Page 249

—No es lo mismo. Cuando no le conocía, no sabía quién era. Es imposible olvidarme de él ni por un segundo. ¿Sabes cómo me siento cuando las niñas le llaman? Se me quiebra la voz y me obligo a parar de hablar. Sé que Brenda no tiene la culpa. Pero estoy completamente rota. Es una locura, pero es lo que ahora mismo me pide mi corazón, mi alma… Solo quiero estar con él, solo deseo poder abrazarle de nuevo, tocar su cara, pasar mis manos por su pelo, un leve suspiro de sus labios acariciando mi oído, algo… Algo que no sea el enorme vacío y la fuerte presión que siento en el pecho, la presión que llevo sintiendo dos semanas… No hay vuelta atrás, no puedo más, quiero estar con él… eternamente… Me sitúo con las manos apoyadas en la mesa de mármol que hay en la terraza y miro el bello horizonte, observando el crepúsculo. Dos lágrimas escapan de mis ojos verdes y llegan hasta mi barbilla, me hacen débil por un instante, pero no, ya no soy débil y se cuál es mi destino. Él. Sé que soy egoísta, puede que no sepa apreciar la vida, que no piense en mis hijas… O simplemente que no consiga vivir sin él… que no sepa mirar hacia el lado derecho de la cama y siga sin verlo, que me levante cada mañana y esa sonrisa que me arrebataba el alma…ya no esté. Una vez pensé que todo era una locura, que el amar a alguien era una auténtica locura. Pero no, es lo mejor que me ha pasado en la vida. Pienso en cada instante en el que sus labios se han posado en mí y no puedo evitar estremecerme, pero a la misma vez llorar de impotencia al no poder hacer nada. Le perdono, sí, le perdoné desde el minuto uno que supe cuál había sido su vida. Y le doy gracias a Dios porque saliera de ese mundo cuando me conoció, pero ¿para qué? Para ser alguien mejor en la vida, alguien que ya no está ni podrá disfrutarla. Lleno la copa que tengo delante con el mejor vino que teníamos guardado en la bodega, el

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement