Page 138

Asiente con la cabeza y le da unas pequeñas vueltas a su copa para beberse el oscuro líquido que contiene dentro. Llama al camarero y le enseña el vaso. Este asiente y se lo llena al momento. —Bebiendo no solucionarás nada. —Lo sé. Sigo estando a sus espaldas y en ningún momento él se da la vuelta para mirarme. —¿Nos vamos? —Ahora iré yo, no te preocupes. Estoy bien. Suspiro y empiezo a cabrearme por segundos. Le cojo del brazo y tiro de él, pero me sirve de poco porque ni se menea. No se gira ni un momento para mirarme. Sé que tengo que tener paciencia, pero me está poniendo de los nervios. Todos lo estamos pasando mal, no solamente él. —Bryan —intento tener paciencia—, no solamente lo estás pasando mal tú. Anthony era como el padre que nunca tuve para mí. Aunque no lo estés demostrando, no estás bien. ¡Y la mejor solución no es estar en un bar de mala muerte poniéndote hasta el culo de whisky! Me altero un poco y creo que mi tono de voz ha sido algo elevado, pero él ni se inmuta. De repente oigo como otro de los que hay allí poniéndose las botas bebiendo me dice: —Eh, tú, morena, esto no es un bar de mala muerte y, si tan aburrido te parece, vente, que yo te daré la fiesta que necesitas —dice tocándose el paquete. Hago un gesto de asco y seguidamente le saco el dedo corazón de manera vulgar. —Qué te den, capullo. Cuando me quiero girar para hablar con Bryan, me encuentro que no está en su sitio. Lo ha escuchado. Lo veo ir, como un toro, hacia la mesa donde está el hombre que me acaba de vocear. Pega un puñetazo a la mesa y se derrama la mitad del vaso de lo que está bebiendo. —¿¡Qué has dicho!? —pregunta de malas formas.

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement