Issuu on Google+

S olounratito LA REVISTA DEL EDUARDO VALENCIA

Número 1

Diciembre de 2010

EL QUIJOTE, LITERATURA J U V E N IL ¿ C Ó M O E S T U D IA R ? L A L E Y E N D A D E ÍC A R O G U ÍA M IC O L Ó G IC A IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

¡Y M U C H O M Á S !


EDITORIAL ¡Ea!. ¡Aquí tenéis nuestro número 1!. ¡Todo para vosotros!. Esperamos que lo disfrutéis. Como ya dijimos el mes pasado, un pequeño problema de forma nos impedía utilizar aún el logotipo oficial del instituto. Para compensar, y del mono que teníamos, esta vez lo hemos metido en casi toooodas las páginas que alimentan este ejemplar. Os recordamos que se puede descargar de la página del instituto, www.ieseduardovalencia.com Al depender del tiempo que, con la mejor voluntad del mundo, tienen que quitarle a otras actividades de su vida nuestros colaboradores, hemos retrasado un poquito su lanzamiento, porque dependíamos de que cada redactor entregara su artículo, y ya sabemos todos que diciembre suele ser un mes muy atractivo pero muy estresante. ¡Hay que cerrar exámenes, entregar trabajos, etc.. etc...!. Bueno, que vais a encontraros con muy cosillas muy interesantes. Nuestra colaboradora Pauli, por ejemplo, nos ofrece su particular visión de lo que podría ser la "alta cocina" con sus Pololos de Alberta. Pilar se apresurará, en otra parte de la revista, a "moderar" un poco el desastre con una apetitosa y muy navideña receta. Carlos no ha querido dejar pasar un trimestre muy de buscar setas sin dejarnos una información básica para distinguir las comestibles de las que no lo son tanto. Muy recomendable. Otros colaboradores, como José Félix, Hipólito, Victoria... están dispuestos a conquistar su parte de nuestra audiencia con artículos y propuestas de enfoques muy variados, pero todos muy interesantes. ¿Publicidad?. ¿Yo?. ¡Qué va!. Es sólo que este número ha salido aún mejor que el otro. Ya lo verás. Como novedades, empezamos a incluír noticias gráficas sobre actividades extracurriculares y extraescolares, como ha sido la celebración de los V Juegos de la Juventud, o la grabación de programas de podcast en El Rinconcito por parte de nuestros alumnos. Y me vais a perdonar que me mire un poco el ombligo, pero me he permitido añadir un pequeño cuentecito de pocas páginas, que creo que os resultará interesante: Con cara de idiota. Si os gusta, me lo decís aquí o en los foros, y procuraré continuar la historia todos los meses. Y ya está, que me enrollo, como siempre. Gracias de corazón a todos los que habéis colaborado con Solounratito este mes. Gracias asímismo a todos los que nos leéis. Por que como diría un sabio zen, "una mano puede ofrecer sólo lo que otra mano está dispuesta a recibir". ¡FELIZ NAVIDAD!

3


EQUIPO EDITORIAL Dirección y maquetación Antonio Gómez Fotografía Manuel Viso Redactores José Félix Aguilar Victoria Almodóvar Francisco Barba Victoria Donado-Mazarrón Inmaculada Espejo Raluca Filfan Araceli García Hipólito González Juan Ortega Pilar Requena Manuel Viso


¡YA TENEMOS LOGO! F R A N C IS C O B A R B A R O L D Á N El curso pasado 2009-2010 se organizó en nuestro Centro un concurso con el fin de conseguir el logotipo del instituto. El concurso fue a nivel de centro, participaron todos los cursos del instituto, dentro de tres categorías. Fue un éxito de participación, entre otras cosas porque el logotipo a presentar era considerado como un trabajo más en la clase de Plástica. Aún así dar las gracias a todos los participantes, pues con su aportación consiguieron que el concurso tuviera un nivel más que aceptable y consiguiéramos el objetivo. También agradecer la inestimable colaboración de Chelo y Blas, miembros del departamento de Plástica, sin su implicación y trabajo no hubiera sido posible este logro.

El resultado obtenido es el que estáis viendo, yo creo que ha merecido la pena todo el proceso, porque ha quedado realmente bonito, atractivo, actual, moderno y con identidad. Una vez conseguido, el logotipo se presentó en Claustro y Consejo Escolar y los alumnos ganadores recibirán su merecido premio en la entrega de premios de las actividades de Navidad 2010 lo que dará por finalizado este concurso. Un logotipo debe de ser singular, original, representativo, duradero,…en fin, creo que nuestro logotipo reúne todas estas características y será un fiel sello de identidad allá donde nos represente, documentos, informes, revista, web,…con ese fin se ha creado y esperemos que lo haga por mucho tiempo.

El ganador y los finalistas en cada una de las categorías fueron: Ya sólo me queda felicitar a los premiados, en especial al ganador del Categoría A: Ana Belén Ramos Terceros concurso y desearles que disfruten los Categoría B: Elena Moya Morena merecidos premios. Categoría C: Yolanda Trujillo Ciudad Real Ganador del Concurso: Emilio José Recibid un saludo y ¡¡F e l i z Miñaca Valencia Navidad!! Después de la selección vino la fase de digitalización del logotipo ganador, tarea ardua, laboriosa y sobre todo llena de paciencia por las múltiples pruebas que se hicieron sobre las cuales se hacían retoques, modificaciones, y vuelta a sacar logos de nuevo, hasta encontrar el que más se acercase al original. Esta tarea recayó, una vez más, en nuestro querido compañero Antonio Gómez, persona siempre dispuesta a ayudar y a colaborar en todo, sean Tecnologías de la Información y Comunicación, o no. Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento.

Paco Barba es, aparte del director del centro, profesor de Apoyo al Área Práctica del mismo desde hace ya algunos años. Dedicado deportista desde sus tiempos mozos, conserva de aquél período unas inagotables reservas de energía que irradia a todos sus compañeros, contagiándoles de ésta (o agotándoles con sólo verle trabajar a él). Su grito de guerra: ¡hay que hacer tal o cual cosa, no te preocupes, tómate tu tiempo, pero me hace falta para ya!. Es una excelente persona, educador con vocación, y amistosísimo compañero, lo que hace de él un jefe completamente inaguantable. ¿En qué tiempos vivimos, que no podemos poner verde al jefe sin que nos remuerda la conciencia?

5


LAS COSAS DE PAULI PAULI OSA BASTANTE

¡Vamos a la faena, Maestro! ó Cómo se hace:

Queridos todos, tras mi elocuente “carta al director” me han llovido las ofertas de trabajo, la mayoría son políticos que quieren que les redacte sus discursos, y ¿para qué? – me pregunto yo- si a esa gente no hay quien la entienda. En fin, entre todas las ofertas hay dos que me gustan. Son de dos periódicos “El Mudo” y “El Parir”, no sé si los conocéis. Me quedo con la de “El Mudo”. Soy la nueva Redactora de la Sección de Repostería. Os dejo la próxima receta, para que la hagáis y me digáis que tal está.

En un recipiente sin agujeros, claro está, pues la gravedad no perdona ni a las mollas ni a la harina, que no sea de plástico, ni de porcelana, ni de madera ni de aluminio ni de ninguna aleación de todo lo anterior se echa todo menos la manteca y el azúcar. A continuación se enciende una cerilla, en ese momento, deberás avisar al Jefe de Emergencia, que a su vez hará sonar la alarma 5 veces o tirar 5 veces del rabo al gato o chinchar 5 veces a tu hermana pequeña, cada uno lo que tenga a mano. Si te pilla con tu madre en la cocina le indicas que cierre la ventana, agarráis el trapo de la cocina, lo mojáis y os lo ponéis sobre la boca. Os asomáis a la puerta.

Pololos de Alberta Ingredientes

Salís, caminando pegados a la pared del pasillo de la casa en dirección a la puerta de salida y saludas a tu padre que te mirará alucinado y pensará “Éste no aprueba matemáticas”. Tú, impertérrito, le haces indicaciones para que salga y os siga. También a tu hermana. Cuando ves que ésta sale de la fila para coger la DS la frenas y mirándola fijamente a los ojos, con autoridad, como si fueras un jefe de estudios le dices imperativamente: “Sin objetos personales”. Camináis en calma y sin empujones, salís de la casa y os concentráis frente al Ayuntamiento.

- Harina. - Azúcar. - Manteca de cerdo. - Algo de cuyo nombre no quiero acordarme.

6


Allí encontráis a otras familias. Tu padre pensará “Dios mío, éste es... ”. - Si te lo comes y te gusta envías un mensaje al 112 precedido de la palabra ALBERTA. Por ejemplo: 112 ALBERTA ¡Qué vivan tus pololos! (Luego te confiesas, por mentir) - Si te lo comes llamas al 112 y gritas un mensaje. Por ejemplo:

¡ALBERTAAAAA!¡TUS MUEEEEEERTOS!

Y tu madre, “Pero, ¿qué aprenden estos chicos en el instituto?”. Tú los cuentas y das la orden de volver a casa. Ya en el portal tu madre sale disparada hacia la casa. Cuando llegas la vitro está encendida y puedes continuar con la receta. Se añaden el resto de ingredientes y les das vueltas hasta que esté al dente. Le echas por encima bolitas de papel de seda de colores.

Si te digo la verdad yo nunca he hecho esta porquería. Escuché la receta en la calle, a una señora que tenía pinta de saber del tema. Es de estas señoras con la bata de franela, y una pinza en la cabeza que intenta atusar una onda rebelde. La bata huele a cocido, así que digo yo que tiene que saber del tema. Ya me cuentas. Por cierto ¿Qué tendrá que ver esto con unos pololos?, ¿Y quién narices será la Alberta esa?

¡P E R O Q U E L ÍO , M A D R E ! ¡Q U É L ÍO !

F IN . Pauli es natural de Calzada de Calatrava. Fue una alumna brillante que creyó que la L.O.G.S.E era la solución para todos los males de la Educación. Se hizo profesora por vocación. Comenzó a trabajar y se enfrentó valientemente al reto de convertir adolescentes en hombres y mujeres capaces de sacar con éxito la vida hacia delante. Poco a poco se le fueron viniendo encima las Adaptaciones curriculares, los PTI´s, las CCP´s, los PCPI´s, los Informes de Evaluación, el TF, el LTEST, las CDAC… Consiguió leerse la L.O.E , repartir los objetivos de área y de materia, los contenidos en conceptuales, procedimentales y actitudinales. Pero con las Competencias ya no pudo, la puntilla fue la Emocional. En la actualidad lucha valientemente por seguir de baja.

7


V JUE GOS DE L A JUVE NT UD Durante la primera mitad del pasado mes, se celebraron los V Juegos de la Juventud en la vecina localidad de Puertollano, evento éste al que ya casi tradicionalmente acuden nuestros alumnos dispuestos a dar lo mejor de sí, siempre fenomenalmente preparados en lo que a físico se refiere por nuestros dos grandes compañeros, Edu y Javi. Si pasaran textos y fotos de actividades con la misma profesionalidad y dedicación que preparan a los chicos para este tipo de competiciones, nuestra humilde publicación, así como la web del IES se acercarían unos cuantos peldaños más a los niveles de calidad que pueden tener homónimas de Solounratito como son Times, New Yorker o Pravda.

(¿Molesto?. ¿Yo?. ¡Yo no estoy molesto!. ¿Por qué habría de estarlo?. ¿Por que saco las fotos de la cámara quince días después de que se hayan hecho estas cosas, y tengo que enterarme yo por mi cuenta de lo que se ha hecho, así como redactar a mi albedrío los textos que acompañen a las imágenes?. ¡Qué tontería! ¡Ejem!. ¡Ejem!. Bueno, que las fotos hablan por sí solas, vaya. Nuestros alumnos de Bachillerato participaron en competiciones deportivas de diversos pelajes (fútbol, baloncesto, etc...), y lo

cierto es que no quedaron, en absoluto, en muy mal lugar. Buen rollo, fair play, conocer a otros jóvenes de la misma edad, lucir un poco de palmito, escaparse de las clases por un día... ¡A mí también me hubiera gustado!

8


EL IMPACTO MEDIOAMBIENTAL RALUCA FILFAN Cada vez hay más personas que se preocupan por el medio ambiente, que se preocupan por lo que les van a dejar a las siguientes generaciones que no sea polución, energías sucias,gases tóxicos.. pero sólo una pequeña parte de la población intenta contaminar menos, consumir menos, reciclar y todas las cosas que, aunque se consideran poco, ayudan a que el medio ambiente siga como lo ha hecho durante tantos años, para que no tengamos que llegar a una situación en la que lo más importante sería cómo poder respirar, por que si seguimos así, los gases de efecto invernadero acabarán con nosotros derretirán los polos y algunos países acabarán debajo del mar. El petroleo, algún día, se acabará igual que el carbón... Sin estos elementos puede que no sepamos que hacer, pero en muchos laboratorios se estan investigando formas de sustituir al petroleo por algo que no contamine y que nos ayude cuando se agoten las principales fuentes de energía. La vida por ahora en la Tierra ha sido

así, pero si seguimos así nuestros hijos no podrán disfrutar de todas las bellezas que tiene y proporciona la Tierra. Curiosidad:En un hallazgo de petróleo sólo se saca un 40% del total, lo demás se deja.

Raluca es alumna del IES Eduardo Valencia de Calzada de Calatrava. Su amabilidad y dulzura en el trato diario hacen que el común de los mortales nos sorprendamos un poco cuando descubrimos su lado más guerrero y justiciero cuando se ponen encima del tapete cuestiones relativas a la justicia y el equilibrio social. Habla sin ofender, pero con la firmeza que otorga el saber que lo que se dice es la pura y simple verdad.

9


R E F L E X IO N E S D E S D E L A T R IN C H E R A Este mes, este autor nos quiere comentar lo que piensa sobre los malos hábitos en la alimentación

ANTONIO GÓMEZ

alumno se va a su casa. ¿Motivos?. Ya me diréis que hay muchos. Están los obvios, como la menstruación en algunas chicas jóvenes. Un virus. Una gripe. Incluso puede, simplemente, que sea lo único que se le ocurre a uno cuando se enfrenta a un problema grave que no quiere afrontar (un examen para el que no he estudiado, por ejemplo, o marrones peores de los que yo mismo he sido testigo un par de veces). Pero el motivo principal es aquél que estás pensando, oh astuto lector. Me refiero al hecho de venir a clase sin desayunar. ¿Por qué hacemos esto?. ¿Es que no nos gusta comer?. Las respuestas que me han ido dando estos años no se salen mucho de lo que parece un guión preescrito: me levanto con el tiempo justo para llegar a clase, o es que a primera hora de la mañana no me entra nada, o incluso sí que he comido, pero me habrá sentado mal. Podría colar cuando esto te sucede una vez. Cuando te ha pasado tres o cuatro en un mismo mes, reconoce que la cosa huele. Casi todos nosotros hemos hecho en alguna ocasión una borriquería (y muchas más) de ese tipo porque queremos adelgazar rápidamente. Y es a eso a lo que iba. Todos queremos estar delgados. Todos queremos ser atractivos para los demás, porque hemos aprendido de la conducta de los que nos rodean que ser guapo, alto, fuerte, estéticamente agradable es muy necesario en la vida. Por supuesto, si le preguntas esto a alguien de manera directa, te contestará horrorizado que no, por supuesto que no. Lo importante en la vida es ser buena persona y buen ciudadano, y al que mejor le va es al que

Como va a ser una constante en esta sección, aviso que intentaré ser breve, no sólo por que ando siempre muy corto de tiempo, sino porque tampoco es plan de aburrir al personal. Esta sección de Solounratito, por si no lo he dejado claro antes, trata de reflejar las impresiones y reflexiones que atraviesan el cacumen de uno cuando se encuentra en la privilegiada posición en la que yo me hallo: presenciar la evolución, a lo largo de los años, de todas las personas que pasan por mi clase, de niños a jóvenes. Es por eso que no quiero dejar pasar la oportunidad de comentaros un problema del que soy testigo todos los años, y que no sólo tiende a desaparecer, sino que muy por el contrario da la sensación extenderse a cada curso. Me refiero al problema de los mareos a partir de la segunda mitad de la mañana. Seguro que esta película os suena: en mitad de una clase, alguien se levanta: profesor, ¿puedo ir al servicio a beber agua?. Me siento algo mareada. O mareado. Porque es algo que, contrariamente a lo que yo pensaba, no sucede sólo con chicas, sino también con chicos. Por supuesto, el profesor da permiso para ir al servicio a este alumno/-a, e incluso le pide a algún compañero que le acompañe. El alumno vuelve al cabo de unos minutos, pero sigue “flojón”. Total, se acaba llamando a sus padres, y el

10


más estudia y más se prepara. ¿Te parece que estoy divagando, o que estoy mezclando muchas cosas?. Mis más sinceras disculpas. Como excusa, puedo presentarte el hecho de lo corto de esta sección. Así que, como se me acaba el espacio, vamos al lío. Lo que te acabo de exponer es un problema. No tengo una formación específica al respecto, pero puedo asegurarte que al saltarte comidas no adelgazas más deprisa, lo mismo que si abusas del deporte. Sólo desequilibras tu sistema hormonal, pierdes agua, vitaminas, y otras sustancias necesarias para la vida. Pero las grasas, como tal, no se pierden. Eso por un lado. Por el otro lado, está la parte realmente interesante de este problema. Al menos, para mí. Y es tu propia autoestima. ¿Por qué hacer eso?. ¿Tan importante es estar delgado y atractivo?. Ya sé, ya sé. Piensas que sí. ¿Por qué?. Porque todos nuestros ídolos responden a unos cánones de belleza muy particulares. Los pechos así, las caderas así, los abdominales, etc.. etc... Y de algún modo, la sociedad, la publicidad, y la dichosa TV, sobre todo, nos convencen de que sólo seremos felices si compramos determinados productos, repetimos determinados comportamientos, y tratamos de asemejarnos a esos seres maravillosos que, por otra parte, y reconozcámoslo, nunca nos solemos encontrar por la calle. Si te sigues tragando este rollo, y no has pasado aún a otra sección, permíteme agradecértelo

acabando este texto, además, con una anécdota real. Hace cosa de un mes, en el vestuario de un gimnasio, coincidí con un chico que conocía a un compañero mío, y empezaron a hablar mientras nos cambiábamos. Por lo que entendí, era un aspirante a modelo que estaba esperando a pasar una prueba en unos pocos días de cara a conseguir un trabajo, una campaña... no sé. El chico era bien parecido, eso sí. Alto, joven, rasgos agradables. Y además, se le veía completamente normal. Sin embargo, en un momento dado, este muchacho comentó “ahora se acerca la peor parte; la deshidratación”. Cuando le preguntamos a que se refería, me dijo que en este mundillo es muy común pasar con la mínima cantidad de agua unos días antes de hacer la sesión de fotos (pasar sed, vaya), al objeto de perder líquido corporal y que la piel se retraiga, de modo que los músculos, sobre todo los abdominales, se marquen más. En suma, es así como se consigue en muchos casos, o por lo menos se potencia, la famosa “tableta de chocolate”. Es decir, que este muchacho, para conseguir este trabajo, tenía que dejar de ser un “chico guapo normal” para convertirse en un “chico guapo del tipo que casi no existe”. Podría extenderme más, pero creo que me explico. Todos deberíamos preguntarnos esto en algún momento. ¿Mi derecho a la felicidad está ligado a mi apariencia?. Y si fuera así, ¿quién dice qué apariencia es la deseable?. Gracias por leerme. Hasta el próximo mes. Antonio Gómez es profesor de Tecnologías y de Tecnologías de la Información en el Eduardo Valencia desde el 2004, y se reconoce como un "friki" de manual cuando se habla de software libre, cómics, videojuegos... entre otras cosas. Le encanta su trabajo, aunque a veces tiene un genio de mil demonios. Dentro del instituto es el encargado de los medios informáticos, y colaborará habitualmente en Solounratito.

11


SOL-FA-MI-DAS VICTORIA DONADO-MAZARRÓN E L C H IS T E MANUEL DE FALLA Y SUS MANÍAS El genial compositor, Manuel de Falla, tenía una personalidad un tanto especial. Entre sus múltiples manías se encuentra una fuerte aversión a la suciedad, hasta el punto de tener que desinfectar personalmente con alcohol cada una de las teclas del piano en el que tocaba cuando daba un concierto, por el simple hecho de que había pasado por muchas manos. Tenía fobia a los microbios. Incluso llegó a desarrollar una tendinitis de tanto lavarse las manos ERA POBRE, AUNQUE PAREZCA MENTIRA… Franz Schubert componía con una guitarra ya que era tan pobre que no podía disponer de un piano

"¡Me tienes harta con la música! ¡Te pasas todos los días ensayando y tocando y cuando vienes a casa me la llenas con tus amigotes que se la pasan hablando de música! Cuando consigo que se vayan te pones a hablarme de música a mí. ¡HARTA me tienes! Pero desde ahora se acabó. A partir de este instante no quiero oír hablar una palabra más de música en esta casa, ¿ESTÁ CLARO?" El marido, compungido, baja la cabeza y responde: - "Sí, mi sol" ¿ L O S A B ÍA S ?

La famosa fanfarria compuesta por John Williams para Indiana Jones está formada por la fusión de ¡¡¡¡NO SABÍA MÚSICA!!! INCREÍBLE….. dos temas que el compositor Lucciano Pavarotti fue uno de los grandes tenores del presentó a Spielberg como siglo XX pero pocos conocían hasta hace poco tiempo posibles temas principales del (1.997) que !no sabía música! Era incapaz de leer una score (la partitura). El director de partitura. “Ya soy demasiado viejo para aprender…”. Parque Jurásico escuchó ambos y Y cómo lo hacía, os preguntaréis. Pues tenía le dijo a Williams que por qué no establecido un sistema de símbolos y líneas de colores usar los dos. El resultado es la ascendentes y descendentes que indicaban la pieza que todos conocemos, evolución de la melodía, que le servía como cuyo inicio más poderoso recordatorio a la hora de interpretar. es uno de los temas, y la parte más tranquila Victoria Donado-Mazarrón es profesora de Música es el otro. del instituto. Ha sido una de las pioneras en ayudar a lanzar la humilde publicación que tienes en tus manos (bueno, en tu pantalla). Es una orgullosa Valdepeñera, y es una adicta al senderismo. Se declara muy a gusto en este centro, y es generosa con los que somos más bien duros de oído o directamente analfabetos musicales.

12


NUE VO PR OGR AMA E N EL RINCONCITO ¡Por fin parece que nuestro podcast empieza a rodar de verdad!. Esto puede afirmarse cuando ya son los propios alumnos quienes de "motu propio" solicitan tener su propio espacio de radio en Internet. ¡Qué bonito!. ¡Qué ilusión!. Bueno, pues nuestros compañeros, Juan Pedro, Gumer, Miguel Ángel y José Manuel han iniciado una singladura muy particular: se trata, ni más ni menos, de un programa que mezcla el humor con la investigación histórica, basado en la entrevista a varios personajes históricos. En esta primera ocasión, Napoleón ha tenido el honor de abrir el programa inaugural. Podéis escucharlo, como siempre, en El Rinconcito, en la web del IES Eduardo Valencia (http://www.ieseduardovalencia.com). Eso sí, el Director's Cut, o versión censurada, porque hubo un par de situaciones... digamos "malinterpretables" que Antonio decidió cortar por lo sano, porque dice que bastantes dolores de cabeza tiene ya. Aunque nos consta que ya está dando vueltas por el centro la "full version", eso sí, de contrabando. Vosotros sabréis.

13


E L Q U IJ O T E , LITERATURA JUVENIL HIPÓLITO GONZÁLEZ ¿Puede ser el Quijote un libro interesante para un adolescente? He leído tres veces el Quijote. Sí, sí, tres veces. La primera cuando tenía 16 años. El profesor de Literatura de 3º de BUP nos mandó que leyésemos varios pasajes, pero yo lo leí entero. Y me encantó. La segunda en 2º de carrera, cuatro años después. Y me gustó aún más. La tercera lo hice en voz alta (lo digo en serio, ¿eh?), intentando degustar la prosa que nos regala Cervantes, con la que entonces era mi novia y actualmente es mi esposa como único auditorio, si bien he de reconocer que me quedé en el final de la primera parte. Sé por experiencia que en general los libros, y en particular éste, se han convertido en el “coco” de la mayoría de los estudiantes para desgracia suya, mía, y de toda la humanidad civilizada. Cuando un profesor anuncia a sus alumnos que se tienen que leer un libro las expresiones suelen ser de hastío y desgana, pero cuando además se trata del Quijote, rebasan el desagrado hasta llegar en casos a una honda desesperación. Pues multiplicad por cien el tamaño de tales expresiones de disgusto y conoceréis la dimensión de mi asombro ante tal actitud. Y no sólo porque es una obra que me apasiona, sino porque desde la primera vez que me acerqué a ella he considerado que el Quijote es, precisamente, un libro para adolescentes. ¿La razón? Esta obra muestra sentimientos, actitudes y peripecias propias de tal período vital, difícilmente comprensibles y apreciables por los adultos. Expliquémoslos, y veamos si, chicos y chicas, os sentís identificados con los protagonistas. Don Quijote es alguien que aspira a cambiar el mundo, a hacerlo mejor. Quiere dedicar su vida a “desfacer entuertos”. Como cuando uno es joven, nuestro protagonista tiene, en primer

lugar, esperanza, en segundo, ideales, y por último, una gran confianza en sí mismo rayana en la soberbia. La edad y el devenir vital de cada uno hacen que estos tres atributos se vayan, si no borrando, sí matizando en la mayoría de la personas. Te das cuenta de que el mundo es un desastre sin solución y, lo que es peor, te va dando igual; asumes a menudo la máxima de Groucho: “estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”; y por último reconoces que no somos más que insignificantes gotas en el océano del universo. Marcar la diferencia es una aspiración juvenil, reconocida como utopía cuando entras en la treintena. Para acometer tal empresa, se debe hacer gala de una temeridad que los adultos confunden con imprudencia e inconsciencia. Nadie “en su sano juicio”, ni “con dos dedos de frente”, confunde gigantes con molinos… pero… ¿y si tenía razón nuestro hidalgo? ¿Y si en realidad eran gigantes? ¿Y si el relator nos quiso engañar, tergiversando la historia y denigrando la imagen de nuestro héroe, haciéndole parecer loco? ¿Y si…?

14


Inconformismo, curiosidad, desconfianza… la actitud del adolescente hacia el mundo “de los mayores”. La amistad, ese preciado bien de la adolescencia. Son los amigos en quienes confiamos nuestros más hondos secretos, en quienes depositamos toda nuestra confianza, en quienes encontramos consuelo y apoyo en los malos momentos… Empero, según pasan los años, esas amistades que parecían eternas se vuelven efímeras, y no quedan más que como un lejano recuerdo. Llega un momento en que en el encuentro casual al cabo de los años, en aquel a quien habrías confiado tu vida no reconoces más que a un extraño. Te apena, sí, pero “así es la vida” te dices a ti mismo. Las relaciones familiares, sentimentales y laborales sustituyen a aquella amistad adolescente que creías el más fuerte lazo emocional que pudiera existir. Y poco o nada tenían que ver las afinidades personales o los intereses individuales a la hora de forjar ese vínculo; los amigos son simplemente personas que por arbitrarias circunstancias coinciden al comienzo de su peregrinación vital y se hacen compañeros de camino compartiendo los más dignos presentes que toda persona pueda ofrecer: fidelidad, franqueza y aliento. ¿Se pueden encontrar en la historia dos amigos mejores que Quijote y Sancho? ¿Se puede observar mayor simbiosis entre dos espíritus más distintos? ¿Se puede discernir mayor fidelidad que la que se profesan, cada uno a su modo, caballero y escudero? El libro que nos regaló Cervantes es un canto a la amistad, por encima de todo. Una amistad que crece en terreno baldío, que no se vislumbra posible entre dos personalidades de temperamento, posición y luces tan distintas, pero que emerge ante el asombro y el desconcierto de la lógica y se hace eterna como homenaje a todos los que, alguna vez en su vida, han encontrado a alguien a quien dedicar el más honrado adjetivo: “amigo”. ¿Y el amor? ¿Qué decir del más fuerte sentimiento que espíritu humano puede sufrir? Digo sufrir y digo bien. Comparemos los instantes de solaz que nos da el corazón en nuestros años mozos con las situaciones de desasosiego… ¿no ganan éstas a aquéllos? Como un amor adolescente, don Quijote no se enamora de una mujer de carne y hueso, sino de un ideal, de un paradigma, de una ilusión perfecta. Un amor adolescente, por tanto. De nuevo el capricho del destino hace que siendo joven elijas a otra persona para

15


proyectar en ella aquello que más deseas y amas. Esa mujer (u hombre, pero permitidme que me exprese así por hacérseme más familiar) se erige entonces en tu guía de vida, en el motivo por el que levantarte por las mañanas, en la depositaria de tu esperanza y de tu corazón. Y, por supuesto, ella no lo sabe. Es tu Dulcinea, una dama que personifica las más altas cualidades que aquélla digna de tu amor pueda tener. Una representación idealizada, cual escultura clásica, de todo aquello por lo que merece la pena vivir, amar, y morir. Un sueño del que uno no quiere despertar. Amor platónico, lo llaman. Don Quijote, en su lúcida locura, lo sabe. Por eso no quiere conocerla; es consciente de que en el momento en que se encuentren, se romperá el encantamiento. Ya será Aldonza Lorenzo, y no Dulcinea; su amada, entonces, habrá muerto. “No despertéis, queridos jóvenes, no salgáis de la caverna en lances amorosos, pues os zarandearán el corazón de tal manera, que jamás volverá a sentir algo parecido”, nos parece aconsejar don Alonso Quijano. ¡Ah, cuántas Dulcineas del pasado se han convertido en aburridas Aldonzas Lorenzo o en promiscuas Maritornes! (dicho sea esto, lo reconozco, con cierta inquina y ánimo de revancha hacia algunas Dulcineas de mi juventud). Pero ahí entra de nuevo en escena el amigo, el sabio Sancho, cuyo natural y no corrompido discernimiento le erigen en cierto pasaje de la novela en un trasunto de Salomón como perfecto gobernante que en los procelosos tiempos que vivimos ya quisiéramos, y nos permite adivinar ese otro amor, a ras de suelo y por ello más profundo, de menos morritos, flores y alharacas, pero recio como un roble y veraz como que el agua moja, que profesa a su mujer, a la que Cervantes se niega a dar un único nombre pues quiere que se la reconozca simplemente como su sostén y compañera de vida, esa dulce enemiga que con riñas y caricias da

sentido a la mundana existencia. Tan sólo os puedo desear la misma suerte que yo he tenido en éste tan esencial trance, aunque igualmente os aconsejo, eso sí, algo más de brío y resolución del que yo tuve en la acometida de vuestras Dulcineas, pues casi todas se me quedaron en desapegadas Aldonzas y no en refocilantes Maritornes… Perdón, creo que me estoy yendo del tema. Muchas más virtudes tiene la obra referida y que por cuestiones de espacio, que como ha demostrado la física no es infinito, no puedo glosar. Sólo reafirmarme en la tesis que sostengo, que el Quijote es un libro juvenil. Claro que mantener tal cosa me plantea una duda acerca de mi propio ser: ¿a mí entonces por qué me gusta tanto? La respuesta quizá me la haya dado ya alguna vez mi mujer, recordándome que a pesar de mis años, aún sigo en el instituto…

Hipólito González Amaro nació hace( ¡ejem!) años en Ciudad Real. Es licenciado en Historia y tiene la suerte de dedicarse a lo que más le gusta: la enseñanza. Aficionado y coleccionista de cómics, amante del deporte, cinéfilo en excedencia y melómano sin criterio definido, con el alias de wayne creó y mantiene el blog http://increiblebleble.blogspot.com. Actualmente vive en Ciudad Real con su mujer, su hija, y toneladas de tebeos y libros.

16


P IT Á G O R A S D E S A M O S

No es cosa nueva que muchos de los personajes históricos que más han contribuído a nuestra civilización son completamente desconocidos fuera de su área de competencia. Hoy, Inma nos ofrece una semblanza algo más personal y cercana de una de estas personas: el famosísimo Pitágoras.

IN M A C U L A D A E S P E J O Había dos tipos de alumnos según el lado de la cortina en que se encontrasen…exotéricos, los que solo podían oirle y los esotéricos. ¡Únicamente ellos podían oir a Pitágoras y verlo! Pero Pitágoras no solo enunció su famoso teorema: “el cuadrado de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la suma de los cuadrados de los catetos” sino que también descubrió entre otros que la suma de ángulos de un triángulo es igual a dos ángulos rectos, las relaciones de número que regulan la música e incluso se anticipó a Copérnico y Galileo afirmando que la Tierra giraba sobre sí misma de Oeste a Este y, con los demás planetas forma el cosmos.

Si hiciéramos una encuesta en la calle y preguntáramos: “Dime el nombre de algún matemático” … probablemente la mayoría respondería “Pitágoras”. ¿Y quién es este matemático tan conocido? Pues bien, Pitágoras nació en la isla de Samos hacia el año 580 a.C. Turista impenitente, ya de muy joven había visitado todo el próximo Oriente hasta – dícese - la India. De vuelta en la patria encontró la dictadura de Polícrates, que detestaba: era demasiado dictador él mismo para poder aceptar a otro. Y se trasladó a Crotona, donde fundó la más “totalitaria” de las academias.

El círculo de los pitagóricos decidió adueñarse del Estado y fundar en Crotona, sobre la base de las verdades filosóficas elaboradas por el maestro, la república ideal. Casi lo consiguieron, pero los crotonenses se dieron cuenta y rodearon la academia, sacaron a los inquilinos y les zurraron. El maestro huyó en calzoncillos, de noche, pero un destino vengador guió sus pasos hasta un campo de habas. Con el odio que les tenía, se negó a echarse en él para esconderse, con lo que fue alcanzado y muerto. Tenía ochenta años.

En ella podían ingresar tanto hombres como mujeres, mas antes tenían que hacer voto de castidad y comprometerse a una dieta que excluía entre otros los huevos, el vino y las habas. Nadie sabe por qué este odio a las habas, tal vez porque no le gustaban. Debían vestir modestamente y estaba prohibido reir. La sala donde se les enseñaba estaba dividida en dos partes por una cortina. Pitágoras estaba a un lado y los aspirantes al otro; no tenían otro acceso a sus enseñanzas más que a través del oído. Le oían pero no le veían. ¡Y así durante cinco años! La cortina tenía una importancia extrema en la vida de la escuela pitagórica. Cruzarla era señal de haber superado con éxito las pruebas de acceso.

17

Inmaculada C. Espejo, a pesar de su juventud, lleva ya algunos años dando clase. Matemática de pro, lo que ya nos da una idea de su capacidad, tiene un carácter dulce y amable que se gana la voluntad de sus compañeros. También es extremadamente tímida, por lo que seguro que agradece que no me quede espacio en la página de este número para seguir piropeándola.


LEER, SOÑAR, VIVIR

Para cualquier buen aficionado a la lectura, Dickens es un autor prácticamente obligatorio. Hoy, Juan nos acerca a una de sus obras más emblemáticas, Historia de dos ciudades.

JUAN ORTEGA

Charles Dickens es uno de los grandes escritores ingleses del siglo XIX. Nació en 1812. Era hijo de un oficinista bastante derrochador. Fue a la escuela a la edad de nueve años. Dicen que era un gran lector y una de sus lecturas preferidas fue el Quijote. La obra de Cervantes había influido mucho en los escritores ingleses anteriores a Dickens (Daniel Defoe, Jonathan Swift, Henry Fielding…) e influyó también en él.

A los doce años empezó a trabajar en una fábrica de betún para calzado, con jornadas de diez horas de trabajo y unas condiciones laborales muy precarias. A los quince trabaja como pasante, escribiente, con unos abogados y luego como taquígrafo judicial. A los dieciséis colabora ya en un periódico londinense. Y prácticamente toda su vida estuvo unida al trabajo periodístico. Algunas de sus obras, como era común en el siglo XIX, se publicaron en la prensa por entregas semanales o mensuales.

Cuando tenía once años la familia se trasladó a Londres, a uno de los suburbios más pobres de la ciudad. Cuando en sus obras, como en Oliver Twist, retrata los ambientes más bajos es porque los conocía bien, por propia experiencia. Su padre fue encarcelado, por las numerosas deudas que tenía y, ¡fijaos qué cosas!, a la familia se le permitió compartir la celda del padre.

Historia de dos ciudades fue publicada en 1859 y, como todas las novelas de Dickens, en ella viven personajes muy idealizados como el señor Manette, su

18


hija Lucie Manette, Charles Darnay, el señor Lorry… Y personajes muy malos, como la señora Defarge, o el abogado Stryver… Aunque también hay alguno que externamente aparenta malo, por el tipo de vida y costumbres que lleva, pero que tiene un corazón de oro, como Sidney Carton. Las dos ciudades a las que atañe el título son Londres y París. La narración arranca en 1775 y termina en 1792. Los episodios en Londres, alternan con los episodios en París. ¿Recordáis qué ocurrió en París en 1789? La novela empieza así: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto…” En definitiva toda la historia nos remite al París de la Revolución. Dickens nos hace ver como la nobleza ha ido alimentando el odio con su actitud orgullosa y despreciativa, y cómo el pueblo se deja arrastrar por el rencor incontrolado de la revancha. Y en medio de tanta violencia y violación de derechos por uno y otro bando, esos personajes suyos idealizados, inocentes, que por contraste hacen resaltar más lo más oscuro y negativo de la nobleza y el pueblo, pero también la bondad sin fondo que hay en el ser humano. Se ha acusado a Dickens de abusar de lo sentimental, pero en esta obra no es así, aunque el fondo sentimental esté presente. Se trata de una novela histórica que de forma amena y muy sencilla va tejiendo una trama que se nos aclara en los últimos párrafos, cuando las carretas cargadas de prisioneros van hacia la guillotina. Muy recomendable para nuestros alumnos de ESO.

Juan Ortega es profesor de Lengua Castellana y Literatura en el IES Eduardo Valencia de Ciudad Real. De carácter cálido y afable, es un gran aficionado a las tecnologías de la información y de la comunicación. En la actualidad, mantiene con un estilo propio e inimitable la web del Departamento de Lengua del centro, y es un colaborador asiduo del podcast El Rinconcito, con su programa El Rincón de la Literatura.

19


UN PASEO POR EL MADRID D E L O S A U S T R IA S

Una excursión es una experiencia siempre apasionante para el alumno, por que supone una salida de la rutina, una oportunidad de apretar los lazos con los compañeros, y un viaje en el que aprender algo nuevo, entre otras cosas. Para el profesor, en cambio, es una experiencia aterradora, en la que siempre hay algo que puede salir o mal o peor. José Félix es uno de esos valientes aventureros para los que siempre pesa más el valor pedagógico de estas aventuras que su riesgo. ¡Y encima, hace de cronista para Solounratito, hablándonos de la experiencia!.

J O S É F É L IX A G U IL A R Salimos temprano, eran las 8 de la mañana. Después de los saludos protocolarios, hicimos un breve recuento y dimos la orden de ponernos en marcha. La mañana era fría y andábamos preocupados por el tiempo, aunque Jesús ya nos había advertido que no llovería. Nos detuvimos en Aldea para recoger al grupo de alumnos que completaban la excursión, una brevísima parada y reanudamos la marcha. Camino de Ciudad Real, nos cruzamos con nuestros compañeros que acudían en sus coches al instituto. Con la capital a la vista, tomamos la autovía hacia Madrid. El viaje discurrió con tranquilidad, los profesores sentados delante, nos enfrascamos en diversas conversaciones de actualidad (la crisis económica, las hipotecas y su longevidad, los efectos visibles de las lluvias de otoño en nuestro paisaje manchego…). Los alumnos adoptaron distintas actitudes al comienzo del viaje (la mayoría optó por aislarse con su música de la monotonía del autobús, otros aprovechaban el viaje para recuperarse del

madrugón, y los menos, estaban charlando animadamente de las ventajas de un lunes de excursión, o debería decir, sin clase). Un poco antes de llegar a Ocaña, hicimos la parada tradicional para desayunar, algo que unos minutos antes, ya nos habían recordado los alumnos desde el fondo del autobús. La entrada a Madrid, resultó sorprendentemente fluida, había tráfico, pero no tuvimos retenciones. A las 11,30 horas estábamos en la calle Bailén, contemplamos la catedral de La Almudena, ¡el templo donde se casaron D. Felipe y Dª Letizia!, lo que llamó la atención de los alumnos. No estoy muy seguro que la mezcla de estilos (neoclásico, neogótico y neorrománico del XIX y XX) les interesara tanto. La visita al Palacio Real comenzó con un contratiempo, pues desde la entrada sabíamos que este año haríamos el recorrido sin guía oficial. La primera parada, desde el patio, fue a la Real Armería, allí pudimos contemplar una enorme colección de armas y

20


armaduras de todo tipo, especialmente de los reinados de Carlos V y Felipe II. La entrada al Palacio fue lenta, una vez dejadas las mochilas en consigna y acreditarnos como guías por un día, Hipólito y yo; pudimos comenzar la visita. A través de la escalera principal (de tipo imperial y suave pendiente, obra de Sabatini) la misma por la que ascienden reyes y altos mandatarios extranjeros, comenzamos un recorrido ameno y entretenido. Donde pudimos ver distintas estancias reales, (el salón del Trono, el comedor de Gala o las salas de Billar y Fumar), decoradas con ricos tapices, pinturas al fresco y cuadros originales de Goya. Después de algo más de una hora, y con los alumnos cansados y deseando tiempo libre, nos dirigimos a pié hasta la Plaza Mayor (un extraordinario conjunto porticado del siglo XVII, con 237 balcones y 9 puertas obra de Juan Gómez de Mora, que fue mercado,

plaza de toros, escenario de ejecuciones, testigo de autos sacramentales y supongo que magnífico lugar de encuentro). Y que el lunes parecía patas arriba debido a la instalación de las casetas de Navidad. Dejamos algo más de dos horas para comer, comprar o pasear en el entorno cercano de la Plaza Mayor, con las advertencias normales y nuestro móvil abierto, he de reconocer que no tuvimos ninguna incidencia y todos los alumnos llegaron casi puntuales a la hora convenida. Tras el habitual recuento, dimos un paseo a pié, por las calles que circundan la Plaza, verdadero escenario del Madrid de los Austrias, fue nuevamente apasionante y altamente recomendable.

Entre los trazados anárquicos de esas calles, cargadas de Historia e historias y sin apenas darnos cuenta, nos topamos con el autobús, ya en plena calle Bailén. El viaje de regreso resultó cansado y aburrido. Tuvimos de todo un poco (un conductor malhumorado, retenciones en la carretera, improvisados cantantes con un repertorio horroroso y algunos alumnos revoltosos). Como en casi todos los finales…

José Félix Aguilar es licenciado en Geografía e Historia, lleva doce años en el centro (y los que le quedan). Gran aficionado al balonmano, al fútbol, y a cualquier otro deporte que pueda disfrutar estando sentado, sus grandes pasiones son la enseñanza, la lectura y el cine y su familia.

21


CON CARA DE IDIOTA ANTONIO GÓMEZ

- ¿TE ESTÁS QUEDANDO CONMIGO, NIÑO? -. - .. -… ¡Sí, señor!. ¡Ese soy yo!. El niño. Tengo casi quince años, pero en ese momento soy un niño. Un niño con cara de idiota, que es la cara que se le queda a uno cuando cree haber avanzado un pasito (sólo un pasito, por favor, no era tanto...) hacia el mundo de la madurez, cuando cree haber captado el interés de la chica que te gusta, cuando empieza a sentirse (sólo un poquito, eso sí) un verdadero hombre, para un segundo después, descubrir que esa chica te ha tomado el pelo. Se ha reído de tí. Te ha tomado por el cachorro que todavía eres, y te ha gastado un bromazo de los que te dejan, casi literalmente, en bragas y sudando. - ¡QUE TE ESTOY HABLANDO, NENE!. ¿TE ESTÁS CACHONDEANDO O QUÉ

22

CARAJO PASA AQUÍ?.

-. - .. -… Y con el desparpajo que siempre ha caracterizado a los Domínguez Lizarra (del que soy, de momento, el único, y esperemos que el último vástago) sigo ahí plantando. Delante del conductor, un mamotreto más parecido a un armario que a un ser humano, que está francamente cabreado conmigo. Y con ese desparpajo, digo, me mantengo bloqueado, incapaz de contestar. Cuando hayan pasado un par de horas, se me habrán ocurrido decenas de contestaciones ingeniosas que le demostrarían a ese primate que no le tengo miedo, que de niño nada, monada, y que un respeto, que lo que aquí ha sucedido es un puro y simple error. Pero después de un par de horas, claro. Qué pena que la vida no sea como en los libros que me gusta leer. - ¡SERÁ POSIBLE EL POCALECHE ESTE, QUÉ POCA VERGÜENZA!. ¡QUE ME CONTESTES, CHAVAL! -.


- .. -… Y ahí sigo. Absolutamente bloqueado, y, para qué negarlo (como no os conozco, no me importa reconocerlo), ahora completamente aterrorizado por el energúmeno que me está dando semejantes voces. Miro a través del cristal de la puerta del autobús, ahora cerrada, buscando a Marta. Pero Marta desapareció hace ya un par de minutos detrás de una esquina, riéndose con esa expresión que siempre me ata un nudo en el estómago, muy agradable, por cierto. Menuda ha salido la niña. Que de ella me gusta hasta su forma de toser, pero tampoco soy tan idiota. Me la ha pegado pero bien. - ¿A QUE TE METO, NIÑATO?. ¿ME VAS A IGNORAR ENCIMA? -. - .. -… Ay, que ya se ha levantado. Sólo espero no hacérmelo en los pantalones. Que bastante patético sería ser asesinado por un conductor de autobús, para que encima luego el forense tenga que usar guantes de látex para quitarme unos inmundos pantalones y calzoncillos de cara a la autopsia. Sólo tengo fuerzas para mirar, una vez más, mi temblorosa mano derecha, que agarra como un tesoro el objeto que tantos problemas me está causando. Una pequeña peonza de plástico. Ni siquiera un juguete, un trozo de cartón forrado, de los que salen en las bolsas de chuches. Y como dicen que en el momento de tu muerte, toda tu vida pasa por delante de tus ojos, y a uno no le gusta ser menos que los demás, pues me dispongo a rememorar mis hechos vitales antes de ser asesinado. Pero, eso sí (uno siempre ha sido un pelín especial), sólo los hechos auténticamente relevantes, los realmente interesantes. Es decir, las dos últimas horas. ¿Cómo había llegado esa peonza a mis manos?. El instituto Clara Guillén es una clara muestra de cómo está la educación en estos últimos tiempos. Y que conste que no lo digo yo, que lo repiten por doquier varios profesores cuando hablan por los pasillos (como si los alumnos no existiéramos, o fuéramos sordos, o tontos), y muchos de nuestros padres. Gente de todos los pelajes, aulas masificadas, problemillas disciplinarios (bueno, de eso tampoco tanto, ¿eh?; a ver si os vais a pensar que andamos a navajazos por los pasillos). Yo llegué de otra ciudad hace ahora un mes, y me incorporé con el curso recién empezado. Hasta ahora, y para tener un perfil de “friky-gordito-empollón” no me ha ido peor que en otros centros, y eso que he visitado ya bastantes. Mi padre trabaja para una gran empresa que le obliga a mudarse cada cierto tiempo, y claro, para donde le mandan va el hombre siempre, arrastrando a toda su familia. Cuando a uno le pagan bien (y a mi padre le pagan MUY bien), la atención a la familia y el gusto por la tranquilidad le tienen que hacer un rinconcito a la paciencia y la abnegación en el trabajo. A lo que vamos, tuerta. Que ahora estoy en el Clara Guillén. Más concretamente, en 3º C. Me llamo Domínguez, Marcos Domínguez (siempre quise decir eso). Soy el “raro” oficial de mi clase.

23


Y estoy enamorado hasta los tuétanos de Marta Redondo.

realidad. De repente, suena el timbre de los cinco minutos entre clase y clase. Se gira, y me mira directamente. Yo miro hacia atrás, pensando que va a hablar con alguien que está ahí, y no conmigo. No es plan de hacer el ridículo. No más de lo que lo suelo hacer a diario, vaya.

Marta es aproximadamente de mi estatura. Tiene un pelo negro, largo, alborotado en bucles que giran con cada movimiento de su cabeza, como subrayando sus expresiones cuando habla. Es delgada, pero su figura es ya muy femenina, a pesar de no haber cumplido los quince años. Es un par de meses mayor que yo (lo que no puedo evitar que moleste a mi orgullo masculino), y socialmente, en el entorno del instituto, se podría definir como mi némesis. Es popular, los chicos la agasajan, las chicas la envidian. Su lista de contactos en las redes sociales está literalmente petada. Tuenti, Facebook, lo que quieras. Hasta hace un par de horas, estaba convencido de que ni sabía que yo existía. En cada clase, procuro sentarme un poquito a su derecha, pero por detrás. Lo bastante cerca para admirarla a base de miraditas furtivas. Lo bastante atrás como para que no me pille mirándola arrobado. Ya te digo, era lógico que no me viera, porque casi pertenecemos a distintas dimensiones de la

- OYE, CHUSKY... ¿TE PUEDO PEDIR UN FAVOR? -. - .. -… Como el ingenioso lector habrá apreciado ya, lo de las reacciones instantáneas no son lo mío. Pero Marta es paciente, y espera mi respuesta: - PERDONA, ES QUE YO ME LLAMO MARCOS - MARCOS, CHUSKY, ¿QUÉ MAS TE DA?. ¿NO ES ASÍ COMO TE LLAMAN RICHIE Y SU PEÑA? - NO, PERDONA, PUNTUALICEMOS. MI NOMBRE ES MARCOS. COMO PARECE QUE ES MUY COMPLICADO VOCALIZARLO

24


PARA RICHIE Y LOS OTROS TROGLODITAS, HAN DECIDIDO ASIGNARME EL MOTE DE ALGÚN PERSONAJE DE LAS SERIES DE LA TELE QUE TANTO LES GUSTAN, SEGURAMENTE ALGÚN PAPEL CÓMICO SECUNDARIO CON EL QUE CREEN QUE ME HUMILLAN.

- ¿NO CONOCES AL PERSONAJE DE CHUSKY, DE LA SERIE ESA DE LOS MIÉRCOLES?. SÍ QUE ERES RARO. ¿NO TENÉIS TELE EN TU CASA O QUÉ?. - LA VERDAD ES QUE SUELO PREFERIR LEER. - JO. SÍ QUE ERES RARO. ¡Sí, señor!. ¡Ahí me tenéis!. Exhibiendo todo mi atractivo ante la chica de mis sueños. Siendo ingenioso, nada snob, sutil, haciendo gala de toda una sarta de ingeniosos comentarios que harán que la muchacha caiga rendida en mis brazos en los próximos diez segundos. O se incline para vomitar. Lo sé, lo sé. La estoy cagando a base de bien. - BUENO, ES IGUAL. ¿TÚ VIVES CERCA DE LAS ROZAS, NO? - DA LA CASUALIDAD DE QUE SÍ. EN LOS ROSALES - JODER, QUÉ PIJO. - OYE, OYE, QUE YO... - NO IMPORTA. ¿A TÍ TE IMPORTARÍA ACOMPAÑARME A LA SALIDA DEL INSTI HASTA MI BARRIO? Ahí lo tenéis. ¡He ligado! - ¡PERO ESO ESTÁ EN LA OTRA PUNTA DE LA CIUDAD! ¿NO TE ACOMPAÑA EL MASTODONTE DE RICHIE? No es plan de indisponerme con el matón oficial de la clase, un tipo que puede masticar clavos y escupir tachuelas. Es vox pópuli que está colado por Marta. - No, tiene no sé qué movida y me ha dejado tirada. Y el caso es que llevo un par de días que un tipo raro me ha seguido un par de calles a la salida del instituto, y me ha dicho unas cuantas groserías. Me da mal rollo ir sola a casa. Ahora es cuando me toca hinchar el pecho como un machote. Impresionarla con mi viril conocimiento del mundo, demostrarle que yo puedo defenderla de lo que sea: - ¿CÓMO QUE UN TIPO RARO?. ¿NO SERÁ UN VIOLADOR, O ALGO PEOR?. ¿NO HAS LLAMADO A LA POLICÍA?. Casi puedo oír a la parte neutral de mi cerebro escupirme por cobardica. Otra oportunidad perdida. Y van... - NO, HOMBRE, NO SEAS CAGUETA. ES SÓLO UN ABUELETE, UN VIEJO VERDE. PERO ME MOLESTA, Y SI ME VE IR CON ALGÚN COMPAÑERO, SEGURO QUE YA SE CORTA UN PELO. Y COMO TODOS LOS DEMÁS O PASAN O VAN CON EL RICHIE A ESE ASUNTO... - BUENO... PUES TE ESPERO A LA PUERTA DEL INSTITUTO. AHORA CUANDO TOQUE LA ÚLTIMA NOS VEMOS.

25


Eso, machote, a la salida del instituto. Que Richie tendrá alguna movida (siempre las tiene) y no vas a cruzártelo mientras sales con Marta, pero tampoco hace falta darle una oportunidad de machacarte (otra vez), ¿no?. ¡Bueno, el caso es que ella sabe que existo! ¡Aunque sólo sea porque todos los otros chicos le han falllado!. ¡Yujúúúúúúú!. Así empezó el paseo más agradable de mi corta vida, que no va a ser más larga porque Dios, una peonza y un conductor cabreado no lo van a consentir. Cogí mi cartera, en un ataque de caballerosidad insistí en coger su carpeta clasificadora (la verdad es que no lleva nunca nada más al insti, y encima suele ir casi vacía, así que no pesaba nada), y atravesé toda la ciudad a su lado. Si hubiera tenido valor, la hubiera cogido de la mano. Claro que probablemente ella me la habría roto en ese mismo instante. Me demoré todo lo que pude, no tenía ninguna prisa en llegar. El caso es que, curiosamente, ella tampoco parecía muy ansiosa por estar en su casa, a pesar de que eran ya casi las tres de la tarde, y los dos estábamos muertos de hambre. Algún tiempo después descubriría el porqué, y la verdad es que no fue agradable. Pero el caso es que hablamos un poco de todo. Yo hablé de mis padres, dos burgueses modernuquis que insistían en darme una cultura y una concepción de la vida que encajaba en su filosofía algo “hippie” que chirriaba si te fijabas en su casa y en sus cosas. Un piso alquilado, sí, pero atestado de discografías de ópera, libros, pequeñas obras de arte súperescogidas... La tele, en mi casa, es casi tabú. Sólo se puede poner para ver algún dvd de filmografía muy escogida (o sea, puedo ver una peli si mis padres piensan que va a contribuír a mi formación espiritual y moral) o documentales de esos de leones que bostezan mientras matan moscas con el rabo. Lo de Internet también está muy controlado. Ni hablar de redes sociales, o Messenger (menos mal que me las he sacado de extranjis en un cíber cerca de mi casa). Y encima, a pesar de que podría ir a un centro privado (donde, a todas luces, un espécimen como yo sería menos raro, o al menos sería más difícil que me maltrataran casi todos los recreos), ellos opinan que es bueno para mi educación que alterne con “la masa” y que no reniegue de mis “raíces obreras”. Tiene bemoles la cosa. Marta no habló mucho de su familia. Su padre trabaja en una fábrica, su madre en un chollo del barrio. Poco más. Sí que me habló de sus gustos. Música rock, incluso heavy, nada del pop baboso de los 40 principales que

26


que dar gracias de que al menos me ha dejado algo para comprar mi almuerzo. Pero estoy mezclando. Decía Michael Ende: “esa es otra historia y la acometeremos en alguna otra ocasión”. Así llegamos cerca de su casa. Yo tenía ilusión por ver la puerta, llamadme baboso, pero era un modo de acercarme un poco más a su mundo. Pero estaba claro que aquello no podía ser. Justo al pasar por una parada, ya en su barrio, divisamos el autobús que venía calle abajo.

les suelen flipar a las chicas de su edad. Le tiraban mucho algunos clásicos: Barricada o Barón Rojo. Yo pensaba que era el único con ese tipo de gustos, y resulta que no, que al menos en eso éramos almas gemelas. Era lo que me faltaba para terminar de colgarme de ella. Y el dichoso Richie, por supuesto. Richie por aquí, Richie por allá. Como no tenía bastante del dichoso Richie en el instituto, que parecía enamorado de mí... Pero enamorado en plan malo, en plan maltratador. Todos los recreos, un par de cachetes (en plan cariñoso, sí, pero cachetes). Chusky por aquí, por allá, y pim, pam, pum, al menos la mitad de los euros que tengo acaban en su bolsillo. Otro par de cachetes, un tirón cariñoso del pelo, y encima tengo

- OYE, CHUSKY, ÉSE ES EL 3. ¿NO PASA CERCA DE TU CASA?. - BUENO, SÍ, PERO NO PENSABA TOMARLO AÚN. ¿NO QUIERES QUE TE ACOMPAÑE?. - ¡SI CASI HEMOS LLEGADO!. ADEMÁS, TAMPOCO QUIERO QUE VAYAS SOLO POR ESTE BARRIO, QUE NO CONOCES A NADIE, Y CON ESAS PINTAS LLAMAS AL PELIGRO...

Touché. La verdad es que no me hacía ni pizca de gracia ir sólo por ese barrio, ni siquiera a las tres y media de la tarde. - BUENO, NO SÉ... - ¡QUE SÍ, QUE SÍ!. QUE YO YA TE LO AGRADEZCO MUCHO Y NO QUIERO ABUSAR.

¡PERMÍTEME QUE TE INVITE! TOMA UN EURO Y PAGAS EL VIAJE, ¿VALE?

27


Lo cierto es que tenía que haber advertido algo. La cara de pilluela que puso, como de ocurrírsele algo a última hora, y el disimulo con que puso el euro en mi mano, con la suya cerrada y cerrando la mía a continuación en un puño... Era muy sospechoso, la verdad. Pero, ¡es que estaba tocando mis manos con las suyas!. ¡No podía pensar!. Para rematar, me besó en la mejilla. - OYE, MUCHAS GRACIAS. NOS VEMOS MAÑANA, ¿VALE? Y casi me empujó al autobús para, a continuación, salir corriendo. Y ahí fue donde empezamos esta historia, querido lector (si es que alguien sigue ahí, interesado en lo que cuento). Cuando fui a pagar, abrí la mano, y me encontré con algo redondo, aproximadamente del tamaño de un euro, pero que no era un euro. También me encontré con la cara de chasco y consiguiente enfado del conductor del autobús. No hay mucho más que contar. Tuve que salir corriendo del autobús, porque el cachalote se había levantado para tirarme un guantazo, y mi dignidad no estaba para mucho más. Tuve que volver andando hasta mi casa. Otra horita de paseo. Y en ayunas. Y aterrorizado por vagar por un barrio tan conflictivo como Las Rozas. ¿Y sabéis qué?. Mereció la pena. No podía olvidar aquél beso.

SI TE HA GUSTADO ESTE CUENTECITO Y Q U IE R E S S A B E R C Ó M O S IG U E L A HISTORIA, HÁZNOSLO SABER EN LOS FOROS DE LA WEB DEL INSTI, ¿VALE?. SI FELICITAS AL AUTOR, TAMBIÉN LO A G R A D E C E R Á (S Ó L O S I T E H A GUSTADO, CLARO).

28


¿QUÉ ME PREGUNTAN? A R A C E L I G A R C ÍA

La potencia sin control no sirve de nada, decía un antiguo anuncio de neumáticos. Del mismo modo, pegarse "la gran empollada" justo antes de un examen no es garantía de nada. Se acerca el día del examen, saber qué entra, conocer con claridad qué apartados del libro y los apuntes que entran, qué fechas, qué problemas, qué dibujos o ilustraciones…, eso sería siempre el primer paso. Las empolladas de última hora no suelen funcionar, nunca duermas menos de 7 horas pues rendirás menos en el examen, lleva todo el material necesario, presta atención a los repasos, cuida la presentación y la ortografía, lee bien todas las preguntas hasta comprenderlas…, se me ocurren muchos consejos que se podrían dar a la hora de enfrentarse a un examen, pero concretamente quiero centrarme en un aspecto: ¿Qué me preguntan?

En ocasiones los profesores saben que un alumno ha preparado un examen pero muchas veces, y a pesar de eso, no contestan a lo que le preguntan o dedican mucho tiempo a contestar algo que podría resumirse en pocas líneas. Cuando te entreguen un examen debes tener muy claro qué es lo que te están preguntando, qué quieren que respondas en esa pregunta, para ello debes poner mucha atención a la palabra inicial de cada una de las preguntas. Veamos algunos ejemplos: Citar .- Simplemente se piden unos nombres. Respuesta muy breve. Comparar- Se trata de comparar obras, personas, hechos…, estableciendo con claridad las semejanzas y mencionando las diferencias. Enumerar.- Escribir sucesiva y ordenadamente los elementos que te piden. Relacionar.- Asociar dos ideas. Por qué están unidas de alguna manera. Dar tu opinión- Se trata de expresar el juicio personal en torno a algo. Se indicarán los méritos, ventajas, valores… Hacer una relación.- Hacer una lista. Resumir.- Se pide redactar un texto que contenga las ideas principales omitiendo detalles. Esquematizar.- Haz un esquema. Luego puedes comentar las "ramas".

29


Dibujar.- Pues eso, dibuja. Puedes (y debes) poner nombre a las partes. Resolver.- Se plantea un problema y tienes que dar la solución. Ilustrar.- Utilizar un dibujo, figura, diagrama, gráficos o ejemplo para explicar algo.

explicación. Justificar.- Probar o dar razones para llegar a una afirmación o conclusión. Explicar.- Contar todo lo que sepas como si el que lee no supiese nada el tema. Definir.- Consiste en dar significados concisos, breves, claros y completos. Describir.- Dar las características de algo, como si hubiera que reconstruirlo en nuestra mente. Y ya para terminar, en las preguntas de verdadero/falso o de test, fíjate bien en los adverbios. Son diferentes: normalmente, siempre, a veces, nunca, alguna vez... piensa en su significado. Lee bien todas las opciones de una pregunta antes de decidirte.

Razonar.- Exponer argumentos. Formular.- Reducir a términos claros y precisos una idea o Es el momento de demostrar todo lo que has estudiado.

¡SUERTE! Araceli García Olmedo es la orientadora oficial (y oficiosa) del centro. Eso no siempre quiere decir que sepa qué es lo que está pasando o adónde deberíamos ir todo el mundo (aunque a veces sí que lo piense). Es la mediadora oficial del instituto, y está especializada en situaciones peligrosas (vamos, que a su lado Eddie Murphy es Papá Pitufo). Está casada, tiene tres hijos, y todo su tiempo libre está dedicado por completo a ellos.

30


L A L E Y E N D A D E ÍC A R O VICTORIA ALMODÓVAR

La leyenda de Ícaro Ícaro era hijo del arquitecto Dédalo y una esclava. Padre e hijo fueron encarcelados en una torre de Creta por el rey Minos. Dédalo consiguió escapar de su prisión, pero no podía abandonar la isla por mar, ya que el rey mantenía una estrecha vigilancia sobre todos los veleros, y no permitía que ninguno navegase sin ser cuidadosamente registrado. Dado que Minos, el rey, controlaba la tierra y el mar, Dédalo se puso a trabajar para fabricar alas para él y su joven hijo Ícaro. Enlazó plumas entre sí empezando por las más pequeñas y añadiendo otras cada vez más largas, para formar así una superficie mayor. Aseguró las más grandes con hilo y las más pequeñas con cera, y le dio al conjunto la suave curvatura de las alas de un pájaro. Ícaro, su hijo, observaba a su padre y a veces corría a recoger del suelo las plumas que el viento se había llevado, y tomando cera la trabajaba con sus dedos, entorpeciendo con sus juegos la labor de su padre. Cuando al fin terminó el trabajo, Dédalo batió sus alas y se halló subiendo y suspendido en el aire. Equipó entonces a su hijo de la misma manera, y le enseñó cómo volar. Cuando ambos estuvieron preparados para volar, Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto porque el calor del sol derretiría la cera, ni demasiado bajo porque la espuma del mar mojaría las alas y no podría volar. Entonces padre e hijo echaron a volar. Ícaro quiso llegar al paraíso y subió. El ardiente sol ablandó la cera que mantenía unidas las plumas y éstas se

31

despegaron. Ícaro agitó sus brazos, pero no quedaron suficientes plumas para sostenerlo en el aire y cayó al mar. Su padre lloró y lamentando amargamente sus artes, llamó a la tierra cercana al lugar del mar en la que Ícaro había caído, Icaria en su memoria. Dédalo llegó sano y salvo a Sicilia bajo el cuidado del rey Cócalo, donde construyó un templo a Apolo en el que colgó sus alas como ofrenda al dios.

Victoria Almodóvar es alumna del IES Eduardo Valencia de Calzada de Calatrava


POLVORONES DE AL ME NDR A P IL A R R E Q U E N A

E L A B O R A C IÓ N

Hola, he leído el artículo de mi amiga Pauli, la pobre anda siempre un poco estresada, y he pensado dejaros yo la receta. Yo también oí la conversación de la señora con olor a croqueta y me pareció una idea estupenda. Seguro que si se los regaláis a los abuelos se estiran con el aguinaldo.

- Se corta el papel de seda en cuadrados de unos 15 cm de lado. - En una sartén sin aceite se tuesta la harina, dándole vueltas para que no se queme. - En otra sartén de pone la manteca al fuego. Cuando está derretida se fríe la corteza de limón. Se aparte la corteza. - Se mezclan todos los ingredientes, y tras esperar un rato para que se enfríe la manteca, se amasa dicha mezcla. - Se van cogiendo pequeñas porciones y dándoles forma de polvorón. Se pasan por

IN G R E D IE N T E S

- 200 g. de harina. - 100 g. de almendras tostadas y picadas. - 100 g. de azúcar glas. - 100g. de manteca de cerdo. - La corteza de un limón amarillo. - Azúcar glas para el final y canela opcional. - Papeles de seda de colores.

32


abundante azúcar glas. Se envuelven en un cuadrado de papel de seda poniéndoles canela por encima, si gusta.

¡YA ESTÁ!

Así de fácil. Luego podéis buscar una caja y decorarla, ponerle código de barras, registro de sanidad y una marca con copyright. Podéis añadir una nota con un mensaje sutil: “De tu nieto/a que te quiere y tanto le gustaría tener la Play”.

¡FELIZ NAVIDAD!

PIlar Requena es profesora del IES Eduardo Valencia. Sus compañeros creemos que es una buena compañera y mejor persona, siempre dispuesta a implicarse en nuevos retos y experiencias complementarias en la difícil tarea de educar, y fue una de los primeros y más entusiastas voluntarios que hemos estado trabajando en el lanzamiento de Solounratito. Perfeccionista y metódica, entra y sale siempre del instituto con una sonrisa. Y eso es algo muy positivo, y no tan corriente como desearíamos.

33


SOBRE PROYECTOS DE IN V E S T IG A C IÓ N Hace sólo un par de semanas, el CEP (Centro de Profesores) de Puertollano convocó al IES Eduardo Valencia a un seminario sobre el Certamen de Jóvenes Investigadores que el Ministerio de Educación, en convenio con la CEE, está celebrando los últimos años a nivel nacional. Nuestro muy ilustre equipo directivo (esto lo pongo por si a alguno le da por leer la revista) decidió, en un alarde de seriedad, enviar a Juanjo, nuestro jefe de estudios, y a Araceli, nuestra orientadora y colaboradora de Solounratito. No queda muy claro por qué enviaron también a Javi, de Educación Física, y a Antonio, de Tecnologías, que se tiraron la primera parte de la conferencia dibujando muñequitos en sus carpetas y lanzando mensajitos a las profesoras jóvenes de otros centros que allí acudieron. Pudo ser en un momento de humor negro de Paco, nuestro director, pudo ser por rellenar un poco el cupo de plazas. En fin, (ahora en serio, no se nos enfade alguien) la verdad es que fue muy interesante. A lo largo de las próximas semanas, Antonio tiene la intención de incorporar a la web del centro algunos de los proyectos que se presentaron otros años, y que presentan un nivel de calidad muy por encima de lo aceptable.

34


CONSEJOS PARA DISTINGUIR UN HONGO (AGARICUS) DE UNA AMANITA PHALLOIDES

C A R L O S J . V O Z M E D IA N O En otoño y primavera, una de las aficiones más destacadas en los últimos tiempos es la recogida de hongos silvestres, que, si bien es una tarea muy grata, en ocasiones puede resultar peligrosa y llevarnos a intoxicaciones más o menos graves e incluso a la muerte. La más peligrosa de las especies fúngicas es la oronja mortal u oronja verde, Amanita phalloides, las anatoxinas que posee son capaces de matar a una persona con menos de 1gramo de hongo por kg de peso corporal.La mayoría de las veces esta seta es confundida con champiñones del género Agaricus, esto se debe a que esta seta, que normalmente es verde, posee variedades de color totalmente blanco, que son a menudo confundidas con el

IMAGEN DE HONGO (OBSERVAR LAS LÁMINAS ROSAS Y QUE NO TIENE VOLVA EN EL PIE).

champiñón, si éste es muy pequeño. Los Agaricus son blancos por completo cuando son inmaduros, pero en su madurez, sus láminas se vuelven primero rosadas y luego marrones, en estado adulto la confusión con la oronja mortal es casi imposible, pero ¿cómo estar seguros de que un champiñón pequeño no es una oronja mortal? La respuesta es sencilla: por la volva. El champiñón no tiene volva mientras que la oronja sí. Ésta es una especie de saco que envuelve a la seta cuando es joven y a través de la cual emerge,

IMAGEN DE HONGO

35


aunque en estado adulto la volva casi desaparece, siempre quedan restos, sólo hay que sacar la seta desde bien abajo, si hay restos de lo que fue un saco que envolvía el hongo, debemos desecharlo si estamos recolectando champiñones, pues podría tratarse de esta terrible especie. Y otro detalle para diferenciar al hongo de la amanita phalloides es por el color de las láminas de rosáceas a marrón o negras en el hongo y de color blanco en la amanita phalloides.

Esto es una forma inequívoca de diferenciar los champiñones de las mortales amanitas.

Carlos Javier Vozmediano es una de nuestras más recientes incorporaciones al glorioso ejército de profesores que peleamos aquí, en el Eduardo Valencia. Muy aficionado a la informática, es uno de los primeros miembros del claustro que hace sus pinitos con los sistemas Linux. Como se puede apreciar en este artículo, es también un experto micólogo (que sabe de setas, vaya, no seáis malpensados). Siempre se muestra muy firme en todas las discusiones, pues es un buen argumentador. Suele mostrar un humor irónico y ácido que no engaña a sus compañeros: a la hora de la verdad, y cuando se necesitan voluntarios para cualquier proyecto, suele ser el primero en ofrecer su colaboración.

36


"PALABROS" Y "DECÍOS" DE NUE ST R OS PUE B L OS

M A R ÍA J O S É G A R C ÍA

A pesar de lo que pueda parecer, los giros y expresiones populares típicos de cada comarca dicen mucho de la tradición y de la cultura popular de una comunidad. El trabajo de María José ha sido más meritorio de lo que pueda parecer en un principio, por lo que tiene de investigación etimológica...

- A S O M IN A O - AVILANAO - APOL L AR DAO - ¡T IÉ S M A L A V E L A !

Para decir que estamos medio atontaos podemos utilizar varios términos:

- ESTOY TREFE - ESTOY VALDAICO - ¡C Ó M O T E N G O E L R E MO!

Para decir que no podemos tirar de nuestra alma existen varias posibilidades:

- A R R E C ÍO - E N C O D R IJ A O - ¡J O S Ú S , Q U É O R A J E !!!!!

Si quiero decir que estoy muertecico de frío, digo:

Los días que alguien se levanta con el pie izquierdo podemos decirle:

- ¡VAYA CARA ALPARGATE TIENES! - E S T Á S M Á S S E R IO Q U E L A BRAGUETA UN SARDINERO!!! - PUES ESTÁS GÜENO HOY, HE R MOSOOO

37


- M Á S L IM P IO Q U E E L JASPE - E R E S P O C O C U R IO S A !! - M U J E R Y M E D IA - S IE T E M U J E R E S

Cuando queremos referirnos a alguien muy apañao, decimos:

- G R A A A A A A Á !!! - ¡G R A C IA S A D IÓ S !!! - ¡TE PAECE QUÉ! - ¡AMOS! ¿QUÉ ME CUENTAS? - ¡G R Á Q U É L E C H E ! - P O S M IR A !

Si nos asombramos por algo, solemos decir:

Si queremos amenazar a alguien suavemente:

- TE GUAPRETAR MAL VIAJE (O MAL A GUANT Á, O UN MANDAO) - T Ú S I Q U IE R E S , T E M E N E A S . - ¡QUÉ ESPABILO TIENES! Cuando vemos a alguien que no es muy inteligente que digamos, le decimos:

- E R E S M Á S S IM P L E Q U E U N POTAJE NABOS - ERES POCO TOOOONTOOO - TIÉS UN PRONTO PARAO QUE NI T E ME NE AS

GÜE NO, POS SOS INVITO A QUE LO PRATIQUÉIS. HASTA LA PRÓXIMA María José García es profesora del Departamento de Geografía e Historia. Calzadeña de pro, ya le viene de familia esto de investigar sobre la cultura y las tradiciones del pueblo y su comarca. Madre orgullosa, amiga entregada, alegre y dicharachera, es una colaboradora necesaria en todo lo que tiene que ver con la música y el baile dentro del pueblo. Además, y como puede deducirse de estos escritos, posee un fino sentido del humor, muy en línea con cómicos manchegos como José Mota o Muchachada Nui.

38


¡Y este ha sido nuestro número uno (el anterior era el cero)!. ¡Esperamos de corazón que te haya gustado!. Recuerda que necesitamos que sigas colaborando con nosotros, para que esta publicación alcance una cierta regularidad. Necesitamos redactores, ilustradores, fotógrafos, reporteros, maquetistas, correctores, críticos, deportistas, científicos, columnistas, peluqueros de esos que se llaman estilistas, musculitos, posturitas, cronistas, carroñeros.... espera, espera, espera... que eso último era una canción de Sabina. ¡Bueno!. Que te necesitamos para que este proyecto siga tomando forma. ¡Ayúdanos y participa!



Solounratito, numero 1