Issuu on Google+

{ DE PROFUNDIS }

Ser ‘cool’

Xosé Antonio López Silva O autor é profesor e tradutor

NO SEU momento lin con moi-

to agrado os artigos do profesor e presidente da RAE Fernando Lázaro Carreter. Neles e nos seus libros de texto había sempre un longo espazo dedicado ao ben falar. Penso moito nel cando a cada intre atopo xornais e revistas inzados de grallas ou neoloxismos inútiles, deses que tanto enervaban ao vello profesor. Un programa de TV fala da necesidade de “customizar” o noso vestuario, cando en rigor o correcto é dicir “personalizar”. O outro día entrei nun establecemento a mercar un agasallo para a miña muller. A persoa que estaba diante de min pe-

diu un “gloss” e máis un “eyeliner”. Sería igual de sinxelo mercar un brillo de labios e un perfilador para os ollos, aínda que para esa muller tal vez non sería igual de “cool”, ou “fashion”; de moderno, nunha soa verba. O inesquecible Dámaso Alonso falaba dun “siglo de siglas” e agora estamos nun século máis inzado ca nunca de neoloxísmos inútiles. Teño un veciño recén divorciado que non se cansa de afirmar que agora volve a ser un “single”. Supoño que dicir en inglés que está solteiro ten para él máis personalidade. Pregúntame a menudo senón me gustaría acompañalo ao “gym”.

Sempre que o escoito, penso que me está a invitar a unha xinebra e non ao ximnasio. Todos os xornais fixéronse eco en días pasados dos novos plans de financiación da catedral de Santiago, que precisa de fondos para a restauración da súa fachada. Para iso vai recurrir a un proceso de “crowdfunding”, agora tan en boga. Qué significa? Simplemente donar cartos a cambio de botar adiante un proxecto. É algo moi frecuente para financiar discos ou libros. Por suposto, o donante ten dereito a un exemplar. ¿Moderno? Para nada. Antes coñecíase como “suscripción”. Grazas a ese sisEL CORREO GALLEGO

42 TENDENCIAS

tema poideron levarse a cabo obras tan importantes coma o Teatro Crítico Universal do Padre Feijoo ou a Historia de Galicia de Murguía. Nada novo baixo o sol, malia o uso do anglicismo. Qué queren que lles diga, prefiro recurrir as verbas que temos de noso e non a extranxeirismos que desaparecerán nuns anos. Moi poucos han quedar formando parte do acerbo da lingua. É un axioma filolóxico. O resto é pura moda e pose. Así de simple. Leo nunha revista superficial títulares coma “a maleta dunha summer girl”, ou “gastos beauty”. Socorro. DOMINGO 28 DE JULIO DE 2013

PortAmérica, impulsora de nuevos proyectos

Óscar Outumuro en primer plano; atrás, desde la izquierda: Cástor Rodríguez, Javier Castillo y Pablo Gómez

Una empresa gallega entre la élite de la supervisión acústica Una de las mejores discotecas de Europa utiliza ya su proyecto de mejora sonora para interiores

MARÍA J. ÁLVAREZ Santiago Señoras y señores, somos movimiento, éste es el momento, somos el motor de las calles en acción, ¡sí!. Somos ciudadanos de un lugar llamado mundo, así lo cantan Delafé y las Flores Azules. Son buenos tiempos para los emprendedores, el movimiento y el cambio son lo que rigen el presente, y el que no arriesga, no gana. Lo demuestran los impulsores de Sonen, una iniciativa nacida en el 2007 al amparo del Parque Tecnolóxico de Galicia (Tecnópole) de Ourense.Tres recién licenciados en telecomunicaciones se especializaron en la intensificación acústica y desde sus inicios fueron creciendo hasta ser conocidos en el extranjero. En una comunidad en la que la innovación tecnoló-

Foto: Sonen

gica estaba aún despegando y en una época en la que la legislación empezaba a cambiar, estos emprendedores gallegos se interesaron por un tema en el que nadie había puesto el ojo, la contaminación acústica. Tecnópole fue su principal apoyo en sus inicios, proporcionándoles a “un precio normal una oficina con todas las facilidades”, así como la ayuda de gestores para sus comienzos. Tras un camino con pequeños proyectos e hitos empezaron a destacar con grandes iniciativas; entre ellas el estudio acústico de la macrodiscoteca Privilege en Ibiza, que cuenta con un aforo de 10.000 personas. Gracias a la prensa, el dueño de la conocida discoteca, pudo ponerse en contacto con ellos para que hicieran un proyecto de mejora acústica.

Hace un año empezaron a mostrar su preocupación por el confort acústico, notando su ausencia tanto en el sector de la hostelería como en otro tipo de locales. “No hay ninguna legislación que controle el ruido interno de los locales”, asegura Cástor Rodríguez socio de Sonen, en declaraciones a EL CORREO. Impulsaron así la iniciativa del sello AQ (siglas de acoustic quality, calidad acústica). Un sello que permite identificar a aquellos locales que cumplen unas determinadas directrices y que garantiza que son ambientes confortables con una buena calidad acústica dentro de ellos. Por eso se encargan de proporcionar el sello de forma gratuita a aquellos que cumplan las condiciones, y asesorar en el caso de que no lo cumplan. “Se trata de darle valor añadido al local, convertirlo en un reclamo”, señala Cástor. Además, afirma que la acústica no es cara y que lo ideal es preparar el local desde el principio, porque lo que sale caro “es hacer las reformas convenientes para que resulten agradables de forma acústica”. Por eso asegura que es necesaria una labor de concienciación para que cualquiera que quiera abrir un local, se preocupe por su calidad acústica ya que “va a ser un alto porcentaje de su modelo de negocio”. Son el claro ejemplo de que con una idea y la voluntad de hacerla realidad, todo se puede conseguir. Y este año en PortAmérica, ellos hicieron realidad la suya.

Gracias a la iniciativa de Comunidad PortAmérica que se presentó el año pasado de la mano de dicho festival, los impulsores de Sonen pudieron hacer realidad su proyecto de aislamiento acústico y crear el sello AQ. Paralelamente al festival se creó un espacio donde diversas empresas podían mostrar su aportación al sector. La empresa gallega participó ya el año pasado y éste, según afirma Cástor Rodríguez a este diario, “quisimos ir más allá, y no estar presentes como una simple empresa sino como colaboradores”. Surgió así la iniciativa de repartir de forma gratuita mil tapones de espuma entre los participantes, “que tuvieron especial éxito entre el personal del festival”, asegura Cástor. Éstos ayudan a aislar el ruido protegiendo así los oídos de niveles excesivos. “Además ayudan a escuchar los conciertos de una forma limpia, ya que eliminan cualquier ruido de fondo”.

DATOS

10.000 personas Con este aforo la discoteca es considerada por el libro Guiness de los Records como la discoteca más grande del mundo, según informa turismoibiza.com. Iniciaron su proyecto de mejora acústica hace dos años cuando el dueño al ver sus proyectos en la prensa contacto con ellos por problemas por el ruido con un vecino.


Sonen en El Correo Gallego