Page 240

propinó antes, pero me da igual, aguantaré ese dolor y el que sea necesario por sentir este beso, significa más que mil palabras. Enredo mis manos en su pelo e intento acercarme más a él, pero me es imposible. Nuestro beso parece no tener fin. Me gira y me apoya contra la pared de la ducha. Coge una de mis piernas y la coloca de tal manera que rodea su cintura. Con otra hace lo mismo y me obliga a dar un pequeño salto para enlazarme a él. En ningún momento nuestras bocas se separan, ni nuestras lenguas dejan de jugar a ese baile frenético que ahora mismo tienen. Siento cómo su pene se introduce en mi interior y tengo que ahogar un gemido largo en su boca. Él me corresponde haciendo lo mismo. Empieza a besar mi cuello de manera desesperada y yo me aferro a sus hombros como su fuesen un salvavidas. —Perdóname… Oigo en un leve susurro que sale de su boca apenas audible. —No tengo que perdonarte nada —digo sin aliento. Nos vamos acercando al éxtasis y lo noto cuando mis músculos se contraen y se aferran completamente a él. Junto mis muslos a sus caderas para obtener un poco más de fricción, lo que hace que escuche como Bryan gime sin parar. Apoya la mano izquierda en la pared y con la otra me agarra el culo para adentrarse más en mí. Siento cómo empieza a embestirme más rápido de lo normal y me atrevo a buscar su mirada. Cojo su cara con ambas manos y la vista la tiene perdida en un horizonte que no sé dónde estará. —Bryan… Aprieta la mandíbula, y para intentar que se quite toda esa tensión de encima, beso sus labios y susurro un leve: —Te quiero… Llegamos al clímax en ese preciso momento y se paraliza enterrado en mí, vertiendo hasta la última gota de su simiente en mi interior. Entonces veo cómo miles de lágrimas recorren su

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement