Page 112

de ojeras. ¡Voy a estar horrible! Me mira por encima de su hombro y suelta un suspiro. —Si tú supieras lo que me hace a mí Ulises te… —¡Stop! No quiero saberlo ni oírlo. Te recuerdo que es mi mejor amigo y si me dices algo mi mente se ensuciará. Ambas nos reímos y Brenda pone las manos en son de paz. —¿Dónde está Bryan? —Se fue hace media hora para casa de sus padres, pero Giselle está abajo esperándote. Me levanto arrastrando los pies. ¡No he dormido ni una hora! Bajo al salón un momento y, antes de abrir la puerta, me intento adecentar un poco. Pongo un coletero a mi pelo revuelto y me aliso un poco el camisón negro que llevo. —Buenos días, Giselle. ¿Qué haces aquí tan temprano? —Hola, cielo. He venido para encargarme de las pequeñas. —Oh, no te preocupes, puedo hacerlo yo, pero gracias de todas formas; tú tienes mucho que hacer. —Ah, no, querida. La boda es a las seis y tienes que tener tiempo para arreglarte y ponerte en condiciones para el novio. —Sonríe orgullosa—. Lo tengo todo controlado. Hazme caso. Asiento y doy media vuelta para dirigirme al dormitorio de mis niñas. Allí están durmiendo plácidamente; no me extraña, es súper temprano. Aunque suelen madrugar bastante, espero que hoy tarden un poco más en levantarse o si no, a media tarde, no habrá quién las aguante. —Tranquila, he llamado a Andrea; espero que no te importe. Hoy es el día de vuestra boda y me gustaría que lo disfrutarais al máximo. Andrea y yo nos encargaremos de ellas. —Pero… —No hay peros que valgan, Any. Estás todo el día con ellas. Por un rato que pases sin las niñas, no te va a pasar nada.

Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Angy skay solo por ti 3 eternamente  
Advertisement