Page 139

El hombre se levanta de golpe y le mira con mala cara. Voy corriendo hacia donde se encuentran y les separo rápidamente. —Bryan, vámonos a casa, por favor —le suplico. Le empujo un poco hacia atrás; finalmente consigo que me haga caso y salimos del bar de mala muerte. Dejamos el coche de Bryan en el callejón y nos llevamos el mío. Él no está en condiciones de cogerlo. Llamo a Max por el camino y le pido que venga a por el coche. No rechista y vienen él y Ulises a los pocos minutos. Nos dirigimos a casa en pleno silencio. Capítulo 16 D olor. Ahora mismo, lo que siento es dolor. Un agujero profundo se hace paso dentro de mi corazón con la muerte de mi padre. En todas las familias tiene que haber un pilar. Bien, pues el pilar de la mía era él. Y sin él, estamos perdidos. Jamás me imaginé que ese día llegaría tan pronto. Dios, no sé cómo puede doler tanto. Voy sumido en mis pensamientos mientras no dirigimos a casa y recuerdo la última conversación que tuve con él el día antes de la boda. Llegué a su casa y fui en busca de mi padre al despacho. Estaba sentado bebiéndose su habitual café solo y leyendo el periódico. Nunca llegué a entender cómo podía beberse esos tiestos de café sin una pizca de azúcar. —¿Cómo puedes beberte eso así? —le dije poniendo cara de asco. Arqueó una ceja y me miró por encima de sus gafas. —No sabes disfrutar de los placeres de la vida. Hice un gesto y un chasquido con la lengua. No me interesaba el tema. Dijese lo que dijese, jamás me bebería el café solo. Me senté frente a él en su gran mesa de madera. —Papá, tienes que contarme algo —afirmé, no lo pregunté, porque yo ya lo sabía. Asintió. Era un viejo zorro. Sabía perfectamente que iría a pedirle explicaciones. —Y te lo contaré —afirmó.

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement