Page 1


Esta obra está licenciada bajo la Licencia Creative Commons Atribución – No Comercial – Sin Obra Derivada 4.0 Internacional. Para ver una copia de esta licencia, visita http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/ Imagen de portada diseñada por Starline / Freepik


CIEN CUENTOS DE CIENCIA FICCIÓN QUE NO PIENSO ESCRIBIR DIEGO TELLIER


1 Un ingeniero del Conicet encuentra un libro de los aliens y construye inteligencia artificial con un Duna y un radiograbador hitachi. Se lo roban. En Warnes, un chaqueño insensible lo reprograma para remisear con un maniquí como falso piloto. El vehículo, al comprender su verdadera naturaleza, llora aceite y decide emprender una tremenda venganza de sangre y GNC.

2 En la pileta de un patio de Paternal se advierte algo parecido a un zumbido. Una mujer, en su curiosidad, se acerca, corre unas plantas y descubre un portal dimensional. Con temor, arroja una maceta. El vórtice la devora. Segundos más tarde, un enano amistoso y todo hecho de algo parecido a la clorofila emerge. La mina, desesperada, le tira raid sin saber que esa ha sido la peor decisión posible.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 5


3 De pronto, un algo en el agua altera a los petisos. Como pequeñas unidades de odio se desplazan en manada atacando todo lo que encuentran a su paso. En Caseros, un grupo de cinco mujeres llevan adelan­te una reunión de tuper sin saber que ellas serán la única esperanza de la humanidad.

4 Area 51. Un empleado mexicano de limpieza se descuida y deja abierta una jaula cuando le cambia los diarios a los grises. Se escapa uno, el más sanguinario. Con astucia galáctica logra llegar en barco a las costas argentinas donde decide llamarse Horacio y afiliarse al peronismo. Nadie en Bahía Blanca sospechó siquiera a quién estaba votando.

Diego Tellier / 6


5 Daniel es obeso y trabaja en Segba. Durante el almuerzo, en su voracidad, confunde un capaci­ tor con una aceituna y se lo come. Cuarenta años después, en Mar de Ajó, atraviesa un campo energético crea­do por los Anunnakis y se le activa una regenera­ción celular monumental. En tres días se convierte en un Godzilla eléctrico que ataca una rotisería. La NASA intentará dominarlo.

6 Una nave alienígena arroja desechos en el espacio. Miles de años después, en Casanova, Ramón deja el tereré en la mesa del patio. Un fragmento de aquellos desechos cae sobre la yerba. Ramón vuelve y succiona la bebida. Ya en la obra, sin tener control de sí mismo, fabrica un vehículo con un trompito hormigonero y alambre. Otro albañil asegura que Ramón habló un idioma incomprensible y se alejó volando.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 7


7 A la vera de un arroyo en Huanguelén un peón rural encuentra un pedazo de madera. Lo arroja al fuego sin saber que se trata de una reliquia de los templarios. Enceguecidos por el vino no son capaces de notar que el humo forma una figura humanoide que se mete dentro de un chorizo. Es Fabián quien tiene la desgracia de comer el chacinado poseído. La policía encontró cinco cuerpos. Fabián sigue desaparecido.

8 Un tipo toca un cable y se convierte en hombre lobo. No se da cuenta. Va al coto. La gente medio que se caga toda. Descubre su condición en el reflejo que le devuelve el acero inoxidable de la­sección­ fiambrería. Huye de la ciudad. Termina sus días como mascota de un equipo de básquet en Venado Tuerto.

Diego Tellier / 8


9 Un correntino vive atormentado por la idea de alcan­zar el adobo para pizza perfecto. Sin escrú­ pulos, consigue ingredientes en el mercado negro. Por accidente replica una milenaria combinación que los aliens habían compartido con los aztecas. Desilusionado, ignorando su hallazgo, descarta la mezcla por el inodoro. En el pozo ciego, una raza de bacterias se agrupa conformando el primer animal todo hecho de nada y mente.

10 Alguien sueña que lo llevan a una pirámide en México. Ahí, consciente, pero incapaz de abrir sus ojos, siente ruidos metálicos y voces en un idioma incomprensible. Se despierta horrorizado. Se dirige al baño. Se lava la cara. Se mira al espejo. Un grito desgarrador despierta a todo el edificio.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 9


11 Ruta 2. De madrugada. Una mina se baja la tanga y trata de mear en la banquina. El novio, en el auto, escucha bachata. Termina, se limpia, nota algo extraño. Al mirar entre las piernas advierte que una culebra metálica desaparece súbitamente dentro de su vagina. Cae de costado. Queda inmóvil por cinco segundos. El novio toca bocina. Ella se levanta. ­­Hay un vacío como antesala de la ira en la mirada. Sube al auto.

12 Se llamaba Tatiana y era evangelista. Un día, mientras colgaba la ropa, medio que se le aparece Jesús entre las plantas. Nadie en el pueblo lo creyó. Hablaron de delirio místico y bebida. Abandonada en su creencia se refugió en un bosque cercano. Allí, dicen, la piedra se hizo líquida y fue el primer vórtice que usaron los dioses para volver, sedientos de castigo.

Diego Tellier / 10


13 Un mecánico en Córdoba fabrica un avión usando un tractor y unas chapas de zinc. Intenta patentarlo. Encuentra dificultades. Una noche, al salir de una pizzería, la policía local lo detiene. Ya en la celda es abordado por funcionarios de la NASA que le hablan de la Flota Solar Warden y le explican que no tiene opción. Quince años después, Talleres de Córdoba evita el descenso porque un rayo que vino del cielo sacó una pelota al córner.

14 Un jueves de marzo, del 2018, como sincronizadas por algo, todas las plantas del mundo hablaron. Pronunciaron los mil nombres de Dios en todos los lenguajes y luego volvieron a lo inalterable y voluntario de su silencio.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 11


15 Alguien en la fábrica de gancia comete un error. Lo oculta. En Balvanera, el sindicato de taxistas festeja su aniversario. Las cien botellas contaminadas se consumen velozmente. Días más tarde, uno de esos taxistas escucha “Like a virgin” de Madonna en la radio y siente el deseo irrefrenable de ir al plane­ tario. Al llegar, deja el auto y camina hacia el edificio. Miles de automovilistas no comprenden la razón de esos cien taxis abandonados.

16 Un rastrojero arranca solo en Padua.

Diego Tellier / 12


17 Sobre la calle Campichuelo, ante la inocente mirada popular, un supermercado chino se ofrece desde su cartelera. Al entrar, casi llegando al sector fiambrería, hay una heladera que todos los días devora un cliente y tres segundos después lo devuelve, como si nada.

18 Soñar es un proceso de carga y descarga de información. Todo ser humano, al dormir, recibe los recuerdos de una vida completa y debe vivir un día entero con esas condiciones. Luego, al dormirse nuevamente, todos sus recuerdos son reemplazos por otros y la vida que acaba de entregar es instalada en el cerebro de alguien más. Todos somos todos sólo un día y nadie es nadie más de veinti­ cuatro horas. De eso se trata el verdadero complot de los jerarcas draconianos.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 13


19 Se descubre en Córdoba una misteriosa sustancia que, mezclada con moscato, facilita el acceso a ese otro 90% del cerebro que no usamos. A los cordobeses no les importa demasiado. Los chinos roban la fórmula y tratan de sacarla del país. El agente Gómez de la Policía Federal deberá impedirlo.

20 Un loco que vive en San Miguel descubre que jugar al fútbol es un comportamiento atávico de una vida alienígena anterior. Al parecer, en el planeta del que los humanos provenimos, el oxígeno es como una pelota que los ciudadanos se deben ir pasando para respirar. Desesperado, sale a la calle en pelotas y queda detenido. Lo derivan a un hospital psiquiátrico manejado por la CIA.

Diego Tellier / 14


21 Hay gente que, entre secretismos y penumbras, lo asegura. Como la hebra de un hilo muy fino y frágil aparece temeroso el relato. En una quinta, propiedad de SMATA, hay un doberman atado con una cadena de oro. Dicen que el perro tiene más de ochenta años y se trata de un cyborg que Hitler le regaló a Perón y contiene, en sus metálicas entrañas, los secretos que el Führer le arrebató a los sabios judíos.

22 Sin querer, un tipo le pega con un rayo láser a un pebete de mortadela y descubre el alimento que nunca se termina. Viaja a Formosa, alimenta al pueblo con el sándwich milagroso hasta que aparece el gobierno, le dice que es antihigiénico que todos muerdan el mismo pan y lo meten preso. El sánguche queda en poder de la CIA que se lo cambia por un motor a los aliens.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 15


23 Resulta que el coso ese que le ponen alrededor al almendrado no es almendra. Son pequeñas semillas que los aliens han puesto ahí para utilizarnos como mecanismo de distribución. Cuando sea el momento, esas semillas imposibles de digerir, habrán sido esparcidas por todo el planeta y estarán listas para germinar un exterminio inevitable.

24 En el Bingo de Ciudadela hay una máquina traga­ monedas que durante años tuvo colocado un ­cartel de no funciona. Una tarde, un jugador decide arrancar el cartel como parte de un ritual imbécil de camaradería masculina. Minutos más tarde, una señora de Ramos Mejía coloca una moneda en la máquina y acciona la palanca sin sospechar lo que está a punto de liberar.

Diego Tellier / 16


25 Es de noche y un camionero maneja por la ruta. Una niebla aparece sobre el camino. Se hace más y más densa hasta que resulta imposible distinguir el camino. Se detiene. Algo que no llega a comprender del todo lo atemoriza. Decide bajarse del camión. Camina. Escucha voces, de pronto la niebla se disi­pa. Frente a él, tres seres de algo parecido al agua le sonríen.

26 Un pariente de Drácula se muda a Carlos Paz y descubre que la sangre de travesti es mejor. Exta­ siado y sediento de lujuria enfrentará al poder hegemónico de la dirigencia vampírica. Acorralado en Río Cuarto se arroja al sol. Una gota de su sangre, rueda. Alcanza el curso del río. Su linaje, ahí, entre las aguas, esperará la sed de los incautos.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 17


27 Un santiagueño descubre que el tiempo no existe. Sorprendido, confunde tanta lucidez con los efectos tardíos de un vino patero regional y calla para no ser objeto de burla en el poblado. Mil quinientos años después, ese mismo santiagueño será la única esperanza de la humanidad contra el tiránico régimen de los evangelistas.

28 El guaraní es un regalo que la Pachamana les dio a los paraguayos para que puedan conversar con los ladrillos. ¿Por qué? Porque aquel ultraje que el europeo le hiciera no quedará impune. Y con la paciencia que sólo lo eterno puede ejercer, la Madre Tierra espera que sean ellos mismos, los hombres blancos, quienes confundan progreso con exterminio y sigan erigiendo sus propias tumbas de cemento.

Diego Tellier / 18


29 Todas las Stella Maris del mundo tienen un chip colocado detrás de la oreja que las hace infalibles a la hora de amasar. Es un chip de energía, nada físico, nada que el humano pueda detectar. Ellas sólo amasan masas perfectas sin saber cómo, ni para qué.

30 Un 17 de octubre del 2050 la tierra se estremece en temblores interiores. Toda la ciudad de Buenos Aires entra en pánico cuando la flor esa que está sobre Figueroa Alcorta comienza a vibrar y resulta ser el rodete de una Eva Perón robótica, metálica y gigantesca que emerge de su entierro y se dirige hacia la sede de la CGT.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 19


31 Una raza de alienígenas intraterrestres agujerea la corteza del planeta y sale justo debajo de la cancha de Racing. Allí, rápidos y certeros, le pinchan la planta del pie al primero que encuentran y huyen a su ciudad con el preciado ADN. Luego, en el 2034, muy cerca de la avenida Mitre, emergen miles de Rubén Paz formando un ejército cuya mayor virtud es una puntería infalible. El combate final con los reptiloides sucederá, inevitablemente, cerca del edificio Alas MOP.

32 Año 2040. Los putos todo lo gobiernan. Están prohibidos el fútbol, la heterosexualidad y tener concha. La humanidad corre peligro hasta que siete amigos que hicieron las inferiores en Platense deciden enfrentar al poder puto central.

Diego Tellier / 20


33 Un sonido metálico lo despierta. Se dirige al baño. Algo en el espejo lo reclama. Un grito ahogado le inflama la garganta. El espejo ya no devuelve sus facciones. Le muestra un alien gris, con las manos tapando la boca. Simultáneamente, en todas partes del mundo, los espejos han dejado de mentir para empezar a mostrarle a los humanos lo que siempre han sido.

34 De pronto el viento deja de soplar. Las corrientes marinas dejan de fluir. Ríos y arroyos quedan inmóviles. La tierra y el universo todo se detienen. Dos años más tarde, alguien nota que los ríos fluyen en sentido contrario. Los científicos aseguran que el universo retrocederá hasta volver a su origen.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 21


35 Una anciana reza en una vieja capilla. El ­­ calor de la tarde y el cansancio la adormecen. Un crujido de madera que se rompe la despierta. Algo la inquie­ta. El Cristo de la iglesia ha desaparecido. A los lejos, por la ventana, la vieja observa a ese Santo de madera que avanza hacia el poblado.

36 Un hacker descubre papeles que lo comprueban. Existen los médicos, el veneno y el comercio pero la enfermedad nunca existió. Los médicos, con sus venenos, versus la humanidad, con su sed de venganza. No habrá paz, ni tregua, ni piedad.

Diego Tellier / 22


37 Una nave alien estaciona en Ciudadela, bajan dos grises, entran al bingo y ganan en todas y cada una de las tragamonedas. Mientras tanto, en todos los bingos y casinos sucede lo mismo. Nadie sabe por qué pero algo en esas monedas los seduce y los re­clama. Mientras tanto, Fantino pesca sin saber que los aliens sólo aceptarán hablar con él.

38 Los Anunnaki utilizaron el sonido del rebobinado de todas las videocaseteras del mundo para crear una barrera que impedía el control reptiliano. Luego, al aparecer el dvd, debieron usar el sonido del módem dial up para sostener el escudo. Finalmente, la mafia del progreso eliminó el módem y permitió que los Draconianos comiencen su colonización definitiva.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 23


39 Nancy queda fascinada por el reiki. Ansiosa por conocer más se mete en facebook. Consigue un tutorial y lo realiza sin saber que se trata de un ri­­ tual­de invocación demoníaca. Decepcionada por los ­resultados decide ir a comprar facturas. Mientras tanto, en la soledad del patio, el perro rompe su ­collar y se aleja entre ladridos.

40 En Castelar, el horno de una pizzería emite frases en arameo cuando le ponen una de jamón y mo­­rro­­nes. El Vaticano, aterrado, envía su ejército de templa­ rios inmortales que también son invisibles e invencibles porque son humanos renacidos en Jerusalén. Gana el horno, sobre la hora, 1 a 0.

Diego Tellier / 24


41 Todas las pirámides del mundo levitan de pronto y desaparecen sin dejar rastro. Lo raro es que nadie pareciera recordarlas. El pasado se reescribe una vez más. Sin embargo, entre las montañas de Mendoza, en un lugar donde el magnetismo de la tierra hace imposible la actividad eléctrica, un sacerdote ciego atesora los diez mil rollos con la historia sin editar.

42 Todos los perros del mundo se apilan en el mismo punto del planeta. Una gran torre de babel canina se pierde entre las nubes. De pronto el cielo se cubre de nubes oscuras y por la torre de perros bajan ellos. Los verdaderos dueños del horror y del espanto.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 25


43 Científicos Noruegos descubren que el peronismo es un virus que se libera cuando el chorizo es colocado sobre la parrilla. Fascinados y llenos de buena voluntad intentan crear un virus que haga feliz a la gente. Sin conocer el origen satánico del peronismo esparcen por todo Escandinavia un virus que rápidamente muta y desata un bacanal de corrupción, decadencia y delito.

44 Un enano titila en Floresta.

Diego Tellier / 26


45 Una mujer hace empanadas en Salta. De pronto, a medio terminar el repulgue, se detiene. Atónita no alcanza a comprender. No hay manera de seguir, no sabe cómo, no puede, sus manos no responden. Ella, sin saberlo, ha descubierto que el repulgue de todas las empanadas tenía un límite. Un número finito. Un final. Todo comienza a agotarse y la vida, en tanto, se apaga sin prisa.

46 La electricidad es una excusa para que todas las casas del mundo estén llenas de enchufes. Por esos agujeros nos observan. Ellos, los verdaderos creadores. Los padres fundadores. Los que con gases que libe­ ran a través de los enchufes, controlan celosamente nuestros destinos.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 27


47 Las cucarachas no son insectos, son el vehículo que usa una raza de seres inteligentes que viven en la tierra desde mucho antes que el ser humano. Seres hechos de energía que carecen de cuerpo y de individualidad. Pequeñas células que forman parte del todo general. Son ellos, esos mismos seres, quienes le inocularon el lenguaje a los monos para convertirlos en humanos y usarlos para su propio beneficio.

48 Una raza de vampiros uruguayos que toman sangre con bombilla pone en jaque a Sudamérica. Los gobiernos destruidos y diezmados le pedirán ayuda, como tantas otras veces, al narco. Pero está vez será la última.

Diego Tellier / 28


49 Año 5400. Bill Gates se clonó trescientas veces a sí mismo para gobernar a todos los países. Los seres humanos son esferas lampiñas que accionan pantallas a través de hormonas y movimientos oculares. Todo es sensorial. Toda vivencia es un líquido que se atomiza en cada cubículo. De pronto, todo este equilibrio peligra. Una facción rebelde viaja al pa­sado y va sembrando restos fósiles para que nuestros antepasados admitan nuevos dioses y la ciencia sea devorada por el misticismo.

50 El color azul deja de existir de pronto.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 29


51 Francisco es albino. Sufre una convulsión, cae al piso y al despertar sólo es capaz de pronunciar la palabra: cenáculo. Los médicos, desorientados, no pueden explicar el fenómeno. Más tarde, otro albino también sufre convulsiones. Al despertar sólo es capaz de pronunciar “abril”. Muy pronto, todos los albinos del mundo sólo pueden pronunciar una palabra. El desafío será ordenar el mensaje antes de que sea demasiado tarde.

52 Después de años de experimentos con animales un laboratorio Colombiano lanza al mercado una pastilla que provoca la misma sensación que tocar una teta a los quince años. Muy rápidamente la humanidad queda reducida a una horda de zombies subnormales que arrasarán con todo para conseguir esa píldora exquisita.

Diego Tellier / 30


53 Lo primero que la humanidad no pudo recordar fue el olor a tierra mojada. Así comenzó la gran pérdida general de la memoria que dio paso a la invasión definitiva de los demonios que emergieron de las montañas. Sólo los vendedores de garrapiñada parecen ser inmunes a los ataques. Algo, quizás en el cobre, los protege.

54 La NASA logra desviar un asteroide que iba a impactar sobre Nueva York. La humanidad festeja sin sospechar que los arquitectos ancestrales nos habían enviado esa roca para salvarnos de la tiranía reptiloide que nos gobierna usando enzimas distri­ buidas en el agua potable y lo alimentos modificados por las empresas químicas.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 31


55 Jesús se va de camping. Luego del asado un algo le molesta entre los dientes. Casualmente, descubre a su lado, una astilla de madera. La usa como escarbadientes. Se pincha la encía. Lo que Jesús no sabe es que esa astilla era un fragmento de la cruz que cargó Cristo y que haberse pinchado lo ha convertido en el nuevo mesías.

56 Alberto compra un termo. Lo usa durante meses hasta que un día nota la etiqueta con ideogramas chinos que nunca despegó. Toma un lápiz y recorre por encima cada uno de esos garabatos indescifrables. Al colocar el punto final un relámpago cae sobre su cabeza. En su agonía observa como un kraken emerge de la tierra fracturada.

Diego Tellier / 32


57 La soja transgénica evoluciona y una vez ingerida logra modificar el ADN del huésped logrando así el primer híbrido animal/vegetal. En menos de veinticuatro horas toda la población mundial se ha convertido en zombies que comen tierra, trepan por los muros como la hiedra y usan a los humanos para alimentar a sus retoños.

58 Un taxista alienígena agarra mal la rotonda celestial de la galaxia y sale a la vía láctea. Medio desorientado confunde Marte con una estación de servicio y lo detecta la NASA. Sin mucho margen de acción esconde la nave en Mar de Ajó y se convierte en intendente. Lo encuentran por una especie de lojack que tiene la nave y hacen encallar tres ballenas para despistar a la población mientras lo capturan en los médanos.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 33


59 Se descubre que la plasticola es en realidad un alien que tiene mucha fuerza y se agarra de las cosas para que la gente piense que es un pegamento pero no. Es un ser vivo que puede estar húmedo o seco, de acuerdo a lo que se proponga. Los gobiernos culpan a los científicos y los científicos a los gobiernos hasta que el pentágono comienza a girar y se aleja volando.

60 Descubren que adentro de la soda vive gente. Humanos, sí, pero de pequeñísimo tamaño. Una vez ingeridos atraviesan el sistema digestivo, son eliminados, nadan por las cloacas y alcanzan finalmente la libertad. Lo que nadie sabe es por qué están ahí, en la soda, ni quién los pone, o cómo.

Diego Tellier / 34


61 En un futuro no muy lejano el nivel del crimen es tan alto que los gobiernos, desalmados y corruptos, le cobran a la gente por el tiempo que pasan en la calle. Docilizados por los alimentos modificados genéticamente, los ciudadanos son autómatas que nunca se revelan. Sin embargo, en Ciudadela, bajo la fachada de una pa­­rrilla al paso, la resistencia se alimenta de embutidos caseros mientras espera su oportunidad.

62 En un edificio de la calle Chiclana viven sólo hombres solteros, morochos, de 1,68 de estatura y todos se llaman Ramón. Dicen los vecinos que todos los días, a las once en punto, se escucha un pesado portón abrir y cerrarse. Luego sobreviene el silencio, como si el edificio quedara totalmente desierto por las noches.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 35


63 Gente sola, gente sin familiares cercanos o amigos. Gente que tuvo una vida donde todo pareciera estar diseñado para arrastrarlos hacia la soledad. Gente que un día se queda dormida en el interno 44 de la línea 92 y desaparece para siempre.

64 Todos los cerrajeros del mundo no saben que esa máquina que usan para fabricar llaves guarda todas y cada una de las copias que han sido fabricadas y las envía a un centro secreto ubicado debajo de la popular de Ferro. Allí, en pleno corazón de caba­ llito, una raza de algo que no es humano, aprovecha la noche para ingresar en la casa de los incautos ­ciudadanos. No roban, ni hacen nada. Sólo observan a la gente dormir, y se retiran.

Diego Tellier / 36


65 Todos los taxistas que trabajan de noche son vampiros. Pero no son vampiros de sangre. Los verdaderos vampiros se nutren con la energía de los seres humanos. Lo curioso es que después de años de alimentación descubrieron que, cuando la gente se indigna, la energía se libera más rápido facili­ tando la absorción. Por eso, el vampiro, astuto en su ­accionar, suele contar mentiras o no lavarse el culo para provocar la indignación del pasajero.

66 Como un olor a azufre todo lo invade. Una ráfaga. Algo repentino, Para muchos imperceptible. Sin embargo, al disiparse, todas las mujeres se parecen a Dolina. Caos, desesperación y locura. Las tasas de natalidad se derrumban. La supervivencia de la humanidad peligra.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 37


67 Los científicos nazis refugiados en Argentina pagaron su cobijo con oro y tecnología. Fue así que Perón recibió una extraña máquina de fotos y precisas instrucciones. Consciente de su valor, guardó celosamente el aparato y nunca más nadie volvió a verlo. Testigos afirman que en casa de gobierno hay lo que pareciera ser una fotografía de un Perón muy serio que, por las noches, sonríe y se aleja ­caminando dejando el cuadro vacío.

68 Desaparece Japón. Sin aviso, sin cataclismos ni­tragedias. Ni se elevó, ni fue devorado por los mares. Tan sólo dejó de estar ahí, donde estuviera. Conmo­ ción y misticismo todo lo invaden. De pronto, un telescopio espacial capta una imagen que nadie estaba preparado para ver.

Diego Tellier / 38


69 Los científicos del mundo se agitan por la cada vez más frecuente aparición de señales en los campos. Esgrimen complejas teorías sobre el significado de esos trazados que aparecen en los maizales. Millones de dólares gastados para encontrar una respuesta. Lo que ellos no saben es que los hijos de los aliens bajan a dibujar ahí, porque no les dejan escribir las paredes de la nave.

70 Piriápolis en abril. Frío y soledad. Luis, recién divorciado, camina por la playa como buscando un viento que le limpie la tristeza. De pronto un reflejo luminoso lo sorprende. Curioso en su acercamiento descubre lo que pareciera ser una canilla detrás de una piedra. Temeroso decide abrirla. Demora unos segundos en comprender que ha viajado en el tiempo.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 39


71 En un laboratorio secreto ubicado en Las Toninas un científico chaqueño comprueba que los nombres de las personas son en realidad mantras ancestrales que, a fuerza de repetición, codifican la persona­ lidad. Desesperado se sube al Duna, carga gnc y pone rumbo a la capital para comunicar el hallazgo. Cuatro días más tarde, ese mismo Duna aparece abandonado en Mendoza.

72 2 am. Una vaca de se aleja de su grupo. Se detiene, observa al cielo y parpadea. No es un parpadeo común. Pareciera ser un movimiento regido por algún tipo de patrón. Aparece una nave. Un haz de luz ilumina a la vaca. La eleva de a poco hasta que la succiona del todo. Una vez dentro la vaca muta en un alien gris que se sienta y comienza a operar los controles de la nave.

Diego Tellier / 40


73 Adentro de un rambler oxidado vive Coco. Las mi­­ serables viejas del barrio llaman a la policía para que retiren al linyera. Ya en un hospicio, al bañarlo, le descubren mil quinientos chips debajo de su piel. Sin cicatrices, parecieran estar ahí desde siempre. Coco no habla. No explica nada. Sólo observa. Coco destruye el hospicio con rayos invisibles que brotan de su cuerpo. Vuelve al rambler y el auto se desplaza sin que nada lo haya puesto en marcha.

74 Surgen de pronto. Aparecen como reptando por debajo de las polleras de las bolivianas. Son seres de barro y paja. Sin forma humana. Pequeños montículos que avanzan eliminando todo a su paso. Como si un algo en ellos, el tocar las cosas, las disol­ vieran. Dejando detrás, una estela de pasto verde y rozagante.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 41


75 El planeta entero es un páramo salvaje. Allí donde uno se dirige hay soledad y silencio. Un mundo sin nada. Vacío. Lleno de cosas que alguna vez fueron algo. Sólo en San Justo hay esperanza. Debajo de las chapas, entre girones de plástico, una raza de locos con remeras de Almafuerte aún resiste.

76 Se desarrolla en Santiago del Estero una tecnología que permite viajar a universos paralelos. Un soldado realiza el primer viaje exitoso y llega a un mundo muy parecido al nuestro donde no existe el trabajo, ni el dinero, ni los Locomia. Decide quedarse. Años más tarde la culpa lo carcome y extraña el locro. Decide volver. Al hacerlo, Argentina es gobernada por los chinos y deberá apelar a sus conocimientos de brujería para derrocar a los asiáticos.

Diego Tellier / 42


77 Se inventa un espray que permite colorear los gases para poder identificar a los que se tiran pedos en el transporte público y cobrarles multa. Con el dine­ro recaudado se construye una nave intergaláctica. En su primer viaje rompe el embrague en Marte. Los pleyadianos lo toman como un acto de guerra y mandan a tres petisos parecidos a depredador que tratarán de conquistar Florencia Varela.

78 La gripe y otros nueve virus logran aprender el idio­ma humano. Explican que los medicamentos no sirven para nada y que ellos simplemente se van pasando de humano en humano para evadir a la policía intergaláctica porque tienen una deuda de algo parecido al ABL. La gente indignada vota a Altamira.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 43


79 Nadie puede precisar cómo ni cuándo se originó el lenguaje. Sucedió de pronto, sin dejar rastro, de un momento a otro. Como si toda la vida del planeta, desde sus orígenes, hubiese estado diseñada para eso. Para evolucionar desde la soledad de una célula hasta el complejo cerebro de un mono que fuera capaz de darle vida a la palabra. Porque el lenguaje es eso, un algo vivo, que vino de otro lado, a usar todo esto de soporte.

80 Los evangelistas brasileros todo lo conquistan y decretan que hay que tener rulos y que está prohibido terminar la primaria. La gente celebra enloquecida las medidas. Nunca antes la humanidad fue tan feliz. Sin embargo, en un viejo local sobre la calle Larrea, un grupo de doce judíos practican un viejo ritual para que Domingo Faustino Sarmiento reencarne en el cuerpo de Norman Erlich.

Diego Tellier / 44


81 Mandan a un alien chiquito de aspecto casi humano para salvar a la humanidad. La nave cae en Morón. El alien se anota en el colegio pero los compañeros le hacen bullying porque es cabezón y medio pelado. El alien se deprime un montón y empieza a fumar pasta base. Deja el colegio, se junta con una piba y se olvida de salvar a la humanidad. Ya ancia­no, confiesa todo y tira un rayo verde que le pega al Chaqueño Palavecino y lo convierte en Beethoven.

82 Los últimos tres peronistas huyen desesperados por la llanura pampeana. Llevan en una carretilla, tapados con hielo y diario, a los últimos cuatro chorizos que existen en el mundo. Una ráfaga cobarde de metralla los derriba. La carretilla cae de costado. Un general yankee se acerca, levanta el diario y los chorizos se convierten en mariposas que se alejan volando.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 45


83 Argentina. Año 2222. Está prohibido pensar y tener agua potable. El peronismo se ha convertido en una religión y quién no le reza a Perón, Evita y Cafiero es fusilado. Entre la turba aterida de miedo circula una profecía. Nacerá en Chascomús un niño llamado Raúl que tendrá el poder de hacer ­terminar el secundario con la mente.

84 Una paraguaya consigue trabajo como empleada doméstica. Al limpiar la cocina encuentra una pava manchada. La frota con un trapo. De la pava sale un gordo con el torso desnudo y short de fútbol. La mina flashea que es un genio, pero no. Es un demonio medio picarón que la corre por un pasillo, la alcanza y la fecunda. Nueve meses más tarde nacerá el anticristo.

Diego Tellier / 46


85 Vencidos, diezmados y acorralados en la Tierra los Pleyadianos condensaron todo su conocimiento y lo inocularon en el hipotálamo de los monos. En ese frenético culear de los homínidos, como un código morse complejo y desesperado, se esconde todo lo que la humanidad necesitará para vencer a los ejércitos Draconianos.

86 Un zumbido metálico pareciera sonar en todos lados al mismo tiempo. La gente, molesta, apenas advierte que todos los tatuajes que se han hecho cobran vida y, durante la noche, avanzan por la piel hasta perderse dentro de su cabeza. Sólo veinti­ cuatro horas después la invasión resultó demasiado sencilla.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 47


87 Callejón en Padua. Un travesti mira hacia ambos lados y se mete los dedos en la garganta. Hace arcadas. Pareciera que va a vomitar, algo asoma por su boca. De pronto todo su cuerpo pasa de un lado a otro a otro de la boca, como si fuera reversible. Un hombre de traje se levanta, se acomoda y se aleja.

88 Hace catorce millones de años un alien todo de luz y cristales paró en el planeta tierra a estirar sus quince extremidades. Cuando se iba, por tratar de prenderse un pucho, le pegó a una montaña. Bajó a ver qué onda y se cortó un dedo tratando de poner derecha la patente. Una gota del gas licuado que lleva por sangre cayó en un charco y ahí, surgió la vida en nuestro planeta.

Diego Tellier / 48


89 Encuentran un petroglifo sumerio de ocho mil años de antigüedad que explica perfectamente el funcio­ namiento de internet, la llegada del hombre a la luna y la rotura del tendón de aquiles del Beto Márcico. La ciencia, como de costumbre, aduce fraude. Cae la bolsa y le inventan un romance al presidente de Bolivia para desviar la atención.

90 No vienen por el agua ni para hacer experimentos. Tampoco son extraterrestres. Los aliens y las naves que vemos son en realidad humanos que vienen del futuro a pasar sus vacaciones al pasado. Siete días y seis noches en el antiguo Egipto o una escapada al día que se hundió el Titanic, son algunos de los destinos más elegidos. Pero, a veces, una nave pincha una goma de energía o alguien tira una botella por la ventana y comienzan los problemas.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 49


91 Se descubre que Messi tiene una computadora por cerebro y que lo maneja un alien muy chiquito desde la nariz. La Fifa le saca todos los campeonatos al Barcelona y los aliens enojados arman una liga intergaláctica con un Grondona zombi y el hijo de Pelé que tomaba merca. Maradona los denuncia, lo quieren matar pero no pueden y el mundo se embarca en una cuarta guerra mundial.

92 Allí, cubierta de arena y sedimento estaba esa figura con forma humana. Los tripulantes del submarino creyeron que era una estatua de algún naufragio antiguo. Un grito agudo estremeció el habitáculo cuando la figura abrió los ojos y, después de hacerle así con la manito como hace la mona Jiménez, se disolvió en millones de pequeños fragmentos.

Diego Tellier / 50


93 Cierta raza reptil que gobierna la tierra tiene la capacidad de poner recuerdos en los alimentos. Alcanza con agregar un recuerdo en la gaseosa para mol­ dear a voluntad la historia universal. No hay chance de rebelión. El control es total hasta que un reptil despechado por un ascenso negado pone la verdad en la Mirinda.

94 Un tipo compra un cachorro de weimaraner en Ciudadela. El perro crece hasta que un día de luna llena se convierte en un hombre lobo lo cual confunde a la familia. El hombre lobo les explica que se llama Javier y que para evitar quilombo ahora prefieren ser perros. La familia finge que lo entiende pero lo abandonan camino a Mar del Plata. Javier se reunirá con los suyos y no descansará hasta vengar a su raza.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 51


95 Un remisero se cuelga del cable. Pronto comienza a ver imágenes extrañas en la tv. Asustado llama a las autoridades. Demoran quince días para establecer un idioma común y descubrir que son terrícolas del futuro que piden la receta de la fugazzetta. El intendente les pide guita pero los del futuro se calientan y dan inicio a la primera guerra del futuro versus el pasado en la historia de la galaxia.

96 Todos los archivos zip del mundo se abren solos y al mismo tiempo. Información oculta viaja a través de internet y se acumula en el servidor del Partido Obrero. El artefacto se recalienta. Pronto todo el edificio se derrumba. Terror, gritos y sirenas. Al disiparse la nube de polvo un Lenin todo hecho de luz y datos emerge y arroja rayos que convierten a la gente en zombies con la cara de Néstor Pitrola.

Diego Tellier / 52


97 Un científico chaqueño descubre que el surco que dejan los rengos se rige por un patrón definido. Lo analiza, lo decodifica y descubre que los rengos predicen el pasado. No el pasado real inmediato que todos recordamos, predicen el pasado que los hombres del futuro recordarán de nuestro tiempo. Desesperado, baila una cumbia imaginaria para festejar. Tropieza, se golpea la cabeza y se olvida de todo por completo.

98 Bajan unos aliens en Mar de Ajó y se quedan quince días. Les toca un fin de semana de lluvia, se abu­ rren y empiezan a modificar genéticamente a los animales que encuentran. Ya medio zarpados de vermú, le agregan ADN de reptil a un almacenero. Al comerciante se le regenera una rodilla que tenía jodida, experimenta habilidades únicas y, a pesar de tener sesenta y dos años, ficha para el Milan.

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir / 53


99 Descubren que la electricidad es como la tela de araña de un alien que vive en Bariloche y se llama Julito. Resulta casi incomprensible para la mente humana toda la información que Julito recibe por esos hilos eléctricos que alimentan al mundo. La NASA y la CIA finalmente descubren su paradero y buscan la manera de apresarlo. Julito deberá elegir entre abandonar a los humanos o enfrentarse al sionismo reptiliano.

100 Alguien escribe en un cuaderno de tapas violetas cosas que suceden luego. Un día escribe que alguien escribe sobre alguien que escribe en un cuaderno de tapas violetas cosas que suceden luego.

Diego Tellier / 54


Para contactar al autor: Facebook /SoyDiegoTellier Mail SoyDiegoTellier@gmail.com

Cien cuentos de ciencia ficciรณn que no pienso escribir / 55


Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir  

Escribí estas cien historias como si algo, o alguien, me vigilara. Con urgencia, cuentos cortísimos se suceden. ¿Son cuentos? ¿Son ideas? ¿Q...

Cien cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir  

Escribí estas cien historias como si algo, o alguien, me vigilara. Con urgencia, cuentos cortísimos se suceden. ¿Son cuentos? ¿Son ideas? ¿Q...

Advertisement