Page 126

—Sabes perfectamente de que te hablo. Sé que Bryan te lo ha contado. —Bueno… No sé qué decir. ¿Qué digo? —Lo siento, Max. —Está superado, ya te lo he dicho, no me afecta. Ya, claro. —Y, si está superado… ¿Por qué estás serio y de mala leche? —Yo no estoy serio —afirma. —Sí, lo estás. —Te he dicho que no y deja ya el temita. Parecemos pin y pon. Ulises arquea una ceja y yo niego con la cabeza. No le voy a decir qué pasa. Sé que Ulises no es tonto y, más o menos, se lo imagina, o eso creo yo. Pero salgo de mis dudas cuando Max abre la boca: —Sí, amigo, me dejaron tirado como una colilla en el altar el día de mi boda. Sorprendente, ¿no? Sí, es un poco extraño, al bueno de Max le dejan tirado en el altar. —Me mira y luego mira a Ulises —. No había días en el año para decir `No quiero estar contigo’; no, no había… Ulises y yo nos miramos sin saber qué decir. La verdad es que la situación se ha vuelto un poco tensa. Max suelta una fuerte bocanada de aire, se da la vuelta y se va. —Ahora vuelvo. Lleva todo el día muy nervioso y quizá se deba a eso, pero que le pasara a él no quiere decir que le pase a todo el mundo. O eso creo yo. Miro a ambos lados a ver si veo a Anthony pero lleva más de diez minutos buscando el ramo. ¿No lo encontrará? —¿Qué pasa, Any? —pregunta Brenda. —No lo sé, voy a buscar a Anthony. Puede que no encuentre el ramo. Lleva un rato dentro. Ahora vengo.

Angy skay solo por ti 3 eternamente