Page 141

—Bien, esa casa está en Cádiz. La dirección es esta y nadie sabe dónde está escrita, excepto Any, cuando se lo diga. Me pasó un papel arrugado, me lo metí en el bolsillo. Ya creía saber qué es lo que me estaba dando a entender. —¿No hay otra forma? Negó con la cabeza. Sabía que me hablada de eso. —Sabes cómo es este mundo, sabes quién pierde y quién gana la mayoría de veces. Puede que consigas darle la vuelta, pero solo lo podrás hacer si lo haces bien. Piensa las cosas mucho y piensa quién está a tu lado. Cuando te digo esto sabes a lo que me refiero. No te fíes de nadie. De nadie, Bryan. Miles de alertas surgieron en mi cabeza a la misma vez que la conversación iba transcurriendo. —Pero, supuestamente, esto ya se había quedado aquí hace cinco meses, papá… Mi padre menea la cabeza negativamente una y otra vez sin parar el movimiento. —La venganza se sirve en frío… Y creo que aquí tienes más de un problema, hijo; no solamente está el negocio. Está ella… —Haré lo que sea necesario, papá, no lo dudes. —Aunque le hagas daño, pero será lo mejor para Any y tus hijas. Con la conversación dando vueltas en mi cabeza a cada segundo que pasaba, me fui de casa de mi padre. Es una decisión complicada, pero había que tomarla de una u otra manera. Decidí visitar a Max antes de ir a la despedida de Any. Aún no había hablado con él, con el jaleo de la boda, y tenía muchos temas pendientes que contarle. Llegué a la casa de Max, que está cuatro calles más arriba que la de mis padres, y me lo encontré jugando con su pedazo de perro en el jardín. —¿Qué pasa, tío? —me preguntó al ver mi cara.

Angy skay solo por ti 3 eternamente