Page 72

—Hola, Any. ¿Has llegado ya? —Ejem… Sí, hemos —recalco bien—, llegado ya. Suspira; parece incómodo. —Claro —dice despectivamente—. En fin, te llamaba para decirte que no estaré hasta la noche por el hotel. En recepción te darán la llave de la habitación. Solamente tienes que dar tu nombre y… Le corto. —Supongo que como en todos los hoteles… —digo riéndome por lo bajo—. Nos vemos luego entonces. —Hasta luego —contesta en susurro apagado. Cuelgo el teléfono y me da por mirar a mi derecha. Ahí está mi hombre con cara extraña. Se frota la barbilla con ambos dedos, el pulgar y el índice. Me mira de una manera rara, como si quisiera sacar la información de mi cabeza sin preguntarme. Pero sé que mis ojos no dicen nada, puesto que termina preguntando: —¿Y bien? —¿Y bien? —digo con una sonrisa, imitándolo. —No tendré que matar a nadie, ¿no? Lo pregunta tan serio que mi cara cambia por completo en décimas de segundos. Creo notar un leve mareo, pero enseguida Bryan pone una mano encima de mi hombro y se agacha para mirarme. Yo me he quedado completamente muda, mirando a la nada. El coche se detiene y salimos al exterior. Viene corriendo hacia mi lado. —Oye, no lo decía en serio. Yo…, Any, joder…—se atasca sin parar. Lógico. Si pensara que lo dice de mentira… Pero es que me da que pensar después de lo de Mikel, y no sé muy bien como tomármelo. Me rodea con los brazos y me abraza sin importarle quién nos esté mirando en medio de la calle. Se mete en mi cuello y oigo como aspira mi olor.

Angy skay solo por ti 3 eternamente