Page 1

Escuela Normal para Educadoras de Guadalajara 18-9-2016

Desarrollo físico y salud Soledad Salcedo Ramírez 1º D


1

LA SEXUALIDAD EN EL ALUMNO DE PREESCOLAR INTRODUCCION ¿QUÉ ES LA SEXUALIDAD? La sexualidad humana es una parte central de la persona. En nuestra sexualidad se reflejan y representan muchos de los aspectos que nos hacen ser específicamente humanos. La capacidad de amar, de cuidar, así como la de gozo están vinculadas íntimamente con la sexualidad. Hay una multitud de sucesos que “sentimos” relacionados con la sexualidad, a veces resulta difícil expresar lo que es de manera completa. Esto no quiere decir que todo lo que nos pasa tiene una razón o un contenido sexual. Hay elementos en el ser humano que no se derivan o no se modifican por la misma, pero el número de éstos es relativamente pequeño: nuestra sexualidad se manifiesta

en

una

gran

diversidad

de

expresiones,

vivencias,

deseos,

pensamientos, sueños, etc. La sexualidad es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de toda la vida e incluye el sexo, las identidades y papeles sexuales, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. La sexualidad se vive y se expresa en pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas, papeles y relaciones. Si bien la sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no todas ellas se viven o se expresan siempre. La sexualidad se ve influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

1


2

EL PAPEL DEL DOCENTE COMO PROMOTOR DEL DESARROLLO DE COMPETENCIAS PARA UNA NUEVA CULTURA DE LA SALUD SEXXUAL La presencia de manifestaciones y de deseos sexuales en los niños, desde la más temprana infancia, fue una de las más importantes polémicas levantadas por Sigmund Freud, el Padre de psicoanálisis. El desarrollo de la sexualidad humana empieza con el contacto físico, cuando los bebés son sostenidos y acariciados. Eso es necesario y natural que ocurra. No se debe privar al bebé de contactos corporales. Es necesario reconocer al niño como ser sexuado, en relación consigo mismo y con otros, para que se construya una identidad sexual propia. La sexualidad infantil es una de las puertas a través de la que el niño desarrolla su personalidad y sus relaciones con la afectividad. La sexualidad es un aspecto natural en los seres humanos, una función de la persona como comer, caminar, leer, estudiar, etc. Y como tal, debe ser un tema tratado con naturalidad, honestidad, cariño, y debe tener su propio espacio dentro del proceso educativo del niño. Todo niño o niña atraviesa por el desarrollo sexual. Éste se evidencia constantemente, por medio de conductas como: las preguntas, las bromas, los dibujos o gestos faciales. También pueden exhibirlo con actitudes, fantasías, pensamientos y posturas ante valores relacionados. La principal función de la educadora o el educador ante las manifestaciones esperadas de la sexualidad infantil, es: aceptarlas, respetarlas y educarlas.

2


3

Desde este punto de vista el niño(a) va integrándose a una organización en donde la relación de los padres y los otros miembros de la familia influye en la construcción social de modelos femeninos y masculinos. Etapas de desarrollo psicosexual infantil. Etapa oral: Esta etapa comprende de los 0 meses a los 18 meses de edad aproximadamente. Esta fase se puede dividir en dos: En la primera, el niño(a) pasa la mayor parte del tiempo durmiendo. Los períodos de atención consciente quedan limitados a experiencias de nutrición como hambre, lactancia, saciedad, ruidos internos. Cuando no se satisface alguna necesidad surgen emociones desagradables, lo que provoca las primeras experiencias de ansiedad en el bebé, ansiedad por la falta de provisiones vitales. En esta fase el placer sexual está ligado predominantemente a la excitación de la cavidad bucal y de los labios, que acompaña a la alimentación. Etapa anal: Esta etapa comprende de los 18 meses a los 3 años, también llamada de separación e individuación. La aparición del lenguaje permite al niño o niña una mayor concreción y claridad de lo que siente y piensa. El poder caminar y separarse de la madre, marcan los primeros pasos para el logro de su independencia y autonomía. Cuando el niño comienza a utilizar el principio de realidad se inicia esta segunda etapa del desarrollo psicosexual, la cual tiende a posponer la gratificación inmediata, a diferencia del principio de placer. El objeto de postergar lo que le resulta placentero es, pues, dominar la situación de la realidad. Etapa fálica: También recibe el nombre de identificación primera y abarca de los 2 a los 6 años. Durante esta etapa la zona de mayor placer se concentra en los genitales. La masturbación se acentúa por ser una actividad que proporciona al niño o la niña tanto el reconocimiento de sus genitales como el placer de tocarlos. Etapa de latencia: Se presenta entre los 6 y los 11 años y recibe también el nombre de periodo escolar. Durante este lapso, la energía libidinal se encauza hacia la actividad escolar y social. El ingreso del niño o la niña a la escuela le permite tener un contacto más amplio con su mundo externo, en el que las 3


4

relaciones con otros niños y otras niñas, y en especial con sus maestros y figuras de autoridad, irán construyendo su superyó social o colectivo. Es necesario educarle para que aprenda a manejarlo correctamente, a cuidarlo, a saber dónde usarlo y dónde no, etc. Y no solamente eso, con paciencia, tolerancia, con explicaciones claras y sencillas, tantas veces como sea necesario, sin juzgar al menor. Exactamente todo eso necesitan los niños y las niñas respecto a las expresiones de su crecimiento sexual. Es importante que la educadora tenga en consideración las manifestaciones sexuales que se van desarrollando en los niños; por ejemplo:

 Uso correcto de los nombres de las partes externas del cuerpo si cuentan con educación sobre el tema. Si no, uso de etiquetas y apodos que denotan que el alumnado sabe de su existencia.  Asignación de las categorías de “niña” o “niño”. Alrededor de los dos años, sin razón que lo explique; entre los dos y los cuatro años, asociado a características culturales. Hacia los cinco y seis años, más relacionado a las diferencias de genitales externos

Juegan al doctor, de manera más insistente si la visita médica ha sido reciente.

Pueden utilizar objetos para colocárselos sobre las mamas, simulando que ya crecieron.

Toman objetos de sus padres y madres y juegan a “ser grandes”, pudiendo tomar objetos de uno u otro progenitor, independientemente del sexo del menor.

4


5

También es importante que los padres cuenten con una buena información sobre cómo se desarrolla la sexualidad en los niños y que así mismo:

 Eliminemos la interpretación adulta y erótica que hemos colocado a la sexualidad infantil.  Incrementemos la capacidad para colocarnos en el lugar desde el cual él o la menor perciben la experiencia.

  

Comprendamos ya la sexualidad infantil como natural, positiva y saludable. Evitemos pensar siempre en la relación sexualidad infantil–abuso sexual. Recordemos nuestra función de orientar las manifestaciones hacia una expresión saludable y respetuosa.

Reconozcamos cómo nuestro propio desarrollo sexual influye en el sobrerespuesta hacia la sexualidad infantil.

5


6

Conclusión Durante los primero años, las manifestaciones de la sexualidad son sumamente flexibles respecto a roles tradicionales de ser niño o niña. Las manifestaciones sexuales en el preescolar son expresiones saludables del desarrollo integral del niño. La educación sexual integral es un proceso educativo continuo y progresivo, basado en el enfoque de salud y derechos humanos, cuyo propósito final es crear los medios para favorecer la integración saludable de la sexualidad. Los educadores de nivel preescolar, tienen una inmensa responsabilidad en la prevención primaria de la violencia y en la detección oportuna de los factores que pueden generarla. La sexualidad está presente en nuestras vidas desde que nacemos, pero algunos padres, por ignorancia, duda, o pudor, no se atreven a hablar de sexo a sus hijos desde la infancia, y lo hacen solo en la adolescencia. La sexualidad es algo que se ha de empezar a enseñar desde la más pequeña infancia, y no con sermones, castigos, etc. sino hablando tranquilamente con paciencia y sin alarmarnos del tema

6

Ensayo sexualidadinfantil  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you