__MAIN_TEXT__

Page 1

ASOCIACIÓN CULTURAL SOLEDAD DEL PUENTE

SOLEDAD

VENERABLE HERMANDAD DE NTRA. SRA. DE LA SOLEDAD DEL PUENTE

NÚMERO 3 CUENCA 2006


EDITA: Venerable Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad del Puente. TEXTOS: José María Ortega Conversa. Joaquín Martinez Culebras. Daniel Esteban Sanzol. IMÁGENES: Archivo de la Hermandad. L. Enrique Buendía González. Antonio García Escamilla. Miguel Escamilla Luengo Alberto Solera Orbís. DISEÑO Y MAQUETACIÓN: Alberto Solera Orbís. IMPRIME: Alternativa Gráfica, s. coop. c/ Julio Larrañaga, 3 bajo CUENCA tel. 969234034


HERMANO MAYOR PRESIDENTE

Soy un nazareno, lo que en Cuenca se entiende por ello, nací siéndolo pues mi padre me inscribió en esta hermandad el día de mi nacimiento. Hoy recuerdo cuando hace tiempo la hermandad me propuso ser Hermano Mayor, yo les rogué que lo retrasaran algo (un poco) para poderlo ser, con Félix y Jesús, (mi primo y mi hermano), compañeros míos durante años, como nazarenos el Jueves Santo pero ese momento parecía que no llegaba. Hoy, cuando llego a este honorífico lugar, sustituyo en él a mi tío (Teodoro), y se me refuerza el sentimiento de hermandad en el que nos movemos, así por tanto queda claro que aquí, nadie es más que nadie, pues sólo estamos de paso. En el transcurso de los años, he vivido la procesión desde casi todos los posibles pasos de un nazareno en su hermandad. Primero como niño, con mi cetro de madera y aquella fila central, bajo la atenta mirada de mi padre. Posteriormente, con la tulipa, que es un gran salto para el niño que ya se siente grande e “importante”. Y por fin el gran día ese en el que ya eres “bancero”. En mi caso prácticamente de casualidad, pues a principios de los años setenta, los hermanos en las filas eran bastante escasos, por lo que si faltaba algún bancero y andabas un poco “avispado” allí estabas tú, para poder portar la sagrada imagen. Mi camino, ya es de vuelta, y acompaño a la Virgen con mi tulipa, pues el tiempo pasa y ahora me llega el honor de ser el Mayor de los hermanos, (no el más importante, pues en una hermandad todos somos iguales). Veo a la Virgen cambiando, primero fue de vestido, también lo fue de andas, aquellas de madera, a las que sustituyeron por unas de plata, y finalmente bajo el palio, que actualmente la recubre en su pasar por la ciudad. Ahora parece que vamos a cambiar el recorrido (cosa que como lo anterior, para unos es buena y para otros no). Pero lo que no cambia es acompañar a la Madre, en ese camino doloroso de ver al Hijo hacia el calvario, y compartirlo con ella. Este año no veremos el árbol de la audiencia a la luz del día y no por ello dejará de ser un gran Jueves Santo “si no llueve”. Desde aquí, solo mostrar mi agradecimiento a aquellas personas que silenciosa, anónimamente y sin querer hacerse notar han trabajado, trabajan y lo harán en próximas generaciones en el engrandecimiento de nuestra Hermandad y en el recuerdo a la Madre. Un abrazo de vuestro Hermano Mayor. �


CONVOCATORIAS JUNTA GENERAL ORDINARIA

Día 5 de Marzo de 2006 Tengo el honor de citarle a la Junta General Ordinaria, que esta Venerable Hermandad, celebrará (D.M.), el próximo domingo 5 de Marzo a las 11,00 horas en primera convocatoria y 11,30 horas en segunda, en la sala Cincuentenario de los locales de la Junta de Cofradías de Semana Santa de Cuenca, calle Solera, 2.

ORDEN DEL DIA 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Lectura y aprobación, si procede, del Acta de la sesión anterior. Informe Junta de Diputación. Actividades de la Hermandad previstas para el año 2006. Lectura y aprobación de las cuentas del ejercicio de 2005 y presupuesto para el 2006. Subasta de banzos cedidos e impagados (si los hubiera). Presentación de candidaturas. Ruego, preguntas y sugerencias.

Los puestos de subasta que no estén pagados el día de celebración de ésta Junta General, serán subastados de nuevo perdiendo los derechos adquiridos anteriormente, según los Estatutos de la Hermandad.

El Secretario Santiago Sáiz Real.

Los Hermanos Mayores José Mª Ortega Conversa. Margarita Valero López. Jesús Ortega Conversa. Félix Notario Ortega. Consuelo Fernández Orbís. Juan Carlos Aizpurúa Cortazar.


Día 23 de Abril de 2006 Tengo el honor de citarle a la Junta General Ordinaria, que esta Venerable Hermandad, celebrará (D.M.), el próximo Domingo 23 de Abril a las 11,00 horas en primera convocatoria y 11,30 horas en segunda, en la sala Cincuentenario de los locales de la Junta de Cofradías de Semana Santa de Cuenca, calle Solera, 2.

ORDEN DEL DIA 1. 2. 3. 4. 5.

Lectura y aprobación, si procede, del Acta de la sesión anterior. Informe Junta de Diputación. Ruegos y Preguntas. Nombramiento de Hermanos Mayores, Banceros y Hachones de turno. Subasta de Guión, Faroles, Estandartes, Hermano Mayor Infantil Hermano Mayor, Cereros, Banzos y elección de Capataz de Banceros Para el desfile de 2007.

El Secretario Santiago Sáiz Real.

Los Hermanos Mayores José Mª Ortega Conversa. Margarita Valero López. Jesús Ortega Conversa. Félix Notario Ortega. Consuelo Fernández Orbís. Juan Carlos Aizpurúa Cortazar.


I PREGÓN A NUESTA SEÑORA SOLEDAD DEL PUENTE

JOAQUIN MARTINEZ CULEBRAS

Quiero dedicar estas humildes palabras, a mi Hermandad Con el honor y el orgullo de poder pregonar a nuestra Sagrada Imagen, verdadero motivo de unión. En 1955 Cesar Pérez Ruano nos decía, que la nostalgia es el más importante de los derechos del hombre. Y eso ocurre con las grandes emociones de la vida, así como con nuestra Semana Santa. En cierto modo lo que vale, es la víspera y lo que cuenta es el recuerdo, la recreación mental del tiempo pasado. Y yo, desde aquí… …desde nuestra iglesia... Desde nuestra auténtica sede... Con lágrimas en el corazón y en el alma… ….en el recuerdo de nuestra última Semana Santa… Quiero deciros que estamos en tiempo de nostalgias, de penitencias, de promesas y de plegarias en las calles. Estamos en vísperas en que en ocho días, los desfiles, los pasos, las marchas procesionales, serán protagonistas de una semana litúrgica, en la que año tras año todo se repite. Si… estamos en vísperas… Y estamos en el tiempo… Tiempo de procesiones, días de policromas formas como incipiente primavera, que servirán para expresar el sentimiento ante el drama de la Pasión. Y porque ahora es tiempo de Cuaresma, te pido que me escuches... ...escúchame Madre, Tú que aún lo haces cuando se te implora. Deja que estos días se purifiquen y sean santos de verdad; deja que en el corazón de todos, vuelvan a anidar las ilusiones de los niños, y las dulces realidades. Y que Tú encuentres consuelo en las horas de dolor y muerte, que sólo sean representaciones en la única semana que es santa, donde las mareas que entraña la celebración, se prolongan mucho más que el tiempo... ...donde un año es poco para preparar una sola semana.


Lo cierto es que no sé que daría por recuperar en estas fechas, esa niñez impaciente, cuando todo era tan puro y simple, que la Virgen lloraba de verdad al ver el rostro de los niños. Y en la tarde más triste... año tras año... me has visto crecer... ¿ Cuantas veces habré caminado a tu lado entre las estrechas calles, sintiendo el frío de la soledad y aprendiendo a escucharte en el silencio? La Semana Santa en Cuenca, es el gran escaparate, a través del cual damos a conocer todo nuestro patrimonio, nuestra cultura, nuestra hospitalidad, cualidades que nos diferencian y que se encuentran en la esencia de nuestra ciudad, siendo algo tan sumamente singular, que tiene un importante reducto de tradición, donde la liturgia se prolonga en la calle, buscando los recuerdos y las raíces de nuestro pueblo. Cuenca, es quizás entre las antiguas ciudades españolas, de las que más profundamente estén arraigadas sus tradiciones, sus cultos, sus procesiones, su arte, en la que radica el fundamento de haber llegado a ser famosa su Semana Santa. Siendo reconocida y valorada al estar declarada de “Interés Turístico Internacional”. El primer rasgo singular que debemos tener, es la “SOBRIEDAD”, y Cuenca se ha acostumbrado a través de los tiempos, a expresar de manera parca y escueta, sus más profundos sentimientos… la SOBRIEDAD, que nos prohíbe importar cualquier barroquismo brillante y fastuoso, que sería la tumba de la sencillez y de nuestra verdadera elegancia, una vivencia colectiva hecha patrimonio. Y tendremos días intensos de silencios y de sonidos, de sentidos y de sensaciones, días en los que el ambiente de la ciudad, tendrá otro aire, otro aroma, todo esto se vive, se siente… No hay ningún guión, pero la ciudad de Cuenca sabe su papel. El misterio que se nos abre año tras año, vuelve a las calles. Bastan callejuelas y empedradas plazas en penumbra… Misereres para nuestros Nazarenos y Cristos. Stabat Maters para nuestras Vírgenes y Dolorosas. ...bastan inciensos y rezos para procesionar.


Cuenca, que con profundo arraigo, vive sus tradiciones de manera excepcional, vive su Semana Santa, de la que existe constancia documental e histórica, que nuestra Hermandad, fue creada en el Cabildo de la Vera Cruz Sangre de Cristo y Nuestra Sra. de la Misericordia. Fue fundada en 1579 con deberes de Paz y Caridad en las ejecuciones, así como de alimentar a los pobres y confortar a los reos de muerte. El Cabildo de la Vera Cruz, se muestra activo desde el S. XVI, teniendo su asentamiento, en la ermita de San Roque, situada en el cerrillo que lleva su nombre, y a corta distancia del convento de San Francisco. Se plantea la teoría de que fue aquí donde se originó la Semana Santa de Cuenca, ligada al Cabildo de la Vera Cruz, y no en convento de San Agustín como se había dicho, ligado al cabildo de San Nicolás de Tolentino. El inicio de la procesión del Jueves Santo, se sitúa a finales del S.XVIII o principios del XIX. El Cabildo de San Roque en esta época, tenía ya su procesión del Jueves Santo, muy bien organizada contando con una imagen de la Soledad. Es seguramente en este momento, cuando debió producirse la curiosa duplicidad de imágenes, que en procesión salen a la calle, con escasas horas de diferencia, una en la tarde de Jueves Santo y otra en la madrugada del Viernes Santo. En abril de 1834, el obispo de Cuenca reclamaba a sus párrocos, el inventario de las cofradías presentes en la diócesis. En la respuesta, D. Manuel Sainz, cura de la iglesia de San Juan Bautista, y aludiendo a la ermita de la Virgen del Puente, cita en ella a la hermandad de la Vera Cruz y “las cuatro hermandades de los Sagrados Pasos”. Estas son las de Oración del Huerto, Paso de la Caña, Jesús Nazareno, y Ntra. Sra. de la Soledad. “Nuestra Soledad”. Afirma que salen en procesión la tarde de Jueves Santo, con un recorrido que asciende a la Catedral, y tras dar la vuelta por la girola, regresan por la misma calle Real a la ermita. Otra imagen básica es la de la Virgen, de cuya devoción fueron los franciscanos siempre tan entusiastas. Su advocación generalmente era la de los Dolores, pero podían incorporar otros apelativos como el de Soledad. A juzgar por la mención que se efectúa en el contrato de la capilla (1575) el Cabildo de la Vera Cruz Sangre de Cristo y Ntra. Sra. De la Misericordia y sería justamente el de la Misericordia y no otro, lo que además concuerda con la advocación del Cristo titular. Más adelante, pasaría a denominarse como Ntra. Sra. De la Soledad, hoy conocida como Soledad del Puente, para diferenciarla de Nuestra Sra. De la Soledad de San Agustín. Emotivos son los desfiles procesionales de nuestra ciudad. Respecto al integrante humano de las Cofradías y sus consiguientes procesiones, algunas de estas como la de nuestra Archicofradía, podemos darle categoría de “Magna” ya que cada una de las hermandades pertenecientes al Cabildo, desfilan con realismo de conjunto. Y así un año más al entrar en la cuaresma, nos ocupa toda la ilusión, que es el poder ver a nuestra Hermandad en la calle. Una Semana Santa que deberá ser mucho mejor que las anteriores, y lo será si permanecemos en el empeño de mostrar a todos, los de aquí y los de allá que nuestras procesiones, son exponentes de fe… Fe de una tierra austera, no exenta de cierto misticismo que desarrolla una semana vivida intensamente y adquiriendo un compromiso que yo definiría en cuatro palabras: EMPUJE, ILUSIÓN, UNIÓN Y FRATERNIDAD


Empuje físico de hombros que se ayudan, que caminan juntos, que juntos descansan, como si de un perfecto ensamblaje se tratase a base de ir haciéndose hombres aferrados al banzo. Ilusión en conservar y mejorar, dos palabras que definen el objetivo que debemos tener para nuestra hermandad. Y sobre todo debe ser el anhelo de los más jóvenes, que pronto heredarán el legado más preciado de Cuenca y de los conquenses. Unión y Fraternidad para limar asperezas, para tener presente que los desfiles y los cultos permanecerán en pie cuando nosotros los de ahora seamos nada. Hoy seremos unos y mañana serán otros los que mantendrán vivo el espíritu que ahora alimentamos y defendemos, para no perder la esencia que nos convoca año tras año. Para los que tenemos la gran suerte de pertenecer a la Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad del Puente, se nos hace obligado que ese vínculo, no sólo no se apague, sino que nos hemos afanado en transmitir como patrimonio nuestro, una vivencia intensa que queremos contagiar a nuestros descendientes un sentir que deseamos permanezca vivo y presente en quienes están llamados a tomar el relevo de nuestras cosas, una historia en la que todos hermanos y hermanas nos sentimos cómplices. Por eso yo me atrevería a pediros que los distintos puntos de vista, sirvan para enriquecer y no destruir, que procuremos mantener el espíritu humilde y a la vez orgulloso, que es el mejor legado que nos ha llegado de muchas generaciones. Y así, podremos pregonar con toda intensidad a nuestra Hermandad, desde aquí… desde nuestra iglesia , la Pasión Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo en la Soledad de su Santísima Madre, en el incomparable marco de nuestra ciudad. Preludio de una vivencia premonitoria, en larga tarde en sombras... como si en el caminar por las oscuras calles antañonas, se quisiera encontrar una respuesta a los más grandes misterios de nuestra existencia. El peso de una Soledad, ante el sacrificio del Hijo en sereno semblante, mirada perdida, en el dolor y la angustia de una Madre. Y la sangre llama a la sangre, por generaciones ascendentes al tiempo, espíritu auténtico que reside de casa en casa, de calle en calle, de plaza en plaza. Los escenarios precisos, los rincones justos, las esquinas contadas para que se reproduzca el milagro en una ciudad que espera al Nazareno que ya ha tomado la cruz, encaminándose cuesta arriba, a morir entre sus venerables calles, en un silencio que anuncia que vamos a ser testigos del drama de la pasión. Y así un año más reproduciremos la emoción, la gratitud y el nerviosismo que hará cuidar de todos los detalles, para que la puesta en escena sea perfecta, para que la Virgen salga a la calle con toda su majestad, con todo su esplendor. De la Virgen... De Ella... Ya se cuidaran muy bien sus camareras de que todo vaya en el lugar exacto. Las flores, el rosario, el corazón, la blonda y la simetría perfecta en el tocado que dulcifica su rostro. Y cuando todo el conjunto esté en perfecta armonía, una mirada cómplice y emocionada, hará que los ojos se empañen. ...Entonces llegará el piropo. ¡Que guapa está!... Y con los ojos encharcados, la camarera verá como se desliza hacia la puerta, con lentitud en silencio, entre sus hijos, entre su gente... Y con toda su realeza, hará elevar miradas de emoción, de orgullo, de amor. “Señora de la tarde, que has de perfumar en aromas de crepúsculos la soledad de nuestros nazarenos”. Quietud castellana donde la Soledad sale a la calle, acercándose al puente, donde el río amansa sus aguas para que Ella se refleje ...entonces el espacio se llenará de oración y silencio.


Tímida y temerosa A la vera del río... Hay unos ojos De amor sobrecogidos. No hay seña identificativa más profunda en nuestra hermandad que la capilla de nuestra titular, la Virgen de la Soledad, perpetua guardiana. Un puente es su mejor referencia. Mejor dicho “ El Puente”. Una capilla siempre avocada al Puente, que siempre conduce a un corazón traspasado y que bien ha encontrado la referencia en los ojos de la Soledad. Refugio, guía y aurora que se ilumina por la calida mirada de una Virgen, que sigue mirando al puente, y que nos invita a la meditación.

Y como telón de fondo nuestra ermita, o nuestros ríos Júcar y Huecar, cuya corriente arrastra tantas impurezas como al paso le salen. Nuestra Hermandad debe de conservar los valores tradicionales, y puros, donde la palabra “HERMANO” debe de tener un significado vivo, donde el sentimiento por conservar la tradición, es popular y hará de foro encuentro, de intercambio de posturas, de sugerencias y de construcciones conjuntas, en el espíritu de una Semana Santa que hará comprender, que la felicidad se muestra en la humildad, el perdón y la compresión. Vivencias seculares y ritos ancestrales, que el pueblo no ha dejado que mueran ni siquiera que se olviden. Siempre hay un momento para demostrar gratitud. Y yo quiero agradecer a mi mujer… a mi familia…, así como a las mujeres y familias de tantas personas como han pasado, pasan y pasarán dirigiendo esta hermandad. Quiero agradecerles, su comprensión, su silencio y su apoyo, porque sin esa compresión, ese silencio y ese apoyo, no se podría haber dedicado a la hermandad, tantas horas como se les ha quitado y se les quita a ellos. Por todo ello, gracias. Pero hay una persona que de manera muy especial, desde el recuerdo, quiero agradecer el amor y el calor que puso en sus manos… Y tuvo que ser el ciprés el que diera su madera para que la gubia de Marco Pérez, tallara el rostro de una Bella Virgen, perfil de lagrima en Soledad, compañera de mi vida, donde mis ojos ponen su más preciado fruto, lágrimas… lagrimas de ternura, de arrepentimiento, de silencio, lágrimas de amor, que ya no sé si es paz o recuerdo… pero sobre todo es gratitud.


Gratitud a D. Luís Marco Pérez imaginero de nuestras calles, de nuestros pasos, que nos entregó una talla destinada a atraer, impresionar y emocionar al creyente suscitando admiración y devoción a una Soledad de sienes ceñidas de estrellas en corona de plegarias, relicario de plata que enciende luceros en la noche. Largo lamento que busca el dolor en una eclosión de color que se verificará cuando la luz de la fe rompa en mil colores el cristal limpísimo y puro del entusiasmo. Y el misterio que se nos abre año tras año, volverá a las calles teñido de luz morada en la tarde de Jueves Santo. Y en la puerta de la vieja ermita, un tropel de hermanos, “la gran familia”, nos pondremos el capuz y dejaremos que su tela se deslice desde la frente como un telón, que transformará nuestra presencia pública en un incógnito nazareno ….el aire fresco se va, un vaho espeso, húmedo y caliente se agolpa en el rostro y sientes como si hubieras entrado en un paraíso místico. Pero el misticismo se romperá por la voz del jefe de banceros, con un…. “arriba” …Y con ese arriba, la Virgen sube, se eleva… y cuando está en lo más alto… ¡ Bueno, eso… eso es indescriptible! Te sientes con Ella en el cielo Y si eres bancero sabiendo que la llevas en tus hombros, salen fuerzas de flaqueza, y si te tiemblan las piernas, tu alma te da el valor suficiente para volver a erguirte y si ya no puedes más, te sale de no sé dónde, el vigor para volver, para recorrer metros y metros de calles, y piensas y ves sin que parezca que lo haces en la intimidad de tu capuz, como el pueblo se emociona, llora y reza, como solamente se hace en nuestra tierra, entonces nos daremos cuenta, de que lo soñado es realidad.


El hondo misticismo y la inquebrantable voluntad de respeto, emanan del solidario carácter de nuestra gente en la escenificación popular, reflejando un vía crucis de dolor sobre las tenues aguas del Escardillo, mientras la Soledad camina hacia la Puerta de San Juan, contagiada de tanta pasión, que renueva la vida tras el asfalto y la piedra en pos de los guijarros, que entre la hiedra sostiene la mano que acaricia la luz del farol que cuelga del muro, y nos lleva a soñar surcos desde el pulso mudo y sostenido que carga, desfila, y contempla… que son gestos sentidos que sobrecogen precisamente por que tocan una valiosa y delicada fibra, sentimiento de “algo” que no se reduce a una simple emoción estética, este “algo”, es un auténtico tesoro… es la magia de sentir así, como nosotros sentimos a nuestra Virgen de todos los tiempos. Mientras, el crepúsculo se vierte sobre las horas que avanzan llevando el aire prendido el perfume del puñuelo de sus manos. De unas manos recogidas entre las cuentas de un rosario que harán que el tiempo se inmovilice ante las voces que entonan el Stabat Mater ante la resignación de una Madre que camina las viejas calles triste y sencilla, mientras un reguero de lágrimas como estrellas que resbalan por las mejillas del firmamento cuando la primera luna de primavera venga pálida y blanca con la noche.

Sola en tu Soledad Y en tu rostro…. Sufrimiento De ver delante a tu Hijo en su agonía… ¡Quien pudiera cambiar en alegría; Esa pena tan grande. Ese tormento! Callada… sin grito ni lamento. Sola en tu Soledad. Cada día.

Y llegando a la madrugada, sentiremos dardos en los pies. El peso del vaho del principio se puede cortar y parece que el poco aire que penetra por las aberturas de los ojos, se acaba. Entonces encaramos el tramo final del recorrido y se transformará nuestro penar y cansancio en una infinita sensación de paz y orgullo. Y yo soñaré que durante siete días con sus noches, el perfume de la noche oscura alivia tu pena . ...mientras mi penitencia caminará ignorada detrás de ti. Llama de fe arropada en túnica procesional, alma que flota plena de aflicción, invisible e ingrávida en el largor de las horas, concentración interior, que nos indica que vivimos por dentro lo que vemos por fuera. Pies descalzos que pisan el suelo en virtud de un pacto sublime nacido de la fe y del anhelo sagrado de dar cumplimiento a una promesa, bajo un capuz en dobleces de penitencia, donde la mirada busca su libertad.


¿ Qué es lo que se mira a través del capuz? ¿Acaso se miran perdones? Es la pasión en el mirar, en el oler a cera, el golpear de las horquillas, el murmullo del mar humano. ¿ Y quién dice que no se oye debajo del capuz? que no se siente todo el llanto, ese andar, tantos hombros meciendo a la Virgen por la calle… ¿Qué mira ese hombre entre el gentío? ¿Qué piensa esa mujer asomada en el balcón, santiguándose ante la triste mirada de una Virgen doliente?... ...los pies de los banceros… El manto de la Virgen sostenido en el cielo. ¿Verla a Ella desde abajo ¿desde dónde si no?... Y mudos de corazón ayunaremos la penitencia que en breve será pan que alimente nuestra Semana Santa, ya que de nada servirán nuestros pies descalzos si no construimos entre todos el espacio claro para la resurrección. Se me hace oportuno, reflejar en este apartado a los que nos faltan, porque el corazón late en los labios al recordar a quienes hicieron posible nuestra Semana Grande. Hermanos y hermanas que un día se fueron dejándonos el regusto amargo de la despedida y el salobre de las lágrimas por su ausencia y que en el letargo de un sueño, esperan el cumplimiento de los tiempos para ser cofrades perpetuos de la resurrección. A ellos mediante este humilde rincón, quiero rendirles este pequeño homenaje Por ello y en oración, le pido a Nuestra Sagrada Imagen: Dios te salve hija de Sión Llena de Gracia Así Dios te soñó y así te quiso Dios te Salve María en tu Soledad, llena de gracia para los que no ven con los ojos del alma Para los que imploran sin plegarias Para los que empañan, con su tristeza la soledad más amarga Para disipar la escarcha de los corazones ateridos de un amor que no se acaba en la soledad del día y de la noche Virgen sola entre ecos de cipreses Virgen doliente al declinar el día Misterio de dolor Piedad recogida Resignación A ti, que nadie puede abandonarte, ni acompañarte ni revestirte de consuelo A ti… te pedimos perdón ...perdón por no entender que si asentiste la dicha de cobijar a tu Hijo entre tus brazos, fue para llamarte después Soledad. Te pedimos perdón y te rogamos Te pedimos que ruegues por nosotros tus hijos, los que somos y los que Fueron. Ruega por nosotros Soledad del Puente, para que seamos dignos de tenerte como Madre… en tu Soledad y en la nuestra. Así sea.

Joaquín Martínez Culebras.


BANCEROS 2004


HOMENAJE DE HEMANDAD

Nuevamente se dará un entrañable homenaje a los cinco hermanos y hermanas con más antigüedad de la Hermandad, posteriores a los homenajeados el pasado año, este año dicho homenaje se realizará el día 25 de Marzo a los 20,00 horas, en la sede de la Hermandad, realizando simultáneamente una conferencia en su honor.

HERMANOS HOMENAJEADOS JESÚS MEDINA MEDINA PEDRO JOSÉ PARRA OSMA LEOPOLDO OLIVARES IGLESIAS ANTONIO MARTÍNEZ MARTÍNEZ PEDRO MUÑOZ REDONDO

ADORACIÓN PRADAS CRUZ Mª CANDELAS LÓPEZ DE LAS HERAS Mª LUZ MOYA ROMÁN Mª CRISTINA BERTHOLET ZAMORA GLORIA MARÍA DE JULIÁN CARLOS


ACTIVIDADES DE LA HEMANDAD AÑO 2006

5 Marzo

JUNTA GENERAL 11,00 h -11,30 h. Junta de Cofradías

18 Marzo

PREGÓN A NTRA. SRA. DE LA SOLEDAD DEL PUENTE a cargo de D. Adrián López Álvarez ENTREGA DE MEDALLAS A HERMANOS RECIEN NACIDOS 20,00 h. La Iglesia Virgen de la Luz

25 Marzo

HOMENAJE DE LA HERMANDAD A HERMANOS ANTIGUOS 20,00 h. Sede Hermandad

10 Abril

PUESTA EN ANDAS 16,00 h. Nave Junta de Cofradías

13 Abril

DESFILE PROCESIONAL JUEVES SANTO 16,30 h. Iglesia Virgen de la Luz

15 Abril

QUITAR LAS ANDAS 9,30 h. Iglesia Virgen de la Luz

23 Abril

JUNTA GENERAL Subasta 2007 11,00 h.- 11,30. Junta Cofradías

17 Septiembre

SOLEMNE FUNCIÓN RELIGIOSA 12,00 h. Iglesia Virgen de la Luz TOMA DE POSESIÓN DE NUEVOS HERMANOS MAYORES VINO DE HONOR después de la Función

18 Septiembre

MISA POR LOS HERMANOS DIFUNTOS 19,30 h. Iglesia Virgen de la Luz


Homenaje a la camarera Dña. Leonor Nieto Viejobueno y al pregonero D. Joaquín Matínez Culebras.

Entrega de medallas a Nuevos Hermanos

Función de la Virgen año 2005


ACTIVIDADES ASOCIACIÓN CULTURAL

CONCURSOS

AÑO 2006

VII CONCURSO FOTOGRAFICO “SEMANA SANTA DE CUENCA” Fecha Límite de presentación de obras: 17 de Marzo Exposición : 25 Marzo a 7 de Abril Fallo del Jurado: 1 de Abril PREMIOS 1º Premio : 450 € y Trofeo 2º Premio : 300 € y Trofeo 3º Premio : 150 € y Trofeo 4º Premio : 90 € y Trofeo V CONCURSO LITERARIO “SEMANA SANTA DE CUENCA” (Estudiantes de Primaria, ESO y Bachillerato) Fecha Límite de Presentación de Obras :25 de Marzo Modalidades: 1. Alumnos de Primaria 2. Alumnos ESO Y Bachillerato Fallo del Jurado : 1 de Abril

ACTIVIDADES PRESENTACIÓN DVD Fecha de presentación 11 de Marzo Lugar: Iglesia de San Miguel Hora: 19 horas PRESENTACIÓN LIBRO HISTORIA DE LA HERMANDAD Fecha de presentación 11 de Marzo Lugar : Iglesia de San Miguel Hora: 19 horas V PREGÓN JUVENIL DE SEMANA SANTA A Cargo del ganador del Concurso Literario En la modalidad de ESO y Bachillerato Lugar de Pregón : Sede de la Hermandad Día lectura 1 de Abril VII CICLO DE CONFERENCIAS CONFERENCIA : D. Enrique Domínguez Uceta Día : 25 de Marzo Lugar : Sede de la Hermandad


Conferencia a cargo de D. José Ignacio Albentosa. año 2005

Concurso literario 2005

Inauguración vidriera hermanos Cervera. Belén y taller de manualidades.

Homenaje a mayores de la Hermandad

Ganadores VI concurso de fotografía “Semana Santa de Cuenca”

Pregón juvenil 2005


IV PREGÓN JUVENIL DE SEMANA SANTA

DANIEL ESTEBAN SANZOL

SOLEDAD Y SILENCIO Solo. En el fondo (qué lugar tan preciado para vestir el silencio de oro). Situado en el fondo de aquella enorme sala, bajo la tenue luz amarillenta de cuatro candelabros como si el tiempo se detuviera, tan sólo destellos de un aire perfecto tiñen la noche… ¡Qué armonía de sonidos! Cuando estaba vivo, creí que junto a mí, a mi lado, algunas palabras me amarraban a mi banco. Creí que aquel sueño que tuve sobre mi lecho nunca podría tomar forma. Pero ya mi mano se ha fundido con la armonía perfecta. Ya no siento el leve roce de mis yemas sobre las teclas, ni aprecio cómo mi corazón late al son de tantos ritmos distintos, de tantas puertas al paraíso. Sin duda debo de estar ya muerto. Creo haberme elevado más alto que los hombres. Fíjate ya que bajo veo mi cuerpo. Qué atajo de polvo somos en nuestro camino hacia el arte supremo. Allí me encuentro. Frente al crudo negro del piano, dirigiendo la sala, grande, gigante incluso. Decenas de oyentes que sólo rallan el esplendor del que gozo entre esas cuatro paredes blanquecinas se congregan para empujarme en el ascenso a donde estoy ahora. Nota a nota mi cuerpo ascendió. Jamás volveré a poseer mi rostro, ni me calzaré esos pies tan jóvenes. Nunca más parpadearé para limpiar mis ojos de un aire tan imperfecto. Todo armónico y bello es ahora. En este lugar dónde el frío no existe, y tampoco el calor quema las teclas. Donde el tiempo no es más el denominador común y las cadenas que me amordazaban. Jamás habrá dolor, ni alegría, tristeza y compasión. Sin embargo, en medio de aquel éxtasis de júbilo insensible, una vocecilla proveniente del mundo de los hombres se lanzó en busca de mi razón. Me dijo estas palabras: ¡Amigo mío! ¡Cuánto talento brotó de tu trabajo! ¡Hasta aquí te ha conducido! Pero deja que te diga algo, ¿Conoces ya tú la ciudad que dicen anda errante y sustenta sus cimientos en lágrimas calizas? ¿Has viajado al paraje donde el Júcar y el Huécar desembocan, en el mar de tulipas, allende el mes de marzo? Agua, roca y llanto. La Ciudad Encantada le llaman algunos. Debes verla. Debes observar cómo el Sol permanece expectante, y las casas se aferran a la piedra para rememorar año tras año el sabor de un silencio amargo. Tendrás que abrir tus ojos para perder tu vista en el horizonte rojizo, donde el cielo muestra toda su gama de color. Así es que, si de verdad es tu deseo permanecer en la apatía de lo eterno, hazlo. Yo continuaré aquí, helado de frío y dejando que el viento me arranque los suspiros en cada momento, pues sabré que un día, la Luna llamará a mi puerta con su capuz de plata. Entonces yo si que conoceré una eternidad aún más grande y la tristeza que me acompañe en ese momento superará el umbral del simple dolor para convertirse en un sentimiento místico. Acompáñame, pues, te lo suplico. Podríamos, con nuestras baquetas, inundar de ruido la Plaza Mayor, o acompasar a los banceros penitentes que nadan sobre sus propias lágrimas llevando a Cristo. Y tras pronunciar estas palabras, todo aquello que antes anhelaba desapareció de mí llevándose en ello mi cuerpo. Caí en picado y regresé a la cruenta sensación del segundo tras segundo. Mientras me fundía con aquel aire que sólo olía a pureza busqué aquella voz que tan pronto me había descolgado de mi nube. Pero no la encontré (¿estaría tal vez dentro de mí?). Torcí mi cuello, y perdí mi vista entre el firmamento, mas, súbitamente, un nuevo lucero se iluminó. El aire comenzó ya a moverse a mi alrededor. Lo comprendí ya todo. El concierto ya había terminado. Seguía siendo aquel joven pianista, y todavía mis orejas se coloreaban demasiado con el frío del invierno. Me había extasiado hasta el punto de abandonar la consciencia en mi interpretación. Pero estaba de vuelta dentro de mí. Ya era tarde, y todo el mundo había abandonado la sala. Deslicé suavemente mi brazo por el interior de la manga de mi gabardina, y tomé mi ejemplar de “Cinco horas con Mario” que había escondido de la vista del público. Abandoné aquel precioso lugar sumergido en el silencio. Tan sólo el eco de mis pasos hacía acto de presencia. Abrí la puerta. Sólo me costó un momento, mientras de mi pelo descendían varios hilillos de agua, y la lluvia arreciaba sobre el suelo, en recordar cómo habían dialogado el arte, mi fiel compañero, mi valido, e incluso mi pañuelo para enjugar las lágrimas, junto a mi propia alma, el baúl de mis sentimientos. Sentí una punzada que traspasó mi corazón. ¿Para qué quería tanto arte? ¿Podría, dime, podría alguna vez desencadenarme de mis sentimientos? ¡Cuántas procesiones habrían desfilado ante mí o cuántas imágenes me habrían observado! ¡Ni me había inmutado!


Pero mi alma, abocada ya al mundo de lo sensible, abandonó mi cuerpo de cartón. Dicen que durante meses anduvo deambulando, solitaria, entre cada gota de rocío, entre cada primer rayo del amanecer, entre cada hoja que ondeaba con su caída la superficie de los ríos. Anduvo esperando la llegada de Jesucristo, y cuando aquel llegó, lo estrechó entre sus brazos invisibles y le acompañó todo el tiempo. Bajo farolas, luciérnagas de la noche, caminaron. Escucharon cómo el golpeo de las horquillas horadaba los adoquines, o la bruma que el mar de abatidas miradas perdidas desprende entre las callejuelas, a cuyos lados se aglutinan los altos y los pequeños edificios. Pero sobretodo, tras aprender a amar la Semana Santa conquense, pasó a formar parte de ella año tras año. Fundiéndose con sus nazarenos, saboreando cada trozo de su alajú, o llorando con ellos cada una de sus plegarias. Se escondió, en algún resquicio de la Catedral, para escapar a la oscuridad que cuando todo terminó, cubrió con su velo todas las cosas, soñando que el universo desfilara alguna vez por la calles de Cuenca en su Semana Santa. A la llegada de una Semana Santa: ¡Despierta Cuenca de la cadena fría que amordazó tu vientre y secó todo tu árbol! Escucha los tambores que arrastran tu letargo Hacia el mundo de Cristo, y su melancolía. ¡Abraza sus sonidos!¡Sonríe a sus mil banzos! Haz que broten las hojas de tus verdes aguas. Y grítale a la tierra: ¡Así es como yo ensalzo A todos mis hermanos la fuerza de sus calmas! Bajo el cielo de Lunas y estrellas apagadas Jesús llega a mi Cuenca y con Dios de la mano. El invierno ya acaba. El alma del bancero: Siento un leve susurro que me quema el hombro A cada paso que mis dedos se incrustan en el hielo De la noche. Ya no veo si donde piso es suelo, O en cambio, mi alma sube al cielo y yo me descompongo. ¡Dime amigo mío! ¿Crees que mi cuerpo de correcto modo Acompaña su danza? Partí con ropa y piel, y ahora tan sólo el alma Viaja bajo el silencio de este coro. Este coro de luces de farolas, De tulipas cansadas, Este coro en el que su silencio Es la voz más amarga. Ayer era yo el padre, en mi hogar, al lado de mi fuego. Hoy no conozco el tiempo ni entiendo las palabras. Hoy todos los hermanos lloramos a despecho, Bajo el amparo del amor que profesas a los hombres. Un gran dolor desborda nuestro pecho: Oír a nuestro lado, Jesús, cómo nos hablas De tu amor, que es eterno. Elegía a una Semana Santa que se va: Como muere cada gota de mis lágrimas Al elevar mí vista hacia tu rostro. ¡Así siento tu marcha! Como inhalo tus últimos suspiros ¡Así siento mi alma! Como escucho tus pasos, Como noto tu escarcha, Como bebo la luz que tú desprendes, ¡Así, mi enamorada, así noto la falta de mi pobre esperanza! Viniste y me llenaste, cruel Semana Santa, Y hoy�


RENOVACIÓN JUNTA DE DIPUTACIÓN DE LA HERMANDAD

En la Junta General del día 5 de Marzo se procederá a la elección mediante votación del Secretario de la Hermandad, según lo establecido en el Artículo Nº 26 de las Constituciones para el Régimen y Gobierno Interior de la Venerable Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad del Puente. ARTÍCULO 26 Los miembros de la Junta de Diputación, a excepción de los Hermanos mayores, camarera de la Virgen y Consiliario, serán elegidos por la Junta General para un mandato de dos años, renovable con arreglo a siguiente procedimiento: En la primera reunión anual ordinaria de la Junta General, mediante votación se elegirá o, en su caso reelegirá al secretario de la hermandad, quedando éste facultado para el nombramiento, excepción hecha del depositario, del resto de cargos que han de componer la Junta de Diputación durante los dos años siguientes. Al cargo de Secretario podrán optar todos aquellos Hermanos que estén presentes o debidamente representados mediante delegación escrita en la reunión de la Junta General, en el punto del Orden del Día referente a la renovación de la Junta de Diputación, los distintos candidatos a Secretario darán a conocer las diferentes personas que conforman sus candidaturas, debiendo especificar el hermano que ocupara el cargo de Depositario. En el caso de presentación de varias candidaturas se decidirá mediante votación. Las votaciones serán secretas, salvo que la Junta General decida lo contrario. Quedarán imposibilitados para el desempeño de cargos en ésta Hermandad, todos aquellos hermanos que sean miembros de la Junta de Diputación de otra Hermandad, a excepción de los Hermanos Mayores . La toma de posesión de los miembros electos tendrá lugar en la segunda reunión anual ordinaria de la Junta General, debiendo reunirse, en el plazo máximo de un mes a contar desde ésta, los miembros de la Junta de Diputación saliente y de la entrante a efectos de realizar el traspaso de libros, archivos y documentos, levantándose la correspondiente Acta.


MOMENTO MÁGICO

DESPEDIDA SOLEDAD DEL PUENTE Y NUESTRO PADRE JESÚS CAíDO Y LA VERÓNICA

Cuando la noche esparce sus primeros anhelos de muerte por el horizonte, y la Virgen camino de regreso a su ermita de la Virgen de la Luz, se detiene en el puente de la Trinidad, donde espera Nuestro padre Jesús Caído y la Verónica, para despedir a la Madre, estremecida por un dolor desgarrador, ya que la hora final de acerca y el drama de la Pasión queda finalmente reflejado en este Momento Mágico.


DESFILE PROCESIONAL Y UNIFORMIDAD

El desfile partirá de la Iglesia de Nuestra Señora de la Luz, a las 16,30 horas de la tarde del día 13 de Abril, debiendo presentarnos debidamente uniformados. Túnica morada, capuz de la Hermandad, guante blanco, cordones blancos con borlas moradas enlazados en la cintura y deberá colgar del lado izquierdo, rosario que enlazado a los cordones deberá colgar en el lado derecho y zapato negro. No debemos olvidar el calzado adecuado, nunca zapatillas deportivas (ni aunque sean de color negro). Es aconsejable también evitar los calcetines blancos y los pantalones inadecuados por el color, en el caso de que se vean por debajo de la túnica.


BANCEROS Y PORTA INSIGNIAS A los Banceros, se les recuerda que el día 10 de Abril (lunes) a las 16,00 h. se requiere su presencia en la nave Junta de Cofradías, con el fin de proceder a la PUESTA EN ANDAS y el día 15 de Abril (sábado) a las 9,30 h. para QUITARLAS, en la Iglesia Virgen de la Luz. Los Banceros deberán estar en la Iglesia Virgen de la Luz a las 16,00 h. del día 13 de Abril Jueves Santo, entrando por la puerta de la Sacristía a partir de ese momento, el Capataz de Banceros dirigirá la colocación de los mismos, aclarará cuantas dudas existan, dará las instrucciones correspondientes para el desfile procesional, siendo éstas de obligado cumplimiento. Los movimientos y descansos precisos durante el desfile los ordenará única y exclusivamente el Capataz de Banceros. Recibirán el brazalete que les identifica y confirma como Banceros de la Hermandad, debiendo entregarlo personalmente al Capataz de Banceros una vez finalizada la Procesión. Los Porta-insignias deberán entrar por la puerta de la Sacristía una vez iniciado el desfile de la procesión, partiendo de la Iglesia, perfectamente organizados.


Fundaci贸n Turismo de Cuenca Avda. Cruz Roja, 1 - 16003 CUENCA Tel. 969 241 050 - Fax 969 235 356 www.turismocuenca.com


SOLEDAD

ASOCIACIÓN CULTURAL SOLEDAD DEL PUENTE

VENERABLE HERMANDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD DEL PUENTE

Profile for Asociación Cultural "Soledad del Puente"

Revista SOLEDAD Nº 3 Año 2006  

Revista Soledad

Revista SOLEDAD Nº 3 Año 2006  

Revista Soledad

Advertisement