos con fuego

Escenas religiosas

Lamer (no sexual)

Espéculos (Instrumento para dilatación) (anal)

Lamer ano

Espéculos (vaginal)

Latigazos

Esposas (cuero)

Latigazos en los genitales

Esposas (metal)

Latigazos en los senos

Esposas para pulgares

Lencería (vestir)

Estiramiento de testículos

Lluvia dorada

Estrangulamiento

Lluvia marrón (escatológico)

Exámenes físicos

Manicura (hacerle al dominante)

Exhibicionismo (ante amigos)

Marcado a fuego

Exhibicionismo (ante extraños)

Masajes (realizar al dominante)

Fantasía de abandono (has tenido)

Masajes (recibir)

Fantasía de castración (has tenido)

Máscara de gas

Fantasía de violación (has tenido)

Máscara o capucha

Fantasía de violación grupal (has tenido)

Máscara o capucha (cubriendo completamente la cabeza)

Felación / cunilingus

Miedo (ser asustado)

Fisting (anal)

Modelo para fotos eróticas

Fisting (vaginal)

Modificación de la personalidad

Grilletes y hierros

Momificación

48

EXPERIENCIA

(en la vida real)

49


BDSM

ACTIVIDAD

DISPOSICIÓN

EXPERIENCIA

ACTIVIDAD

Montando el “caballo” (Tortura genital)

Restricciones en el contacto visual

Mordazas (cinta)

Restricciones sobre el habla

Mordazas (fálicas)

Revelación de tu papel de esclava/o en público

Mordazas (goma)

Ritos de iniciación

Mordazas (inflables)

Rituales

Mordazas (tela)

Roles de animales

Mordiscos

Ropa de cuero

Otra persona elige tu comida

Ropa de látex

Otra persona elige tu ropa

Ropa sexy (en privado)

Paleta de madera

Ropa sexy (en público)

Paliza en todo el cuerpo (strapping)

Secuestros

Palizas (fuertes)

Seguir órdenes

Palizas (suaves)

Ser escupido

Pañales (ensuciar)

Ser forzado a comer

Pañales (mojar)

Ser forzado a desnudarse (en privado)

Pañales (vestir)

Ser forzado a desnudarse (en público)

Pesas para pezones

Ser forzado a fumar

Piercing (permanente)

Ser forzado a masturbarse

Piercing (temporal/solo como juego)

Ser forzado a mojar la cama

Pinzas para pezones

Ser forzado a servir

Porra eléctrica

Ser forzado a tener relaciones heterosexuales

Privación de sueño

Ser forzado a tener relaciones homosexuales

Privación sensorial (vista, oído, gusto, tacto, olfato)

Ser forzado a vestirse

Privación sexual (a corto plazo)

Ser prestado a otro dominante

Privación sexual (a largo plazo)

Ser regalado a otro dominante (permanente)

Prohibición del orgasmo

Servicio domésticos

Prostitución (actuación en público)

Servir a otros dominantes (con supervisión)

Prostitución (real)

Servir a otros dominantes (sin supervisión)

Puertas del Infierno (instrumento de castidad hombres)

Servir como chófer

Recibir mordiscos

Servir de camarero

Recibir sexo oral

Servir de cenicero

Recibir sexo oral (felación / cunilingus)

Servir de criada

Reglas restrictivas sobre el comportamiento

Servir de inodoro (heces)

Reprimenda del dominante con fines educativos

Servir de inodoro (orina)

50

DISPOSICIÓN

EXPERIENCIA

51


ACTIVIDAD

DISPOSICIÓN

EXPERIENCIA

ACTIVIDAD

Servir de mueble

Vídeo pornográfico (ver)

Servir de objeto decorativo

Voyeurismo (ver a otros)

Sexo al aire libre

Voyeurismo (ver al dominante con otros)

DISPOSICIÓN

EXPERIENCIA

Sexo anal Sexo manual (dar) Sexo manual (recibir) Sexo telefónico (comercial) Sexo telefónico (sirviendo a los amigos del dominante) Sexo telefónico (sirviendo al dominante) Simular otra edad Suspensión en el aire (boca abajo) Suspensión en el aire (derecho) Suspensión en el aire (horizontal) Tapón anal (grande) Tapón anal (pequeño) Tapón anal en publico (bajo ropa) Tareas domésticas (por orden del dominante) Tatuajes Tirones de pelo Tortura con agua Tortura de pezones Tragar heces (propias) Tragar heces Tragar semen Travestismo Triple penetración Uniformes Uso de orinal Varilla violeta (juguete eléctrico) Varillas uretrales (de metal) Vestir joyería simbólica Vestir tacones Vibrador en los genitales

BDSM

Vídeo pornográfico (participar en) 52

53


BDSM

Fotografía: Dogman

Iniciación BDSM Jugando con nuestra pareja

Iniciación BDSM

En pareja BDSM BDSM BDSM

Segunda parte

54 54

Bien amigos, pues mes a mes vamos avanzando hacia nuestro nuevo mundo de sensaciones, avanzamos a conocer juegos que nos permitirán explorar nuestras mayores fantasías y quien sabe si hacerlas nuestras muy pronto. En el número de este mes vamos a comenzar por situaciones muy sencillas que nos harán romper el hielo que podemos tener todavía (no me canso de repetir que debéis hablar, hablar mucho de lo escrito inicialmente, de no tener tabús y de dejaros llevar). Si ya tenemos claros nuestros roles, nombres, palabras de inicio de juego y de seguridad, vamos a ir pasito a pasito, echarle un ojillo al test que hemos incluido al final de “Cómo ser un buen Amo” no para nada, simplemente para que veáis la cantidad de cosas que se pueden escribir en ese papel de inicio con gustos, fantasías, límites, etc. Imaginemos que los roles son Ama/sumiso, al principio del juego os será todo tan intenso que estaréis deseando que ese juego sea 24/7, pero tranquilos, no os emborrachéis los primero días, debéis dosificar el juego, disfrutarlo, no hay prisa para nada. Imaginaros, como veis en la fotografía de nuestro amigo dogman, postrado ante su Ama, adorando sus pies, con su collar de perro, las ropas cuidadas de su Ama, la fusta entre sus manos. No hay prisa, disfrutad del momento, escuchad a vuestra Ama, sus deseos son lo único que os debe preocupar en ese momento. Del disfrute de ese primer instante dependerá que todo se desarrolle bien, hay cientos de formas de jugar, siempre dependerá de los roles, de los deseos, de las fantasías. Os contaremos cómo iniciamos a una pareja

amiga nuestra hace un par de semanas. Ellos son E y M, un matrimonio muy normal que tenemos la gran suerte de tener como amigos íntimos. Nos conocimos en el mundo swinger, un mundo un tanto peculiar de donde hemos tenido la gran suerte de conocer a gente increíble y también a auténticos “pajilleros” que lo único que saben hacer es robarte ideas para luego “hacer chapuzas” por mucha piedra antigua que les rodee, pero como siempre digo… ¡a la vista está! E y M, desde que nos conocen nos han transmitido su querer conocer el mundo BDSM, de hecho todas las veces que nos hemos visto, hemos terminado jugando de una u otra forma, nos acompañaron en nuestro taller “pinceladas BDSM” y creo que allí es donde decidieron hacer las cosas como se deben hacer. Así que una vez conocieron todos los pasos y protocolos que deben seguirse para entrar en este mundo con seguridad, buscaron sus nombres, sus roles, sus palabras, hicieron todos los deberes y…. Nos invitaron a cenar. La cena fue muy divertida, salieron las partes más pícaras de los cuatro, no estábamos en nuestros roles así que pudimos disfrutar abiertamente de nuestra “Amistad” sin limites. Y llegó el momento del juego, el momento de la solemnidad, del respeto, del silencio. Se planteó el inicio del juego, ellos Bacco e iris, nosotros como siempre Dhanko y luna. Nunca habíamos jugado en serio entre los cuatro, así que decidimos intercambiarnos las sumisas, yo jugaría con iris y Bacco con luna. Quiero contaros esta experiencia para que veáis lo sencillo que puede llegar a ser y las sensaciones que se pueden experimentar,

55


BDSM

cuando realmente estas metido en el juego. Situé a iris desnuda, en medio de la sala, con las piernas abiertas, fui rodeándola con mi presencia, acariciando su sexo, sus pechos, sus nalgas, sus piernas, su pelo, disfrutaba de mi dominio (así es como os debéis sentir), habíamos hablado de sus fantasías y una de ellas era que le gustaba sentirse como una puta dominada por su Amo, le gustaba oírlo, así que aproveché ese instante para agarrarle del pelo y decirle al oído, con voz susurrada pero enérgica, lo que significaba para mí en ese instante y lo que esperaba de ella. Ella se estremecía solamente por oírme, noté como su sexo se humedecía por su placer mental (no os debéis obsesionar con la excitación de vuestra pareja, muchos “amos” y lo pongo en minúscula que han querido jugar con luna, no hacían más que meter sus dedos para ver cómo estaba de excitada, eso no se debe hacer más que en contadas ocasiones) porque verdaderamente sabia cómo excitarla. Más caricias, azotes en sus nalgas, el uso del gato, todo en su justa medida, quería que experimentara este primer día mi dominio mental, dominio, que muy pocos saben hacer vivir y que muchos buscan. Jugamos durante un buen rato, disfrutando, sin prisas. Me acerqué a la mesa, cogí las pinzas vaginales y se las coloqué, suavemente porque nunca antes las había experimentado. Debo decir que le encantó ese cumulo de sensaciones, metal, física, dolor, placer, hizo que finalmente temblara. Sensaciones nuevas… mente, cuerpo, dolor, todo ello en una sesión, eso es el BDSM, bien practicado te acerca a lo que siempre has buscado. Llegó el turno de Bacco y luna, una sumisión diferente, debo felicitar a Bacco porque para ser su primera sesión lo hizo estupendamente, luna la vivió con intensidad y no puso ninguna barrera al disfrute de ellos. Bacco quiso trabajar más la humillación, es muy respetable y siempre que se pacten ese tipo de juegos son perfectamente aceptables. Le colocó el collar de perra y empezó el juego. Le ordenó ponerse a cuatro patas y estuvo durante unos minutos azotándola con el gato. Pasados unos

56

minutos la dirigió donde se encontraba iris y la acerco a su sexo para que lo lamiera, cuando Bacco creyó que tenia bastante hecho la correa para atrás y la aparto, me pidió permiso para usar a iris y le ordenó a luna e iris que le realizaran una felación las dos. Como veis, hay diferentes formas de juego, si analizamos… antes de la sesión todos conocíamos los límites de todos, sabíamos que no tenemos problema en practicar sexo entre nosotros, sabíamos de la bisexualidad de nuestras sumisas, y eso nos ayudaba a poder cada uno a su manera disfrutar de una buena sesión BDSM. Una vez tuvo bastante, levantó a luna del suelo y la acercó al centro del salón, ató sus manos y las pasó por encima de una de las traveseras de madera del techo, le ordenó abrir las piernas y empezó a acariciarla, a disfrutar de ella, a susurrarle al oído, a apretar sus pezones, a azotar sus nalgas, hasta que finalmente introdujo sus dedos dentro de su sexo y estuvo masturbándola hasta que luna se corrió, no sin antes pedirle, a su Amo en ese momento, permiso para ello. Os he querido relatar estas dos experiencias porque realmente son muy diferentes dentro de una misma sesión, como veis nada está prefijado, nada tiene guiones escritos, cada momento gira en función a lo vivido segundos antes, todo es así de mágico. Para terminar os hablaré de cuatro cosas necesarias para poder comenzar a jugar. Lo fundamental, son: unas pinzas (que para empezar pueden ser de las de tender la ropa), cuerda (que no sea de esparto) o esposas para inmovilizar, un antifaz si queréis hacer más intensos los momentos y un gato o elemento para azotar. Con estas simples cosas podréis vivir verdaderos momentos mágicos, os lo aseguro. Bien, en el próximo número os contaremos por qué jugar con otras parejas, tipos de juegos en un restaurante, os hablaremos de otros tipos de juguetes un poco más sofisticados, y os contaremos cómo vivir intensamente un juego entre Amo/Ama, sumiso/sumisa. Feliz práctica amigos.

Dhanko

57


Talleres Juegosbdsm.com Sábado 20 de Octubre 2012 Sitges (Barcelona)

- Taller de FemDom 11’00 a 14’00 horas

- Formación de Amos

BDSM

17’00 a 20’00 horas

58

59


BDSM

Talleres Formación de Amos

Sábado 20 de Octubre de 2012 MÁXIMO 15 ALUMNOS

Detalle del taller El rol de dominante no debe ser considerado una condición ni una forma de vida de la persona, ya que en la permisividad, el “tener que agachar la cabeza” e ir en contra de lo que uno desea, a veces, tragarse el orgullo, callar, acatar órdenes, no imponer, etc. es necesario en algún momento de nuestras vidas. Es importante entender que tener un rol dominante es entrar en un juego y en ese juego sí está permitido excitarse de esa forma y con ese rol, siempre que el juego esté pactado y consensuado. Ordenar, mandar, imponer, castigar y DOMINAR, debe ser excitante, debe dar placer siempre que ese placer aporte lo mismo a la persona que comparte el juego. Quizá sea todo mucho más complicado de lo que parece, pero es cuestión de plantearse preguntas y buscar respuestas, es cuestión de querer dar para recibir y de esa marera sí se obtiene el máximo placer, sí se disfruta del juego y sí se puede y se debe jugar.

BDSM

Durante el taller aprenderás cómo debe ser un amo, bases y requisitos indispensables, de qué herramientas dispones, qué tipo de dominación se puede practicar, qué es y qué espera de un amo un/a sumiso/a, qué tipo de sumiso/a necesitas o si en vez de sumiso/a para tu juego es mejor estar con un esclavo/a,

60 60

qué diferencia hay entre un tipo y el otro, la importancia de conocer perfectamente a la otra persona y el saber “amarla” para que el juego aporte grandes dosis de placer a ambos, etc. En el caso de que tu pareja quiera jugar y lo que quieres es formarte como un buen amo, te daremos las herramientas para que desarrolles tu rol en base a lo que conoces y tienes para sacar el mejor partido del juego, de forma que puedas disfrutar plenamente y sin carencias. Sacaremos lo mejor de ti para que los sumisos se disputen el sentir tu PODER.

Contenido del taller PARTE TEÓRICA: 1 HORA PARTE PRÁCTICA + PREGUNTAS Y RESPUESTAS: 2 HORAS Como las necesidades de cada uno son distintas, así como tipos de personas, como lo que se conoce puede ser muy básico o nulo, Dhanko y luna amoldarán el taller a las necesidades del alumno. Las bases son generales pero la práctica es personalizada. SE PERMITE EL ACOMPAÑAMIENTO DE LA PARTE SUMISA EN EL CASO DE PAREJA. LAS PRÁCTICAS SE REALIZARÁN CON LUNA (PROPIEDAD EXCLUSIVA DE DHANKO).

61


Objetivo del taller

Lugar:

Aquí hay un propósito claro y es ayudar a saber jugar y que cualquier juego que se practique se aprenda a realizar de forma segura, sensata, consensuada. Hacer entender que adquirir y desarrollar tu rol dominante forma parte de un juego, tengas la personalidad que tengas, y que sólo puede servirte para jugar, no para hacer pagar a nadie tus carencias ni tu debilidad o falta de personalidad. Prepárate para ser un buen amo y, como antes hemos mencionado, serás digno de formar parte de lo que llamamos juegos y mundo BDSM.

Canyelles (a 8 km. De Sitges) Villa particular totalmente acondicionada para tal evento.

Temario

BDSM

Qué es un dominante, transformación en ............Amo Bases para la práctica BDSM Qué se necesita para ser un buen Amo Seguridad, salud, consenso, pactos, ............ ............señales… Por qué hay que pactar y consensuar la ............sesión o el juego Qué es imprescindible conocer para rea............lizar una sesión Cómo entrar en el rol y permanecer en él Cómo dar una orden Vivir y sentir de un Amo Sumiso Vs esclavo Cómo tratar al sumiso Cómo actuar frente a los insumisos Infringir dolor Fetichismo sexual Protocolo básico D/s Cómo inmovilizar al sumiso o esclavo. Tipos de sumisión o esclavitud Qué aporta privar de los sentidos Qué ofrece un Amo y qué espera un ............sumiso Tipos de sesiones Prácticas BDSM Sensualidad y sexualidad Qué puede permitir y no permitir un Amo Comportamiento de un sumiso o esclavo Tipos de relaciones D/s Aprender a salir del rol…

62

Se indicará la dirección una vez confirmada la asistencia. Se confirma la asistencia mediante transferencia del 50% del precio del taller (el número de cuenta para el ingreso se notificará mediante correo) El 50% restante se abonará in situ.

Fecha y Horario: Sábado 20 de Octubre de 17’00 a 20’00 Precio: 90€ por alumno (en el caso de contar con la asistencia del sumiso éste no pagará)

Normas: *NO ES NECESARIO APORTAR MATERIAL. TODO EL MATERIAL DIDÁCTICO SE ENTREGARÁ O PRESTARÁ DURANTE EL TALLER. *NO SE PERMITEN GRABACIONES NI FOTOGRAFÍAS. LOS MÓVILES DEBERÁN PERMANECER APAGADOS. * ES NECESARIO VESTIR DE FORMA SERIA Y FORMAL * SE OFRECERÁN REFRESCOS Y TENTENPIÉ PARA LOS ASISTENTES DURANTE EL TALLER. JUEGOS Y PRUEBAS PARA CONOCER LA CAPACIDAD DE CADA ALUMNO CON EL DESARROLLO DE LAS MISMAS. Plazas limitadas, escríbenos a juegodesumision@gmail.com para realizar tu reserva o llamándonos al 635779842

63


BDSM

Fotografía: Dhanko

Talleres

FemDom por Domina Ishtar Sábado 20 de Octubre de 2012

Objetivo del taller:

MÁXIMO 15 ALUMNAS

El objetivo no es otro que enseñar cómo funciona el arte de la dominación femenina en todas sus formas: sexualidad, fetichismo, erotismo, morbo, aflorar la personalidad oculta, psicología: aprender a conocer la mente y al sumiso …

Detalle del taller Un taller impartido por Domina Ishtar, dirigido a toda aquélla mujer que quiera iniciarse en el arte de la dominación femenina; para toda aquella persona que desee experimentar, vivir y formarse en la sumisión o esclavitud de una domina, con lo que es necesario conocer lo que está o no permitido, lo que se desea conseguir y la forma de comportarse; o para toda aquella pareja que se quiera iniciar en los juegos FEMDOM/eslave. Durante el taller aprenderás cómo debe ser una Domina, bases y requisitos indispensables, de qué herramientas dispones, qué tipo de dominación se puede practicar, qué es y qué espera de una Ama un/a sumiso/a, qué tipo de sumiso/a necesitas o si en vez de sumiso/a para tu juego es mejor estar con un esclavo/a, qué diferencia hay entre un tipo y el otro, la importancia de conocer perfectamente a la otra persona y el saber “amarla” para que el juego aporte grandes dosis de placer a ambos, etc. En el caso de que tu pareja quiera jugar y lo que quieres es formarte como una buena Ama, te daremos las herramientas para que desarrolles tu rol en base a lo que conoces y tienes para sacar el mejor partido del juego, de forma que puedas disfrutar plenamente y sin carencias. Sacaremos lo mejor de ti para que l@s sumis@s se disputen el sentir tu PODER.

Un taller completo de tres horas en las que se aprenderá a realizar, de forma inicial, una sesión, con el añadido de tener unas buenas bases del mundo BDSM para poder dejar volar la imaginación y obtener grandes experiencias, jugar de forma segura, sana y consensuada. “El conocimiento sobre el esclavo regala el poder y ese poder el éxtasis compartido; la ignorancia en el poder aporta el caos y la derrota del poderoso…”

Domina Ishtar Contenido del taller PARTE TEÓRICA: 1 HORA PARTE PRÁCTICA + PREGUNTAS Y RESPUESTAS: 2 HORAS Como las necesidades de cada uno son distintas, así como tipos de personas, como lo que se conoce puede ser muy básico, básico o nulo, Ishtar y Dhanko amoldarán el taller a las necesidades de las alumnas. Las bases son generales pero la práctica es personalizada.

BDSM

LAS PRÁCTICAS SE REALIZARÁN CON SUMISOS (PROPIEDAD EXCLUSIVA DE ISHTAR).

64 64

65


Temario

Fecha y Horario:

Qué es una Domina. Bases para la práctica BDSM Qué se necesita para ser una buena ............Domina Seguridad, salud, consenso, pactos, ............señales… Por qué hay que pactar y consensuar la ............sesión o el juego Qué es imprescindible conocer para rea ............lizar una sesión La importancia del vestuario Cuidados y preparación de la Domina Cómo entrar en el rol y permanecer en él Cómo dar una orden Vivir y sentir de una Domina Sumiso Vs esclavo Cómo tratar al sumiso Cómo actuar frente a los insumisos Infringir dolor Fetichismo sexual Protocolo básico D/s Cómo inmovilizar al sumiso o esclavo. Tipos de sumisión o esclavitud Qué aporta privar de los sentidos Qué ofrece una Domina y qué espera un ............sumiso Tipos de sesiones Prácticas BDSM FEMDOM Sensualidad y sexualidad Qué puede permitir y no permitir una ............Domina Comportamiento de un sumiso o esclavo Tipos de relaciones D/s Aprender a salir del rol…

Sábado 20 de Octubre de 11’00 a 14’00 Precio: 90€ por alumna

Normas: *NO ES NECESARIO APORTAR MATERIAL. TODO EL MATERIAL DIDÁCTICO SE ENTREGARÁ O PRESTARÁ DURANTE EL TALLER. *NO SE PERMITEN GRABACIONES NI FOTOGRAFÍAS. LOS MÓVILES DEBERÁN PERMANECER APAGADOS. * ES NECESARIO VESTIR ACORDE CON EL TALLER, HAY UN LUGAR PREPARADO PARA CAMBIARSE DE ROPA SI ES NECESARIO. * SE OFRECERÁN REFRESCOS Y TENTENPIÉ PARA LOS ASISTENTES DURANTE EL TALLER. JUEGOS Y PRUEBAS PARA CONOCER LA CAPACIDAD DE CADA ALUMNO CON EL DESARROLLO DE LAS MISMAS. Plazas limitadas, escríbenos a juegodesumision@gmail.com para realizar tu reserva o llamándonos al 635779842. También Puedes dirigirte diréctamente a dominaishtar@gmail.com

Lugar:

BDSM

Canyelles (a 8 km. De Sitges) Villa particular totalmente acondicionada para tal evento. Se indicará la dirección una vez confirmada la asistencia. Se confirma la asistencia mediante transferencia del 50% del precio del taller (el número de cuenta para el ingreso se notificará mediante correo) El 50% restante se abonará in situ.

66

67


BDSM

Relatos Iniciación

BDSM

Llevaba todo el día bastante nerviosa, decidida a ir, pero presa de sentimientos encontrados. La sensación en el estómago era punzante, molesta, enfermiza. Conocía cuál era mi lugar tras un largo mes de contacto con mi Ama por internet, y sobre todo, el sinfín de interrogantes que se abrían en aquella aventura. Sin embargo, cuando monté en el tren y se cerraron las puertas, llevándome a mi único destino, curiosamente comencé a tranquilizarme. Sentada y abierta, mi pubis afeitado, sin cruzar las piernas, el pelo recogido en una larga coleta negra, que dejara bien visible mi delgado cuello, como me ordenó. Vestía una falda larga y una blusa. La falda ocultaba la ropa interior de látex negro que había recibido unos días antes por mensajero: braguita, liguero y medias, bien brillantes tras tratarlos debidamente, y unos zapatos negros de tacón alto con cierre en el tobillo. La blusa permitía adivinar la ausencia de sujetador. Me notaba lenta, como drogada, presa de grandes cantidades de adrenalina que mi cuerpo producía a borbotones. En el tren no había demasiada gente, hacía una tarde espléndida, pero yo parecía estar en otro mundo. A medida que el tren fue llegando a su destino, iba vaciándose en paradas intermedias, y me quedé prácticamente sola en el vagón, por lo que me pellizqué los pezones unas cuantas veces a través de la blusa, como Ella me había pedido. Estaba excitada. El tren llegó a la estación, lentamente, abrió las puertas y bajaron los incondicionales de la última parada, poca gente, sumidos en la intimidad diaria de los vecinos que pisan suelo conocido, relajados, y que regresan a sus casas después en un duro día de trabajo. Y con ellos bajé yo, nueva alumna, que había decidido hace unos días iniciar los prolegómenos de su educación como sumisa,

68

camino de encontrarse con su Ama, y conocerla por fin. Mi Ama apareció en un coche negro y me invitó a subir. Me habló amigablemente, parecía cercana. Tras el primer saludo, mi confesión de que estaba algo nerviosa, y un poco de conversación sin transcendencia para romper el hielo, fuimos a una terraza donde pedimos unos refrescos y me explicó los motivos por los que ambas estábamos allí. Una amigable charla. Al terminar, nos dirigimos a su casa. En Su salón, me ordenó dulcemente que me quitara la blusa y la falda, y dirigiera la mirada al suelo, con las manos atrás en la espalda, como en la fila del colegio, y las piernas separadas. Me quedé ante ella mientras oía los tacones de Sus botas a mí alrededor. Me admiró un buen rato. Sin tocarme. Luego se puso frente a mí y se quitó la falda larga que llevaba y la blusa, quedando con sus botas de tacón alto, sus medias de rejilla y Su body de cuero cerrado con cremallera hasta la altura de los pechos, los cuales quedaban presionados y resaltaban Su figura. Una larga cabellera rizada y negra se desparramaba por Sus hombros. Caminó hacia el cajón de un aparador y sacó un collar de cuero con cadena. Se acercó a mí, por detrás, apartó mi coleta y muy despacio y delicadamente, me puso el collar alrededor del cuello. La anilla de acero quedó por encima de mis pechos, la hebilla ajustada a mi cuello por detrás. Accionó el mosquetón de la cadena y lo ajustó a la anilla frontal. - A cuatro patas.- Me ordenó. Comenzó a tirar de mí mientras la seguía como una perrita, por la casa. Llegamos a una puerta, la abrió, accionó el interruptor interior y se iluminaron unas escaleras que bajaban. Tuve que hacer malabarismos para bajar las

69


BDSM

escaleras a cuatro patas mientras Ella tiraba de la cadena. Al llegar al último escalón, las luces indirectas iluminaban una mazmorra provista de cruz de San Andrés, un potro, un espejo, un sistema de cadenas y correajes de cuero que colgaban del techo, y algunas estanterías y colgadores provistos de toda clase de juguetes, un perchero con preciosos modelos fetichistas, y un zapatero con botas y zapatos de tacón alto. Me condujo hasta la cruz de San Andrés y me hizo incorporarme, me puso cara a la pared, apoyada, con los brazos y las piernas abiertos, siguiendo la cruz, pero sin atarme a ella, y comenzó a reconocerme, suavemente, tratando que mi aura fuera acostumbrándose a la suya, ambas muy próximas. Primero me dio un masaje tranquilo, para que mi piel fuera acostumbrándose a la Suya, mi cuerpo acostumbrándose a Sus dedos, y poco a poco, el masaje fue tornándose más sensual, comenzó a aproximarse más, a abrazarse a mí, comencé a experimentar que la sentía, fui relajándome poco a poco. Me volvía loca cada vez que pasaba mi mano por mi entrepierna cubierta con la braguita de látex… el tacto de la goma en mi piel… por mis muslos, el tacto de la goma en las medias… Aquel juego continuó aumentando de intensidad, cada vez más próximo e íntimo, Sus primeros besos, mis primeros suspiros, apretones y estrujones, seguía cara a la pared, pero dejándome invadir por Sus encantos. No me dio tregua ninguna, avanzaba lenta pero segura. Los apretones se tornaron deliciosos y censurables magreos, Sus besos se tornaron mordisquitos en el cuello, nuestras respiraciones se entrecortaban, Sus manos jugueteaban traviesas en mi cuerpo, el cual, iba activando centímetros de piel que parecían ausentes desde hacía años, y Ella los iba despertando pacientemente, activando en ellos el deseo, erizando el vello por donde Sus expertas manos pasaban y rozaban insolentemente, sin reparos. Me volteó. Y nos vimos de frente, cara a cara, continuando aquella guerra sin cuartel, por fin nuestros labios se besaron, nuestras lenguas se entrelazaron, mi aura iba desapareciendo, fundiéndose con la Suya, me

70

sobaba con deliciosa y cruel insolencia, mis manos tímidamente se activaron, devolviéndole las caricias que yo recibía, pero torpes e inexpertas, aunque sinceras y entregadas, intentando devolverle parte del placer que me estaba proporcionando. Después de un buen rato de suspiros y lametones, mordiscos en el cuello, pelos revueltos y algún que otro gritillo, volvió a voltearme cara a la pared. En ese momento comencé a sentirme Suya. Me tenía, y me gustaba tanto. Había activado mi piel, receptiva al placer. Me susurraba frasecitas dulcemente obscenas. Me sobó y me apretujó los pechos varias veces. Salió un momento de la habitación para traer un tarro de lubricante, embadurnándose la mano con él, se acercó a mí, me hizo separar bien las piernas, y me susurró traviesa y lascivamente que me iba a humedecer, procediendo a activar mi vagina y mi culito, apartando un poco la goma de la braga. Metía y sacaba poco a poco los dedos humedecidos, separándome bien, abriéndome como buena sumisa ofrecida, introduciéndolos cada vez un poco más, uno, otro, uno y otro, al tiempo que me apretaba contra la pared, yo me abría y arqueaba las piernas, dejándola hacer, experimentando pequeños espasmos, escalofríos, y me deshacía en placer. Me ordenó suavemente que buscara Su entrepierna, abriendo la cremallera del body. Y mis dedos inexpertos y curiosos comenzaban a recorrer su sexo… mojado, preparándose para la batalla, que palpitaba. Encontré dos piercing, dos minúsculos aros en sus labios vaginales. Cuando consideró que me había rendido a Sus encantos, paró y me ofreció algo frío. Acepté, extasiada y renovada por Su estupenda inspección, por fuera, por dentro, excitada, me froté la cara pensando un par de veces para notar mi mano, realmente estaba allí, “me está pasando a mí”, me estaba haciendo suya. Cuando trajo las bebidas de una nevera disimulada en un mueble, las dejó en una mesa auxiliar, frente a un sofá de cuero negro, y me ofreció sentarme, desnuda, a Su lado. Ella tenía la cremallera del body abierta por la parte inferior, y estaba húmeda como yo. Dí

un sorbo al vaso y lo dejé en la mesa. Cuando volví a mirarla, me preguntó si no quería investigar, refiriéndose a Su vagina. Mi mano se deslizó sobre Ella, al tiempo que volvimos al juego de mordiscos, besos, suspiros, nos entrelazamos, le llamé Ama por primera vez, sentíamos nuestros cuerpos, sentía Su sexo palpitando, y Ella me seguía lamiendo, besando, haciéndome proferir suspiros, mordiéndome los pezones…. Era poco a poco e irremediablemente, suya, me comenzaba a poseer, inexorablemente, lo sentía, la sentía. En un momento dado me sugirió que volviera al suelo a cuatro patas… cogió de nuevo mi cadena que aún colgaba del collar, y me llevo justo debajo del sistema de cadenas que colgaba del techo, asegurado por unas fuertes vigas. Hizo que le mostrara las muñecas, me puso dos muñequeras de cuero que unió a través de las anillas y mosquetones que tenían, mis muñecas quedaron juntas frente a mí. Tiró de una cadena colgaba y le ajustó el mosquetón de mis muñecas. Accionó otra cadena y gracias a una polea mis brazos comenzaron a elevarse, dejé la postura de perrita y mi cuerpo tuvo que elevarse siguiendo a mis brazos. Siguió levantándome hasta que mi cuerpo quedó semicolgado, sólo me tocaban al suelo las puntas de los pies, flexionadas. Aprovechó esta postura para quitarme el liguero de látex y las medias, dejándome sólo las braguitas negras, brillantes. Fue hacia la zona de material y cogió dos látigos de colas finas y longitud media, y comenzó a fustigarme en las nalgas, primero con uno en una nalga, luego el otro en la otra nalga. Colgada por los brazos y de puntillas, daba un pequeño salto cada vez que uno de los látigos mordía mi piel, no podía evitarlos, estaba completamente expuesta, mientras con cada descarga saltaba un poco y gemía, o gritaba un poco dependiendo de la intensidad de cada golpe. Una y otra vez estuvo descargando los látigos sobre mí, alternativamente, variando el ritmo, comenzaba a sentir la piel de las nalgas caliente, ardiente. Cuando tuve las nalgas bien enrojecidas, paró un momento, se acercó y deslizó las palmas de las manos por las zonas castigadas, ha-

ciéndome estremecer. Estaba húmeda y tenía los pezones duros. Tras acariciar mis nalgas un buen rato, fue hacia donde estaba el material y volvió para colocarme una mordaza de bola roja… me apartó la coleta y me la ajustó. Seguía colgada y de puntillas, notaba la tirantez en los brazos, me quejaba por mi postura, forzada, cansada… así que bajó un poco la cadena, sólo lo suficiente para que mis pies tocaran con toda su planta el suelo, pero obligándome a seguir con los brazos estirados y tirantes. Fue a la zona de material y volvió con dos tobilleras y una barra separadora, que me colocó en los tobillos, haciéndome separar las piernas bastante. Fue a por una fusta bastante larga, de lengüeta de cuero, y comenzó a usarla en la zona interior de mis muslos. Quería enrojecerlos como los glúteos. Gemía y me quejaba constantemente, pero insistía en la zona torturada. Después de un buen rato se paró y me pasó Su mano por la entrepierna, apretando, para estudiar mi excitación. Estaba a mil… lo notó por mi gemido… pura sensibilidad de mi entrepierna… y por la humedad que rezumaba bajo la braguita de látex. Fue hacia la nevera y volvió con un recipiente con cubitos de hielo. Me puso dos cubitos sujetos por la propia braguita de látex, uno justo en a abertura de mi culito, otro entre los labios de mi vagina. La sensación fue terrible… caliente como estaba, el frio hielo me hería la piel. A pesar de mis quejidos, poco podía hacer, seguía colgada, la respiración alterada, los brazos dormidos. Continuó con la tortura de la parte interna de los muslos… con la fusta, mientras los hielos se deshacían poco a poco en esos dos puntos. Cuando se deshacían, recorriendo el agua por mis piernas, volvía a repetir toda la operación… así hasta cuatro y cinco veces. Era una sensación terrible… porque la calentura se suspendía allí donde tenía el hielo, y dolía, hasta que se deshacía… y volvía a sentirme caliente, y vuelta a empezar. La miraba con ojos de cordero degollado pero seguía una y otra vez. Consiguió rendirme… ya me movía poco… decidió descolgarme, estirándome en el suelo, en cruz, me quitó las muñequeras, las tobilleras, el separador, me liberó completamente… qui-

71


BDSM

tándome incluso la braguita de látex… allí me dejó descansando un buen rato… ni me moví, dolorida, rendida… la respiración entrecortada… volvió completamente desnuda, con crema, y embadurnó mi cuerpo desnudo con ella… y comenzó a masajearme… parándose en los músculos que habían estado en tensión… relajándolos, apretándolos… hasta que la crema fue absorbiendo por el paso de Sus expertas manos… la dejaba hacer… y cuando acabó con mi cuerpo, Sus labios besaron los míos, nuestras leguas se entrelazaron y nos besamos un buen rato. Ella siguió por mi cuello, mis hombros, mis pechos, mordiéndome y besándome los pezones, durísimos, poniéndome cada vez más caliente, mojándome, gimiendo… se volteó sobre mí… mi cara frente a Su vagina… Su cara frente a la mía… ambas… comenzamos a lamernos, mi lengua jugó con Sus labios vaginales y los pequeños aritos que de ellos colgaban… y luego Su clítoris… Ella hacía lo mismo con el mío… me lamía… me elevaba casi hasta el cielo… paraba y volvía a la carga… nuestros cuerpos comenzaban a llegar al clímax… una y otra vez nos corríamos… gimiendo… y Ella volvía a la carga, como si no tuviera bastante… y me invitaba a imitarla… Estuvimos largo rato dándonos placer, nos corrimos varias veces hasta que no pudimos más… sudadas… extasiadas… Ella abandonó el 69 y se abrazó a mi cuerpo, junto a mí, comenzamos a besarnos… fundiendo nuestros flujos, nuestra saliva y nuestras lenguas… y nos dormimos… entrelazadas, en el suelo de Su mazmorra. Cuando despertamos… volvimos a besarnos… nos levantamos del suelo… me condujo con Ella a la ducha… nos duchamos juntas… enjabonándonos la una a la otra, besándonos de nuevo… tocándonos y acariciándonos de nuevo… jugueteando otra vez con las manos sobre nuestras vulvas… y volviendo a descargarnos de placer. Luego nos secamos, nos vestimos… comimos algo y me llevó de regreso a la estación, a punto de coger el último tren de la noche. Me sugirió que pensara en todo esto por la mañana, después de haberme levantado. Cuando me despedí en la estación, le di la

72

mano y quise apretársela discretamente en señal de agradecimiento. Me sentía nueva, pero con un montón de cosas en la cabeza que colocar, que evaluar y que pensar, para ver si me sentía bien con ellas. En el tren, mi cabeza y mi cuerpo bullían, sentía cada poro de la piel, una sensación nueva, sentía mi coñito, me había hecho suya. Llegué a casa cansada, y decidí irme a dormir. No dormí demasiado bien, me desperté varias veces excitada, recordando los placeres que había vivido esa tarde. Me masturbé entre sueños. Llegó el amanecer, me levante, me duché (había dormido toda la noche con el aura de mi Ama fundida en mi piel), y pensaba en Ella cada segundo. Mi culito seguía dolorido por el látigo. En la oficina, el hormigueo de placer en mi piel y mi coñito, sentarme abierta, la sensación de hormigueo en mis nalgas torturadas y en mis muslos, me hizo notar de nuevo escalofríos de placer, y estuve húmeda toda la mañana, a parte de unas agujetas por haber tenido los brazos y piernas en tensión. Recordaba momentos, imágenes, posturas… el lenguaje de las posturas, posturas sumisas y de ofrecimiento: cara a la pared con los brazos y piernas en cruz, a cuatro patas ante mi Ama, mi cuerpo estirado, de puntillas en el suelo, colgada de las cadenas. Leí Su email, en el que me ordenaba escribirlo todo y enviarle la crónica describiendo mis sensaciones y sentimientos. Mi Ama es excelente. Cercana. Inteligente. Sabe vivir la vida. Mis miedos se han disipado. He estado con Ella y me ha descubierto un mundo nuevo, me sabe dirigir, y sabe rebuscar en mi interior y canalizar y extraer lo que llevo dentro de mí, escondido bajo miles de capas de cebolla. Ella es mi catalizador, sabe equilibrar mi ser. Ambas disfrutaremos de mi educación.

fetslve

73


¿Quieres ser nuestro sumiso? Nuevas experiencias, nuevas sensaciones, vivir la sumisión y sentir el poder de dos Amos… No es fácil decidir qué Amo o Ama necesitas para sentirte seguro o segura, a quién vas a entregarte y si esa entrega puede hacer que te arrepientas toda la vida. Es complicado, y en muchas ocasiones todo un riesgo, someter una mente y un cuerpo a la voluntad de un dominante, hay que estar muy seguro para hacerlo. El miedo, el temor de ser engañado, de que los límites sean respetados, de… ¿a quién me voy a encontrar en el otro lado?, hace que dejes de buscar y sigas viviendo atado, atrapado en este mundo real pero irreal a tus ojos. Somos Dhanko e Ishtar, muchos de vosotros ya nos conocéis por nuestros talleres, por la web o por la revista. También conoceréis nuestras prácticas y sobre todo, que sabemos lo que hacemos. Quizá ahora, pensar que puedes someterte a un Amo y a una Domina al mismo tiempo te parezca surrealista, imposible, difícil, pero al mismo tiempo, haga correr por todo tu cuerpo esa sensación de excitación, esa sumisión extrema… porque no siempre se puede vivir esa experiencia. Pues bien, aquí estamos, dispuestos a hacer realidad tus deseos, a hacerte vivir una sumisión completa, sincera, de manos de un experto Amo, de manos de una experimentada Domina, en manos de dos dominantes respetuosos, claros, sinceros y que sienten o, mejor dicho, viven el BDSM desde la normalidad, desde ese mundo al que necesitas entrar y que no sabes cómo hacerlo. Pues bien, lee atentamente, ahora puedes entrar por la puerta grande, junto a nosotros. Puedes dejarte llevar, de nuestras manos, a un mundo espectacular, jamás vivido, siempre deseado y anhelado y vivir una experiencia realmente excepcional. Hablaremos antes de empezar con una sesión, nos rellenarás un extenso y completo test para que podamos conocerte, luego, dejaremos que tu mente se calle y que sólo debas sentir y disfrutar, volver a ser libre, desataremos tus cadenas para encadenarte a las nuestras que te permitirán respirar tan hondo que nunca más querrás soltarte. Dinos, ¿te apetece vivir una nueva experiencia? ¿Quieres que tu vida sea un 24/7? ¿Necesitas una inolvidable sesión y nuevas sensaciones? ¿vivir tu real sumisión con dos Amos? Te estaremos esperando y no desesperes, tus deseos muy pronto se van a hacer realidad… Contáctanos en nuestro correo juegodesumision@gmail.com o en nuestro teléfono 635779842.

BDSM

Dhanko e Ishtar

74

75


BDSM

Relatos

Del hierro y la pasión Sin pasión, el hombre sólo es una fuerza latente que espera una posibilidad, como el pedernal el choque del hierro, para lanzar chispas de luz. Henry F. Amiel (1821-1881) …Y yo haría cualquier cosa por amor, correría directo al infierno y volvería. Yo haría cualquier cosa por amor, yo nunca te mentiría y eso es un hecho... ...Quizás estoy loco, pero es loco y es verdad Sé que tú puedes salvarme, nadie más que tú puede salvarme ahora ... Meat loaf

-¡¡Kajira!! ¡Eh!, vamos niña. ¡¡Kajira!!La voz llega lejana, amortiguada, como cuando te sumerges en una piscina y la gente grita loca arriba en la superficie . Un mundo extraño a los oídos de un pez . Me sumerjo más, el agua está caliente, el sol golpea de lleno. La sensación es agradable. Mundo ingrávido, como el de los sueños. Abro los ojos, miro hacia arriba. Siluetas bailando. Borrosas imágenes inacabadas; el mismo mundo de siempre ... Irreal. ¡No quiero regresar!

BDSM

-¡Kajira! vamos niña, ¡eh! no te vayas, ¡¡vamos, vuelve, kajira!!- Intento enfocar la imagen. Es mi Amo quien me llama. Su silueta, se dibuja como una acuarela en la superficie .

76

-Por favor, mi Amo, ¿déjame un poquito más? - Sin esperar contestación me giro y sigo buceando, me sumerjo más profundo, la voz de mi Amo se amortigua y apaga, Avanzo bajo el agua, mi mente emocionada no se sorprende. No muevo los brazos, ni los pies, sin embargo avanzo. No me extraño cuando el fondo cambia y el azul de la piscina se convierte en el lecho de un río. Soy otra vez la niña que se dejaba la goma del pelo olvidada en la muñeca. La misma que, con unas gafas de buzo, se sumergía en las aguas de el río a mirar los peces. ¡Un país de las maravillas acuáticas! Sigo bajando, algas y pequeños peces se apartan a mi paso invasor. Los veo escaparse por el borde del cristal de mi máscara, rápidos y temerosos. Un poco más abajo veo a kajira, sentada en el fondo de el río sobre un lecho de cantos rodados, en sus manos sostiene una piedra blanca. De niña, mi padre sacaba las piedras de el rio. Con ellas yo dibujaba, en la arena negra de sus orillas, collages en blanco y negro, extraños sueños a contraluz. -Son las almas de las ninfas de el río... Me decía, mientras las contemplábamos juntos brillar blancas y puras, bajo el sol radiante de la mañana. - ...que cansadas de vivir y sufrir por los hombres, se arrojan a las aguas convirtiéndose en piedras. Condenadas a desgastarse rodando por sus cauces, hasta desaparecer. –

77


BDSM

78

79


Me acerco a kajira. Me sonríe. En una de sus muñecas lleva una goma de el pelo. -Se te dormirá la mano -Sonrío para adentro mientras me acerco más. Emocionada, miro la piedra blanca - ¡Una ninfa de el río! Es kajira la que llama mi atención, golpeándome con la mano en la cara. Sorprendida por el golpe inesperado, la miro airada, la veo vocalizar, pero no emite sonido, no sale aire de sus pulmones. -¡¡No tienes aire!! - Eso es lo que vocaliza, apremiante. El corazón empieza a latir con más fuerza. -¡¡No tengo aire!! - Me grito a mí misma ¡¡Arriba niña, necesitas aire!! Intento subir, emerger, no puedo, algo me lo impide. Los pulmones se calientan y se empiezan a quejar. Quiero moverme y no puedo. Las cuerdas que sujetan mi cuerpo, se han enredado en el fondo. Un extraño monstruo salido de entre el limo. Una rama ganchuda, cual garra de un temible reptil, es la que se enreda entre las cuerdas y me ancla al fondo. El pecho me duele. El dióxido de carbono acumulado en los pulmones, me quema los alveolos; como si un hierro candente los atravesara. Miro hacia arriba, mi Amo apenas es una mancha oscura y borrosa, lejana, inalcanzable. Horrorizada, me agito impotente, quiero gritar, decirle a mi Amo que estoy aquí abajo, que por tonta y desobediente, por incorregible, me encuentro en el fondo de el río y no aguanto más.

BDSM

Noto lo espasmos de la glotis (espasmo involuntario de la glotis en apnea forzada) -¿Dónde demonios he leído eso? ¡Joder niña! Te estás ahogando y ¿buscas tecnicismos? Ya eres rarita…

80

Poco importa, con un poco de suerte, perderé el conocimiento antes de que mis pulmones se llenen de agua. Mi mente empieza a rendirse, y mi cuerpo. En ese momento, alguien floja la cuerdas, miro y es kajira quien desata mis nudos. Como siempre que aparece, me busca con la mirada y me sonríe. -Vamos, sube, ¿a qué esperas?– Nado con fuerza, la luz se acerca, escucho a mi Amo llamarme, su voz suena preocupada… -¡Ya estoy aquí mi Señor! Un momento y no habrá pasado nada, solo necesito respirar, llegar a la luz, volver al mundo irreal, donde la necesidad de el aire te esclaviza.Emerjo, el aire frío entra como una bocanada redentora. Chute de oxígeno que vuelve roja la sangre, que despierta mi cerebro. Mis ojos empiezan a enfocar, a ver el mundo real. La orilla del río cambia, se aleja y se transforma. El agua es el colchón sobre el que se encuentran las cuerdas que me sujetaban. Maraña enredada. Cuerdas desatadas de forma acelerada. Mi Amo me sujeta entre los brazos mientras me aparta el pelo de la cara. Me sonríe nervioso y preocupado. -Nunca dejarás de sorprenderme kajiraMe dice mientras me besa. Mi memoria despierta como la dama dormida de un viejo cuento: Es la voz de mi Amo, al otro lado de el teléfono. -Te has olvidado de mi perra y eso no te lo voy a permitir. ¿Me estás escuchando? ¡Contesta kajira!No busco escusas, no hay que darlas. En el fondo, kajira, incorregible, se mueve emocionada en su jaula, sabedora de la

falta, conocedora del castigo... Triunfante, consciente de que ella es la razón de ser de su Amo. Extraña simbiosis de amor, pasión y dolor. -Mi Señor, le pido perdón- Respondo. No me deja acabar… -No te pido que te disculpes, ¿solo te pregunto que si escuchas?-Sí, mi Amo- Respondo abnegada. -Bien. Hoy iré a buscarte y hasta entonces, me tendrás presente, como sabes que a mí me gusta que me tengas.Un escalofrío placentero recorre mi columna vertebral. kajira sonríe en su jaula. Empieza a ver su victoria. -Sí mi Señor ¿algo más mi Amo?-No-Permiso para retirarme mi Señor-Hasta la tarde kajira. Puedes retirarteEs kajira la que cuelga el teléfono, ya no hay lugar para el ama de casa, esa que todas las mañanas se enfunda su uniforme para acudir al trabajo, la que reniega de su jefe. Orgullosa de mi condición, me miro en el espejo, me subo la falda y ciño el cilicio en el muslo, por debajo de los ligueros. Ahogo un gemido cuando las púas me muerden la piel. -¡Aquí está kajira! ¿La sientes?. - Me dije. Sabía lo que tenía que hacer, aún sentía las palabras de mi Amo. -Hoy iremos juntos al trabajo, estaré a tu lado en el coche, te lo recordaré cuando aceleres, cada vez que frenes. Recorreremos juntos cada pasillo, cada visita al despacho de tu jefe, lo haremos juntos. Atendremos al teléfono, daremos y anularemos citas. Tomaremos café, incluso escucharé paciente los cotilleos de tus compañeras durante el almuerzo y durante todo ese tiempo, te lo recordaré, a cada momento,

cuando te sientes, cuando te levantes, cada vez que te gires, cuando cruces las piernas. Cada vez que te muevas en tu silla e involuntariamente choques con el borde de la mesa, allí estaré, recordándote que eres mía, que me perteneces y que esta tarde vendrás conmigo al país de el nunca jamás, donde son posibles todos los sueños.La mañana se arrastra como un reo condenado. Cada paso es un tormento, cada giro, cada roce de mi pierna hace que el cilicio me muerda. Dulce tormento, pasión sujeta por púas de acero. Necesito toda la concentración que me es posible, pero, lo peor es el tormento que implica que no se note: -¿Te ocurre algo querida? -¡Oh nada! Verás, llevo un cilicio en la pierna izquierda que no me deja vivir…Es difícil, reír mientras el acero te muerde, moverte con la misma naturalidad que todos los días, ser igual de eficiente... Llega la tarde y mi Amo me espera. Lo encuentro en el aparcamiento apoyado en el capó del coche. Camino hacia Él, con la cabeza erguida y la mirada baja llego a su lado y le ofrezco mi cuello donde me coloca el collar. No hablo, solo obedezco sin condición. Ahogo un gemido cuando con su mano palpa el muslo buscando el cilicio para desatarlo. -Ya no es necesario kajira, ahora estoy aquíMi pierna al borde de la congestión muscular se relaja cuando las púas dejan de morderme. No expreso sensación alguna, no me está permitido. Llueve… El mundo se aparta y se escapan, por el borde del parabrisas, imágenes grises cubiertas por paraguas, desconocida fauna

81


irreal, mundo extraño... Problemas, cabreos, prisas, teléfonos a punto de arder, todo queda atrás se diluyen con la noche y la lluvia... Me encuentro desnuda atada al cabecero de la cama con los brazos en cruz. Los conos de incienso que se consumen impregnan de jazmín la habitación. Una vela encendida brilla en la ventana. Guardiana de la frontera del país de los sueños. - ¿Me deseas kajira?- Sí, mi Señor.Alrededor de mis rodillas ata un largo pañuelo que se pasa por detrás de su cuello y se levanta. Me muerdo los labios cuando las cuerdas se tensan contra la piel y los pechos . Me penetra en esa posición. Gimo de placer… Lo siento dentro, febril, excitado. Mi cuerpo reacciona ante el deseo de su lujuria. Algo que hasta ese momento esperaba oculto, sujeto por collares de púas, se libera, como la fuerza desatada de la mar enfurecida que golpea con rabia el acantilado. Quiero abrazarlo pero no puedo, decirle que he sufrido mucho hoy, que más de una vez he tenido que moverme dolorida, que cada paso ha sido una tortura, cada gesto un esfuerzo, cada risa una mueca dibujada con las púas del dolor. Que lo hacía con gusto, que pocas veces ha sido tan placentero un sufrimiento y que lo volvería ha hacer, una y mil veces, si Él me lo pidiera. A mi mente viene la vieja estrofa de una canción de Meat Loaf (…Y yo haría cualquier cosa por amor, correría directo al infierno y volvería. Yo haría cualquier cosa por amor, yo nunca te mentiría y eso es un hecho...)

No logro articular palabra. Mi cuerpo se revela ante la tensión de todo un día de sufrimiento callado y ahora se me escapa su control. Quiero ser obediente y decirle que sí, pero mi mente está demasiado ocupada sujetando una jauría de sensaciones . No es ni siquiera un sí, más bien parece una especie de gemido afirmativo, lo que al final logro decir. -¿Quieres correrte kajira? ¿Lo deseas?- Me pregunta mientras me penetra una y otra vez. Olas golpeando el acantilado… -¡Adelante kajira! puedes hacerlo- Me dice mientras su mano aprieta el lugar donde el acero llevaba todo el día mordiendo... Placer, dolor, extraño amalgama, Speedball de sexo. Es la gran ola. La veo venir alzándose en la lejanía, alimentándose de los restos de las que hace tiempo murieron entre las piedras. Miro hacia un lado y allí esta la kajira, como siempre que me ve, sonríe y me guiña un ojo. -¿Preparada niña?- Me dice mientras estira el brazo y se agarra a mi mano. -Sí- Logro decir. -Bien, allá vamos…La ola llega con fuerza desmedida. Espuma que cubre las rocas. La que todo lo da y todo lo quita. Me sumerjo cuando la ola me arrastra. Ya no hay dolor, mi cuerpo saturado no tiene lugar para él. A tus pies pongo mi voluntad Alejandra

BDSM

-¿Te ha gustado hoy el día, kajira?-

82

83


BDSM

Relatos El arte de atar

A mi Amo Shere Kan, con mucho cariño y un poquito de mala leche.

