Page 61

de ella. —¡Vaya! Esto es un buen recibiendo. Si sé que te pones así, vengo todos los días a verte. —Es que me alegras el día, cariño… La beso con más fuerza y, a trompicones, llegamos hasta mi coche. Oigo un quejido de Any al empotrarla contra la puerta del conductor y enseguida asimilo que la he empujado demasiado fuerte. —Lo siento —digo sin despegarme de su boca. Entre jadeo y jadeo, oigo como me dice: —Bryan, nos puede ver alguien… Sopeso lo que me acaba de decir y empiezo a pensar con la cabeza en vez de con lo que tengo en medio de las piernas, pero… ¿Qué cojones? Es algo que no puede esperar. —Tengo una solución —digo muy convencido. Abro la puerta del coche rápidamente y me siento. Tiro de la mano de Any y la coloco a horcajadas encima de mí. —¿Tan necesitado estás? —dice metiendo la mano por dentro de mi camiseta para tocarme el pecho. —Mucho —contesto muy convincente. Levanto el vestido de Any hasta la cintura y meto mi mano dentro de su sexo. Está deliciosamente húmedo. Como me lo esperaba… —Parece que tú tampoco te quedas atrás…—contesto pícaro. —Yo nunca me quedo atrás contigo, nene. Noto como se ríe por el comentario y le devoro el cuello exageradamente. Lamo la aureola de su pezón y muerdo débilmente cada uno de ellos. Any arquea la espalda y sale un gemido profundo de su garganta. —Bryan…

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement