Page 1

SOMEX

Cartilla N掳 5 - Alimentaci贸n Eficiente


ALIMENTACIÓN EFICIENTE

Inicialmente recordemos que cuando hablamos de alimentación estamos hablando del conjunto de alimentos que son consumidos por el animal diariamente, a través de los cuales debemos mantener nutridos tanto al mismo animal como a los microorganismos (bacterias, hongos, protozoos) que tiene en su rumen. Cuando suministramos cantidades adicionales de alimento, sin tener en cuenta las características y/o el valor nutritivo del forraje, hablamos de suplementación. A diferencia de la alimentación, la nutrición se refiere a qué tan nutritivo es el alimento consumido, siendo los principales nutrientes la proteína, la energía, los minerales y las vitaminas, los cuales trabajan conjuntamente dentro del organismo animal para que este mantenga un adecuado funcionamiento de todos sus sistemas orgánicos que se verá reflejado en un adecuado desempeño productivo y reproductivo.

La producción bovina en Colombia se caracteriza por las marcadas fluctuaciones en la producción, debido en gran parte a las variaciones de su alimento principal que es el pasto, ya que éste no es uniforme ni en cantidad ni en calidad en las diferentes épocas del año. Siendo el pasto el principal alimento de los bovinos en nuestro país, se hace necesario conocer que está aportando a los animales, en términos de cantidad y calidad, en las diferentes épocas, y encontrar otros alimentos que permitan hacer un balance de la dieta total, con el fin de lograr un mejor aprovechamiento de los nutrientes presentes en él, al menor costo; esto es alimentación eficiente. La alimentación eficiente involucra entonces los conceptos de alimentación, nutrición, bajo el concepto de COMPLEMENTACIÓN, que es el suministro de cantidades adicionales de alimento, pero que cubran las deficiencias del forraje y/o que aporten nutrientes estratégicos para mejorar la digestión y el aprovechamiento del pasto consumido por el animal.


Como objetivos de la complementación podemos citar:      

Mantener o mejorar la condición corporal. Aumentar la ganancia diaria de peso o evitar pérdidas. Aumentar la producción de leche o evitar descensos drásticos en la misma Mejorar los índices reproductivos: intervalo entre partos, dias abiertos, etc. Permitir una recuperación adecuada de la pradera. Mejorar la productividad de la explotación.

Para hacer una buena complementación debemos responder las siguientes preguntas:   

¿Qué nutrientes aporta el pasto que está comiendo el animal? ¿Qué es lo que requiere el animal? ¿Cuánto está comiendo de pasto?


NUTRIENTES DEL PASTO

Como ya se ha visto anteriormente, el pasto aporta energía, proteína, minerales y vitaminas, como cualquier otro alimento. Para conocer la concentración de cada uno de estos nutrientes es necesario realizar un análisis de laboratorio conocido como análisis bromatológico. El análisis bromatológico, que significa el estudio de los alimentos, generalmente arroja los siguientes valores: materia seca, proteína, cenizas, fibra en detergente neutro, fibra en detergente ácido, energía y lignina. Adicionalmente pueden solicitarse otros análisis como los de minerales específicos (Calcio, fósforo, potasio, etc) y la digestibilidad de la materia seca. En términos de la composición de la célula, estas son las fracciones que determina cada análisis: Composición de la célula vegetal y fracciones que determina cada análisis

La Fibra en Detergente Neutro (FDN) es la pared celular (celulosa, hemicelulosa y lignina) del pasto. El contenido de FDN se expresa en porcentaje del total de materia seca. Se considera que la FDN está directamente relacionada con la capacidad de llenado del animal: a mayor concentración de FDN más rápido llegará el animal a la sensación de llenado y por lo tanto menor será su consumo. La Fibra en Detergente Ácido (FDA) es la pared celular sin la hemicelulosa. Al igual que FDN, los resultados se deben expresar en porcentaje de la materia seca evaluada. Bien sea en el laboratorio o en el animal, se puede determinar la digestibilidad de la materia seca: ésta es el porcentaje de materia seca que supuestamente será digerido en el tracto gastrointestinal del animal. Puede definirse, con cierta exactitud, como la proporción de alimento consumido que no se excreta en las heces y por lo tanto se considera absorbida. Para determinar la digestibilidadse emplean métodos in vivo e in Vitro. El


laboratorio arroja la digestibilidad in Vitro (es decir, hecha en el laboratorio) y se conoce como DIVMS. La digestibilidad de un forraje estará dada en función de la cantidad y calidad de fibra que posea. Así es que a mayor contenido de fibra y a menor calidad de la misma, menor será la digestibilidad del forraje. Por lo general, cuanto mayor sea el contenido de FDN (pared celular) de un forraje menor será su digestibilidad. Pero esto no siempre es así ya que la digestibilidad de la pared celular dependerá del grado de lignificación de la misma. De tal forma que su digestibilidad estará determinada por la cantidad de FDA y de LDA que posea. A mayor fibra en detergente ácido y a mayor lignina, menor será la digestibilidad del material. De todas formas es bueno recordar que para que se cumplan correctamente las funciones en el rumen será indispensable que la dieta posea por lo menos un mínimo de fibra. Caso contrario el animal sufrirá trastornos digestivos, que se reflejarán en diarreas, mal aprovechamiento del forraje ingerido, decaimiento y merma en la producción. Pero dicha fibra, si es de buena calidad, con bajos porcentaje de FDA y LDA, será más aprovechable por parte del animal y más beneficioso para la producción. Criterios para caracterizar el valor nutritivo de los forrajes.

Estos nutrientes en el pasto no son estáticos. La concentración de ellos varía por diferentes factores como: especie de pasto, partes de la planta, edad de la planta, época del año, tipo de suelo, entre otros. ESPECIE DE PASTO La concentración de nutrientes en las diferentes especies de pasturas puede variar por simple condición genética. Hay pasturas mucho más adaptadas a ciertas condiciones que están habilitadas para extraer más nutrientes del suelo.


PARTES DE LA PLANTA Si se compara la concentraci贸n de nutrientes entre el tallo y las hojas, las hojas presentan mejor valor nutritivo que los tallos, pues estos 煤ltimos tienen un mayor contenido de pared celular para poder sostener la planta. Concentraci贸n de Prote铆na y FDA en la planta entera, tallos y hojas de Braquiaria Brizantha


EDAD DE LA PLANTA Recordemos que la planta en su etapa reproductiva (una vez aparece la inflorescencia) envía todos sus nutrientes a la inflorescencia, entonces, a pesar de que aparentemente hay mayor cantidad de forraje, su valor nutritivo disminuye.

Tal como se ve en el cuadro siguiente, son muchos los trabajos que han demostrado que a mayor edad de la planta, su concentración de nutrientes es menor. Caracterización del pasto colusuana en dos épocas del año a dos edades de rebrote


CONDICIONES CLIMÁTICAS La calidad nutricional y la cantidad de pasto cambia marcadamente dependiendo de la época del año, siendo, generalmente, de mayor valor nutritivo el pasto que crece en la temporada de lluvias, siempre y cuando no se alcance a encharcar el suelo, que en la época seca. En el cuadro anterior alcanza también a apreciarse esta diferencia entre la época seca y la época de lluvias, no solo en cuanto a su composición química, sino también en cuanto a su digestibilidad y a la producción de pasto en toneladas por hectárea. Este último es el factor más determinante para que los animales alcancen un buen desempeño, ya que en la época seca, por lo general, las explotaciones se quedan sin pasto para ofrecer a sus animales. Igualmente se alcanza a apreciar en el cuadro siguiente: Comparación de algunas características de los pastos en las épocas de lluvia y sequía

SUELO Los pastos, como todas las plantas, reflejan con su crecimiento y su concentración de nutrientes la calidad del suelo y el manejo que se le esté dando al mismo. Con respecto al suelo, no debe olvidarse que los pastos requieren para su crecimiento una buena circulación de aire en él, es decir que el suelo no esté compactado.


En un suelo compacto encontramos:      

Limitada disponibilidad de agua y aire. Presencia de pequeñas áreas degradadas. Incremento de malezas. Pérdidas de fertilidad del suelo por lavado de nutrientes. Disminución del espacio poroso del suelo. Disminución de la velocidad de infiltración.

Como consecuencias tenemos     

Poco crecimiento de las raíces de las plantas. Baja retención de humedad. Menor producción de biomasa. Disminución de la calidad del forraje. Disminución de la capacidad de carga y rendimiento animal.

Cuando, luego de determinar el grado de compactación del suelo, hallamos que tenemos un suelo compactado, debe pensarse en efectuar prácticas de aireación del suelo. Existen equipos apropiados para esta práctica como el renovador de praderas, el cincel o el subsolador.


Airear el suelo tiene efectos inmediatos sobre la producci贸n de forraje verde, tal como se ve en la tabla siguiente: Tabla 4. Disponibilidad y calidad de forraje de una pradera de Angleton rehabilitada con diferentes implementos


De otro lado, la compactación puede llevar también a pérdida de fertilidad del suelo, que además se puede dar por lavado de nutrientes debido a la cantidad de lluvias en la zona, incrementándose el problema cuando la pradera está sometida a sobrepastoreo. La fertilización es uno de los factores que mayor impacto tiene en la productividad de las praderas en las explotaciones ganaderas. Para fertilizar se debe contar con información vigente sobre el estado de fertilidad de los suelos en la finca y sobre los requerimientos de nutrientes de las especies forrajeras que predominan en la pradera, con el fin de corregir las deficiencias del suelo y maximizar los rendimientos y la calidad nutritiva del forraje de la pradera.

Entre las alternativas para corregir la falta o pérdida de fertilidad de los suelos, están: 

Realizar un análisis de suelos para poder determinar los desbalances nutricionales que se presentan y poder determinar qué abono y en qué cantidad aplicar.  Establecer leguminosas en la pradera para que fijen nitrógeno atmosférico al suelo.  Establecer arbóreas, preferiblemente leguminosas y forrajeras para que aporten biomasa para la alimentación animal y parte de ella se retribuya al suelo. En la medida en que se incrementa la frecuencia de los pastoreos y el grado de consumo de forraje por parte de los animales, se aumenta la extracción de nutrientes de la pradera y por ello la necesidad de los planes de fertilización. Precisamente, con base en la extracción de nutrientes puede estimarse la cantidad de fertilizante a aplicar al suelo. Asumamos una pradera de la cual obtuvimos los siguientes datos:    

Aforo: 800 gramos de forraje verde por metro cuadrado Materia seca: 20% Fósforo: 0,20% en el análisis foliar. Area del potrero: 3 hectáreas.

1. Cálculamos la cantidad de forraje verde en el potrero: 0,8 kg/m2 x 30.000 metros = 24.000 kg forraje verde en el potrero 2. Cálculamos la cantidad de materia seca 24.000 x 20% = 4.800 kg m.s.


