Page 53

—Venid, rápido. Liam nos conduce por otro pequeño pasillo y, cuando estamos más o menos al final de él, pasa una tarjeta por la ranura de la puerta, y esta se abre. Me acabo de dar cuenta de que todas las puertas tienen el mismo modo de abrirse. —Lleguen hasta abajo del todo por las escaleras, cuenten las plantas, hay doce realmente. Salgan por la única puerta que hay en la número doce. No se paren y salgan cuánto antes de aquí. ¿Doce? Si yo he visto diez. ¿Cómo va a haber doce…? —Me mira y ve mi confusión. —No hay tiempo para pararse a explicar nada; salgan de aquí. —Nos empuja a la vez que mira hacia el pasillo por el que hemos venido. —Any, vámonos, por favor —dice Brenda al ver que yo me quedo mirando pasmada a Liam. Giro mis pies y entramos dentro de una escalera de emergencia. Las paredes son blancas y las escaleras de mármol. No tienen el diseño cuidado que el resto del edificio. La barandilla es de color gris oscuro y muy endeble. Empezamos a bajar las escaleras en pleno silencio. Brenda no se separa de mí y yo voy contando cada vez que llegamos a un rellano. ¡Solo espero que no nos pasemos! Cuando estamos por la planta seis, si no me equivoco, oigo una voz que me es familiar. Me freno en seco y Brenda me mira asustada. —Any, ni lo sueñes. No se te ocurra abrirla, no sabemos quién hay. ¡Dios mío! ¿Estás loca? — dice histérica—. Ese tío parecía que nos estaba salvando del corredor de la muerte; vámonos, por favor. Tira de mi brazo y mis pies se quedan clavados en el suelo. —Escúchame. —La agarro de los hombros. Ella niega frenéticamente con la cabeza—. Solo será un pequeño vistazo. Tú agarras la puerta y yo miro por encima. —Any, no. Ni se te ocurra. —Niega sin parar —. No sabes qué cojones es esto siquiera, ni

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement