Page 1

Cuento policial "Robo en la calle 13"

En la calle 13 de la ciudad de Nueva York, una ciudad muy linda, está una de las joyerías

más

importantes

de

Estados

Unidos.

El dueño, el Señor Smith, de unos 60 años es muy elegante y apuesto. En la joyería tiene tres empleados, dos de ellos hace 20 años que trabajan ahí. Marta, Julia y María que sólo hace 3 meses que trabaja ahí, además de dos empleados de seguridad (el de día el Señor López y el de noche el Señor Solano). En esa joyería se vendía una joya espectacular, era un collar de cadena de oro blanco con un diamante de color violeta en forma de corazón, único en el mundo que costaba un

millón

de

dólares.

Esa joya estaba guardada en la caja fuerte del negocio y sólo el Señor Smith, los empleados

y

los

clientes

exclusivos

sabían

de

esa

joya.

Una mañana, el Señor Smith abrió el negocio, llegaron las empleadas y se fue el custodio de la noche el Señor Solano, que era un hombre robusto y simpático de pelo bien

canoso

y

de

mucha

confianza

del

Señor

Smith.

El Señor López custodio del día, era bajo y un poco callado, siempre comía chicles

con

envoltorio

verde.

Al llegar al negocio el Señor Smith controlaba todo y enseguida se dirigía a la caja fuerte a ver a su joya preferida. Ese día al abrir la caja fuerte se dio cuenta que esta había sido robada. El Señor Smith comenzó a gritar y se desmayó, sus empleados se asustaron y llamaron a la policía y a una ambulancia. ¡Nadie lo podía creer! Llamaron al detective Niss para la investigación del robo. Para él eran todos sospechosos. Tras un largo interrogatorio a las empleadas quedaron las tres libres del cargo. El Señor Smith también queda descartado ya que esa noche estuvo en el casamiento

de

su

hija.

Faltaba investigar a los custodias, el Señor Niss hizo una observación muy detallada del lugar donde estaba la caja fuerte. Pero al correr la caja fuerte encontró un

chicle

con

envoltorio

verde.

No dijo nada en ese momento, pero al entrevistar a los custodias vio que el Señor López saco de su bolsillo un chicle igual al que el encontró. Se sorprendió y pidió estar solo con el Señor López. Tras una larga charla, éste confesó su robó y quedó preso enseguida. Al enterarse el Señor Smith quedó muy sorprendido y angustiado porque era uno


de

sus

hombres

de

confianza.

A partir de ese momento, en el negocio el SeĂąor Smith puso cĂĄmaras de seguridad para controlar a sus empleados y no llevarse ninguna sorpresa mĂĄs.


Antonella Soto  

Uncollar muy costoso

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you