Page 60

limpio y, no sé por qué, creo que me la está jugando. O, a lo mejor, es lo que me pienso yo. Esto se convierte en el cuento de lobo, y él mismo se lo ha buscado. Tendrá que demostrarme más cosas para poder confiar en él. —La tiene Any. ¿Qué? Se me abren los ojos de par en par; no entiendo nada. ¿Any lo sabe? —Que…—No me deja terminar la frase. —Anthony le confió a Any el pen drive con toda la información. Y sé que está en su poder porque la vi sacarlo de casa. Mierda… —¿Sabes si lo ha visto? —pregunto nervioso. —No lo sé, Bryan. Asiento y me dirijo hacia él. Le doy un abrazo y él me lo devuelve. —Gracias por contármelo. Espero que no haya otra cara detrás de esto, Román. Me decepcionarías demasiado… Con las mismas, me deshago de su abrazo y me voy escaleras abajo para desfogar un poco, aunque sea andando… Cuando llego al parking veo que Any está aparcando el coche; un fuego inmenso me corre por las venas cuando la veo bajarse del coche. Lleva puesto un vestido naranja con unos zapatos planos y sin apenas maquillaje. Sencilla. Es perfecta. Me ve y sonríe. Es esa sonrisa que le pararía el corazón a cualquiera. —¿Qué haces aquí? —digo avanzando hacia ella. —He venido a verte… ¿Puedo? Vaya, pareces todo un seductor con la camisa abierta —dice coquetamente. La cojo de la cintura fuertemente, lo que hace que dé una semi vuelta a su cuerpo y pegue un pequeño grito del susto. La agarro para que no se caiga al suelo y estampo mis labios en los

Angy skay solo por ti 3 eternamente