Page 1

1


Magazine

Sonymage

Editor Jose Montaño Equipo de redacción Mayte Muro Íñigo Gómez de Segura Juan Manuel Jiménez César García Correctores José Antonio Higueras Juan Sevilla Selección de contenidos Jaime de Prado José Ángel Sáez-Díez José Amoedo Daniel Alonso José Ángel Niño Antonio José Muro Gorka Zárate Patxi Pérez Publicación Mayo-Agosto de 2016 Año VIII - Nº 29 Contactar magazine@sonymage.es — www.sonymage.es

2


Editorial Hace unos días tuve oportunidad de reunirme con un grupo de aficionados a la fotografía en una comida informal. Exceptuando a un par de compañeros que ya conocía de otros encuentros, el resto eran para mi “desconocidos”, personas de las que no sabía nada, salvo la certeza de compartir nuestra pasión por la fotografía; y no obstante, resulta curioso constatar cómo desde el minuto cero, se genera empatía, sinergias positivas derivadas de la puesta en común de los aspectos que nos unen, en nuestro caso, el fascinante mundo de la fotografía. Y es que el diálogo distendido, de amplio espectro y actitud positiva, es como la “Fe”, capaz de mover montañas. El don de la palabra y el razonamiento, potestad de nuestra especie, son el vehículo idóneo para la concordia y el mejor de los entendimientos, para la creación de vínculos que perduran en el espacio y en el tiempo; en definitiva, el lenguaje universal que debería ser común a nuestro “democrático” mundo. Pero no…, tras la enriquecedora vivencia personal una regresa a la realidad cotidiana y sin ir más lejos, repara en nuestro panorama político para verificar, que la experiencia individual no parece ser útil cuando los interlocutores pertenecen al “gran teatro del mundo”, que es la política. Y es que no existe mayor ciego que el que “no quiere ver”, ni mayor sordo que quien “no quiere oír”; cuando “El Poder” hace acto de presencia en la escena, cualquier voluntad de entendimiento se marchita ante la supremacía de los intereses particulares. Si yo, desde mi humilde condición humana, soy capaz de dialogar y llegar al entendimiento con mis congéneres por encima de los individualismos, ¿por qué nuestros representantes políticos, democráticamente elegidos, no son capaces ni tan siquiera de intentarlo?... Cierto es que somos diferentes, cada uno de nuestro padre y nuestra madre, pero la diversidad no es excusa, es el motor de un diálogo productivo. Y no, no creo en barreras ideológicas insalvables, creo en las carreras de obstáculos donde, siempre al final, hay una certera meta; y no, tampoco hay temas escabrosos de dudosa resolución, hay cuestiones importantes sobre las que focalizar un debate abierto a la comprensión. Sinceramente, como ciudadana de este país, me resulta lamentable asistir a nuestro presente político, tan carente de voluntad de diálogo, con tanto afán de protagonismo y desmedidas ansias de poder. La democracia es, sin duda, el régimen político que tiene mayor vocación por el diálogo, pero si quienes nos representan huyen del entendimiento mutuo, hacen un flaco favor al espíritu democrático. ¿Acaso han olvidado sus señorías la vocación de servicio a la ciudadanía que representan?... A veces, una comida informal entre “desconocidos” se manifiesta reveladora; sólo hace falta un hilo conductor en común, llámese fotografía o el interés general de la comunidad, para gestar el ambiente adecuado que propicia el diálogo y desemboca en armónico entendimiento. …………… Y hablando de entendimiento armónico, por analogía, armonía visual es lo que os aguarda en esta nueva edición de nuestro Magazine. Mayte Muro 3


CONTENIDO ENTREVISTA José Benito Ruiz

7

REPORTAJES

6

24

26 Técnica fotográfica: “SETAS Y LUZ”. 64 Auschwitz “In Memorian”. ARTE FOTOGRAFÍA 84 Fotografías destacadas “SYM” 110 Fotografía del mes 116 Naturaleza 124 Paisaje 140 Paisaje urbano 146 Social-Deportivas-Espectáculos 158 Retrato 170 Macro 186 Diversas

ARTE LITERATURA: Algo más que palabras

200 Series fotográficas 218 Taxonomía 232 Galería recomendada 272 Actividades Sonymage

“LAURA”

4

ARTE


NUMEROS ANTERIORES

96

PORTADA

LA BIBLIOTECA

EL RINCÓN DEL USUARIO

168 MÚSICA: Música eres tú.

ARTE CINE: Vídeo Club.

266

262

“NINA SIMONE”

46

“EL CASO FISCHER”

Estamos escuchando TIME to Meet Pianochocolate 5


entrevista

José Benito Ruiz “Espíritu comprometido” por Mayte Muro

6


7


JOSÉ

BENITO

P

RUIZ

ara quienes somos aficionados a la fotografía, José Benito Ruiz no necesita presentación, ya que en mayor o menor medida, hemos disfrutado con su trabajo fotográfico, asistido a sus clases magistrales, leído su obra escrita o acudido a su extraordinario proyecto formativo “Un año de fotografía”, con la intención de aprender o avanzar en nuestros conocimientos. Para los profanos en la materia, podemos destacar que nos encontramos ante un prestigioso fotógrafo alicantino internacionalmente reconocido, amante de la naturaleza en todas sus formas de expresión y comprometido con el medio ambiente, de formación autodidacta, trabajador incansable, hábil comunicador y apasionado; pasión que sabe transmitir por igual en sus imágenes, libros y talleres. Los numerosos premios y reconocimientos que le avalan y su amplio bagaje profesional no han influido, sin embargo, en la personalidad de un artista que siempre se percibe cercano, amable y tremendamente humano. Muchas gracias, José Benito, por estos preciados minutos de tu tiempo que hoy dedicas a Sonymage. Es difícil entrevistarte sin caer en la reiteración de preguntas que seguramente te han hecho en multitud de ocasiones, pero vamos a intentarlo.

8


9


10

josĂŠ benito ruiz


11


Los primeros años de vida son cruciales porque es el periodo en que se sientan las bases de todo el desarrollo posterior del individuo. En tu caso, ¿qué factores determinan tu amor por la naturaleza a una edad tan temprana? No estoy muy seguro, pues en mi familia no hay nadie dedicado a la fotografía o a la Naturaleza. Desde muy temprana edad me sentía fascinado por los animales y tenía muchos libros y coleccionables. Recuerdo pasear con mi abuelo por el campo buscando pequeños animales que nos salían al paso, como saltamontes y mantis religiosas. A los 12 años ya encaminé mi pasión por la naturaleza y dedicaba mucho tiempo a su estudio, gracias también a mi primera cámara, una Werlissa Color. También fuiste precoz con tu inicio en la fotografía. Cuando a tus 22 años comienzas a comercializar tus imágenes a nivel nacional, ¿eres consciente del poder divulgativo de la fotografía en aras de la conservación de la naturaleza o es algo que vas descubriendo en el tiempo? Efectivamente, en esta profesión puede ser importante empezar pronto para disponer de un buen banco de imágenes que pueda interesar a agencias y editoriales. Descubrir el poder de la imagen ha ido de la mano del descubrimiento del arte clásico y sus lecciones maestras, es un proceso que, en mi caso, ha durado muchos años, pero que me ha hecho plenamente consciente del impacto y el significado que puede tener una imagen memorable o trascendente. Como curiosidad, ¿qué especie animal te ha resultado más difícil fotografiar? Y ¿tienes en este sentido alguna asignatura pendiente? Asignaturas pendientes, muchas, hay muchas especies que debiera volver a fotografiar, comportamientos poco vistos, paisajes con luces especiales, es una temática que nunca se acaba. Con respecto a otras disciplinas de la fotografía, igualmente pienso que hay muchas fotos emocionantes por hacer, que estén cargadas de sentimientos y mensajes para el público. Con respecto a las especies difíciles, todas y ninguna, me explico, a veces te empeñas en hacer fotos de una especie y por más que lo intentas no hay forma. Unas semanas después te llama un amigo y te dice que vayas, que está trabajando un ejemplar muy confiado. En la Naturaleza uno hace las fotos cuando es el momento oportuno, de otra forma puedes desperdiciar muchos esfuerzos y tiempo. Centrándonos ahora en la fotografía y tu faceta pedagógica, ¿qué importancia tiene la narrativa visual (composición) de una imagen con respecto a otros parámetros técnicos como la luz, enfoque, etc.? En mi opinión el impacto visual de una imagen depende en gran medida del mensaje y el momento, de lo irrepetible y especial que pueda ser, pero todo ello sin la estética adecuada no resultaría igual de impactante. Para mí la técnica es una asignatura que se da por sabida en un fotógrafo, algo que debe manejar tan bien como el conocimiento de las cualidades o el comportamiento de la luz, un cimiento que le permitirá afrontar cualquier reto fotográfico. Cuando una imagen nos emociona no pensamos en la técnica, nos pasa desapercibida aunque sea la base de la obra, sin embargo, nos puede fascinar la composición, el nivel de expresión empleado o la inteligencia al utilizar una figura de la narrativa visual.

“Cuando una imagen nos emociona no pensamos en la técnica, nos pasa desapercibida aunque sea la base de la obra” 12


13


En tu opinión, a la hora de procesar una imagen con los software de edición, ¿dónde está el límite de lo “fotográficamente” admisible?, ¿sería lícito traspasar ese límite argumentando creatividad? Por supuesto que sí, cada autor es libre de hacer con sus imágenes lo que quiera. Mi elección, fundamentada sobre todo en la dedicación de muchas de mis imágenes a la conservación de la naturaleza en campañas de WWF o Greenpeace, se basa en el purismo sobre la técnica, en hacer la fotografía con medios fotográficos y no informáticos. Es “mi ética” y para nada quiero imponerla a nadie o pienso que sea una forma correcta de hacer las cosas, pues hay infinitas formas. En mi fotografía no permito nada que se salga de lo que hacía con una diapositiva, es un proceso en el que no se retoca nada una vez que se cierra el obturador de la cámara. Si en el futuro hiciera algún retoque a mis imágenes, informaría de ello junto a la imagen, con el fin de mostrar respeto al espectador e informarle del proceso que dio lugar a la imagen. Como juez especialista he tenido que valorar imágenes con un elevado trabajo de retoque, aquí valoro el impacto visual de la imagen y si el retoque añade o resta puntos a la obra según haya sido realizado.

14


josĂŠ benito ruiz

15


16

josĂŠ benito ruiz


17


Partiendo de la base de que una buena fotografía es arte, ¿puede el aprendizaje fotográfico por sí mismo “hacer” al artista o resulta imprescindible una sensibilidad innata? En mi opinión el arte se estudia y se acaba comprendiendo. He conocido muchos casos, es el mío también, en el que el fotógrafo parte de un conocimiento muy limitado del arte clásico y desde su estudio empieza a construir su forma de entender la fotografía. Nunca he creído en la predeterminación, de forma que el fotógrafo no nace, “se hace”. En 2011 se pone en marcha tu proyecto formativo “Un año de fotografía”, ¿pensaste en aquel momento que pudiera llegar a tener tantos millones de descargas?, ¿estamos ante un programa atemporal? Fue un proyecto muy bonito de hacer, en el que hablamos con muchas asociaciones y fotógrafos, que tenía un amplio foro llamado “Unidos por la fotografía”. Al ser el primero en su género, el primer proyecto formativo online con streaming, completo y gratuito, sabíamos que la acogida por parte del sector iba a ser grande y participativa. Durante su emisión se solían caer las líneas de streaming por más que las iban ampliando. Sí, pensé que estábamos haciendo algo perdurable, una formación de base lo más completa posible, incluso durante la redacción del proyecto para Caja Mediterráneo lo sabíamos, tanto el gestor Octavio Vicent, como el equipo. Ahora ha sido visto por millones de personas desde los rincones más lejanos del mundo. Desde españoles que viven en Spitzbergen a fotógrafos de toda Latinoamérica. “Un año de fotografía” fue un proyecto que nos permitió aprender mucho y compartirlo. Tu obra escrita es magnífica, a nadie deja indiferente, pero tu último libro “Fotografía de Autor – Análisis y evaluación de la imagen”, obra que cierra la trilogía, resulta sorprendente; el lector percibe la sensación de una espiritualidad profunda. ¿Qué provoca esta narrativa intimista?, ¿sería acertado catalogarlo como “filosofía fotográfica”? Vaya, pues no lo sé, el libro tiene varias partes, formación como jurado, que es una parte muy novedosa, análisis de la imagen, donde aprendemos a comentar la obra propia o ajena, y un amplio apartado sobre el autor y su obra, donde me permito mirar atrás y contar mis propias experiencias en el sector. Me han dicho quienes han hecho un estudio y crítica del libro que es muy personal y, sí, espiritual. Yo no diría que es “filosofía fotográfica”, creo que, en la necesidad de que el contenido de la obra fuera de utilidad, puse como ejemplo mi propia forma de afrontar los retos y las dificultades. Es posible que crea que el fotógrafo, o al menos el de naturaleza, deba ser ejemplar y que su vida y su obra puedan inspirar a los jóvenes fotógrafos que serán el futuro de nuestra actividad.

18


josĂŠ benito ruiz

19


Para ser jurado en un prestigioso concurso fotográfico no vale cualquier fotógrafo, tú lo has sido en numerosas ocasiones y nos preguntamos, ¿qué aptitudes y actitudes son necesarias para juzgar una imagen y hacerlo con imparcialidad? Siempre dije que estar en manos de un jurado no es “seguro”, jajajaja. Creo que ser jurado es una grandísima responsabilidad que se ejerce en diversas facetas. Antes ya de mi primera experiencia internacional, me he ido preparando con el fin de buscar objetividad y ser capaz de buscar la imagen más impactante y completa de cada certamen, de poder evaluarlas con cierto criterio. Dentro de la subjetividad inherente a ejercer como jurado, me he esforzado en adquirir una cultura visual lo más completa posible. Me ha servido haber estado en el otro lado, concursando, cuando lo hacía, y asistiendo a los fallos de los jurados. Especialmente me ha servido la experiencia adquirida en las calificaciones de FEPFI, la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen de mano de sus jueces y compañeros. - Debe ser complicado planificar tu agenda, sacar tiempo para las múltiples actividades que conforman tu día a día, ¿existe una hoja de ruta?, y a su vez, de entre ellas, ¿cuál te reporta mayores satisfacciones y por qué? La verdad es que improviso mucho. Trato de organizarme mediante la agenda y acabo apagando el último fuego que surge. No es algo a lo que dé mucha importancia y de improvisar salen también grandes resultados. Con la edad me vuelvo más desorganizado y tengo que prever que mi capacidad de trabajo mengua y mi necesidad de tiempo de descanso aumenta. La atención a asociaciones es una prioridad en mi tiempo, tanto consultas como formación o lo que puedan requerir de mí. Recientemente publicamos en la web de AEFONA (Asociación Española de Fotógrafos de la Naturaleza) una guía para el asociacionismo, una serie de consejos para miembros de la junta, socios e interesados en las asociaciones en general.

20


“Nunca he creído en la predeterminación, de forma que el fotógrafo no nace, “se hace”.

21


22

josĂŠ benito ruiz


23


Para finalizar, tu currículum es tan extenso e impresionante que nos invita a preguntarte: en el ámbito audiovisual, pedagógico y como escritor, ¿qué te falta por hacer?, ¿qué te gustaría añadir al conjunto de tus experiencias? Vaya, tenemos una percepción diferente, tú ves lo que he hecho y yo veo lo que no he podido hacer. Hay tantas cosas que me gustaría hacer... El proyecto “SOS Paisajes de Mar” se me quedó a medio desarrollar, una vez publicado el libro y las exposiciones, y no he sabido retomarlo. Me hubiera gustado encontrar un sponsor para ofrecer un canal 24 horas de fotografía, gratuito para el usuario y a la carta, de forma que quien lo desee y cuando lo desee, pueda acceder a la formación o al relax mediante la fotografía. El foro “Unidos por la fotografía”, que pretendía aunar a las asociaciones y que tuvieran un muro propio con sus actividades, no acabó de cuajar, creo que alguien debiera ser capaz de aunar al sector y mantenerlo unido e informado. José Benito Ruiz, sin duda uno de los grandes fotógrafos de nuestro país. Ha sido un placer entrevistarte como cada día lo es el seguir de cerca tu trabajo y tus logros. Muchas gracias Mayte, ha sido un placer responder a tus elaboradas e interesantes preguntas.

24


25


26

reportaje


SETAS Y LUZ

TÉCNICA FOTOGRÁFICA por ÁLEX ALONSO

27


SETAS Y LUZ

28


Entender y modelar la luz es fundamental para un fotรณgrafo pues, junto con la composiciรณn, forman las bases de la expresividad de nuestras imรกgenes micolรณgicas. 29


Hygrocybe 30


Clitocybe 31


Reflectores • Los reflectores son imprescindibles para conseguir una buena iluminación como fuentes de luz rebotada.

Personalmente, si tuviera que elegir entre flashes, focos o reflectores, sin duda me quedaría con estos últimos. Rebotar la luz es tan sencillo e intuitivo que, seguro que después de leer este capítulo, los incorporarás a tu mochila. Son materiales planos, ligeros y, lo que es más importante, podemos encontrarlos en nuestro entorno y reciclarlos para fotografía, por lo que se reemplazan fácilmente sin costos. La calidad e intensidad de la luz rebotada depende de dos factores: de la intensidad de la fuente de luz (normalmente luz solar o ambiental) y del tipo de superficie del reflector, que determinará que la luz sea más o menos suave y difusa. Una superficie plateada mate refleja poca luz, una superficie satinada refleja algo más de luz, mientras que una superficie brillante reflejará mucha más luz. La luz que rebota un reflector será de relleno, es decir, que nos servirá para iluminar sutilmente partes del ejemplar que quedan oscuras, al contrario sucede con los flashes y focos que, con su potencia, pueden llegar a cambiar el esquema de luz existente de manera muy significativa.

• Un reflector cómodo y versátil es el tetrabrik, su interior

plateado mate refleja una luz muy suave y homogénea. Una vez recortado en forma rectangular y doblado por la mitad, podrá aguantarse por si sólo en cualquier lugar del suelo, dirigiendo la luz rebotada hacia la seta. Son de gran utilidad para iluminar pequeñas zonas. Con la inclinación adecuada iluminaremos, por ejemplo, las láminas de las setas a las que muchas veces les llega poca luz.

• Los reflectores plegables de fotografía son fantásticos para

hacer sombra, como hemos visto anteriormente, aunque la función para la que están destinados es la de reflejar la luz. Al tener una gran superficie, reflejan luz en zonas muy amplias. En el mercado, hay reflectores plegables muy prácticos para llevar en la mochila; ofrecen superficies blancas, negras, plateadas, doradas y traslúcidas. Pesan poco y una vez plegados no ocupan demasiado espacio.

.

• Los espejos reflejan una luz solar directa con demasiada

potencia. Deberemos utilizarlos con precaución, ya que pueden estropearnos la imagen al quedar demasiado iluminada. Aunque reflejan la luz de manera interesante cuando el sol se filtra entre las hojas de los árboles. En estas ocasiones se pueden conseguir iluminaciones espectaculares.

32


• No nos desanimemos con los reflectores. Es muy normal que, al probar con un tetrabrik no apreciemos

su efecto, seguramente no tiene el ángulo correcto. Miremos la dirección de la luz y rebotémosla como si jugáramos al ping-pong. Deberemos moverlo hasta encontrar su posición ideal para un buen ángulo de incidencia y lo fijaremos en el terreno.

Si necesitamos demasiados artilugios para modelar la luz, deberíamos contemplar la posibilidad de volver atrás y aprovechar la luz natural del momento, única y efímera. Tendemos a crear esquemas de iluminación rígidos y muy estables para poder repetirlos, pero nos sorprenderemos con el resultado si somos flexibles y nos amoldamos a la situación del momento. Intentaremos crear un esquema de iluminación coherente, buscando una relación natural entre la iluminación que vamos modificando y el resto de la luz ambiente.

Reflejar luz con superficies doradas o con filtros de color es arriesgado. La imagen tomará un tono dominante difícil de corregir. Por el contrario, un reflector plateado rebota una luz neutra, que no afectará a los colores naturales.

33


Sombreando Pongamos especial atención a este método de trabajo. Se trata de hacer sombra con el reflector. Con este simple planteamiento, notaremos un cambio substancial en nuestras fotografías. Ya hemos visto anteriormente que la luz frontal es de las peores posibles. Los problemas producidos por una iluminación frontal son muy similares a los provocados por una luz cenital que cae sobre los sombreros, aplanándolos. Podemos evitar esta luz cenital haciendo sombra con el reflector, con lo que conseguimos crear volumen al dejar entrar luz ambiente sólo lateralmente y por abajo, ocasionando zonas de luz y sombra que proporcionan una sensación de tridimensionalidad. Podemos comprobarlo fácilmente tomando una misma fotografía haciendo sombra y otra sin hacerla, así de fácil. Veremos como haciendo sombra el ambiente y los sujetos cobran volumen y calidades lumínicas. Indistintamente de que la luz natural sea a pleno sol, como si es a la sombra de unos árboles o si el día está nublado, hacer sombra es definitivo en cualquier caso. Este método modela la luz y somos nosotros los que la repartimos a nuestro gusto.

Atención: hacer sombra, contrariamente a lo que parece en un principio, no es restar luz, sino repartir una luz equilibrada y de calidad. Hacer sombra pasa a ser un nuevo parámetro que, combinado con la velocidad de obturación de la cámara, hará que manejemos la luz del escenario a nuestro criterio. Busquemos el ángulo y la distancia del reflector que más nos guste, podemos acercarlo mucho o alejarlo, situarlo hacia delante o hacia atrás, inclinarlo hacia un lado o hacia el otro. En cada caso veremos por la pantalla como cambia la luz. Es una manera muy dinámica e intuitiva de repartir y modelar la luz ambiental. En algunas ocasiones, nos podría interesar hacer sombra sobre el sujeto sólo parcialmente, ya que tal vez entra una luz cenital suave y queremos mantenerla en alguna zona. También podría ser que sólo necesitemos hacer sombra en el entorno, pues la luz que incide sobre la seta es la adecuada.

Lógicamente, al sombrear se oscurece la escena, por tanto, bajando la velocidad de obturación recuperaremos la luminosidad y una correcta exposición.

34


fig. 1

fig. 2

• Analicemos las consecuencias de hacer sombra: En la fig. 1 tenemos una luz cenital muy potente, es una luz que domina todo el esquema lumínico. Además, aparecen luces secundarias ambientales de poca intensidad que, comparadas con la fuerte luz cenital, quedan en un segundo plano. En consecuencia, el sombrero aparece demasiado iluminado y las láminas y el pie, oscuros. Es un contraste de luces muy marcado, luces muy fuertes y sombras demasiado oscuras. Con este contraste exagerado, hemos ido perdiendo información tanto de texturas como de volúmenes. En la fig. 2 hacemos sombra con el reflector y vemos que el esquema de luz es radicalmente diferente. La intensa luz cenital queda frenada y las luces laterales y rebotadas toman todo el protagonismo en la escena. La iluminación en las diferentes partes de la seta quedan mucho más equilibradas. Además, la luz entra mucho más baja, con lo que ganaremos en texturas y volumen. Apreciaremos también que hemos incrementado la gama cromática, consiguiendo una fotografía más rica en colores.

• Podemos utilizar un esquema estático, fijando el reflector con unas agujas para mantenerlo siempre en la misma posición, o bien hacerlo más variable y dinámico aguantando el reflector con la mano y moviéndolo al tiempo que vemos en la previsualización los diferentes resultados en función de su posición. En el primer caso parece que tenemos claro el esquema de luz y en el segundo, estamos receptivos a posibles sorpresas. Nosotros elegimos.

35


Modelar la luz • Veamos un ejemplo representado en el gráfico

de la derecha. Supongamos que el sujeto tiene un entorno luminoso y un fondo alejado. - Plantamos la cámara con estabilidad y mantenemos las manos libres. - Decidimos qué diafragma queremos utilizar. - Ajustamos la luz, guiándonos con la previsualización de la pantalla. Oscureceremos o aclaramos la escena sin tener en cuenta, a priori, la luz que resulta en el ejemplar. - Ahora nos centraremos en la seta. Si tiene demasiada luz, hacemos sombra con el reflector. Lo acercamos o lo alejamos hasta que encontremos la iluminación que más nos guste, eso sí, sin dejar de mirar por la pantalla. Si, por el contrario, la seta resulta demasiado oscura,

• Nos faltarán manos para tanto cachivache.

Podemos coger el disparador y el reflector en una y el espejo en la otra. ¿Quién dijo que era una disciplina tranquila y relajada? ¡Suerte con los equilibrios!

36

rebotamos luz sobre ella. En resumen, con la cámara controlamos la luz del fondo y del entorno en la medida de lo posible y con el reflector en la mano controlamos la luz en el ejemplar. Esta separación de iluminaciones puede resultar muy práctica para conseguir una luz muy especial.


• En este otro ejemplo hacemos sombra con el reflector para conseguir un contraluz, permitiendo que

entre luz por detrás a la vez que rebotamos la luz solar con un espejo sobre la parte delantera del ejemplar. Iremos moviendo el espejo, buscando sol rebotado sobre la seta. Normalmente, cuesta un poco encontrar la luz y el ángulo de incidencia, en ocasiones muy horizontal, otras veces no será posible. La luz solar en el bosque es muy cambiante, por lo que deberemos ser rápidos y no perder esos momentos especiales.

Mycena Aquí la luz natural viene por la izquierda, por ello iluminamos el lado derecho, más oscuro, rebotando luz con un tetrabrik que aguantamos con una aguja. Para equilibrar luces entre sujeto y ambiente, hacemos sombra con el reflector.

Macrolepiota rhacodes

Para hacer frente a un exceso de iluminación, frenamos la entrada de luz directa sobre el sujeto con el reflector, aguantado con unas agujas. También hacemos sombra con el tetrabrik en el objetivo y la pantalla para poder visualizar bien la escena.

37


• Una luz cenital ha remarcado las texturas escamosas de estas Macrolepiota procera como si fuera una ducha de luz. 38


Observemos los ejemplares que vamos encontrando, seguro que algunos tienen características dignas de fotografiar. El cuarteado por efecto del viento de estos ejemplares fue suficiente razón para dedicarles una sesión fotográfica. 39


•

Ha caĂ­do un chaparrĂłn. En cuanto sale el sol, me planto a contraluz delante de estos Cantharellus cornucopioides. Con el reflector freno la luz directa del sol sobre los ejemplares. A media distancia, en la parte trasera, unos matorrales empapados abren muchas ventanas y crean una cortina de luz.

40


• El contraluz, además de generar transparencias en el sombrero de esta Helvella crispa, llenó el ambiente

del primer plano con infinidad de intensos flares. Con el reflector hice sombra para poder frenar la entrada de luz en el objetivo y, además, sombrear la parte frontal del sombrero. Con ello conseguía mejor textura, volumen y contraste.

41


Amanita crocea

• Podemos utilizar las luces muy altas (quemados) para acompaùar el juego de flares. En estas fotos la luz crea perfiles muy marcados. 42


Stropharia semiglobata

43


Si te ha gustado este reportaje encontrarás mucho más en el libro de ÁLEX ALONSO

Encontrarás más de 100 fotografías del autor analizadas por él mismo desde diferentes puntos de vista. Algunas de ellas a gran tamaño para poder disfrutarlas con detalle. Incluye 25 acuarelas realizadas especialmente para este libro por la ilustradora Gemma Merinero. Contiene más de 80 gráficos en b/n para aclarar conceptos. Además tenemos la suerte de contar con 10 colaboradores que nos ofrecerán sus diferentes miradas a través de textos y fotografías. Con un prólogo del fotógrafo Camilo Margelí y del micólogo Vicente Sevilla. ¡160 páginas con máxima calidad de impresión! 44


http://alex-alonso.weebly.com/

45


46

entrevist


RINCÓN DEL USUARIO "Conociendo a Jaime de Prado" por Mayte Muro 47


J

aime de Prado, compañero al que en Sonymage conocemos como Jeno, nació en Zaragoza en el verano del 61 y en la actualidad, reside en una tranquila población próxima a la capital, Utebo.

fotografiando salpicaduras de agua, frutas y toda serie de objetos que encontraba por la casa, principalmente en la cocina: cristales y sobre todo los cubiertos, dándoles formas y creando historias con ellos.

Desde 1985 desarrolla su labor profesional en una empresa constructora como ayudante de obra, realizando trabajos de topografía en la oficina técnica y, como él suele decir, allí piensa continuar mientras la “crisis no lo impida”.

Nos cuenta Jaime que, en una ocasión, realizó un curso de fotografía avanzada, pero salvo esta excepción, su formación fotográfica ha sido, y continúa siendo, completamente autodidacta, “siempre en continuo aprendizaje” - enfatiza -. A su vez, también reconoce que ha encontrado en los foros de fotografía que frecuenta un lugar de aprendizaje, destacando entre ellos Sonymage, foro en el que se encuentra muy a gusto, no sólo por la calidad de los trabajos expuestos sino también por las personas que lo integran.

Su primer contacto con la fotografía tuvo mucho que ver con su trabajo ya que fueron reportajes de elementos de obra, fotografías realizadas con cámaras analógicas, en las que lo único importante era reflejar lo que estaba ejecutado para dejar constancia de ello, sin importar encuadres, composiciones, mediciones de luz, etc. Con el paso de los años adquirió su primera cámara, una Nikon F601 que le acompañaba allí donde iba. Jaime, con esa naturalidad que destilan los “maños”, nos cuenta que en sus salidas de fin de semana hacía fotografías de todo lo que le llamaba la atención, imágenes que después situaba en álbumes que ahora, con el transcurso del tiempo, le daría vergüenza volver a ver; evidentemente por la escasa calidad de aquellos trabajos. Fue en los albores del siglo XXI cuando comenzó a usar la cámara digital y también tomó la determinación de hacer fotografía sin salir de casa, decisión que fue propiciada por el escaso tiempo que su trabajo le permitía para compartir con su familia entre semana, por lo que en el fin de semana no era cuestión de continuar ausentándose. Ana, su esposa, y Claudia, su hija, son los puntales de su existencia, afirmación incuestionable cuando se conoce a su entrañable familia. De ese modo y firme a su propósito, empezó

48

En la actualidad, es miembro de la Asociación de Artistas Plásticos Goya-Aragón (AAPGA), así como socio de la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza y miembro de la VEGAP. Hasta la fecha ha realizado varias exposiciones (sede de la AAPGA, sede de la RSFZ, Hotel Boston, cafés y restaurantes), todas ellas en Zaragoza. En casi todas se han vendido copias, pero lo que más le llena de satisfacción son los comentarios de los espectadores. La técnica en la que Jaime se mueve como pez en el agua y en la que desarrolla su trabajo fotográfico, se puede considerar como bodegón, naturaleza muerta o conceptual. A través de su obra, intenta plasmar sus ideas valiéndose de objetos cotidianos que cualquiera podría encontrar en su casa. Poco amigo de retoques, en muchas ocasiones, construye previamente los escenarios de sus composiciones. El garaje de su vivienda alberga el estudio donde todo se materializa y donde nacen sus creaciones.


49


Jaime, ya nos has contado cómo surgió tu afición por los bodegones, naturalezas muertas, fotografía con gustaría saber si también estás abierto a otro tipo de temáticas (retrato, paisaje…), y en cualquier caso, ¿q frente al tipo de fotografía que tú realizas?

Estoy abierto a todo tipo de disciplina fotográfica, otra cosa es que llegue a practicarla. En todo caso sería o interiores. En cuanto a mi opinión, diré que me gusta cualquier fotografía que me haga pensar o me desp o emoción. Doy mucha importancia a la idea previa, casi lo mismo que a la técnica.

50


nceptual, etc., pero nos qué opinión te merecen

con fotografía urbana pierte algún sentimiento

jaime de prado

51


52

jaime de prado


Todas las disciplinas fotográficas entrañan su dificultad y para destacar en ellas son necesarias muchas horas de rodaje. En tu caso, ¿qué dificultades encuentras a la hora de realizar un proyecto y cuántas horas de media dedicas a cada trabajo? La dificultad principal siempre es conseguir los materiales con los que reflejar la idea, construir el escenario. La fotografía que más me ha costado montar ha sido la de “La Última Cena”, pues para conseguir todas las líneas de fuga de la perspectiva, iba midiendo ayudándome de cuerdas, con la cámara ya colocada y cortando el cartón pluma, cartulinas, etc. En total fueron cuatro días de trabajo. Ahora bien, éste es un caso excepcional, lo normal pueden ser cuatro horas.

53


Háblanos un poco del proceso creativo de tus fotografías. ¿Cómo brotan las ideas que luego plasmas en tu obra? ¿Existe un boceto físico previo?

tengo montado un 50 mm Macro y en la otra monto un 105 mm Macro. Para la iluminación, que es lo más importante, tengo tres flashes compactos, dos focos de luz continua de 700w y, recientemente, he adquirido dos flashes de estudio, que son con los que trabajo en estos momentos. A todo lo anterior hay que añadir ventanas, snoot, nidos de abeja, difusores, reflectores…

Lo que menos me cuesta es tener la idea, es algo que surge, sin más. Visualizo la fotografía en mi mente y después, intento dar forma a esa idea, a veces lo consigo y otras no. En cuanto al boceto, últimamente sí que intento hacerlo, o al menos, trato de escribir la idea y los materiales En cuanto al material básico sería un objetivo necesarios, sobre todo porque tal cual viene la macro de focal fija 80-105, trípode, dos idea, también se va. focos, incluso linternas potentes. También es conveniente un disparador, y por supuesto, pantallas de papel vegetal para usar como Cuando vemos tus fotografías imaginamos difusores, cartón pluma y paciencia. que lo que más tiempo te ocupa es la puesta en escena de la idea que tienes en mente; en algunas ocasiones nos parece una auténtica Vamos ahora con una pregunta que nace de labor de "bricolaje". ¿Qué fotografía te ha llevado la curiosidad, ¿dónde consigues el “atrezo” más tiempo de preparación?, y ¿hay alguna que utilizas en tus composiciones? (tenedores idea que hayas desistido por su complejidad? retorcidos, objetos en miniatura, etc.) Sí, la que más tiempo me ha llevado, como ya he dicho, fue “La Última Cena”, que fueron cuatro días. Otra que también me llevó mucho tiempo y que después su resultado no fue el esperado, “La escalera de Escher”, en la que unos encapuchados suben y bajan por unas escaleras sin fin. Me llevó tiempo el construir la escalera, doblar las cucharillas y buscar el punto justo de encuadre; tuve que hacerla subido a una escalera con la cabeza pegada al techo del garaje. Verdaderamente no quedó como había imaginado, ya que el bricolaje resultó un poco chapucero, pero después del tiempo invertido la hice, por supuesto.

Pues esta pregunta habría que hacérsela a mi mujer, que a la pobre la llevo de cabeza con mis extrañas peticiones: “necesito tres cucharas pero que no sean grandes y de mango liso, dos sacacorchos que sean metálicos y no tengan colores, tres paquetes de ladrillos en miniatura, baldosas blancas y negras en miniatura, etc…”. Pero básicamente me abastezco de ferreterías, tiendas de bricolaje, de miniaturas y los famosos todo a cien. Nos has contado que has realizado varias exposiciones en diversos lugares de Zaragoza. Háblanos de la experiencia, ¿cómo reaccionaban los espectadores ante tus fotografías?

Hay más de una idea que no he podido realizar, pero sinceramente, las olvido. Casi siempre es por falta de herramientas o materiales para el Verdaderamente se trata de una experiencia bricolaje previo. muy recomendable, quizá un poco estresante mientras se prepara todo, pero gratificante. En cuanto a las reacciones del público puedo decir ¿Con qué equipo trabajas y cuál sería el equipo que siempre han sido favorables; lo que más básico que recomendarías para iniciarse en la gusta, según los comentarios de la gente, es disciplina que practicas? la originalidad de la idea. Te preguntan cómo lo has hecho, de dónde sacas las ideas, qué En cuanto a la cámara, trabajo con dos Full quieres expresar y, algunos, incluso compraban Frame que uso indistintamente, en una de ellas alguna copia. 54


55


56


jaime de prado

57


58


59


60


¿Te gustaría compartir tu experiencia y conocimientos en la disciplina que dominas impartiendo formación? Sí, de hecho, en otra exposición, en su inauguración, yo no estaba en Zaragoza y cuando pude pasar a verla, coincidió que se estaba impartiendo un curso de fotografía, por lo que me pidieron que explicara, una a una, la realización de mis trabajos a los alumnos de ese curso. Me agradó la experiencia. Todos tenemos fotógrafos “referentes”, ¿quiénes son los tuyos? No soy de fotógrafos referentes pero tengo alguno preferido, como por ejemplo: Misha Gordin, Chema Madoz, Eugenio Recuenco, Alberto García-Alix, José Laiño, Juan de Villalba, Victoria Ivanova… ¿Hacia dónde te gustaría evolucionar artísticamente? ¿Cuáles son tus aspiraciones? La verdad es que no me he marcado ninguna meta, no es necesario, creo que todos evolucionamos, no hay más que ver nuestros primeros trabajos y compararlos con los más recientes. Por ahora, me encuentro muy a gusto haciendo este tipo de fotografía. No aspiro a nada en especial, no me gustaría ganarme el sueldo con la fotografía (de entrada iba a pasar mucha hambre), pues dejaría de ser una afición para pasar a ser una obligación, por lo que perdería su encanto.

61


Para terminar, ¿qué es para ti la fotografía? La fotografía es una afición que me llena y satisface plenamente, básicamente por el trabajo previo de creación que siempre aderezo con mi otra afición, que es la música. Encuentro en ambas un modo de expresar sentimientos y emociones que de otro modo no sería capaz. Me quedo con esta última frase: “un modo de expresar sentimientos y emociones”, magnífico colofón para esta entrevista que nos ha permitido conocerte un poquito más. Muchas gracias, Jaime, por tu tiempo y por estar con nosotros.

62


63


64

reportaje


In Memoriam

Auschwitz «In Memoriam» por José Amoedo

65


H

ace unos meses tuve la oportunidad de visitar el campo de concentración de Auschwitz I y Auschwitz II (Birkenau). Producto de aquella visita, en la que me pudo más el corazón que la cabeza, nace este reportaje fotográfico en el que tiene más protagonismo el mensaje que la calidad de algunas imágenes, cuestión que espero sepáis disculpar. El campo de concentración alemán nazi Auschwitz, se ha convertido para el mundo en el símbolo del Holocausto, genocidio y terror, fue quizás el campo de concentración tristemente más conocido. Fue construido por los alemanes a mediados de 1940 en las afueras de Oświęcim, ciudad polaca que había sido anexionada por los nazis al Tercer Reich, aprovechando un viejo cuartel polaco. En los años 1940-41 los alemanes desalojaron a los habitantes de uno de los barrios de Oświęcim, en el que se creó el campo, y además, se desalojaron ocho aldeas más que se encontraban en las proximidades de dicho barrio. También resultaron desalojados y luego internados en guetos todos los judíos, que suponían aproximadamente el 60% de la población de Oświęcim antes de la guerra. En la ciudad y los alrededores se echaron abajo 1200 viviendas. En los terrenos colindantes al campo se montaron los anexos de apoyo: talleres, almacenes, oficinas así como cuarteles para los SS.

66


Entrada principal: «El trabajo os hará libres»

67 Velas arriba


Parte de los edificios desalojados fueron asignados a los oficiales y suboficiales de las SS de la guarnición del campo, que con frecuencia se instalaban con toda la familia; también se instalaron familias de colonos alemanes, funcionarios y policías. Los talleres industriales ya existentes en el terreno del campo antes de la guerra fueron ocupados por los alemanes, ampliando algunos y eliminando otros, construyendo en su lugar nuevos talleres relacionados con la producción militar del Tercer Reich. La ciudad adquirió el nombre alemán de “Auschwitz”, que se convirtió también en la denominación del campo: Konzentrationslager Auschwitz. El motivo directo de la apertura del campo fue el creciente número de polacos arrestados por la policía alemana y su correspondiente hacinamiento en las cárceles. Al principio debía tratarse de otro campo más de concentración, de los muchos construidos dentro del sistema de terror nazi iniciado a principios de los años treinta. Esta función la cumplió el campo durante todo su periodo de funcionamiento, incluso cuando, a partir de 1942, empezó a convertirse progresivamente en el mayor centro de exterminio masivo de judíos.

«Halt» 68


«Camino a la perdición»

«Vigilando el campo» 69


La guarnición del campo KL Auschwitz estaba compuesta por miembros de la organización SS (Schutzstaffeln, Cuerpo de protección). Estos cuerpos fueron creados como una guardia de élite cuya función inicial había de ser la protección de las reuniones de miembros del partido nazi. Con el transcurso de los años el significado de las SS en el Tercer Reich creció descomunalmente, convirtiéndose en una organización que asumió numerosas funciones de la administración estatal, de la policía y el ejército; sus divisiones también se hicieron cargo de las guarniciones de los campos de concentración. Las SS se convirtieron en el cuerpo que dirigió el campo así como a todos los guardianes, además de ser los que tomaron parte en el exterminio masivo de judíos y las ejecuciones de prisioneros. A las SS pertenecían sólo alemanes. Más tarde empezaron a reclutar a los llamados Volksdeutcher, es decir, ciudadanos de otros estados que podían certificar su origen alemán y habían firmado la lista nacional alemana (Volksliste). Durante todo el periodo de funcionamiento del KL Auschwitz, pasaron por allí más de 8.000 miembros y supervisoras de las SS.

"No man´s land"

70

"Piensa que la alambrada solo es..."

"Corriente contínua"


"Punto de fuga"

71


El campo de Auschwitz constaba de dos partes principales: - La primera y más vieja es Auschwitz I, llamado Stammlager (la cifra de prisioneros iba de 12 a 20 mil), construida a mediados de 1940 en los terrenos y edificios de una antigua guarnición polaca, y que fue progresivamente ampliada para cumplir las necesidades del campo. - La segunda parte es el campo Auschwitz IIBirkenau (en 1944 alcanzó 90.000 prisioneros), el mayor dentro del complejo de los campos de Auschwitz. Su construcción empezó en otoño de 1941, en un terreno a 3 km de Oświęcim, en la aldea de Brzezinka, de la cual se expulsó a la población polaca derribando sus casas. En Birkenau se alzaron las mayores instalaciones de exterminio masivo de la Europa ocupada: las cámaras de gas donde los nazis asesinaron a la mayoría de los judíos deportados al campo. Durante todo el periodo de su existencia, Auschwitz cumplió funciones de campo de concentración, convirtiéndose con el tiempo en el campo de concentración alemán más grande. Las fuerzas de ocupación enviaron al campo durante su primer periodo de existencia sobre todo a polacos, gente considerada especialmente peligrosa, o sea, miembros de la élite del pueblo polaco, sus dirigentes políticos, sociales y religiosos, representantes de la intelectualidad, la cultura y la ciencia, miembros del movimiento de la resistencia u oficiales.

"Sin intimidad"

El primer transporte de prisioneros políticos polacos al campo (728 presos) fue desde la cárcel de Tarnów el 14 de junio de 1940. Este día se considera como el del principio de la actividad del campo. Los nazis internaron a polacos en el campo durante todo su tiempo de funcionamiento. También numerosos detenidos durante redadas callejeras y personas desplazadas, entre ellas familias enteras, para dejar espacio a los colonos alemanes que tenían previsto asentarse allí, o de Varsovia durante el levantamiento de la ciudad en 1944.

72

"Habitación triple"


"Time to sleep"

"La legiรณn de los condenados" 73


Con el tiempo, las autoridades alemanas empezaron a enviar al campo a grupos de presos de otros países ocupados, así como romaníes (gitanos) y prisioneros de guerra soviéticos. A partir de 1942 se asignó y registró a los judíos de los transportes masivos destinados al exterminio que fueron dados como aptos, durante la selección, por parte de los médicos del campo, para trabajar o para servir como conejillos de Indias para sus criminales experimentos médicos. A partir de 1942, el campo empezó a cumplir una segunda función: se convirtió en el centro del exterminio masivo de los judíos europeos. Murieron solo por causa de origen, independientemente de su edad, sexo, profesión, nacionalidad o convicciones políticas. Tras la selección, se asesinaba en las cámaras de gas a la mayoría de las personas ingresadas en el campo, consideradas por los médicos como no aptos para trabajar; se trataba de personas enfermas, ancianos, mujeres embarazadas y niños. Estas personas no eran incluidas en los registros del campo, es decir, no se les asignaba ningún número ni se registraban, de ahí que sea tan difícil cuantificar el número exacto de judíos que los nazis asesinaron en dicho campo.

"Stop"

74

"Volviendo la vista atrás"


"Pasaje a ninguna parte"

"Fin de trayecto"

75


"Paredรณn"

"Calefacciรณn central"

76


"La mujer de negro"

"Siniestra campiĂąa"

77


De entre más del millón de personas deportadas a Auschwitz, se registró y se internó en el campo a aproximadamente 400.000 personas, de las cuales unas 200.000 fueron judías, unas 150.000 polacas, unas 23.000 romaníes (gitanos), unos 15.000 prisioneros de guerra soviéticos, así como 25.000 prisioneros de otras nacionalidades. Más del 50% de ellos murió de hambre, por exceso de trabajo, en ejecuciones y también como efecto de las aniquiladoras condiciones de existencia, enfermedades y epidemias, castigos, torturas y criminales experimentos médicos. Los alemanes transportaron a cerca de 200.000 prisioneros a otros campos de concentración, donde gran parte de ellos murió. En el momento de la liberación del campo se encontraron en él a unas 7.000 personas. Aunque éstas son las cifras oficiales de prisioneros según la documentación encontrada por las tropas aliadas, lo cierto es que este número puede no ser del todo fiable debido a la cantidad de documentos destruidos por los nazis, cuando vieron que la liberación del campo era inminente por parte de los aliados, aparte que las personas que llegaban enfermas o débiles para trabajar, eran llevadas directamente a las cámaras de gas, sin que fueran registradas.

"Open door"

78

"Frontera"


79


A finales de 1944 ante la aproximación de la ofensiva del Ejército Rojo, las autoridades del campo se pusieron a la labor de borrar las huellas de sus crímenes. Se destruyeron documentos, algunos edificios se derribaron y otros se quemaron o se volaron por los aires. Los prisioneros capaces de marchar fueron evacuados entre los días 17-21 de enero de 1945 hacia el interior del Tercer Reich, en el momento en que los soldados soviéticos se encontraban a apenas 60 km de distancia liberando Cracovia. Alrededor de 7.000 prisioneros, que dejaron abandonados los alemanes en el campo, fueron liberados por los soldados del Ejército Rojo el 27 de enero de 1945.

"Recoger a la salida"

80


"Justicia"

81


fotog 82


arte grafĂ­a 83


fotografías destacadas

por Íñigo Gómez de Segura

84


E

n nuestro Magazine siempre os enseñamos buenas fotografías pero además, en esta sección os mostramos trabajos que, en nuestra opinión, merecen una atención especial. Son nuestras “Fotografías Destacadas”, aquellas que por sus características técnicas, artísticas o en su conjunto, han llamado nuestra atención y tras rigurosa votación, obtenido nuestro “Galardón SYM”. En esta oportunidad, nos recreamos en doce trabajos excelentes que, a continuación, compartimos con vosotros.

85


C

omenzamos con un trabajo excepcional de paisaje urbano, “Stairs to the train” de Gorka Zárate.

Encriptada en esta maravillosa fotografía, encontramos una invitación viajera que aceptamos sin dudar. Despegamos sin demora hacia el futuro y ante la sensación de ingravidez inicial, una banda sonora acude en nuestra ayuda para contextualizar las emociones…, se trata de los tintineos sonoros de Vangelis en “Blade Runner”, que complementa con su atmósfera venidera esta vista privilegiada. La ambivalencia temporal nos invade y es que resulta curioso certificar, como los grandes rascacielos y los trenes elevados continúan funcionando como iconos futuristas cuando son, de hecho, un clásico de nuestro modernismo civilizado. La contradicción no nos detiene y, acompañados de una tortícolis incipiente, nos balanceamos anclados en esta visión vertical, maravillados por las perfectas líneas engalanadas de apolíneas distorsiones, líneas maestras que incuban a su vez miríadas de pequeños ejes que conforman un universo de simetrías ordenadas. El ojo del autor pone el límite adecuado al cosmos estriado y, sus certeras manos, un tratamiento exquisito de las aristas y los planos durante el procesado; su buen hacer nos dibuja, de una forma efectiva, una clara pista de remonte vertical que afrontamos con gusto y emociones rectilíneas. Este trabajo nos atrajo al punto de acercarnos a su autor para que nos hablara sobre el, y esto es lo que Gorka nos contó:

“Esta fotografía fue tomada en Japón, concretamente en Tokio. Tokio es una ciudad con infinidad de rascacielos y todo tipo de trenes atravesándola. Al ir paseando por sus calles no puedes dejar de ver distintas composiciones, pero ésta fue una que llamó mucho mi atención. La fotografía me llevó unos 15 minutos, pero no por la preparación, sino por tener que esperar 3 minutos a cada tren. Hice como 15 fotografías diferentes, en horizontal, en vertical, con focales distintas, etc..., y finalmente conseguí lo que buscaba desde el principio. Siempre que esto sucede te vas a la cama con una bonita sensación, pero además, después de patear Tokio, te vas reventado. Al llegar del viaje toca procesar y para ello me basé en un flujo de trabajo de Juan Pablo de Miguel. Es un flujo un poco tedioso, el cual os intentaré explicar: 1- Corrección de distorsiones de la lente, aberraciones y perspectivas con cámara RAW. En mi caso lo hice manualmente porque la perspectiva era un poco rara. 2- Ajustes de niveles básicos. Levantar un poco sombras, bajar altas luces, etc... Y a Photoshop. 3- Se ha de seleccionar la parte de los edificios y se guarda la capa. Esto es lo más complicado ya que tenemos que aislar cada edificio y si es posible dividir los edificios en varias partes, guardando cada selección en la zona de canales. Ir haciendo selecciones, restando unas con otras, etc… 4- Si has hecho una larga exposición y el cielo te gusta como está, perfecto. Si no, tendrás que poner uno. Yo he dejado el que tenía pero con un desenfoque. 5- Después pasamos la fotografía a blanco y negro con ajustes básicos y oscurecemos el cielo. 6- Con un pincel a dureza 0 y opacidad 40, vamos pintando con blanco o negro los edificios. En esta parte no hay ninguna pauta marcada, lo que cada artista considere. También se pueden usar degradados si tenemos edificios escalonados. 7- Una vez que tenemos todo pintado y como nos gusta, entramos con silverfx (de google). Aquí un preset de subexponer y trabajar con el contraste y la exposición. 8- Después poco más. Poner alguna luz, poner algún detalle, contraste, enfoque antirruido y la tienes.” 86 ƒ/8.0 10.0 mm 1/250 ISO 100 EXIF:


87


88


Continuando en la temática de paisaje urbano que ha abierto esta sección, nos detenemos ahora en “Escaleras” de José Amoedo (Perurena). Y nos detenemos confundidos, azorados ante este impactante trabajo. Parece que nos encontramos atrapados en una sala baja y aparentemente solo hay una salida evidente, las escaleras… Pero hay algo amenazador en esa potente luz cenital que nos espera en el camino, un miedo a ser abducidos en el exterior nos hace dudar, ¿será mejor esconderse en la menos enigmática oscuridad?. Es como si ante una promesa de un futuro incierto pero luminoso, nuestra consciencia más conservadora e intimidada, nos regalara una quietud alienadora en forma de recogida e incluso hogareña negrura sombreada. Colocados ante la duda existencial de salir o no de nuestra zona de confort, nos enfrentamos a una encrucijada vital: ¿seguiremos a la intrépida promesa de nuestro optimismo cegador o respaldaremos, finalmente, a nuestra vieja compañera, la conformista prudencia?. La respuesta la podéis rastrear en esta metafórica disyuntiva fotográfica.

89


Modificamos en este momento nuestra perspectiva hacia otros paisajes, los que nos ofrece la naturaleza. “Iglesia de San Martín” de Patxi Pérez, es un fantástico trabajo de fotografía nocturna que pone de manifiesto la inmensidad del universo. Dentro del conjunto de condiciones que nos otorgan identidad personal, cultural e incluso social, están los espacios en que disfrutamos de momentos clave y placenteros a lo largo de nuestra vida. Y en esta vida en que lo urbano, lo presuroso, lo artificioso, lo virtual, ocupa un asfixiante protagonismo expansivo, la referencia rural ocupa un valioso protectorado emocional en nuestro recuerdo. Muchos de nosotros recordamos con una sonrisa en la boca, esas noches de verano en el pueblo, en el campo, junto a esas viejas piedras intemporales que conforman el espacio donde las vidas de los que nos precedieron transcurrieron durante siglos, entre animales y huerta, en un mundo pequeño pero suficiente, donde el espacio y el tiempo se medían mediante escalas diferentes. ¿Quien no ha deambulado a lomos de la niñez curiosa o de la adolescencia rebelde en las afueras de nuestras aldeas, en busca de aventuras, de travesuras, de amistad colectiva o de prematuros amores noctámbulos a la luz del firmamento explosivo, y acompañados sonoramente por la lejana verbena?... Cuántas veces hemos llegado a la solitaria pero cercana ermita, sobrio recuerdo de despoblados olvidados; cuántas veces han resonado en sus humildes paredes el eco de historias y leyendas repetidas, generación tras generación, a la luz de improvisadas hogueras. El campo, el pueblo, la ermita, configuran una patria sin nombre a la que esta fotografía dignifica en un marco estético magnífico. Dejamos que la piedra, la hierba alta, el olor a noche de verano, el misterioso y cercano templo y la majestuosa vía láctea, os vayan dibujando una sonrisa en la que os acompañamos emocionados.

90


91


“Cromatismos” de Luis M. Pedrosa es otra maravillosa propuesta paisajística con destacado equilibrio entre el cielo y el mar. La soledad, más que un estado auténtico, es un sentimiento real que nos puede abordar solos o acompañados. Suele decirse que la soledad acompañada es uno de los males occidentales de nuestros días, legiones de personas que, rodeadas de congéneres en las grandes urbes atestadas, se ven, sin embargo, acuciadas por una infinita sensación de abandono e insignificancia vital. La otra cara de la moneda es el acompañamiento solitario; hay lugares, momentos especiales, en que la brisa, los colores, la temperatura, la belleza natural de un instante, conforman una armonía irrepetible y mágica, que nos hace sentir la voluntad de un equilibrio superior que gobierna sobre las cosas y sus leyes físicas. Es en esos momentos, cuando, desde nuestra particular interpretación trascendental, mística o espiritual, desde nuestra propia redacción racional del guión conceptual y filosófico que explica la sensación, nos sentimos acompañados. Es en esos instantes cuando una silla ficticia acude al lugar perfecto e invita a sentarse con nosotros al sosiego, a nuestros seres queridos que ya se fueron, a nuestros recuerdos de infancia, al equilibrio creador, al padre, a la madre, a la luz en la oscuridad… En ese banco irreal sonreímos con dulzura mientras una lágrima resbala valiente y natural por nuestra mejilla, y nos sentimos acompañados, fuertes, pletóricos, dispuestos a asumir lo que la vida esté dispuesta a regalarnos. Esta preciosa imagen dibuja a la perfección ese espacio donde nos gustaría descansar acompañados eternamente.

92


93


Pasamos página para centrar en este punto nuestra atención en “Tarzzeta” de Alex Alonso (Jaleo) , que con este precioso trabajo de fotografía macro, llama nuestra atención sobre la grandeza de las pequeñas cosas. La vida, maravilloso regalo que adopta millones de formas de hacer, miríadas de caminos evolutivos, de soluciones de continuidad en forma de reproducción repetida…, todos los seres vivos, sea cual sea su naturaleza, llevan inscrito en su letra vital, en su determinada carga genética, la imperiosa necesidad de reproducción, de perpetuar el significado intemporal que se esconde en su canción hereditaria. Los hongos también responden a esa poderosa llamada y atónitos, descubrimos en esta imagen a un ascomycete ejerciendo su derecho y deseo a la reproducción asexual. En la fotografía, la luz incide intensamente sobre las esporas, “eyaculadas” con fuerza por el cáliz fúngico y que, catapultadas y llevadas por el viento, se posarán y germinarán, posibilitando, una vez más, que la fantástica ecuación de la vida dé un resultado positivo. El conocimiento sobre lo que vemos, nos otorga un placer permutado y hace que valoremos en su justa medida, el increíble momento captado por el artista natural.

94


95


Cambiamos el rumbo, la naturaleza viva nos pide paso y es menester presentaros tres magníficos trabajos de un mismo autor. Comenzamos con “Cernícalo común - Macho joven” de Isidro J. Gavilán (Lanviga). El cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) es un ave solitaria que como mucho forma parejas. Aunque no tengáis conocimientos sobre rapaces y no les prestéis mucha atención, estamos seguros de que muchos de vosotros habéis visto ejemplares de esta especie cazando en vuestros viajes en coche por zonas rurales entre campos de labor. Es habitual sorprenderse ante la silueta de una ave no muy grande que permanece quieta en el aire a una o dos docenas de metros de altura mientras baten sus alas y extienden su cola en abanico. Estamos ante un cernícalo que está observando el terreno en busca de alguna presa que, cuando sea localizada, activará una rápida caída en picado sobre ella. Este peculiar vuelo estacionario, previo al ataque, se denomina cerner, y es el que da nombre a esta magnífica ave. Otra particularidad que destaca a esta especie es su capacidad de detectar destellos de luz ultravioleta (invisibles para el ojo humano) generados por el rastro de la orina que dejan los roedores al marcar su territorio, lo que posibilita encontrar más fácilmente a este tipo de presas. La imagen que destacamos está protagonizada por un joven macho que clava su mirada en nosotros. Esta fotografía es muy difícil y laboriosa de ejecutar, equilibrada, muy nítida, con una luz suave que permite disfrutar de la riqueza de su plumaje y una armonía cromática excelente entre el primer y el segundo plano, es una fantástica carta de presentación de esta especie que ha merecido nuestra distinción.

96


97


98


Y continuamos con otro singular trabajo de Isidro J. Gavilán, fotógrafo que se consolida de día en día como todo un experto en fotografía de naturaleza. Observemos ahora “Es tiempo de ...” de Isidro J. Gavilán (Lanviga). En este trabajo nos encontramos con una especie de ave que es una auténtica explosión cromática, el abejaruco. Este migrante precioso, que comenzará dentro de poco a abandonar nuestras tierras para iniciar su atrevido viaje hasta sus cuarteles de invierno en el áfrica subsahariana, representa la sorpresa hecha color y empaquetada en apenas 70 gramos de vida. Esta imagen destacada nos regala una escena de potente dinamismo enmarcada en un fantástico equilibrio tonal. Es tal la fortaleza del efecto, que nos asustamos al sentir en la cara la potente ráfaga de aire generada por su fuerte aleteo. La emoción está en marcha, viaja en un sobresalto alar y nos susurra al oído letras del poeta andaluz Juan Dragó, cuyo poema “Abejaruco en vuelo” reza: Hasta tu vuelo alcanza mi mirada como ballesta. Solas mis flechas van dando en el secreto de tu belleza.

99


Y terminamos esta trilogía de naturaleza con “Águila perdicera” de Isidro J. Gavilán (Lanviga) Nuestro éxito evolutivo como especie, unido al desarrollo tecnológico y expansión demográfica logrados en nuestro pasado reciente, ha tenido consecuencias graves para multitud de nuestros compañeros naturales del planeta. Entre las formas de vida que se han visto afectadas por nuestra notoriedad presencial en el medio natural, están las rapaces, las grandes depredadoras de los cielos que exhibieron durante miles de años la corona de la supremacía aérea. El águila perdicera es una de esas perdedoras que se ve amenazada por nuestra presencia y por nuestra forma de vida. Esta especie sigue una tendencia claramente desfavorable en muchas zonas de la Península Ibérica, debido principalmente a la electrocución de ejemplares jóvenes en nuestros pequeños tendidos eléctricos de baja y media tensión, seguida de la persecución directa, la disminución de presas, la pérdida de hábitats y “las molestias” derivadas de un aumento de las actividades de ocio al aire libre. Sabedores de la delicada situación por la que atraviesa esta especie, apreciamos más si cabe, esta maravillosa imagen impecablemente ejecutada que, además, recoge magistralmente la nobleza y carácter que irradia esta joya de nuestra fauna ibérica. Le deseamos un feliz futuro al águila perdicera y que continúe junto a nosotros su particular viaje por la vida.

100


101


102


De nuevo un giro en nuestro paseo virtual para contemplar otra temática diferente, el retrato, y en primera instancia nos encontramos con “Chimney Sweep” de Sergio Sánchez (tidyman), un trabajo elaborado y exquisito. “Chim chimeni, chim chimeni, chim chim chery…” ¿Quién no recuerda al sonriente Bert, el deshollinador, cantando feliz y estrechando la mano a diestro y siniestro en Mary Poppins? Esa icónica y jubilosa idealización de esta dura profesión, unida a su vinculación con un pasado poetizado de fuegos urbanos que prácticamente ha desaparecido, hacen que abordemos con nostalgia y simpatía la figura del deshollinador. Sin embargo, resulta desconocido en nuestro entorno, que en amplias zonas del norte, centro y este de Europa, la figura del deshollinador es sinónimo de buena suerte, y encontrárselo por la calle y estrechar su mano, un signo de buen augurio. Reverberaciones del pasado remoto explican la identificación de estos trabajadores con los “guardianes del hogar y del fuego” y, por ende, con la buena suerte; y es que, cuando la presencia de estufas y chimeneas en casas de madera suponía un serio peligro de incendio, una buena labor de mantenimiento y limpieza de las instalaciones, era la mejor manera de proteger el hogar y alejar el peligro de él; en este contexto es donde aparece el feliz Bert, con sus enormes cepillos. Tal es la vinculación de esta figura con la ventura, que existe la tradición en Inglaterra de invitar a un deshollinador vestido de domingo al feliz casamiento de una pareja, o regalar su figura en fin de año para atraer la buena suerte en el año nuevo. Toda esta vestimenta alegórica impregna a nuestro joven protagonista, y nos ayuda a endulzar su entrañable rictus y esa limpia y sincera mirada sobre la que pivota el resto de la secuencia. Una puesta en escena exquisita y una ejecución técnica impecable, nos regalan un resultado al que gustosos estrechamos la mano, nos traiga o no la suerte.

103


104


Nuestro siguiente trabajo, “Ekaterina y el velo” de Jose Ángel SáezDíez G. nos muestra la velada desnudez femenina en un formato elegante y sensual. Las transparencias permiten que la imaginación vuele hacia lugares escondidos y dota a la protagonista de un atrevido anonimato. La suavidad de la piel aparece bajo el áspero manto textil en un contexto de atmósfera con sabor a fieltro. Las dinámicas curvas y las inertes líneas nos hacen conjugar un recorrido visual que, a ratos, alimenta nuestra concupiscencia más furtiva. En esta fotografía todo es armonía, la elegancia de Ekaterina para posar, lo hace posible. En resumidas cuentas, un distinguido desnudo o refinado tapado que merece, sin duda, estar en esta sección de trabajos destacados.

105


Y como colofón a nuestra sección de retrato vamos con un trabajo “audaz”, donde el mensaje visual resulta tan importante como la ejecución técnica. “Sumisión” de José Ángel Sáez-Díez G. nos cuenta ambiguas historias cuya resolución radica en nuestra imaginación. “Sumisión: Acción de someterse sin cuestionar a la autoridad o a la voluntad de otra persona, o a lo que las circunstancias imponen”. Acudimos raudos a la definición de la palabra que viste el título de la imagen, quizás en busca de cierta calma ante el estremecimiento que nos crea este fantástico trabajo. Y es que la mente prefiere recordarnos que en la definición se esconde la posibilidad de la voluntariedad de la acción, y por lo tanto de la escena que visualizamos. Porque, la posición dolorosa de la mujer, su sometimiento corporal, su imagen desvalida, indefensa, desamparada, nos turba sobremanera. A sabiendas de que es una puesta en escena, a sabiendas de que puede haber consentimiento en la acción que representa, a sabiendas de que la mente humana esconde oscuras habitaciones que pueden ser visitadas desde la libertad personal, a sabiendas de todo esto, uno no puede frenar el sentimiento de premura, la necesidad de ayudar, de ponerle rostro a ese gesto anónimo, de descubrir en definitiva, el semblante que esconde esa desplomada melena…, iluminar por fin esa faz misteriosa y revelar el carácter de su gesto: ¿dolor, placer, temor?. En cualquier caso, el autor lo ha conseguido una vez más, las pulsaciones aumentan al compás de los sentimientos galopantes; transmitir es el objetivo cumplido y la fotografía es la herramienta bien manipulada.

106


107


108


Para terminar, hemos querido rendir homenaje a la creatividad y os presentamos “Jeringas” de Jaime de Prado (Jeno). Esta imagen es un guiño terapéutico a los “belenofóbicos”, es decir, a aquellos que padecen un miedo extremo, incontrolable e irracional hacia objetos que puedan causar heridas con sangre como las agujas, alfileres, cuchillos, navajas, sierras, jeringas, etc. Las jeringuillas liberadas de su temida aguja, se muestran cual seres animados, con vida propia, como divertidos duendes que juguetean traviesos en la escena. Con personalidades diferentes y propias, debidamente disfrazadas de tono y color, aparecen levitando y salpicando su particular líquido elemento que, una vez derramado, se mezcla con los demás en un recreo cromático que finaliza el nudo argumental. La disposición de los elementos, el alto valor estético del resultado, la técnica esmerada, la ejecución metódica y la idea como motor de creación artística, son razones de peso que exorcizan nuestras fobias y enaltecen la disciplinada creatividad del autor. Y con este broche de oro de creatividad, damos por concluido nuestro paseo virtual por la excelencia fotográfica. Esperamos que hayáis disfrutado y os emplazamos para la próxima entrega.

109


110

fotografĂ­a del mes


Fotografía del mes: Mayo de 2016 “Entradas abejarrucos” - Jesús Estelles (JESCA)

111


112


Fotografía del mes: Junio de 2016 “Hongos de sal y nubes bailarinas” Joaquín Molina (muliterno)

113


114


Fotografía del mes: Julio-Agosto de 2016 “La alameda inundada” - Mario Belmar

115


116

naturaleza: fauna y flora


“Copulando” Jesús Estelles (JESCA) “Es un privilegio poder contemplar este momento tan especial de una pareja de abejarrucos. La fotografía tiene un gran valor documental, pero además, es destacable el excelente colorido, con la pareja perfectamente a foco y ese fondo tan suave que tanto ayuda a cerrar la imagen.”

117


“Por fin lo conseguí...” -

f/5.6 - 1/3200 s. -

“Esta fotografía de un martín pescador con un pez recién gran pericia por parte del autor. Es un verdadero placer muy ortodoxa, donde el desenfoque del fondo y la luz na 118


Isidro J. Gavilán (Lanviga)

- ISO 400 - 560mm.

n capturado entraña una altísima dificultad y precisa de una disfrutar de una escena como ésta, con una composición atural están en su punto ideal.” 119


“Águila imperial ibérica” - Isidro J. Gavilán (Lanviga) f/5.6 - 1/160 s. - ISO 1600 - 560 mm. “Impresionante ejemplar de esta ave rapaz. La fotografía es magnífica, con la protagonista perfectamente enfocada y con esa preciosa luz dorada del amanecer que le da un toque especial a la escena.” 120


“Competencia en la mesa” - Vicente Puchol (Vipuchol) “Una fotografía con un gran valor documental, protagonizada por dos especies compitiendo por la misma comida. Es un momento único magníficamente captado, y nosotros unos privilegiados de poder disfrutarlo gracias al buen hacer del fotógrafo.” 121


“...Y vuélvete a agachar” Luis Antonio Clemente (espartano) “Tristemente es, la agachadiza común, una de esas aves en peligro de extinción de la península ibérica. En este caso ha sido capturada con esta preciosa composición en su hábitat natural, con unos colores fantásticos y ese punto de vista tan bajo, que tan bien le sienta a la escena.”

122


“Tranquila tarde” Luis Antonio Clemente (espartano) “Una estupenda foto, con una gran nitidez en los protagonistas, muy dinámica, parecen bailar en el aire. Una escena fantástica muy bien capturada y un acertado encuadre.”

123


paisaje

“INFINITO” - Jorge González (Ragnar) “Dramático atardecer que entre sinuosas rocas nos conduce hasta la “Fragua de Vulcano”. Buen ojo fotográfico el de su autor para saber captar el momento exacto.”

124


125


“Picón Blanco” - Patxi Pérez f/2.8 - 25 s. - ISO 3200 - 14 mm. “Entre los espectáculos que nos brinda la naturaleza se encuentran los cielos nocturnos. No siempre es posible captar con la cámara el potencial de un cielo estrellado. En esta ocasión sí, con el añadido de captar el arco completo de la vía láctea.”

126


127


“Erg Chebbi” - Antoni Fernández f/8.0 - 1/320 s. - ISO 400 - 200 mm. “Destacamos el juego de las dunas con sus onduladas formas y la gradación tonal, muy bonita y efectista. Los camellos son un elemento casual que dota de magnitud (grandeza) al paisaje. Luz muy bien controlada y magnífico encuadre que pone de manifiesto la inmensidad del desierto. ”

128


129


“Dientes de sierra”

Iñaki Bolunburu (Inakibo) “Fotografía con una gran profundidad. Las líneas de las rocas nos conducen visualmente hacia un horizonte lejano, donde nos aguarda un potente cielo lleno de formas y color.”

130


“Un trío de Valdoviño” Guillermo Pazos (Chirlateira) “Toda la fuerza del mar plasmada en esta fotografía con la maestría de su autor, un “enamorado” de su entorno gallego y el mar.”

131


“Sun & Steel” - Patxi Pérez f/2.8 - 30 s. - ISO 3200 - 14 mm. “El diálogo entre el primer plano y vía láctea, así como del resto de girasoles con las estrellas, da como resultado una fotografía con argumentación en clave poética. Un trabajo sumamente interesante.”

132


“Por la Alcarria” - Joaquín Molina (muliterno) f/7.1 - 1/1000 s. - ISO 100 - 100 mm. “En esta fotografía, la repetición de patrones nos da como resultado una imagen tremendamente dinámica, con ritmo.”

133


“Panorama acuático”

Íñigo Gómez de Segura (Sorginetxe) f/7.1 - 5 s. - ISO 250 - 17 mm. “Fascinante panorámica del mundo subterráneo, luces y texturas hacen que sea un indudable placer visual.”

134


135


136


“Sunset in the big house” Jose Vicente Blay

f/8.0 - 1/640 s. - ISO 200 - 18 mm. “La disposición de los elementos compositivos y el cromatismo de esta fotografía dan como resultado una imagen apacible. Los rayos de sol que se filtran entre las nubes contribuyen a reforzar el resultado estético final.”

137


“Invernalia” - Luis Peral (Pirus) f/9 - 13 s. - ISO 100 - 14 mm. “Con un filtro de infrarrojos puesto en nuestra cámara, podemos conseguir fotografías tan espectaculares como esta. La composición es fantástica y esos reflejos en el agua francamente oportunos. El contraste tonal entre el blanco y el azul nos transporta a un lugar gélido, a un paisaje tan lejano que sólo encontramos en sueños y en los libros de cuentos.”

138


“La Catedral del mar (Gaztelugatxe)” Luis M. Pedrosa

“Magnífico encuadre con una acertada aplicación de la regla de “los tercios” que, en esta oportunidad, dota de protagonismo al cielo al mismo tiempo que equilibra los pesos con un contundente primer plano.” 139


140

paisaje urbano-interiorismo


“Inari-Taisha” - Gorka Zárate f/8 - 0,4 s. - ISO 100 - 17 mm “Desde las afueras de Kioto nos llega esta magnífica estampa de uno de los santuarios más conocidos e importantes de todo Japón, así como de los más antiguos. Una composición con un exquisito tratamiento del color y con mucho ritmo, que nos invita a cruzar a su interior.” 141


“Vieja escalera” - Jose Amoedo (Perurena) f/9.0 - 8 s. - ISO 100 - 10 mm. “Estamos ante una majestuosa escalera de madera de pinotea, testigo muda del vandalismo y abandono de esta mansión de estilo neoclásico del siglo XIX. Más allá de la complejidad de componer en estos espacios reducidos, destaca la destreza para aprovechar esa luz que entra por el lucernario y que nos ofrece una gran variedad de interpretaciones.” 142


“Escalera de colores” - Jose Ángel Niño (anikuni) f/5.0 - 1/40 s. - ISO 400 - 10 mm. “Una composición muy dinámica, con buen dominio de la luz. El gran colorido compite con la estructura arquitectónica, donde se impone por encima de su blanco original para erguirse en indiscutible protagonista.”

143


“Preabducción” - Antoni Fernández “Un autorretrato que nos lleva a otras dimensiones soñadas. Un gran trabajo creativo y de impecable ejecución; con un tratamiento en blanco y negro que le sienta francamente bien y refuerza la interpretación de la escena.”

144


“Ysios II” - Daniel Alonso (Japy) f/11 - 1/180 s. - ISO 100 - 18 mm. “Singular edifico el de las bodegas Ysios bajo el diseño de Santiago Calatrava. Una fotografía donde se saca gran partido a las simetrías y colorido que ofrece, con una composición muy apropiada y que puede ser un excelente ejemplo de cómo aprovechar la fuerte luz solar en beneficio del resultado final.”

145


social-deportivas-espectáculos 146

“Al Lío” - Patxi Pérez “Un mensaje muy social, directo a la pluralidad de las personas, la diversidad y el contacto con otras culturas. Una fotografía que une a la perfección el mensaje del entorno con la persona de la escena.”


147


“Ivan Kovacevic

Jose Monta

“Composición acertada en ambas fotografíás por parte del au que la escena nos impresione por su dramatismo y tensión. un concierto memorable.”

148


(Mambo Jambo)”

año (Ribasca)

utor, que con esa magnífica luz y el fuerte procesado, consigue . Magnífica captura, con sello de autor, de lo que si duda fue

149


“Criadero” - Jose Montaño (Ribasca) “Atento al detalle, el momento justo con la persona adecuada en el lugar idóneo. Una escena callejera con un procesado contrastado, con los negros y blancos en los extremos. Una gran imagen, vamos, para quitarse el sombrero.”

150


“Descansando” - Gorka Zárate f/6.3 - 1/60 s. - ISO 800 - 20 mm. “Un momento íntimo en un lugar público, magnífico encuadre con ese entorno arquitectónico y una edición muy cuidada y buen tratada. ¿Es posible encontrar la soledad en una gran ciudad?”

151


“Cruce” - Joaquín Molina (muliterno) 1/1600 s. - ISO 100. “Una imagen cotidiana donde el autor ha sabido encontrar la luz en el momento preciso, incorporando el factor humano. Las líneas y la sombra se encargan de crear una diagonal en la foto que nos permite recorrer la escena.”

152


“ECO 100%” - Joaquín Molina (muliterno) f/7.1 - 1/400 s. - ISO 100 - 35 mm. “Una imagen social con cierta abstracción hacia la naturaleza, al recorrer la escena con la mirada transmite la sensación de estar a la vez en dos mundos diferentes, una visión contraproducente. Buen control de la luz y buen ojo del fotógrafo.”

153


“Tras tus pasos” - Gorka Zárate f/2.8 - 1/250 s. - ISO 100 - 50 mm. “Una imagen de la cultura nipona donde el autor consigue, jugando con la luz, dar protagonismo a la pareja ataviada con la vestimenta típica del lugar, y en la que nos hace pensar con ese estupendo encuadre, esa pequeña parte de rostro de la mujer que se ve tras el hombre, siguiéndolo cabeza gacha, como si nos mostrase la sumisión y el respeto de la mujer al hombre, fiel reflejo de sus costumbres.”

154


“Coming” - Gorka Zárate f/1.8 - 1/50 s. - ISO 100 - 50 mm. “El autor consigue retratar un momento de tranquilidad, un paseo por un sitio emblemático, una charla con un amigo. El blanco y negro enfatiza el momento y nos traslada a esa interminable conversación. La profundidad conseguida del sitio también nos ayuda a llegar donde el autor nos guía.”

155


“Triste” - Elena Arjona “La autora ha conseguido reflejar perfectamente la tristeza y resignación de este precioso perro. Su mirada se puede trasladar a la de cualquier ser humano enganchado a esa cadena. El blanco y negro es muy bueno, dando más énfasis si cabe a esa mirada.”

156


157


158

retrato


“Chan” - Jose Montaño (Ribasca) “Magnífico retrato en el que destacamos la mirada desafiante de su protagonista. Fabuloso ese brillo en sus ojos y la cuidada iluminación, que delata ampliamente toda la textura de la piel.”

159


“Eva” - Jose Montaño (Ribasca) f/11 - 1/200 s. - 85 mm. “La dulzura de ese angelical rostro es lo primero que llama la atención del espectador. Se nota que la maestría del autor en el manejo de la luz, consigue que la vista se dirija hacia donde él quiere. Cabe destacar el contraste entre la blancura de la piel con el negro de su vestido, como si fuera el retrato de una joven menina pintada por un moderno Velázquez con flashes y microchips en vez de óleos..” 160


“Kami I” - Antonio José Muro f/10 - 1/160 s. - ISO 200 - 96 mm. “La pose de la modelo, la serenidad de su rostro y lo delicado del procesado, consigue que en vez de un retrato, parezca una imagen esculpida de una moderna Nefertiti, solo ese toque de color atrevido de su pelo, rompe la frialdad de la piedra y dota a la imagen de un atrevimiento muy interesante y desenfadado.” 161


“Camille” - Jose Montaño (Ribasca) “La composición y puesta en escena de este retrato, logran que el espectador pueda crear su propia película o especular sobre la identidad del curioso personaje. Viendo la dureza de su rostro y el cuchillo a su espalda, puede pensar que sea un elegante sicario que trata de borrar sus huellas con fuego, al ver la máscara en sus manos. Lo más importante de este impecable trabajo de luz y composición es que el espectador puede hacer diversas interpretaciones de lo que ve, y ahí radica su grandeza.”

162


“La mariposa y la niña” - Rafa Penadés f/3,5 - 1/125 s. - ISO 100 - 200 mm. “Esta escena parece un fotograma de una película de fantasía. El color, la inocencia que transmite la niña y el elemento mariposa, contribuyen a contar la historia, sin duda, de duendes y hadas. La luz, focalizada en el rostro de la niña, su brazo y el dedo en que posa la mariposa, crea una atmósfera especial de encantamiento”

163


“María” - Jose Montaño (Ribasca) “El atrevido corte del retrato por arriba junto con el desenfoque extremo del fondo, consiguen que toda la atención se centre en la mirada intensa de la modelo, a lo que también contribuye la ausencia de color, huyendo de artificios para poder captar lo realmente importante de una fotografía, que llegue al espectador.”

164


“Adriana” - Giorgio Miceli “Trabajo de autor donde se evidencia la pericia del fotógrafo, captando el momento preciso. El cabello al viento nos aporta una imagen cotidiana, muy natural y bella. Nada nos distrae del rostro cándido de la preciosa modelo. Su procesado, fantástico.” 165


“Like a painting” - Jose Ángel Sáez-Díez G. f/4 - 1/100 s. - ISO 2000 - 111 mm. “Erotismo en estado puro, una escena tremendamente sensual muy bien compuesta e iluminada para lograr el fin que se propone. La luz suavizada, la cara de la modelo, y la colocación de la sábana, crean una atmósfera etérea, idílica, que nos permite disfrutar de la imagen.” 166


“Bereber en Rissani” - Antoni Fernández f/2,8 - 1/320 s. - ISO 800 - 120 mm. “Con este retrato nos encontramos con algo diferente a lo habitual, no destacamos la belleza del modelo, pero sí un rostro muy interesante, esculpido por la dureza de la vida que le ha tocado vivir, se hace patente por las marcas de sus mejillas, a lo que contribuye el excelente procesado resaltando esos rasgos de su rostro. También cabe destacar la mirada de ese hombre que atrapa y transmite confianza.” 167


168


“Mucha”

José Ángel Sáez-Díez G. f/11 - 1/125 s. - ISO 100 - 35 mm. “¿Cuál es real, cuál es la pintura? Dos imágenes de un enorme atractivo, dos modelos de mujeres unidas por la pintura y el arte. Cabe destacar el magnifico trabajo de iluminación y puesta en escena, que resalta la belleza de la modelo.”

169


macr

“Serapia lingua” - Alex Alonso (Jaleo) f/2.8 - 1/80 s. - ISO 200 - 70 mm. “Con el desenfoque en su justa medida, el autor no solo consigue que el ejemplar superpuesto no distraiga, sino que centremos nuestra atención en el elemento principal, resaltando su interés y la plasticidad de las formas de la Serapia.”

170


171


172


“El posadero más bello” - Daniel Alonso (Japy) f/7.1 - 1/115 s. - ISO 250 - 105 mm. “Año tras año tenemos una cita con la floración de esta peculiar planta. En este caso podemos disfrutar de un precioso ejemplar en una fotografía muy delicada y elegante, con una composición muy bien resuelta y un fondo muy suave que permite que los protagonistas destaquen en todo su esplendor.”

173


“Dos en el ático” Ramón Francisco Caballero (RamonFc) f/2.8 - 1/60 s. - ISO 100 - 60 mm. “Una cuidada composición, el control de la luz, y la nitidez de las mariposas en contraposición con ese fondo desenfocado que trasmite suavidad y delicadeza, se aúnan para dar como resultado un trabajo excelente y de gran calidad.” 174


“Retrato de una princesa.”

Ramón Francisco Caballero (RamonFc) f/2.8 - 1/60 s. - ISO 100 - 60 mm. “El fantástico bokeh así como la combinación de sutiles tonalidades, colores y delicada luz, consiguen un realce espectacular tanto de la flor como de la mariposa.” 175


“La mari, la amapola y el invitado”

Luis Antonio Clemente (espartano) f/5.6 - 1/200 s. - ISO 800, 180 mm. “Una composición de libro que nos invita a recorrer la imagen deteniéndonos en cada elemento de la misma, la mariposa, la gota, la amapola y el pequeño invitado que casi pasa desapercibido. La espectacular nitidez que ha conseguido el autor nos invita a examinar cada detalle y deleitarnos con sus magnificas texturas.”

176


“Ensoñación cónica”

Luis Antonio Clemente (espartano) 1/800 s. - ISO 200 . “El atrevido planteamiento con un ambiente frío, nos traslada al mundo de los sueños a lo que también contribuye ese fondo con un cuidado desenfoque para realzar la belleza de esta orquídea.” 177


“Una noche de verano” - Alex Alonso (Jaleo) f/2,8 - 1/1000 s. - ISO 320 - 70 mm. “Sobre una composición meditada en la que cada elemento adquiere su sentido, destaca el ambiente recreado que nos traslada a esas noches de verano de cuando eramos jóvenes. ¿Quién no se ha enamorado en una noche de verano?”

178


“Mitropora semilibera” - Alex Alonso (Jaleo) f/2.8 - 1/80 s. - ISO 160 - 70 mm. “Una algarabía de luz entre las hierbas se convierte en auténtica protagonista, destacando, ocultando, atravesando, creando profundidad... No resulta nada fácil conseguir una composición efectiva con tantas hierbas pero el autor no solo lo ha conseguido, sino que ha logrado que completen la imagen a la perfección.”

179


“Zigaena occitanica en cópula” - Antoni Fernández f/3.2 - 1/200 s. - ISO 400 - 105 mm. “Antoni nos deleita en esta ocasión con una propuesta de gran luminosidad y con un fondo suave que convierte a los dos “enamorados” en protagonistas absolutos de la imagen. El extraordinario manejo de la luz por parte del autor hace resaltar las texturas de las Zigaenas. Todo ello unido al momento de la cópula la convierten en una excelente imagen”

180


“Empusitas” - Antoni Fernández f/3.2 - 1/1000 s. - ISO 200 - 105 mm. “El autor nos muestra a estos insectos mantodeos en su ambiente consiguiendo mediante desenfoques realzar su figura y manteniendo los dos individuos perfectamente a foco y con un juego de cromatismos muy cuidado.”

181


“Preparados..., listos..., ya!”

Íñigo Gómez de Segura (Sorginetxe) f/32 - 1/200 s. - ISO 320 - 90 mm. “Pocas veces tenemos la oportunidad de ver imágenes que nos introduzcan dentro de una puesta de rana parda y poder contemplar a un ejemplar en su huevo, comenzando así su camino en la vida. Tres tubos de extensión y varios flashes hacen posible que todos podamos disfrutar de esta maravilla de la naturaleza.”

182


“Vórtice arácnido”

Íñigo Gómez de Segura (Sorginetxe) 1/250 s. - ISO 250 “Una composición efectiva y la interesante luz para realzar a la protagonista, como si de una actriz en el escenario se tratase, se convierten en los principales ingredientes para esta efectiva puesta en escena.” 183


“A contra luz vuelta y vuelta.”

Ramón Francisco Caballero (RamonFc) f/11 - 1,6 s. - ISO 100 - 60 mm. “Al igual que los pintores utilizan sus pinturas para dibujar sobre un lienzo, la luz es la principal materia prima del fotógrafo. Un gran ejemplo de ello es este magnifico trabajo donde la luz es protagonista, destacando, mostrando o simplemente insinuando.”

184


“Luna roja”

Ramón Francisco Caballero (RamonFc) f/2,8 - 160 s. - ISO 100 - 60 mm. “La composición en diagonal nos conduce de forma sencilla a través de la imagen; el autor ha conseguido un toque de originalidad, trasladándonos a las horas crepusculares, con la inclusión de esa “luna llena” así como con los tonos fríos de esas horas del día.”

185


186

diversas


“Tránsitos” - Jose Ángel Niño (anikuni) f/10 - 1/250 s. - ISO 80 - 21 mm. “Composición surrealista con un importante impacto visual, en la que destacamos su creatividad.” 187


“No te cortes” - Jaime de Prado (Jeno) f/9 - 1,3 s. - ISO 100 - 105 mm. “Estamos ante una escena cotidiana observada desde una perspectiva diferente, donde el toque de color es la “guinda del pastel”. La imaginación de este autor no tiene límites.” 188


“Tiempos modernos” - Jaime de Prado (Jeno) f/10 - 1,6 s. - ISO 100 - 105 mm. “La célebre escena de la película de Chaplin sirve de excusa al autor para presentarnos este gran trabajo lleno de creatividad y con una cuidada iluminación y composición.”

189


190


“Cine de verano...”

Íñigo Gómez de Segura (Sorginetxe) f/13 - 1/125 s. - ISO 100 - 105 mm. “Fotografía que despierta nuestra imaginación. Tres elementos a foco, cada uno con su particular interés, que aportan una lectura muy clara a distintos niveles. Una imagen muy creativa jugando con la naturaleza”

191


“Vértigo” - David Santaolalla (Cebolledo) f/4 - 1/60 s. - ISO 200 - 18 mm. “Creatividad e imaginación son las señas de identidad de este autor que nos demuestra, día a día, lo poco que hace falta para realizar una gran fotografía, en este caso con una imagen muy cuidada y pensada en todos los aspectos.”

192


“Nueva especie” - David Santaolalla (Cebolledo) f/11 - 1/60 s. - ISO 200 - 62 mm. “La idea de por sí es muy buena, y si a ello le unimos la sencillez y limpieza, correcta iluminación y atractivo visual, tenemos como resultado este excelente trabajo.”

193


“Las Cuatro Estaciones” - Jaime de Prado (jeno) “Cuatro fotografías distintas en las que el autor representa una escena típica de cada estación, partiendo de un mismo escenario. Original idea, cada estación envasada en una lata que se manifiesta al abrirse. Excelente trabajo.”

194


“Gijón. 2016” - Senén Merino (smerino) “Composición y color son las principales bazas de esta descontextualización bien pensada y magníficamente ejecutada que no nos deja indiferentes.”

195


“¿Asimetría?” - Felipe Agra “Fotografía bien vista, de potente geometría, acertada composición, destacando iluminación y texturas. Llama la atención la cruceta vertical de la lámpara, que evidencia el ligero descentrado de la imagen global.”

196


“Autorretrato” - Felipe Agra “Es ésta una fotografía para disfrutar observándola. El agua, transparente y quieta, desvaneciéndose poco a poco hasta fundirse con el cielo, así como la postura relajada del modelo, hacen que la imagen transmita serenidad y tranquilidad; sensaciones incrementadas por el acertado tratamiento en B&N.” 197


“Por el mar corre Mariano

f/11 - 1/500 s. - IS

“Cuidada imagen la que nos presenta el autor. Los ray cielo, surcado por unas aves, diferenciándolo de esta m esas “liebres”. Las hendiduras del terreno nos ayudan dinamismo. El tratamiento en B&N, el árbol en contralu e irreales historias.” 198


en las liebres...” Belmar

SO 200 - 20 mm.

yos de luz iluminando la mitad inferior de un potente manera de la línea de horizonte, sobre la que caminan a contemplar toda la imagen a la vez que le confieren uz y el niño observando, invitan a imaginar fantásticas 199


200

series fotogrรกfica


“La baraja española” por Jaime de Prado (jeno)

Habréis visto muchos naipes en vuestra vida y jugado infinidad de veces con una baraja española, pero apostamos a que jamás os habéis encontrado con una como ésta...

201


202

OROS


203


CABALLO DE OROS 204


REY DE OROS 205


206

COPAS


207


CABALLO DE COPAS 208


REY DE COPAS 209


210

ESPADAS


211


CABALLO DE ESPADAS 212


REY DE ESPADAS 213


214

BASTOS


215


CABALLO DE BASTOS 216


REY DE BASTOS 217


taxonomí S

“CERNÍCALO COMÚN (FALCO TINNUNCULUS)” por Isidro J. Gavilán

i has viajado por carreteras secundarias entre campos de cereal y prados, habrás visto alguna vez al cernícalo vulgar posado en alguna estaca o sobre una señal de tráfico, o tal vez haciendo el helicóptero, cerniéndose (de ahí su nombre) sobre alguna presa potencial con la mirada fija en el objetivo, la cola desplegada y las alas mariposeando con rapidez. Esta pequeña rapaz diurna, llamada también en algunas zonas “cernícalo real”, es el típico falcónido de alas apuntadas y cola larga y estrecha, con forma muy aerodinámica. Mide de 31 a 38 cm de longitud y tiene de 65 a 82 cm de envergadura alar. Macho y hembra son muy diferentes. El macho tiene la cabeza gris azulada, con una ligera bigotera más oscura. Su cola también es gris, con una ancha franja negra cerca del borde, que es blanco. Su cuerpo es de color pardo caldero o rojo óxido con motas negras, y su pecho y vientre son beige claro con finas motas oscuras. Pesa unos 155 g. La hembra es más parda, tanto cuerpo como cabeza, con barras transversales en el dorso y la cola. Por debajo tiene manchas longitudinales. Con sus 190 g., es algo más pesada que el macho. Los individuos inmaduros son muy parecidos a las hembras, pero más rayados por la parte inferior. Vistos volando desde abajo, las alas se ven de un gris uniforme, con listas. Son medianas, algo más anchas y puntiagudas que las de otros falcónidos. Aunque parecido al cernícalo primilla (Falco naumanni), si bien el vulgar es algo mayor, se distinguen porque el primilla carece de manchas en el dorso, el gris de su cabeza es más uniforme y las plumas centrales de su cola sobresalen, dándole un aspecto redondeado. Las uñas del primilla son blancas, mientras que el cernícalo vulgar las tiene negras.

218


219


Hábitat Su zona de distribución se extiende por Europa, Asia y África, y accidentalmente también se encuentra en América e Indonesia. Las poblaciones del norte de Europa pasan el invierno en el sur, mientras que las meridionales permanecen aquí todo el año. En la Península Ibérica y Baleares habitan unas 30.000 parejas. Es el halcón más numeroso. Es fácil de ver durante el día, ya que le gusta el campo abierto y las zonas de matorral, campiñas y dehesas. Es común verlo sobrevolando tierras de cultivo y páramos, incluso en prados alpinos. En general evita los bosques cerrados y espesos. Hacen sus nidos en grietas de rocas o edificios, antiguos nidos de córvidos, huecos de árboles o directamente sobre el suelo. En realidad anida en cualquier terreno, incluso en acantilados marinos. Se les puede ver también anidando en pueblos y ciudades.

220


macho joven

221


222


Reproducción El nido del cernícalo, como ya hemos dicho, puede haber sido el antiguo hogar de una pareja de cornejas o urracas, o un hueco en un muro. En primavera empieza la época de celo del cernícalo vulgar. El macho hace vuelos de exhibición, volando de lado o haciendo picados con las alas replegadas. Este cortejo lleva a un ruidoso apareamiento en una rama cercana al nido. Los más tempraneros ponen sus huevos durante los últimos diez días de abril, pero la mayoría lo hace en mayo. Esta única puesta varía entre tres y seis huevos, que la hembra incuba durante 26 a 31 días, mientras el macho la alimenta. Si la comida no es suficiente, se interrumpe la incubación. Al final del periodo de incubación eclosionan los huevos y polluelos salen con los ojos abiertos y cubiertos de plumón blanco. Durante los primeros ocho días de vida serán cuidadosamente cubiertos por las alas de la hembra; los siguientes ocho días los seguirá tapando, pero con menos celo. Ahora que los pollos ya no necesitan tanto su calor, la madre puede salir también en busca de alimento. Éste es puesto en pedazos a la altura del pico de los polluelos, que se alimentan ordenadamente y sin peleas. Cuando ya tienen treinta días, y su aspecto es parecido al de su madre, los pollos dejan el nido, aunque seguirán siendo alimentados por sus padres durante otro mes.

223


224


cernĂ­calo macho

225


226


cernĂ­calo macho

227


228


cernĂ­calo hembra

229


Alimentación y costumbres La técnica de caza del cernícalo vulgar lo hace inconfundible; ni siquiera el cernícalo primilla la usa con tanta frecuencia ni de forma tan sostenida. Antes lo hemos comparado con un helicóptero, y es que su vuelo cernido, es decir, estacionario a la espera de avistar alguna presa, no puede por menos que recordarnos a las capacidades de inmovilidad en vuelo de esos vehículos aéreos. A veces escudriña su territorio, posado en una estaca o volando de forma desordenada, con menos frecuencia planeando en semicírculos. En otras ocasiones, permanece casi inmóvil entre 10 y 20 m de altura sobre el terreno, cara al viento totalmente quieto o moviendo sus alas de forma amariposada para evitar el desplazamiento horizontal, con su cola en abanico. Cuando ve una posible presa, se lanza en picado a por ella, replegando sus alas en los últimos metros y colisionando con fuerza contra el suelo. Una vez apresado su objetivo, lo remata con un picotazo en la nuca. Sus víctimas suelen ser roedores y otros pequeños mamíferos, lagartos, aves jóvenes (aunque también adultos de aves pequeñas), ranas, etc. En verano, su alimentación consiste en gran medida de grandes insectos, como las langostas. No renuncia a presas más grandes, como comadrejas o codornices. Emite una especie de “ki-ki-ki” fino, agudo y penetrante, sobre todo cuando está alarmado. La hembra suena más ronca, y en el área de cría repite un estridente “kri-kri-kri”. Para terminar, os recomiendo ver este vídeo en YouTube titulado “El guardián de los cultivos”

230


cernĂ­calo hembra

231


232

galerĂ­a recomendad


Jose Ángel Niño (Anikuni)

233


Jose Ángel Niño

¡Tener una Galería Personal en Sonymage es fácil! Nuestras Galerías son gratuitas. Sólo debes ser usuario registrado y activo en Sonymage, para que en breve tiempo, dispongas de tu espacio personal.

234


235


litera 236


arte atura 237


algo más que palabras 238

U

n punto sin retorno, en ese preciso mome Sabía que la decisión que debía tomar iba manera definitiva. Gustaba Laura de dar largos paseos por la playa aún estaba vacía y sus únicos habitantes eran la carreras y picotazos se disputaban el botín del día mejor vida a todo tipo de animalillos que tenían la m en aquel lugar durante la bajamar. Paseaba descalza, confiada, con las zapatillas en espuma que dejaban los golpes de mar, que mo manera delicada sus pies como acariciándola y o completo haciéndola correr hacia la arena riendo d Aquella mañana no había risas ni ganas de juego horizonte cubierto de bruma, la misma bruma qu desde hacía varios días. Aquellos paseos en soledad siempre le habían equilibrio en su mente. El ruido de las olas rompiend playa de su amada Cádiz y aquel olor a sal, a mar..., un instante de paz indescriptible y una claridad de impagables. Un fresco y suave viento de poniente se levantó on su pelo y colándose por las rendijas de su vesti cuerpo casi de niña y su piel se estremeció cas armonía en Laura, sus ojos grises, sus manos co una piel clara, un cuerpo esbelto casi sin curvas plasticidad deliciosa que junto con una juventud


“Laura”

por Javier Morales

ento se encontraba Laura. ella una belleza sin igual. a cambiar su vida de una En aquel cuerpo latía un corazón, un corazón que tenía dueño desde hacía dos años ya, justo desde el momento en que vio a Joao, aquel muchacho a, muy temprano, cuando atlético de ojos verdes y la piel con sabor a chocolate que le robó cualquier as aves marinas que entre atisbo de conservar su voluntad una noche de San Juan entre hogueras a anterior y hacían pasar a y vino. Era también joven, muy joven... diecinueve veranos contaba a su mala fortuna de encontrarse espalda, una espalda que traía a Laura por la calle de la amargura y la tenía detrás de cada palabra que pronunciaba o cada gesto que hacía el n la mano jugando con la mozo, que era una clase de anatomía en sí mismo, fibroso, perfecto en su ojaban algunas veces de complexión y el motivo de todos los desvelos de Laura. Era hijo de una otras veces los cubría por pareja de Caboverdianos que arribaron a las costas del sur de España allá divertida. por los ochenta, consiguieron hacerse un hueco vendiendo su artesanía os, la mirada puesta en el por las playas durante algunos años y ahorraron cada céntimo hasta poder ue atormentaba su cabeza abrir un pequeño restaurante lindando con la carretera que recorría la playa separando los locales de la arena y el mar. Un local donde servía cada día un ayudado a encontrar un trocito de su Cabo Verde natal. José, su padre se encargaba de los pedidos do en aquella interminable a proveedores y sobre todo se afanaba con el Grogue, una bebida alcohólica , a vida, le proporcionaban hecha con caña de azúcar para la que no le costó pocos desvelos conseguir e ideas que se le antojaban los permisos y que se lo autorizaran para el consumo. Arlinda, su madre, reinaba en la cocina, entre fogones, preparando sobre todo las cachupas, ndeando caprichosamente un guiso semejante en apariencia al cocido madrileño pero con infinidad de ido, acariciando su joven variedades e ingredientes que hacían y en la actualidad siguen haciendo las si por completo. Todo era delicias de los locales y turistas..., esos locos enamorados del viento con on dedos finos y largos..., pelos alborotados, ropa de marca y cuerpos perfectos esculpidos a golpe pero de una delicadeza y de mar y sol, siempre cerca de sus tablas de kitesurf y sus cometas gigantes casi insultante hacían de que hasta allí se desplazan cada día. 239


Joao ayuda con el servicio de mesas y desde hace unos meses también lo hace Laura, desde que ampliaron el local, el trabajo se ha multiplicado. Aquel golpe de aire “despertó” a Laura de su ensimismamiento. Se dio cuenta entonces que estaba ya al final de la playa, había perdido la noción del tiempo pero todavía tenía erizado cada vello de su piel, últimamente todo en ella estaba cambiando. Le recordaba a esas películas de súper héroes que tanto le gustaban a Joao, como en esa en la que el protagonista va notando como sus sentidos se hipersensibilizan hasta formar otro yo después de ser picado por una araña..., un “yo” capaz de realizar cualquier hazaña. Sus pechos habían empezado a crecer y sentía como cada día sus sentidos se agudizaban teniéndola más alerta y esas ganas de llorar... Eso era lo peor, se sorprendía llorando en los sitios más insospechados y despertaba con la almohada mojada. Estaba embarazada y su vida estaba a punto de entrar en una verdadera montaña rusa. Luego estaba Joao..., ajeno a todo, pensando en viajar por todo el mundo, trabajar en lo que fuera y pasear su juventud. Solían pensar en su próximo viaje por Europa a bordo de un tren para vivir experiencias inolvidables. Miró el reloj, ¡las 8:50! - ¡Buuuf, no llego! - se dijo. Y es que Laura empezaba con los desayunos en el restaurante a las 9h, además las propinas de los alemanes e ingleses eran siempre las mejores. De hecho, buena parte de sus ganancias estaban soportadas por esas propinas. Laura echó a correr por la orilla, era el camino más corto para llegar, era ágil y su estado no le impedía correr ligera como una gacela. En poco menos de quince minutos se plantó a la altura del restaurante, corrió entonces hacia la carretera para cruzarla, descalza todavía y meterse de inmediato por la parte de atrás mientras una mirada cómplice de Joao y un beso lanzado al aire le reconfortaban un poco después de

240

la carrera frenética que se acababa de dar. Se lavó los pies con la manguera del patio, se puso las chanclas y su delantal negro con aquellas letras bordadas en verde, “La Isla”, así se llamaba el restaurante en el que entre tazas, sartenes y cucharas se iba cocinando el amor que compartía con Joao. Era él un muchacho con gran carácter y aparte de lo físico, era alguien que le hacía reír hasta morir. Le encantaba verle bailar de manera desgarbada y arrítmica intentando imitar a un experto bailaor de flamenco, golpeándose el pecho y los muslos hasta soltar un olé final que a Laura le hacía desternillarse hasta caer al suelo, una persona fiel a sus principios..., unos principios que se encargaron bien de inculcarle sus padres, personas humildes y honradas, “de esas que ya no quedan”, como solía decir Jorge, el padre de Laura. Un comercial de aire acondicionado al que la crisis del sector inmobiliario le había dado de lleno y que soñaba con que la situación económica, especialmente en Cádiz, donde la pesca, el campo o algunas actividades poco recomendables y delictivas a lo largo de la costa de Algeciras son casi las únicas salidas para las nuevas generaciones, dejara de ser una realidad actual para pasar a ser un mal sueño, su madre y él decidieron darle lo mejor a su hija y no quisieron tener más descendencia. Luego el tiempo y la coyuntura económica del país, hicieron mella en Laura que no se desanimaba y enviaba currículums casi todos los días a diferentes colegios y academias. Había estudiado filología inglesa y estaba preparando las oposiciones, que aunque con muy pocas plazas libres se celebrarían el año próximo... Luego estaba Lola, su madre..., el espejo en el que le gustaba mirarse a Laura, el bastión en el que se apoyaba su casa y su verdadera guía... Orgullosa, fuerte y madre de sus hijos, religiosa... Muy religiosa. No sabía bien Laura por dónde empezar a abrir ese melón que tantos quebraderos de cabeza le estaba suponiendo.


241


La tripa casi no se le notaba, su delgadez todavía escondía lo que en poco tiempo sería obvio. Eran seis semanas de gestación pero ella intentaba evitar esas camisetas ajustadas que tanto le gustaban y optaba por blusas, más anchas, que le ayudaban a esconder o al menos prorrogar la decisión y sobre todo el anuncio de tan complicada noticia, una noticia que desde ayer compartía con Graciela, su mejor amiga y confidente, quien entre lágrimas y alguna risa para intentar quitarle hierro al asunto le animó a decírselo a Joao lo antes posible. Eran amigas desde niñas, se podría decir que eran como hermanas, esa que Laura nunca tuvo. Todavía recordaba el primer día que entró Graciela a clase, estaba ya avanzado el año escolar y la que hoy es su mejor amiga se sentó en la mesa de su derecha, se puso las manos entre las piernas y las aprisionó con los muslos como todavía hacia hoy cuando se ponía nerviosa. La señorita Marta les dijo: - Demos la bienvenida a Graciela, viene de La Guardia, que ¿está en...?. El silencio se hizo en la clase, como en una escena de cine del oeste en el que sólo una caprichosa planta rodadora cruzando por la polvorienta calle viene a turbar tan misterioso momento. Bien sabía Laura dónde estaba aquello, su padre era natural de Ocaña y cuando viajaban al pueblo siempre pasaban por allí, de hecho, era la localidad más próxima. - ¡Toledo! - dijo Laura. Graciela dio un respingo, asombrada de que la escuchimizada niña de al lado hubiera adivinado una pregunta de Trivial tan compleja. Laura le regaló una sonrisa y Graciela su mano por debajo de las mesas... No hizo falta más, desde entonces sus días se llenaron de complicidad y amor fraterno, porque no siempre hace falta la sangre para confraternizar a dos personas. La mañana de desayunos tocaba a su fin y las propinas habían estado muy bien, ¡casi 9 €!, pero podían ser más, porque las monedillas

242

le resonaban a Laura como cascabeles en el bolsillo del delantal. Joao se acercó entonces desde atrás para darle un abrazo de oso y Laura lanzó un suspiro... Esos brazos tenían un efecto calmante en ella que la dejaban sin fuerza vital para moverse, aparte que el muchacho apretaba... - ¿Qué hacemos esta tarde, princesa, subimos un rato a Vejer?. Seguro que todos están en La Pachanga. Además le tengo que dar el pendrive a Lucas... ¿Hace?, o lo que quieras... - Mejor quedamos en La plaza y cenamos... Tengo ganas de estar contigo. ¿Vale?, me voy a casa a cambiarme que estoy hecha un asco. Te veo por la noche, ¡chocolate!. Laura cogió su scooter y salió hacia casa, sus padres habían salido así que no tuvo que andar con demasiado cuidado a la hora de desnudarse. Se duchó y eligió un vestido de algodón con mangas de farol y escote palabra de honor con un estampado de flores muy pequeñas, ceñido por encima de la cintura con elástico, justo bajo el pecho y lo suficientemente ancho como para sentirse cómoda. Salió a la calle y volvió a coger la moto para encaminarse al centro del pueblo donde Joao seguro ya esperaba... No era la puntualidad una de las virtudes de Laura pero Joao no podía evitar serlo aún a sabiendas que Laura no lo era... cuando llegó, Joao ya estaba allí, eso no era una sorpresa. Se encaminaron hacia la Plaza de Chacón , donde estaba el El Chambao, un local que la gente joven solía frecuentar para comer algo rápido... ¡Tenían un sándwich de atún, alcaparras, variedad de lechugas y mayonesa que te hacía perder el sentido!. Era un local con ese aire gaditano de cañas secas vistiendo las paredes y jarapas por el suelo. Laura, su dueña, se había procurado unos cojines gigantes de piel y lana de oveja que habían sido confeccionados por Rajid y su familia. Nadie trabajaba la piel como los marroquíes, de eso no había duda.


Pidieron dos de los citados sándwiches y dos Cocas Light, Joao le cogía las manos y la miraba a los ojos con auténtica devoción. Pero Laura esta vez no soportaba esa mirada... - ¿Te pasa algo, nena? Te veo rara, ausente... Laura no pudo evitar que una lágrima delatora corriera por su mejilla... - Me estás asustando, ¿qué te pasa? Laura no podía ahora ya contener las lágrimas que casi sin querer caían por sus grandes ojos grises. Su boca se abrió y vio que con cada palabra pronunciada, algo se moría en los ojos de Joao... Su cara pasaba de la incertidumbre a la desolación. Notaba como le empezaron åa sudar las manos y como esas manos poco a poco dejaban de apretar las suyas... Sintió como se le partió el alma y vio marcharse a su amor... No dijo una palabra, sólo se marchó, dejando a Laura desconsolada. Joao echó una mirada atrás antes de salir del local, lloraba... Laura llegó a casa en un mar de lágrimas, sus padres seguían fuera, cosa que agradeció. Llamó a Graciela, era la única que la podía ayudar. - ¿Que se ha pirado sin decir nada?, mira tía yo sé lo que haría, ¡no tengo dudas! Paola, ya sabes lo que hizo... - ¡¡Estoy muerta de miedo de verdad, Graci!! Y es que Paola, una amiga mutua, decidió abortar después de quedarse embarazada de Jota, un chaval que pasó el verano del 2013 en Conil y se fue de nuevo a Madrid dejando a “Pao” con algo más que un puñado de promesas... Cuando Paola, se lo contó al muchacho por teléfono, el silencio lo dijo todo. Esa fue la valiente aportación del "padre" a la causa.

243


Demasiadas coincidencias para una noche. Laura colgó el teléfono con la promesa de verse al día siguiente en la capital. Todas sus amigas sabían que aquella clínica estaba a la espalda de la Plaza de San Juan de Dios, en Cádiz capital, a media calle de La Bola, antes de entrar a la plaza... Laura llegó antes que Graciela, por primera vez su impuntualidad no había sido la protagonista. A los quince minutos llegó Graciela. - Tía, tranquila, entramos y preguntamos... ¿Vale?, si no te hace... Nos vamos. - dijo Graciela. Tras la exploración, Laura salió con un presupuesto no escrito y el corazón hecho jirones. Tenía los ojos hinchados, la noche había sido larga, muy larga... 1300 € era el precio para devolver su vida al punto en el que se encontraba y ayudarle a olvidar a Joao. Estaba decidida, ella no podía afrontar eso sola, no sin Joao... No quería. No sabía de dónde iba a sacar tanto dinero pero tenía que hacerlo. - ¡Tía, yo tengo! Sabes que mi yaya murió en navidades y me dejó algo la pobre... ¡Cuenta por lo menos con 600 euros, más no te puedo dar, tía! Mis padres me matarían. Laura habría hecho lo mismo pero que Graciela tuviera ese gesto para con ella le hizo de nuevo romper a llorar, ella sí tenía el resto, había guardado buena parte de las propinas para ese viaje por Europa con Joao... La semana siguiente Laura y Graciela viajaron a Cádiz. El dinero metido en el sujetador y el alma encogida. No había ido a trabajar, no podía ni quería ver a Joao, que la había llamado varias veces, pero Laura no lo había cogido. Estaba decepcionada, dolida, rota, como su relación con el que creía amor de su vida. - ¿Sabes?, ¡ayer me llamó! - ¿Joao? - ¡Sí, tía, muy fuerte!, Pero yo no se lo cogí, ¡¡que le den!! - No quiero saber más de él. ¡Me dejó ahí sola, me ha decepcionado! Se sentaron en la sala de espera, Graciela, aprisionaba las manos entre sus muslos... Doce años después y todavía no podía esconder su estado cuando se ponía nerviosa. Laura le tendió la mano, Graciela sacó la suya y se la dio. Ahí estaban juntas, como el primer día de colegio, ahora sólo quedaba esperar... La puerta de la clínica se abrió de un golpe y Laura dio un bote de

244

su asiento. Una figura familiar apareció a la carrera. Era Joao, que entró por la puerta sudoroso y con los ojos como platos... - ¡Laura, niña, te he llamado muchas veces pero no lo coges! - ¡Laura no quiere hablar contigo, pisha! ¡Ya te dije ayer que no vinieras, tira pa’ tu casa! - ¡¡Gracieeela!! Así que no lo cogiste, ¿no? Graciela le lanzó una mirada entre la complicidad y la falsa culpa que lo dijo todo... - ¡Por favor, reina, escúchame! te tengo que pedir perdón por mi reacción de el otro día, me asusté, no supe cómo reaccionar... La noticia me dejó sin palabras... No como nada desde entonces, ¡mira que canijo me he quedao!, mis padres no saben qué me pasa, están preocupados y lo están todavía más por ti, les he dicho que son cosas de novios... - ¿¿Novios?? ¡Tú y yo ya no somos novios! - Soy un bruto, bailo fatal, pero todas las canciones me recuerdan a tí y lo peor es que no las quiero bailar si no es contigo, no quiero más tardes en La Pachanga, mira, no he ido desde entonces, ¡Lucas me va a matar!. No quiero viajes por Europa ni más noches de San Juan. No quiero más «te quieros» si no son para ti, “Lau”, ¡niñaaa! ¡por favor, créeme, te quiero! La mañana se había levantado fresca en la capital y Laura se disponía a entrar en clase... El día de las oposiciones había llegado. Sacó su boli azul de la suerte y lo puso a un lado de la mesa. Se sentó cerca de la ventana, desde allí veía la calle, eso le relajaba, además desde allí veía bien a un joven de color que aguantaba casi en pose militar mirando hacia su ventana. A su lado, Tristán un mulatito precioso sentado en su desgastado carrito de bebé que empezaba a pedir un cambio a gritos. Como a gritos una voz parecía decirle a Laura desde su interior: - ¡Ahora, Laura, a por todas!


245


“La letra de DNI” por David Santaolalla

C

ada vez que me presentan a un chico, lo primero que le pido es que me deje ver su DNI. Es muy revelador: la fecha, el lugar de nacimiento y la letra del DNI. Según un estudio de una prestigiosa universidad castellanomanchega, las personas cuya letra del DNI es la Q, son más felices. Parece absurdo, una tomadura de pelo. Yo, al principio no me lo creí, no me creo ni los horóscopos. Pero como estoy un poco loca me decidí a hacer una investigación personal. Lo tengo fácil porque trabajo en admisión del ambulatorio, en el servicio de citas, y tengo acceso a los carnets de los pacientes. Curiosamente, entre los carnés de los más pachuchos no encontré ni una sola Q. Si encontré alguna fue en los que vienen a revisión rutinaria o los abuelos que vienen a por recetas. O los niños que se vienen a vacunar. Me encantan los niños, pero me horroriza el embarazo y el parto todavía me aterroriza más. Hoy en la radio he oído las ofertas de cruceros de una agencia de viajes. Quince días por el Mediterráneo pensión completa y niños gratis. No dicen si los niños los tienes que devolver al final del crucero o te los puedes quedar, como las toallas y los jabones de los hoteles. Y si te los quedas, ¿te los dan vacunados, bautizados y con la ITV pasada o lo tienes que arreglar tú misma? Lo de las vacunas lo puedo gestionar yo fácil en el trabajo. Pero lo de bautizar lo veo más difícil, no me llevo bien con los curas y lo de elegir nombre me estresa muchísimo. Todo lo que sea tomar decisiones me estresa. Los famosos ponen nombres raros a sus hijos. Les llaman Brooklyn o Dakota, nombres geográficos, o más bien toponímicos. Yo haría lo mismo, pero más castizo: si es niña le pondría Cuenca y si es niño Teruel. (Supongo que Teruel es masculino). Todo será que me eche un novio gallego y que insista en ponerle a la niña Coruña,

246

o si es niño Betanzos. Lugo, Lugo no es feo, ¿no hay un actor guaperas que se llama Vigo? Pues eso. Lugo Fernández, o como quiera que se apellide el padre. Lo realmente importante es elegir el momento preciso para que le toque una letra buena del DNI. La X, la K y la W son muy serias pero tienen un toque original. Más vulgares son la B, la M y la L. La F y la D no están mal. Es posible que se cree una nueva ciencia adivinatoria a partir de la letra del DNI. Es tan improbable como que la posición de los planetas influya en la personalidad del recién nacido. Y aún así todo el mundo lee los horóscopos del diario, por si acaso. Ya me veo escribiendo la columna en el periódico: adivinación por el DNI, ¿cómo se denominaría? ¿Deneimancia? ¿Carnetomancia? Imagínate a la gente cambiandose el DNI, igual que se cambia el nombre o el apellido si no les gusta. Buscando una letra más propicia, una que dé más suerte o esté más de moda. La suerte te la dan en comisaría. Tu futuro depende de un intrincado algoritmo informático que te otorga una letra. Una letra fatal que te acompañará, para bien o para mal, toda la vida. ¿Y si ese día (el día que acudes por primera vez a sacarte el DNI) te duermes y llegas tarde? Si se te cuela uno y ese uno consigue la ansiada Q, la que te iba a tocar a ti. Porque los de la Q son más felices, más sanos y tienen más suerte. O tal vez, por adelantarte, te anticipas y llegas antes de que salga la Q. Y te toca una letra anodina o maldita. Y tu vida se convierte en un infierno, si te toca la H o la Z. Tengo que replantearme lo del crucero. Aunque no me dejen llevarme el niño y ahorrarme así el embarazo, al menos podré conocer algún soltero potable. Que sea guapo, le miraré a los ojos. Mejor que no sea gallego. Le miraré a los ojos; a los ojos y a la letra del DNI.


247


“El vanidoso” por Gregoria Tienda

Vertiginoso se denominaba a sí mismo. Presumía de ser el más rápido y fornido de todos, y su arrogancia se hizo insufrible para los demás, tras ganar el primer premio en la última competición. Pero su engreimiento predominaba sobre su inteligencia. Confiado en sus dotes físicas, despreciaba la enseñanza que los más avezados impartían con el fin de que estuvieran preparados para el honroso propósito: llevar a buen término la misión y transmitir con éxito el mensaje encomendado. Los viejos documentos de los más insignes viajeros, hablaban de la conveniencia de estar preparados para emprender en cualquier momento, tan placentero viaje. Los mejores momentos eran los sábados y domingos por las noches, aunque se organizaban en distintos días y a distintas horas. También relataban la existencia de viajes que a última hora eran cancelados en la misma rampa de lanzamiento, o de sucesos incomprensibles, como viajar sin saber a dónde, o con qué fin. Esta vez no parecía falsa alarma. Era lunes por la mañana y muchos, entre ellos el propio Vertiginoso, estaban descansando después de un fin de semana muy movido. Por megafonía se anunció el último aviso: ha comenzado la retrocuenta. Todos aquellos que vayan a participar, acudan a la puerta de embarque, que el lanzamiento es inminente; se ruega una competición en la que se respeten las reglas. Que gane el mejor. La competitividad por ganar la mejor posición era frenética. Algunos quedaron rezagados y no pudieron iniciar el viaje. Vertiginoso, abriéndose camino a golpes, consiguió ponerse el primero. Los impulsos en la lanzadera eran cada vez más bruscos y se oía el rumor de las olas que transportarían a los viajeros a tan deseado destino. Empezó la cuenta atrás: 10, 9, 8, 7… ¡ignición! Vertiginoso salió raudo moviendo su cola con frenesí, y cogió cierta ventaja. Sin embargo, su desconocimiento de la escabrosidad del camino, hizo que consumiera todas sus fuerzas en la salida, mostrando claros signos de cansancio a mitad del trayecto. En el horizonte, veía la esponjosa célula cuya fecundación daba por segura, cuando con desesperación, vio como otro competidor se ponía a su altura. Un competidor menos veloz que él, pero que midió mejor sus fuerzas, le ganó por algo más de una cabeza, introduciéndose irremediablemente antes que él en el destino soñado. Moraleja: El éxito no radica en la fuerza de la cola, sino en el buen uso de la cabeza.

248


249


PERDIDO EN EL TIEMPO IX "Así hablaba Zaratustra - Richard Straus" por César García Arriesgando mucho he aparcado en el andén con la luces de avería. No podía soportar la incertidumbre. Sigue sin pasar un maldito coche, pero basta con que aparque en el arcén para que aparezca de la nada un gran tráiler y me lleve por delante. Una magnífica metáfora de lo que ha sido mi vida. He tomado el móvil del asiento del copiloto y he buscado un contacto al azar, no del “wasape” como lo llamo yo, porque nunca sabes si te responderán al instante o tardarán horas o días. Ni siquiera he apagado la música, ni tampoco he buscado una excusa previa para justificar la llamada, de alguna manera ya he aceptado que esto no es una broma ni un delirio, es una certeza interior que no puedo desterrar. No tengo cobertura o conexión o para mí ha desaparecido para siempre el contacto con la realidad, con la dimensión en la que he vivido todos estos años. Ni siquiera ha saltado la voz de la operadora poniendo cualquier disculpa, ni el tono de llamada, nada, un silencio absoluto. Mientras lo hacía no he dejado de mirar por el retrovisor, buscando una luz a mis espaldas. La oscuridad absoluta, el silencio absoluto. El reloj del coche sigue marcando las 00,00, el reloj de pulsera las 12,00 y el reloj del móvil también se ha quedado en las 00,00. La aguja del contador de gasolina no se ha movido, como si no hubiera gastado nada a pesar de no haber parado de moverme por la autovía maldita de circunvalación. 250

Acabo de encender un pitillo mientras escucho la obra de Straus. Me siento como el antropoide que ha tocado el monolito y de pronto todo ha cambiado, o como el astronauta que es atraído hacia el monolito y pasa por una puerta dimensional hacia otra realidad, viajando en el tiempo sin moverse. Recuerdo cuándo escuché por primera vez esta música. Fui a ver “2001, Odisea del espacio”, a un cine en Alcalá de Henares. Tendría yo veintiuno o ventidós años y la impresión de la película y de su música me dejó una marca indeleble. De alguna manera me siento como ese bebé que aparece al final de la película, mientras suena la música del gran Straus, solo que yo no soy un bebé-dios, como parece ser el protagonista, transformado de humano astronauta en bebé-dios de un universo. Sigo siendo el mismo gordito de siempre, el mismo idiota integral de todos los días, aunque algo sí ha cambiado. No me duele el trasero de tantas horas sentado al volante, como sería lo normal, ni tengo agujetas en las piernas de la tensión de apretar los pedales, ni noto la menor somnolencia, tampoco tengo hambre ni sed. Me pregunto si en esta nueva dimensión necesitaré comer o beber o habrán desaparecido estas necesidades. ¡Dios lo quiera! Porque no me veo saliendo del coche, saltando el quitamiedos y adentrándome en la noche a la busca de una gasolinera con tienda para comprar una botella de agua y un sándwich.


Las luces de la ciudad se han apagado. Al menos yo no las veo. La oscuridad es absoluta, apenas rasgada por los faros del coche que solo me permiten ver asfalto. Me pregunto si la linterna que no necesita pilas, solo agitarse, y que compré expresamente para el coche, seguirá en el maletero. Mis despistes, el desorden que ha presidido mi vida me acompañará siempre. Hago un recuento de lo que supuestamente llevo en el maletero, porque eso será todo lo que posea en esta nueva dimensión, si es que en ella se puede poseer algo. Al menos sé que llevo dos libros, podía haber cargado parte de mi biblioteca, ¡pero quién iba a saber lo que me esperaba esta noche! ¿Y la temperatura? Se mantiene estable en el indicador del coche, no ha bajado ni subido un solo grado de los 16 que marcaba la última vez que lo miré. Eso está muy bien porque apenas he traído ropa. Si se pusiera frío tendría que aguantarme y sufrir la correspondiente hipotermia. Si hiciera demasiado calor podría quedarme en calzoncillos, jajá. Por aquí no creo que pase alguna dama, asustadiza o no, en mucho tiempo.

Sigo escuchando la música. Aparte del conocido tema empleado en 2001 el resto de la obra también merece la pena, aunque cueste centrarse en su desarrollo. Calculo el tiempo transcurrido desde que el reloj se parara en las 00,00. Solo podré hacerlo por la extensión de las piezas musicales. Al menos confío en que llegará el alba y con la luz veré las cosas de distinta manera. ¿Y si no llegara? Hasta es posible que me hayan condenado a una noche perpetua. ¡Malditas fuerzas poderosas! ¡Qué digo! No, perdón, sois geniales, disculpad lo dicho en un momento de acaloramiento. Espero que al menos hayan pensado en la comida y la bebida. No me veo como un superviviente, como un Rambo de pacotilla, rastreando en la oscuridad, buscando una ciudad inexistente, intentando encontrar plantas comestibles por el olor o el tacto, cavando con las manos en el suelo a ver si encuentro agua subterránea. Esto es el disloque, no tiene el menor sentido. Pero me adaptaré, sobreviviré, como el mono antropoide de 2001. Temo más a la soledad que a cualquier otra contingencia. Espero no acabar volviéndome rematadamente loco, si es que no lo estoy ya.

251


252

fotopoema


"Te busco y no te encuentro" por Gregoria Tienda

253


254


"Refugio" por Juan Francisco Caro

255


la bibliotec

“Son más los que mueren por César García

Acabé la novela hace algún tiempo, pero me impactó tanto que no he dejado de rumiarla desde entonces, como un buey tranquilo y persistente. Es curioso que haya tardado tantos años en descubrir a Bellow, no suelo dejar pasar una sola ocasión de conocer nuevos autores que puedan ampliar mis horizontes de lector, pero no fue hasta hace algunos años que le descubrí en el escaparate de una librería. Entonces me hice con algunos libros que voy leyendo poco a poco, para que duren, como hacía con los caramelos cuando era niño. Hace unos días, confeccionando la lista de lecturas para mi jubilación, fui consciente de lo mucho que me queda por leer, no solo libros interesantes y divertidos o autores desconocidos, sino de auténticas obras maestras que por un motivo u otro no he leído hasta ahora. Me llama la atención especialmente la literatura norteamericana, en la que últimamente estoy descubriendo fantásticos autores que son como diamantes pisados al pasar, casi sin querer. Saul Bellow es uno de ellos, pero también están John Irving, al que leí por primera vez hace tres o cuatro años, o Philipp Roth, de quien me dispongo a leer su Pastoral americana, ganadora de un Pulitzer, o Richard Ford, último premio princesa de Asturias.

Saul Bellow

256

Como dijo el sabio Salomón, no hay nada nuevo bajo el sol. Leyendo a Bellow, mi hinchado ego se pinchó como un globo. Cuando comencé a crear mis personajes humorísticos y encontré esos narradores tan atípicos, también personajes humorísticos ellos, creí haber descubierto América. Pues bien, no, antes llegó Bellow con este fantástico narrador-testigo en primera persona que sin duda es el gran hallazgo de la novela y que se parece bastante, al menos en el tono, a alguno de mis narradores de relatos humorísticos. La novela rezuma humor por todos los poros, pero es un humor tan sutil, tan discreto, que bien pudiera incluso pasar desapercibido para algunos lectores poco duchos en cosas de humor. No sé si se trata del famoso humor judío -aunque Bellow no se parece a Woody Allen- o más bien eslavo-judío-cosmopolita, o es un humor personal del autor. Mi conocimiento de la novela humorística en la historia de la


de desamor” - Saul Bellow literatura creo que es bastante amplio, pues bien, he recibido tal impresión con esta novela que he recordado mis lecturas del Quijote, mi inspiración humorística ahora y siempre; también he pensado en los Papeles póstumos de Dickens y en las Almas muertas de Gogol, por citar solo algunas obras clave del humor literario. Sin embargo, los personajes y situaciones de Bellow son tan peculiares y personales que cuesta hacer comparaciones. Buscando información sobre Bellow en Google di de bruces con el comentario de un escritor famoso, ahora no recuerdo de quién se trataba, que destacaba cómo Bellow era capaz de utilizarlo todo como material de sus obras, la vida cotidiana, lo más insulso entre lo insulso, cualquier cosa le sirve. Pues bien, nada más cierto, porque en esta novela uno creería estar viendo una carrera de record del mundo, algo así como los cien metros obstáculos. Me imagino al bueno de Saul erigiendo una valla de dos metros y mirando a los espectadores como diciendo, «esto está chupado». Porque realmente como novelista y como humorista, encuentro en la obra una auténtica carrera de obstáculos para ponerlo todo cuanto más difícil mejor y terminar batiendo el record del mundo por mucho. Así, a pocos se les ocurriría darle la profesión de botánico a su personaje. Hay profesiones que dan muy poco juego en la literatura, pero la de botánico se debe ganar la palma. El tío Ben, el protagonista de la historia, no sólo es botánico y botánico apasionado, fogoso, entregado, también tiene una edad que podríamos considerar impropia para el don Juan, antiguo o moderno. Por si fuera poco es un hombre tan cotidiano, hogareño, tan alejado del aventurero de moda, que uno se pregunta qué puede sacar Bellow de un tipo así en el terreno humorístico. Pues saca oro y diamantes. Es increíble, es fantástico.

Flaco de la cinematografía. Porque esa es otra, aunque el personaje central de la historia sea el tío Ben y su sobrino, el narrador, pretenda permanecer en la sombra, en realidad es tan personaje principal como su tío o más. Y por si fuera poco, los secundarios, como en el Quijote, son auténticas obras de arte. Algunos aparecen poco, solo para echarles un vistazo, pero son geniales. Así nos encontramos con la esposa actual del tio Ben, Matilda, un portento de hermosura, sensualidad, inteligencia y todo en una mujer moderna; de familia rica, una de esas mujeres que uno busca como un diamante y nunca encuentra. Sin embargo, al tío Ben le persiguen estas mujeres. Es increíble cómo un hombre como él, la antítesis del don Juan, acaba siendo perseguido por mujeres hermosas y ricas, el sueño de cualquier hombre. En realidad el tío Ben está más enamorado de las plantas que de las mujeres, pero no se sabe si es porque tiene algún imán en los bolsillos que las atrae o porque sabe aprovechar las ocasiones, porque tampoco es que sea un hombre totalmente ajeno a la belleza femenina y la sensualidad.

Por si fuera poco el personaje-narrador, su sobrino, lo hace tan bien, tiene un sentido del humor tan peculiar, tan sutil, que ambos acaban convirtiéndose en algo así como el Quijote y Sancho de la edad moderna, o el Gordo y el 257


Mientras uno lee la historia se pregunta qué ven las mujeres en el tio Ben. A este respecto recuerdo lo que algunas mujeres me han dicho sobre que ellas no hacen caso del físico del hombre, sino que buscan la persona que hay en su interior, algo que los hombres nunca hacemos, por supuesto. Pues bien, animado por esta especie de lema femenino, abrigué grandes esperanzas de que ellas pudieran apreciar lo que hay en mi interior, porque está claro que mi exterior no puede ser apreciado. Así pensé que al menos una vez al año una dama se dejaría seducir por mi personalidad interior, o vale, cada dos años, o bueno, tal vez cada cinco o diez años, pero en alguna ocasión. Pues no, no les interesa mi personalidad interior, y creo que no es tan terrible, y parece que mi personalidad exterior influye más de lo que ellas confiesan. ¿A qué viene esto? No es que el tio Ben sea contrahecho, pero tampoco parece un hombre para enamorarlas a todas, tal como lo describe su sobrino. Tampoco es joven, tampoco la botánica parece la mejor profesión, dejando aparte la posibilidad del regalo de una flor exótica. Tampoco tiene labia ni sabe manejarse como un don Juan. Uno se pregunta qué ven las mujeres en él. ¿Tal vez su personalidad interior? Pues no parece tampoco excesivamente interesante. Nadie lo sabe, el caso es que llega a sentirse tan asfixiado que utiliza las invitaciones de colegas botánicos para conferencias o expediciones, para fugarse de la dama ansiosa de turno. Jajá, es increíble como Bellow puede utilizar esta profesión, la antítesis humorística de las profesiones, para sacarle tanto jugo. El sobrino no se anda atrás. Un joven en la treintena, parece que no mal parecido a pesar de lo mucho que él intenta desprestigiarse, de familia burguesa-aristocrática, con ancestros rusos, con vida parisiense que recuerda a Balzac y sus personajes del barrio de La Opera, se deja seducir por una mujer muy pequeña a pesar de sus curvas voluptuosas, hasta el punto de que los lectores nos preguntamos si en realidad, no será enana. Tiene una hija a la que intenta ver y a la que dedica buena parte de sus ingresos, mientras la susodicha madre de su hija prefiere a los amantes brutotes, que le dejen el cuerpo lleno de moratones. En realidad, parece una

258

masoquista nata que ha huido, como del rayo, del cariñoso sobrino del tio Ben. No sabemos muy bien si el desamor lo sufre el tio Ben de las bellezas que le asedian o son ellas, las bellezas, las que sufren el desamor de este hombre que sigue enamorado de su primera esposa difunta. Tampoco está muy claro si el sobrino sufre de desamor de la madre de su hija o solo se siente humillado, y es su amiga la que sufre, pues se somete a una delirante operación de cirugía estética, para que él le haga caso. Nadie sabe muy bien quién sufre de desamor o quién sufre más o quién debería morir y quién debería vivir, el caso, cierto, es que en la novela hay mucho desamor. También hay personajes antológicos como los padres de Matilda, especialmente el padre, o como el tío del tio Ben, un millanario mezquino que recuerda a los personajes de Dickens, y tan viejo que hasta un pequeño disgusto lo puede mandar al más allá. O la amiga del sobrino del tio Ben, o el hijo del millonario que pretende reconciliarse con su padre antes de que muera, para así poder heredar algo. Todo un ramillete de personajes que si no son tan buenos secundarios como los del Quijote, al menos están muy bien hechos y a un nivel de record del mundo. Bellow, como hizo ya en «El Diciembre del decano», aprovecha todo el material cotidiano que tiene a su alcance para descubrir los entresijos de esta sociedad, tanto cómicos como dramáticos. Si yo fuera un corrupto dejaría de serlo al ver la vida y milagros del millonario avaro. Y si fuera un político dejaría de serlo al ver la hilarante escena del Gobernador del Estado, en esa especie de juicio extraño en la cárcel para ver si le conceden la libertad provisional o no a un supuesto violador. Hay momentos de humor exquisito que un gourmet del humor y de la buena literatura, como es mi caso, degusta con placer de dioses disfrutando de la ambrosía por primera vez. La obsesión que sufre el tio Ben después de ver «Psicosis» del maestro, con los hombros de Matilda, que se le parecen a los hombros del Perkins por detrás, disfrazado de su madre, es antológica. Su miedo a asesinarla sonámbulo es tan regocijante como erótica la imagen de la hermosa Matilda siendo observada de esta manera por el tio Ben. También aquí Bellow desincha otro de mis globos, ese


que hace referencia a lo bien que soy capaz de unir erotismo y humor en mis relatos. Esto sí que es erotismo del fino, sin describir siquiera cómo Matilda se quita las ligas o el sujetador, mientras el bueno de Ben contempla sus hombros y toda su hermosura se convierte en deseo de estrangularla. Tampoco le gustan sus pechos, demasiado separados. Y esta confidencia se la hace a su sobrino por teléfono, en plena noche, porque no puede dormir, y desde la lavandería del edificio, en el sótano, susurrando para que el guardia de seguridad no le descubra. Genial, Bellow, me quito el sombrero y me rasco la calva con deleite. Creo que ya solo el título nos quintaesencia la novela. El tio Ben es entrevistado en una televisión, creo que después de la catástrofe de Chernobil, y preguntado por las consecuencias de la radioactividad para las plantas, solo se le ocurre decir una frase chusca, tal vez bloqueado por los nervios o por el despiste que le acompaña: «Son más los que mueren de desamor que a causa de la radioactividad» Es un perfecto resumen de la novela, el desamor mata a muchos, aunque nunca se sabe si uno es la víctima o el verdugo, o las dos cosas, y si se merece morir o que lo maten. El amor según San Saul Bellow es una cosa tan extraña que en cierto modo se parece a la radioactividad. Llega sin avisar, te come por dentro, y al final «toos muertos o radioactivos durante toda la eternidad». A la chita callando Bellow nos deja sin amor, sin esperanza en el futuro de esta torpe humanidad, sin saber muy bien qué harán de nostros estos personajes que nos controlan, millonarios, políticos o los que mueven los hilos, sean quienes fueren. Queda el humor, queda reírse del bueno del tio Ben obsesionado con los hombros de su amada porque ha visto una película del maestro del suspense en el peor momento, y que en lugar de aprovechar ese cuerpo esplendoroso y ese entronque con el dinero... Pero no, no voy a hacer un «spoiler», signifique lo que signifique. Que los lectores lleguen hasta el final y luego se miren al espejo, para ver la cara que se les queda.

SINOPSIS El narrador está tan obsesionado con su tio Ben que el lector se pregunta si no habrá algo patológico en esta conducta. El narrador ha huído de Europa par refugiarse cerca de su tio, dejando al don Juan de su padre vivir su decadencia y abandonando a su madre en Africa, con una ONG, donde ha huido para librarse del pelmazo de su marido. El narrador nos cuenta como testigo todo lo que le sucede a su tio y sus regocijantes charlas telefónicas y no telefónicas. Vemos pasar personajes tan divertidos como terribles y sobre todo vemos cómo mujeres buscan hombres y cómo hombres creen buscar mujeres, aunque no saben muy bien lo que buscan, ni ellas tampoco. Aquí nadie sabe muy bien lo que busca. Espléndido resumen de lo que es el amor. Que sean más los que mueren de desamor que los que fallecen a causa de la radioactividad es un buen resumen de nuestra sociedad y nuestro tiempo. Todo el mundo preocupado por las estadísticas de las muertes en accidente de tráfico, por catástrofes radioactivas o no, por el terrorismo, por el hambre... y sin embargo parece que son más los que mueren de desamor. Sin embargo nadie se preocupa por entender el amor, por traer una pizca a nuestra vidas y por las terribles consecuencias que el desamor genera en nuestra sociedad. FICHA TÉCNICA AUTOR: SAUL BELLOW TÍTULO ORIGINAL: More Die of Heartbreak, EDITORIAL: DEBOLSILLO ISBN: 9788497938631 GÉNERO: Narrativa

259


mú 260


arte úsica 261


mĂşsic

Grandes Damas del Jazz "Nina Simone" por Jaime de Prado

262


N

ina Simone es el nombre artístico de Eunice Kathleen Waymon; nacida en Tryon, Carolina del Norte, en 1933 y fallecida en Carry-le-Rouet, Francia, en 2003. Cantante y pianista estadounidense, considerada una de las grandes voces del siglo XX. Nina era la sexta de una familia de ocho hermanos, descendiente principalmente de esclavos africanos, aunque entre sus antepasados también hubo sangre irlandesa e india.

Con ayuda financiera de aficionados locales, en 1950 continuó sus estudios de piano clásico en Nueva York. Posteriormente, su familia se mudó a Filadelfia, donde fue rechazada en una escuela de música. En 1954 apareció una oportunidad de trabajo en un bar de Atlantic City (localidad de Nueva Jersey que es algo así como el Las Vegas de la costa Este). El problema era que el dueño quería que cantara, mientras que Eunice tan sólo se presentaba como pianista. Ella improvisó una versión de “I loves you Porgy”, de Su padre, John Divine Waymon, se dedicó George Gershwin, con su característico timbre durante un tiempo al mundo del espectáculo: grave, y obtuvo el puesto. cantaba, bailaba y tocaba la harmónica, aunque cuando su familia empezó a ser numerosa, Primeros contratos discográficos trabajó en una tintorería y como barbero para salir adelante. La madre, Mary Kate, tocó el Fue en Atlantic City donde adoptó el nombre piano para él en alguna ocasión, aunque luego artístico que la daría a conocer mundialmente, se hizo ministra de la Iglesia metodista y rechazó tomado de la actriz francesa Simone Signoret. todo lo que no fueran espirituales religiosos. Empezó a darse a conocer y, tras actuar en varios clubes de Filadelfia, logró un contrato Nina Simone creció, pues, rodeada de música. discográfico con Bethlehem Records, en 1957. En su hogar, todos los hermanos cantaban y tocaban algún instrumento, sin tomar clases ni Al año siguiente publicó su primer disco, “Jazz tener siquiera conciencia de haber aprendido. as played in an exclusive side street club” Cuenta en su autobiografía que su primer (también conocido como Little girl blue). Fue un recuerdo de la infancia es su madre cantando éxito inmediato, y el sencillo escogido, “I loves gospel, y que empezó a tocar el órgano que you Porgy”, vendió un millón de ejemplares había en la casa tan pronto como creció lo en Estados Unidos en el verano de 1959. suficiente como para sentarse en el banco Curiosamente, jamás volvería a colocar otra y llegar al teclado. Nadie se dio cuenta hasta canción en el Top-40 de Estados Unidos, lo cual que un día su madre la vio tocando una de sus no le impidió forjarse una audiencia fiel. canciones favoritas: aún no había cumplido tres años. A continuación, Simone firmó un contrato con la poderosa Colpix (Columbia Pictures Records), En 1939 tomó sus primeras clases formales de con la que publicó diez discos en cinco años piano, y a los diez años dio su primer recital, (seis en estudio y cuatro en directo), y varias en la librería local. Fue también su primera toma canciones para bandas sonoras de películas de de contacto con el racismo: durante el mismo, Columbia; entre ellas: Wild is the wind, Sayonara sus padres fueron desalojados de la primera fila y Samson and Delilah. En 1961 contrajo para acomodar a blancos. Esa experiencia del matrimonio con Andy Stroud, detective de Sur segregado fue traumática para la pequeña Nueva York que se convertiría en su mánager, y Eunice. Más tarde declaró que fue el punto de que aparecería como compositor en los créditos partida de su compromiso en la lucha por los de varias canciones. Ambos tuvieron una hija, derechos civiles. Lisa Celeste, en 1962.

263


Llamada la Suma Sacerdotisa del Soul

listas de ventas de Gran Bretaña.

El éxito en toda Europa la devolvió a la luz púb y se prodigó en colaboraciones con artistas c Pete Townsend, Maria Bethânia o Miriam Mak En 1992 apareció su música en la película “P of no return”, inspirada en su propia vida. Ese publicó su autobiografía, titulada “I put a spel you”, que fue inmediatamente traducida al francé alemán y el holandés. En 1993, año en que se ins definitivamente en el sur de Francia, publicó su úl álbum en estudio, “A single woman”, que cont otro clásico de la canción francesa, “Il n’y pas d’am Entre 1966 y 1974 produjo, para la compañía RCA, heureux”. algunos de sus mayores éxitos, como las versiones de “To love somebody” (Bee Gees) y “Ain’t got no/I Su actitud rebelde la acompañó siempre: inc got life”, del musical Hair. Otro de sus clásicos, “To durante sus últimos años, su nombre apareció en va be young, gifted and black”, estaba inspirado por una ocasiones mezclado en reyertas de vecindario. Nu pieza de teatro de su amiga Lorraine Hansberry, y fue se retiró del todo: en 1998 fue una de las invita de honor en la fiesta del 80° aniversario de Ne grabado por Aretha Franklin en 1972. Mandela. En 1999, tras recibir un premio por tod En 1969 decidió dejar de vivir en Estados carrera, cantó unos duetos con su hija Lisa Celest Unidos, asqueada por el racismo de la sociedad el Guinness Blues Festival de Dublín. estadounidense. Por esa época se separó de Stroud. Nina pasó a convertirse en su propia mánager, y a Su última gira internacional data de 2000, año en trabajar con su hermano Sam Waymon. Residió en recibió numerosos reconocimientos a su carrera. Liberia cuatro años, y también en Barbados, Suiza, Simone falleció el 21 de abril del 2003 en su los Países Bajos, Trinidad y Gran Bretaña. Declaró en de Carry-le-Rouet, en el sur de Francia. Se anu alguna ocasión que le gustaría morir en África, aunque que su muerte fue por causas naturales y que llev finalmente eligió establecerse en Francia, con cuya tiempo sufriendo achaques, aunque no trascendi cultura siempre se sintió ligada sentimentalmente: más detalles. entre sus clásicos se encuentra una versión de “Ne me Caracterizada por su compromiso contra el racis quitte pas”, de Jacques Brel. bajo el lema de “Black is the colour” (Negro e color), su temática está totalmente enraizada en Una canción: “My baby just cares for me” tradiciones afroamericanas. Un repertorio tan am En 1978 fue brevemente arrestada por no declarar como el suyo, que comprende desde cancio impuestos entre 1971 y 1973, en protesta por la melódicas, blues, cantos espirituales y gospel h guerra de Vietnam. Ese año publicó “Baltimore” y temas tomados del folclore africano, hizo de ella en 1982 “Fodder on my wings”, disco basado en su artista difícil de clasificar, y de hecho su biog autoimpuesto «exilio», para un sello discográfico suizo. aparece en compilaciones de literatura sobre jazz, r Cuando parecía destinada a convertirse en una vieja pop y soul. Como ha dicho algún crítico, ella fue gloria sólo recordada por nostálgicos, un espectacular eso y nada: un espíritu independiente y temperame rebrote de fama le llegó de forma inesperada en único e inigualable. En 1964 firmó otro contrato, esta vez con Philips, discográfica con la que publicó siete discos en tres años. De ese período destaca su clásico “Don’t let be me”, su versión de “I put a spell on you”, de Screaming Jay Hawkins, y su primera canción de protesta: “Mississippi goddam!” (‘¡Mississippi, maldita sea!’), furioso alegato contra varios estados del sur de Estados Unidos, inscrito en la lucha por los derechos civiles de los negros. Por entonces se la empezó a conocer como la Suma Sacerdotisa del Soul.

1987. “My baby just cares for me”, una vieja canción que aparecía en su primer disco, publicado hacía ya treinta años, se convirtió en el tema escogido para una campaña de publicidad del perfume Chanel Nº 5 para la televisión británica. Alcanzó el quinto puesto en las

264


blica, como keba. Point año ll on és, el staló ltimo tenía mour

cluso arias unca adas elson da su te en

n que Nina casa unció vaba ieron

smo, es el n las mplio ones hasta a una grafía rock, todo ental,

265


cine

“El caso Fischer” por Juan Manuel Jiménez

Éste ha sido un verano de “cine” para mi, pues mientras negros nubarrones se cernían sobre nuestro horizonte político, el séptimo arte ha constituído un confortable “refugio”, a pesar del erial que suele ser el cine comercial en verano. “El caso Fischer” es, sin duda, una de las propuestas más interesantes que hemos podido disfrutar. Pese a ser una película del año 2014, se ha estrenado este verano en España, en Madrid y en muy poquitos cines, apenas 5, casi todos en V.O. subtitulada que es, pese a prohibírmelo mi religión, como la vi yo. La película no es exactamente lo que dice la sinopsis de Filmaffynity. Los aspectos técnicos del ajedrez, de su preparación y sus estrategias, sirven solo de telón de fondo y de excusa para hacer un acercamiento a la personalidad de uno de los más singulares personajes que el ajedrez ha dejado para la historia: Robert James (Bobby) Fischer. 266

Uno, que tuvo en su pubertad un arrebato ajedrecístico y que, durante unos cuantos años practicó con fortuna desigual este apasionante deporte, recuerda que la figura de Fischer era un mito en el ajedrez. Retirado hacía pocos años, en 1975 esquivó enfrentarse al candidato Anatoly Karpov y desapareció, literalmente, de la escena dejando un halo de mito, de genialidad y de misterio que, en 1978, cuando me sumergí de forma más intensa en el ajedrez, me servía de guía. Sus partidas, su forma de enfrentar situaciones difíciles en el tablero de ajedrez, su genialidad a la hora de innovar, de sorprender, de hacer casi siempre lo que la posición requería de forma aparentemente sencilla, nos servía de modelo.


267


Pues bien, con estos antecedentes estaba realmente interesado en la película, en ver cómo se trata esa figura mítica y enigmática de Fischer que, habiendo alcanzado la gloria y el reconocimiento mundial, lo dejó todo y traspasó la siempre débil frontera entre la genialidad y la

locura. El director no plantea la película como una biografía al uso, se centra en el apasionante encuentro que en 1972, en Reikiavik, lo enfrentó con el entonces campeón del mundo, el soviético Boris Spassky, al que destronaría de forma brillante en el tablero. Los apuntes del Fischer niño y joven son imprescindibles para conocer de dónde viene: el papel de su madre y su hermana, el padre al que nunca conoció y que no era su padre, el “amigo” de su madre que luego sabrá que es su verdadero padre (esto no se dice en la

realidad, permitiéndose “licencias dramáticas” perdonables, pues lo esencial, el mostrar la compleja y atormentada personalidad de Fischer, está muy logrado. En este sentido, el trabajo del actor que lo encarna, Tobey Maguire, es espectacular. El director interpreta, de forma discutible, que Fischer no fue mas que un instrumento más, en la sorda y sórdida lucha de la “Guerra fría” contra la Unión Soviética, de ahí el título original de la película: “Pawn Sacrifice” (El sacrificio del peón). Un instrumento al que se exprime para lograr el fin de acabar con la pretendida superioridad intelectual de la Unión Soviética que se basaba en que, desde 1948 hasta 1972, todos los campeones del mundo de ajedrez habían sido soviéticos. Así pues, en aras de acabar con esa supuesta superioridad, se “quema” a Fischer sin tener en cuenta su frágil equilibrio emocional. A Fischer, anticomunista (entre otros “anti”) furibundo, no parece que le hicieran falta excusas ni otras motivaciones que las personales y económicas, para acabar con el dominio soviético del ajedrez. La teoría de la conspiración no aparece muy sólidamente representada en la película. Cierto es que Fischer temía que le espiaran, entre otras de sus muchas paranoias , y que por esta razón estuvo a punto de no jugar el campeonato del mundo. Una vez en Reikiavik y, tras perder con un error de bulto la primera partida, se planteó abandonar el encuentro, perdiendo la segunda partida por incomparecencia. Las presiones que sufrió, las llamadas de las altas esferas fueron, a mi parecer, bastante menos decisivas para que retornara, que la aceptación de sus condiciones

película). Sus inicios en el ajedrez fueron titubeantes. Fischer, a diferencia de otros campeones, no fue un “niño prodigio” del ajedrez pero su tremenda capacidad intelectual, su constancia y su trabajo fueron consiguiendo que, rápidamente, alcanzara unos niveles asombrosos en el juego. La película no lo cuenta exactamente así y en ese, como en otros aspectos, no es absolutamente fiel a la 268

económicas, de juego y, sobre todo, su ego personal. Es precísamente en este aspecto donde la película falla, pues la trama es un tanto endeble y solo el


interés por la fascinante personalidad de Fischer salva la historia. Hay, como ya he mencionado, algunos errores, algunos de bulto como el hecho de que Spassky se dirija a Fischer en el transcurso de la primera partida del campeonato del mundo, y le diga algo así como “te veo mal, Bobby”, cuando todo ajedrecista sabe que está absolutamente prohibido hablar con el rival durante el transcurso de la partida, salvo para anunciar los jaques. Hubiera sido interesante que se desarrollara más la personalidad del rival de Fischer: Spassky, uno de los campeones del mundo más equilibrados y humanos que ha tenido este deporte y cuyos rasgos no están correctamente marcados en la película.

Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson) Música: James Newton Howard Fotografía: Bradford Young Reparto: Tobey Maguire, Michael Stuhlbarg, Peter Sarsgaard, Liev Schreiber, Lily Rabe, Conrad Pla, Seamus Davey-Fitzpatrick, Sophie Nélisse, Robin Weigert, Evelyne Brochu, John Maclaren, Andreas Apergis, Ilia Volok, Alexandre Gorchkov, Aiden Lovekamp Productora: Gail Katz Productions / Material Pictures / MICA Entertainment / PalmStar Entertainment / Saga Film Género: Drama | Biográfico. Ajedrez. Guerra Fría. Años 70. Drama psicológico Sinopsis: “Pawn Sacrifice” (El sacrificio del peón) narra la historia de la preparación y del legendario enfrentamiento por el campeonato del mundo entre Bobby Fischer, campeón de ajedrez norteamericano, y el campeón soviético Boris Spassky. El duelo, que tuvo lugar en 1972, en plena Guerra Fría, fue mucho más que un conjunto de partidas para conquistar un campeonato; prueba de ello es que captó la atención televisada de todo el mundo. (FILMAFFINITY)

El filme tiene una bonita fotografía, cuidada, en la que se intercalan de vez en cuando escenas “envejecidas” para reforzar el papel de contemporaneidad, introduciéndo al espectador en la época y, al final, se nos explica el triste fin de una de las figuras deportivas más fascinantes del siglo XX, que puso el ajedrez en primera plana en todo el mundo, que popularizó y extendió este deporte como ningún otro lo había hecho hasta entonces, y cuyo halo mítico ha llegado intacto hasta nuestros días. Aunque solo sea por esto, ya merece la pena acercarse a ver la película. Hacedlo pronto, pues no tiene pinta de durar mucho en cartel y, hasta ahora, ha sido una de las pocas excusas inteligentes de este verano para acercarse al cine.

Ficha técnica: Título original: Pawn Sacrifice Año: 2014 Duración: 114 min. País: Estados Unidos Director: Edward Zwick Guión: Steven Knight (Historia: Steven Knight,

269


270

actividades y no


oticias de Sonymage 271


272

actividade


CONCURSO DE FOTOGRAFÍA EN LA CATEGORÍA DE "NATURALEZA MUERTA" Del 1 al 31 de Diciembre, 2016 Para participar, sólo necesitas ser usuario registrado en Sonymage y haber posteado 50 mensajes El ganador del concurso recibirá el libro de Javier Marzal Fellici: “Cómo se lee una fotografía: Interpretaciones de la mirada”

Una herramienta fundamental para adentrarse en el lenguaje fotográfico Amplía información sobre el concurso siguiendo este enlace: BASES DE PARTICIPACIÓN Iniciativa: Foro de "Fotografías Diversas"

¡Anímate a concursar! 273


"TU MEJOR FOTOGRAFÍA EN 2016" Del 1 de Noviembre al 31 de Diciembre, 2016 ¿Cual es tu mejor fotografía de 2016? Preséntanos ese trabajo que en tu opinión, ha sido el mejor del año.

274


El único requisito es que lleve incorporados los datos EXIF que verifican su realización en 2016 Una votación popular decidirá la fotografía ganadora, cuyo autor recibirá como recompensa una copia impresa de su trabajo en «Aluminio Dibond» o «Metacrilato», a gran tamaño. Amplía información sobre este evento siguiendo este enlace:

BASES DE PARTICIPACIÓN

Iniciativa: Foro «Club Social» ¡Esperamos tu participación!

275


TALLER DE REVELADO Ganador 2ª edición Mayo 2016: Ramón Francisco Caballero (RamonFc)

276


RAW original donado por Jose Ă ngel NiĂąo (anikuni)

277


Ganador 3ª edición Junio 2016:

Jose Ángel Niño (anikuni)

278


RAW original donado por Antonio JosĂŠ Muro (ajmurosanchez)

279


Ganador 4ª edición Julio 2016:

Patxi Pérez

280


RAW original donado por Juan Sevilla (Juaninda)

281


Ganador 5ª edición Agosto 2016:

Juan Sevilla (Juaninda)

282


RAW original donado por JosĂŠ Antonio Higueras (Jose61)

283


COLECCIONES TEMĂ TICAS Flores silvestres

"Desconocidas" - Pedro Estevez (Pedro_66)

284


"Margarita Africana" - Pedro Estevez (Pedro_66)

285


Ventanas

"Mallorquina" - Ramรณn Francisco Caballero (RamonFc)

286


"Una ventana" - Guillermo Pazos (Chirlateira)

287


Puertas

"Puerta 2" - Jose Ángel Sáez-Díez G. (jasdg)

288


Iglesias y Catedrales

"Sainte Anne d’Auray (Bretaùa)" - Jose A. Higueras (Jose61)

Gaviotas

"Gaviotas 1" - Guillermo Pazos (Chirlateira)

289


Imรกgenes de bajo contraste

"Bajo contraste 1" - Iosa Moreno (Iosa)

290


Bicicletas

"Bicicletas 1" - Iosa Moreno (Iosa)

291


292

bienvenidos a Sonymage


"Por el mar corren las liebres..." - Mariano

293


"Dientes de sierra" - Inakibo

"Maleta abandonada" - Simoun

294


"Mallos de Riglos" - Nikologia

295


publicidad

Aprovecha la promociรณn que Saal-Digital ofrece a nuestros lectores

296


Basta un "Click" sobre la oferta que mรกs te interese

297


298

Magazine Sonymage Nº 29  

Selección de lo publicado en www.sonymage.es

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you