3. Calculamos la cantidad de fósforo en el total de la materia seca 4.800 x 0,20% = 9,6 kg de fósforo La pradera extrae cada cosecha 9,6 kg de fósforo, es decir 3,2 kg de fósforo por hectárea. Esta sería la cantidad a aplicar de este elemento al suelo luego de cada cosecha. 4. Debemos recordar que los fertilizantes no traen el elemento al 100% sino en un porcentaje. Por ejemplo la úrea aporta nitrógeno pero no es 100% nitrógeno, aporta 46% de nitrógeno. Así que si ese fósforo que se quiere devolverle a la pradera se va a aplicar, por ejemplo, a partir de un fertilizante 15-15-15 ó triple 15, este aporta 15% de Nitrógeno, 15% de Fósforo y 15% de Potasio (N-P-K), entonces se aplica una regla de 3: Si 50 kg de triple 15 tienen 7,5 kg de fósforo (15% de 50) Cuántos kg de triple 15 X tendrán 3,2 kg de fósforo 3,2 x 50 ----------- = 21,3 kg 7,5 Es decir deben utilizarse 21,3 kg de triple 15 por hectárea para aplicar 3,2 kg de fósforo. El tipo de fertilizante a aplicar depende de muchos otros factores como el pH del suelo y su textura, y necesariamente debe ser acorde al análisis de suelos.

REQUERIMIENTOS DEL ANIMAL

Los animales tienen diferentes requerimientos según la explotación: cría, leche, levante, ceba. En los animales de levante y ceba, los requerimientos van ligados directamente a la producción: crecimiento y ganancia de peso. Como puede observarse en la figura siguiente, en la etapa de levante los animales tienen una curva de crecimiento más inclinada, es decir que requieren de más nutrientes para llenar sus requerimientos, y al final de la ceba sus requerimientos cambian. De hecho conocemos que el requerimiento proteico es mucho menor en animales en terminación que en animales en levante, lo mismo que el requerimiento de calcio y fósforo. Curva de crecimiento del ganado de ceba


Con el ganado de cría y leche sucede lo mismo: los requerimientos varían de acuerdo al momento del ciclo en que se encuentran. Con este tipo de ganado tenemos no solo la variable productiva sino también la reproductiva: En la parte reproductiva tenemos dos eventos que marcan el período: parto, preñez, que dan lugar al período abierto y al período de gestación.

En la parte productiva tenemos la lactancia y el período seco.


Combinando estos eventos en un animal tenemos: Vaca Parida Vacía, Vaca Parida Preñada, Vaca Horra Vacía y Vaca Horra Preñada cuyos requerimientos los podemos clasificar en el siguiente cuadro, donde el requerimiento reproductivo se refiere a la necesidad de llevar a cabo proceso como adecuada involución uterina (tiempo adecuado) y preñarse de nuevo prontamente; y el requerimiento productivo se refiere a la producción de leche, bien sea en términos de peso del ternero desteto y/o de su producción en el ordeño. Clasificación de los requerimientos del ganado de cría y leche

Con los nutrientes que absorbe (energía, proteína, minerales, etc.) del alimento, el animal primero dirige sus nutrientes a mantenimiento: esto es la energía que gasta en cosechar el pasto, mantener su calor interior, caminar, rumiar, digerir, etc. Lo que sobra de este proceso lo destina primero a crecer, si es joven, y a engordar almacenándolo como reserva de grasa para cuando le haga falta energía, en el caso de los animales de ceba. En vacas de cría, el orden prioridad de los requerimientos es el siguiente:     

Mantenimiento Crecimiento corporal Lactancia Crecimiento fetal Reactivación ovárica


Grasa corporal Como puede verse en el animal se da prioridad a algunas funciones que hasta tanto no estén cubiertas no habrá disponibilidad para los demás. Por ejemplo la reactivación ovárica posparto se encuentra entre las últimas prioridades que la vaca atiende. En el cuadro siguiente podemos ver gráficamente un resumen de los requerimientos de los bovinos según su ciclo:

De manera que un animal estará bien nutrido cuando llenemos sus requerimientos (necesidades) nutricionales principalmente para el mantenimiento de sus funciones vitales y luego los requerimientos para producción, sea para ganancia de peso o producción de leche. En reglas generales y por el tipo de necesidades de los tejidos que están depositando los animales, hueso, músculo (creciendo) o grasa (engordando o almacenando), podemos decir: 

Menor peso vivo, menor menor gasto de mantenimiento  Animales jóvenes usan más eficientemente los nutrientes que los adultos  Los machos son más eficientes que las hembras  Los machos enteros aumentan más que los castrados  Animales jóvenes requieren mayor cantidad de proteína en la dieta que los adultos Hablando de los requerimientos específicos de nutrientes del animal: proteína, energía, minerales y vitaminas, estos no pueden darse en valores absolutos, pues dependen de muchos factores como la raza, el ciclo de vida, el nivel de producción, entre otros. A pesar de esto, algunos investigadores han desarrollado tablas donde se entregan valores absolutos, que se pueden tomar como estimativos del requerimiento, más no como el requerimiento real. Ver tabla reqs. Novillos de ceba


Con respecto a los minerales, los requerimientos vienen expresados como porcentaje de la materia seca total consumida por el animal. Reqs. de minerales Cuando se caracterizan las pasturas del trópico bajo de nuestro país puede observarse que en más del 75% de ellas, las concentraciones de nutrientes se encuentran por debajo del requerimiento del animal, además de tener altos contenidos de pared celular. Bajo estas condiciones, la nutrición debe pensar en fortalecer la condición de RUMIANTES de los bovinos, es decir, su capacidad de digerir la fibra de los pastos, para aprovecharlos al máximo.

Por tal razón debemos pensar en los requerimientos de los microorganismos ruminales y suplirlos, ya que serán ellos los que ayuden a desdoblar esas altas fibras de los pastos y a llenar los requerimientos del animal en sí. Si hablamos de los requerimientos del animal, el nutriente más limitante para la producción es la energía, sin embargo, si hablamos de los requerimientos de los microorganismos, el nutriente que más limita la producción es la Proteína Degradable en Rumen (PDR). La ración total debe contener en promedio 7% de proteína bruta para proveer a los


microorganismos ruminales suficiente proteína degradable en rúmen para optimizar su desempeño.

Las pasturas del trópico, bajo las condiciones de manejo tradicionales, no alcanzan este valor proteico gran parte el año. Esto limita el crecimiento microbiano del rúmen con la respuesta consecuente: bajo consumo de materia seca, pues no hay suficientes microorganismos desdoblando la pastura, baja ingesta de nutrientes y por ende una respuesta productiva menor de la esperada. En la gráfica siguiente se muestra la respuesta en el consumo de forraje al aumento de proteína total en la dieta:


Respuesta en el consumo de forraje a medida que se aumenta la proteína de la dieta total.

Numerosos estudios demuestran que, ante pasturas de baja calidad, se hace necesario aumentar la proteína de la dieta total para mejorar el crecimiento microbiano. Este aumento de la proteína puede hacerse a través de úrea. La úrea es una fuente de Nitrógeno que los rumiantes tienen la capacidad de convertir a proteína verdadera. Esta capacidad no la tienen los monogástricos. Este aumento de microorganismos ruminales se verá reflejado en un aumento de consumo de la materia seca, así como en un aumento de su degradabilidad, labor llevada a cabo por los microorganismos. Es decir tendremos mejor aprovechamiento del alimento y por ende una mejor respuesta animal.


Por todo esto el requerimiento mínimo de fibra y proteína son muy importantes en los rumiantes: Para que el rumen, retículo y omaso funcionen, el alimento debe tener un mínimo de fibra. Esta fibra proporciona la energía, pero precisa proteína para poder usar esa energía. El cuadro siguiente muestra los valores máximos y mínimos estimados para obtener una buena digestión. Contenidos máximos y mínimos recomendados de fibra y proteína como porcentaje el alimento

CANTIDAD DE PASTO QUE CONSUME EL ANIMAL Se deben tener en cuenta aquí dos factores: 1. La cantidad de pasto que se le está ofreciendo al animal 2. La cantidad de pasto que está consumiendo el animal


Con respecto a la cantidad de pasto que se le está ofreciendo al animal, para conocerla necesariamente partimos de un aforo, pues el aforo nos permite conocer la cantidad de pasto que se puede producir en un momento dado. Con el aforo, estimamos la carga animal que podría tenerse en “ese” momento, partiendo de un amplio consumo estimado de pasto: El consumo de pasto, generalmente y de una manera muy amplia, se puede expresar como porcentaje del peso vivo del animal: “Un animal se come diariamente entre el 10 y el 12% de su peso vivo en forraje verde”. Entonces diríamos que un animal de 400 kilos debe comer entre 40 y 48 kilos de pasto verde diariamente. El consumo de pasto también se ha expresado como porcentaje del peso vivo del animal en materia seca: “Un animal se come el 3% de su peso vivo en base seca”. Es decir que un animal de 400 kilos se come 12 kilos de materia seca diariamente. Recordar un ejercicio de aforo y de capacidad de carga para concluir si se ofrece o no la cantidad suficiente de pasto a los animales. Sin embargo, se ha comprobado que estos valores, en la mayoría de los casos en el trópico están sobreestimados, ya que tenemos pasturas con altas concentraciones de fibra que limitan el consumo. El consumo se puede limitar por sensación de llenado del rumen (fibra) o por saciedad (concentración de nutrientes en sangre). Hay muchos factores que intervienen para acelerar o desacelerar este proceso, entre otros digestibilidad de la fibra, contenido de proteína, la cantidad de pasto disponible, etc. Conociendo la fibra en detergente neutro del pasto hay una manera más precisa de determinar el consumo de pasto de un animal, y es dividiendo 120 (constante) sobre la FDN del pasto obtenida del análisis bromatológico:


Esto arroja un valor que será el consumo estimado de materia seca como porcentaje del peso vivo del animal. La FDN es utilizada pues al estar directamente relacionada con la digestibilidad del pasto, se convierte también en un regulador de la velocidad de paso del alimento: cuando un pasto tiene alta FDN, el animal tiene que rumiar mucho para que el alimento siga su camino a través del estómago, por lo cual se relaciona con la capacidad de llenado. Por ejemplo, si tenemos un pasto cuyo valor de FDN nos dio 62%, el consumo estimado de materia seca de los animales será 1,93% (120/62) del peso vivo. Si tenemos animales de ceba de un peso promedio de 350 kilos, su consumo estimado de materia seca por día será de 6,75 kg (350 x 1,93%). Ejercicio: calcular cuánto forraje verde debe comerse un animal, partiendo de FDN supuesta o de un foliar, y unos animales de un peso promedio determinado Podría decirse que los consumos obtenidos de esta forma son más cercanos a los realmente obtenidos, y que el reto es llegar los inicialmente citados.

COMPLEMENTACIÓN COMPLEMENTACIÓN, es el suministro de cantidades adicionales de alimento, pero que cubran las deficiencias del forraje y/o que aporten nutrientes estratégicos para mejorar la digestión y el aprovechamiento del pasto consumido por el animal.


Dado que el mejor desempeño con un pasto dado se obtiene cuando el animal logra llenar toda su capacidad ruminal, este es el componente más importante que se debe tener en cuenta para decidir la complementación.

Baja disponibilidad de forraje Si una vez determinada la cantidad de forraje disponible para los animales se llega a la conclusión de que no hay suficiente forraje deben tomarse medidas adecuadas como ajustar la capacidad de carga y complementar con alimentos fibrosos como el heno o el silo, dado que lo que hace falta es material para llenar el rumen. 

En muchos casos sólo bastaría con ajustar la carga animal para llenar las necesidades para el mantenimiento corporal y por los menos para alcanzar un ganancia mínima de peso (gramos por animal /día). El ajuste de la capacidad de carga bien puede hacerse a través de la venta de animales y/o a través del arriendo de pasto.

Es claro que en la época seca (verano) la calidad y la cantidad del pasto disminuye como consecuencia del bajo contenido de humedad en los suelos y esto disminuye también el desempeño de los animales, siendo las pérdidas económicas incuantificables.


Ganancia diaria de peso en dos épocas del año en la hacienda El Amparo en Venecia Antioquia

Con estos valores, suponer una temporada de verano de 4 meses y hacer el cálculo de cuánto se deja de ganar en peso del animal en estos 4 meses. En algunas ocasiones lo que hacen los ganaderos es descargar las fincas en la época seca como solución a esta deficiencia, sin embargo, el problema continuará cada verano ya que esta no es la solución más adecuada. 

Lo ideal sería manejar un adecuado sistema de pastoreo durante todo el año ajustando la carga animal: Producción de materia seca y leche bajo dos sistemas de pastoreo:


Podría también aprovecharse el exceso de pasto de la época de lluvias mediante algún método de conservación de forraje: heno, ensilaje.  Se ha planteado otra estrategia para aprovechar el exceso de pasto de la época de lluvias y es separar algunos potreros finalizando la esta época, para ser utilizados cuando el verano esté crítico. Este será un pasto de bajo valor nutritivo, pero disminuirá las muertes por hambre en el período seco, esto es brindar a los animales heno en pie.

BUENA DISPONIBILIDAD DE FORRAJE Si una vez determinada la cantidad de forraje disponible para los animales se llega a la conclusión de que la disponibilidad de forraje es suficiente, la complementación debe ir dirigida a llenar los requerimientos de nutrientes. 

 

 

Generalmente cuando tenemos pastos viejos o secos el nivel de proteína es bajo y no alcanza el 7% mínimo requerido por los microorganismos ruminales para su buen desempeño. Por tal razón se requiere un complemento que aporte proteína, de forma que el alimento alcance un mínimo de 7% de proteína bruta en la dieta para acelerar el proceso digestivo y por lo tanto aumentar el consumo. Un complemento adecuado para estos casos es suministrar úrea como fuente de Nitrógeno No proteico. Si se tiene un pasto de buena calidad, el contenido de proteína ya no será el primer limitante, sino la energía. La mayor energía permite asimilar los componentes nitrogenados para su posterior formación de proteínas (ejemplo: músculo). En estos casos deben buscarse complementos que sean fuentes energéticas. Aunque el pasto sea de buena calidad, dependiendo del tipo de animales que estén pastoreándolo, la concentración de proteína puede ser insuficiente para cubrir los requerimientos:


En estos casos deben buscarse complementos proteicos. La úrea, si el nivel de proteína de la pastura supera el 7%, ya no funciona. 

Cuando se tienen pastos suculentos (pastos con alta humedad), el consumo se limita por saciedad. El pasto tiene mucha agua y alto contenido de proteína, pero le falta energía y fibra para lograr una correcta digestión. La fibra enlentece el proceso de digestión del alimento, lo cual permite aprovechar mejor los nutrientes del forraje. Este es el caso de la mayor parte de los pastos del clima frío como el kikuyo y el raigrás y de los pastos de los bajos como el urare, el pará y el braquipará. En estos casos funcionan bien los complementos fibrosos como el heno.


Con respecto a los minerales, debe tenerse en cuenta que las pasturas del trópico bajo no alcanzan a llenar el requerimiento que de estos tienen los animales. En este caso se hace necesario adicionar siempre a la dieta de los bovinos suplementos minerales. La complementación mineral se diferencia en que, además de basarse en las deficiencias de las pasturas, debe contemplar los excesos que haya en ellas, por ello un verdadero complemento mineral será un producto mineral específico para una zona del país.

Una vez escogido el complemento adecuado, el siguiente paso es suministrarlo de forma tal que los animales consuman la cantidad adecuada. Para ello deben tenerse en cuenta algunos aspectos tanto de los animales como de la forma de suministro: 

   

La única forma de asegurarse que todos comen la misma cantidad es que accedan todos al mismo tiempo al suplemento, entonces debe contarse con comederos suficientes. Dar el suplemento siempre a la misma hora y no cambiar el horario. Comederos económicos Que el animal tenga fácil acceso al suplemento Que no contamine el interior del comedero con orina o heces


Tener en cuenta que los granos se fermentan por lo cual es mejor vaciar los comederos después de una lluvia

A simple vista del análisis bromatológico, algunos pastos parece que suplieran el requerimiento del animal cuando comparamos los valores con los reportados en las tablas de requerimientos. Sin embargo, no debe olvidarse que las tablas de requerimientos generalmente están dadas como porcentajes de la materia seca total consumida y que esa materia seca total consumida está basada en un consumo ideal del 3%. Entonces para llenar el requerimiento debemos conjugar la concentración arrojada por el análisis bromatológico y el consumo de pasto del animal. Supongamos que nuestro animal es como un barril que queremos llenar; si una tabla del barril es más pequeña que las demás, solo podremos llenar el barril hasta ese punto. Cada tabla de ese barril es un nutriente que permitirá formar músculo, o huesos, o producir leche. Si un nutriente falta, hasta ahí podremos producir. Decimos que la tabla completa es el requerimiento, y que mientras completamos el requerimiento, el barril está en construcción.


Para construir el barril, es decir para llenar el requerimiento, se requiere tanto cantidad como calidad (en términos de concentración). Por ejemplo, tenemos un lote de novillos de ceba de 300 kg de peso. El requerimiento de fósforo de un novillo de ceba es de 0,20% de la materia seca total consumida. Una vez hecho el análisis bromatológico de los pastos que consume este lote de novillos, este arroja una concentración de fósforo de 0,23% y una FDN de 63%. A simple vista el pasto alcanza a cubrir el requerimiento del animal, sin embargo cuando llevamos realmente el ejercicio hasta el consumo nos damos cuenta de que hay un déficit de fósforo: Consumo de materia seca ideal = 3% Consumo de materia seca ideal de los novillos = 300 x 3% = 9 kg de materia seca Requerimiento de fósforo = 9000 gramos de materia seca x 0,20% = 18 gramos de fósforo


Consumo estimado de materia seca del pasto = 120/63 = 1,9% Consumo estimado de materia seca de los novillos = 300 x 1,9% = 5,7 kg Aporte de fósforo del pasto = 5700 gramos x 0,23% = 13,11 gramos de fósforo Déficit de fósforo = 18 – 13, 11 = 4,89 gramos.

RELACIÓN COSTO BENEFICIO

Es fundamental entender que los tres factores mencionados anteriormente: nutrientes del pasto, requerimientos y consumo, trabajan conjuntamente y que un buen análisis llevará a tomar la mejor decisión para elegir el complemento más adecuado para llenar, como mínimo, las necesidades para el mantenimiento de las funciones vitales de los animales en épocas críticas y aumentar los rendimientos cuando se tenga excedente de pasto. Pero la decisión del complemento debe analizarse además bajo otro parámetro y es el costo del complemento y la relación costo/beneficio. El beneficio obtenido debe superar el costo del complemento. Para conocer la relación costo/beneficio es necesario tanto conocer el costo del complemento como cuantificar los beneficios obtenidos en los diferentes parámetros.  

En el caso de la ceba el beneficio puede cuantificarse en términos de ganancia diaria de peso. En el caso de la cría en términos de días abiertos, menor pérdida de peso posparto de la vaca, mejor ganancia de peso de las crías.

Hay algunos beneficios difíciles de cuantificar pero que deben ser tenidos en cuenta a la hora de decidir complementar, como son la recuperación de la pradera y el estado de salud de los animales. La relación costo beneficio puede hallarse por animal o por lote. Ejercicio de relación costo beneficio con ganancia de peso en el simulador

Cartilla N°5 - Alimentación Animal  

A diferencia de la alimentación, la nutrición se refiere a qué tan nutritivo es el alimento consumido, siendo los principales nutrientes la...

Advertisement