Page 149

hable. —Me gustaría hablar contigo a solas, si puede ser. Arqueo una ceja. Ni de coña. Ya tuve bastante la última vez que nos vimos. —Si tienes que hablar algo conmigo, que sea con tu hermano delante. No quiero tener más altercados contigo. Sé que la manera en la que lo digo no está bien, pero a estas alturas ya no me importa. —Está bien. Parece que le cuesta hablar. Bryan se baja del coche y se pone a mi lado. Cruza sus enormes brazos encima del pecho. —¿No tenías otro momento, Román? —No, quiero hacerlo ya. —Está bien, entonces habla. Román me mira. Pero no sé por qué sigue sin convencerme. —Any, yo… Lo siento… Arqueo una ceja y se da cuenta de mi indirecta. ¿Qué siente? —Siento haberme portado así contigo. No pretendía lo que pasó ese día, pero… Le corto con un gesto de mano y no le dejo terminar la frase. Conozco muy bien a la gente avariciosa y, a Román, ya lo tengo calado desde hace tiempo. —Lo que te pasa es que querías el pen drive que llevaba en el bolso, ¿verdad? Noto como Bryan se tensa un poco, pero intenta disimularlo; él también lo sabe, vaya… Estoy harta de tener que ir escondiendo las cosas, que me digan lo que me tengan que decir y esto dejará de ser un puto juego. O eso es lo que parece. —Yo… Román mira nervioso a Bryan, pero él no menea un músculo para salir en su ayuda. —¿Tú qué?

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement