Page 1

Psicología de la Educación (Máster de Profesor de Secundaria)

Caso práctico 1: Juan sospecha que va a suspender muchas asignaturas este curso. No cree en sus posibilidades y cada vez falta más a clase. En sus relaciones sociales cada vez se distancia más de sus compañeros y se encierra en su cuarto a leer y "pensar". En primer lugar, considero necesario conocer el caso más en profundidad, procurando recoger más información, especialmente en aquellos aspectos (ya sean del propio alumno o del conjunto de factores que le rodean) que puedan influir de alguna manera en el proceso de aprendizaje: el contexto socio-familiar y escolar, las variables afectivo-emocionales (habilidades sociales), las aptitudes intelectuales, el estilo de aprendizaje, la competencia curricular, la aptitud lingüística, las estrategias de enseñanza-aprendizaje y las capacidades motrices y neuropsicológicas. Una vez obtenida la mayor cantidad de información, organizaría una entrevista con el alumno, en la que trataría de conocer su visión con respecto al problema: cuál cree que es la posible causa de sus suspensos, por qué ha dejado de creer en sus posibilidades, cómo se siente al respecto, por qué cree que no va a poder superar la situación, por qué se está distanciando de sus compañeros, qué hace cuando se encierra en su cuarto... Tras esta fase de recopilación de información y conocimiento de la situación, procedería a establecer, junto al alumno, una serie de metas a alcanzar. En este sentido, es importante jerarquizar estas metas, y procurar dar más importancia a aquellas metas a corto plazo que están encaminadas a conseguir el objetivo final (aprobar las asignaturas del curso, mejorar las relaciones con sus compañeros...). De esta forma, a través de la implantación inicial de metas sencillas y relativamente asequibles a corto plazo (por ejemplo, reducir las faltas de asistencia, pasar un tiempo establecido con sus compañeros...), conseguiremos que el alumno comience a cambiar esa dinámica negativa en que está inmerso, motivándole a seguir esforzándose. Posteriormente, una vez se vaya observando este cambio de actitud por parte del alumno, se irían ampliando las metas establecidas, y se le iría dando más responsabilidad al alumno para que sea él mismo quien se encargue de establecer por sí solo el orden de prioridad de los objetivos que quiere marcarse, y para que vaya adquiriendo la autonomía que necesita para desenvolverse en el día a día.

David Rivas Montero – 76028054-J

Caso práctico: desmotivación  
Caso práctico: desmotivación  

Resolución de actuación en un caso práctico de desmotivacón de un alumno de secundaria

Advertisement