Page 254

—No lo sé… ¿Eing? —¿No lo sabes? ¿Entonces? —Casi la atropello con el coche —refunfuña. Ahora sí que estamos a cuadros. —¿Casi la atropellas y es la mujer de tu vida? O sea, que no sabes quién es. Niega con la cabeza y enseguida se oye toser a Lucy, que está en la puerta con sus mini bracitos cruzados en el pecho y el entrecejo fruncido. Igualita a su padre. —Tío… Tú dijiste que yo era la mujer de tu vida —le reprimenda. —¡No! Dijo que era yo —dice Natacha al lado suya optando la misma pose. Bryan y yo nos reímos de Max y él nos mira pidiendo ayuda. —A ver cómo te las apañas, yo tengo que hacer un pastel. Qué es el cumpleaños de la abuela. —Yo me voy a meter las cervezas en el frigorífico —dice Bryan—, qué te sea leve. —Le da unas palmaditas en el brazo—. Eso te pasa por querer dos. Bryan se va negando con la cabeza y Max dice entre dientes: —Gracias… Tener amigos para esto… Veo la escena completamente embobada. Si es que es un don Juan. —A ver, mis preciosas y pequeñas princesas… —¡No! —le chilla Lucy—. ¡Yo ya soy mayor! —¡Y yo también! —dice su hermana. Max pone las manos a modo de rendición y les contesta: —¡Bien! Mis grandes princesas. Ya sabéis que el tío Max tiene mucho amor para repartir, pero —se levanta del taburete y se tira en el suelo para llegar a la altura de las dos—, vosotras dos siempre seréis las mujeres de mi vida y eso nadie lo podrá cambiar. Lucy tuerce un poco el gesto y se pone remolona al lado suyo.

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement