Issuu on Google+

COMPETENCIAS DEL ALUMNO EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN INTRODUCCIÓN GENERAL El trabajo que aquí se presenta ha sido elaborado por María Concepción Astilleros Rojas, Laura Lage Martín, Cristina López Álvarez, María Vázquez Sánchez y Sonia Zuloaga Vera, alumnas de 3º de Educación Infantil en la E.U. de Magisterio en Ciudad Real. ¿En qué consiste nuestro trabajo? Nuestro trabajo consiste en un tema de una relevancia considerable en los tiempos en los que nos encontramos, tiempos de continuos cambios y transformaciones en la sociedad. Transformaciones que afectan en gran medida a la educación, y en esto último, en la educación, se centra el tema que podéis leer a continuación, concretamente en el alumno de la sociedad actual, ¿qué debe alcanzar o conseguir, para ser competente en esta sociedad de la información? El trabajo está formado por diferentes apartados: una introducción al tema; ¿qué son las competencias?, su normativa, regulación, enumeración; dentro de todas las competencias que el alumno debe alcanzar, nos centraremos en la competencia digital; a continuación, expondremos la opinión de diversos autores sobre las nuevas competencias que se deben adquirir; indicadores de empeño, establecidos por diferentes países; estándares nacionales sobre tecnología educativa para alumnos; condicionantes para adquirir las nuevas competencias; alfabetización digital; y por último realizaremos una conclusión de este tema.

1. INTRODUCCIÓN Nuestra sociedad de la información, conlleva cambios que alcanzan todos los ámbitos de la actividad humana, pero sus efectos se manifiestan de una manera especial en el mundo educativo. La educación se articula como uno de los pilares fundamentales en el impulso y expansión de la llamada sociedad de la información. Ante este panorama educativo se precisa de una estructura formativa que se adecue al alumno de la sociedad de la información: por un lado serán alumnos que necesitan formarse para asumir las transformaciones, y por otro, serán alumnos que necesitan formarse desde las estructuras, tecnologías y códigos del nuevo contexto. Es decir, se requiere de una estrategia educativa que lleve a cabo una enseñanza para y desde el cambio. La formación debe preparar para el cambio ya que las continuas modificaciones de la vida actual (mercado laboral, sistemas de comunicación y conocimiento, nuevos entornos sociales, ...) obligan a que los ciudadanos estén preparados para adaptarse a distintos contextos: hacer uso de nuevas herramientas, medios, entornos, estructuras... (comercio electrónico, multinacionales, teletrabajo,...) La educación como cambio o desde el cambio hace referencia a que los patrones de formación deben integrar las innovaciones del mundo actual; la flexibilidad organizativa, los adelantos tecnológicos, los modelos socioculturales... en las estructuras y desarrollos educativos. Para ofrecer la formación que exige la sociedad actual y para aprovechar las ventajas que pueden aportar los nuevos recursos tecnológicos, los sistemas educativos están en un proceso de profunda revisión y los alumnos requieren el aprendizaje y desarrollo de nuevas competencias, y por supuesto de la llamada alfabetización digital. Vivimos en una sociedad de la información en la que su exceso y sobresaturación puede pasar de ser una ventaja a constituir un inconveniente e incluso un problema grave, si las personas y los sistemas organizados no consiguen disponer de estrategias y competencias eficaces para gestionarla.


La capacidad para usar las tecnologías puede ser crucial en el futuro, puesto que muchos de los servicios serán accesibles solamente a través de la red. Por todo ello apareace con mayor claridad y urgencia la necesidad de formación de los nuevos ciudadanos para vivir en un nuevo entorno de posibilidades y riesgos desconocidos. En los ámbitos cultural y académico de las sociedades de la información se están generando una serie de conflictos e inconvenientes que están afectando tanto a la situación de las personas a las que se dirige el proceso educativo como al sistema de formación en el que se sustenta. Entre los nuevos problemas educativos encontramos: • • • • • •

Descompensación generacional en la formación de las nuevas tecnologías Surgen nuevos analfabetos. Tenemos mucha información pero poco conocimiento. Obtenemos información fragmentada. Desfase de los sistemas educativos. Nuevas exigencias de formación laborales.

Aunque ya vivimos en la sociedad de la información, ésta aún se está en sus inicios. Su expansión y progreso dependen de la actividad de los ciudadanos en la misma. Sin personas formadas para el uso inteligente y creativo de las tecnologías de la información y comunicación difícilmente podrá haber progreso social y cultural. Esto supone un reto y un compromiso para la educación en la actualidad y en el futuro.

2. COMPETENCIAS, REGULACIÓN, NORMATIVA Y ENUMERACIÓN DE LAS MISMAS Los términos competencia y competencia básica o clave surgidos inicialmente en un contexto vinculado a la formación y al empleo, vienen empleándose cada vez más en el ámbito educativo en los últimos años. El concepto de competencia tal como se entiende en la educación resulta de las nuevas teorías cognoscitivas, básicamente significa "saberes de ejecución". Puesto que todo conocer implica un saber, entonces, es posible decir que son recíprocos competencias y saber: saber pensar, saber interpretar, saber desempeñarse y saber actuar en diferentes escenarios. Chomsky (1985) a partir de las teorías del lenguaje, instaura el concepto y define competencias como la capacidad y disposición para el desempeño y para la interpretación. La educación basada en competencias (Holland 1966-97) se centra en las necesidades, estilos de aprendizaje y potencialidades individuales para que el alumno llegue a utilizar con pericia las habilidades señaladas por el mundo laboral. En una conferencia sobre "¿Qué podemos entender por competencia?", José Moya, la definió como forma en que una persona moviliza todos sus recursos para resolver una tarea en un contexto determinado, es decir, no por mucho que una persona sepa, es más competente, es competente cuando logra utilizar competentemente todos sus recursos y para una tarea concreta" Las competencias son un conjunto de conocimientos, habilidades y valores que convergen y permiten llevar a cabo un desempeño de manera eficaz, es decir, que el alumno logre los objetivos de manera eficiente y que obtenga el efecto deseado en el tiempo estipulado y utilizando los mejores métodos y recursos para su realización. El proyecto de la OCDE denominado Definición y Selección de Competencias (DeSeCo) define la competencia como la capacidad de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada. Supone una combinación de habilidades prácticas,


conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz. Sus rasgos diferenciales serían los siguientes: • "Saber hacer", esto es, un saber que se aplica, es susceptible de adecuarse a una diversidad de contextos. • Tiene un carácter integrador, abarcando conocimientos, procedimientos y actitudes. Para que una competencia pueda ser seleccionada como clave o básica, DeSeCo considera que debería cumplir tres condiciones: 1. 2. 3.

Contribuir a obtener resultados de alto valor personal o social. Poder aplicarse a un amplio abanico de contextos y ámbitos relevantes . Permitir a las personas que la adquieren superar con éxito exigencias complejas.

Es decir, las competencias son básicas o clave cuando resultan valiosas para la totalidad de la población, independientemente del sexo, la condición social y cultural y el entorno familiar. Por tanto la incorporación de competencias básicas al currículo español debería permitir poner el acento en aquellos aprendizajes que se consideran imprescindibles, desde un planteamiento integrador y orientado a la aplicación de los saberes adquiridos. Hacer hincapié en las competencias básicas, exige orientar los aprendizajes para conseguir que los alumnos desarrollen diversas formas de actuación y adquieran la capacidad de enfrentarse a situaciones nuevas. En particular, el desarrollo de las competencias básicas debe permitir a los estudiantes integrar sus aprendizajes, poniéndolos en relación con distintos tipos de contenidos, utilizar esos contenidos de manera efectiva cuando resulten necesarios y aplicarlos en diferentes situaciones y contextos. Estas son las razones que han llevado en la Ley Orgánica de Educación a incluir las competencias básicas en el currículo y a considerarlas como referente para la evaluación. Para identificar las competencias básicas que debían incluirse en el currículo español se ha partido de la propuesta realizada por la Unión Europea, aunque tratando de adaptar ese marco general de referencia a las circunstancias específicas y a las características del sistema educativo español. De acuerdo con esas consideraciones se han identificado las ocho competencias básicas siguientes: - Competencia en comunicación lingüística - Competencia matemática - Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico - Tratamiento de la información y competencia digital - Competencia social y ciudadana - Competencia cultural y artística - Competencia para aprender a aprender - Autonomía e iniciativa personal Estas competencias básicas no son independientes unas de otras, sino que están entrelazadas. Algunos elementos de ellas se complementan, se entrecruzan o abordan perspectivas complementarias.


3. COMPETENCIA DIGITAL

La LOE establece una relación directa entre el uso de las Tic y la calidad y eficacia de los sistemas educativos. Viene a decir que en el binomio calidad y equidad, eje central de la LOE, desempeña un papel determinante el acceso a las nuevas tecnologías; si no se garantiza que todos pueden acceder a las herramientas que permiten su incorporación a la sociedad del conocimiento el sistema carece de calidad.

Los principios que sustentan el sistema educativo y los fines hacia los que se orienta

la nueva reforma no podrían conseguirse plenamente sin un recurso tan básico como las nuevas tecnologías. Por ello, de todas las competencias, vamos a centrarnos más a fondo en el tratamiento de la información y competencia digital, por la repercusión e importancia que ésta ha adquirido con el desarrollo de la sociedad digital. La competencia digital está entre las ocho competencias básicas que debe haber desarrollado un joven al finalizar la enseñanza obligatoria para poder lograr su realización personal, ejercer la ciudadanía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida. Ésto supone reconocer oficialmente la indudable trascendencia de estos conocimientos y capacidades para el desenvolvimiento de los futuros ciudadanos en un contexto social donde las Tics son una realidad omnipresente en todos los ámbitos sociales. La competencia digital puede definirse como el conjunto de habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar la información y transformarla en conocimiento. El adecuado desarrollo de la competencia digital implica ser una persona autónoma, eficaz, responsable, crítica y reflexiva al seleccionar, tratar y utilizar la información y sus fuentes, así como las distintas herramientas tecnológicas; del mismo modo, tener una actitud crítica y reflexiva en la valoración de la información disponible, contrastándola cuando es necesario, y respetar las normas de conducta acordadas socialmente para regular el uso de la información y sus fuentes en los distintos soportes. Para ello, es necesaria la adquisición de conocimientos, destrezas y actitudes, que responden con la finalidad de la competencia: Conocimientos - Conocimiento de los diferentes tipos de información, sus fuentes, sus posibilidades y su localización, así como de los lenguajes y soportes más frecuentes en los que suele expresarse. - Comprensión de la naturaleza y modo de operar de los sistemas tecnológicos. - Conocimiento de los cambios actuales en tecnologías de la información y la comunicación y el efecto que esos cambios tienen en el mundo personal, del trabajo y social. - Conocimiento de las características esenciales del procesamiento de la información en el hardware y el software; las utilidades fundamentales de procesadores de textos, bases de datos, hojas de cálculo, tratamiento de imágenes y sonido, etc; los conocimientos básicos sobre las redes en general e Internet, su funcionamiento, los servicios que ofrecen, los riesgos existentes y las protecciones necesarias para garantizar la seguridad en los medios


digitales; las redes en general y la comunicación; los derechos y libertades de las personas en el mundo digital. Destrezas - Destrezas relacionadas con la búsqueda, selección, recogida y procesamiento de la información, procedente de fuentes tradicionales (libros, diccionarios, atlas, medios de comunicación social, etc.), de aplicaciones multimedia y de TIC (buscadores, itinerarios de búsqueda relevantes, etc.). - Técnicas para la interpretación de la información, en especial, de transformación de lenguajes no verbales (gráfico, audiovisual, etc.) y manejo de los recursos adecuados para comunicarla a públicosdiversos y en soportes y formatos diferentes, tanto tradicionales como los que ofrecen las TIC. - Destrezas de razonamiento para organizar, analizar y comprender la información. - Evaluación y selección de nuevas fuentes de información e innovaciones tecnológicas a partir de su utilidad para tareas específicas. - Manejo básico de bases de datos, experimentación por medio de simulaciones y manejo de editores de imagen digital, audio y video. - Destrezas para la navegación por la world wide web y el uso del correo electrónico, para la participación en grupos de discusión diversos (foros, chat) y el uso de diarios (blogs, Weblogs o bitácoras). - Utilización de las telecomunicaciones para colaborar, publicar e interactuar con compañeros, expertos y otros públicos y de los recursos tecnológicos en general, para resolver problemas en el mundo real y tomar decisiones bien fundamentadas. - Estrategias para identificar y resolver problemas de software y hardware que ocurren en el uso habitual. Actitudes - Actitud critica y reflexiva en la valoración de la información disponible y reconocimiento de la importancia del contraste de la información en una sociedad democrática y plural. - Actitud positiva ante las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, como una fuente potencial de enriquecimiento personal y social. - Interés por utilizar las TIC como herramienta de aprendizaje y de comunicación y por seguir aprendiendo nuevos usos y posibilidades. Valoración positiva del uso de las tecnologías para trabajar de forma autónoma y en grupos, como instrumento de colaboración y de desarrollo de proyectos de trabajo cooperativos. - Actitud crítica y responsable sobre el uso de los medios digitales, tanto a nivel individual como social, sobre sus contenidos. Respeto a las normas de conducta y a la manera de proceder con medios electrónicos. Toma de conciencia de los riesgos asociados a un uso excesivo de las TIC. La competencia del tratamiento de la información y competencia digital, tal como el mismo nombre indica, se divide en dos aspectos. Ambos están interrelacionados y son imprescindibles para la adquisición y desarrollo de la competencia: 1. 2.

Ser competentes en el manejo de los instrumentos. Competencia digital. Ser competentes en el manejo de la información. CMI.

1. Ser competentes en el manejo de los instrumentos. Competencia digital. La competencia digital incluye 39 subcompetencias básicas en TIC que se agrupan en 11 dimensiones distintas y necesarias para adquirir competencia en el manejo de los instrumentos.


· Conocimiento de los sistemas informáticos (hardware, redes, software) 1. Conocer los elementos básicos del ordenador y sus funciones. 2. Conectar los periféricos básicos del ordenador (impresora, ratón…) y realizar su mantenimiento (papel y tinta de la impresora...). 3. Conocer el proceso correcto de inicio y apagado de un ordenador. 4. Instalar programas (siguiendo las instrucciones de la pantalla o el manual). · Uso del sistema operativo 5. Conocer la terminología básica del sistema operativo (archivo, carpeta, programa...) 6. Guardar y recuperar la información en el ordenador y en diferentes soportes (disquete, disco duro…). 7. Organizar adecuadamente la información mediante archivos y carpetas. 8. Realizar actividades básicas de mantenimiento del sistema (antivirus, copias de seguridad, eliminar información innecesaria…). 9. Conocer distintos programas de utilidades (compresión de archivos, visualizadores de documentos…) 10. Saber utilizar recursos compartidos en una red. · Búsqueda y selección de información a través de internet 11. Disponer de criterios para evaluar la fiabilidad de la información que se encuentra. 12. Uso básico de los navegadores: navegar por Internet (almacenar, recuperar, e imprimir información). 13. Utilizar los "buscadores" para localizar información específica en Internet. 14. Tener claro el objetivo de búsqueda y navegar en itinerarios relevantes para el trabajo que se desea realizar (no navegar sin rumbo). · Comunicación interpersonal y trabajo colaborativo en redes 15. Conocer las normas de cortesía y corrección en la comunicación por la red. 16. Enviar y recibir mensajes de correo electrónico, organizar la libreta de direcciones y saber adjuntar archivos. 17. Usar responsablemente las TIC como medio de comunicación interpersonal en grupos (chats, foros…). · Procesamiento de textos 18. Conocer la terminología básica sobre editores de texto (formato de letra, párrafo, márgenes...) 19. Utilizar las funciones básicas de un procesador de textos (redactar documentos, almacenarlos e imprimirlos). 20. Estructurar internamente los documentos (copiar, cortar y enganchar). 21. Dar formato a un texto ( tipos de letra, márgenes…) 22. Insertar imágenes y otros elementos gráficos. 23. Utilizar los correctores ortográficos para asegurar la corrección ortográfica. 24. Conocer el uso del teclado. · Tratamiento de la imagen 25. Utilizar las funciones básicas de un editor gráfico (hacer dibujos y gráficos sencillos, almacenar e imprimir el trabajo). · Utilización de la hoja de cálculo


26. Conocer la terminología básica sobre hojas de cálculo (filas, columnas, celdas, datos y fórmulas…) 27. Utilizar las funciones básicas de una hoja de cálculo (hacer cálculos sencillos, ajustar el formato, almacenar e imprimir…) · Uso de bases de datos 28. Saber qué es y para qué sirve una base de datos. 29. Consultar bases de datos. 30. Introducir nuevos datos a una base de datos a través de un formulario. · Entretenimiento y aprendizaje con las tic 31. Controlar el tiempo que se dedica al entretenimiento con las TIC y su poder de adicción. 32. Conocer las múltiples fuentes de formación e información que proporciona Internet (bibliotecas, cursos, materiales formativos, prensa…). 33. Utilizar la información de ayuda que proporcionan los manuales y programas. · Telegestiones 34. Conocer las precauciones que se tienen que seguir al hacer telegestiones monetarias, dar o recibir información… 35. Conocer la existencia de sistemas de protección para las telegestiones (firma electrónica, privacidad, encriptación, lugares seguros…) · Actitudes generales ante las tic 36. Desarrollar una actitud abierta y crítica ante las nuevas tecnologías (contenidos, entretenimiento…) 37. Estar predispuesto al aprendizaje continuo y a la actualización permanente. 38. Evitar el acceso a información conflictiva y/o ilegal. 39. Actuar con prudencia en las nuevas tecnologías (procedencia de mensajes, archivos críticos) 2. Ser competentes en el manejo de la Información. CMI La CMI se puede definir como las habilidades, conocimientos y actitudes, que el estudiante debe poner en práctica para identificar lo que necesita saber en un momento dado, buscar efectivamente la información que esto requiere, determinar si esta información es pertinente para responder a sus necesidades y convertirla en conocimiento útil para solucionar problemas de Información en contextos variados y reales de la vida cotidiana. En definitiva puede entenderse que “es la capacidad de adquirir, evaluar críticamente, seleccionar, usar, generar y comunicar información de tal modo que conduzca al conocimiento y a la sabiduría”. Con la CMI el estudiante estará en capacidad de: 1. Definir un Problema de Información planteando una Pregunta Inicial, e identificar exactamente qué se necesita indagar para resolverlo. 2. Elaborar un Plan de Investigación que oriente la búsqueda, el análisis y la síntesis de la información pertinente para solucionar el Problema de Información.


3. Formular preguntas derivadas del Plan de Investigación (Preguntas Secundarias) que conduzcan a solucionar el Problema de Información. 4. Identificar y localizar fuentes de información adecuadas y confiables. 5. Identificar y localizar fuentes de información adecuadas y confiables 6. Encontrar, dentro de las fuentes elegidas, la información necesaria. 7. Evaluar la calidad de la información obtenida para determinar si es la más adecuada para resolver su Problema de Información. 8. Clasificar y Organizar la información para facilitar su análisis y síntesis. 9. Analizar la información de acuerdo con un Plan de Investigación y con las preguntas derivadas del mismo (Preguntas Secundarias). 10. Sintetizar, utilizar y comunicar la información de manera efectiva. La FGPU (Fundación Gabriel Piedrahita Uribe) decidió construir un modelo propio que además de ofrecer orientación para resolver efectivamente problemas de información al igual que los anteriores modelos, tuviera como propósito principal ayudar al docente a diseñar y ejecutar actividades de clase que conduzcan a desarrollar adecuadamente la CMI. Así nació el MODELO GAVILÁN. Los supuestos de aplicación de éste, se dan en centros escolares que carezcan de diversas fuentes de información y que suplan dicha carencia utilizando Internet, y en centros que cuenten con pocos ordenadores y con tiempo limitado para que los alumnos los utilicen. http://www.eduteka.org/Novedades.php Como conclusión de este proceso, se trata de buscar un modelo de alumno capaz de manejar información de forma inteligente, reflexiva y crítica, de desarrollar un aprendizaje independiente y de adoptar una responsabilidada social: Competencia en el Manejo de Información · Estándar 1: El estudiante competente en el manejo de información accede a la información de manera eficiente y efectiva. · Estándar 2: El estudiante competente en el manejo de información evalúa la información crítica e idóneamente. · Estándar 3:El estudiante competente en el manejo de información uiliza la información de manera creativa y precisa. Aprendizaje Independiente · Estándar 4: El estudiante que aprende independientemente es competente en el manejo de información y se interesa por información relacionada con sus intereses personales. · Estándar 5: El estudiante que aprende independientemente es competente en el manejo de información y valora la literatura y las otras formas de expresión creativa. · Estándar 6: El estudiante que aprende independientemente es competente en el manejo de información y se esfuerza por alcanzar la excelencia en la búsqueda y generación de conocimiento. Responsabilidad Social


· Estándar 7: El estudiante que contribuye positivamente a la comunidad de aprendizaje y a la sociedad es competente en el manejo de información y reconoce la importancia de la información en una sociedad democrática. · Estándar 8: El estudiante que contribuye positivamente a la comunidad de aprendizaje y a la sociedad es competente en el manejo de información y se comporta de manera ética en lo que respecta a la información y a las Tecnologías (TICCs) · Estándar 9: El estudiante que contribuye positivamente a la comunidad de aprendizaje y a la sociedad es competente en el manejo de información y participa efectivamente en grupos que buscan y generan información. A continuación os dejamos un enlace donde encontraréis una vídeo-charla de Jordi Adell sobre la Competencia Digital, llamado "Actividades didácticas para el desarrollo de la competencia digital". Para verlo, pinchad aquí.

4. COMPETENCIAS DE LOS ALUMNOS SEGÚN DIFERENTES AUTORES Vamos a ver las opiniones de diferentes autores respecto a este tema: Hanna afirma: "El conocimiento que la gente necesita para vivir y trabajar en la sociedad actual es cada vez más interdisciplinario y más centrado en los problemas y procesos concretos, en lugar de lineal, rutinario y bien definido. Horton considera que existen unas características específicas para desenvolverse: a. Tener cierta capacidad para el autoaprendizaje, y verlo en sí mismo como positivo. b. Ser autodisciplinado, con capacidad de controlar su tiempo y gustarle trabajar solo. c. Saber expresarse por escrito con claridad. d. Poseer ciertas habilidades y experiencias en el manejo de ordenadores y valorar positivamente el papel de la tecnología en la educación. e. Tener necesidad de una determinada formación y carecer de la disponibilidad necesaria para asistir a un curso presencial. f. Tener sentido positivo ante los pequeños problemas técnicos que se presenten y ser capaz de solucionarlos. g. Tener un objetivo claro en el curso. h. Tener algunos conocimientos previos de la materia que se va a tratar en el curso. Bartolomé y Grané señalan que el alumno del futuro necesita dejar de aprender conceptos, para desempeñar otra serie de competencias como: a. Desarrollar habilidades para el autoaprendizaje. b. Desarrollar el sentido crítico, la búsqueda responsable y fundamentada de cada información. c. Trabajar en equipo y saber trabajar en red. d. Aprender a dialogar. e. Ser flexibles y saber adaptarse. f. Ser capaces de participar activamente en los procesos. g. Tener dominio de la lectura y la comprensión, lectura textual, audiovisual y multimedia. h. Ser capaces de expresarse, comunicarse y crear. i. Desarrollar las competencias básicas para seguir aprendiendo toda la vida. Además, consideran que los alumnos en estos entornos nuevos, deberán poseer una serie de capacidades: 1. Capacidad de análisis y síntesis. 2. Capacidad de aplicar los conocimientos.


3. Resolución de problemas. 4. Capacidad de aprender. 5. Trabajo en equipo. 6. Habilidades interpersonales. 7. Planificación y gestión del tiempo. 8. Gestión de la información. 9. Capacidad de adaptarse a nuevas situaciones. 10. Creatividad. 11. Conocimientos sobre el área de estudio.

5. INIDICADORES DE EMPEÑO Los sujetos de la sociedad de la información necesitan de la alfabetización digital con el fin de encontrarse capacitados para incorporar las TICs de forma expresiva, comunicativa, de ocio, laboral o social en su mundo, asumiéndola, tal como afirma Gutiérrez como "un pre-requisito de ciudadanía en la sociedad del conocimiento y de desarrollo profesional en la economía del conocimiento. Intentos de normalización: estándares de formación de los alumnos TICs. Algunas referencias internacionales y nacionales Diferentes países establecen estándares que determinan qué competencias y habilidades hacia las nuevas tecnologías de la información y comunicación deben adquirir los alumnos, con el fin de establecer lo que los niños y jóvenes deben aprender, como lo que deben demostrar en las diversas disciplinas y en los distintos grados escolares en lo referente al ámbito de la tecnología educativa. Proyectos educativos de países referentes para España EEUU, Francia, Inglaterra o Chile son algunos países que están desarrollando proyectos educativos ambiciosos desde los que se ofrece una plataforma importante a partir de la cual iniciar el proceso de planificación de los mismos. EEUU: El Proyecto NETS (National Educational Technology Standards) es uno de nuestros referentes principales en cuanto al establecimiento de estándares de competencias y habilidades tecnológicas en los alumnos. El NETS constituye un programa de planificación con el objetivo principal de promover un uso adecuado de la tecnología en el ámbito educativo. Nos muestra que es necesario hacer alusión a las nuevas características de los diferentes entornos para poder establecer las nuevas competencias y habilidades que los alumnos deberán llevar a cabo a través del uso de las tecnologías. El Proyecto NETS establece seis grandes categorías que se determinan a través de indicadores de desempeño, que son los que realmente nos muestran qué competencias tecnológicas concretas deberán ser capaces de alcanzar los alumnos. FRANCIA: Los estándares educativos en tecnología de la información, se configuran a través del Certificado Oficial en Informática e Internet para la Educación Básica Francesa “cuyo objetivo principal es establecer un conjunto de competencias significativas en el dominio de las tecnologías de la información y de la comunicación y poder comprobar su manejo por parte de los alumnos”. Las competencias se establecen a partir de distintos niveles. En el primer nivel se comprobará la adquisición de competencias en materia de tecnología que los alumnos han alcanzado al terminar las escuela primaria, mientras que en el segundo se verificará la adquisición de competencias que los alumnos han alcanzado al finalizar su escolaridad en el colegio. INGLATERRA: Los estándares quedan recogidos en el propio Currículum Nacional, en este caso también para el ámbito concreto del área de las TICs. Establecidos mediante etapas, nos vamos encontrando una especificación detallada sobre los indicadores que determinan cuáles son aquellas competencias básicas a alcanzar.


Existe una propuesta realizada en Cataluña a través del documento Competencia básica TIC (2000) elaborado por el grupo de trabajo del Programa de Informática Educativa que resulta una primera aproximación en un contexto más cercano. Este documento se establece como un primer nivel de concreción de la competencia básica en TIC que el alumnado ha de alcanzar en el momento de finalizar la enseñanza obligatoria. Asume como prioritarias cinco grandes dimensiones sobre las que establecer los diferentes indicadores que articulen aquellos estándares que determinen qué competencias y habilidades deberán conseguir los alumnos. Son: A. Lograr las capacidades para desarrollarse individualmente y socialmente en la sociedad de la información (Impacto histórico-social). B. Explotar el potencial de las TIC en todas las áreas y ámbitos de la enseñanza y el aprendizaje (Alfabetización tecnológica). C. Utilizar las TIC para dar soporte a objetivos educativos generales, como para el desarrollo de actitudes positivas para el aprendizaje, la mejora en la presentación de los trabajos, las actitudes inquisitivas de búsqueda y resolución de problemas, aprender a colaborar y trabajar en equipo (Instrumentos de trabajo intelectual). D. Aprovechar los nuevos entornos de comunicación para participar en comunidades de aprendizaje formales e informales (Herramienta comunicacional). E. Control y modelización.

6. ESTÁNDARES NACIONALES SOBRE TECNOLOGÍA EDUCATIVA PARA ALUMNOS Este apartado es muy importante para entender lo que los estudiantes de hoy en día deberían saber y ser capaces de hacer, para poder aprender efectivamente y vivir productivamente en un mundo cada vez más digital, como se está convirtiendo el nuestro. Lo que exponemos a continuación, son los llamados Estándares Nacionales (ISTE) sobre Tecnología Educativa, para los alumnos, si bien, podríamos decir, que estos estándares corresponden a EEUU, pero que son un referente clave para cualquier país, que quiera introducir en su educación y formación, las nuevas competencias y capacidades que sus alumnos deberán desarrollar, del mejor modo posible. A continuación, exponemos tales estándares: 1. Creatividad e innovación: Los estudiantes demuestran pensamiento creativo, construyen conocimiento y desarrollan productos y procesos innovadores utilizando la tecnología. Los estudiantes: a. Aplican el conocimiento existente para generar nuevas ideas, productos o procesos. b. Crean trabajos originales como medios de expresión personal o grupal. c. Usan modelos y simulaciones para explorar sistemas y temas complejos. d. Identifican tendencias y preveen posibilidades. 2. Comunicación y Colaboración: Los estudiantes utilizan medios y entornos digitales para comunicarse y trabajar de forma colaborativa, incluso a distancia, para apoyar el aprendizaje individual y contribuir al aprendizaje de otros. Los estudiantes: a. Interactúan, colaboran y publican con sus compañeros, expertos u otras personas, empleando una variedad de entornos digitales y medios. b. Comunican efectivamente información e ideas a múltiples audiencias, usando una variedad de medios y formatos. c. Desarrollan un entendimiento cultural y una conciencia global mediante la vinculación con estudiantes de otras culturas. d. Contribuyen al trabajo de proyectos en grupos para producir trabajos originales o resolver problemas. 3. Investigación y fluidez informacional: Los estudiantes aplican herramientas digitales para obtener, evaluar y usar información. Los estudiantes:


a. Planifican estrategias para guiar la investigación. b. Ubican, organizan, analizan, evalúan, sintetizan y usan éticamente la información a partir de una variedad de fuentes y medios. c. Evalúan y seleccionan fuentes de información y herramientas digitales basadas en su pertinencia para realizar tareas específicas. d. Procesan datos y repotan los resultados. 4. Pensamiento crítico, resolución de problemas y toma de decisiones: Los estudiantes usan habilidades de pensamiento crítico para planificar y conducir investigación, administrar proyectos, resolver problemas y tomar decisiones informadas usando herramientas y recursos digitales apropiados. Los estudiantes: a. Identifican y definen problemas auténticos y preguntas significativas para la investigación. b. Planifican y administran las actividades para desarrollar una solución o completar un proyecto. c. Colectan y analizan datos para identificar soluciones y/o tomar decisiones informadas. d. Usan procesos múltiples y diversas perspectivas para explorar soluciones alternativas. 5. Ciudadanía Digital: Los estudiantes entienden los asuntos humanos, culturales y sociales relacionados con la tecnología, y practican conductas éticas y legales. Los estudiantes: a. Promueven y practican un uso seguro, legal y responsable de la información y la tecnología. b. Exhiben una actitud positiva frente al uso de la tecnología para apoyar la colaboración, el aprendizaje y la productividad. c. Demuestran responsabilidad personal para un aprendizaje a lo largo de la vida. d. Ejercen liderzgo para la ciudadanía digital. 6. Funcionamiento de la tecnología y conceptos: Los estudiantes demuestran tener un entendimiento adecuado de los conceptos, sistemas y funcionamiento de la tecnología. Los estudiantes: a. Entienden y usan sistemas tecnológicos. b. Seleccionan y usan aplicaciones efectiva y productivamente. c. Investigan y resuelven problemas en los sistemas y las aplicaciones. d. Transfieren el conocimiento existente al aprendizaje de nuevas tecnologías. Una vez expuesto los estándares, dejamos aquí, el esquema del mismo, para que de un modo global, podamos tenerlos totalmente identificados y claros, al fin y al cabo, vamos a ser docentes, y si las competencias del alumno cambian, nosotros tendremos que conocerlas para ayudarles a adquirirlas.


7. CONDICIONANTES PARA ADQUIRIR LAS NUEVAS COMPETENCIAS ¿Cómo van nuestros alumnos a alcanzar las nuevas competencias que la sociedad de la información demanda, sin unas condiciones adecuadas para ello? Cuando hablamos de condiciones, podemos hacer referencia a diferentes aspectos, como la motivación, la disponibilidad, las bases necesarias, los instrumentos y herramientas digitales, etc. Así, vamos a destacar algunos de los aspectos, que hemos considerado importantes para que el alumno alcance las tan deseadas competencias actuales. En primer lugar, recogemos la opinión de un profesor de matemáticas, de la Universidad de Canadá, Gilles Jobin, que considera, que para aprender nuevas tecnologías, y de este modo, alcanzar las competencias requeridas, el alumno debe cumplir las siguientes condiciones: 1. Tener curiosidad --> El alumno ha de ser curioso, tener interés por conocer e investigar. El hecho de que exista personas que no puedan aprender nuevas tecnologías, es por su falta de interés y de disposición hacia este nuevo mundo. 2. El placer de aprender --> El ordenador les va a enseñar muchas cosas sobre ellos mismos: la paciencia, la constancia, la impaciencia ante los problemas, la cultura de red, por eso, deben aprender a entender sus mensajes y sus señales. 3. Establecer diferentes estrategias para resolver los problemas --> Los alumnos, no deben desanimarse ante los problemas que no parecen tener solución; todo lo contrario, ya que las personas que buscan soluciones a los problemas están en mejor disposición a entenderse con los ordenadores, que aquellas que abandonan ante el primer fracaso u obstáculo. 4. Saber leer --> El ordenador se comunica con los alumnos, les envía multitud de mensajes, en nuestro idioma y muchas veces en el idioma del sistema operativo, con lo que es necesario leer, descifrar, interpretar y entender lo que quiere decir y en el contexto en el que lo hace. Por ello, deberán utilizar la cabeza para resolver los problemas. 5. Conocer como piensa el ordenador --> El alumno, debe saber que el ordenador se expresa en su propio lenguaje y para entenderlo es necesario dedicarle tiempo, hay que explorarlo no sólo utilizarlo. Además el ordenador no es sólo una herramienta, es un medio de comunicación entre el usuario y el resto del mundo, y del usuario consigo mismo. En resumen a todo lo anterior, Gilles Jobin, considera que hay personas a las que les cuesta acceder a las nuevas tecnologías porque no quieren perder tiempo en aprender y entender las


herramientas y aplicaciones que están a su alcance, lo único que quieren es utilizarlas, que funcionen y den los resultados que persiguen, lo antes posible. En nuestra opinión, hay que entender que lo que tenemos delante, no son máquinas mágicas, son herramientas que debemos aprender a utilizar para que de ellas surja la supuesta magia digital. Después de haber analizado la opinión de este profesor, pasamos a explicar las que se consideran BASES NECESARIAS para el desarrollo de las competencias de nuestros alumnos, las citadas bases, se recogen en cuatro: 1. Acceso --> Lo que nos lleva a plantear el tema de la brecha digital; tener acceso significa mucho más que la mera disponibilidad de equipamiento e implica dimensiones culturales, tecnológicas y relaciones de poder, además, requiere contar con las habilidades y el conocimiento, pero sobre todo sentirse seguro para utilizar los diferentes medios. 2. Análisis --> La capacidad de analizar cualquier tipo de texto simbólico resulta crucial; el gran reto, consiste en liberar el análisis de textos de la información alfabética y de la clase de lengua, para llevarlo a cabo con cualquier modalidad comunicativa y en cualquier ámbito de conocimiento. La posibilidad de deconstruir los discursos -textuales, visuales, orales- creados en torno a cualquier tema, situando las relaciones de poder, los intereses y las estrategias de persuasión, se vislumbra como una de las mejores maneras de formación del criterio de la capacidad de tomar decisiones informadas. 3. Evaluación --> Evaluar no consiste en descalificar: "todo lo que está en la web es pura superficialidad", "todo lo que aparece en la televisión es basura", "todo lo que intercambian los jóvenes en internet es una pérdida de tiempo". Evaluar consiste en utilizar los elementos del análisis para basar las propias posiciones en la incertidumbre del conocimiento y no en la certeza de la ignorancia. 4. Creación --> Con el tema de la alfabetización en medios, se suele plantear el contribuir al desarrollo de consumidores críticos, pero se presta poca atención a la formación de autores, de creadores críticos. De hecho, ésta, es una de las muchas asignaturas pendientes de una escuela que se empeña en enseñar a leer y a escribir, pero no en formar lectores o autores. Las tecnologías digitales de la información y la comunicación han facilitado de un modo inimaginable los procesos de creación y divulgación. Después de haber planteado una serie de condiciones más basadas en los alumnos en sí, para que estos adquieran las competencias, queremos hacer una pequeña distinción a lo que, en general, deberán poseer los CENTROS EDUCATIVOS para que los alumnos puedan desarrollar las nuevas competencias, hablamos así de los recursos tecnológicos, con sus diversos programas, y de los recursos digitales: Entre los recursos tecnológicos, necesitamos: - Pizarras digitales en las aulas, al alcance de todos: para compartir información. - Salas de estudio y biblioteca con ordenadores y conexión a internet: entorno para el trabajo individual del estudiante. - Aulas de clase informatizadas, para aprovechar todo el potencial de las TIC. - Intranet educativa. - Ordenadores de apoyo en las aulas de clase, para la diversificación de tareas y trabajo en grupo. - Aulas de informática, para el trabajo autónomo, y la alfabetización digital. - Ordenador e internet en casa; los estudiantes podrán desarrollar trabajos, hacer deberes, completar los aprendizajes de la escuela y acceder a los servicios de tutoría virtual. Entre los recursos digitales de apoyo a la educación, tenemos: - Materiales didácticos tradicionales: libros, juegos, vídeos.


- Aportaciones del entorno próximo y de los mass media. - Programas informáticos de aplicación: Kits ofimáticos, Kits de comunicación, aplicaciones específicas para el centro docente. - Materiales didácticos digitales: en cd, en línea, etc. Entre los recursos interactivos destacamos: bases de datos, simuladores de fenómenos físico-matemáticos y de entornos sociales, programas de contructores, programas autocorrectivos de ejecitación y tutoriales, webquest, entornos de autor, programas de apoyo a las tutorías y a las evaluaciones, y programas de orientación, diagnóstico y rehabilitación. Para terminar con este punto, simplemente exponer de modo resumido otros aspectos que deberemos tener en cuenta, para facilitar a los alumnos el desarrollo de las competencias: 1. Visión compartida: Todo el personal implicado con los alumnos, deben tener una visión adecuada sobre la nueva forma de educación que se presenta. 2. Planeación de la Implementación. 3. Financiación Consistente y Adecuada: Para apoyar a la infraestructura necesaria para el desarrollo de las TICs. 4. Acceso Equitativo a las TICs. 5. Personal Calificado: Educadores y personal totalmente cualificados. 6. Aprendizaje profesional permanente. 7. Soporte técnico: Apoyo constante para mantener y renovar las TICs. 8. Estructura del Currículo. 9. Aprendizaje centrado en el estudiante. 10. Evaluación y valoración del uso de las TICs. 11. Compromiso a nivel nacional, regional y local. En definitiva, todo lo anterior, refleja de algún modo, qué debemos tener en cuenta, cómo debemos actuar, y qué deben poseer nuestros alumnos, para que desarrollen adecuadamente las competencias de la actual sociedad de la información.

8. ALFABETIZACIÓN DIGITAL No cabe la menor duda de que si los nuevos entornos formativos serán más tecnológicos, los profesores y los alumnos deberán tener unas mínimas competencias para desenvolverse en ellos. En este nuevo entramado se hace necesario que los sujetos estén capacitados para movilizar y utilizar las nuevas herramientas de comunicación que aparecen en estos nuevos entornos, y ello pasa necesariamente por un nuevo tipo de alfabetización. Frente a la narrativa lineal de la cultura impresa, se nos presenta la ramificada, para la construcción de mensajes hipertextuales e hipermedias que requieren una nueva forma de abordarlos y de construir con ellos el conocimiento. Estamos hablando de una competencia que le permita al sujeto pasar del hecho de mirar los signos icónicos que se movilicen, al placer de pensar creando con esos signos simbólicos, combinando para ello la capacidad de análisis y sentido crítico. Gutiérrez (2002, 25-26), afirma “La alfabetización tecnológica es un pre-requisito de ciudadanía en la sociedad del conocimiento y de desarrollo profesional en la economía del conocimiento. Su contrapartida, la brecha digital, se concibe hoy como una barrera al desarrollo personal y social, y como una divisoria social de la misma importancia que la economía. Asumimos que en una sociedad del conocimiento, aquellos sujetos que no se encuentren capacitados para incorporar las TIC de forma expresiva, comunicativa, de ocio, laboral, o social a su mundo, se van a ver notablemente marginados de la ciudadanía, y con menos posibilidades para desarrollarse y desenvolverse en todos los niveles sociales. De acuerdo con el MECD y OCDE (2003,80) podemos decir que la alfabetización digital “se refiere a un sofisticado repertorio de competencias que impregna el lugar de trabajo, la comunidad y


la vida social, entre las que se incluyen las habilidades necesarias para manejar la información y la capacidad de evaluar la relevancia y la fiabilidad de lo que busca en Internet”. El alfabetismo en medios y tecnologías de la información construye una comprensión o un entendimiento del papel que desempeña los medios en la sociedad, así como de las habilidades esenciales de indagación y auto expresión necesarias para los ciudadanos de una sociedad democrática. Bajo esta perspectiva asumimos cinco principios básicos: - Todos los mensajes de los medios se construyen, - Los mensajes se construyen, utilizando un lenguaje creativo que tiene sus propias reglas. - Diferentes personas experimentan, entienden o interpretan el mismo mensaje de manera diferente, - Los medios tienen incorporados valores y puntos de vista, y - Los mensajes de medios se construyen para obtener ganancia y/o poder. Se trata de formar a los sujetos no solo como usuarios, sino también, y es lo mas importante, como ciudadanos e implica una serie de aspectos para que: • Dominen el manejo técnico de cada tecnología (conocimiento práctico del hardware y del software que emplea cada medio). • Posean un conjunto de conocimientos y habilidades específicos que les permitan buscar, seleccionar, analizar, comprender y recrear la enorme cantidad de información a la que se accede a través de las nuevas tecnologías. • Desarrollen un cúmulo de valores y actitudes hacia la tecnología de modo que no se caiga ni en un posicionamiento tecnofóbico (es decir, que se las rechace sistemáticamente por considerarlas maléficas), ni en una actitud de aceptación acrítica y sumisa de las mismas. • Utilicen los medios y tecnologías en su vida cotidiana no sólo como recursos de ocio y consumo, sino también como entronos para expresión y comunicación con otros seres humanos. Kellner (2004,238), nos llama la atención respecto a que el “verdadero alfabetismo de ordenador implica no sólo conocimiento y habilidades técnicas, sino también refinada capacidad de lectura, escritura, investigación y comunicación. Supone intensificar las capacidades para acceder, analizar, interpretar, procesar y almacenar críticamente materiales multimedias y también impresos”. La alfabetización digital debe prestar más atención a los contextos sociales y culturales y no, simplemente, enseñar a las personas como navegar por internet, como enviar un e-mail, o como cambiar la foto de presentación del “Messenger”. Una cosa es estar en la red, y otra cosa muy diferente, formar parte de ella. Con la primera somos usuarios de información; con la segunda, podemos llegar a construir y elaborar conocimientos. La alfabetización deberá capacitar al ciudadano para una serie de competencias y aspectos, como los siguientes: ▪ Conocer cuando hay necesidad de información ▪ Identificar la necesidad de información. ▪ Trabajar con diversidad de fuentes y códigos de información. ▪ Saber dominar la sobrecarga de información. ▪ Evaluar la información y discriminar la calidad de la fuente de información. ▪ Organizar la información. ▪ Usar la información eficientemente para dirigir el problema o la investigación.


▪ Saber comunicar la información encontrada a otros. ¿Qué competencias-conocimientos, destrezas, habilidades- básicas habría que adquirir y desarrollar para poder alcanzar un grado satisfactorio de alfabetismo digital? 1. Competencias relacionadas con la capacidad para analizar, interpretar y utilizar signos y símobolos; para situar la comunicación y entender que lo que resulta adecuado en un contexto puede no serlo en otro; para entender que la interpretación de textos no consiste en la descodificación de los símbolos y signos, sino en la posibilidad de dar sentido a los hechos, conceptos, argumentaciones o ideas que vinculan; para percatarse de que para comunicar las propias ideas, además de tenerlas y hacerlas crecer, hay que apropiarse de los lenguajes disponibles y que incluso es posible crearlos. 2. Competencias relacionadas con la capacidad para analizar e interpretar no sólo los elementos formales de las representaciones visuales sino, el contexto cultural en el que han sido producidas; para elaborar las propias interpretaciones; para entender los elementos del lenguaje visual y poder utilizarlos en la creación de representaciones y relatos visuales. 3. Competencias que se identifican con utilizar de una forma efectiva como creadores, las aplicaciones derivadas de las tecnologías digitales de la información y la comunicación. Esto comporta, además de saber escribir textos e imágenes, tener capacidad para entender la propia lógica de estas aplicaciones, para descifrar su retórica y sus funciones, y para evaluar lo que aportan al propio proceso formativo y comunicativo. 4. Competencias relacionadas con la capacidad para situar cualquier información, independientemente del formato y del medio, en su contexto de producción; para analizarla, evaluarla, relacionarla y contrastarla con otras informaciones y con la propia experienca, interpretándolas y dándoles sentido; además de para realizar y divulgar las propias producciones. Creemos necesaria una alfabetización digital en una sociedad del conocimiento para que los sujetos se encuentre capacitados para incorporar las TICs de forma expresiva, comunicativa, de ocio, laboral o social a su mundo, asumiéndola.

9. CONCLUSIÓN Con este trabajo hemos querido reflejar el cambio social hacia la sociedad digital, la importancia de las nuevas tecnologías y cómo contribuye esto a la educación. Hoy, el bagaje y las experiencias de los niños, niñas y jóvenes que llegan a la escuela, tienen ya, una gran dimensión electrónica y digital. Dentro de unos pocos años superaremos aquella imagen de intemporalidad de las aulas que nos ofrecía Papert (1996), cuando nos invitaba a imaginar que si en el siglo XIX se hubiera congelado a un cirujano y a un maestro, y ahora los despertáramos, el cirujano no reconocería nada en las salas de operaciones; en cambio, el maestro encontraría las aulas igual, con la pizarra y la tiza. En suma, la sociedad de la información representa una transformación profunda del mundo actual en el que vivimos y ello requiere nuevas competencias en las personas para habérselas de forma competente con esa realidad. La potenciación de la adquisición y desarrollo de esas competencias plantea la necesidad de refundar los procesos básicos de toda educación. Nos encontramos pues en una situación complicada, donde la sociedad digital muestra tanto una cara amable, que favorece la convivencia y el bienestar de los ciudadanos, como una cara oculta que la obstaculiza y complica. Todos deberíamos ser conscientes de esta situación. Un modelo pedagógico para educar en la sociedad de la información se debe construir a través de una filosofía y cultura escolar que pretende no sólo alfabetizar y transmitir conocimientos académicos, sino también promover valores democráticos que permitan desarrollar un modelo de sociedad basado en el respeto a la pluralidad y diversidad.


En estos momentos se requiere de una intensa y amplia reflexión por parte de todos para adecuar nuestras concepciones, procedimientos y conocimientos a la situación actual, pudiendo así aportar significado, sentido y coherencia tanto al presente como al futuro. Se persigue que la persona adquiera un número de capacidades y que lo haga de forma progresiva, en función de su competencia madurativa cognitiva y de las nuevas exigencias que el propio sistema educativo le vaya demandando. Muchas de las capacidades y competencias son meras acciones instrumentales y no llevan al sujeto a reflexionar sobre cómo trabajar con información, cómo manipularla y cómo reconstruirla a través de la aplicación de tecnologías diferentes a la usual de la palabra y con códigos diferentes a los impresos. Consideramos necesario trabajar en el desarrollo de una propuesta coherente y eficaz en la determinación de estándares en competencias y habilidades TICs para los alumnos, a través de estudios, investigaciones y proyectos que nos ofrezcan un marco teórico desde el cual poder crear, contextualizar y readaptar qué aspectos deben los alumnos aprender sobre materia de tecnología educativa, si de verdad queremos hacer ciudadanos más libres y con mayores competencias para desenvolverse en el crudo terreno del mercado de trabajo. "Debemos preparar a la juventud para vivir en un mundo de imagenes, palabras y sonidos poderosos" (UNESCO, 1982). Las escuelas por tanto, deben procurar la formación de las nuevas generaciones para un mundo en el que se requiere capacidad de adaptación, iniciativa, creatividad y tolerancia a la ambigüedad y a la incertidumbre.


Competencias del alumno en la sociedad de la información