BDSM

Sé que el bondage es un una de las manifestaciones del BDSM más populares, y una de las más practicadas. Por este motivo, existen numerosos relatos sobre el tema, a cada cual más descriptivo o erótico. Sin embargo, casi siempre se trata el tema desde un punto de vista idealizado, o bien por el contrario, desde una perspectiva puramente técnica y descriptiva. Pero ¿qué siente de verdad una sumisa cuando es atada? Pues bien, yo me propongo desvelaros hoy una experiencia real, que sucede en un escenario cotidiano y desde mi punto de vista particular y absolutamente subjetivo. No es lo que sienten las sumisas en general, sino lo que sentí yo en esta ocasión particular, de modo que lo que perdemos de calidad literaria o de relato pornográfico, lo ganaremos en autenticidad. Antes de comenzar aclaro que mi Amo y yo vivimos juntos, que somos pareja estable hace varios años, no tenemos hijos y vivimos en una masía relativamente aislada, situación esta que a muchas parejas con hijos o que no pueden convivir, les parecerá un sueño, pero que no escapa a los rigores de la rutina y la tiranía de las dificultades cotidianas. Nada de mazmorras tenebrosas y perfectamente equipadas en los sótanos de algún castillo aislado, ni de raptos pasionales de lujuria incontenible. Se trata más bien de cuadrar el calendario y buscar un hueco en el que podamos coincidir. Parece mentira, pero en la vida moderna, cualquier pareja promedio tiene apenas unas horas para pasarlas despier-

84

tos, juntos y en privado y eso con suerte. De ahí, hay que descontar las tareas cotidianas, las discusiones y el rato de descanso viendo la tv. Al final, encontrar un rato para una sesión, se convierte en una tarea ardua que hay que proponerse con voluntad para ejecutarla. No sé si todas las sumisas tendrán la misma percepción, (aunque por lo que he comentado con unas cuantas, es bastante generalizado) pero convencer a los amos de tener una sesión completa y bien hecha es casi imposible. Parece mentira, la red está llena de personas solitarias que darían un brazo por compartir sus fantasías con una pareja y sin embargo, aquellas que sí tienen con quien, se dejan vencer con facilidad por la apatía. Será que es muy difícil para una pareja que convive, desconectar del papel de marido o mujer y entrar en el de amo -sumisa, o ama -sumiso. Como además el papel de la sumisa es precisamente ser sumisa, es doblemente complicado tomar la iniciativa y proponer una sesión. Ni hablemos ya de conseguir que tu amo se vista para ti, eso, es ciencia-ficción. Es más, muchos de ellos ni apreciarán lo que tú te pongas. A veces pienso que el BDSM es un arte femenino, a los hombres la inspiración, les dura más bien poco y los preparativos largos y complicados, no son para ellos. Habrá quien me conteste “pues yo, no” , “yo esto y lo otro y lo demás allá”, pero ya dice en dicho: “dime de qué presumes y te diré que de qué careces”. Pero en fin, de vez en cuando, se produce la magia y encontramos el momento y las ganas y entonces es fantástico. Generalmente soy yo, cual gata mimosa quien se

frota contra su Amo y le propone al oído: “átame, por favor, átame”. Me encantaría pedirle también que se pusiera esas botas que tanto me gusta lamer, pero con este calor, me resigno a que él se quede en calzoncillos y camiseta imperio, todo glamour. Por suerte, él sí se fija en lo que yo me pongo, y sé muy bien lo que le gusta a mi Amo, así que me da un azote en el culo y corro a cambiarme. A pesar del calor, toca lucir medias y liguero, pero no me importa con tal de estar guapa para mi dueño. Muy triste será para mí el día que no le excite verme con ropa sexy. A él le toca preparar las cuerdas, tarea nada sencilla porque recoger siempre es algo que hago yo y las cuerdas suelen estar liadas y embrolladas de mala manera. Naturalmente, gruñe un poco por las molestias, pero no le hago caso. Hoy quiere experimentar algo que ha visto en Internet, mala cosa, porque significa un buen rato de atar y desatar y aguantar el tipo sobre el equilibrio precario de los tacones, pero para eso es el Amo y me resigno. Mis cuerdas preferidas son las de algodón, suaves, se deslizan con una caricia sobre la piel excitando los sentidos. A los amos les preocupa mucho la estética de la atadura, que quede bonito, que no sobre ni falte cuerda, para que puedan presumir de su habilidad. A mi todo esto me es indiferente. No es el resultado final lo que me importa, sino el goce de los sentidos en el proceso. La sensación de estar oprimida, (o comprimida, no tengo clara la diferencia) que para muchas personas es desagradable, a mí me enardece y también, de alguna manera, me tranquiliza, me da una extraña sensación de seguridad, de estar protegida por una coraza, no sé describirlo mejor. Es lo mismo que siento si me pongo un corset apretado o un cinturón demasiado justo. Naturalmente que estoy incómoda, las extremidades se duermen y algún pellizco se escapa y la piel enrojece. Es parte del precio a pagar y más vale no quejarse más que lo imprescindible, porque

rompe completamente la dinámica de la situación. Para ser sumisa, hay que aguantar un poquito las pequeñas molestias, mientras sean soportables. Lo que más me excita, es la proximidad de mi Amo mientras me ata, el toque de sus manos, su cuerpo que choca contra el mío, su olor. Muy rara vez el sexo permite un contacto tan erótico y prolongado, las caricias deliberadas no suelen durar. Me gusta que me empuje, que sea brusco y me diga palabras sucias, me que me apriete fuerte y las cuerdas compriman mi carne, aunque me duela Me gusta la sensación de sentirme dominada, apresada y humillada y saber que, sin ninguna duda, es más fuerte que yo y podría hacerme daño de verdad, si quisiera. Mientras tanto, él va hablando consigo mismo: “esto por aquí y esto por allá, me he quedado corto, esté nudo no era así...”. Pobrecito Amo, ¡se esfuerza tanto! Yo no tengo que hacer nada, salvo quedarme callada y procurar no decirle que en realidad, si quisiera, me desataría las manos con facilidad. De repente, ¡¡¡qué dolor!!!!, las cuerdas se cerrado sobre el labio superior izquierdo del sexo y el pellizco me hace saltar. Hay que deshacer el nudo y empezar otra vez. Mi Amo puede parecer muy hábil en público, pero no nos dejemos engañar, no se llega a ese grado de maestría sin mucha práctica y muchos pellizcos. Al final, mi Amo decide que el resultado es satisfactorio y yo quedo espatarrada sobre la cama, el sexo abierto, empapada y muy cachonda. Ahora vienen las fotos, en esto, nos juntamos el hambre y las ganas de comer, a mi Amo le encanta hacerme fotos, las colecciona y yo que soy una pura exhibicionista, disfruto como gata en un balcón. Más tarde veremos juntos esas fotos y disfrutaremos de nuevo de la sesión. Enloquezco de placer cuando por fin mi Amo se me echa encima para penetrarme atada. Las cuerdas tirantes se clavan en la piel indefensa y me proporcionan un placer perverso. Es muy incómodo para mi Amo,

85


que tiene que procurar no cargar su peso sobre mí y que se preocupa por no hacerme daño, pero eso no impide que me embista como un ariete taladrando una pared,. Unos pocos empujones más tarde, el dolor se vuelve excesivo sobre los muslos aprisionados por la cuerda y me impiden el orgasmo. A estas alturas, él ya no está para sutilezas y se corre como un verraco sobre mi cara. Por suerte, no me alcanza los ojos, porque eso escuece un montón. Mi Amo se desploma a mi lado, jadeante, exhausto. Al poco, incorpora medio cuerpo y me limpia la cara con delicadeza y me desata, antes de volver a caer inerte. Yo me acurruco sobre él y espero con paciencia a que vuelva en sí. Sé que si soy paciente, obtendré mi recompensa. Siempre me amenaza con prohibirme desahogarme, pero luego siempre (ver nota) se apiada de mí, porque le gusta verme satisfecha. No tengo que esperar mucho y en unos minutos comienza a lamerme el coño hasta que me obliga a retorcerme de placer. A veces, él vuelve a excitarse al sentir mis maullidos de gata en celo y me vuelve a penetrar. Otras veces me ofrece generosamente su lengua como juguete travieso con el que saciar mis ardores. Al final, descanso en los brazos de mi amo y comentamos la sesión, que nos ha gustado más, que nos ha gustado menos y que hemos sentido en cada momento, son estos los ratos felices en los que me siento absolutamente privilegiada por ser su sumisa.

Nota. El presente artículo, ha pasado la censura por los pelos, ya que mi Amo me dio permiso para publicarlo, al precio de recibir una buena tunda de azotes, follarme como una perra y dejarme caliente como la “Gata en el Tejado de Zinc Caliente”. Y de propina lo peor: la prohibición de correrme hasta que me de permiso, así que voy escocida, y más salida que el pico de una plancha. Me lo he ganado a pulso, eso hay que reconocerlo. ¡Ay! El ego de los hombres, tan frágil como una burbuja de jabón e igual de hinchado. P.D. de Shere Khan: Por la boca muere el pez...

BDSM

felina {SK}

86

87


Fotografía: Dhanko

BDSM

Academy Cepos

BDSM

Este mes vamos a compartir con vosotros otro tema bedesemero, hemos elegido hablaros de los cepos, de los que tenemos varios tipos en nuestro catálogo. El cepo es un artilugio de origen medieval cuya finalidad principal era la exposición pública de aquellas personas que hubieran cometido faltas no demasiado graves. Generalmente se colocaban en plazas o lugares de paso, y estaban ideados, sobre todo, para exponer al castigado y servir de ejemplo al resto de ciudadanos. A pesar de que la idea inicial no era infligir un castigo físico sino llamar la atención sobre las consecuencias que podían tener ciertas acciones, los reos que se sancionaban de esta manera, eran dejados a merced de las iras del pueblo, que podía insultarles, escupirles, golpearles... Normalmente siempre se dejaba a un guardia para evitar que algún conocido de la víctima pudiera liberarla y de paso, velar para que nadie se extralimitara, aunque, respecto a esto último, con bastante frecuencia, no cumplían su función. Dejando de lado el origen de estos artículos y mirando desde la óptica únicamente del BDSM, existen cepos de muchos tipos y formas, pudiendo ser sencillos y funcionales o llegando a ser elaborados y complejos. También los materiales pueden ser variados, y dependiendo de esas dos cosas pueden tener usos muy diferentes. Su función principal es la inmovilización, que

88 88

permite por un lado mantener la sensación de indefensión del sumiso y por otro dejar expuesta una determinada zona del cuerpo, añadiendo el componente de humillación que eso puede suponer. Respecto a las partes corporales sobre las que se puede hacer presa, tenemos varias opciones, desde el modelo más “clásico” en el que se inmovilizan las muñecas unidas al cuello, o varias extremidades entre si, hasta cepos específicos de pechos o genitales. Existen también cepos con complementos, generalmente unidos a caballetes de castigo o de spank, teniendo en un mismo mueble la posibilidad de llevar a cabo muchas de las prácticas más conocidas en nuestro mundo. Hay que tener muy en cuenta, sobre todo si se usan objetos caseros a modo de cepo o si se adquieren a través de personas no experimentadas, que los materiales no deben ser jamás abrasivos ni presentar elementos cortantes o aristas y que las partes sobre las que suelen hacer presa (muñecas, cuello, tobillos…) son zonas con una circulación sanguínea bastante superficial. Por estos motivos deberá existir cierta holgura, sobre todo a la hora de cerrar el cepo y no resultar demasiado pesado en un punto concreto, más aún alrededor del cuello para evitar también el riesgo de asfixia. Como ya hemos dicho, existen diferentes tipos de cepos, vamos a ir viendo los más conocidos uno a uno, casi todos ellos los podéis adquirir a través de nuestro blog.

89 8989


CEPO CLÁSICO CUELLO-MUÑECAS

Todos nuestros productos están realizados de manera artesana, con materiales de primera calidad, y posibilidad de realizarlos con medidas especiales.

El más conocido sin duda, dejará a la persona sometida sin la capacidad de mover los brazos ni girar la cabeza libremente, quedando con una sensación de indefensión y limitación sensorial importantes, sobre todo cuando el Dominante se posiciona en la parte posterior. CEPO TOBILLOS-MUÑECAS

zación de una de sus funciones por separado o de alternar ambas prácticas. CEPO PARA PECHOS

Inmoviliza el cuerpo dejando las muñecas al lado de los tobillos. Dependiendo de la posición en la que se coloque al sumis@, puede servir como método de castigo-tortura corporal, que dependerá también del tiempo en que se mantenga la posición forzada, o como mecanismo para dejar expuestas las zonas genitales, con todos los usos que dicha inmovilización aporta.

CEPO GIGANTE

Artículo para hacer prensa en los pechos de sumisas, pudiendo aplicar la presión deseada, dejando con gran sensibilidad la zona. Posibilita añadir múltiples prácticas (pinzas, cera…) intensificando las sensaciones. Siempre hay que tener en cuenta la delicadeza de la zona con la que se está jugando y que no se debe mantener la presión durante periodos muy prolongados. CEPO MASCULINO CEPO-CABALLETE

BDSM BDSM

Estructura que une un cepo que suele ser de muñecas-cuello y un caballete para tortura genital o de spank. Pueden ser desmontables (como el que ofrecemos en BDSMENFUSTA), lo que facilita la utili

9090

Si nos referimos a la sumisión masculina, existe un artículo llamado “humbler”, que aprisiona y deja notablemente expuestos los testículos. Impide además la posibilidad de desplazarse normalmente, añadiendo el enfoque de humillación al objeto.

Como curiosidad más que como realidad, debido principalmente a que es poco probable contar con el espacio suficiente para tener un cepo de estas características en casa. Son estructuras donde el sumis@ queda completamente inmovilizado y a disposición del Dominante, en posición semisentado, con privación completa de visión tanto lateral como posterior.

Ensamblajes empotrados que no se desgastan con el uso y maderas adaptadas a cada artículo para ofrecer la calidad más óptima en función del uso. Las pinturas y barnices son 100% ecológicos y todo está tratado con una capa de fungicida, una base de barniz o laca (según color) y un acabado de betún de judea para darle un efecto rústico. Los cepos de cuello-muñecas y muñecastobillos cuentan con cerraduras metálicas de aspecto antiguo terminadas con un candado del mismo estilo. No dejéis de consultar con nosotros cualquier duda que os surja respecto a estos artículos o de los productos de acero que tenemos en catálogo (donde también podéis encontrar dos cepos) y animaros a darle a vuestras sesiones un toque diferente con ellos!. Más información en nuestro blog: http://bdsmenfusta.blogspot.com.es/ o contactando con nosotros a través de la dirección de correo electrónico: bdsmenfusta@gmail.com

9191


BDSM

Dhanko Tu dolor es mi placer

De igual forma que sumisos y sumisas buscan buenas Amas que sometan sus deseos y les aporten sus placeres ocultos, deberían buscar buenos Amos, pero… Aquí está la dificultad. Por qué no se buscan Amos, por qué no se dan a conocer? La respuesta quizá sea que no existen hombres llamados Amos que sepan entrar de puntillas, sin golpear la puerta entrando de forma brusca para dar a probar su dominio haciéndolo degustar, saborear, disfrutar… Dhanko no se había dado a conocer hasta ahora, solo lo conocemos a través de luna, su esclava y ferviente servidora. Hablar de Dhanko es hablar de la experiencia en el mundo BDSM, es hablar del placer de sentir el dominio y de la sumisión, es hablar del Amo perfecto, es hablar del respeto, la seriedad, el placer… Hablar del Amo Dhanko es hablar del conocimiento absoluto del rol de dominante, de respeto, rectitud, de seguridad y tranquilidad de descubrir un mundo desconocido. Dhanko ha resurgido para que toda aquella persona que quiera sentir la fuerza y el poder sobre ella, pueda disfrutar desde su presencia, con sus gestos y sus palabras, con sus órdenes, de sus castigos… Las palabras que luna regala a cualquier lector de su web www.juegosbdsm.com puede hacer que se conozca esa nueva cara de lo que es un perfecto Amo. Si tienes alguna duda solo tienes que seguir a luna y darás con quién andabas buscando. Dhanko, es el instructor, el coach y cómplice de juegos que toda aquella persona que desee aprender a ser un buen sumiso o un reputado dominante, debería conocer y aprender sus lecciones, de forma que la entrada y permanencia en este mundo dulce y amargo llamado BDSM, sea placentera, respetuosa, con conocimiento, real, enriquecedora y totalmente satisfactoria. Hoy, el mejor de los Amos, Dhanko, te tiende su mano para formarte, no dudes en cogerla y dejarte llevar… descubre con él, camina con él, disfruta con él, conoce con él, siente con él, vive con él, aprende con él y… no tardarás en ser el mejor en tu rol, sea el que sea. Mañana, tu aprendizaje y tu libertad harán que sigas a solas tu camino…

BDSM

Llama para informarte al 635 779 842 o escribe a dhankodom@gmail.com

92

Hoy tengo revisión ginecológica. Habrá quien lo disfrute, desde luego, pero no soy de esas. También hay quien se relame con las visitas al dentista, que a mi me producen un absoluto pavor. En la sala de espera, el ambiente es frío y tenso. Un par de mujeres solas y una pareja, esperan con aire desconfiado y nadie habla. Las paredes pintadas de verde pistacho, no invitan a la comodidad y está el olor, ese olor típico de hospital, a desinfectante y lejía. La típica enfermera con gesto hosco y bata blanca me llama por mi nombre, y entro cual si fuera el templo de los sacrificios de algún dios pagano. El médico es un hombre ya mayor, supongo que no le quedará mucho para jubilarse. Delgado, de barba blanca y bien cuidada, y ojos grises de mirada penetrante, su aspecto cuidado y profesional, me trae a la imaginación el de un perfecto caballero inglés. Me siento en frente de su mesa, justo al borde de la silla, me encuentro fuera de lugar y esa mirada fija y atenta me taladra. Me pregunto que pensará. Le explico que vengo a revisión y con un gesto me invita a pasar a la sala adjunta a desnudarme, (pero solo la parte de abajo) y la enfermera me entrega una tela con la que cubrirme al salir. Es curioso todas las precauciones que toman para salvaguardar el pudor, cuando en realidad me van a hurgar las entrañas de la manera más íntima posible. Me resulta poco natural que vayan a mirarme estrictamente el sexo y nada más, puesto que el resto de mi anatomía quedará cubierta con la tela. Quieren así demostrar que su interés es puramente científico, desapasionado y objetivo, pero lo que logran es que me sienta un espécimen de laboratorio. La silla ginecológica, me intimida. Parece un objeto de tortura medieval, pero pinta-

do del verde ambulatorio, a juego con las paredes. El médico me pide que me encarame a aquel andamio y “saque las nalgas lo más afuera que pueda”.Yo obedezco, las órdenes de este pequeño dios de hospital no se pueden discutir. La enfermera se coloca junto al monitor y el médico en un taburete entre mis piernas bien abiertas. Me recorre el cuerpo un escalofrío, pues sé lo que me espera. Sin avisar y sin lubricar, antes de darme cuenta tengo tres dedos dentro que me palpan, mientras el médico en voz alta va explicando a la enfermera, para que conste en el historial, que estoy húmeda. Yo procuro no moverme, que no se note la vergüenza que siento. El ginecólogo mira hacia el techo mientras me da instrucciones tan perturbadoras, como: “así, así muy bien, dejalo blandito y así no te dolerá”. Se refiere a que no cierre los músculos de la vagina porque si no la penetración es más difícil. Tal y como ha metido los dedos lo más adentro que ha podido, los saca con un gesto brusco que no resulta del todo desagradable. Se quita los guantes, los tira a la papelera y coge un aparato largo, duro y frio con la intención manifiesta de hacérmelo tragar entero y sin rechistar. Por lo visto, este pene artificial de color blanco, tiene la misión de hacer una ecografía vaginal. Como ya estoy húmeda, el médico tampoco contempla la posibilidad de lubricarlo, simplemente le pone un preservativo y lo enchufa hasta el cuello del útero. La situación tiene un punto cómico, un tipo guapo, con pinta de maduro interesante, me está metiendo un consolador hasta las tripas, y en lugar de mirarme a mí, mira muy atentamente una pantalla que tiene a mi lado. Es irracional, pero me siento muy poca cosa en manos del doctor, tengo la sensación de ser una cosa, un objeto, todo menos una mujer que pueda ser objeto de deseo. Aún así, me pondría cachonda si no fuera porque la enfermera me está vigilando, cual carcelera de un sanatorio mental. Saca de mi cuerpo el artilugio, como quien

9393


BDSM

Artículo de opinión El orgullo de ayudar

BDSM BDSM

Cuanto puede llegar a llenarte leer correos de agradecimiento a nuestra labor, una labor que no es fácil, ni rentable, pero que nos llena enormemente. Cuando alguien nos dice que leyendo nuestras vivencias, nuestro sentir BDSM se identifica con nosotros nos da fuerzas para seguir luchando cada día, por hacer una web que llegue y por supuesto… una revista que ayude a entender que el BDSM, puede llegar a ser un complemento alucinante en una relación de pareja. Leer que alguien puede llegar a descubrirse a si mismo, que pude llegar a liberarse y vivir te da un subidón increíble, te hace sentir palomillas y eso no tiene precio. Parejas a las que ayudamos a cumplir sus fantasías, aquellas que quizás nunca se atrevieron a contar a nadie sus secretos y anhelos y que con un poco de ayuda exterior se convierten en un nexo de unión increíble entre ellos, es la mejor de las recompensas. Ayudamos a parejas que no saben cómo empezar a jugar y tan sólo con un poquito de juego y ayuda empiezan a descubrirse y a volar solas… todo ello, nos ayuda cada día a seguir, no inventando pero sí a sentirnos orgullosos de contar nuestra vida. Hace muy poquitos días, contactó con nosotros una chica de Barcelona, casada, con un niño pequeño y una profesión de responsabilidad. Nos decía que amaba el mundo BDSM, no podía practicarlo en su matrimonio porque su marido había sido criado en un ambiente muy conservador y que no se atrevía ni siquiera a comentárselo, se tenía que conformar con leer, chatear y poco más. Su objetivo era vivir una sesión real BDSM, encontrar un Amo que le hiciera vivir todo aquello que leía y que su interior sabía que tenía que experimentar. Uno de los días que bajamos a Barcelona

9494

(vivimos a unos poco Km de ella), nos vimos para tomar un café y conocernos, que nos explicara a viva voz cuales eran sus inquietudes. Después de hablar casi dos horas entendimos que el problema no era otro que su falta de confianza en que su marido (por cierto una persona extraordinaria) no le infundía el respeto que necesitaba para que llegara a ser su Amo. Ella alucinaba porque le mostramos un vídeo que llevábamos en el teléfono móvil de una sesión y me decía… este no eres tu, cómo puedes cambiar tanto en un rol? Si eres una persona encantadora, sensible… Ese era el problema su marido era así, se desvivía por ella, por darle todo aquello que ella le pedía y no podía verlo en otro rol que no fuera el que ella conocía. Mi mujer y no cito a luna porque en aquel momento no estábamos en el juego, simplemente le hizo entender que puede conseguirse y que a la vista estaba. Intentamos convencerla de que hablara sinceramente con su marido y que en eso le echaríamos un cable, así que nos propuso invitarnos a cenar a su casa después de hablar con él. Bueno os resumo para no hacerme pesado, durante aquella cena salió el tema de los gustos sexuales, le hablamos de nuestros juegos, de nuestra forma de ver el sexo, pero sin entrar en profundidad en el BDSM, su mujer le había hablado de nosotros, le contó que por casualidad habíamos ido a su despacho para tratar un tema legal y que las conversaciones habían derivado a esos temas, así que con toda la naturalidad del mundo los abordamos. Estuvimos seis horas hablando, contándole nuestras experiencias, cómo habíamos llegado al mundo BDSM y la sorpresa de todos fue cuando nos propuso probar con su mujer (jejeje cosa que buscábamos claro está).

La pequeña sesión duró una hora más o menos y os puedo decir que fue increíble, I (abreviatura del nombre de ella) no cabía dentro de sí, no paraba de darnos las gracias por haber podido descubrir que detrás de aquella persona dulce, cariñosa, sensible…, pudiera estar aquella otra que, a partir de ese momento, sería su Amo perfecto. No todo terminaba en eso, ahora es cuando tenían que hacer las cosas bien (os remito al articulo “Iniciación BDSM en pareja” del numero 2 de nuestra revista), conocer sus gustos, fantasías, límites, etc., todas aquellas cosas que los practicantes conocéis. Salimos de allí sin dormir, hechos polvo pero felices por haber ayudado nuevamente a una pareja a descubrirse y a sentirse más unidos que nunca. Por eso hoy me permito escribir este artículo de opinión, porque hoy Zoe (ese es su nombre de sumisa) nos ha llamado para contarnos sus avances, que se siente feliz como nunca y llena de ganas de seguir aprendiendo. Por ello soy de la entera opinión que no hay nada imposible, que todo puede hablarse, que cuando existe un amor verdadero en una pareja, lo vivirás de una forma u otra, pero siempre el juego BDSM puede estar presente. Mil gracias a todos por vuestro apoyo y por vuestras palabras, no dudéis nunca en considerarnos como amigos que están para ayudaros a descubriros. Escribidnos cuando queráis a nuestro correo juegodesumision@gmail.com, llamadnos si lo necesitáis 635779842, nuestro teléfono siempre está abierto para vosotros.

Dhanko

9595


BDSM

Contactos BDSM AMA DE VALLADOLID BUSCA ... Adquirirás la experiencia conmigo si no la tienes y si la tienes experimentarás nuevas sensaciones. Tu entrega es mi mayor satisfacción y tu sumisión mi mayor placer. Soy AMA discreta, educada, con clase y estoy segura de que sabré sacar de ti todo lo que llevas dentro. Atrévete a descubrirme. . . Escríbeme a amadistinguida@hotmail.com.

PAREJA BUSCA CHICAS / CHICOS Y PAREJAS Pareja Amo-sumisa busca chicas, chicos y parejas que compartan el gusto por la sumision-humillacion-dominacion , gente con ideas claras y saber estar, posibilidad de juegos esporádicos o continuados, especialmente interesados en sumis@s esclav@s para juegos de entrega total… par_mys@hotmail.com

SUMISO BUSCA AMA Soy hombre sumiso del norte de España y busco Mujer Dominante a la que servir y complacer en lo que pueda mediante mi uso y entrega. Estoy abierto a todo sin importar físico ni edad. Soy limpio, sano, obediente y si lo deseas depilado. Puedo desplazarme y también tengo sitio. A sus pies soyuz7jo@hotmail.com

AMO BUSCA SUMISA EN MÉXICO D.F Amo busca a una sumisa en Mexico D.F. que quiera practicar el bondage e ir aprendiendo los dos a ser mejores y sentir mas placer con cada sesion, interesadas contactarme al correo: amo_sumisa_69@hotmail.com

HOMBRE DOMINANTE BUSCA SUMISA JOVEN Soy de Cd. Lázaro Cárdenas, Mich. Méx. Busco conocer sumisa para sesiones reales, de preferencia sin experiencia. Este es mi correo: lamazmorradelverdugo@hotmail.com

SUMISO BUSCA AMA Chico esclavo, sumiso de Valladolid. 36 años. Bastante experiencia en sumisión. Admito: spanking, bondage, sodomización, consolador de arnes, wc.humano, lluvia dorada, scat, copro, enemas, pinzas, cera, exhibición, fetichismo pies. Mis límites; sangre, agujas. Admito bisex, sesiones compartidas con más gente…sumisos/as..amos/as..parejas…trans.. Ahora estoy sin dueña a la que servir. Si alguna Mujer-Ama… dominante o pareja dominante..(para uno, los dos)quiere que esté a su servicio, pueden escribirme a mi mail: pucelanosex@hotmail.es SERIEDAD Y DISCRECIÓN. VALLADOLID..y desplaz@d@s.(Podría desplazarmé a Madrid, si tienen sitio)

SUMISO BUSCA AMA

BDSM BDSM

Hola soy spankee, vivo en Murcia, tengo 41 años, y busco Señora que me azote. Es importante mi sumisión y su dominación, pero a mí lo que realmente me gusta es el spanking, la disciplina doméstica, y soy un fetichista de las zapatillas de casa de mujer, las antiguas. Sé que pido casi un imposible, pero nunca nada es imposible, un saludo afectuoso, y gracias por la web. wero22@ozu.es

96 96

AMO DHANKO BUSCA SUMISA EN BARCELONA Cierra tus ojos… sigue viendo los míos, siente mi dominación, siente cómo eres tú la que está atada ante mí, siente mis latigazos, cómo tus pezones son mordidos por las pinzas, cómo de tu sexo manan tus flujos de placer, siente cómo te muestro ante mis amigos en nuestras fiestas privadas, cómo eres usada, siéntete mía… Ahora ábrelos y escríbeme a dhankodom@gmail.com. Recuerda... tu dolor es mi placer. ¿Quieres encontrar Amo o Ama, sumiso o sumisa? Encontrar lo que estás buscando

es tan sencillo como hacernos llegar tu anuncio. Envíanos el texto con una fotografía que te describa y detalla qué es lo que buscas, de dónde eres, etc., todo antes del 25 de cada mes y en revista del próximo mes lo tendrás publicado. Anota tu correo para que los interesados puedan contactarte, no incluyas teléfonos, cuida tu vocabulario. Puedes dirigirnos tu anuncio, totalmente gratuito a juegodesumision@gmail.com Suerte!

9797


Fotografía erótica Dhanko y luna Son muchos los amigos que nos han pedido tener unas fotos como las nuestras, ¡infinidad!, si tú eres una de ellas, ahora tienes la gran ocasión de que tu deseo se cumpla. Tendrás todas las fotografías que siempre has deseado tener, con tu pareja o en solitario, siempre desde la total reserva, discreción, seriedad y profesionalidad que se requiere para introducirnos en la intimidad de las personas. Te ofrecemos la más absoluta transparencia en nuestro trabajo porque todo cliente es un amigo y a los amigos ni se les traiciona ni se les engaña. De ahí nuestro éxito hasta el momento. Hemos inmortalizado juegos sexuales de todo tipo, nada nos escandaliza, también realizamos sesiones simplemente glamurosas y sensuales, incluso reportajes de fotografía y vídeo que poco o nada tienen que ver con el sexo.

PRECIOS DE SESIÓN DE FOTOGRAFÍA Y VÍDEO 90 € – Sesión de una hora 100 fotografías – 10 con retoque digital 120 € – Sesión de dos horas 200 fotografías – 20 con retoque digital 180 € – Sesión de tres horas 300 fotografías – 30 con retoque digital 150 € – Vídeo hasta 60 minutos (sin efectos) entregado en Dvd 250 € – Vídeo hasta 60 minutos (con efecto y música) Dvd 200 € – Vídeo hasta 90 minutos (sin efectos) entregado en Dvd 300 € – Vídeo hasta 90 minutos (con efectos y música)

BDSM BDSM

EscrIbe para informarte a: juegodesumision@gmail.com, o llámanos al 635 779 842, o infórmate mediante nuestra web www.juegosbdsm.com

98 98

9999


BDSM

BDSM

100 100

101 101


juegosbdsm BDSM

102

Copyright © 2012

juegosbdsm.com Tu publicidad AQUÍ Consúltanos: juegodesumision@gmail.com

102


JuegosBDSM03