Page 231

las sabanas y las aprieto entre mis manos. Pero lo que me sorprende es cuándo noto una presión en mi cuello asfixiante. —Me estás volviendo loco. ¡Haz que esto no sea tan doloroso! Me grita y aprieta mi cuello en sus manos. Me agarro a sus brazos y empiezo a notar cómo se me nubla vista cuando el aire apenas entra en mis pulmones. —¿¡Qué tengo que hacer!? ¡Dímelo! —No puedes hacer nada —digo con un hilo de voz por culpa de la presión. Me suelta el cuello bruscamente y me pega de nuevo un bofetón. Intento recuperar todo el aire perdido y arrastro mi cuerpo hacia el filo de la cama intentando recomponerme. No sé si voy a salir viva de aquí. —Todavía no hemos terminado —ruge. Tira de mi pierna izquierda hacia él y me da la vuelta, de manera que mi cara estampa en el colchón. —¿Crees que esto es lo único que va a pasar? No. No lo dudo ni por un instante. Ya sé de qué pasta está hecha Jim. —Creo que eres muy tonta algunas veces, Any —susurra en mi oído. —No, el tonto eres tú… Empieza a reírse como un auténtico tirano. Veo que coge dos bridas y pone una en cada una de mis muñecas. Las aprieta fuertemente a cada poste de la cama y noto cómo me quema la piel cuando tira de mis piernas hacia abajo, de manera que quedo completamente tumbada. —Tengo una preciosa estampa reservada para ti. Una estampa que jamás olvidarás. Noto como se coloca detrás de mí y empuja su pene en mi interior despiadadamente. Se queda quieto durante un instante y tira de mi pelo hacia arriba para que pueda ver como se abren las puertas que tenemos enfrente. —Creo, que tampoco se le va a olvidar a él —susurra en mi oído.

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement