__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

MARZU 2018

XIV

VISITA ASTURIANA PA PESCUDAR L’ESTÁU DE LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA


XIV

VISITA ASTURIANA PA PESCUDAR L’ESTÁU DE LOS DERECHOS HUMANOS EN COLOMBIA


Estáu de los Derechos Humanos, de los Alcuerdos de Paz coles FARC y de los diálogos con ELN 2018

Visita realizada ente’l 2 y el 16 de marzu del 2018

“Que la paz nun mos cueste la vida” “La OACNUDH ta esmolecida n’estremo pol aumentu d’asesinatos de defensores de los derechos humanos, incluyendo a líderes sociales y comunitarios, magar los esfuerzos desplegaos pol Estáu pa reducir estos ataques.” OACNUDH 2018


La 14 Delegación Asturiana espresa’l so reconocimientu al texíu social y organizativu colombianu que consiguió auto-preservase pese a la persecución, al Sindicatu Nacional del Tresporte, SNTT pola solidaridá y a PBI pol acompañamientu.

Fotos: Delegación Asturiana, Edita: 14 Delegación Asturiana pa Pescudar l’Estáu de los Derechos Humanos en Colombia Imprime: Gráficas Ápel


La 14 Visita na otra Colombia Ente’l 2 y el 16 de marzu del 2018 la 14 Delegación Asturiana de Derechos Humanos en Colombia visitó zones de conflictu social y armáu nos departamentos d’Arauca, Casanare, La Guajira, Cauca, la zona d’Urabá y les ciudaes de Buenaventura, Tumaco, Apartadó, Cali y Yumbo. Realizó 11 audiencies a les qu’asistieron organizaciones sociales y víctimes, sindicatos d’obreros de l’agroindustria del bananu y de la caña d’azucre, pueblos indíxenes, comunidaes negres, sectores populares, organizaciones llabradores, Ongs de desarrollu y Derechos Humanos, colectivos culturales y relixosos y ambientales, ente otros. En Bogotá D.C. La Delegación Asturiana entrevistóse col Embaxador d’España en Colombia Sr. Pablo Gómez de Olea, la responsable AECID; el Director de la Misión pa Pescudar de la ONU en Colombia, Sr. Raúl Rosendi; Ministeriu del Interior, Ivón González, Directora de Derechos Humanos; Defensoría del Pueblu; Unidá de Busca de Persones Desapaecíes, UBPD; Xurisdicción Especial pa la Paz, JEP; Comisión pal Esclaramientu de la Verdá, la Convivencia y la Non Repetición, CEV; el diputáu Alirio Uribe y la Representante a la Cámara Ángela María Robledo, y cola Comisión Internacional del partíu FARC. Nel Casanare la Delegación reunióse cola Directora de la Defensoría Rexonal del Pueblu y con delegados-es de la Gobernación, la Fiscalía y la Policía.

La 14 Delegación Asturiana de Derechos Humanos en Colombia tuvo integrada por: TANIA GONZÁLEZ PEÑAS, Eurodiputada del Grupu Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica. Integrante de PODEMOS/España. Vicepresidenta de la Delegación del Europarlamentu pa les Relaciones colos Países de la Comunidá Andina. Componente de la Comisión de Tresportes y Turismu. Vicepresidenta del Grupu de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica. JAVIER COUSO PERMUY, Eurodiputáu del Grupu Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica. Integrante d’Izquierda Xunida/España. Vicepresidente de la Comisión d’Asuntos Estiriores del Parlamentu Européu. Componente de la Subcomisión de Seguridá y Defensa. Componente de la Delegación pa les Relaciones cola Asamblea Parlamentaria de la OTAN. RAQUEL GONZÁLEZ ESTEBAN, d’Inxeniería Ensin Fronteres Asturies. ALVARO VILLEGAS FUERTES, psicólogo, d’Asamblea Moza d´Asturies. MARCO ALEJANDRO ANTUÑA CAMPORRO, Voceru de les Xuntes de Trabayadores en Llucha d’Asturies, sindicalista de banca. CARLOS MEANA SUÁREZ, Abogáu llaboralista.


XANA SARAH EBRECHT, psicóloga, Asamblea Moza d’Asturies. JAVIER ARJONA MUÑOZ, de Soldepaz Pachakuti. DIEGO DIAZ ALONSO, asesor de Tania González Peñas, eurodiputada. JOSE ANTONIO GUTIERREZ DANTON, profesor del UCD, University College Dublin. JAVIER OROZCO PEÑARANDA, Coordinador del Programa Asturianu de Derechos Humanos y de la 14 Delegación Asturiana pa Pescudar l’Estáu de los Derechos Humanos en Colombia.

Audiencies y entrevistes 1. Audiencia cola Comunidá de Paz de San José d’Apartadó na zona humanitaria. San José d’Apartadó, 3 de marzu del 2018. 2. Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu. 3. Visita a la Zona parroquial de Normalización de La Florida, conceyu de Riosucio, Chocó. 4 de marzu. 3. Entrevista col Institutu Popular de Cultura, IPC y cola Asociación Llabradora Tierra y Paz, ACASA. San José d’Apartadó, 4 de marzu. 4. Audiencia colos Sindicatos de trabayadores de l’agroindustria bananera y palmera, SINTRACOL y SINTRAINAGRO. San José d’Apartadó, 5 de marzu. 5. Entrevista col Colectivu Socioxurídicu Orlando Fals Borda. Bogotá, 5 de marzu. 6. Audiencia nel departamentu d’Arauca, ciudá d’Arauca, 6 de marzu. 7. Audiencies nel territoriu del pueblu indíxena Wayúu y con SINTRACARBÓN. Provincia de La Guajira, del 6 al 8 de marzu. 8. Audiencia na provincia del Casanare, El Yopal, 7 de marzu. 9. Audiencies na provincia del Valle: Buenaventura y Visita al Espaciu Humanitariu de Puente Nayero. 8 de marzu. Cali, 10 de marzu. Entrevista con organizaciones sociales de Yumbo, 10 de marzu. 10. Audiencies na provincia del Cauca: Santander de Quilichao 9 de marzu. Visita al conflictu pola tierra na finca La Emperatriz, Caloto, Cauca, 9 de marzu. 11. Audiencia na provincia de Nariño, Tumaco, 9 de marzu. El domingu 11 de marzu, la 14 Delegación Asturiana participó en calidá de Misión d’Observación Electoral nos comicios pa Congresu de la República. Nun se pudo obtener el permisu pa visitar prisioneros políticos na cárcel de Picaleña-Ibagué. Les impresiones de la Delegación presentáronse en rueda de prensa’l 15 de marzu en Bogotá.


Í

Presentación .................................................................................................................................................. 9 Situación de los Derechos Humanos en Colombia nel 2017 ...................................................... 10 Estáu de los Alcuerdos de L’Habana y del procesu de PAZ coles FARC ......................... 13 Estáu de los diálogos col ELN ....................................................................................................... 15

N D

Rexones visitaes ........................................................................................................................................... 16 1. Ataques a la dirixencia social, defensores de los Derechos Humanos ........................ 22 2. Execuciones estraxudiciales. DIH ........................................................................................... 27 3. Paramilitarismu ............................................................................................................................. 28 4. Desapaición forzada de persones. Población en situación d’esllarigamientu ......... 30 5. Persones privaes de la llibertá. Tortures, tratu cruel inhumanu o degradante ........ 31 6. Víctimes. Muyeres. Neños-neñes y adolescentes. LGBTI ............................................... 32 7. Impunidá .......................................................................................................................................... 32 8. Pueblos indíxenes. Poblaciones afrocolombianes, negres, palenqueres y raizales .......... 34

I

9. Empreses y Derechos Humanos ............................................................................................... 36 10. Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales ........................................ 38 Conclusiones ................................................................................................................................................. 40 Recomendaciones ........................................................................................................................................ 42 Anexos: ............................................................................................................................................................ 42

z

Sigles usaes ............................................................................................................................................ 42 Organizaciones ya instituciones entrevistaes ........................................................................... 44 Traducción: ESTHER CASTRO


Presentación Nel estensu percorríu per Colombia la XIV Delegación Asturiana constató los esfuerzos de les organizaciones sociales por caltener viva la llama de la equidá, de la paz y de los Derechos humanos, a pesar del riesgu qu’implica defendelos. Nes rexones visitaes hai conflictu social y armáu. La espansión de los grupos parmilitares y la reconfiguración de les guerrilles y otros grupos permiten afirmar que, magar la importancia de los Alcuerdos de L’Habana, estes zones del país nun tán en paz y siguen cometiéndose nelles violaciones graves y masives de los Derechos Humanos y del DIH, con responsabilidá por acción o por omisión de la fuerza pública. Nes recomendaciones aceptaes pol gobiernu colombianu nel últimu Exame Periódicu Universal de los Derechos Humanos y nos Alcuerdos de Paz soscritos pol Estáu coles FARC, hai midíes que nun se tán aplicando pa que Colombia avance na solución de los problemes estructurales que xeneren violencia: repartu y titulación de tierres, combate a la impunidá y a los grupos paramilitares, cambios na doctrina militar, reconocimientu de los derechos de les víctimes. L’andamiaxe de la paz coles FARC ta debilitándose por cuenta sectores del poder económicu, políticu y militar que torguen les midíes del Alcuerdu. L’incumplimientu de lo pactao y la captura de dirixentes farianos con fines d’estradición a los Estaos Xuníos causen más incertidume que repercute na mesa de diálogos establecida en L’Habana col ELN.

Esmolez la falta garantíes pa la dirixencia social que ta siendo amenazada, persiguida, asesinada con impunidá y de forma sistemática sobre too n’árees nes qu’hai oposición social a grandes proyectos agroindustriales y minero-enerxéticos y nes que’l terror paramilitar ye útil pal empresariáu nacional o estranxeru. Recibimos cuestionamientos al Fondu Colombia en Paz del que forma parte’l Fondu Fiduciariu Européu pa la Paz de Colombia por falta d’operatividá y tresparencia, asuntos qu’orixinen esmolecimientu. Asturies recibe pa les térmiques carbón importao de Colombia, arrincao en condiciones que violen derechos humanos, llaborales, sindicales, creando un gran impactu ambiental y social que pon en riesgu’l territoriu y la supervivencia del pueblu indíxena wayúu y el d’otres comunidaes del Caribe. A estes realidaes enfréntase la fuerte movilización social colombiana na que xueguen un papel mui importante les organizaciones de muyeres. Nesi acumuláu organizativu encama la esperanza de paz con xusticia social que constatamos nel nuestru estensu percorríu.

Tania González Peñas Eurodiputada del Grupu Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica


10

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu Situación de los Derechos Humanos en Colombia nel 2017 “La OACNUDH ta esmolecida n’estremo pol aumentu d’asesinatos de defensores de los derechos humanos, incluyendo a líderes sociales y comunitarios, magar los esfuerzos desplegaos pol Estáu pa reducir estos ataques”. OACNUDH 20181 “L’énfasis pol respetu de los derechos humanos cala les nuestres rellaciones billaterales con Colombia. Les polítiques colombianes p’ameyorar el respetu hacia los derechos humanos produxeron llogros importantes nos caberos años, pero los temes rellacionaos coles execuciones estraxudiciales, la impunidá, l’esllarigamientu y la violencia contra les poblaciones más débiles y los sindicalistes, siguen siendo un problema seriu”.2 Embaxada d’EUA en Bogotá. Colombia, con más de 8 millones de víctimes rexistraes, sigue afectada pol conflictu social y armáu orixináu nel usu de la violencia pa capturar rentes y territorios y, nos años caberos, pa facer control sobre la población de rexones con proyectos agroindustriales, minero-enerxéticos, o del interés de los EUA, con un papel que foi determinante durante la confrontación coles FARC y sigue siendo na etapa de desarrollu de los alcuerdos de paz. El 2017 foi’l primer añu d’implementación de los alcuerdos ente l’Estáu y les FARC, l’añu nel qu’hebo’l primer cese al fueu billateral col ELN productu de la mesa 1

Informe añal del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia al Conseyu de Derechos Humanos, 37o periodu de sesiones, 26 febreru-23 marzu 2018

2

https://co.usembassy.gov/es/our-relationship-es/official-reportses/

de diálogu de Quito, y l’únicu en décades nel que baxaron los índices xenerales de violencia y los de persones firíes o muertes n’acciones dientro del conflictu armáu internu, pero esa violencia concentróse contra la dirixencia social a pesar del gastu en seguridá, defensa, protección. Según el Bancu Mundial, Colombia duplicó’l so gastu en defensa dende 1960, algamando nel 2016 el 3,4% del PIB3. Esti gastu afecta la inversión social n’educación, salú, agua potable, saniamientu básicu, etc. La militarización incide negativamente na situación de los Derechos Humanos como pasa nes rexones visitaes pola nuestra Delegación. La fuerza pública guíase pola doctrina del enemigu internu reforzada dende hai un añu pola Doctrina Damasco que se fundamenta según el Ministeriu de Defensa en “1. El principiu romanu: preparanos pa la guerra, porque tamos llistos pa la paz”.4 La presencia militar masiva ye temida pola población rural porque conlleva, según les denuncies recibíes del Catatumbo, Urabá, Arauca, Casanare, Boyacá, Cauca, Valle y Nariño, violaciones graves de los Derechos Humanos y del DIH como: la ocupación y destrucción de bienes protexíos por contribuir al acomodu de la población civil, cases, escueles, centros de salú, carreteres, acueductos; violaciones 3

https://datos.bancomundial.org/indicador/MS.MIL.XPND. GD.ZS,

4

https://twitter.com/mindefensa/status/626534736471687168


de los derechos humanos en Colombia

al principiu de distinción ente combatientes y población civil, usu de menores pa xeres d’intelixencia, creación de redes de cooperantes civiles; empadronamientos illegales; estigmatización contra organizaciones, dirixentes sociales y comunidaes acusaes públicamente por autoridaes civiles y/o militares de ser guerrilleros o collaboradores, estigmatización y tratamientu militar a les movilizaciones sociales acusaes de tar infiltraes pola guerrilla, siendo frecuente l’usu illegal y arbitrariu d’armes de letalidá reducida como gases disparaos directamente al cuerpu les persones, usu pola policía antimotinos ESMAD d’armes non convencionales, violencia sexual, tortura física y sicológica pa obtener información. Nel 2017 hebo más de 440 ataques contra la dirixencia social colombiana (un 26% muyeres) con un saldu según la OACNUDH de 121 líderes sociales y comunitarios asesinaos5 nes provincies del Cauca, Antioquia, Valle, Córdoba, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Cesar, Risaralda, Caquetá, Meta, Atlántico, Bogotá D.C., Caldas, Guaviare, La Guajira, Tolima, Arauca, Bolívar, Casanare, Huila, Magdalena, Sucre, quier dicise, nel 70% del territoriu nacional y de manera notoria nes zones onde hai economíes 5

Informe añal del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia al Conseyu de Derechos Humanos, 37o periodu de sesiones, 26 febreru-23 marzu 2018

illegales, rexones con proyectos agroindustriales o mineroenerxéticos y nos territorios nos que’l control de les FARC se sustituyó polos grupos paramilitares, l’ELN, les unidaes farianes opuestes al alcuerdu de paz. La violencia contra la dirixencia social ta creciendo nes ciudaes. Dende hai ocho años la Corte Constitucional y dende dos el Conseyu d’Estáu pidieron al gobiernu protexer de manera efectiva a la dirixencia social y les sos organizaciones, concediéndo-yos midíes de protección colectives. Nel últimu Exame Periódicu Universal -hai cuatro añosel gobiernu colombianu comprometióse a protexelos de manera efectiva, pero nun hai entá garantíes pa la vida de les persones que defenden los Derechos Humanos, nin pa los excombatientes, pues al menos 37 exguerrilleros de les FARC fueron asesinaos durante l’añu. Sicasí, “La policía ta desbordada. Nun hai abonda fuerza pública y la distribución de la fuerza faise dende’l nivel central. Nel Morro tenemos dos unidaes pa protexer a los líderes, ye poco, hai que protexer tamién por un conveniu a les empreses”.6 Nun hai garantíes pa la vida de la dirixencia social y política d’oposición. La llegada de la 14ª Delegación Asturiana coincidía col atentáu contra’l candidatu presidencial Gustavo Petro en Cúcuta. Na Comunidá de Paz de San 6

Entrevista con instituciones públiques de la provincia de Casanare, El Yopal, 7 de marzu

11


12

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

José Apartadó los paramilitares forzaben a reuniones a los habitantes de les parroquies nuna zona copada pol Exércitu Nacional y amenazaben con entrar a la zona humanitaria a asesinar a los dirixentes, lo qu’obligó a la nuestra Delegación a pernoctar na Comunidá de Paz. El 9 de marzu, poques hores depués de que visitáremos la finca La Emperatriz, firíen nun atentáu al exgobernador indíxena del resguardu d’Huelles- Caloto, Nelson Pacué. Continúa l’usu abusivu de la xusticia. L’Asociación Nomadesc, la Universidá Intercultural de los Pueblos, el Procesu de Comunidaes Negres, el Movice y el Congresu de los Pueblos, denunciaron que “Les autoridaes detuvieron esti vienres a 30 líderes y defensores de derechos humanos que desarrollen la so actividá nos departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño, al suroeste del país. Ente les persones deteníes hai varios líderes pertenecientes a comunidaes indíxenes y afrodescendientes. “Evidénciase que les persones deteníes asistieren a la mesa de diálogu col ELN que se ficiere en Quito – Ecuador y que taríen siendo sindicaes por rebelión y rellacionaes a esti grupo armáu”.7 Los paramilitares siguen operando con nomes diversos y van controlando más territorios. Dalgunos observadores afirmen que los paramilitares tendríen presencia en más de 230 conceyos del país y en departamentos como 7

Comunicáu “SOS Detenciones arbitraries líderes y defensores de DDHH. Cali, 20 d’abril del 2018

Antioquia’l 70% del país cola complicidá de la fuerza pública. Los paramilitares Águiles Negres, l’Exércitu Antirrestitución, les Autodefenses Gaitanistes de Colombia, según Xusticia y Paz, siéntense traicionaes por Uribe Vélez y tán compuestes por militares, la estrema derecha, grupos de sicarios al serviciu de ganaderos y empresarios. El gastu en protección pa persones en riesgu tiende a crecer y cuestíonase la so eficacia. Nun hai mecanismos efectivos de prevención de los ataques, nun funciona na práctica’l Sistema d’Alertes Tempranes por falta de coordinación nel gobiernu. La sociedá colombiana tien una desigual concentración de la propiedá, de la tierra, de la renta y del ingresu, lo que xunto cola corrupción xenera esclusión social y persecución política qu’atiza un conflictu civil nel que l’axenda básica ye la esixencia de xusticia social a un Estáu ausente que respuende con amenazes, estigmatizaciones y con un usu desproporcionáu de la fuerza que l’añu pasáu dexó 14 persones muertes a manes de la fuerza pública en Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Catatumbo. L’ausencia de servicios del Estáu y l’imperativu de sobrevivir llevaron a miles de families marxinaes na selva a cultivar coca, mariguana o amapola. Los cultivadores espresaron la so disposición de sustituyilos de manera concertada y en dalgunes rexones ficieron l’arranque voluntariu, es-


de los derechos humanos en Colombia peren títulos de propiedá de les sos tierres y midíes d’apoyu a la economía llabradora, pero atópense con arranques militarizaos y forzosos qu’incumplen compromisos soscritos pol gobiernu coles comunidaes movilizaes y coles FARC d’impulsar proyectos productivos y desarrollu integral. L’arranque forzosu, que condena a la fame a miles de families llabradores, incrementa la conflictividá social y respuende a les presiones del gobiernu de los EUA. El Presidente Donal Trump espresó: “El gobiernu de los Estados Xuníos consideró seriamente designar a Colombia como un país qu’evidentemente falló n’incorporar les sos obligaciones (…) debío al crecimientu estraordinariu de cultivos de coca y producción de cocaína nos últimos tres años, incluyendo un récord de cultivos (d’usu illícitu) nos últimos 12 meses”.8

Estáu de los Alcuerdos de L’Habana y del procesu de PAZ coles FARC “La paz de Colombia traviesa ún de los momentos más difíciles tres la firma del Alcuerdo Final en L’Habana. La xurisdicción Especial pa la Paz, componente trescendental del Alcuerdu, desfiguróse nos debates del parlamentu y el so textu actual nun ye’l pactáu ente les partes. La Reforma Política fundióse nel mar convulsu de la politiquería. Nun tuvieron meyor suerte les Circunscripciones Territoriales Especiales de Paz. Siguen en prisión más de 600 integrantes de les FARC. La Fiscalía bloquió nel Congresu l’aprobación de la llei de tratamientos penales alternativos pa pequeños cultivadores, y ensin esta aprobación ye impo8

International Narcotics Control Strategy Report. Departamentu d’Estáu de los Estaos Xuníos. Marzu/18

sible poner en marcha los programes de sustitución de cultivos. Ensin Reforma a la llei 152 nun tenemos un Plan Marcu d’Implementación; nun hai desembolsos pa impulsar proyectos productivos, nun despega la titulación de tierres y los asesinatos d’excombatientes y líderes sociales nun paren. Nesti ambiente, sentimos que los Alcuerdos de Paz de L’Habana nun tuvieron un compromisu del Estáu, nin de cumplimientu pol conxuntu de la institucionalidá”.9 El gobiernu incumplió’l 80% de los compromisos que soscribió a nome del Estáu coles FARC y hai denuncies ya investigaciones en cursu por corrupción nel destín de dinero aportao pa l’asistencia a los excombatientes y pa l’adecuación de la mayoría de los 26 campamentos a los que llegaron hai más d’un añu cerca de 7.000 guerrilleroses que dexaron les armes en xunu/17, cumpliendo los compromisos de concentrase y desarmase. Hai sectores económicos, políticos, militares y del ámbitu de la xusticia influyentes, que torguen el cumpli9 Intervención de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en reunión de balance y análisis del primer añu d’implementación de los Alcuerdos de L’Habana. https:// www.farc-ep.co/comunicado/analisis-sobre-el-estado-de-laimplementacion-del-primer-ano-de-los-acuerdos-de-la-habana. html.

13


14

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu metan al SIVXRNR. Cuando s’alegue, respecto d’un integrante de les FARC-EP o d’una persona acusada de ser integrante de dicha organización, que la conducta atribuyida na solicitú d’estradición aportare con posterioridá a la firma del Alcuerdu Final, la Sección de Revisión del Tribunal pa la Paz va evaluar la conducta atribuyida pa determinar la fecha precisa de la so realización y decidir el procedimientu afayadizu”.10

mientu d’unos Alcuerdos que, d’aplicase, diben ameyorar la democracia, l’estáu de derechu, la equidá, los Derechos Humanos. Esmolecen los efectos sobre’l procesu de paz coles FARC y sobre los diálogos col ELN que tendrá la detención ordenada pola Fiscalía con fines d’estradición a los EUA de Zeuxis Hernández, exdirixente guerrilleru que, a la lluz de los alcuerdos- debía ser xulgaú en Colombia pola Xusticia Especial pa la Paz: “CAPÍTULU V. ESTRADICIÓN. Artículu transitoriu 19. Sobre la estradición. Nun se podrán conceder la estradición nin tomar midíes d’aseguramientu con fines d’estradición respecto de fechos o conductes oxetu d’esti Sistema y en particular de la Xurisdicción Especial pa la Paz, ocasionaos o aportaos durante’l conflictu armáu internu o con ocasión d’esti hasta la finalización del mesmu, trátese de delitos amnistiables o de delitos non amnistiables, y n’especial por nengún delitu políticu, de rebelión o rellacionáu colos anteriores, yá se cometieren dientro o fuera de Colombia. Dicha garantía de non estradición algama a tolos integrantes de les FARC-EP y a persones acusaes de formar parte de dicha organización, por cualesquier conducta realizada con anterioridá a la firma del alcuerdu final, p’aquelles persones que se so-

A la falta de garantíes físiques pa los integrantes del partíu FARC sumóse la falta de seguridá xurídica al nun s’aplicar dafechu la llei d’amnistía ya indultu, polo que-y piden al signatariu del Alcuerdu, el Presidente Santos que “Ordene lliberar yá a los centenares de prisioneros farianos que siguen presos nes cárceles, porque a dalgunos xueces d’execución de penes, nun-yos apeteció, y nun recibieron nenguna amonestación o sanción por denegación de xusticia. Qu’actualicen les bases de datos de la Fuerza Pública pa que nun se sigan deteniendo a guerrilleros amnistiaos”.11 Centenares d’excombatientes abandonaron les zones de concentración pola falta de proyectos productivos pa reinsertase a la vida civil, y pol acosu y les amenaces de los grupos paramilitares sobre estos llugares, asina como pol asesinatu de los sos integrantes y familiares. “Debemos reiterar el nuestru esmolecimientu pol crecimientu, cada vez mayor, de la inconformidá y desencantu de los antiguos guerrilleros nos espacios territoriales polos incumplimientos del Gobiernu. Nun se ve nenyures pro10 Actu Llexislativu 01 del 04 d’abril de 2017. Cámara. Per aciu del que se crea un títulu de disposiciones transitories de la Constitución pa la terminación del conflictu armáu y la construcción d’una paz estable y duradera y se dicten otres disposiciones. 11 Intervención de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en reunión de balance y análisis del primer añu d’implementación de los Alcuerdos de L’Habana. https:// www.farc-ep.co/comunicado/analisis-sobre-el-estado-de-laimplementacion-del-primer-ano-de-los-acuerdos-de-la-habana. html.


de los derechos humanos en Colombia

yectos productivos en desarrollu que no sían los adelantaos polos esfuerzos colectivos de los excombatientes a traviés de cooperatives fundaes por ellos, aportando los pocos recursos de la bancarización”.12 “Nun imaxinamos hasta ónde complicaríen el desarrollu de los alcuerdos. El gobiernu cumplió’l 15% y les FARC el 100%. Cumplimos col cese al fueu de manera impecable, concentrémonos, ficimos dexación individual d’armes, entreguemos 900 caletes con esplosivos y armes non convencionales, ficimos el 100% del desmináu humanitario, entreguemos a los menores d’edá y los bienes de la economía de guerra, quedemos ensin nada, nun cumplen col pagu mensual del 90% del salariu mínimo a tres mil compañeros. Les FARC siguen apaeciendo na Lista Clinton y nun hai seguridá xurídica, quieren estraditanos; la Fiscalía Xeneral pon la paz en peligru por trabayar pa los intereses de los EUA. Fáltanos asistencia xurídica, los países garantes pondríen unos 30 abogaos. La XEP yera pa les dos partes, non sólo pa que nos l’apliquen a nosotros, hai 650 presos que yá debíen tar llibres. Con 12 Intervención de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en reunión de balance y análisis del primer añu d’implementación de los Acuerdos de L’Habana. https:// www.farc-ep.co/comunicado/analisis-sobre-el-estado-de-laimplementacion-del-primer-ano-de-los-acuerdos-de-la-habana. html.

too ratificámonos na voluntá de paz y llamamos a esixi-y al gobiernu que cumpla, apoyar la reinserción con proyectos productivos, apadrinar zones de transición nes qu’hai una esplosión de vida col nacimientu de munchos bebés”.13 La reinserción va camín del fracasu. “Les FARC cumplieron. Nun vemos planes nin estratexes pa la reinserción y les FARC tienen planes de proyectos productivos, la falta d’apoyu del Estáu, esos atrasos orixinen divisionismu, menos de la mitá de los exguerrilleros permanecen nes zones collacionales. Preocúpanos que los cuestionamientos al estáu del procesu terminen llevando l’agua al molín escontra la paz”.

Estáu de los diálogos col ELN La Mesa de Diálogos col ELN instalóse’l 7 de febreru/17 en Quito p’abordar los puntos siguientes: 1. Participación de la sociedá na construcción de la paz, 2. Democracia pa la paz, 3. Tresformaciones pa la paz, 4. Víctimes, 5. Fin del conflictu armáu. 6. Implementación. La negativa anunciada’l 18 d’abril/18 pol gobiernu d’Ecuador -llueu de conocese l’asesinatu de tres periodistes- de siguir siendo sede y garante de les conversaciones ente l’ ELN y el gobiernu colombianu, obligó a les partes a un cambiu de llugar y punxo sobre la mesa la necesidá de que se declare un cese billateral ya indefiníu del fueu y de los enfrentamientos con base nos resultaos del cese al fueu billateral que funcionó ente’l 1u d’ochobre y el 9 de xineru/18. “Col propósitu de concretar acciones y dinámiques humanitaries, el Gobiernu Nacional y l’ Exércitu de Lliberación Nacional, alcordaron desarrollar un cese 13 Entrevista cola Comisión Internacional de les FARC. Bogotá, 14 de marzu

15


16

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

al fueu, billateral y temporal que reduza la intensidá del conflictu armáu. El so oxetivu primordial ye ameyorar la situación humanitaria de la población. Esti cese va entamar a partir del 1 d’ochobre de 2017 y va acabar el 9 de xineru de 2018”. “Magar la firma del alcuerdu de paz, el conflictu armáu intensificóse en dalgunes zones de Colombia como consecuencia de los enfrentamientos armaos ente guerrilleros del ELN, grupos paramilitares y fuerces del Estáu que trataben d’enllenar el vacíu de poder provocáu pola desmovilización de les FARC. El 27 de payares, 13 persones morrieron como consecuencia d’un enfrentamientu ente disidentes de les FARC y componentes del ELN en Magüí Payán, provincia de Nariño”.14 El gobiernu refugó la voluntá de diálogu espresada pol EPL nos últimos años. En rexones onde coinciden les dos guerrilles ELN – EPL, como pasa nel Catatumbo, el cese al fueu col ELN pue vese afectáu poles acciones contra esta insurxencia.

14 https://www.amnesty.org/es/countries/americas/colombia/reportcolombia/

Rexones visitaes Nes rexones visitaes, Arauca, Casanare, Urabá, La Guajira, Buenaventura, Tumaco, Valle y Cauca, los testimonios y documentos señalen la persistencia grave de les amenaces de muerte, ataques y asesinatos impunes de líderes y lidereses sociales, cometíos N’árees controlaes pola fuerza pública y polos paramilitares, espardíos agora a rexones nueves. Estos ataques seríen la continuidá de la persecución contra les comunidaes, organizaciones y liderazgos opuestos a la inequidá, a la esclusión, a la espansión de la minería, les hidroeléctriques y en xeneral, a la estracción descomanada de recursos y a l’acumulación por espoliu. Les comunidaes n’Arauca, Cauca y Tumaco tán esmolecíes pola espansión de grupos armaos que copen les rexones abandonaes poles Farc ensin que la fuerza pública actúe de manera eficaz pa impedilo y n’ocasiones actuando en comuña con ellos. Les organizaciones entrevistaes coinciden en denunciar que’l Gobiernu nun les escucha, nun atiende recomendaciones, nun actúa de manera eficaz pa desmantelar el paramilitarismu de les Águiles Negres, Autodefenses Gaitanistes, Exércitu Anti Restitución, Clan Úsuga o Clan del Golfu, los Rastroxos, y organizaciones d’ámbitu local como Los Puntilleros, La Constru, Los Pachenga, el Clan Isaza, Los Pachelly, ACN, Los Chatas, Los Trina, Nueva


de los derechos humanos en Colombia Xeneración, La Mano que Llimpia, La Oficina, La Empresa, Cordillera, Los Paisas, Nuevu Orde, Nuevu Renacer AUC. Urabá. Nun hai garantíes pa la vida de decenes de líderes sociales de llabradores, de les negritúes, de les zones humanitaries, de biodiversidá y sindicalistes amenazaos de muerte na rexón d’Urabá. Hai amenaces contra Sintracol Apartadó, integrantes d’UP, ACASA, RUBER MARÍA GARCÍA VÁZQUEZ, JESÚS Mª CASTAÑO SERNA, LUIS LEONEL LÓPEZ GARCÉS, JORGE FREDDY VIDAL PUERTO, JESÚS A. ALVAREZ CARTAGENA, CRISTOBAL HIGUITA, NESTOR TAPIA, ESNEDA LÓPEZ.15 El grupu paramilitar AGC declaró oxetivu militar a líderes de les comunidaes afrocolombianes: MANUEL DENIS BLANDÓN, ELKÍN ROMAÑA, ROMUALDO SALCEDO, ERASMO SIERRA, BENJAMÍN SIERRA, ARGEMIRO BAILARÍN, FÉLIX ALVARADO reclamantes de tierres del territoriu colectivu de Jiguamiandó. Asina mesmo, les y los líderes de Curvaradó María Ligia Chaverra, Eustaquio Polo, Eleodoro Polo, Yomaira González, James Ruíz, Enrique Petro, Enrique Cabezas, Luis Felipe Triana. Y de Pedeguita y Mancilla Mary Hernández, Ledys Tuirán, Marlene Benítez. El 26 de xunu/17 La Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, otorgó midíes provisionales de protección pa la Comunidá de Paz de San José d’Apartadó. El gobiernu colombianu nun cumplió con esi mandatu. Según les denuncies recibíes, la presencia paramilitar creció nel 2017 en toles rexones visitaes y nun se combaten, anque les Comunidaes de los territorios Colectivos del Curvaradó entregaron al gobiernu los datos de 47 sitios dende onde controlen a la población civil, amenacen, asesinen y siguen col reclutamientu de rapazos. Recibimos 15 Audiencia colos Sindicatos de trabayadores de l’agroindustria bananera y palmera, SINTRACOL, SINTRAINAGRO. San José de Apartadó, 5 de marzu

denuncies de qu’al menos se reclutaren 50 xóvenes en San José d’Apartadó nos últimos meses. Recibimos denuncies asemeyaes en Tumaco y Yopal. Les comunidaes afro que viven nes cuenques de los ríos Curvaradó y Jiguamiandó, Tumaradó, La Larga, Pedeguita y Mancilla, tán sometíes a les persecuciones y les amenaces del grupu paramilitar AGC qu’actúa baxo la tolerancia de la fuerza pública que namás protexe a los empresarios. La llegada del ELN agravó’l panorama nes zones humanitaries y de biodiversidá. Les comunidaes propietaries de los territorios colectivos d’Urabá esixeron del gobiernu solución a estos puntos: garantíes, protección individual y colectiva; presencia de la fuerza en 47 puntos d’Urabá nos qu’hai concentración paramilitar; xusticia; restitución de les tierres robaes.16 Les families de los lideres asesinaos HERNAN BEDOYA y MARIO CASTAÑO tán desamparaes pol gobiernu y esixen protección, xusticia y repación familiar. “La rexón del norte antioqueñu conozse pol enorme potencial d’esplotación minera y ganadera, amás de contar con ríos “represables” que xeneraron megaproyectos d’infraestructura enerxética. Esto fizo que se construyan megaproyectos ensin el consentimientu total de los pobladores, orixinando un fenómenu de concentración de 16 Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu

17


18

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

tierres y esllarigamientos, produciendo les tases de mayor esllarigamientu de los últimos años, namás superao poles cifres d’esllarigaos del Bajo Cauca antioqueñu, según cifres del 2016-2017 de la Unidá de Víctimes”.17 Dende 1997 la población de la Comunidá de Paz de San José d’Apartadó niégase a empuñar armes o a apoyar a les partes en conflictu armáu. Dende esi añu más de 200 persones de la Comunidá de Paz fueron asesinaes o desapaecíes y otres fueron amenazaes nos últimos meses por grupos paramilitares que se mueven con llibertá nuna rexón controlada por miles d’efectivos de la Décimo Séptima Brigada del exércitu nacional. La Comunidá de Paz denunció dende hai dos años l’aumentu de l’actividá del grupu paramilitar Autodefenses Gaitanistes de Colombia, qu’incursiona nes collaciones amenazando y poniendo en peligru a los pobladores. Afecta al Estáu de derechu’l que nun se cumplan les Sentencies de la Corte Constitucional y de los xueces qu’ordenen la restitución de les tierres confiscaes con violencia a les comunidaes negres. Sería una omisión grave del deber de la fuerza pública pa beneficiu del empresariáu ocupante de mala fe, el que la fuerza pública n’Urabá se tea negando -según les denuncies- a cumplir órdenes de 17 https://www.elespectador.com/noticias/nacional/antioquia-latrinchera-del-paramilitarismo-articulo-728377

les autoridaes civiles que-yos piden acompañar l’abandonu de les finques usurpaes pa devolveles a les comunidaes en cumplimientu de sentencies xudiciales. “Equí l’exércitu nun collabora cola xusticia, ta xunto a los empresarios, qu’aprovechen el pasu del tiempu pa cambia-y el nome a les finques y enredar más la situación de fechu.”18 “La Defensoría acompaña la orde xudicial de restitución, l’Inspector de Policía del llugar coordina cola fuerza l’abandonu, y si nun cumplen ye un tema de Procuraduría por omisión del deber”. El departamentu del Valle del Cauca “ye una rexón peligrosa pa la defensa de los Derechos Humanos, pa los reclamantes de tierres en mediu de la llucha de grupos armaos pol control de la minería illegal. Los desplazaos de les zones que controlaben les FARC lleguen a barrios como Siloé y sector lladera onde hai control de los paras poles redes de microtráficu”.19 En Buenaventura “Somos víctimes del Desarrollu y de la espansión portuaria. Tenemos 400 mil habitantes, el 74% na probitú y ente ellos el 80% en probitú estrema, 49% de desemplegu, ingresu per cápita de €22, namás hai agua potable 3 hores al día y nun hai hospital en condicio18 Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu/18 19 Audiencia con organizaciones sociales del Valle. Cali, 10 de marzu


de los derechos humanos en Colombia nes, siendo la capital del Pacificu que tien’l 80% del territoriu habitable comprometíu con proyectos empresariales, poniendo en peligru la permanencia y la pervivencia de la población”.20 Aumenta la esclusión, la miseria, l’espoliu violentu de los terrenos de baxamar, l’asesinatu de líderes como TEMISTOCLES MACHADO, del que, según les denuncies, van sacar provechu les empreses navieres y portuaries. Les acciones d’empoderamientu demientres el paru cívicu y l’adopción d’un plan de soluciones pa los problemes de la ciudá reactivaron al movimientu social y abrieron espacios de confluencia pa la defensa de los Derechos Humanos. A pesar del terror, los trabayadores del muelle de Buenaventura volvieron depués de 25 años a votar una fuelga y llograron un alcuerdu llaboral soscritu pol Sindicatu Nacional de Trabayadores de Rama, Servicios de la Industria del Tresporte y Loxística de Colombia, SNTT, y la empresa Sociedá Portuaria. Estos trabayadores enfréntense a emplegos ensin cotizaciones, a la tercerización en forma de microempresarios qu’asumen riesgos pero non ganancies, persecución sindical, discriminación salarial, despidos por sindicación, mientres que denuncien que l’estáu colombianu nun media nin intervién pa protexer los derechos llaborales. Los pobladores de les zones de baxamar en Buenaventura y la rexón del entornu tán siendo desaposiaos con violencia de los sos territorios colectivos y de les sos propiedaes ganaes a la mar rellenando con escombros. Los proyectos de los inversionistes xeneren violencia y desplazamientos forzaos. Los indicadores más altos de violencia coinciden nos terrenos en disputa polos proyectos d’espansión de los puertos. Esto traduzse en desaposiar, invasión de terrenos, amenaces, asesinatos, restricción de movimientos, pérdiga de práctiques tradicionales de producción de les comunidaes negres afrourbanes. El colectivu de pescadores y cabotiadores denuncien que los recursos públicos se de-

díquen a les empreses portuaries y olvídense de la pesca y el cabotaxe, cuando ye la mayor fonte de trabayu del Pacíficu colombianu asina como garantiza seguridá alimenticia, siendo un sector mayoritariamente femenín (52%). Les muyeres, fuertemente organizaes y empoderaes, denuncien alta tasa de feminicidios, falta d’accesu a servicios sicolóxicos y d’emprendimientu, falta d’accesu a espacios de toma de decisiones. “Somos víctimes del desarrollu de proyectos como’l Puertu Industrial d’Aguadulce, Puertu Industrial del Delta del ríu Dagua, Puertu d’agües profundes en Bahía Málaga, Puertu Solo, espansión del Puertu de la Sociedá Portuaria Rexonal de Buenaventura, Puertu Internacional de Cargues, Aeropuertu Internacional de Cargues, Terminal de Contenedores de Buenaventura, Complexu Turísticu y Hoteleru, Complexu Industrial y Portuariu, Zona d’Espansión Industrial, Centru d’Actividaes económiques, ampliación de la vía alterna. Amenazen la pervivencia y la permanencia de miles de persones que yá tán escluíes”.21 Les organizaciones sociales de Buenaventura denunciaron l’usu abusivu de la fuerza demientres el paru cívicu del 16 de mayu/17 nel qu’alzaron énte’l gobiernu un Pliegu de Soluciones pa facer efectivos los derechos económicos, sociales y culturales. La fuerza pública usó la violencia con-

20 Audiencia en Buenaventura y Visita al Espaciu Humanitariu de Puente Nayero. 8 de marzu

21 Audiencia en Buenaventura y Visita al Espaciu Humanitariu de Puente Nayero. 8 de marzu

19


20

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

tra manifestantes pacíficos afectando a 205 menores y a 29 adultos, 16 más sufrieron firíes de bala o traumatismos por golpes. Depués de la firma de los alcuerdos del paru, varios líderes sociales recibieron amenaces de muerte y 75 persones esperen pa la valoración de riesgu por parte de la Unidá Nacional de Protección (UNP). Les persones qu’integraron la dirección del paru cívicu de Buenaventura fueron amenazaes y tán desprotexíes, cuatro fueron desplazaes a la fuerza depués del asesinatu de TEMÍSTOCLES MACHADO, cinco más fueron intimidaos y amedranaos en marzu. Les denuncies señalen qu’hai homes armaos intimidando nos barrios Oriente ya Isla de la Paz. En La Guajira pudo constatase que’l carbón arrancao pol consorciu El Cerrejón tien un costu mui altu pa les comunidaes indíxenes wayúu que sufren la destrucción social y ambiental, fame y sede, espoliu territorial, enfermedaes y desconocimientu de los derechos sos, incluíu’l de la consulta previa. El mineral tresportao en ferrocarril (Yoruja, El Diablo), incrementa l’impactu ambiental en tola rexón. La gran minería dexa consecuencies medioambientales graves en munchos territorios del país, lo que pudimos comprobar tamién n’Arauca y Casanare con responsabilidá de les petroleres Equión y Occidental pa les que se destinen en protección miles d’homes, mientres les comunidaes y la dirixencia social tán persiguíes, desprotexíes.

Les organizaciones de Derechos Humanos indiquen que la presencia masiva del exércitu nacional en Tumaco, Buenaventura, Casanare, Arauca, Apartadó y el Cauca, incrementen la inseguridá y los ataques mortales a la dirixencia social. Nel Casanare’l complexu petroleru impón los sos intereses, denunciaron les organizaciones sociales. Siete de 19 alcaldes de zones petroleres tán llamaos a xuiciu por paramilitarismu. “Hai batallones cuidando l’Oleoductu Bicentenariu, y grupos paramilitares n’alianza con militares de la Brigada 16, que llegaron a controlar conceyos como Aguazul, Tauramena, Monterrey, Villanueva, Maní. L’exércitu fizo munches barbaridaes, asesinatos, amenaces, desplazamientos, delitos cometíos pol comandante de la brigada JORGE TORRES ESCALANTE, presu por matar civiles. Les acciones criminales suyes abarquen territorios de Boyacá y Casanare. La industria del petroleu benefíciase d’asesinatos de líderes y ambientalistes como CARLOS ARREGUI, PARMENIO PARRA, OSWALDO VARGAS, DUMAR RODRÍGUEZ, JAVIER SILVA, FAUSTINO ACEVEDO. Amás les empreses tienen llistes negres d’obreros que nun son contratables por tar en sindicatos”.22 Ye grave que la fuerza pública participe del asesinatu de dirixentes sociales. “El miércoles 7 de xunu del presente añu fízose efectiva la captura de dos de los asesinos del compañeru líder llabrador, ambiental y social, Daniel Abril Fuentes, en Trinidá, Casanare, en payares de 2015. Daniel foi un defensor del ambiente en Casanare, actividá que lu llevó a enfrentase a los intereses de les empreses petroleres tresnacionales nel territoriu. Ún de los apresaos ye’l soldáu profesional ELIÉCER ANZUELA CERO, quien nel momentu la detención s’alcontraba na Brigada XVI del Exércitu Nacional, asitiada en Yopal”.23 22 Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu 23 http://centroriente.org/capturas-por-asesinato-de-daniel-abrilfuentes-demuestran-participacion-de-fuerzas-militares-encrimenes-contra-lideres-sociales/


de los derechos humanos en Colombia La industria del petroleu nun compensa l’enorme impactu medioambiental: Impactu sísmicu, vibraciones, perforaciones, fendedures nes casas; impactu hídricu: escasez del líquidu, ausencia de control de les agües residuales industriales. Hai denuncies de qu’Equión estrai gas d’esquisto mediante fracking. Constatamos que’l gobiernu destina decenes de miles d’efectivos de la fuerza pública a la protección d’empreses estranxeres y desampara a la población local y a la dirixencia social amenazada de muerte, como pasa nel Morro/ Yopal onde la policía solo protexe a la petrolera Equión, y nel Cerrejón, onde la fuerza pública protexe al consorciu multinacional y dexa actuar a los paramilitares contra les comunidaes indíxenes del pueblu wayúu. Nel Morro hai un historial llargu de dirixentes sociales asesinaos: Carlos Arrigí (1995), Oswaldo Vargas (2004), Parmenio Parra (2005), Dumar Rodríguez (2005), Faustino Acebedo (abril 2014), Javier Silva Pérez (desapaecíu).24 La población de Tumaco, Nariño tien mieu. Na rexón hai paramilitares, guerrilleros de les antigües FARC opositores del alcuerdo de paz y cerca de 20 mil unidaes de policía, marina y exércitu. La militarización nun implica seguridá pues hai asesinatos a diario. El mieu incrementóse depués de la masacre d’El Tandil-Tumaco cuando la fuerza pública disparó y asesinó a nueve persones que protestaben pola destrucción forzada de cultivos de coca. Dos díes depués, la fuerza pública atacó tamién a una comisión institucional que verificaba los fechos. El gobiernu colombianu nun cumplió coles cláusules de derechos humanos llaborales y sindicales contemplaos nos Trataos de Llibre Comerciu, como’l Plan ObamaSantos. Recibimos denuncies graves de trabayadores de l’agroindustria palmera y bananera n’Urabá onde s’impide l’afiliación sindical despidiendo a los obreros que se sindiquen y onde s’imponen contratos que xeneren desigualdaes salariales, ausencia de midíes de salú, seguridá industrial y 24 Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu

onde s’evaden responsabilidaes patronales por accidentes de trabayu. Estes violaciones de derechos llaborales y de llibertaes sindicales, tamién se denunciaron en rellación cola mina El Cerrejón y polos cortadores de caña d’azucre nos inxenios del Valle del Cauca, ente otros. La 14ª. Delegación Asturiana visitó zones de concentración d’excombatientes de les FARC y recibió informes del incumplimientu del gobiernu a los planes y proyectos productivos pa la reincorporación a la vida civil, contemplaos pol Fondu Fiduciariu de la Unión Europea, enredaos nun enguedeyu burocráticu -según les FARC- difícil de superar. Preocupa a les Farc l’atrasu nos proyectos productivos y el que los recursos de la Unión Europea se xestionen a traviés de multinacionales de la cooperación. Los excombatientes denuncien sentise presos nes zones de concentración y en peligru fuera d’elles pues tán siendo asesinaos inclusive nel marcu de la campaña electoral del 2018, que nun pudieron desarrollar pola falta de garantíes consecuencia d’una campaña mediática d’odiu escontra’l partíu FARC. “En Yumbo díes enantes del 7 de febreru qu’había nun actu col candidatu de les FARC, Timochenco, regaron panfletos calumniando, y cuando taba’l candidatu na sede de SUTIMAC dispararon hacia la sede sindical, menos mal

21


22

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu 1. A  taques a la dirixencia social, defensores de los Derechos Humanos

que los cristales taben blindaos. La policía tuvo que sacanos escoltaos d’ehí. Nun hai garantíes sinón odiu. Los paras amenazaron con volar les sedes de les organizaciones sociales en Cali ”.25 El norte del departamentu del Cauca sigue baxo’l conflictu social y armáu. Hai denuncies de violaciones de los Derechos Humanos graves contra líderes llabradores ya indíxenes, violaciones del DIH, conflictos por tierres y un usu brutal de la fuerza pública, hai presencia paramilitar, combates, munches amenaces y asesinatos. “Equí nun hai FARC, pero hai muncha xente armao amás de la fuerza pública, como los paramilitares Águiles Negres con aval de l’ASOCAÑA de los empresarios de la caña d’azucre, agrédennos, pero somos más qu’una comunidá, somos pueblos con 1.300 alcuerdos firmaos d’entega de tierres incumplíos. Cada derechu cuéstanos muertos. Un grupu paramilitar amenazónos esti añu con facer una masacre y avisemos a les autoridaes”.26

25 Audiencia con organizaciones sociales de Yumbo, Valle. Cali, 10 de marzu 26 Audiencia en Santander de Quilichao 9 de marzu

Nuna sociedá polarizada, los mensaxes públicos d’autoridaes qu’estigmaticen a la dirixencia social y a la movilización ciudadana y que difunden l’odiu contra partíos d’oposición como’l partíu FARC, son una fonte d’ataques, de xustificación de crímenes y d’impunidá. Los ataques contra la dirixencia social y comunitaria en Colombia van n’aumentu y xeneren alarma pues ocurren en tiempos de posconflictu coles FARC: de 317 casos d’amenaces nel 2016, pasóse a 370 nel 2017; de 17 casos de detención arbitraria a 23 nel mesmu periodu, y l’incrementu de los asesinatos qu’alarmen a los sistemes internacionales de Derechos Humanos al pasar de 80 nel 2016 a 121 el añu pasáu27, d’estos al menos 10 asocedieron en ciudaes28 y 86 nun tienen presuntu responsable polo que s’atribúin a “Desconocíos.” La mayoría yeren dirixentes con poca visibilidá pública.29 El Fiscal Xeneral afirmó qu’entamen a vese patrones comunes nos asesinatos contra defensores, quier dicise, nicios de sistematicidá de los ataques, tesis a la que s’opón el Vicepresidente de la República Xeneral ® Oscar Naranjo y el Ministru de Defensa, Luis Carlos Villegas, que nieguen motivaciones y atribúin los crímenes a problemes de tierres y llendes, cultivos d’usu illícitu, economíes illegales, problemes por minería illegal, inclusive a problemes persona27 Informe anual del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia al Conseyu de Derechos Humanos, 37o periodu de sesiones, 26 febreru-23 marzu 2018 28 SIADDHH, Sistema d’Información sobre Agresiones contra Defensores de DDHH en Colombia, 2018 29 SIADDHH, Sistema d’Información sobre Agresiones contra Defensores de DDHH en Colombia, 2018


de los derechos humanos en Colombia les y pasionales. “Cuerro’l riesgu de xenerar munchísimos comentarios polo que me va sentir dicir…hebo casos del ELN y hebo casos de les FARC, esos déxolos aparte, lo demás foi na gran mayoría, frutu d’un tema de llendes, d’un tema de faldes, d’un tema de reivindicación, d’un tema de rentes illícites… ún de cada dos casos tien anguaño una esplicación xudicial, nun hai detrás una organización que diga “taba asesinando líderes”. Esto nun ye que de sópitu apaeció l’asesinatu de líderes, lo que pasó foi qu’apaeció la medición d’esi fenómenu. Yo sería’l primeru en denunciar la sistematicidá si tuviere información de qu’hai una organización, una persona, una instancia dedicada a asesinar líderes sociales en Colombia”.30 La sistematicidá de los ataques entama a apaecer na prensa. L’editorial d’El Tiempo afirmó depués del asesinatu de TEMISTOCLES MACHADO líder popular y dirixente del paru cívicu: “Hai que dicilo con claridá: que cada casu nuevu d’un líder social asesináu sía, como suel afirmase, un fechu aislláu y non parte d’un actuar sistemáticu de dalgún agresor, ye xusto lo que fai d’esti asuntu dalgo tan crítico. Nel puertu, la necesidá ye urxente: protexer a otros líderes que, xunto con Machado, promovieron la protesta del pasáu mes d’ochobre. Caúna d’estes muertes dexa ver que’l problema ye que la sistematicidá que se discute nun ye nin municipal, nin rexonal nin nacional. Podría dicise, con dolor, que la tendencia a recurrir al homicidiu pa resolver conflictos, unviar un mensaxe o simplemente abrise pasu pa facese con rentes sigue siendo una triste realidá en Colombia. Y eso hai que paralo, hai que dar colos culpables. Y qu’haya xusticia”.31 El grupu paramilitar AUG asesinó’l 8 d’avientu/17 a HERNAN BEDOYA líder social y reclamante de tierres en 30 Declaraciones del Ministru de Defensa n’avientu de 2017 al noticieru de televisión Noticies Uno https://canal1.com.co/ noticias/los-matan-por-borrachosmindefensa/ 31 http://www.eltiempo.com/opinion/editorial/asesinato-detemistocles-machado-176646

Pedeguita y Mancilla, conceyu de Riosucio, zona del Baxu Atrato. El crime cometióse nuna zona controlada pola Brigada 17 del exércitu. “A él quitáron-y la vida porque fizo munches denuncies contra empresarios, siempre denunciando a quien mos facía esi dañu nel territoriu, palmeros, ganaderos, plataneros y bananeros, él denunció y eso costóy la vida, foi por culpa d’empresarios”. “La declaración del familiar de Bedoya súmase a la de polo menos 50 líderes sociales del Baxu Atrato chocoanu y Urabá Antioqueñu, qu’acusen que los empresarios de la rexón quieren quedar coles sos tierres a cualquier costu, inclusive faciendo aliances con grupos al marxe de la llei como’l Clan del Golfu que delinque nesta rexón del país”.32 El grupu paramilitar AGC declaró como oxetivu militar el 14 de marzu/17 a varios integrantes del Conseyu Comunitariu de Jiguamiandó: MANUEL BLANDÓN, MELKíN ROMAÑA, ROMUALDO SALCEDO, ERASMO y BENJAMÍN SIERRA y al líder indíxena del pueblu embera ARGEMIRO BAILARÍN. 32 h t t p : / / c a r a c o l . c o m . c o / r a d i o / 2 0 1 7 / 1 2 / 1 5 / nacional/1513315579_417733.html,

23


24

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu incidiendo nos Derechos Humanos porque’l combustible de la guerra n’Urabá ye la coca”.35

“Cuando llega la nueche ye un martiriu. Pasen los paras en motos disparando al aire, anueche diben dir matanos, busquen como facelo, pero nun marchamos, vamos siguir defendiendo’l territoriu”.33 MARIO CASTAÑO BRAVO foi asesinado en so casa minutos depués de quedar ensin l’esquema de protección el 26 de payares/17 por paramilitares de les AGC34, yera integrante de l’Asociación Families de los Conseyos Comunitarios de Curvaradó, Jiguamiandó, La Larga Tumaradó, Pedeguita y Mancilla, AFLICOC ya integrante de la rede CONPAZ, Comunidaes Construyendo Paz nos Territorios. Pa l’Asociación Llabradora de San José d’Apartadó “La persecución a la izquierda regresó hai dos años a Urabá. El grupu paramilitar AGC amenaza y asesina líderes y nun hai Estáu, nin trabayu, lo más mozos van a la guerrilla o colos paras, esta rexón ye un corredor estratéxicu pal narcotráficu 33 Audiencia cola Comunidá de Paz de San José d’Apartadó na zona humanitaria. San José d’Apartadó, 3 de marzu del 2018 34 Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu

La dirixencia sindical sigue en peligru como lo denunció RICHAR MONTERROSA, presidente del Sindicatu Nacional de Trabayadores de l’Agroindustria de Colombia, SINTRACOL/FENSUAGRO: “El 23 de febreru del 2017 créase SINTRACOL y persíguennos grupos al marxe de la llei. El 16 de xunetu llamaron a la seccional de Turbo pa dame 24 hores, o marchaba de la zona o matábenme. El 14 d’agostu un grupu llegó a la finca Monterrey y sacaron a los afiliaos de SINTRACOL y lleváronlos cerca de la planta empacadora, diéronme cita pal 17 pero nun fui. N’ochobre n’Ecuador, denuncié la falta de vivienda y la esistencia de trabayadores enfermos ensin salú ocupacional, eso nun gustó a los empresarios. El 18 d’ochobre debía visitar una finca y na entrada d’ella había seis paramilitares de les AGC esperando pa matame, la policía intervino y hebo un muertu. Asignáronme un esquema de seguridá”.36 Pese al riesgu de ser asesináu, la empresa bananera pa la que trabaya negó-y un permisu pa salir del país y acoyese al Programa Asturianu d’Atención a Víctimes de la violencia en Colombia. N’Urabá amenazaron de muerte a persones integrantes de la Unión Patriótica y de l’Asociación Campesina San José Apartadó, ACASA, RUBER MARÍA GARCÍA VÁZQUEZ, JESÚS Mª CASTAÑU SERNA, LUIS LEONEL LÓPEZ GARCÉS, JORGE FREDDY VIDAL PUERTO, JESÚS A. ALVAREZ CARTAGENA, CRISTÓBAL HIGUITA, NESTOR TAPIA, ESNEDA LÓPEZ. 37 35 Entrevista con ACASA. Apartadó, 4 de marzu/18 36 Audiencia colos Sindicatos de trabayadores de l’agroindustria bananera y palmera, SINTRACOL, SINTRAINAGRO. San José de Apartadó, 5 de marzu 37 Audiencia colos Sindicatos de trabayadores de l’agroindustria bananera y palmera, SINTRACOL, SINTRAINAGRO. San José d’Apartadó, 5 de marzu


de los derechos humanos en Colombia

El presidente del Sindicatu Nacional de Trabayadores de la Industria Agropecuaria, SINTRAINAGRO-CUT, GUILLERMO RIVERA denuncia que “La persecución contra SINTRAINAGRO continúa, tamos marcaos pola izquierda por nun defender la llucha armada. Nel 2015 en Florida-valle atentaron contra mi y contra MEDARDO CUESTA, salvónos el blindaxe del coche y la reacción del escolta. A ALFONSO VIAFARA llevantáron-y la casa a tiros y quitáron-y l’esquema de seguridá. Los paramilitares coparon los territorios de les FARC, amenacen y maten. Nun hai garantíes”. 38 “La situación de les muyeres ye terrible. Hai violencia social y familiar y política, igual pasa coles persones LGBTI n’Arauca y nel restu’l país. Les amenaces a les muyeres defensores nun s’investiguen. A MARIA RUTH SANABRIA del CPDH persíguenla y apedrexáron-y la casa, búsquenla pa matala”.39 38 Audiencia colos Sindicatos de trabayadores de l’agroindustria bananera y palmera, SINTRACOL, SINTRAINAGRO. San José de Apartadó, 5 de marzu 39

Audiencia nel departamentu d’Arauca, ciudá d’Arauca, 6 de marzu

La llexislación criminaliza la protesta social. Recibimos denuncies de montaxes xudiciales pa castigar persones y desarticular la organización popular inmersa en procesos de resistencia civil en territorios d’interés pa empresarios de los sectores agroindustriales y minero-enerxéticos. Hai casos documentaos d’usu d’armes mortales pola fuerza pública contra la protesta social como na masacre del 5 d’ochobre/18 en Tumaco na que fueron asesinaos nueve llabradores y 18 más quedaron firíos40 y sobre la qu’un llabrador sobreviviente declaró: “Tábemos na zona del ríu Mira. Intentábemos dialogar cola Policía y l’Esmad, taben ehí, pa llegar a un alcuerdu como llabradores sobre l’arrancamientu. Tábemos unos 20 a 30 líderes intentando falar con ellos, bregando a ver cómo organizábemos”. “Ellos entamaron a disparamos ensin nengún motivu, ensin nenguna razón. Los policíes disparáronmos a nosotros, los llabradores, a los mediadores, a los que tábemos bregando a mediar pa que viéremos a ver cómo organizábemos lo del arrancamientu. Nosotros queríemos que mos dieren siquiera ocho díes pa dir a Tumaco, a ver cómo organizábemos”, “lo único que sentí nel momentu foi esi golpe, yo cayí al suelu, eso ye una llamarga de gochos. Fui gatiando y sentía que me chispiaben cosas nel cuerpu y yeren bales. Esos desgraciaos taben tirándomos a rematar, yo pasé pel mediu de 4 amigos míos muertos, tiraos ehí a 15 metros”.41 “La policía quitó’l seguru a los fusiles y entamó a facer ráfagues p’abaxo. La xente corría per tolos llaos, pero la xente cayía. Un rapaz, a un compañeru nuestru, pegáron-y un tiru na espalda. Púnxose a llevantase y pegáron-y otru na cabeza”.42 Les amenaces de muerte n’Arauca continúen. “José Vicente Murillo Tobo, el líder del Movimientu Políticu de 40 https://actualidad.rt.com/actualidad/252127-nueve-muertos-18heridos-deja-colombia, 41 https://noticias.caracoltv.com/colombia/los-policias-nosdisparon-los-campesinos-sobreviviente-de-masacre-en-tumaco 42 Audiencia nel departamentu de Nariño, Tumaco, 9 de marzu

25


26

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

Mases Social y Popular del Centru Oriente de Colombia, voceru nacional de la Cume Agraria, Llabradora, Étnica y Popular y componente del Congresu de los Pueblos, foi amenazáu n’abril poles Aguiles Negres”.43 “Nos asentamientos La Bendición, La Libertad, y Mi Nueva Esperanza, hai muyeres defensores en peligru por tar siendo amenazaes, acosaes, MARTHA GARCIA CASTILLO, DANY VARGAS, MYRIAM AGUILAR presentada nel periódicu L’Extra como “guerrillera del ELN”, tamién los líderes sociales de San Luis de Palenque ”.44 Nel 2017, cada tres díes asesinóse a una persona dirixente social. El Comité Permanente pola Defensa de los Derechos Humanos Valle del Cauca, denunció amenaces de los paramilitares contra RODRIGO VARGAS BECERRA, Director del CPDH; tamién ta siguíu y amenazáu IVÁN ANTONIO LÓPEZ. L’abogada ERIKA GOMEZ, Secretaria Executiva del CPDH ta siendo amenazada, acosada na ciudad de Bogotá. 43 http://centroriente.org/lider-social-jose-murillo-es-amenazado/ 44 Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu

Les amenaces de muerte son individuales y colectives en Cali, el Valle y el Cauca. El 15 de xineru/18 nun panfletu a nome del grupu paramilitar Autodefenses Gaitanistes de Colombia, amenazóse de muerte en Cali a sindicalistes, defensores de Derechos Humanos, les amenaces inclúin desapaiciones forzaes y voladures de sedes: WALTER AGREDO, HERNÁN ARCINIEGAS, DIEGO ESCOBAR, ENRIQUE GUETO, MERALDIÑO CABICHE, WILSON SÁENZ, JOSÉ MILCIADES SÁNCHEZ, MARTHA GIRALDO, ANTONIO GUTIÉRREZ, OMAR ROMERO, ROSALBA CASTILLO, ADELINA VÁSQUEZ y a FELICIANO VALENCIA, CUT Valle y CUT Cauca, al Congresu de los Pueblos, Marcha Patriótica, asociación NOMADESC, al Movimientu de Víctimes de Crímenes d’Estáu MOVICE, al cabildu indíxena de Cerru Tijeras, al Partíu Comunista, a la CGT y a la CTC.45 Tán desapolinando enforma en Yopal, especialmente nos asentamientos humanitarios. En Yopal hai amenaces y persecuciones contra la dirixencia y espulsiones de les persones habitantes d’asentamientos marxinales. MIRIAM AGUILAR del Asentamientu Nueva Esperanza, denunció tar siendo amenazada por nun acceder a dar información a cambiu de dineru. El 4 de febreru de 2016 allanaron so casa “Nun atoparon nada, pero al día siguiente apaecí nel periódicu Estra como perteneciente a ELN”46. En Ciudadela Bendición d’El Yopal, MARÍA GARCÍA CASTILLO ye sometida a acosu, disparos contra so casa, amenaces de muerte a familiares. Tien un esquema de seguridá dende’l día 11 de payares, consistente en chalecu, camioneta, móvil y 2 escoltes, asina y too tuvo persecuciones en motocicleta. La policía nun sabe nada y 45 CPDH comunicáu Nun cesen los acosos y persecuciones a los defensores de Derechos Humanos nel Valle del Cauca. Cali, 29 de xineru/18 46 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu


de los derechos humanos en Colombia MARICELA OROZCO de Tutazá, Boyacá, sufrió esllarigamientu forzáu dende xineru del 2018 y ye víctima de presiones d’informantes del exércitu que l’amenazaron de muerte en xunto a la familia.50 JONATHAN CAMARGO BAUTISTA, del movimientu estudiantil de la Universidá Pedagóxica y Tecnolóxica de Tunja denuncia persecuciones contra la dirixencia estudiantil que ye acusada nos medios como componentes de la insurxencia.51

2. E  xecuciones estraxudiciales. DIH nun ta investigando. Acábase’l contratu cola UNP y queden al debalu, va tener que marchar. DANI VARGAS del asentamientu La Libertad, denuncia l’esllarigamientu de families y acosos, amenaces, petardos contra so casa, un intentu d’homicidiu. El CTI nun da credibilidá a les sos denuncies.47 CARLOS JULIO PEÑA de l’asociación Asotransmo, ye víctima d’amenaces de muerte de les Águiles Negres, entraron en so casa y siguiéronlu en moto. Les autoridaes lliberaron a los sospechosos.48 NOÉ TORRES, presidente de la Xunta d’Acción Comunal de la collación La Palma, Boyacá, ye víctima d’acosu de la Fuerza Pública y de montaxes xudiciales por tener presenciao dos homicidios cometíos poles tropes y por denunciar que’l GAULA mató a ún de los sos cuñaos, otros dos matólos l’exércitu y un tíu ficiéronlu desapaecer. 49 47 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu 48 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu 49 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu

N’Arauca l’exércitu executó a cinco persones.52 El MOVICE denunció l’asesinatu nun puestu de control d’exércitu nel llugar La Ye de Betoyes na zona rural del conceyu de Tame ,el 29 d’ochobre/17, del llabrador JOSE ALEJANDRINO TIRADO y les firíes de LIZANDER VALENCIA RODRÍGUEZ na zona rural del conceyu de Tame; nesi mesmu llugar asesinaron el 19 de xineru/18 a la rapaza LEIDY XIOMARA PEÑA NAVEO. El 9 de xineru/18 la policía nacional asesinó al xoven DIDIER JAVIER CONTRERAS MUÑOZ de 18 años d’edá. El 18 de xineru/18 fueron asesinaos pol exércitu na collación La Holanda, Tame, dos hermanos dirixentes indíxenes de la comunidá Julieros: MILLER DÍAZ LÓPEZ y LUIS DÍAZ LÓPEZ a los que presentaron como guerrilleros del ELN daos de baxa en combate, de 22 años d’edá nel puntu de control del exércitu nacional asitiáu na Y de Betoyes, na zona rural del conceyu de Tame. El 9 de marzu/18 nel co50 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu 51 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu 52

Audiencia nel departamentu d’Arauca, ciudá d’Arauca, 6 de marzu

27


28

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

rreximientu Cañas Bravas, sector bocas del Ele, Arauquita, l’exércitu presentó como guerrilleru muertu en combate a ALFONSO MANZANO ARIZA.53 “Nesti departamentu verán tanquetes en zones urbanes, al llau de les víes públiques, ocupen escueles, l’exércitu estigmatízanos, invade la vida cotidiana de les families”.54 “El 5 d’agostu de 2017, na collación Las Mercedes, correximientu de la Victoria de San 36 Isidro del conceyu de la Jagua d’Ibirico – Cesar, executaron extraxudicialmente a VÍCTOR JULIO BACA DURAN y YAIR GARCÍA les tropes del Batallón Especial Enerxéticu y vial Nu 2 adscritos a la X Brigada Blindada al mandu del xeneral PABLO BONILLA VÁSQUEZ. D’alcuerdu colos familiares de les víctimes, el primeru d’ellos declararía en xuiciu oral que nun ficiere acusación dala escontra llabradores del Departamentu deteníos por cuenta la Fiscalía de la Unidá escontra’l terrorismu”.55 53 http://www.movimientodevictimas.org/?q=content/denunciap%C3%BAblica-en-arauca-se-recrudece-el-accionar-de-laguerra-en-contra-de-la-poblaci%C3%B3n 54

Audiencia nel departamentu d’Arauca, ciudá d’Arauca, 6 de marzu

55 La Paz en jaque. Informe sobre situación de Derechos Humanos y violencia sindical en Colombia. Equipu Xurídicu Pueblos. Avientu/17

3. Paramilitarismu La estratexa paramilitar sigue esistiendo, ta rellacionada con axentes del Estáu y va copando territorios nuevos nos qu’exerce control mediante’l terror sobre la población ensin que la xusticia nin la fuerza pública amuesen eficacia n’investigar, sancionar, desmantelar estes estructures, nin en persiguir a los sos financiadores y beneficiarios. Según Somos Defensores “El paramilitarismu pue clasificase en dos tipos: i) aquelles que tienen intervención nacional y rellación coles antigües AUC, como: les AGC (Tamién conocíes como “Clan Úsuga” o denominaes pol Gobiernu nacional como “Clan del Golfu”), los Rastrojos y les Águiles Negres. ii) y aquelles qu’actúen a nivel local: Los puntilleros, la Constru, los Pachenga, La Oficina, La Empresa, Cordillera, los Paisas, Nuevo Orden, Nuevo Renacer AUC. La Constru y los Pachenga apaecen como estructures nueves, con presencia que se concentra en Putumayo y Magdalena-Guajira respectivamente. Nuevo Orden ta presente en Nariño, particularmente en Tumaco. Pel so llau, Nuevo Renacer y les AUC


de los derechos humanos en Colombia tán xuníes coles amenaces a líderes sociales y defensores de derechos humanos”.56

disidentes de les FARC pasen al grupu paramilitar Renacer,

“La nuestra Constancia Histórica énte la grave omisión estatal que permitió que les AGC desarrollaren operaciones de control social, territorial en 9 llugares del Conseyu Comunitario de Jiguamiandó y Curvaradó, y mantengan control d’operaciones económiques illegales, a pesar de les oxeciones de les comunidaes; énte la llibre movilidá d’esti grupu, ente les comunidaes d’Urabá, Puerto Lleras y los Resguardo Embera, vistíos de civil y camuflao, reclutando pobladores que-yos sirven de puntos o informantes”.57

unos atacaron Cerro Tijeras, paralizando’l desmináu civil”.59

“Los paramilitares tán en Carepa cerca de la Brigada 17 del exércitu y somos testigos de la so convivencia, tamién hai paras en Piedras Blancas, Nueva Antioquia, Mandarinos, Batata, Mulatos, Esperanza, Cristalina, Arenas, Llano Rico, Pisingos, Chontadural y n’otros llaos, y el gobiernu sábelo pero nun actúa. Equí un muertu tapa a otru, una masacre a l’anterior. Los paras convocaron baxo amenaces a reunión a los habitantes de la collación La Unión. Tiempu depués apaeció l’exércitu y nun los persiguieron, por eso nun tenemos enfotu nel Estáu pola forma como dexen actuar a los paras. El 29 d’avientu un grupu de cinco paras entraron a matar a los nuestros dirixentes y la comunidá impidiólo. Capturemos a dos y entreguémoslos al gobiernu, pero agora van detenemos por secuestru”.58 “Hai paras en Cerro Teta, rapiñen nes cases, amenacen de muerte, baxen a la xente de los coches y afirmen que van matar los alcagüetes de la paz. Amás hai ELN, AUC, EPL. Los 56 Informe énte l’ EPU. SIADDHH, Sistema d’Información sobre Agresiones contra Defensores de DDHH 57 Comunicáu Crisis Humanitaria nel baxu Atrato. Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz. Bogotá, febreru 16/18 58 Audiencia cola Comunidá de Paz de San José d’Apartadó na zona humanitaria. San José d’Apartadó, 3 de marzu del 2018

59 Santander de Quilichao 9 de marzu

29


30

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu

4. D  esapaición forzada de persones. Población en situación d’esllarigamientu Continúa la práctica del esllarigamientu forzáu y tiende a incrementase nos territorios de los pueblos indíxenes en tol país y de les comunidaes negres na zona del Pacíficu. Les organizaciones sociales denunciaron qu’en 121 conceyos d’Antioquia (96%) hai presencia paramilitar. Dende hai décades, la rexón d’Urabá -estratéxica pal comerciu internacional, cercana a Panamá- tuvo sometida a griesques territoriales pol control, con violaciones a los derechos humanos graves y sistemátiques: esllarigamientos forzaos, masacres, detenciones arbitraries, persecución a organizaciones populares, amenaces y asesinatos de líderes sociales. Según el reportaxe “Antioquia, la trinchera del paramilitarismu”60, “Ente 2016 y 2017 “reportáronse: 4 asesinatos de líderes, 23 amenaces individuales y 12 colec60 https://www.elespectador.com/noticias/nacional/antioquia-latrinchera-del-paramilitarismo-articulo-728377, 14 Dic/17

tives”, asegura la investigación. Amás, según la Defensoría del Pueblu en dos informes de riesgu del 2016 y 2017, rexistráronse “incursiones armaes nel correximientu San José d’Apartadó” y la permanencia d’un “control de fierro en cabeceres de conceyos” por parte de les AGC, en collaciones como Rodoxalí, Playa Larga, La Hoz, La Esperanza, El Porvenir y Mulatos, pese a que nestos llugares hai brigaes (la XVII) y unidaes móviles (la 11 y 24) del exércitu, amás d’efectivos adicionales de l’afamada operación Agamenón”. La Unidá de Busca de Persones daes por Desapaecíes, creada a partir de los Alcuerdos de Paz coles FARC por iniciativa d’asociaciones de víctimes qu’inclúin a víctimes de secuestru ta siendo estructurada, tien dificultaes presupuestales y de competencia, pues depende del gobiernu y pretenden llendala a un llabor de coordinación ente entidades. Ye un mecanismu non xudicial sinón de confidencialidá, humanitariu, que nun pretende determinar responsables. El so mandatu ye de 20 años. Nun va a cuntar con un rexistru propiu, el gobiernu quier que s’use’l sistema d’información de medicina llegal. 61 61 Entrevista con LUZ MARINA MONZON, Directora de la Unidá de Busca de Persones daes por Desapaecíes


de los derechos humanos en Colombia La Fiscalía tenía 90.000 casos de persones desapaecíes que col cambiu de Fiscal reduxéronse a 44.000 por una supuesta depuración de datos. Camiéntase que tea queriendo minimizar la cifra de desapaiciones, pues dende hai más de 18 años hai resistencia a clasificar fechos como desapaiciones forzoses.62 Les organizaciones de víctimes llucharon pa consiguir unes condiciones meyores, consiguiendo qu’inclusive grupos paramilitares entregaren foses comunes en tol país. De los 7.000 cuerpos que se sacaron de diches foses, namás se fizo’l llabor d’identificación a la mitá.63

5. P  ersones privaes de la llibertá. Tortures, tratu cruel inhumanu o degradante

La Defensoría del Pueblu en marzu/18 pidió’l piesllu de les prisiones de Riohacha, Guajira, que tiene un amontonamientu del 452 %, y la de Bellavista n’Antioquia con un sobrecupu del 283 %. Hai un añu, la Personería pidió’l piesllu de la cárcel Villahermosa pola acumulación del 267 % y sobre too polos problemes estructurales del inmueble, denunció la FSCPP Valle. Hai denuncies, montaxes xudiciales pa encarcelar dirixentes sociales que promueven el diálogu y la paz ente les guerrilles y l’Estáu. Dalgunes de les persones deteníes n’abril/18 nel suroccidente de Colombia “tuvieren na mesa de diálogu colELN que se celebrare en Quito-Ecuador y que taríen siendo sindicaes por rebelión y rellacionaes a esti grupo armáu”. 66

Sigue la crisis nes cárceles colombianes, amontonamientu, tratu cruel, inhumanu y degradante. “L’estáu de coses inconstitucional vien dende’l 2004 en cuanto a la situación nes cárceles y lo referente a atención de la población desplazada”.64 “Hai 119.600 presos-es nesti país y solo hai capacidá pa 78 mil persones. En Cali hai 6.600 presos y la capacidad ye pa 1.600”.65 62 Entrevista con LUZ MARINA MONZON, Directora de la Unidá de Busca de Persones daes por Desapaecíes Entrevista con LUZ MARINA MONZON, Directora de la Unidá de Busca de Persones daes por Desapaecíes 63 Entrevista con LUZ MARINA MONZON, Directora de la Unidá de Busca de Persones daes por Desapaecíes 64 Defensoría del Pueblu, Mauricio Redondo Valencia, Director d’Alertes Tempranes. Bogotá, 12 de marzu 65 Audiencia con organizaciones sociales del Valle. Cali, 10 de marzu

66 http://www.elpais.com.co/judicial/denuncian-detencion-de-30lideres-sociales-del-valle-cauca-y-narino.html#cxrecs_s

31


32

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu 6. V  íctimes. Muyeres. Neñosneñes y adolescentes. LGBTI Hai millones de víctimes del conflictu armáu y sigue la violencia. “La Unidá pa l’Atención y Reparación Integral a les Víctimes, creada en 2011 per aciu de la Llei 1148, rexistró un total de 8.532.636 víctimes durante los cinco decenios que duró’l conflictu armáu. Ente elles incluíense 363.374 víctimes d’amenaces, 22.915 víctimes de delitos sexuales, 167.809 víctimes de desapaiciones forzaes, 7.265.072 víctimes de esllarigamientos forzaos y 11.140 víctimes de mines terrestres antipersonal”.67 Nun avancen les midíes d’atención y repación integral a les víctimes del conflictu armáu prevista na Llei 1448 del 2011. “Esa llei nun se cumple, ye norma de transición que solo va tar vixente hasta’l 2021. Lleva 6 de los diez años previstos y la restitución de tierres nun llega al 10% y tán asesinando a los reclamantes”.68 “La violencia en tolos ámbitos contra les muyeres ye xeneral. En Cali les autoridaes nun protexen les muyeres víctimes y solo s’amuesen cifres pero nun se resuelve’l problema cultural soxacente”.69 Nel Alcuerdo de Paz soscritu ente’l gobierno y les FARC, les partes comprométense a abordar la desigualdá histórica y les vulnerabilidaes de les muyeres y neñes, de la población llesbiana, gai, bisexual, transxéneru ya intersexual (LGBTI) y de les minoríes relixoses y incorporóse una sección sobre los derechos de los indíxenes y afrodescendientes qu’esperen desarrollu. “L’Estáu Colombianu sigue en deuda colos derechos a la igualdá y la non discriminación de les muyeres, la población LGBTI, les persones con discapacidá. En 2016, les 67 https://www.amnesty.org/es/countries/americas/colombia/reportcolombia/ 68 Entrevista colIPC. Apartadó, 4 de marzu/18 69 Audiencia con organizaciones sociales del Valle. Cali, 10 de marzu

muyeres representaron el 86,21% de los casos de violencia por parte de la pareya o expareya, ente 2013 y 2016, 440 persones LGBTI fueron asesinaes, y en 148 casos, el fechu tuvo rellación con prexuicios hacia la so orientación sexual”.70

7. Impunidá La Fiscalía afirma que cola so “Estratexa d’Investigación y Xudicialización d’homicidios contra defensores”71 consiguió avances nel 39% de les investigaciones de crímenes contra defensores cometíos dende’l 2016. L’Informe Stop Wars “Paren la guerra contra defensores” afirma que la impunidá avérase al 90% nos homicidios contra defensores cometíos na última década. En pocos casos establezse la responsabilidá penal y cuando s’alcuentra son los autores 70 http://www.onic.org.co/comunicados-de-otros-sectores/2345colombia-se-raja-en-derechos-humanos-concluyen-500organizaciones-sociales, 71 https://www.elespectador.com/noticias/judicial/fiscal-admitealgun-grado-de-sistematicidad-en-


de los derechos humanos en Colombia

materiales, nunca los autores intelectuales o determinadores de los asesinatos. “La xurisdicción Especial pa la paz busca la reconciliación y establecer sobre too pa les víctimes los derechos a la verdá y la xusticia, deben ser protexíes y reparaes. La misión ye ayudar a reconstruyir Colombia. Hai avances: más de 3.600 presos políticos tán llibres, y al rodiu de 7.500 persones busquen un xuiciu na JEP p’acceder a amnistía o a indultu, d’elles tres mil son de les FARC y tres mil casos d’otros actores. Les víctimes que tán nel esterior puen presentar los sos casos porque ensin información nun se pon en movimientu la JEP”.72 “La Comisión pal Esclaramientu de la Verdá, la Convivencia y la Non Repetición, CEV, ye una institución independiente, nun la limitaron. Esclara la verdá dientro de la guerra p’avanzar hacia los derechos de les víctimes y establecer responsabilidaes sociales ya institucionales. Tamos na etapa de prepación y tenemos tres años pa presentar un informe final con un valor de verdá pero sobre too pedagóxicu pues el procesu pue ser más importante que l’informe. 72 Entrevista con Dirección de la Xurisdicción Especial pa la PAZ, JEP. Bogotá, 13 de marzu

La nuestra Comisión pal Esclaramientu de la Verdá ye diferente de la Comisión de Verdá Histórica de la Llei de Xusticia y Paz. Les informaciones y testimonios que vamos recibir na CEV nun pasen a la Xurisdicción Especial pa la Paz, pero al revés sí. Tampoco nun tenemos la obligación de pasar esa información a la xusticia ordinaria. La información que recibamos sirve pa establecer patrones de violaciones de los Derechos Humanos y pa producir verdaes, non opiniones”.73 A un sector de les víctimes esmolez-yos que los cambios introducíos pol Congresu a la Xusticia Especial pa la Paz alcordada coles FARC sía usada solo como tribunal pa xulgar a una de les partes -la guerrilla- pero garantiza la impunidá pa los altos mandos militares y pal empresariáu que financió operaciones de terror y se benefició col espoliu. Según les organizaciones sociales colombianes: “El tratamientu penal establecíu dificulta la comparecencia de componentes de les FF.AA. énte la JEP19, desconoz normatividá internacional sobre responsabilidá de mandu. Los terceros solo van comparecer voluntariamente, a menos 73 Entrevista cola Comisión pal Esclaramientu de la Verdá, la Convivencia y la Non Repetición, CEV. Bogotá, 13 de marzu

33


34

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu 8. P  ueblos indíxenes. Poblaciones afrocolombianes, negres, palenqueres y raizales

que se demuestre la so participación “activa y determinante” en crímenes internacionales”.74 La impunidá ye mui grave en delitos como les execuciones estraxudiciales, poles calidaes de les víctimes y de los victimarios, más depués de que’l Conseyu d’Estáu les calificare como “práctica sistemática y xeneralizada” de la fuerza pública.75 “La Fiscalía impidió la puesta en marcha de la Unidá Espacial d’Investigación de crímenes del paramilitarismu contemplada nel numeral 74 de la JEP. Pa ello, bloquió les reformes constitucionales necesaries pa qu’esta unidá pudiere funcionar con autonomía dientro de la Fiscalía Xeneral de la Nación”.76

74 Informe énte el EPU. SIADDHH, Sistema d’Información sobre Agresiones contra Defensores de DDHH en Colombia, 2018 75 Conceyu d’Estáu, 5 de setiembre de 2017, númberu de casu: 73001-23-31-000-2008-00561-01 (38.058). 76 Intervención de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en reunión de balance y análisis del primer añu d’implementación de los Alcuerdos de L’Habana. https:// www.farc-ep.co/comunicado/analisis-sobre-el-estado-de-laimplementacion-del-primer-ano-de-los-acuerdos-de-la-habana. html.

El conflictu agravóse nos territorios de los pueblos indíxenes y nes comunidaes afrodescendientes d’Antioquia y Chocó. Amnistia Internacional denunció que “El 8 de febreru, un grupu de paramilitares pertenecientes a les Autodefenses Gaitanistes de Colombia ingresó na Zona Humanitaria de Nueva Esperanza en Dios, na cuenca del ríu Cacarica, departamentu del Chocó, en busca de varies persones de les qu’afirmaron qu’apaecíen nuna “llista negra”.2 El 6 de marzu informóse d’una incursión na localidá de Peña Azul, nel conceyu d’Alto Baudó, nel Chocó, que provocó l’esllarigamientu a gran escala de families y el confinamientu forzáu de munches persones nes sos comunidaes cercanes a Peña Azul.3 El 18 d’abril, los residentes de Puerto Lleras, nel territoriu colectivu de Jiguamiandó, nel Chocó, denunciaron recibir amenaces y que se produxere una incursión paramilitar na Zona Humanitaria de Pueblu Nuevu que punxo en peligru a tolos habitantes del lugar”.77 La llegada del ELN a Urabá depués de la desmovilización de les FARC incrementó la indefensión de la población que se niega a implicase na guerra. “La Nuestra Constancia Histórica énte les operaciones militares del ELN dende les lóxiques y práctiques de guerra de guerrilles, desconociendo les propuestes humanitaries de les comunidaes afrodescendientes ya indíxenes asitiaes nel Jiguamiandó; énte la utilización de métodos de guerres proscritos como la utilización de mines antipersonal qu’amás de confinar a les comunidaes, violenten los sos usos, vezos y formes de 77 https://www.amnesty.org/es/countries/americas/colombia/reportcolombia/


de los derechos humanos en Colombia

rellacionase col so territoriu, provocando con estes acciones procesos d’estierros masivos”.78 “Los indíxenes tamos afectados pol esllarigamientu forzado y ensin maneres de volver. Hai amenaces y persecuciones contra nosotros, asina los yacacones y los Wounaan tán perdiendo valores, los embera tán envenenaos con mercuriu pola minería como nel ríu Sambingo que desapaeció, y hai narcotráficu. Los emberes del Chocó tán sitiaos, bloquiaos, munchos vense obligaos a fuxir de la selva a la ciudá y eso ye peor que l’esllarigamientu, ye destierru.”79 La mina de carbón d’El Cerrejón afecta al territoriu de les comunidaes wayúu de La Guajira. “Pa comprobar y sentir les dimensiones del tren, enorme, llargu, de dobles víes, pa tresportar carbón al puertu dende la mina a tayu abiertu; inevitablemente tienen connotaciones, nel entornu contaminando, nes persones llevando per delantre vides pues ye imposible paralo, nes cases, contribuyendo al so estropiciu cola vibración constante: hasta 148 vagones contamos, de

tamañu xigante, tiraos por dos llocomotores potentísimes; dende’l llugar onde esclucamos y dende onde facemos fotos a les escombreres xigantesques,.. una pequeña estación del Cerrejón “mide” la contaminación. Y aclárenmoslo les nuestres anfitriones wayúu: nun ta preparao pa midir les partícules de tamañu contaminante de mayor afectación a la salú. Ta entrampiao dende la instalación, como una más de les munches burlles de la empresa estranxera, que consiguió.. miles y miles d’hectárees de concesión, en disputa a les comunidaes, que nun pudieron esfrutar del Derechu a la Consulta previa llibre ya informada”.80

78 Comunicáu Crisis Humanitaria nel baxu Atrato. Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz. Bogotá, febreru 16/18

“Probitú y miseria dicen que traxo la Corporación minera que consiguió espulsar a varies comunidaes de los sos territorios, esvió l’arroyu Bruno, pero atopóse con una oposición de fierro al esvíu del ríu Ranchería, fonte principal d’agua nesti desiertu guajiro, siendo l’agua y la so apropiación indebida por millones d’hectolitros una de les más graves consecuencies de la esplotación, con resultáu alimenticiu perxudicial pa los cultivos de los llabradores wayúu. Señalen les autoridaes indíxenes que de los 16mil emplegos del Cerrejón, un porcentaxe insignificante recái

79 Audiencia con organizaciones sociales de Yumbo, Valle. Cali, 10 de marzu

80 http://pachakuti.org/spip.php?article817

35


36

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu n’indíxenes de les comunidaes afectaes, prefiriendo la minera trayer mano d’obra de fuera. Enfermedaes, confinamientu, sentencies xurídiques que nun se cumplen, cases fendíes, desconocimientu de los derechos indíxenes, contaminación del aire, del agua, de los campos...y compra de políticos, son dalgunes de les afectaciones graves que se-y axudiquen al Cerrejón, que col gran poder amedrana y coacciona inclusive audiencies como esta, generando congoxa ente los asistentes.81

9. Empreses y Derechos Humanos Los proyectos empresariales nos sectores mineros, enerxéticos y d’infraestructura tán poniendo en peligru la supervivencia de la población. “L’acosu de les empreses, la militarización, la presencia de paramilitares conlleven pérdigues d’espacios comunitarios, restricciones a la llibre movilizá de les persones, pérdiga de l’autonomía y de la seguridá alimentaria, invasión de tierres comunitaries, división ente les comunidaes, suspensión de los títulos de finques, asesinatos sistemáticos, desapaición de les práctiques tradicionales de pesca y agricultura. Benefíciase del terror y d’esta situación MAERSK SEALAND, HAMBURG SUD”.82 “Los espoliadores de les tierres a les comunidaes nun son los paramilitares, son los empresarios. Hai más de doscientos financiándolo. Los terratenientes busquen títulos de propiedá y tán usando a families pa invadir tierres qu’ellos robaron, dalgunes families cobren sueldu. Por eso ye necesaria la formalización de la propiedá a traviés d’un programa de titulación de tierres n’Urabá, más agora que 81 http://pachakuti.org/spip.php?article819 82 Audiencia en Buenaventura y Visita al Espaciu Humanitariu de Puente Nayero. 8 de marzu

los títulos mineros concedíos a grandes empreses xeneren más incertidume”.83 Les comunidaes Curvaradó y Jiguamiandó denunciaron al empresariu JAVIER RESTREPO GIRONA propietariu de delles finques y empreses como Agromar, Recife, por ocupar -col terror paramilitar del Bloque Elmer Cárdenas de les AUC- los territorios colectivos d’afrodescendientes y por negase a devolvelos, a pesar de que dende’l 2009 el Tribunal Contenciosu del Chocó lu declaró como ocupante illegal. “La Nuestra Constancia Histórica énte l’ausencia de respuesta efectiva por parte l’Estáu y de los entes responsables d’ufrir condiciones de protección pa salvaguardar la vida n’integridá de los líderes reclamantes de tierra que denunciaron les acciones d’espoliu a les que les somete la empresa AGROMAR S.A. y les actuaciones contra derechu del empresariu JUAN GUILLERMO GONZÁLES y JAVIER RESTREPO GIRONA, DARÍO MONTOYA, WILLIAM RAMÍREZ; asina mesmo, énte les graves y doloses omisiones de los entes 83 Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu/18


de los derechos humanos en Colombia

de control ambiental, que ficieron posible la devastación de les viesques primaries y la degradación de los suelos emplegaos pa la implementación de cultivos de supervivencia”.84 “L’alianza empresarios-mafia-exércitu nacional significa la muerte pa les comunidaes. Les Autodefenses Gaitanistes y l’exércitu trabayen pa JAVIER RESTREPO GIRONA, empresariu bananeru, palmeru, narco y llavador de dólares qu’impuso la cesión n’usufructu por 70 años de la finca La Zumbona, cultivada anguaño de coca y por oponese a la deforestación, foi asesináu’l reclamante de tierres HERNAN BEDOYA”.85 “Otros empresarios del bananu, la palma y la coca beneficiaos cola actividá paramilitar son LUIS FELIPE MOLANO, JUAN GUILLERMO GONZÁLEZ, LUIS ANTONIO LOPERA, CLAUDIA ARGOTE, FRANCISCO

84 Comunicáu Crisis Humanitaria nel baxu Atrato. Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz. Bogotá, febreru 16/18 85 Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu/18

CASTAÑO HURTADO, RUBÉN DARÍO CORREA MARÍN”.86 “Los empresarios contraten ensin derechos, violen derechos llaborales, tercericen el trabayu y los obreros vense obligaos a la fuelga, como los cortadores de caña del Valle, dalgunos con setenta años d’edá, 30 de trabayu nuna empresa y tienen que dise ensin pensión porque la intermediaria nun cotizó. Nun hai llibertá d’asociación, despídese a les muyeres trabayadores de les flores que s’afilien al sindicatu. Nun hai garantíes porque hai paramilitares amenazando. Los inspectores de trabayu son fiches de los empresarios y nun reciben les quexes de los y les trabayadores. Nun cumplen los compromisos que firmaron col TLC”.87 “La fiscalía pide al Ministeriu del Trabayu revisar si les empreses de palma cumplen colos derechos llaborales, por-

86 Audiencia y homenaxe a víctimes de les Comunidaes negres del Curvaradó. 4 de marzu/18 87 Audiencia colos Sindicatos de trabayadores de l’agroindustria bananera y palmera, SINTRACOL, SINTRAINAGRO. San José de Apartadó, 5 de marzu

37


38

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu de los obreros mineros, con más de 900 d’ellos con enfermedades profesionales graves que nun son reconocíes, y desigualdá en derechos llaborales ente los 5.000 emplegos directos y los 7 mil de les subcontrates.91 La Delegación conoció que dende’l teléfonu corporativu d’ALEJANDRO RODRÍGUEZ, funcionariu d’Equión, amenazóse al presidente de la Xunta d’Acción Comunal de la collación La Cabaña. Esta persona acusó na radio a los líderes sociales y ambientalistes de tar “aconseyaos por grupos al marxe de la llei”.92

que tán contratando a estranxeros venezolanos por salarios irrisorios”.88 “Cementos El Cairo llogra que la Xunta Nacional de Calificación d’Invalidez cambie’l conceptu de la Xunta Rexonal y qu’enfermedaes profesionales pasen a calificase como enfermedá común”.89 “Los profesionales de la seguridá afiliaos a SINPROSEG Cali, somos más de 3.400 trabayadores tercerizaos pola Unidá Nacional de Protección n’empreses que cambien de nome pa evadir obligaciones, a pesar de que ye una práctica prohibida pol Conseyu d’Estáu.90 “La persecución contra SINALTRAINAL Bugalagrande siguió con amenaces de muerte y acosos. Trabayadores de la empresa Colombiana afiliaos al sindicatu fueron amenazaos casa por casa, el sicariu que lo facía foi asesináu cuando la policía entamó a investigar el casu”. SINTRACARBON, sindicatu de trabayadores de la mina El Cerrejón, denuncia: una alta afectación na salú 88 Entrevista con instituciones públiques del departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu

10. D  erechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales La histórica concentración de la propiedá de la tierra en poques manes agravóse durante’l conflictu armáu internu que desplazó a millones de llabradores, obligados a talar selva pa reasentase. Pero munches families nun tienen títulos de propiedá y queden espuestos al espoliu violentu del empresariáu a traviés del paramilitarismu. “N’Urabá nun-yos titulen les tierres a los llabradores, pero sí espidieron ocho títulos mineros pa sacar oru, coltán, petroleu, carbón, y esto trai más problemes sociales y ambientales, sobre l’agua que escasia y sobre los suelos, va haber esllarigamientos forzaos nuevos. Ensin reforma agraria nun hai camín”.93 “La nueva política antidrogues pactada en L’Habana, nun ye anguaño un procesu auténticu de sustitución con acentu nel respetu a los derechos humanos, sinón un pro91 http://pachakuti.org/spip.php?article820

89 Audiencia con organizaciones sociales del Valle. Cali, 10 de marzu

92 Testimoniu. Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu

90 Audiencia con organizaciones sociales del Valle. Cali, 10 de marzu

93 Entrevista con ACASA. Apartadó, 4 de marzu/18


de los derechos humanos en Colombia

cesu d’eliminación brutal que cuenta ente los sos llogros más llamentables la masacre de llabradores en Tumaco y la multiplicación de los cultivos pola persistencia d’una política enquivocada. Mientres se trata d’amosar eficacia persiguiendo l’esllabón más débil de la producción, nun s’observa nengún resultáu notable no que se refier a la persecución de capos solapaos nes capitales nin de blanquiadores de dineru, que, incrustaos nel corazón del capital financieru, son en realidá’l motor del narcotráficu”.94 “Necesitamos tierres titulaes pa desarrollar ellí los nuestros proyectos productivos y de vida. Hasta’l día de hoi, nun recibimos el primer centímetru de tierra pa esi propósitu. Que s’entame a formalizar, ensin mieu, a los llabradores que la ocupen anguaño y se-yos dea tierra a aquellos que nun la tienen o la tienen de manera insuficiente. Toos queremos ver l’aniciu de la materialización de 94 Intervención de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en reunión de balance y análisis del primer añu d’implementación de los Alcuerdos de L’Habana. https:// www.farc-ep.co/comunicado/analisis-sobre-el-estado-de-laimplementacion-del-primer-ano-de-los-acuerdos-de-la-habana. html

los compromisos del gobiernu dirixíos a dignificar la vida nel campu”.95 “N’Arauca hai desastres ambientales producíos por empreses petroleres como Oxy que destruyó la Laguna d’El Lipa, y por dalgunes corrientes d’agua como’l ríu Cravo Norte baxa mercuriu y plomu de Cañu Limón. Equí por denunciar solo hai estierru, encierru o entierru”.96 “La mocedá araucana ye persiguida pola fuerza pública pa reclutar inclusive a xóvenes víctimes; hai mieu de salir polos atropellos de la policía qu’ufre dineru por información a los neños”.97 “El departamentu entregóse a les petroleres, nun pue haber nada 2.500 metros alredor d’un pozu y hai 35 blo95 Intervención de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en reunión de balance y análisis del primer añu d’implementación de los Alcuerdos de L’Habana. https:// www.farc-ep.co/comunicado/analisis-sobre-el-estado-de-laimplementacion-del-primer-ano-de-los-acuerdos-de-la-habana. html 96 Audiencia nel departamentu de Arauca, ciudad de Arauca, 6 de marzu 97 Audiencia nel departamentu de Arauca, ciudad de Arauca, 6 de marzu

39


40

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu ques n’esplotación.. Esto xenera esllarigamientu forzáu y conflictu social qu’aumenta cola llegada d’inmigrantes de Venezuela a buscase la vida”.98 “Nel Casanare los líderes alvierten de la so situación de peligru pero nun los atienden, porque pal gobiernu prima l’interés económicu sobre la vida de la xente. Hai reuniones pero nun hai impactos, resultaos concretos”.99 “Equí en Puente Nayero diben construyir hoteles y restoranes nos nuestros terrenos de rellenu y los paras picaron persones vives hasta hai pocu tiempu. Los neños xugaben a acullillase ente ellos con armes de xuguete, agora yá se desmovilizaron y les entegaron y quemaron con un pactu de paz, a cambiu recibieron instrumentos musicales. Siguen los problemes porque mos quieren echar de les nuestres cases. En La Cima hai un gran conflictu por eso, una constructora con escritures falses quier facer nel territoriu colectivu destináu pa un centro de salú y un llar comunitariu un conxuntu residencial zarráu, y como nos oponemos quemaron el centru de salú, hai amenaces de los paras”.100 “Na agroindustria de la caña d’azucre viólense derechos de los trabayadores. “Nos inxenios viólase’l derechu d’asociación sindical, hai falta de llibertaes y de garantíes y son frecuentes los accidentes de trabayu y les ARL califíquenlos como accidente común ensin indemnizar. Los cortadores de caña tuvimos que facer un paru de dos meses por derechos y llibertaes. Que tán contemplaos nes lleis y nel Tratáu Obama-Santos que nun se cumple”.101

98

Audiencia nel departamentu d’Arauca, ciudá d’Arauca, 6 de marzu

99 Audiencia nel departamentu del Casanare, El Yopal, 7 de marzu 100 Audiencia en Buenaventura y Visita al Espaciu Humanitariu de Puente Nayero. 8 de marzu 101 Audiencia con organizaciones sociales del Valle. Cali, 10 de marzu

Conclusiones Colombia sigue afectada pol conflictu armáu internu y por violaciones graves de los Derechos Humanos y del DIH sobre too nes árees dexaes poles FARC, y nos territorios con presencia de los grupos paramilitares, y de les guerrilles ELN y EPL. La implementación de los Alcuerdos soscritos coles FARC sufren incumplimientos por parte l’Estáu: atrasu n’infraestructures, falta de garantíes de seguridá pa los indultaos, amnistiaos y familiares, aumentu de la presencia paramilitar, incumplimientos de la llei d’amnistía ya indultu, falta de reglamentación ya implementación de la ruta d’atención de los menores desvinculaos/es de les FARC-EP, inseguridá xurídica con amenaces d’estradición d’exguerrilleros a EUA renunciando’l gobiernu a aplicar la JEP. Sigue esistiendo’l paramilitarismu, aumentó’l so control territorial y caltién rellaciones col Estáu. A los financiadores y los beneficiaos pol paramilitarismu nun los investigaron, xulgaron nin sancionaron. Xunto cola desmovilización de les FARC-EP, reficiéronse y espardiéronse grupos paramilitares, les guerrilles del ELN y del EPL, los grupos de guerrilleros de les FARC que nun aceptaron l’alcuerdu de paz, y otros con distintes denominaciones. Aumentó l’asesinatu de la dirixencia social y comunitaria, configurándose como una práctica sistemática ya impune orientada a desestructurar les organizaciones sociales. L’esllarigamientu forzáu persiste y presenta una tendencia al aumentu. Colombia sigue siendo’l país con más víctimes d’esllarigamientu forzáu nel mundu. Siguen presentándose casos de violencia sexual cometíos’l 43,7% pola fuerza pública y otros actores, 30,1% por grupos paramilitares y 26,2% poles guerrilles. Aumentaron los feminicidios y nun hai mecanismos de


de los derechos humanos en Colombia

protección efectiva. Hai violencia selectiva contra la población LGBTI. La desapaición forzada de persones continúa a pesar de les midíes humanitaries contemplaes nel Alcuerdu de Paz. La identificación de restos avanza lentamente. Nes cárceles, la situación sigue siendo illegal. L’amontonamientu aumentó a 50,1% en 2017 y les midíes que se tomaron pa disminuilo nun fueron efectives. Hai denuncias de tratu cruel, inhumanu y degradante. Nun ta garantizáu’l derechu a la protesta social, que nun tien cauces institucionales efectivos de solución y recibe tratamientu de guerra. La impunidá sigue siendo un problema estructural, especialmente la rellacionada con investigaciones penales por execuciones estraxudiciales cometíes pola fuerza pública, desapaición forzada y tortures. Colombia sigue siendo ún de los países más desiguales del mundu y la brecha urbano – rural nun se zarra. Los territorios habitaos por población afrocolombiano ya indíxena tien los peores indicadores de calidá de vida. Más de trenta pueblos indíxenes tán al borde la estinción. Los territorios de les comunidaes afro sigue sometíos

al control y al espoliu paramilitar del que se beneficien empresarios nacionales ya inversionistes estranxeros. Persiste la desigualdá na propiedá y la tenencia de la tierra. Les condiciones llaborales son precaries y continúa la persecución al movimientu sindical.

41


42

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu Recomendaciones

Anexos

Al gobiernu de Colombia:

Sigles usaes

Cumplir y facer cumplir los Alcuerdos de Paz de L’Habana. Disponer lo necesario pa dexar firmao un Alcuerdu de paz con ELN. Abrir una mesa de diálogos col EPL. Cumplir los alcuerdos y compromisos firmaos pol gobiernu colombianu coles organizaciones llabradores, indíxenes y negres movilizaes nos últimos años. Persiguir, desmantelar l’aparatu paramilitar y les sos estructures d’apoyu políticu, económicu y mediáticu. Eliminar la doctrina militar del enemigu internu y depurar la fuerza pública. Dar garantíes efectives pa la vida de la dirixencia social y persones que defenden los Derechos Humanos. Acabar colos señalamientos y cola impunidá qu’arrodien estos ataques. Aplicase na prevención de la violencia de xéneru y nes campañes contra toa mena de discriminación. Cumplir les obligaciones colos pueblos indíxenes y coles comunidaes negres.

A la Cooperación de la Unión Europea, d’España y d’Asturies. Priorizar la financiación de los planes de vida y los proyectos comunitarios, la reconstrucción de los texíos familiar, social y organizativos rotos pol conflictu y pola esclusión.

AACIWASUG, Asociación wayúu en Barrancas-Guajira. AKUBADAURA, Asociación d’abogaes indíxenes. Asentamientos La Libertad, la Bendición, Mi Nueva Esperanza Asociación Ambiental Paz y Derechos Humanos Arauca Asociación Llabradora d’Arauca Asociación Llabradora de San José de Apartadó Asociación de Cabildos Indíxenes del Norte del Cauca, ACIN Asociación de Cabildos Indíxenes del Valle del Cauca, ACIVA Asociación de Conseyos Comunitarios del Norte del Cauca Asociación de Xuntes d’Acción Comunal d’El Morro Asociación de Muyeres AMARTE Asociación de Muyeres Cultivadores de Paz, Cañabrava, Bocas del Ele Asociación de Muyeres Trabayadores Araucanes Asociación de Muyeres Uníes por Casanare -ASMUC Asociación de Tresportadores d’El Morro, ASOTRANSMO Asociación de Tresportadores d’El Morro, Yopal Asociación de Víctimes d’El Morro, Yopal Asociación Nacional Campesina ASONALCA, Tutasá, La Capilla Asociación Nacional de Xóvenes y Estudiantes, AnxecoAsociación Nacional d’Usuarios Campesinos, ANUC ASOCOLCA Tumaco ASOMINUMA Asociación de Xuntes d’Acción Comunal de los Ríos Nulpe y Mataje. Cabildu Yanacona Central Unitaria de Trabayadores, CUT Centru Cultural Comunitariu les Colines


de los derechos humanos en Colombia

Ciudadela La Bendición, Asentamientos La Libertad, Mi Nueva Esperanza, Colectivu Socioxurídicu Orlando Fals Borda Comisión de Paz y Derechos Humanos de la Cámara de Representantes d’Arauca, Ferney Tique Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz. Comisión Internacional del partíu FARC. Comité de Conciliación de les Xuntes d’Acción Comunal Comité de Convivencia de la Federación Departamental de Xuntes d’Acción Comunal Comité d’Integración del Macizu Colombianu, CIMA Comunidá de Paz de San José Apartadó Comunidá del Bloque Cubiro (San Luis de Palenque) Comunidaes Construyendo Paz nos Territorios, CONPAZ Conseyu d’Autoridaes del pueblu Nukak, Mauró Munu Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Mariguana y Amapola COCCAM Corporación Social pa l’Asesoria y Capacitación Comunitaria, COSPACC CPDH Arauca, CPDH Valle CUT Antioquia CUT Nariño

CUT Valle Estudiantes de la Universidá Pedagóxica y Tecnolóxica de Tunja. Federación Luterana Mundial Arauca FENSUAGRO-CUT Arauca Fundación Comité de Solidaridá colos Presos Políticos, FCSPP seccional Valle Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra Fundación Promuyer Arauca Guardia Indíxena IPC, Institutu Popular de Capacitación Xunta Acción Comunal de La Palma (Boyacá) Xunta d’Acción Comunal de Llabranzagrande, San Luis de Palenque L’Asociación Xuvenil Estudiantil Rexonal ASOJER Marcial Gamboa. Sacerdote claretianu. Tumaco Mesa d’Organizaciones Cíviques y Populares d’Arauca Mesa de Víctimes del conceyu d’Arauquita Misión d’Apoyu al Procesu de Paz, MAPP OEA MOE, Misión d’Observación Electoral MOVICE Valle Movimientu políticu de mases social y popular de Centru Oriente de Colombia

43


44

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu Sindicatu Únicu de Trabayadores de la Industria de los Materiales de Construcción, SUTIMAC Yumbo SINTRACOL SINTRAIME SINTRAINAGRO Trabayadores de los inxenios Manuelita y Carmelita

Instituciones entrevistaes

Nora Díaz CUT Nariño ONIC, Luis Fernando Arias, Consejero Mayor , Conseyera Derechos Humanos Aída Quilcué Pastoral Social Carites Arauca Pastoral Social de Buenaventura, padre John Reina Pastoral Tumaco-Parroquia La Variante-San Bernardo. Procesu de Comunidaes Negres, PCN Resguardu d’Huelles, Caloto Sindicatu de Pequeños y Medianos Productores del Agro, SINDEAGRO Sindicatu de Trabayadores de la Industria de Caña d’Azucre de Colombia, Sintracañaizucol Sindicatu Nacional de Trabayadores de la Industria Metalúrxica, SINTRAIME Yumbo Sindicatu Nacional de Trabayadores de Rama, Servicios de la Industria del Tresporte y Loxística de Colombia, SNTT, Xunta Directiva Nacional y Seccional Buenaventura. Sindicatu Nacional de Trabayadores del Sistema Agroalimentariu, SINALTRAINAL Sindicatu Nacional de Trabayadores y Emplegaos Universitarios de Colombia, Sintraunicol

Embaxada d’España. Sr. Pablo Gómez de Olea, Embaxador. Responsable de la AECID Misión pa Pescudar de la ONU en Colombia, Sr. Raúl Rosendi, Director Ministeriu del Interior, Ivón González, Directora de Derechos Humanos Defensoría del Pueblu, Mauricio Redondo Valencia, Defensor Delegáu pa la Prevención de riesgos y Sistema d’Alertes Tempranes Unidá de Busca de Persones Desapaecíes, UBPD, Luz Marina Monzón, Directora


de los derechos humanos en Colombia Xurisdicción Especial pa la Paz, JEP, Néstor Correa, Secretariu Xeneral Comisión pal Esclaramientu de la Verdá, la Convivencia y la Non Repetición, CEV, Francisco de Roux, Director Congresu de la República, diputáu Alirio Uribe y Representante a la Cámara Ángela María Robledo.

45


46

XIV Visita asturiana pa pescudar l’estáu


de los derechos humanos en Colombia

47


Con el apoyo de:

Profile for Soldepaz Pachakuti

Informe de la XIVª delegación asturiana en Colombia - ast  

N'asturianu - XIV Delegación asturiana DDHH Colombia http://pachakuti.org/spip.php?rubrique70

Informe de la XIVª delegación asturiana en Colombia - ast  

N'asturianu - XIV Delegación asturiana DDHH Colombia http://pachakuti.org/spip.php?rubrique70

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded