Page 77

está la cama con cuatro postes de cristal formando largas bipirámides ortorrómbicas. El cabecero en forma de pirámide única se eleva hasta casi llegar a la altura de los postes. De los postes cuelga una tela de seda transparente a ambos lados, haciendo de cortina. Justamente, en los pies de la cama hay un rectángulo que mide más o menos lo mismo que la anchura de la cama, en el cual hay una mini piscina, por así decirlo. Está rodeada de incrustaciones de diamantes en los bordes. En los suelos se puede apreciar un pequeño río que pasa por toda la estancia, en el que hay pequeños peces de diferentes colores dentro de él. ¡Es increíble! También hay varios sillones individuales en color crema, como la decoración de la cama, en la que también hay montones de cojines pegados a la almohada. Una colcha de color oro con grandes estampados rotos en color marrón oscuro, la cubre. Las cortinas son del mismo tejido y color que la gran colcha que cubre la cama. Una gran lámpara de araña cubre la estancia. De ella cuelgan montones de péndulos en forma de lágrima con pequeños diamantes incrustados en ellos. Todo un lujo sería quedarse corto… Bryan sale hacia la terraza que tenemos delante y yo sigo de pie en la entrada. —¿Vienes? —dice extendiéndome su mano. Dejo el bolso en la entrada con cuidado de no romper nada. La terraza la visten dos hermosas sillas de forma triangular también, con el respaldo de cristal y una mesa ovalada con las patas de cristales trenzados. Parece la silla de la cenicienta, pienso con sorna. El suelo sigue siendo de las mismas características que el de la habitación. La barandilla es de cristal más oscuro, perfilada con pequeñas incrustaciones triangulares de cristales en color más claro. —Guau… —exclamo abriendo los ojos desmesuradamente. El atardecer muestra unas vistas impresionantes desde donde estamos. Se ve una largura infinita del río Guadalquivir y, a al lado, la Torre del Oro de Sevilla. Las vistas no podían ser más maravillosas. Bryan se pone detrás de mí, agarra mi cintura y reparte pequeños besos en mi hombro.

Angy skay solo por ti 3 eternamente