__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


INFORME DE LA TERCERA VISITA ASTURIANA PA ESCUDAR LA SITUACIÓN DE LOS DRECHOS HUMANOS EN COLOMBIA, JUNIO 2007


Fotos: La Delegación Asturiana y Last News Traducción: Xosé Firmu García Cosío

Autor: La Delegación Asturiana en Colombia Edita: La Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu Imprime: Imprastur, S.A. D.L.: AS-1156/07


CONTENIDO PRESENTACIÓN

INTRODUCCIÓN

OXETIVOS

CONSTATACIONES

CONCLUSIONES RECOMENDACIONES

Y

ANEXOS

5


Mata quemao pa semar palma africano, Curbarad贸.

6


PRESENTACIÓN

1. PRESENTACIÓN La situación de los drechos humanos en Colombia sigue siendo crítica y carauterízase pola inequidá social y los atentaos sistemáticos, y en dalgunes rexones masivos, a los drechos humanos y de les llibertaes fundamentales. Mantúvose la situación de vulnerabilidá de la población civil y en particular de los que defenden los drechos humanos. Ye una situación sostenida nos últimos años que sigue convocando l’atención de la comunidá internacional y la esmolición del gobiernu del Principáu d’Asturies. El gobiernu d’Asturies, per aciu de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu, desendolca dende l’añu 2001 un Programa de Proteición a Sindicalistes y Defensores de los Drechos Humanos de Colombia, que llogró atender a 44 dirixentes sindicales y defensores de los drechos humanos con riesgu probáu de ser asesinaos, concretando asina la so especial sensibilidá y compromisu cola proteición del drechu a la vida y la integridá de persones d’estos sectores sociales, consideraos pola ONU como grupos especialmente fráxiles. Atendiendo’l llamamientu de les organizaciones sociales colombianes que piden verificación de la situación de los drechos humanos y acompañamientu internacional, l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu visitó nos últimos trés años diverses rexones de Colombia y entrevistóse con testigos, víctimes, miembros d’organizaciones sociales y polítiques, comunidaes llabriegues, indíxenes y afro colombianes, asina como con autoridaes civiles y militares. Amás del so valor como documentu, el presente informe ye un xestu de solidaridá col puelu de Colombia ya inxértase nel compromisu del gobiernu asturianu de defender el drechu a la vida y los drechos humanos. Rafael Palacios García Direutor de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu 7


LA VISITA ASTURIANA La tercer visita asturiana pa pescudar la situación de los drechos humanos en Colombia realizóse ente’l 9 y el 21 de febreru del 2007. La delegación formábenla les siguientes persones: • Rafael Palacios García, direutor de l’Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu. • Daniel Busto Gutiérrez, miembru de la organización non gubernamental. Soldepaz Pachakuti. • Javier Orozco Peñaranda, coordinador del Programa Asturianu de Proteición a Sindicalistes y Defensores de los drechos Humanos de Colombia. • Begoña Orallo y Enrique Rodríguez Vega, de l’axencia de noticies Last News.

En desarrollu del so propósitu la delegación asturiana visitó les siguientes rexones: • Urabá, conca del ríu Curbaradó, territorios de les comunidaes afrocolombianes, zones humanitaries de Caño Claro y El Tesoro. • Departamentu de Nariño, ciudá de Pasto y conceyos de La Florida (collación Los Robles) y Samaniego (collación El Motilón). • Departamentu de Cundinamarca, conceyu de Viotá, collación Puerto Brasil. • Departamentu del Meta, ciudaes de Villavicencio y Granada. • Bogotá D.C

Los afayos y constataciones de la tercer visita asturiana tán conteníos nel presente informe que se presenta énte los sistemes de drechos humanos de la Organización de Naciones Xuníes, OEA, Xunión Europea, OIT, parllamentos y gobiernos de Colombia, Europa, España, Asturies, organizaciones sociales, medios de comunicación y opinión pública. El presente informe pretende aportar al conocimientu de la complexa realidá colombiana, ayudar a la búsqueda de la verdá y de la paz con xusticia social, elementos cuya ausencia son causa de munchos de los atentaos a los drechos humanos constataos.

8


INTRODUCCIÓN

2. INTRODUCCIÓN 2.1 COLOMBIA: DATOS DESCRIPTIVOS XENERALES Estensión: 1.141.748 km2. Población: 41.468.384 habitantes (censu del 2005). Población afrodescendiente: 4.261.996 persones (10,5%). Población indíxena: 1.378.884 persones (3,4%) distribuyíes en 87 puelos. Puelu rom o xitu: 4.832 persones (0,01%). Ensin pertenencia étnica: 34.955.512 persones. Pena de muerte: nun esiste pa tolos delitos. Idioma oficial: el castellanu en tol país y les 64 llingües indíxenes nos sos territorios, amás del bandé, el palenquero y el romaní. Presidente: Álvaro Uribe Vélez (2002-2006) en segundu mandatu agostu del 2006 -2010. Ingresu per cápita US $2.020 (datos del BIRF). Esperanza de vida al ñacer: 72,6 años.

9


Mortalidá pa neños menores de 5 años: 20,5 por cada 1.000. El 17.8% de la población vive con menos de US $2 al día. El 7.0% de la población vive con menos de US $1 al día. Salariu mínimu mensual llegal pal 2007: € 150 euros. El 27,6% de la población presenta necesidaes básiques insatisfeches. Colombia formalmente ye un Estáu social de drechu, organizáu en forma de república unitaria, descentralizada, con autonomía de les sos entidaes territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada nel respetu de la dignidá humana, nel trabayu y la solidaridá de les persones que la integren y na prevalencia del interés xeneral1. L’Estáu colombianu ratificó: el Pautu Internacional de drechos Civiles y Políticos, el Pautu Internacional de Drechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención Americana de Drechos Humanos, les Convenciones de Xinebra y los sos protocolos adicionales, la Convención de la ONU sobre la Muyer, l’Estatutu de la Corte Penal Internacional, la Convención escontra la Tortura y otros tratos o penes crueles, inhumanos o degradantes. Según la Constitución de Colombia estos pautos y convenciones ratificaes habríen ser d’obligatoriu cumplimientu, incluso baxo estaos d’esceición tendríen de predominar nel orde internu. La de Colombia ye considerada la "democracia más antigua y estable d’América Llatina"; sicasí, esti títulu dílese coles altes tases d’astención electoral, l’apartamientu y persecución de la oposición, el fraude eleutoral y l’atrocadura de segmentos de los poderes públicos en varies rexones por grupos de narcotraficantes y paramilitares, la concentración de la riqueza, la tierra y l’ingresu en poques manes, el llargu conflictu económicu, políticu, social y militar, los altos niveles d’impunidá, los métodos de represión de la llexítima protesta social, indignos d’un Estáu de drechu y la complicidá de miembros de la fuercia pública colos grupos paramilitares.

1

Artículu 1u, Constitución Política de Colombia, 1991.

10


INTRODUCCIÓN

Restos del cementeriu de Nueva Andalucía estrozáu pola maquinaria de los empresarios palmeros.

2.2. METODOLOXÍA PA LA ELLABORACIÓN DEL PRESENTE INFORME El presente informe redactóse basándose en cinco fontes: •La observación direuta de la Comisión Asturiana. •Los informes de les organizaciones sociales nes cinco rexones del país visitaes. •Los informes y estadístiques oficiales en drechos humanos. •El testimoniu direutu de les víctimes de los atentaos a los drechos humanos. •Rexistros de los medios de comunicación masivos y alternativos.

11


12


OXETIVOS

3. OXETIVOS • Faer siguimientu, per aciu de la observación direuta y por tercer añu consecutivu, de la situación de los drechos humanos en dalgunes rexones de Colombia. • Informar de les sos constataciones a diverses instancies del Estáu español, la Xunión Europea, la Organización de Naciones Xuníes, la OEA. • Ayudar al espardimientu y efeutiva proteición de los drechos humanos en Colombia.

Amenaza de los paramilitares nuna casa de llabradores, Curvaradó. 13


14


CONSTATACIONES

4. CONSTATACIONES 4.1 ATENTAOS A LOS DRECHOS HUMANOS2 1. En Colombia sigue atentándose escontra los drechos humanos dientro d’un contestu de conflictu y d’exerciciu arbitrariu del poder, espresáu n’execuciones estraxudiciales, detenciones arbitraries, desapaiciones forciaes de persones, tortures y esllarigamientu forciáu. 2. La política de “seguridá democrática” del gobiernu impón la guerra como solución a los problemes nacionales, asociada a una regresión en materia de réxime políticu, drechos humanos y garantíes democrátiques3. 3. Magar que menguó’l númberu d’homicidios y secuestros, durante l’añu 2006 la situación de los drechos humanos en Colombia siguió siendo crítica. 4. El contestu de conflictu social, políticu y militar que padez Colombia dende hai cuasi 60 años afeuta -y en munches rexones imposibilita- l’esfrute de los drechos y llibertaes básiques. La principal víctima del conflictu ye la población civil4. 5. Constatáronse atentaos a los drechos humanos, na so mayoría atribuyíos a miembros de la fuercia pública por aición direuta, apoyu, tolerancia o aprobación escontra los grupos 2

Son atentaos a los drechos humanos les aiciones y omisiones qu’afeuten drechos reconocíos internacionalmente cuando l’autoría ye de servidores públicos o de particulares que cunten cola aprobación de les autoridaes. 3 Seminariu Internacional Territoriu, Patrimoniu y Esllarigamientu Marcos Romero, páx. 167. 4 Entrevista cola comisión asturiana, Curbaradó, febreru del 2007. 15


humanos consideraos pola Organización de Naciones Xuníes como población especialmente fráxil. 6. Los afrocolombianos ya indíxenes, que son población especialmente fráxil, siguen sufriendo ataques que queden na impunidá. “Soi un negrín d’Urabá que vengo fuxendo hai 10 años porque los paracos y l’exércitu entraron al puelu, amarráronmos pel pescuezu, obligáronmos a trabayar pa ellos varios díes, llevaron y desapaecieron al mio fíu y a los mios tres ñetos, al mio hermanu matáronlu delantre nós, quemáronme la casa y robáronme dos finques con tolos animales, fui pal Jiguamiandó y alló quemáronme otru casupel que fixi coles manes, otra vez salí corriendo y ando perequí, ensin ver la xusticia, ensin dios nin santamaría”4. 7. L’exércitu de Colombia afirma que convirtió’l respetu de los drechos humanos nuna prioridá mediante la capacitación nel programa del Centru d’Educación Militar, CEMIL, que diplomó más de 40 mil efeutivos en drechos humanos, drechu internacional humanitariu y drechu internacional de los conflictos armaos. En pallabres del mayor xeneral Mario Montoya Uribe “…vamos siguir lluchando con dinamismu, agresividá y tresparencia, recuerden que son los terroristes los atentadores sectarios de los drechos humanos. Los soldaos somos los defensores absolutos d’esos drechos y a estos bandíos vamos derrotalos en franca llucha, con tresparencia, como lo demanden los cánones internacionales del drechu humanitariu”5. 8. Caltúvose l’altu nivel d’impunidá frente a atentaos como execuciones estraxudiciales, amenaces, detenciones illegales o arbitraries, desapaiciones forciaes, tortures, malos tratos y usu escesivu de la fuercia. 9. Constituyen avances les investigaciones en cursu contra sirvidores públicos na Corte Suprema de Xusticia y la Fiscalía por atentaos a los drechos humanos y por los nexos ente l’Exércitu Nacional, la Policía Nacional, funcionarios, miembros de corporaciones públiques y los grupos paramilitares. 4 5

Entrevista cola comisión asturiana, Curbaradó, febreru del 2007. Revista Ejército, edición nu 131, Bogotá, mayu del 2006, páx. 10.

16


CONSTATACIONES

10. Tamién se rexistraron denuncies de violaciones de los drechos humanos atribuyíos a grupos de guerrilleros y paramilitares. 11. Los enfrentamientos ente les FARC-EP y ELN en varies rexones del país xeneraron atentaos a los drechos humanos de la población civil, como homicidios, amenaces de muerte, esllarigamientos forciaos de persones protexíes, como cabezaleros comunales, llabriegos ya indíxenes, activistes sociales, mayestros y funcionarios6. 12. Los atentaos masivos y sistemáticos a los drechos humanos concasen col incrementu de los gastos del gobiernu en defensa y seguridá. 13. Sigue teniendo poca calidá’l sistema oficial de rexistru d’atentaos a los drechos humanos y al drechu internacional humanitariu. 14. La situación de los drechos humanos nun ameyora. ”Equí la cosa ta peor, la situación de los drechos humanos nun ameyora, anque’l gobiernu lo ñegue; solo cambió la modalidá de la violencia, agora ye más sutil y más efeutiva l’apavoriadura pa controlar a la población; les víctimes tienen mieu, siguen desamparaes y con llercia de denunciar o de reclamar xusticia, verdá y compensación, porque empecipiaron a matar testigos de los crímenes”7.

6

Entrevistes de la comisión asturiana con organizaciones sociales nes ciudaes de Pasto y Bogotá. Informe A/HRC/4/48, 5 de marzu del 2007. 7 Movimientu Nacional de Crímenes d’Estáu. Reunión d’organizaciones sociales cola comisión asturiana. Bogotá, 15 de febreru del 2007. 17


15. Hai escasu cumplimientu de les recomendaciones formulaes pola Organización de Naciones Xuníes al gobiernu de Colombia nos últimos años en materies como la revisión de los archivos d’intelixencia, la disminución de la impunidá, la eliminación del paramilitarismu y los sos nexos cola fuercia pública, la proteición a los grupos más fráxiles… 16. El gobiernu afirma que ta desbordáu pola cantidá d’amenaces de muerte escontra población fráxil y polos pidimientos de seguridá, pero nun cuenta colos recursos necesarios pa protexelos individualmente8. 17. El gobiernu del presidente Álvaro Uribe Vélez ñega la esistencia del conflictu armáu y la crisis de los drechos humanos y afirma que «esa realidá de violencia yo tengo pidío que nun se la denomine conflictu. Ye un desafíu del terrorismu a la sociedá colombiana y a les instituciones democrátiques»9. 18. La principal consecuencia de ñegar qu’hai un conflictu militar internu ye la ñegativa implícita del drechu internacional humanitariu, la desconocencia del principiu d’estremar combatientes y población civil, la polarización de la sociedad ente amigos y “enemigos” del gobiernu y la vinculación de población civil nel conflictu armáu10. 19. El vicepresidente de Colombia acepta qu’hebo conflictu, pero “la sociedá civil colombiana ta entrando rápidamente nel posconflictu, y el gobiernu quier pasar páxina rápidamente nel tema de los paramilitares”11. 20. Pa la Procuraduría Xeneral de la Nación “Colombia ta en plenu conflictu y el gobiernu debería buscar alternatives de solución a partir de resolver problemes antiguos, estructurales. L’Estáu nun pue certificar que por años la fuercia pública nun atentó escontra los 8

Viceministra del Interior y Xusticia, María Isabel Nieto. Entrevista cola comisión asturiana, Bogotá, 16 de febreru del 2007. Discursu del presidente Álvaro Uribe Vélez durante la instalación de la Mesa de Coordinación y Cooperación Internacional en Cartagena, 3 de febreru del 2005. 10 Seminariu Internacional Territoriu, Patrimoniu y Esllarigamientu Marcos Romero, páx. 168. 11 Entrevista cola delegación asturiana, Bogotá, 16 de febreru del 2007. 9

18


CONSTATACIONES

drechos humanos nin asperar paz duradera ensin faer un procesu de reforma agraria, porque les tierres son el nucleu de la guerra y tienen que formar parte d’un procesu de compensación”12. 21. Afirma qu’hai un ameyoramientu ostensible de los drechos humanos, porque durante’l 2006 solo se rexistraron 17.479 homicidios, 3% menos que nel 2005, pero xubió hasta’l 80% el númberu de conceyos del país con homicidios, siendo más altes les tases nes árees d’operaciones del Plan Patriota. Rexistráronse 37 masacres con 193 víctimes13, el 95% varones. 22. Les cifres del gobiernu acepten que l’asesinatu de sindicalistes incrementóse nun 79%, al pasar de 14 nel 2005 a 25 nel 2006 y atribúyelos a les “bandes delincuenciales”14. 23. El Sindicatu de Mayestros de Nariño denuncia los asesinatos sistemáticos de los sos afiliaos: 4 nel 2005 y 7 nel 2006. Nos dos primeros meses del 2007 asesinaron a 2 profesores que yeren pareya, los sos restos tán dientro d’un campu mináu, polo que resulta imposible enterralos15. 24. Esta cifra ye rechazada pol departamentu de drechos humanos de la Central Unitaria de Trabayadores –CUT- cuya estadística recueye’l nome y l’afiliación de 77 sindicalistes asesinaos durante l’añu16. Ente ellos 7 muyeres. Los sectores más afectaos foron los/es trabayadores de la educación, agrarios y del sector salú. 25. Estos graves atentaos a los drechos humanos permanecen na impunidá. La CUT, escontra lo informao pol gobiernu, acusa direutamente a la estratexa paramilitar como responsable material d’estos homicidios. 12 13 14 15 16

Entrevista con Patricia Linares, Procuradora Xeneral Encargada, y la comisión asturiana, Bogotá, 16 de febreru del 2007. Informe Programa presidencial de drechos humanos y drechu internacional humanitariu, avientu del 2006. Ibídem, páx.10. Denuncia de SIMANA énte la comisión asturiana, Pasto, 13 de febreru del 2007. Departamentu de drechos humanos CUT Colombia, llistáu d’homicidios de sindicalistes, añu 2006. 19


26. El Sindicatu Nacional de Trabayadores de la Industria d’Alimentos, SINALTRAINAL, señala a empreses como Coca Cola y Nestlé de ser posibles autores intelectuales porque se beneficien direutamente d’atentaos a los drechos humanos, como l’asesinatu de los sos trabayadores sindicalizaos. 27. El 87% de les empreses colombianes declararon tener invertío durante’l 2006 hasta’l 5% de les sos ventes en vixilancia privada y seguridá pa protexese d’un entornu inseguru17, pero esti gastu ye fonte d’inseguridá pa la población polos nexos ente les empreses de vixilancia privada y los grupos paramilitares. 28. Empiecen a dar resultaos les investigaciones18 por denuncies que señalaben a la empresa multinacional bananera Chiquita Brands y la so filial en Colombia, Banadex, de financiar, nos últimos diez años, a los grupos paramilitares a cambio de seguridá n’Urabá y nel departamentu del Magdalena. Los pagos fixéronse a traviés de la empresa Convivir Papagayo, una de les empreses de vixilancia privada de les promovíes pol entós gobernador d’Antioquia y actual presidente, Álvaro Uribe Vélez. Nel mesmu tiempu y rexones los paramilitares cometieron varies masacres y asesinaron cerca de mil persones ente sindicalistes de la industria del plátanu ya integrantes del movimientu políticu Unión Patriótica. 29. La empresa Chiquita Brands ingresó en Colombia más de 3 mil fusiles AK 47 y 5 millones de cartuchos del calibre 7.65 “que dempués emplegáronse en varies masacres nel noreste colombianu”19. 30. Chiquita Brands usó sistemáticamente a los paramilitares que financia pa llograr otros beneficios, como obligar a los trabayadores a desafiliase del sindicatu, aceptar condiciones de trabayu precaries o retirase de la empresa, mediante amedranamientos, amenaces, secuestros, atentaos, tortures y asesinatos.20

17

CUT, Informe del presidente énte la XL Xunta Nacional, Bogotá, marzu del 2007. Departamentu de Xusticia d’Estaos Xuníos, Investigación de la Securities and Exchange Comisión. 19 EL TIEMPO/AFP, 20 de marzu del 2007, seición xusticia. 20 Tribunal Permanente de los Puelos, Bogotá, abril del 2006. 18

20


CONSTATACIONES

31. El Fiscal de la Corte de Columbia, Jeffrey Taylor, alvirtió a la Chiquita Brands y a les demás empreses norteamericanes que “proveer de fondos a una organización terrorista nun pue ser remanao como un gastu corriente nel momentu de faer negocios nel esterior”. 32. La Central Unitaria de Trabayadores CUT denunció que “… la bananera Chiquita procede de la mesma multinacional norteamericana qu’en 1928 afrontó una fuelga de trabayadores en Ciénaga, Magdalena, llogrando qu’en medio d’esa pacífica protesta la fuercia pública abriere fueu escontra 3.000 trabayadores, xenerando una de les masacres más horribles de la hestoria de Colombia. Otru casu evidente ye’l rellacionáu cola Drummond multinacional carbonera, onde una xueza federal de los Estaos Xuníos allanó’l camín pa

21


que se xulgue a esta empresa en Colombia, por complicidá nel asesinatu de trés dirixentes sindicales nel 2001”21. 33. El gobiernu de Colombia sigue ensin cumplir les recomendaciones formulaes el 10 de payares del 2004 pol Rellator Especial de la ONU pa los Puelos Indíxenes, Roberto Stavenhagen. 34. El gobiernu rexistra 44 indíxenes asesinaos nel añu 2006, con una disminución del 10%, siendo los más afectaos los puelos wayyú, nasa, embera, wiwa22. 35. La Organización Nacional Indíxena de Colombia, ONIC, arrebate esa apreciación y señala que la situación de los puelos indíxenes ye dramática. “En Colombia llévase a cabu’l más grande etnocidiu de los puelos indíxenes en medio del conflictu armáu internu y l’ausencia de polítiques d’Estáu. Durante’l 2006, unes 6 families indíxenes esllarigáronles diariamente, 3 recibieron amenazaes de muerte cada hora; cada dos díes detuvieron arbitrariamente 3 indíxenes; una familia de cada trés foi víctima d’asesinatos; 107 niños indíxenes del puelu embera nel Alto Baudó (Chocó) morrieren por causa l’abandonu del Estáu y del aisllamientu a que los someten grupos armaos na rexón, que bloquien y torguen la entrada de melecines, alimentos y restrinxen la circulación de la población”23. 36. Hai 18 puelos indíxenes que tán en peligru inminente d’estinción, ente ellos los kankuamos, los awas, los emberas y los nukak. Los territorios d’estes comunidaes indíxenes son bombardeaos, fumigaos con venenu llanzao dende aviones, ocupaos militarmente, nun reciben midíes de proteición del gobiernu colombianu como la desmilitarización y la urxente ampliación de los sos territorios24.

21

Central Unitaria de Trabayadores CUT, comunicáu “Los casos de Chiquita y Drummond frente al TLC”, Bogotá 22 de marzu del 2007. 22 Informe Programa presidencial de drechos humanos y drechu internacional humanitariu, avientu del 2006. 23 Intervención de Luis Evelis Andrade, presidente de la ONIC énte’l parllamentu européu. Bruxelles, 29 de payares del 2006. 24 Lizardo Domicó, secretariu xeneral de la ONIC n’entrevista cola delegación asturiana, Bogotá, 20 de febreru del 2007. 22


CONSTATACIONES

37. Tamién s’incrementaron l’asesinatu de periodistes, pasando de 2 nel 2005 a 3 nel 2006, y les amenaces de muerte -86 casos- llanzaes por grupos paramilitares. En total rexistráronse 140 atentaos a la llibertá de prensa, un aumentu del 37% en comparanza con 2005. D’estos 140 rexistros, los grupos paramilitares sedríen los presuntos autores de 38 casos, la fuercia pública de 21, la guerrilla de les FARC de 18, y los funcionarios públicos de 1525. 38. El gobiernu colombianu insiste en señalar a “los grupos armaos illegales” como responsables de la mayoría d’abusos escontra la población civil, quitando responsabilidá a la fuercia pública. 39. Sicasí la Comisión Colombiana de Xuristes señaló nel so informe sobre la situación de los drechos humanos y del drechu internacional humanitariu, qu’ente xunu del 2002 y xunetu del 2006 morrieron 20.102 persones, incluyendo les muertes en combate, y foron asesinaes o desapaecíes 11.292 persones fuera de combate, el 75,1% en fechos atribuyíos a les fuercies del Estáu26. 40. La mayoría de los asesinatos con intervención de la fuercia pública, per tol país, tienen en común un patrón de conducta que dexa ver la esistencia d’instrucciones pa garantizar la impunidá: les víctimes civiles presentóles la fuercia pública como guerrilleros daos de baxa en combate; los autores manipuliaron la escena de los crímenes; la investigación de los fechos abordóla la mesma fuercia pública per aciu de la xusticia penal militar. 41. Concasando con estos datos creció, en rellación col 2005, el númberu de denuncies contra l’exércitu de Colombia por cometer execuciones estraxudiciales en 21 de los 32 departamentos en que ta dividíu’l país27.

25

Fundación pa la Llibertá de Prensa, FLIP. La prensa informó en medio d’un clima d’asoliviamientu: Informe sobre violaciones a la llibertá de prensa en Colombia durante’l 2006. 26 El Tiempo, seición xusticia, 1 de febreru del 2007. 27 Informe de l’Alta Comisionada de Naciones Xuníes pa los Drechos Humanos sobre la situación de los drechos humanos en Colombia, 5 de marzu del 2007. 23


Asamblea de pobladores, zona humanitaria d'El Tesoro, Curbaradó.

42. Presentáronse casos de desapaición forciada de persones atribuyíos na so mayoría a grupos paramilitares y a miembros de la fuercia pública. La desapaición forciada ta subrexistrada porque s’investiga como secuestru o homicidiu, y sobre too pol mieu de los familiares a poner la denuncia. 43. Denunciáronse casos de tortures dientro de les cárceles y n’instalaciones militares y de policía, asina como abusos y maltratos neses instalaciones a lesbianes, gais, bisexuales y transexuales. 44. Denunciáronse varios casos d’usu escesivu de la fuercia pol Escuadrón Móvil Antialborotos, ESMA, de la policía en varies rexones del país.

24


CONSTATACIONES

45. Presentáronse varios asesinatos de testigos que deberíen declarar –nel marcu de la Llei de Xusticia y Paz- escontra los paramilitares desmovilizaos. D’alcuerdu cola Comisión Nacional de Compensación y Reconciliación, en tol país son 140 les víctimes que recibieron arremielgos28. L’asesinatu de Yolanda Izquierdo, el 30 de xineru del 2007 “taba claramente concebíu pa silenciar a los que tienen el valor de denunciar los atentaos a los drechos humanos, incluyíos crímenes de guerra y crímenes escontra la humanidá cometíos por paramilitares como Salvatore Mancuso y polos que apoyaren a los paramilitares, seya política, económica o militarmente, incluyíos miembros de les fuercies de seguridá, asina como poderosos intereses económicos y políticos”29. 46. La política de seguridá democrática del gobiernu continuó implicando a la población civil nel conflictu armáu, como informantes, guíes a la forciosa en zones con presencia insurreuta, escudu de les tropes que llevanten bases y trincheres dientro d’escueles, hospitales y zones poblaes. 47. La política de seguridá democrática somete a la fuercia pública a un altu nivel d’esixencia en cuantes a resultaos, lo que presiona a los mandos de les tropes y podría tar incidiendo nel incrementu de los abusos y atentaos a los drechos humanos que se-yos atribuyen. 48. En varies rexones de Colombia la fuercia pública tien a la población civil, y en particular a grupos fráxiles como los puelos indíxenes, en situaciones d’aisllamientu, con fuertes restricciones a la circulación de persones, alimentos, mercancía y melecines. 49. L’actor esternu más influyente en Colombia sigue siendo Estaos Xuníos, país que nel 2006 concedió cerca de 800 millones de dólares al gobiernu colombianu, principalmente como ayuda militar, a pesar de que l’ayuda ta condicionada cada añu al respetu de los drechos humanos.

28

El Tiempo, 24 de marzu del 2007, seición xusticia, “Hai una tercera xeneración de paramilitares más peligrosa que la que se desmovilizó”. 29 Amnistía Internacional, declaración pública. Índiz AI: AMR, 2 de febreru del 2007. 25


50. Colombia sigue siendo’l mayor receptor d’ayuda militar de los Estaos Xuníos n’América y ún de los mayores del mundiu. Nos últimos cinco años el gobiernu colombianu recibió del gobiernu de los Estaos Xuníos más de 4.500 millones de dólares n’ayuda militar. En Colombia operen más de mil persones unviaes pol gobiernu d’Estaos Xuníos, ente militares, instructores militares y personal civil. 51. El gobiernu caltién la ofensiva escontra les FARC-EP nel sur del país y n’otres rexones del área amazónica, onde despliega tropes y bombardia, ocasionando l’éxodu de los puelos indíxenes, llabriegos y colonos hacia les ciudaes colombianes y hacia territorios de países vecinos como Ecuador, xenerándose tensiones nes rellaciones colos gobiernos d’Ecuador y Venezuela. 52. Les fumigaciones aérees col defoliante glifosatu, dientro del Plan Colombia y como parte de la llucha escontra los cultivos de coca y amapola, tán causando daños a los ecosistemes y a la salú de les persones. Tán deforestándose selves tropicales, destruyendo colleches d’alimentos necesarios pa la sobrevivencia de llabradores ya indíxenes, causando enfermedaes na piel de les persones asperxaes, alteraciones nel sistema endocrinu, albuertos y ñacimientos prematuros.30 53. El presidente Uribe Vélez ordenó’l 20 d’ochobre del 2006, tres d’un atentáu atribuyíu pol gobiernu a la guerrilla, el rescate militar de los 22 políticos, 34 militares y policíes y 3 norteamericanos que tán en poder de FARC-EP. 54. Esta decisión cuestionáronla les organizaciones sociales, y nuna carta soscrita por familiares de les persones reteníes "…Facemos responsable al señor presidente de la República polo que pueda ocurrir cola vida ya integridá de les persones secuestraes si llega a iniciase cualquier operativu militar nel mencionáu sen, qu’espresa y públicamente desautorizamos… La vida ya integridá de les persones secuestraes tán perriba de cualquier razón d’Estáu que pudiera alegase pa xustificar o esplicar aiciones o operativos militares dirixíos a consiguir pola fuercia la so lliberación". 30

Testimonios énte la comisión asturiana de les organizaciones llabriegues ya indíxenes en Pasto (Nariño).

26


CONSTATACIONES

Monocultivu de palma africano nuna zona de biodiversidá.

55. Los grupos paramilitares siguen col so actuar violentu en varies rexones del país. Nun ye creyíble que se desmovilizaren dafechu porque hai denuncies de qu’operen con otros nomes y la comisión asturiana pudo comprobar la so presencia nel cascu urbanu de Belén de Bajirá. 56. El vicepresidente afirmó que “el fechu más importante del 2006 en Colombia foi la total desmovilización de los grupos d’autodefensa, l’encarcelamientu de los sos cabezaleros, el procesamientu de presuntos collaboradores d’estos grupos y l’aplicación de la Llei de Xusticia y Paz, que como nenguna otra nel mundiu garantiza avanzar na verdá, la xusticia y la compensación”31. 31

Declaración de la vicepresidencia de la República de Colombia énte l’informe d’Human Rights Watch, Programa presidencial de drechos humanos y DIH. Bogota, 11 de xineru del 2007. 27


57. Pero la desmovilización paramilitar solo foi parcial. En varies rexones de Colombia caltienen les sos estructures armaes, los sos vínculos col narcotráficu, siguen atentando escontra drechos humanos, controlando a la población civil y delinquiendo xunto a los nuevos grupos paramilitares. 58. L’ex comandante paramilitar Salvatore Mancuso sostuvo que “destacaos integrantes de lo que fuera en Ralito l’estáu mayor negociador de les AUC tán güei rearmando exércitos d’autodefensa que medren día a día y cuenten nestos momentos con non menos de cinco mil integrantes distribuyíos en distintes zones del país”32. 59. El secretariu xeneral de la OEA sostién que polo menos 22 grupos paramilitares con unos 3 mil homes volvieron a armase en 10 departamentos del país, mientres que n’otros "nun se percibe un real desarme, nun contestu nel que les autodefenses caltienen la so influyencia, con una grave presunción de permeabilidá de dalgunes instituciones públiques"33. 60. Creáronse nuevos grupos paramilitares que tomen el control de los territorios y les poblaciones dexaos polos desmovilizaos. 61. La Xunta Nacional d’Intelixencia realizada’l martes 30 de mayu del 2006 nel Ministeriu de Defensa colombianu conoció un informe confidencial tituláu BACRIM -bandes criminales emerxentes-, citáu pola revista Cambio. El documentu pon en conocimientu de los comandantes de la fuercia pública y de la intelixencia colombiana la esistencia de, polo menos, 22 nuevos grupos paramilitares o “bacrim”. 62. En Cúcuta denomínense Águiles Negres; n’Ocaña, Águiles Doraes; Águiles Azules en Tibú y Encarnaes na zona d’El Tarra.

32

Artículu “La reconciliación o’l desastre que vien”, Salvatore Mancusso, www.colombialibre.org., febreru del 2007. Organización d’Estaos Americanos OEA, secretariu xeneral, José Miguel Insulza, Octavu informe de la Misión d’Apoyu al Procesu de Paz, febreru del 2007. 33

28


CONSTATACIONES

63. Los “nuevos” grupos paramilitares operen en dalgunes rexones visitaes pola comisión asturiana. Fáense llamar Desmovilizaos del Bloque Norte, Frente Mártires de Valledupar; Frente Resistencia Tayrona, Frente Resistencia Motilona, Sicarios de Barranquilla, Frente Social Común pola Paz, Frente Traquetos, Autodefenses Uníes d’Antioquia, Homes d’Azul, Grupu Cordillera, Futuru Verde, Por Colombia Presente, Bloque Antisubversivu del Sur, Los Rastroxos, Mano Negra, Los Machos, Rondes Llabriegues Populares, Los Victorinos, Recomposición Paramilitar. 64. Sedríen ente 7 mil y 9 mil paramilitares operando en 22 departamentos del país.34 65. Anque al Altu Comisionáu pa la Paz los paramilitares dixéron-y que los sos efeutivos sumaben 14 mil, “nel periodu 2003 - 2006 desmovilizáronse 41.026 persones, de les que 30.944 fixéronlo en 36 desmovilizaciones coleutives y 10.082 en procesos individuales. Dientro d’esti universu de desmovilizaos, 37.640 pertenecen al sexu masculín y 3.386 son muyeres”35. 66. La comisión asturiana recibió denuncies, n’Urabá, Meta y Bogotá D.C., de que munchos paramilitares desmovilizáronse varies veces en diferentes rexones, otros yeren xóvenes a los que pagaron una suma de dineru y prometiéron-yos beneficios por apaecer nes files paramilitares nel momentu del recuentu pa la desmovilización. Esto esplicaría en parte les altes cifres sobre paramilitares desmovilizaos presentaes pol gobiernu. 67. Pa la Procuraduría Xeneral de la Nación, “nel casu de la supuesta desmovilización de los paramilitares nun hebo desarme, entregaron armes vieyes, dañaes o fechices; miles de paramilitares nun tienen nome; a munchos otros bautizáronlos nel momentu del rexistru porque yeren simples llabradores desemplegaos a los que-yos pagaron por apaecer nes files”. 68. Durante’l 2006 conociéronse documentos que probaron cómo los paramilitares y el narcotráficu penetraron instituciones como la fuercia pública, el Departamentu 34

Unidá Investigadora d’INDEPAZ, citando fontes como la Misión d’Apoyu al Procesu de Paz colos Paramilitares de la OEA, informes de la fuercia pública y de CODHES. 35 Primer informe de control y monitoréu a los desmovilizaos, Axencia Nacional de Noticies Policiales, 7 de xunetu del 2006. 29


Alministrativu de Seguridá, DAS, el Congresu de la República y sectores de la xusticia, asina como dalgunos gobiernos departamentales y de conceyos. 69. Nel 2002 los grupos paramilitares usaron dineru y amenaces nos departamentos de la Costa Atlántica pa que solo se propunxeran y se votaran los sos candidatos. Asina foron elexíos 28 senadores coles sos fórmules a la Cámara de Representantes. Nel 2003 incidieron pa la eleición de 285 alcaldes, 6 gobernadores y más de 3.500 conceyales. Nes eleiciones del 2006 algamaron, colos mesmos métodos, 31 senadores y los sos acompañantes na cámara.36 70. La Llei de Xusticia y Paz, aprobada nel Congresu por iniciativa gubernamental, cuestionáronla organismos nacionales ya internacionales de drechos humanos por otorgar escesives ventayes procesales y penes de prisión considerablemente reducíes a miembros de grupos armaos illegales que participaron n’abusos escontra los drechos humanos y aceptaron desmovilizase. El Movimientu Nacional de Víctimes de Crímenes d’Estáu denunció que la Llei de Xusticia y Paz ye una llei pa la impunidá porque nun garantiza’l drechu de les víctimes a conocer la verdá, nin a consiguir la xusticia, nin la compensación. 71. L’ELN anunció’l 30 d’ochobre del 2006 como xestu de paz que va facilitar el desmináu de zones d’usu civil en varies collaciones del conceyu de Samaniego-Nariño. 72. Recibiéronse denuncies d’amenaces de muerte escontra llabradores y afrocolombianos qu’insisten en reivindicar los drechos sobre les sos tierres ocupaes con violencia por grupos paramilitares. Les organizaciones llabriegues ya indíxenes y d’afros espresaron esmolición pola negación del drechu a la compensación si se llegaliza a los actuales tenedores la propiedá de les tierres desapolinaes con violencia. Esto ocurriría de nun se modificar l’articuláu del proyeutu oficial “Estatutu de Desarrollu Rural” que cursa nel Congresu de la República.

36

CUT. Informe del presidente a la XL Xunta Direutiva Nacional, marzu del 2007.

30


CONSTATACIONES

73. L’esllarigamientu forciáu disminuyó según el gobiernu, yá que solo se rexistraron 172.722 persones37, cifra qu’arrebate Codhes, que diz que polo menos 287.581 persones foron esllarigaes con violencia durante’l 2006, lo que supón un incrementu del 38,5% frente al 200338. 74. La oficina del Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Refuxaos (ANCUR) destacó que Colombia, con una cifra d’ente 2 millones y 3 millones de refuxaos internos, ye’l tercer país col mayor númberu de población eslllarigao nel mundiu, solo detrás de Sudán y la República Democrática del Congo39. La mayor parte de la población esllarigao ye víctima de violaciones de tolos sos drechos. 75. Durante’l 2006 siguieron les detenciones de dirixentes sociales basaes n’informes proporcionaos por informantes a sueldu. El sistema carcelariu sigue desbordáu pol apetiguñamientu. El sistema xudicial atiende gran cantidá d’espedientes penales por delitos políticos, como rebelión, con base en testimonios de duldosu valor probatoriu. Esto apréciase en munchos casos de dirixentes sociales procesaos que recobraron la so llibertá tres pasar cerca de dos años presos.

37

Informe Programa presidencial de drechos humanos y DIH, avientu del 2006, páxina 10 y siguientes. Consultoría pa los drechos humanos y el desplazamientu, CODHES, citáu por El Espectador, 2 de febreru del 2005. 39 Altu Comisionáu de les Naciones Xuníes pa los Refuxaos, ACNUR. Publicación de Radio Naciones Xuníes (Internacional), 23 d’avientu del 2004. 38

31


76. Constitúi un avance na llucha escontra la impunidá’l que la Fiscalía Xeneral de la Nación llamare a indagatoria a 69 militares (2 oficiales, 9 suboficiales, 58 soldaos) de la brigada 17 del exércitu de Colombia pola execución estraxudicial el 21 de febreru del 2005 d’ocho llabradores, ente ellos dos cabezaleros de la comunidá, xunto a una neña de 5 años y una ñácara de 18 meses pertenecientes a la comunidá de Paz de San José de Apartadó.40 77. L’autoría d’esti crime atroz –asesináronlos a garrote y escuartáronlos con machete- atribuyérala a la guerrilla de les FARC-EP el xeneral Héctor Jaime Fandiño Rincón, comandante de la XVII brigada del exércitu, nun comunicáu reproducíu once díes dempués de los fechos por un diariu de la ciudá de Medellín: “esta organización terrorista ye la única responsable d’esti crime atroz… el pueblu colombianu y les diferentes comunidaes d’Urabá puen tar seguros de que l’exércitu va siguir cumpliendo la so misión constitucional nesta guapa rexón dientro del marcu del respetu de los drechos humanos y el derechu internacional humanitariu (DIH)"41. 78. Les informaciones emitíes por dalgunos medios de comunicación favorecen la permanencia de la situación d’impunidá frente a atentaos masivos a los drechos humanos escontra la población civil. El 4 de marzu del 2005 el diariu El Colombiano na so páxina 3ª recoyó como ciertu’l rellatu difundíu pol exércitu de Colombia d’un supuestu exguerrilleru pa xustificar la masacre cometida poles tropes en San José de Apartadó y disviar la investigación. 79. Nel editorial d’esi mesmu día los dueños d’esi periódicu afirmaron “tampoco ye sano que los medios inclinen la so opinión hacia l’autoría por parte de la brigada 17 del exércitu (...) Paez qu’hubiera una campaña orquestada pa desprestixar la política de seguridá democrática del presidente Uribe, seguramente pa intentar poner un frenu a la so reeleición”. 80. El diariu El Tiempo del 4 de marzu del 2005 difundió un comunicáu del ministru de defensa, Sr. Jorge Uribe Echavarría, refugando les acusaciones contra l’exércitu como autor de la masacre de San José de Apartadó y afirmando esta falsedá: “los soldaos que taben más cerca taben a tres o cuatro xornaes d’ehí”42. 40 41 42

Comunicáu de la comunidá de paz de San José de Apartadó, 2 de marzu del 2007. El Colombiano, 4 de marzu del 2005. El Tiempo, 4 de marzu del 2005, pp. 1-4.

32


CONSTATACIONES

81. La inequidá derivada de la escesiva concentración de la propiedá de les tierres, la riqueza y l’ingresu ye una de les causes direutes del conflictu social y armáu y de la crítica situación de los drechos humanos incubaes nel desemplegu, la probitú y el refugu, qu’afeuten a grandes segmentos de la población y de manera especial a les muyeres, neños/es, ancianos/es, puelos indíxenes y afrocolombianos/es. 82. Durante’l 2006 en Colombia mantuviéronse los índices hestóricos d’alta impunidá y siguieron cometiendo crímenes escontra la humanidá, que pol so calter de graves, masivos y sistemáticos sedríen susceptibles de xulgalos la Corte Penal Internacional.43 83. En Colombia “les agresiones escontra los activistes de los drechos humanos tienen un doble propósitu: tán destinaes a silenciar a les persones y a evitar qu’otros sigan col trabayu”44. 84. A pesar de les reiteraes promeses oficiales de poner fin a la persecución de los defensores de los drechos humanos, siguen los atentaos, les amenaces y l’arremielgu en forma de cargos penales falsos y aiciones xudiciales infundaes, campañes de llevantos y operaciones de vixilancia.45

4.1.1. Execuciones extraxudiciales y masacres Les execuciones estraxudiciales o arbitraries son homicidios deliberaos ya inxustificaos cometíos por sirvidores públicos o por particulares que actúen col so apoyu, tolerancia o aprobación. La masacre, por definición del Estáu colombianu, ye l’homicidiu de cuatro o más persones nel mesmu actu.

85. La Corte Interamericana de Drechos Humanos condergó’l 1u de xunetu del 2006 al Estáu colombianu pol asesinatu de 19 persones en La Granja y El Aro, en Antioquia, por someter a trabayos forciaos a 12 persones, atentar escontra’l drechu a la llibertá personal de 15 persones, destruyir propiedaes, incluyíos domicilios, atacar el drechu de circulación y resi43 44 45

Coleutivu d’abogaos José Alvear Restrepo. Sofia Nordenmark, coordinadora de defensores de los drechos humanos d’Amnistía Internacional. Amnistía Internacional, Los peligros del trabajo por los derechos humanos en Colombia, setiembre 2006. 33


dencia, incumplir el drechu de proteición a menores d’edá, romper el drechu a la integridá personal de tolos pobladores a los que, amás, ñegó l’accesu a la xusticia. 86. Les cifres del bancu de datos de la Escuela Nacional Sindical, citaes pola Central Unitaria de Trabayadores, CUT, señalen que nel 2006 foron asesinaos 77 sindicalistes. 87. El gobiernu acepta qu’hebo un incrementu del númberu de sindicalistes asesinaos nel 2006, pero solo rexistra 25 casos, 79% más que nel 2005, siendo los sindicatos más afectaos los de la industria agroalimentaria, el sector llétricu y los taxistes. Indica que tamién hebo un incrementu del númberu de profesores asesinaos/es, con 54 casos (27% yeren muyeres) de los cuales 34 yeren sindicalistes afiliaos a la Federación Colombiana d’Educadores.46 88. Según la CUT, ente’l 1 de xineru del 1991 y el 31 d’avientu del 2006 rexistráronse 8.105 casos d’atentaos a la vida, la integridá física y la llibertá personal de trabayadores afiliaos a sindicatos en 29 de los 32 departamentus en que ta dividíu’l país, repartíos asina: 2.245 homicidios, 3.400 amenaces, 1.292 casos d’esllarigamientu, 399 detenciones arbitraries, 206 persecuciones, 192 atentaos, 159 secuestros, 138 desapaiciones, 37 casos de tortura y 34 allanamientos illegales. 89. La intelixencia colombiana Departamentu Alministrativu de Seguridá, DAS, que depende de Presidencia de la República, entregó a los grupos paramilitares datos personales de varios cabezaleros sindicales, sociales y académicos, munchos de los cuales foron posteriormente amenazaos y executaos. 90. El 27 de febreru del 2006 les autoridaes atribuyeron a la columna Teófilo Forero de les FARC-EP la masacre de 9 de los 11 conceyales del conceyu de Rivera-Huila; a la mesma guerrilla atribuye’l gobiernu les amenaces de muerte escontra autoridaes llocales, l’incrementu de los secuestros y les presiones en conceyos con importancia estratéxica nel marcu de la confrontación militar.47 91. Dalgunes masacres cométense cerca de puestos de control de la fuercia pública “los paramilitares comandaos por Emerson llegaron a Brisas el 6 d’ochobre del 1996, dicíen que yeren l’exércitu y creyímoslos porque vistíen igual y l’exércitu taba perellí diba varios díes, ordenaron a la xente tirase embaxo pámpana abaxo, ehí mesmo empezó la matanza de 46 47

Informe Programa presidencial de drechos humanos y DIH, avientu del 2006. Ibídem, páxines 15, 16.

34


CONSTATACIONES

seis persones, porque-yos dispararon con ametralladora M60, eso debió oyelo l’exércitu pero nun fixo nada”48. 92. Denuncies de los llabradores dan cuenta de que’l guardabosques y presidente de la Xunta d’Aición Comunal d’Aguas Claras, conceyu de Chaparral-Tolima, Tiberio García Cuellar, desapaecíu’l 29 de mayu del 2006, sedría executáu por miembros de la brigada móvil nu 8 del exércitu nacional que lu presentó como guerrilleru de les FARC-EP dau de baxa en combate. 93. Les organizaciones rexonales que formen parte del Coordinador Nacional Agrariu, CNA, denunciaron la masacre’l 9 d’avientu del 2006 na casería d’Altaquer, departamentu de Nariño, de 5 indíxenes del puelu awa, pertenecientes a los comunales de Las Vegas y Chagui Chambaza. La masacre cometiéronla 5 homes armaos y encapuchaos qu’entraron per una zona controlada pola fuercia pública y llista en mano sacáronlos de les sos cases, echáronlos boca abaxo y asesináronlos con un tiru na cabeza a caún. Estes persones salieren xunto a 1.500 indíxenes más dende’l 11 de xunetu del 2006 pa les cabeceres del conceyu polos combates ente l’exércitu y les guerrilles. 94. El cabildru indíxena del comunal de Jambaló-Cauca denunció nun comunicáu que’l 16 de setiembre del 2006 a les 11 de la nueche, tropes del batallón Pichincha adscrites a la tercer brigada del exércitu llanzaron una granada de morteru dirixida a la collación de Zumbico, onde taben aconceyaos 2.500 indíxenes celebrando’l día del Amor y l’Amistá. La esplosión de la granada causó la muerte del neñu de 10 años Wilder Hurtado y firíes graves al comuneru Bautista Yule. Los indíxenes denunciaron que’l 9 de xunu otra granada de morteru llanzada sobre la collación Monterredondo españó causando firíes graves al comuneru Robinson Ulluné. Los indíxenes consideren que l’exércitu quier amedranalos y sacalos a la forciosa de los sos territorios pa entregalos a los inversionistes. 48

Entrevista cola comisión asturiana, febreru del 2007.

Reunión col Alcalde la Samaniego-Nariño. 35


95. “Ensin esperanza nun se vive; los paramilitares sacáronmos corriendo del territoriu embera nel Curbaradó hasta La Paloma, metímosmos nuna casa pero vieno l’exércitu y sacómos, garró al mio ñetu de tres años y dixeron que yera guerrilleru, toos llorábemos diciendo que non, que yera un neñu, pero dixeron maten esi indiu hijueputa y ehí non más lu mataron. Esos nun son xente, son besties, unos animales”49. 96. El 8 de marzu del 2006 asesinen en Bogotá, metanes una protesta escontra’l Tratáu de Llibre Comerciu con Estaos Xuníos, el mozu Óscar Salas, estudiante de Llingüística de la Universidá Distrital Francisco José de Caldas. Nel entierru, al qu’asistió la comisión asturiana, los sos compañeros y familiares denunciaron que foi víctima d’un proyectil disparáu por dalgún miembru del escuadrón móvil antialborotos qu’usa armes y elementos non convencionales pa desfaer les protestes populares. 97. La Fundación Comité Rexonal de Drechos Humanos Joel Sierra denunció abondoses execuciones estraxudiciales de la fuercia pública nel departamentu d’Arauca. El 6 de xineru del 2007 na collación La Chucua, conceyu de Saravena, miembros del Exércitu Nacional pertenecientes al grupu de caballería mecanizáu nu 18 xeneral Gabriel Revéiz Pizarro asesinaron a Juan Pablo Berdugo y Santiago Hernández y dempués sometieron a tratos crueles y degradantes a familiares de los muertos. 98. El Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos, CPDH, denunció que’l 13 de setiembre del 2006, na ciudá d’Arauca, asesinaron a Gregorio Izquierdo Meléndez, integrante de la Xunta Departamental del CPDH n’Arauca y presidente del Sindicatu de les Empreses Públiques d’Arauca SINTRAEMSERPA. Esta persona fuera amenazada de muerte polos grupos paramilitares; la situación d’altu riesgu yera conocida poles autoridaes, lo mesmo que conoz el riesgu d’otros dirixentes del CPDH protexíos con midíes cautelares de la Comisión Interamericana de Drechos Humanos que’l gobiernu nun fai efeutives. 99. El 17 d’agostu del 2006 executaron a Carlos Montes Bonilla, activista sindical afiliáu al Sindicatu Nacional de Trabayadores de la Industria d’Alimentos SINALTRAINAL, na ciudá de Barrancabermeja. Esti sindicalista venía participando nes actividaes de denuncia escontra la multinacional Coca-Cola.

49

Entrevista cola comisión asturiana. Zona humanitaria de Caño Claro-Curbaradó, febreru del 2007.

36


CONSTATACIONES

100. El Ministeriu del Interior y Xusticia de Colombia informó que, a pesar de los sos esfuercios pa protexer a los defensores de los drechos humanos y otres persones indefenses, carez de recursos pa protexelos a toos/es y pa faer una proteición más efeutiva.50 101. Na universidá de Nariño los paramilitares asesinaron a 5 persones dende 1998, 11 estudiantes recibieron amenaces de muerte y fuxeron, 2 tuvieron qu’exiliase; el gobiernu y la xusticia conocen la situación qu’hai na universidá pero la impunidá sigue.51

4.1.2. Amenaces 102. El gobiernu acepta la persistencia de les amenaces de muerte a dirixentes sindicales, llabriegos ya indíxenes en varies rexones del país por parte de les “bandes delincuenciales”.52 103. El grupu paramilitar Águiles Negres amenazó n’avientu del 2006 con asesinar a 47 dirixentes sociales del departamentu del Atlántico ente sindicalistes, defensores de drechos humanos ya integrantes d’organizaciones universitaries. Les amenaces incluyen dirixentes de los sindicatos Sinaltrainal, Anthoc, Asojua, Aspu, Sintraunicol, Sintramienergética, Sintraimagra, Sintracarbón, Adeba, Simusol, Sintrahobicol, CUT Atlántico y al Comité de Solidaridá colos Presos Políticos. 104. Na llista de sindicalistes amenazaos de muerte polos paramilitares apaecen Jesús Tovar, Tomás Ramos y Gastón Tesillo, acoyíos nos años 2001, 2005 y 2007 respeutivamente pol Programa Asturianu d’Atención a Víctimes de la Violencia en Colombia. 105. N’avientu del 2006 y xineru del 2007 recibieron amenaces de muerte’l senador Gustavo Petro, miembru del partíu d’oposición Polu Democráticu Alternativu, PDA, y los sos hermanos, Adriana y Juan Fernando. Les amenaces de muerte pretenden que’l dirixente políticu nun lleve a discutiniu nel Congresu de la República les actividaes de los grupos paramilitares nel departamentu d’Antioquia na dómina en que l’actual presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, yera’l gobernador. Petro ye ún de los políticos que denunció la infiltración paramilitar na política tanto de les rexones como nel parllamentu 50

Reunión de la comisión asturiana con María Isabel Nieto, viceministra d’interior y xusticia. Bogotá, 16 de febreru del 2007. Denuncia d’Aspunar n’entrevista cola comisión asturiana, Pasto, 13 de febreru del 2007. 52 Informe Programa presidencial de drechos humanos y DIH, avientu del 2006. 51

37


colombianu. Al respeuto dixo: "Responsabilizo al presidente Álvaro Uribe de la vida de los mios familiares. Si dalgo-yos llega a pasar, ye esti gobiernu’l responsable"53. 106. La Unión Sindical Obrera, USO, seicional Cartagena, denunció amenaces a los sos dirixentes y un atentáu cometíu’l 25 de payares del 2006 escontra la esposa del sindicalista Rodolfo Vecino. Dos díes más tarde rexistráronse nueves amenaces del grupu paramilitar Bloque Norte AUC escontra sindicalistes de la USO y un atentáu contra Fernando Ramírez. El xefe de los paramilitares, Salvatore Mancusso, confesó ordenar l’asesinatu n’avientu del 2001 d’Aury Sará Marrugo, presidente de la USO Cartagena. 107. El Coleutivu d’Abogaos José Alvear Restrepo, CAJAR, denunció amenaces el 13 de mayu escontra la so presidenta Soraya Gutiérrez y el so grupu familiar, asina como l’usu non autorizáu del nome de la organización n’avisos pagos nel diariu El Tiempo. Les amenaces al CAJAR medraron a partir de los señalamientos públicos fechos pol presidente de la República, Álvaro Uribe, durante setiembre del 2003 y de febreru del 2004. 108. El 18 d’agostu del 2006 el grupu paramilitar Muerte a Sindicalistes amenazó de muerte al direutivu de SINALTRAINAL Héctor Jairo Paz, trabayador de Nestlé de Colombia. El 8 d’agostu foron amenazaos otros dirixentes del mesmu sindicatu en Bugalagrande-Valle por protestar decisiones llaborales d’esta multinacional. 109. Persisten les amenaces sobre la población afrocolombiano qu’habita nes Zones Humanitaries y Zones de Biodiversidá por parte d’estructures criminales de tipu paramilitar, que destruyen los signos del drechu a la memoria, como’l monumentu de crímenes escontra la humanidá, y persiste una dinámica d’estraición y arrasamientu del territoriu por parte de les empreses palmeres, protexíes por fuercia pública y estructures paramilitares. 110. Nel Curbaradó los pobladores retornaos del esllarigamientu forciáu a les zones humanitaries de Caño Claro y El Tesoro recibieron de nuevo amenaces de muerte de los paramilitares qu’afirmen “ustedes tán bravos porque tán acompañaos poles gringuines, pero cuando elles marchen vamos volver y entós… s’amuelen”54. 111. El Sr. Enrique Petro, miembru del Conseyu Comunitariu del Curbaradó, ye víctima d’amenaces de muerte que llanzaron en marzu del 2007 paramilitares al serviciu de les 54

Entrevista cola comisión asturiana, febreru del 2007.

38


CONSTATACIONES

empreses palmeres, por intentar recuperar los sos drechos, yá que lu esllarigaron y desaposiaron con violencia de 800 díes de gües de tierra (100 hectárees). 112. La ONIC denuncia que durante’l 2006 en Bogotá y notres rexones recibieron polo menos ocho amenaces de muerte a los cabezaleros y autoridaes indíxenes por parte de los grupos paramilitares. 113. FENSUAGRO denuncia que dempués de la movilización llabiega de mayu del 2006, los dirixentes que negociaron col gobiernu y centenares de families de los ríos Mira y Tapaje que participaron nes movilizaciones, recibieron amenaces de muerte de los paramilitares, qu’armen puestos cerca de bases militares nel Bajo Patía y en conceyos como Leiva, Iscuandé y Rosario.55

4.1.3. Desapaición forciada 114. Hasta hai siete años la desapaición forciada nun yera delitu en Colombia y nun se podía procesar culpables d’esti delitu. Los casos denunciaos yeren asumíos pola xusticia como secuestru simple. 115. Según la Comisión Colombiana de Xuristes, por omisión, tolerancia, consentimientu o apoyu atribúyese-y al Estáu la mayor responsabilidá nos casos de desapaición forciada. Dempués de los grupos paramilitares, na llista de presuntos perpetradores apaecen l’exércitu, la policía y l’armada, nesi orde. 116. L’afayu de varies foses comunes a finales del 2006 permitió alcontrar el cuerpu de 240 persones. La Fiscalía aspera alcontrar unos 2.500 más. 117. Les organizaciones sociales espresaron la so esmolición pol fechu de que na estraición de restos en dalgunes foses nun se tean recoyendo con rigor datos y pruebes que permitan esclarar los fechos ya identificar tolos cuerpos, sobre too porque “l’Estáu nun sabe a quién busca”56. 55

Denuncies recibíes pola comisión asturiana. Movimientu Nacional de Víctimes de Crímenes d’Estáu. Aconceyamientu cola comisión asturiana, Bogotá, 15 de febreru del 2007

56

39


Río Curbaradó.

118. Hai denuncies de que los restos de dalgunes foses con persones despaecíes tán siendo a la so vez desapaecíos. Na zona bananera los fiscales alcontraron que la tierra de les foses taba removío. La hipótesis ye que dalgunos xefes paramilitares del Bloque Norte y el Resistencia Tayrona tán removiendo los cuerpos de les sos víctimes pa volver a desapaecelos y evitar procesos xudiciales.57 119. Hai grandes diferencies nes cifres sobre esti delitu, por causa de los altos niveles de subrexistru, porque les families de los desapaecíos/es temen denunciar énte unes autoridaes que barrunten tuvieron que ver col casu. 57

El Tiempo, 12 d’abril del 2006. Catatumbo: en 14 foses comunes alcontráronse los cadabres de 179 persones asesinaes.

40


CONSTATACIONES

120. Según l’Asociación de Familiares de Deteníos Desapaecíos, ASFADDES, nel gobiernu del presidente Uribe incrementóse la práutica de la desapaición forciada, pues nel periodu ente mediaos del 2002 y mediaos del 2003 hebo 409 desapaecíos por axentes del Estáu (62), poles guerrilles (13) y por paramilitares (334). 121. Según l’Institutu de Medicina Llegal 839 persones desapaecieron pola fuercia nel 2005, y 175 solo nel primer semestre del 2006. 122. Ye un avance que dende’l 15 de febreru del 2007 se presentare’l Plan Nacional de Búsqueda de Persones Desapaecíes cola presencia d’ASFADDES, y el que les autoridaes se propunxeren nel 2007 superar l’espardimientu de los datos creando’l Rexistru Únicu de Persones Desapaecíes, baxo la direición del Institutu de Medicina Llegal y Ciencies Forenses. 123. Seique con estes midíes se sepia cuántes persones se busquen en Colombia y cuántes son desapaecíes forciaes, pues la vicepresidencia de la República censa 4.177 casos (entre 1997 y 2005); la Fiscalía, 7.702; la Procuraduría Xeneral, 829; Medicina Llegal, 1.014 casos solo ente 2005 y 2006; ASFADDES rexistra 7.800 casos ente 1977 y 2004 y afirma qu’hai unos 7 mil casos más que naide censó por temor; la Comisión Colombiana de Xuristes, 3.588 casos (de 1996 al 2004); y el Comité Internacional de la Cruz Bermeya, 3.600 ente 1994 y 2005. 124. Pal Grupu de Trabayu sobre Desapaiciones Forciaes o Involuntaries de la Organización de Naciones Xuníes, que visitó Colombia nel 2005, la desapaición forzada ye un crime “cometíu por axentes estatales o persones que perpetren el delitu cola so tolerancia, consentimientu o apoyu” y afirma qu’hai “un patrón d’execuciones estraxudiciales y de desapaiciones forciaes asociaes a atentaos vinculaos a l’alministración de xusticia y a la impunidá… Esos atentaos nun formen parte d’una política deliberada del Estáu dende les más altes esferes, pero’l so escasu reconocimientu poles autoridaes y la insuficiencia d’aiciones correctives impidieron superales”. 125. Nel barriu Planadas del conceyu de Mosquera y en Bosa-Bogotá los paramilitares dende febreru del 2005 tán allistando y desapaeciendo grupos de xóvenes d’ente 15 y 18 años d’edá. La comunidá tien mieu denuncialos; los informes lleguen por rapazos que llograron escapar.58

58

Entrevista con pobladores de Mosquera y la comisión asturiana, Bogotá, febreru del 2007. 41


126. “La mio fía yera enfermera en Calamar-Guaviare y denunció los atropellos del exércitu y los paracos, entós, el 19 d’abril del 2004 desapaeciéronla; tuvi averiguando qué pasó y pa ónde la llevaron y asina supi que la forciaron, coraron, robáron-y el dineru y quitáron-y la cabeza, a un mayor del exércitu comenté-y lo que supi y amenazóme, esi asesinatu quedó pa la xusticia como un crime pasional; tengo la esperanza d’alcontrar cachos d’ella nes foses comunes cuando les dexen abrir”.59 127. Luis Arismendy, cabezaleru del Sindicatu de Comerciantes Manuela Beltrán foi desapaecíu con una muyer el 28 d’abril del 2006 cerca del barriu El Tunal de Bogotá; apaecieron asesinaos, torturaos y acuchillaos el 2 de mayu en Cipacón-Cundinamarca. La Fiscalía solo entregó los cadabres a metada d’agostu. Ente abril y xunu del 2006 desapaecieron 17 persones nel barriu Ciudá Bolívar de Bogotá.60

4.1.4. Tortures, tratu cruel o degradante 128. Les organizaciones de drechos humanos conocieron casos de tortura dientro d’instalaciones militares. 129. A veintiún soldaos del batallón Patriotas allugáu en Piedras-Tolima, sometiéronlos a maltratos sexuales, tortures, tratu cruel y degradante. 130. Les denuncies de los soldaos y familiares ta animando a presentar nueves denuncies por tortures n’otros destacamentos militares del país. Les denuncies por tortures nos cuarteles refiérense a “trotar per llargu tiempu y al qu’ablayaba pol escesu d’exerciciu quitáben-y la ropa, echáben-y arena nos oyíos, metíen-y paliyos na ñariz y tiráben-y agua frío; arrastrábenlos, patiaben y golpiaben en tol cuerpu, castigu que los xefes llamaben el "Cursu de Bon Ice"; a otros soldaos poniénse-yos de pie nel pechu y golpiábenlos con una piedra y a esa tortura llamébenla "Cursu de latonería y pintura"”. La Fiscalía nun avocó estes denuncies por considerar que los fechos son competencia de la xusticia penal militar. Dalgunos denunciantes tán siendo amenazaos de muerte.61

59 60 61

Entrevista d’una llabradora cola comisión asturiana, Villavicencio, 17 de febreru del 2007. Entrevista con pobladores de Ciudad Bolívar-Bogotá, 26 de febreru del 2007. Cadena Radial Colombiana, Caracol, 20 de febreru del 2006; 22:14 hores.

42


CONSTATACIONES

4.1.5. Detenciones arbitraries 131. El 13 de febrero del 2007, poques hores antes de la so entrevista cola comisión asturiana, axentes del Departamentu Alministrativu de Seguridá, DAS, detuvieron na ciudá de Pasto al Sr. Jesús Javier Dorado, direutor del Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos, CPDH, nel departamentu de Nariño y miembru de la Xunta Direutiva del Sindicatu del Maxisteriu (Profesores) de Nariño, SIMANA. En payares del 2006 recibiéronse informaciones sobre la esistencia d’un plan de los paramilitares p’asesinalu. Dende 1999 sufre amenaces de muerte, polo cual, n’abril del 2001, metióselu nel Programa de Proteición del Ministeriu del Interior y de Xusticia. Hai l’antecedente de que yá lu detuvieren arbitrariamente’l 26 de mayu del 2005 y encarceláronlu durante cuatro meses acusáu de rebelión. 132. El 6 d’agostu del 2006 detuvieron, na casa de la Unión Patriótica en Bogotá y basándose en testimonios ensin fundamentu, al mozu Arístides Oime Ochoa, que tevo acoyíu al Programa de Drechos del Principáu d’Asturies nel 2004. Xunto con Arístides detuvieron a so padre, Víctor Oime, y al mesmu tiempu, nel conceyu de Puerto Rico-Caquetá, detuvieron a so Sra. madre. Esta familia d’afiliaos al Partíu Comunista sufre dende hai años l’acosu de los militares. 133. El 11 de mayu la policía allanó la casa y detuvo a Miguel Ángel Bobadilla, dirixente de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, FENSUAGRO, y a la so compañera, Nieves Mayusa, dirixente de la Mocedá Comunista nel Meta. Miguel Ángel, xunto con Nicolás Hernández Cabrera, tamién dirixente de FENSUAGRO, organización que tien 38 presos más ente afiliaos y dirixentes, figuren na llista de sindicalistes a ser asesinaos polos paramilitares dempués de que’l Departamentu Alministrativu de Seguridá, DAS, -yos entregare los sos datos personales. 134. Por orde de la Fiscalía detuvieron el 19 de payares al periodista y corresponsal de TeleSUR en Bogotá, Fredy Muñoz Altamiranda, polos supuestos delitos de rebelión y terrorismu. La defensa demostró que nun había fundamentos pa la so detención y punxéronlu en llibertá provisional. 135. Caltiénse’l patrón por parte del Estáu de tener a la población recluso que pasa de 70 mil persones en condiciones qu’incumplen la Constitución Política y atenten a la dignidá humana. Sometíos al apetiguñamientu severu, tratos crueles, inhumanos y degradantes,

43


con graves deficiencies en materia de servicios públicos, ensin asistencia sanitaria, con alimentación inadecuao y deficiente, baxo l’imperiu del refugu, la violencia, les drogues, la corrupción, ensin oportunidaes nin medios pa la resocialización de los presos, “les cárceles son un depósitu de persones”62. 136. Hai presos que pertenecen a puelos indíxenes sometíos a la xusticia ordinaria y tán nes cárceles por delitos qu’incluyen los de calter políticu. Esto incumple la Constitución Nacional, que-yos otorga’l drechu a exercer la xurisdicción dientro de los sos territorios baxo normes, procedimientos y xueces propios, como forma de concretar el drechu al xuez natural. 137. La situación de les muyeres preses en Colombia ye llamentable. “Solo na cárcel d’El Buen Pastor de Bogotá, que tien 1.000 internes, asiste un siquiatra una vez per selmana. 60 de cada 100 preses ocupen dormitorios compartíos por más de cinco persones, cuando los cuartos tán fechos pa cuatro ocupantes máximo”63. 138. Les preses tán sometíes a apetiguñamientu, conviviendo nes mesmes celdes muyeres condergaes con acusaes; solo dos cárceles de les 62 qu’hai nel país tienen xinecólogu; solo una cárcel de muyeres tien siquiatra; les deteníes nun reciben toballes hixéniques con periodicidá; la mayoría de los servicios xurídicos de les cárceles nun tienen personal con formación xurídica; hai esplotación llaboral dientro de les cárceles, por contratistes esternos, mediante maquiles, en procesos de producción o empaque, trabayando ocho hores diaries y el pagu nun alcanza los 45 euros mensuales. Otres muyeres que trabayen en xardinería, igua de les instalaciones y aséu, reciben de parte del Institutu Nacional Penitenciariu y Carcelariu, INPEC, un salariu de 0,60 centavos d’euru per día.64 139. El 19 de marzu del 2007, en Villavicencio, axentes del Departamentu Alministrativu de Seguridá, DAS, detuvieron arbitrariamente al sindicalista William Parra Rubio, afiliáu a l’Asociación de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios, de La Inspección de La Julia-Fensuagro, persona que l’Exércitu Nacional firió’l pasáu 25 de febreru.

62

Testimonios de presos por motivos políticos énte la comisión asturiana, Penitenciaría Nacional La Picota y cárcel de muyeres El Buen Pastor. Bogotá, 19 de febreru del 2007. 63 Revista Semana, 25 de xineru del 2006. 64 Informe de la Procuraduría Xeneral de la Nación. Informe de la FCSPP n’entrevista cola comisión asturiana, Bogotá, febreru del 2007. 44


CONSTATACIONES

140. El domingu 18 de marzu del 2007 l’Exércitu Nacional detuvo arbitrariamente a Emilio Labrador Díaz, afiliáu a l’Asociación d’Agricultores de La Julia-Fensuagro, xunto con otros llabradores de la rexón. 141. El 2 d’abril del 2007 l’Exércitu Nacional detuvo arbitrariamente a Carlos Gonzáles, Gumercindo Quintana Cortes, Omar Ángel López Forero y Martha Riaño Bermúdez, afiliaos a l’Asociación Campesina d’Arauca-ACA-Fensuagro acusándolos de rebelión. 142. El día 3 d’abril del 2006 el cuerpu d’investigación de la Fiscalía detuvo na collación Santa Lucía, conceyu de Fusagasuga, a Vitelvina Vargas Cortez, miembru de la Xunta Direutiva del Sindicatu de Pequeños Agricultores de Cundinamarca, SINPEAGRICUN-Fensuagro. El 16 de febreru’l CTI de la Fiscalía detuvo nel conceyu d’Arbeláez al llabrador Agustín Ortiz, afiliáu de SINPEAGRICUN-Fensuagro, acusáu de rebelión.

4.1.6. Violencia sexual 143. Nel conflictu armáu colombianu la violencia sexual ye una práutica xeneralizada, pero poco documentada pol mieu de les víctimes a denunciar y pola impunidá en que queden les denuncies. 144. Les muyeres más indefenses son les afrodescendientes, les indíxenes y les llabradores, les que viven en barrios marxinales y les esllarigaees internes.65 145. Les moces esllarigaes tán más espuestes, respeuto a les sos coetánees, a situaciones d’abusu sexual, esplotación y embaranzu prematuru. Les sobrevivientes de violencia sexual y basada en xéneru necesiten accesu a asistencia médica, sicolóxica y llegal.66 146. Los paramilitares, respaldaos pol exércitu y les fuercies de seguridá, usaron la violación, la mutilación y la violencia escontra les muyeres y les neñes pa criar mieu, esllarigar y silenciar a les defensores de los drechos humanos. Cuando les sobrevivientes denuncien los fechos, les autoridaes intenten bien de vegaes desaconseyar.67

65 66 67

Susan Lee, Amnistía Internacional. Programes y Estratexes del ACNUR, 2007. Amnistía Internacional, 8 de marzu. Violencia sexual a manes d’axentes estatales: un abusu de poder impune. 45


147. Por causa la violencia política, según estadístiques de la Comisión Colombiana de Xuristes, nel periodu de xineru del 2002 a xunu del 2006, una muyer morrió en promediu diariu en Colombia. 148. Dientro de la violencia escontra les muyeres, les negres ya indíxenes sufren entá mayores maltratos, en cuantes que sumen a la so condición de fraxilidá’l pertenecer a minoríes asentaes en territorios d’especial bayura natural.68 149. Les muyeres sindicalistes foron víctimes de 15 femicidios, 102 amenaces de muerte, 10 detenciones arbitraries, 15 acosos y persecuciones pola so actividá sindical, dos atentaos de muerte, siete desplazamientos forciaos y un secuestru nel 2005, según la Escuela Nacional Sindical. 150. Pela zona d’El Patía y nel correximientu Madrigales del conceyu Policarpa, les muyeres son víctimes d’acosu sexual polos policíes y militares; varies menores d’edá resultaron embaranzaes.69 68 69

Comisión Interamericana de Drechos Humanos. Rellatoría sobre drechos de les Muyeres,. marzu del 2007. Denuncia de profesores de la zona énte la comisión asturiana, Pasto, 13 de febreru del 2007.

46


CONSTATACIONES

4.1.7. Allanamientos illegales o arbitrarios 151. El selmanariu Voz, que cuenta con llicencia del Ministeriu de Gobiernu, denunció que’l 4 d’agostu del 2006 axentes de la Policía Metropolitana de Bogotá realizaron una abusiva visita-allanamientu a les sos instalaciones, ensin orde xudicial y col argumentu de que dende eses instalaciones podríen cometese atentaos terroristes. 152. El Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos, CPDH, que sufrió l’asesinatu de 60 de los sos integrantes nos últimos 27 años y apocayá declaróselub oxetivu militar del grupu paramilitar Nueva Xeneración, denunció que’l 2 d’agostu del 2006 recibió una abusiva visita-allanamientu ensin orde xudicial por parte d’axentes de la policía cola sida de que yera una edificación "sospechosa".70 153. El sindicatu SINALTRAINAL denunció que’l 3 d’agostu del 2006 axentes uniformaos que s’identificaron como miembros del Serviciu d’Intelixencia de la Policía, SIJIN, entraron ensin orde xudicial a la sé del sindicatu en Bogotá, rexistraron los pisos del edificiu y fixeron filmaciones. Al marchar, los policíes llevantaron un “Acta de rexistru voluntariu”.

4.1.8. Impunidá 154. Caltúvose l’altu nivel d’impunidá frente a delitos, como execuciones estraxudiciales, amenaces, detenciones illegales o arbitraries, desapaiciones forciaes, tortures, malos tratos y usu escesivu de la fuercia. 155. La impunidá rellaciónase cola lentitú de la xusticia, el fueru penal militar y los incumplimientos del principiu del procesu debíu. 156. Pa la Comisión Colombiana de Xuristes el gobiernu ye causa de la impunidá per aciu de normes como la Llei 975/05, Decretu 128/03, Decretu 4760/05 que caltienen y agraven los factores d’impunidá estructural denunciaos dende va años. 70

Entrevista cola comisión asturiana na sé del CDPH en Bogotá. 47


157. Según el fiscal xeneral, de más de 11 mil “desmovilizaos” solo 55 teníen procesos entamaos antemanademente por crímenes de guerra o escontra la humanidá, una tasa tala d’impunidá da p’argumentar que nun va haber drechu a la verdá. 158. La impunidá cubre’l 98% de los atentaos a los drechos humanos, sobre manera homicidios cometíos escontra los sindicalistes.71 159. Dende’l 2001 tán na impunidá los 110 crímenes conteníos en 12 denuncies presentaes poles comunidaes afrocolombianes nes zones de Curvaradó y Jiguamiandó, y eso que tán acusaos, identificaos ya individualizaos los responsables. 160. Hai una persecución sistemática escontra les comunidaes del Curvaradó y el Jiguamiandó por parte de la brigada 17 del exércitu combayando colos grupos paramilitares qu’ocasionaron 12 esllarigamientos forciaos con responsabilidá del Estáu por aición y por omisión cola estratexa paramilitar; 15 casos de tortures; 17 detenciones arbitraries; 19 saqueos y quemes a caseríes; 14 incursiones y agresiones a les Zones Humanitaries. Les FARC cometieron 4 asesinatos y un actu d’agresión a les Zones Humanitaries.72 161. La persecución inclúi montaxes xudiciales. “Soi una vieya de 75 años y reuníme col fiscal xeneral en Bogotá porque l’exércitu y los paracos sacáronmos de les tierres y pa detrás denunciáronme, diz que por ser guerrillera de les FARC; agora tengo orde de captura, maxínense ustedes una vieya como yo de guerrillera, dame hasta risa, pero tamién tien orde de captura polo mesmo don Erasmo, Lucho y Roberto, y ente los trés tenemos como 50 fíos y unos 200 ñetos ¿cómo vamos nós con esta edá y tanta familia a ser guerrilleros?”.73 162. A les comunidaes afrocolombianes desaposióseles con violencia d’una parte de los sos territorios con 12 operaciones militares y/o paramilitares ente’l 1997 y el 2001. 163. Estes operaciones militares desapolinaron a les comunidaes del Curvaradó y semaron los sos territorios con palma africano dempués de valtar los árboles y camudar los calces de los ríos. 164. Dende’l 2003 multiplicáronse nel Jiguamiandó, cola impunidá y n’interés de dalgunos empresarios, les incursiones, agresiones, saqueos, amenaces, asesinatos, tortures, detenciones arbitraries, desapaiciones forciaes y los esllarigamientos. 71 72 73

Departamentu de Drechos Humanos CUT. Xusticia y Paz, 25 de xineru del 2006. Entrevista cola comisión asturiana, Curbaradó, febreru del 2007.

48


CONSTATACIONES

165. Son graves les carencies nes investigaciones adelantaes por parte del Estáu colombianu frente a estes denuncies, y oriéntense a xenerar impunidá: inora la información detallada, nomes, feches y sitios d’operación d’estructures paramilitares que-y entregaron mui al acasu, ensin que se conozan allanamientos nin recoyida de pruebes téuniques. La responsabilidá nel deber d’investigar ye atribuyida a les comunidaes. 166. La impunidá ye una constante hestórica, como la falta de recursos pa la xusticia. “La Fiscalía nun tien recursos p’atender tanta investigación, nesti asuntu nun abasta con que la comunidá internacional nos tresfiera les sos esperiencies, necesítase apoyu material, económicu, pa investigar, pa protexer a miles y miles de víctimes y testigos”74. 167. Dalgunos ataques de los paramilitares a la población civil prodúcense cerca d’instalaciones militares o en víes fluviales controlaes pola fuercia pública “Díbemos nuna barca con motor y bandera de la comunidá de paz a vender colleches al mercáu, en saliendo de Caño Claro los paracos dende la oriella gritáronmos que mos averáramos, apagóse’l motor y llevantaron la canoa arrecostines, tiréme al agua y de la que salía firiéronme, ganchéme d’una raíz faciendo por salir y garrar aire pero volvieron otra vuelta a tirar tiros, hasta qu’ún dixo déxala que se desangre ente l’agua; amorié y esperté nuna comunidá que me rescató; supi que los paracos robaren la nuesa collecha, tiraron la nuesa ropa al ríu y llevaron 4 señores y 2 neños que la Cruz Bermeya Internacional rescató unos díes más tarde. Esto fixéronlo los paracos de Bajirá, que son la mesma cosa que l’exércitu porque patrullen xuntos esos ríos, vístense igual, pero ún pon les denuncies y nun pasa nada, más bien ye peor el peligru”75. 168. Los responsables intelectuales de munchos crímenes escontra les comunidaes afrocolombianes ya indíxenes reposen nes sos finques, los autores materiales acampen nes zones rurales de Pavarandó, Barranquillita, Mutatá, Río Sucio y Curvaradó. 169. Les estructures paramilitares conviven cola institucionalidá armada nos cascos urbanos de los conceyos, como Bajirá, Mutatá y Riosucio. 170. Tán na impunidá los atropellos y atentaos a los drechos humanos cometíos dende va 9 años, cuando la operación Xénesis de la brigada 17 al mandu del xeneral Rito Alejo del Río, n’aiciones combinaes per tierra y agua, ente’l 24 y 27 de febreru del 1997, nel Cacarica y el Salaquí, aiciones combinaes del Exércitu Nacional cola estratexa paramilitar. 74 75

Vicefiscal xeneral de la Nación, sr. Germán Mendoza. Entrevista cola comisión asturiana nel Curbaradó. Febreru del 2007. 49


171. La operación militar bombardió indiscriminadamente sobre caseríes d’afrodescendientes en Varsovia, Balsagira, Villa Hermosa, Bocachica; y les operaciones per tierra sobre Vijao Cacarica, La Loma, Bocas del Limón, Lomas del Salaquí, nes que s’integraron comandos de “civiles armaos”, vistíos de camuflao, de la estratexa paramilitar con militares del batallón Voltígeros. 172. Torturaren, escuartiaren, asesinaren, quemaren y saquiaren puelos. Namás se conoz d’un contautu armáu con milicianos de les FARC nel Salaquí. 173. Magar que’l gobiernu reconoz la esistencia de títulos coleutivos de propiedá de los afrocolombianos varies empreses privaes, dalgunes con financiación estatal y toes cola impunidá garantizada, robaron grandes estensiones de tierra pa semar palma aceitero o establecer ganaderíes: Urapalma S.A, Palmas de Curvaradó, Palmas S.A., Promotora Palmera del Curvaradó Palmadó, Inversiones Fregni Ochoa, Empresa La Tukeka, Sociedá Asibicon, Empresa Selva Húmeda, Empresa Palmes del Atrato, Palmes d’Urabá Palmura, Inversiones Agropalma y Cía. Limitada, Asociación de Pequeños Cultivadores de Palma d’Aceite del Urabá, Unidá Productiva Afrocolombiana de Palma.76 174. El gobiernu y el sistema de xusticia de Colombia dexaron impunes les actuaciones de la fuercia pública, grupos paramilitares y empresarios, qu’ataquen tolos drechos de los puelos afrocolombianos ya indíxenes de la zona del Urabá y los incumplimientos al conveniu 169 de la Organización Internacional de Trabayu, ratificáu por Colombia. 175. El gobiernu y el sistema de xusticia de Colombia dexaron impunes les actuaciones illegales d’empreses como Urapalma S.A., que semaron de palma africano enormes estensiones de territorios de propiedá coleutiva per aciu de suplantación d’identidaes, como nel casu del Sr. Lino Díaz, la suplantación de la figura llegal del conseyu comunitariu, la falsificación de títulos de propiedá y otros documentos públicos. 176. El gobiernu y el sistema de xusticia de Colombia dexaron impunes les actuaciones illegales de militares adscritos a la brigada 17 del exércitu, que da proteición armada perimetral y concéntrica a les colleches illegales de palma africano, asina como les sos amenaces a miembros de les comunidaes pa que s’axunten a la producción de palma aceitero o pa que desocupen los sos territorios. 76

Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz, Bogotá, 25 de xineru del 2006.

50


CONSTATACIONES

177. La Organización Nacional Indíxena de Colombia espresó esmolición poles consecuencies n’impunidá, destrucción cultural y ambiental, que van tener normes como la llei forestal, la llei d’agua, la llei de páramos y la llei de desarrollu rural, que van de recul en drechos conquistaos polos puelos indíxenes y van camín de qu’haya mayores niveles de refugu sociocultural y violencia, entamándose escenarios d’estinción de los puelos indíxenes.77 178. L’ausencia de xusticia y la combayonería ente la fuercia pública y los grupos paramilitares suponen que Colombia ta incumpliendo la so obligación de nun apoyar al terrorismu, en particular ta incumpliendo la resolución 1373 / 2001 del Conseyu de Seguridá de les Naciones Xuníes.78 179. La Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz persíguenla impunemente militares y estamentos de la xusticia por asesorar a les comunidaes afrocolombianes y documentar atentaos a los drechos humanos. 180. A dalgunos de los miembros de Xusticia y Paz acusáronlos de "corrupción" y "rebelión" en procesos xudiciales ensin fundamentu. En febreru del 2006 Xusticia y Paz denunció qu’había investigaciones y órdenes de detención escontra más de 20 miembros de so y de les comunidaes qu’acompañen, cabezaleros de les comunidaes afrodescendientes del Curbaradó y el Jiguamiandó, nel departamentu de Chocó79. 181. Luis Torres Redondo, representante de la comunidá d’El Salado, nel conceyu d’El Carmen de Bolívar, ye ún de los testigos de que los paramilitares asesinaron más de 100 persones en dos masacres; detuviéronlu’l 26 de mayu del 2005, acusáu de rebelión, basándose nel testimoniu d’un exguerrilleru. En demostrándose la so inocencia dexáronlu en llibertá dempués que pasaren varios meses, pero’l procesu escontra elli sigue, asina como los riesgos escontra la so vida dempués de refuxase n’Asturies mediu añu. Los autores materiales de les masacres siguen en llibertá; ta presu l’autor intelectual, Salvatore Mancusso, que reconoció que mandó masacrar El Salado. 182. Pol asesinatu del sindicalista colombianu de SINALTRAINAL y obreru con procesu de reintegru al so puestu de trabayu na multinacional Nestlé, Luciano Romero Molina, detuvieron a una persona y otra ta en búsqueda y captura, como autores materiales pertenecientes a los grupos paramilitares, pero nun se conocen los autores intelectuales, que siguen impunes. 78

Tribunal Permanente de los Puelos, marzu del 2007.

79

51


183. José de Jesús Ramírez Vélez salió por amenaces de muerte de Colombia en 1999 y pasó a morar nel Estáu español, onde llogró l’estatus d’asiláu y la doble nacionalidá. Pero vinculóselu a más de 25 procesos penales en varies ciudades colombianes por fechos cometíos de la que vivía nel Estáu español. Anque esta situación, orixinada na inoperancia de la xusticia, presentóla al fiscal xeneral de Colombia la delegación asturiana na so visita del 2006, esti ciudadanu sigue vinculáu a los mesmos procesos, y nel 2006 vinculáronlu a, polo menos, quince procesos penales más, ensin que la xusticia colombiana estableza la so inocencia y lu desvincule de les investigaciones en cursu. Témese que vayan siguir los emparamentos pa la so defensa y qu’una orde internacional de captura agrave tovía más esta situación qu’atropella los sos drechos. 184. Na facienda San Pedro, del conceyu de Coyaima-Tolima, hai una base paramilitar, conocida pol Exércitu Nacional; los llabradores dicen qu’ellí escuartaron persones desapaecíes en complicidá col batallón Caicedo, qu’amás conoz cómo na inspeición Santa Martha los paramilitares armen puestos y controlen a la población civil.80 185. A Higinio Baquero Mahecha asesináronlu’l 12 d’abril del 2006, de la que yera escolta de la presidenta de la Corporación Xurídica Reiniciar. Nel cabudañu del so asesinatu hai completa impunidá, con too y qu’hai ñicios, como’l de que lu amenazaren de muerte miembros de la intelixencia del Exércitu Nacional.81

4.1.9. Atentaos a la llibertá d’espresión 186. La oficina en Bogotá del Altu Comisionáu de la Organización de Naciones Xuníes pa los Drechos Humanos repitió la so petición a les autoridaes colombianes pa que protexan les llibertaes d’opinión y espresión, tanto de los periodistes como de los defensores de drechos humanos y cabezaleros sociales presionaos y amenazaos de muerte.82 187. El 23 de febreru del 2007, demientres s’emitía un programa de radio, el presidente de Colombia acusó al periodista y direutor del selmanariu Voz, Carlos Lozano Guillén, de ser “cómpliz de la guerrilla de les FARC”. Estos señalamientos públicos y ensin pruebes ponen n’altu riesgu la vida del periodista y son un ataque a la llibertá d’espresión d’un mediu opositor al gobiernu.83 80 81 82 83

Entrevista de llabradores del Tolima cola comisión asturiana en Bogota, febreru del 2007. Denuncia de Reiniciar, Bogotá, abril del 2007. Organización de Naciones Xuníes pide garantíes a llibertá de prensa en Colombia, 4 de mayu del 2006. Caracol Radio, Programa seis a.m. Hoy por hoy, 23 de febreru del 2006, 7 a.m.

52


CONSTATACIONES

Reunión col Vicepresidente de la República.

4.1.10. Esllarigamiento forciáu 188. La oficina del Altu Comisionáu de Naciones Xuníes pa los Refuxaos (ACNUR) considera que Colombia ye, dempués de Sudán, el país con mayor númberu d’esllarigaos internos del mundiu, con un cálculu d’aproximadamente 3 millones de persones. 189. Les normes que pretenden la proteición del patrimoniu de les persones esllarigaes con violencia son inoperantes. Calcúlense 32 millones de díes de gües (4 millones d’hectárees) de tierra robao. La llexislación, amás, nun contempla la proteición de los bienes urbanos de la población esllarigao.84 84

Proyeutu de la Rede de Solidaridá Social, Bancu Mundial/PCF, SIDA, OIM. Washigton, febreru del 2005. 53


190. Les iniciatives gubernamentales de reconciliación forciada ente víctimes y victimarios pa que convivan y s’asocien económicamente, ensin que se devolvieren les tierres y bienes de los esllarigaos, fomenta el desaposiu de nuevos territorios y constitúi una contrarreforma agraria de grandes proporciones. 191. Según CODHES durante l‘añu 2006 esllarigaron a la forciosa cerca de 220.000 persones. Anque hai una reducción del ritmu añal del esllarigamientu forciáu caltiénse "la continuidá d’una estratexa coleutiva de desaposiu y desaniciu" de les comunidaes. Señalaron que les cifres del gobiernu son menores porque nun cunten a les persones esllarigaes polos “nuevos” grupos paramilitares, nin a les qu’escapen de les fumigaciones aérees con glifosatu. 192. Datos del ACNUR citaos por CUT Colombia indiquen qu’a les poblaciones fronterices de Sucumbíos, Carchi y Esmeraldas, n’Ecuador, llegaron 12.000 refuxaos colombianos. Les autoridaes ecuatorianes dicen que son 250.000. 193. Miles d’indíxenes del puelu awá obligáronlos a marchar pal Ecuador les operaciones militares nel área de la costa Pacífica y les fumigaciones aérees con glifosatu.85 194. Pela so parte Aición Social, la oficina presidencial qu’atiende crisis humanitaries, tien un rexistru parcial de 172.700 esllarigaos nel 2006 aceptando que los esllarigaos tienen mieu d’acercase a dar los datos personales nes entidaes del Estáu. 195. “A nós sacáronmos de la tierra a plomu per tolos llaos, escapemos colos neños, persones ancianes y enfermos, llevemos un toldu, un cobertor, dos potes y al perrucu, ye lo poco que pudimos sacar de la casa a les carrenderes, fuxendo pal monte; allá ye mui duro, fiximos casetos pa dormir, cocinemos poco pa nun faer fumu, llavemos la ropa ensin xabón, el perru yá adeprendió a nun lladrar, son unos cuantos meses viviendo como los animales del monte, durmiendo cada nueche nun sitiu y corriendo en cuantes se siente ruíu de xente.”86 196. Nel departamentu del Meta, l’esllarigamientu forciáu cáusenlu los paramilitares y l’Exércitu Nacional, “Los soldaos lleguen, escacíplenlo too, amenácenmos; dempués vienen los paramilitares y maten a la xente; dambos dicen que ye meyor que toos marchemos lloñe; dempués traen a xente estraño, que son de los d’ellos y ocupen les nueses cases y tierres”87. 85 86 87

Testimonios d’indíxenes énte la comisión asturiana, Pasto, 13 de febreru del 2007. Testimoniu d’una familia esllarigada del Curbaradó n’entrevista cola comisión asturiana, febreru del 2007. Aconceyamientu d’organizaciones de drechos humanos y la comisión asturiana, Villavicencio, 17 de febreru del 2007.

54


CONSTATACIONES

4.1.11. Atentaos al drechu internacional humanitariu 197. Nos últimos seis años xubió’l númberu de persones víctimes de les mines antipersonales. Ente’l 1990 y payares del 2006 viéronse afectaos 1.972 civiles y 3.556 miembros de la fuercia pública.88 198. El 13 de febreru del 2007 trés persones cayeron nun campu mináu cerca de Samaniego, colo cual asciende a 27 les persones qu’en Nariño foron víctimes d’estos artefactos. Nel conceyu de Samaniego hai 14 zones minaes89. 199. Los indíxenes del comunal El Sande denuncien que nun tienen carreteres y los caminos tán minaos; los exércitos nun-yos permiten caminar dempués de les cinco de la tarde so pena de ser asesinaos.90 200. Incrementóse l’usu del aisllamientu como táutica de guerra con efeutos nocivos sobre la población civil, poles torgues a la llibre movilización de les persones, al tresporte d’alimentos, gasolina, víveres, melecines, imposibilitando l’ayuda humanitaria, poniendo a les poblaciones en situación de mayor debilidá y provocando efeutos catastróficos sobre les pequeñes economíes llocales. 201. En Colombia hai mines antipersona en 627 conceyos de 31 departamentos. Ye’l país del mundiu con más víctimes por españíu d’estos artefactos.91 202. Nel 2006 viéronse afectaes más de mil persones por mines que dexaron mutilaos a 14 trabayadores del campu, 6 ames de casa y varios menores d’edá.92 203. Na mayoría d’execuciones estraxudiciales atribuyíes al exércitu de Colombia incumplióse tamién el principiu de distinción ente combatientes y población civil, entendío como lo que nun tien participación nos enfrentamientos.

88

Observatoriu de Mines Antipersonales. Programa presidencial drechos humanos y el DIH. Noticia pela radio, Pasto, 14 de febreru, 8 a.m. 90 Reunión de la comisión asturiana con comunidaes campesines ya indíxenes, collación Motilón, Samaniego, 14 de febreru del 2007. 91 Ibídem. 92 CUT, Informe del presidente énte la XL Xunta Direutiva Nacional, Bogotá, marzu del 2007. 89

55


204. Les organizaciones sociales del departamentu del Meta denunciaron casos d’atentaos al drechu internacional humanitariu por parte del Exércitu Nacional escontra pobladores de zones rurales de los conceyos de Puerto Rico y Vista Hermosa, na rexón del Bajo Ariari, onde varies persones foron deteníes, desapaecíes, executaes y presentaes como guerrilleros abatíos en combate. 205. Denunciaron la desapaición forciada, pola brigada móvil nu 3 del Exércitu Nacional dende’l 24 d’avientu del 2006, de Francisco Mario Cárdenas na collación Palmeras, conceyu de Puerto Rico. 206. Denunciaron la desapaición y posterior asesinatu de Jhon Bernal Díaz, na collación Santo Domingo, conceyu de Vista Hermosa, por parte de militares adscritos a la brigada móvil nu 12. 207. La desapaición y asesinatu de James Velásquez, Antonio Agudelo Vásquez y un señor de nome Javier, na collación Caño Piedra, de Vista Hermosa. Estes persones viaxaron hasta la comandancia del exércitu pa denunciar a los militares de la brigada móvil nu 12 por saquéu de viviendes, robu de ganáu y otros abusos, siendo deteníos y desapaecíos hasta que l’exércitu informó que’l día 30 de payares del 2006 abatieren en combate trés insurreutos. 208. El Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos denunció qu’un autobús que tresportaba indíxenes foi atacáu’l 23 de xineru del 2007 por tropes del batallón Codazzi de Palmira, asesinando a Fabio Ramírez, firiendo a Alicia Aponte y a los neños/es Claudia Aponte, de 5 años, y Cristian Agredo Aponte, de 13 años. La guardia indíxena retuvo temporalmente a 12 militares que participaron na operación pa esixir claridá sobre los fechos. 209. Siguieron dándose fechos de retención. El secuestru estorsivu continúa siendo una fonte importante de financiación de les guerrilles, paramilitares y delincuencia común. Ente xineru del 2004 y ochobre del 2006 hebo 1.362 casos de secuestru estorsivu93. 210. Nel departamentu de Nariño varios colexos y escueles son utilizaos pol Exércitu Nacional p’acampar; les tropes ocupen los centros educativos y nes cercaníes abren trincheres y semen mines poniendo en peligru la vida de la población civil, xóvenes, neños/es y mayes93

Fondu Nacional pa la Defensa de la Llibertá Personal, Ministeriu de Defensa Nacional.

56


CONSTATACIONES

Reunión con organizaciones sociales en Villavicencio-Meta.

tros/es. El vicepresidente de Colombia comprometiérase a ordenar el retiru de los militares de les instalaciones educatives ocupaes, pero nun lo cumplió; en dalgunos centros educativos yá hebo combates cola guerrilla, o bombardiólos la Fuercia Aérea, como la escuela El Estero, nel conceyu d’El Encano, onde una bomba mató a una neña94. 211. “L’exércitu entró a El Castillo-Meta y empezaron los problemes, los robos de tarecos, les amenaces; dempués vinieron aviones a bombardear y tocó salir fuxendo, matáronme un cuñáu en Villavicencio y fuimos pa Caño Danta, pero llegaron los bombardeos de siete helicópteros día y nueche por tol Palmar de Santa Lucía, ametralláronlo too, hasta los techos de les cases, a un sobrín la metralla de les bombes tarazó-y una pierna; dempués mataron al mio esposu, que yera cabezaleru comunitariu, y al mio xenru; quedé sola con siete neños güérfanos a cargu, porque fai menos d’un añu mataron l’únicu fíu que me quedaba, los militares sábenlo too y rinse”.95 94 95

SIMANA, entrevista cola comisión asturiana, Pasto, 13 de febreru del 2007. Testimoniu d’una llabradora d’El Castillo en reunión cola comisión asturiana, Villavicencio, 17 de febreru del 2007. 57


4.2-. DRECHOS ECONÓMICOS SOCIALES Y CULTURALES 212. A pesar de les altes tases d’espoxigue económicu en Colombia nun se respeten los drechos económicos, sociales y culturales, DESC. Esto compruébase al observar los niveles de probitú, desnutrición, ausencia de servicios básicos, discriminación, refugu social d’enormes segmentos de la población, afeutando l’esfrute d’otros drechos civiles y políticos. 213. El crecimientu económicu de Colombia nun beneficia a toos, nun se traduz en desarrollu. N’opinión de monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, “trátase d’una acumulación de capitales, non d’una acumulación de beneficios pa tolos colombianos". 214. La principal causa d’esti atentáu a los drechos humanos ye la inxusticia, la inequidá social pola concentración de la propiedá, la riqueza y l’ingresu. 215. La desigualdá social en Colombia “ye una de les más altes d’América Llatina: los colombianos nel 20% más altu de la escala de recursos reciben el 60% del ingresu nacional, lo que contrasta fuertemente con Suecia, por exemplu, n’onde’l 20% más altu n’ingresos recibe’l 34% del ingresu nacional. Una de les carauterístiques más arraigonaes de Colombia, y un factor d’apoyu de la violencia, ye que la desigualdá persiste entá en periodos nos qu’un espoxigue económicu llogra reducir la probitú”96. 216. En Colombia l’ingresu d’una persona, que tea nel grupu de los más ricos, equival a lo que reciben 58 persones más probes. El coeficiente de Gini pa Colombia en distribución del ingresu ye de 57,6, per detrás de Namibia, Lesotho, Botswana, Sierra Leona, República Centroafricana, Swazilandia, Guatemala, Brasil, Paraguay y República Surafricana.97 217. Pa que Colombia tenga prosperidá y xusticia social tien qu’atender “aspeutos de la equidá ente les sos zones rurales y urbanes, ente les sos rexones, ente grupos étnicos y ente homes y muyeres n’aspeutos como l’accesu a la educación, a la propiedá de la tierra y na distribución del ingresu”98.

96 97 98

Bancu Mundial, Reseña sobre Colombia, los retos del futuru, setiembre del 2006. Programa de les Naciones Xuníes pal Desarrollu (Pnud). Informe sobre Desarrollu Humanu 2005. Programa de les Naciones xuníess pal Desarrollu (Pnud). Informe sobre Desarrollu Humanu 2005.

58


CONSTATACIONES

218. La esixibilidá social de los DESC ta afeutada pola persecución de los que los reivindiquen, y porque l’actuar de los/les defensores de drechos humanos centróse na defensa de drechos civiles y políticos, como’l drechu a la vida y a la llibertá. 219. Cola acoyida de polítiques económiques neolliberales l’Estáu descargó obligaciones sociales nel sector priváu, que se mueve pol porgüeyu económicu, perxudicándose l’accesu de millones de persones a drechos como la vivienda y los servicios domiciliarios, la salú, la cultura, la educación. 220. Los procesos de privatización de servicios públicos tuvieron como xustificante ameyorar la eficiencia y reducir el gastu públicu. Tres diez años de privatización, Aguas Generales de Barcelona empeoró les condiciones d’accesu al agua en Cartagena de Indias, dexando a miles de persones, especialmente población de menores ingresos y refuxaos internos, ensin el serviciu, ensin agua y ensin saniamientu –solo’l 8% del agua residual de la ciudá ye tratao- dempués de diez años de xestión desastrosa.99 221. Les actividaes de Repsol YPF afecten a los puelos indíxenes u’wa y guahibo. La empresa podría tar rellacionada cola financiación de grupos paramilitares. Nel 2004, l’informe d’Amnistía Internacional “Un laboratorio de guerra: represión y violencia en Arauca” acusaba a Repsol YPF y a la petrolera norteamericana Oxy (Occidental Petroleum) de nun respetar los drechos humanos, al facilitar ayuda financiera a unidaes militares del exércitu colombianu «con vínculos probaos» colos grupos paramilitares nel departamentu d’Arauca, la rexón más militarizada de Colombia, onde se cometen «abusos y violaciones de los drechos humanos por parte de les fuercies de seguridá, los paramilitares y la guerrilla». Repsol ye, xunto con la Oxy, corresponsable de la destrucción de la llaguna de Lipa, asina como del esllarigamientu del puelu indíxena guahibo.100 222. El grupu Prisa adquirió Radio Caracol en 1999 y despidó 1.050 de los 1.500 trabayadores de la empresa. 223. El gobiernu ordenó la venta de 26 entidaes, y proyéutense 37 más pal 2007, afeutando la tasa de desemplegu y les obligaciones sociales del Estáu.

99

Ecoloxistes n’Aición, Campaña escontra la privatización del agua, marzu del 2006; CENSAT Agua Vivo. Tribunal Popular de los Puelos. Acusación a Repsol YPF, Viena, 10 de mayu del 2006.

100

59


224. Liquidaron el Programa de Desarrollu Rural Integráu, Dri; l’Institutu Nacional de Pesca Artesanal, Inpa; Audiovisuales; la Compañía Nacional de Telecomunicaciones, Telecom; 13 teles asociaes; l’Institutu Nacional de Radio y Televisión, Inravisión; les Residencies Femenines, Colparticipar; l’Institutu Luís Carlos Galán; la empresa Carbones de Colombia, Carbocol; la Comisión Nacional de Regalíes, Capresub, Cofínpro y Caminos Vecinales. 225. En trámite de liquidación tán: l’Institutu Nacional d’Adecuación de Tierres, Inat; l’Institutu Colombianu pa la Reforma Agraria, Incora; l’Institutu Nacional de Vivienda

60


CONSTATACIONES

d’Interés Social, Inurbe; la Empresa Nacional Minera, Minercol; la Caxa Nacional de Previsión, Cajanal; Ferrovial; Bancu Cafeteru; l’Institutu de Fomentu Industrial, Ifi; el Bancu del Estáu; y proyéutase la liquidación de la ESE José Prudencio Padilla y l’Alministración Postal Nacional, Adpostal. 226. El gobiernu nacional presenta a la opinión pública cifres sobre cobertura de los DESC que pa les organizaciones sociales y sectores académicos resulten poco fiables. La percepción de persones entrevistaes pola comisión asturiana en cuatro rexones del país ye que la mayoría de la población colombiano ye probe y esa situación tiende a agravase dramáticamente. 227. Nel departamentu del Chocó presentáronse 49 casos de muerte de neños/es por fame. 228. Según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional en Colombia 2005 cerca de 2 millones de neños/es pasen fame. Les rexones con más altu índiz de desnutrición son la Costa Atlántica, siguida por Bogotá. “La única esplicación posible pa qu’en dos de les rexones colos más altos índices de desarrollu del país se presenten amás los más altos niveles de desnutrición ye que’l drama de la fame xúnese al de la probitú y la inequidá. El problema nun ye de poca ufierta d’alimentos, sinón de falta de perres pa consiguilos”101. 229. Pero’l Conseyu Nacional de Planificación Económica y Social, CONPES, solo asignó pal 2007 el 0.5 % (80.000 millones de los 17,5 billones de pesos) del presupuestu pa los programes d’alimentación escolar nel país. 230. El 33,2% de los neños menores de 5 años sufren d’anemia, y la cifra aumenta cola edá: 37 de cada 100 ente los 5 y 12 años tienen esta enfermedá, que ye un problema de salú pública. 231. Diariamente lleguen a los hospitales colombianos decenes de neños al borde de la muerte, por fame física o enfermedaes como foria aguda causada pola axuntanza mortal de mala alimentación y falta d’accesu al agua potable, o por gripe deriváu en neumonía por falta de defenses nel organismu. 232. El 13 por cientu de los neños colombianos tienen una estatura menor a la indicada pa la so edá -o retrasu nel crecimientu- porque carecen de los nutrientes necesarios pal so desarrollu normal. 101

Magda Ruiz, esperta en desnutrición de la Universidá Esterna de Colombia. 61


233. En Colombia, el 1,8 por ciento de los neños/es sufre de desnutrición severa y podríen morrer de fame o de dalguna enfermedá que nun neñu sanu sedría de rápida solución; los más afectaos son los menores de 3 años. 234. Una de cada cinco muertes en neños colombianos de 1 a 4 años ta asociada cola desnutrición; nos menores de 1 añu la proporción ye d’ún de cada 10.102 235. La desnutrición y la probitú tienen un componente de discriminación racial: les rexones nes que s’asienten los grupos indíxenes tienen más altos índices de mortalidá. La Chorrera, nel Amazones, tien el récor, con 7.407 muertes por cada cien mil ñacíos vivos; siguen les zones habitaes por afrodescendientes, como l’Atrato y el Baudó, nel Chocó, que presenten una probabilidá de 5.000 muertes.103 236. L’exerciciu del drechu a sindicalizase arrequexóselu pola estigmatización del movimientu obreru, l’emplegu precariu, los despidos por afiliase a un sindicatu y la represión, qu’inclúi asesinatos. El drechu de fuelga restrinxéronlu les lleis y ye illegal na mayoría de sectores consideraos esenciales o d’interés públicu. L’exerciciu del drechu a la fuelga castigóselu dende l’Estáu con despidos y encarcelamientos, y polos paramilitares con amenaces y asesinatos en casos como los trabayadores de la industria del petroleu afiliaos a la USO. 237. En Colombia hai 700 empreses multinacionales y solo hai sindicatos en 50 d’elles.104 238. El gobiernu siguió liquidando y privatizando los principales hospitales públicos del país, dedicaos a dar servicios a la población de menos recursos, dexando ensin servicios de salú pública a más de 3 millones de persones. Munchos trabayadores de los servicios de salú del Estáu lleven varios meses ensin recibir salarios. 239. L’Asociación Nacional de Trabayadores d’Hospitales y Clíniques de Colombia, ANTHOC, denunció l’apropiación de recursos de la salú pública polos grupos paramilitares, que, amás, amenacen y asesinen a los que los denuncien.

102 103 104

62

Magda y Nubia Ruiz, Universidá Esterna. Estudiu sobre mortalidá infantil y desnutrición. Ibídem. CUT. Informe del presidente énte la XL Xunta Nacional.


CONSTATACIONES

240. Siguieron les denuncies contra Unión Fenosa pola estigmatización de los sos trabayadores, clasificándolos según supuestes simpatíes colos grupos guerrilleros, incumplimientu de los convenios coleutivos de trabayu, cobru de tarifes abusives a los usuarios, que xeneren protestes reprimíes con violencia pola fuercia pública y a sangre y fueu polos paramilitares. 241. El gobiernu colombianu permitió que s’ataque’l drechu a un mediu ambiente sanu pa les comunidaes llabriegues, afrocolombianes y puelos indíxenes de la zona del Urabá, conques del Curvaradó y Jiguamiandó, onde se destruyeron recursos naturales valiosos. Valtaron más de 40.000 díes de gües (5.000 hectárees) de mata húmedo tropical con perxuiciu grave pa 80 especies de flora nativa maderable y medicinal, 96 especies faunístiques y d’insectos, nel ecosistema del complexu ecorrexonal Darién – Manabí, consideráu por Naciones Xuníes como ún de los cuatro sitios nel mundiu con mayor biodiversidá. 242. Los puelos indíxenes denunciaron la fumigación aérea col defoliante glifosatu sobre territorios indíxenes, ensin consulta previa a les comunidaes, sobre terrenos onde había o non cultivos d’usu illegal, agravando la inseguridá alimentaria y destruyendo’l mediu ambiente y los recursos necesarios pa la so manutención.

4.2.1. Inversión social 243. La inversión social solo va llegar al 16% del presupuestu de la nación pal 2007 y vese afeutada polos enormes gastos del Estáu en pagu de la delda esterna (35% del presupuestu nacional) y en seguridá y defensa. 244. El gobiernu desatiende obligaciones sociales del Estáu en materies como salú y educación. Importantes hospitales de la rede pública que dan servicios a la población de menos ingresos tán en procesos de piesllu pa privatizalos; otro tanto asocede con universidaes públiques y otros centros educativos.

63


4.2.2. Probitú 245. Los niveles de probitú en Colombia, entendida como probitú severa, son esplosivos y estructurales n’opinión d’académicos de la Universidá Nacional de Colombia.105 246. Pal Bancu Mundial la probitú en Colombia pasó del 58% nel 2002 a 49% nel 2006. El 17,8% de la población vive con menos de 2 dólares al día y 7.0% con menos d’un dolar al día. 247. L’estudiu Bienestar y macroeconomía 2002-2006, ellaboráu pola Universidá Nacional y la Contraloría Xeneral de la República, asegura que “polo menos la metada de la población colombiana ye probe”, y qu’hai 30 millones de colombianos nesa condición. 248. La Ilesia Católica señala qu’a finales del 2006 “non solo’l 50% de los colombianos vive na probitú, sinón que’l 20% ta na miseria, cinco millones de colombianos van diariamente pa dormir ensin comer”. 249. Naciones Xuníes afirma: “en total, 64 de cada 100 colombianos tán na antoxana de la probitú y dalgunos cuasi na mesma situación d’África, como’l Chocó”. 250. Les cifres del gobiernu recueyen datos de la Misión de Probitú y Distribución del Ingresu ya indiquen que nel añu 2006 la probeza baxó del 55% al 45% y el coeficiente de Gini pasó de 55 a 54.106 251. Según el Departamentu Nacional de Planiación (DNP) la distribución del ingresu ameyoró, lo que xeneró un impactu positivu nes cifres sobre miseria.107 252. El datu sobre probitú espublizáu pol gobiernu y la Misión de Probitú y Distribución del Ingresu "nun ye fiable porque se cambiaron arbitrariamente los criterios, pa baxala, atribuyéndo-y toa clas d’ingresos. La xuba del crecimientu económicu coincidió cola xuba del desemplegu y una pérdiga de 1.100.000 emplegos ente avientu del 2006 y el mesmu mes del añu anterior. La xente y los medios de comunicación entrúguense cómo se presenta una disminución tan apreciable na cifra la probitú, cuando na realidá observen más desemplegaos, subemplegaos y esllarigaos”. 105 106 107

64

Entrevista cola comisión asturiana. Departamentu Nacional de Planiación DNP. El Tiempo, 27 de marzu del 2007.


CONSTATACIONES

Viotá-Cundinamarca.

253. La reducción efeutiva de la probitú nun foi de más de 4 puntos porcentuales108. Les reformes del Consensu de Washington estropiaron les condiciones de vida de la población, qu’intenten atapase manipuliando indicadores y abriendo un discutiniu vacu sobre les cifres, ensin buscar consensos sobre les causes y les soluciones al problema de la probitú y de la inequitativa distribución del ingresu109. 108

Eduardo Sarmiento Palacio, profesor de la Escuela d’Inxenieros, investigador. ¿Qué sucedió con la pobreza?, 31 de marzu del 2007. 109 Ibídem. 65


254. Por efeutu de les polítiques agroalimentaries del Estáu colombianu y del control d’esti sector estratéxicu por parte de les multinacionales, la mayoría de la población colombiano tien altos graos de desnutrición y fame.110 255. En departamentos como’l Chocó, con población de mayoría afrocolombiana ya indíxena, muerren neños por fame. “En Riosucio, frontera con Panamá, morrieron 78 neños, na ribera del ríu San Juan 23, y en Bojayá 12, y si contamos otros conceyos la cifra ye mayor", dixo’l sacerdote católicu Albeiro Parra, direutor de la pastoral social en Chocó111. 256. Millones de persones en Colombia carecen d’abondes enerxíes, proteínes y micronutrientes pa satisfaer les sos necesidaes básiques; 6 millones de persones -13% de los habitantes- soporten fame severa y carecen de recursos necesarios pa comprar alimentos; 5 millones más tienen un altu grau de desnutrición.112 257. Siguió concentrándose la propiedá de les tierres en manes de narcotraficantes, llatifundistes y empreses multinacionales, en munchos casos por venta a la forciosa o’l desaposiu violentu de territorios afrocolombianos, indíxenes y llabriegos.

4.2.3. Emplegu 258. La tasa de desemplegu situóse en 12,7 por cientu en febreru del 2007, lo que significa 2,5 millones de desemplegaos sobre una población de 32 millones de persones n’edá de trabayar. En febreru del 2006 la tasa de desemplegu foi de 13,2 por cientu.113 259. Nel 2006 suprimiéronse 36.673 puestos de trabayu nel sector públicu, d’ellos 3.837 na rede hospitalaria. 260. Les llamaes cooperatives de trabayu asociáu creaes pol gobiernu sirven a la patronal p’atapar una rellación de trabayu amazcarada o anubierta y pa buscar rellaciones de trabayu triangulares qu’escuenden la identidá real del emplegador. 110 111 112 113

66

Tribunal Permanente de los Puelos, Colombia, marzu del 2007. AFP, entrevista telefónica. Tribunal Permanente de los Puelos, Colombia, marzu del 2007. Departamentu Nacional d’Estadística, DANE, boletín del 31 de marzu del 2007.


CONSTATACIONES

261. L’interés patronal nesta estratexa pa evadir les sos responsabilidaes llaborales y sociales amuésase en que, ente l’añu 2000 y el 2005, les cooperatives de trabayu asociáu pasaron de ser 732 a 2.980. 262. Les denuncies presentaes por SINALTRAINAL énte la comisión asturiana y énte’l Tribunal Permanente de los Puelos, señalen qu’empreses como Coca Cola y Nestlé en Colombia vienen safándose de la responsabilidá corporativa con práutiques como la subcontratación y el trabayu temporal y mercerizáu. 263. Dende 1990 Coca Cola reduxo en 3,5 veces el númberu de trabayadores con estabilidá llaboral y en 3 veces el númberu de sindicalizaos. En Nestlé solo’l 3% de los trabayadores algama güei los diez años d’estabilidá nes fábriques. 264. Nes dos multinacionales el sindicatu SINALTRAINAL ta en procesu de desapaición y los obreros tuvieron una reducción drástica y caltenida de los sos salarios. 265. Los empresarios de les plantaciones de palma africano ataquen tolos drechos llaborales de los obreros/es. Nun firmen contratos de trabayu; ponen como emplegador a otru xornaleru; nun paguen el trabayu en dineru sinón con vales pa que saquen suministru a creitu en supermercaos propiedá de socios de los empresarios y a precios superiores a los del mercáu; en dalgunos casos los trabayadores solo reciben en dineru 3 euros per mes dempués de varios meses ensin salariu; nun tienen ropa de trabayu nin seguridá industrial, nin seguridá social; anden ensin proteición con agrotóxicos, polo que son frecuentes los envenenamientos; nun puen denunciar la so situación nin afiliase a sindicatos por mieu a que los asesinen; munchos deciden fuxir de la rexón y son reemplazaos por otros continxentes de trabayadores de Sucre y Córdoba, trayíos con engaños a les plantaciones de palma aceitero del Urabá.114 114

Entrevista de la comisión asturiana con un ex alministrador de finques de palma d’Urabá. 67


4.2.4. Equidá de xéneru 266. Per ente medies de la Llei 1009 del 2006 el congresu de Colombia creó l’Observatoriu d’Asuntos de Xéneru a cargu de la Conseyería Presidencial pa la Equidá de la Muyer, cola fin d’analizar la política orientada al ameyoramientu de la situación de les muyeres y la equidá. 267. Nos últimos años hebo un retrocesu nel tema d’equidá de xéneru. Los procesos de discriminación hacia la muyer refléxense principalmente nos ingresos llaborales.115 268. La población femenino recibe d’un 20 a un 30 por cientu menos salariu que los homes. A pesar de tener iguales niveles académicos, la cultura del país quita de que les muyeres puedan acceder a munchos de los meyores trabayos. 269. Amás de los ingresos inequitativos, les muyeres tienen menos estabilidá llaboral, tán vinculaes en mayor porcentaxe a emplegos temporales y tienen que se ver enfrentaes a problemes como l’acosu llaboral y sexual.116

4.2.5. Minoríes étniques 117

“Los negros y los indios probes somos granu de sal que la pita nun cueme” .

270. Hai un claru componente de discriminación racial nel refugu social de les minoríes étniques. 271. Los afrocolombianos son más del 10% de la población y tienen reconocíos drechos constitucionales, pero’l 82% tien necesidaes básiques insatisfeches, sufren discriminaciones de tou tipu, estigmatización, marxinalidá.118 272. Mientres la tasa de mortalidá infantil de Colombia ye de 28 por cada 1.000 ñacíos, na rexón afrocolombiana del Chocó ye de 143 por cada 1.000 ñacíos, y tiende a xubir.119 115 116 117 118 119

68

Informe de la Conseyería Presidencial pa la Muyer, Javier Pineda, 15 d’agostu del 2006. Informe del Observatoriu d’Asuntos de Xéneru, Conseyería Presidencial pa Equidá de la Muyer. Entrevista de la comisión asturiana na Zona Humanitaria de Caño Claro-Curbaradó. Rede Afrocolombiana de Xóvenes. Padre Ignacio Cardona, subdireutor nacional de la Pastoral Social.


CONSTATACIONES

273. A pesar de les normes nacionales ya internacionales protectores los afrocolombianos padecen discriminación sistemática, oficial y non oficial, y tán en situación de gran debilidá. 274. El gobiernu colombianu reconoz que’l 82% de la población afrocolombiano sobrevive ensin que se cubran les necesidaes básiques (abastecimientu d’agua, lluz llétrica, saniamientu, etc.); la tasa d’analfabetismu d’esta población ye trés veces superior a la del restu del país (43% nel campu y 20% na ciudá, en comparanza col 23,4 y el 7,3% pal restu la población) y de cada 100 xóvenes afrocolombianos apenes 2 tienen accesu a estudios superiores; la tasa de mortalidá infantil ye del 151 por mil, mientres que’l promediu nacional ye del 39 por mil; el 76% vive en condiciones de gran probitú y el 42% ta ensin emplegu. 275. El refugu de les comunidaes indíxenes y afrocolombianes inclúi desapolinar a la forciosa de los territorios; destruyir les comunidaes y les identidaes socioculturales; cometer crímenes escontra la humanidá pa ocupar illegalmente los territorios; imponer modelos de desarrollu que destruyen la vida humana, les coleutividaes, el drechu d’esistencia de los puelos; y la destrucción ambiental en sistemes ricos en biodiversidá. 276. El gobiernu colombianu incumple la solicitú pa decidir midíes cautelares a favor de les comunidaes afrocolombianes fecha pola Comisión Interamericana de Drechos Humanos el 7 de payares del 2002 pa preservar el drechu a la vida y la integridá física de los miembros de les comunidaes. 277. El gobiernu nun atiende’l decretu de midíes provisionales de proteición a favor d’eses comunidaes emitíu pola Corte Interamericana de Drechos Humanos el 6 de marzu del 2003 y ratificaes el 15 de marzu del 2006. 278. Los empresarios de la palma cola complicidá de les autoridaes “valtaron con buldozer la nuesa ilesia y el cementeriu d’Andalucía, aplastaron más de cien tumbes, robáronmos les tierres y semaron palma enriba de los nuesos muertos”, afirma un patriarca afrocolombianu de la zona humanitaria de Caño Claro, conca del Curbaradó.120 279. Un patriarca afrocolombianu del Curbaradó narró que “a los que nos criemos en Cetino persiguiéronmos; mataron a mio padre y amenazaron a tola familia pa que vendiéremos 120

Visita de la Comisión Asturiana a la Zona Humanitaria de Caño Claro-Curbaradó. Febrero 10/07. 69


les tierres o marcháremos; pidimos apoyu y proteición al teniente del Exércitu Nacional y díxomos que nesa zona andaben los paracos, non ellos”121. 280. Nes comunidaes del Curbaradó “los paracos mataron a muncha xente, tamién a varios neños con motosierra, motosierrábenlos vivos delantre de la comunidá pa que lo viéremos; nun dexaben enterrar los cachos de la xente porque amenazaron qu’a quien los llevantare facíen-y lo mesmo. Cuando pudimos marchemos, porque’l mieu nun conoz calzones”122. 281. Los puelos indíxenes siguen nuna situación crítica. Dende la visita del Rellator Especial de la Organización de Naciones Xuníes nel añu 2004 la situación de los puelos indíxenes de Colombia ye d’una grave crisis humanitaria, amenaza cierta d’estinción de 18 pueblos, miles d’indíxenes na mendicidá nes ciudaes y miles más acorripiaos nos sos territorios.123 282. Pa la ONIC los principales problemes de los puelos indíxenes refiérense al saquéu de los recursos naturales y el desarrollu de megaproyeutos del capital nos sos territorios; el negociu del narcotráficu; les polítiques del gobiernu que favorecen los atentaos a los drechos de les persones y los puelos en beneficiu del capital; el conflictu militar dientro de los territorios indíxenes y los bloqueos a les comunidaes; l’allistamientu d’indíxenes, munchos d’ellos menores d’edá, polos exércitos; la penetración de los narcoparamilitares nes estructures del Estáu; el falsu procesu de paz con estos grupos y l’apoyu de varios estaos, como l’español, o organismos como la OEA a esta farsa.124 283. Los puelos indíxenes son víctimes d’atentaos a los drechos humanos fundamentales y de crímenes escontra la humanidá, talos que: asesinatos políticos, detenciones masives y arbitraries, tortures y tratos crueles, desapaiciones forciaes, allanamientos, señalamientos, xudicializaciones y acusaciones infundaes, retenes permanentes y torgues a la movilidá. 284. Tamién s’incumplen los sos drechos al debíu procesu, el respetu a la so autonomía, costumes y territorios.

121 122 123 124

70

Ibídem. Ibídem. Entrevista de la comisión asturiana col Comité Executivu de la ONIC, Bogotá, 20 de marzu del 2007. Ibídem.


CONSTATACIONES

285. La política de seguridá democrática del gobiernu metió a la población civil indíxena nel conflictu militar per aciu de la rede d’informantes y soldaos llabradores y col establecimientu de bases, cuarteles, puestos, garites, trincheres y otres construcciones de los militares dientro de los territorios indíxenes y los sos centros poblaos. 286. Los drechos de los puelos indíxenes atácalos la fuercia pública, los grupos paramilitares y les guerrilles, nesi orde. 287. Nos puestos militares desapósiase a los indíxenes d’alimentos, melecines y otres coses necesaries pa la so sobrevivencia. 288. Los grupos guerrilleros y los paramilitares prautiquen l’allistamientu forciáu de xóvenes indíxenes. 289. Recibiéronse denuncies de qu’en varios territorios indíxenes los paramilitares nun se desmovilizaren y siguen cometiendo crímenes y axorizando a la población. 290. N’otres rexones entamáronse grupos paramilitares nuevos, que controlen, métense y ataquen a les comunidaes, organizaciones y cabezaleros indíxenes. 291. En varios territorios indíxenes tán desarrollándose proyeutos d’inversión ensin que se respete’l procedimientu de consulta previa y los criterios establecíos pol Conveniu 169 de la Organización Internaiconal del Trabayu, nin los mecanismos internos de concertación establecíos ente l’Estáu colombianu y les autoridaes indíxenes. 292. Estos proyeutos incluyen: infraestructura vial, fluvial y marítima, estraición de minerales ya hidrocarburos, construcción de banzaos y grandes proyeutos hidrollétricos, control y esplotación de la biodiversidá, y proyeutos agroindustriales, como los monocultivos de palma aceitero y cauchu, que xeneren impautos ambientales irremediables, ruempen l’equilibriu natural y espiritual de los puelos indíxenes, desestructuren el territorio, perxudiquen la salú y afeuten a los ciclos productivos, alimenticios y a la convivencia de les comunidaes indíxenes.125

125

Misión Internacional de Verificación de la situación humanitaria y drechos humanos de los puelos indíxenes de Colombia, ochobre del 2006. 71


293. Hai denuncies por munchos casos d’ataques a los drechos de les muyeres indíxenes, práutiques d’acosu, abusu sexual, forciamientu, engañu y seducción a muyeres y neñes indíxenes por parte de miembros de la fuercia pública. 294. Los atentaos masivos a los drechos humanos de los puelos indíxenes acentuáronse nes árees onde los puelos indíxenes entamaron una campaña empobinada a la “lliberación de la madre tierra”, cola fin d’ampliar los sos territorios pa garantizar la sobrevivencia énte l’acosu del llatifundiu, y como respuesta al incumplimientu sistemáticu del gobiernu de los alcuerdos pa titular o devolver tierres ancestrales arrampuñaes a los puelos indíxenes.

72


CONSTATACIONES

295. En Nariño y Putumayo, frontera con Ecuador, l’enfrentamientu de la guerrilla col exércitu y colos grupos paramilitares, los recientes enfrentamientos ente les guerrilles, los campos minaos y les fumigaciones aérees con glifosatu tán esllarigando al puelu awá. 296. El puelu awá sufre amás l’acosu de los empresarios de la palma africano sobre los sos territorios y permanentes ataques a los drechos humanos, como asesinatos, amenaces, masacres, detenciones arbitraries, esllarigamientu forciáu.126 297. Na Guajira, frontera con Venezuela, la empresa venezolana PDVSA construye un gasoductu que crucia’l territoriu del puelu wayuu, xenerándose división na comunidá sobre la conveniencia d’estes obres. Al tiempu, paramilitares que controlen el contrabandu de drogues y gasolina asesinaron a varios indíxenes. 298. N’Arauca el puelu u’wa enfrenta la decisión nun consultada del gobiernu d’autorizar –dende’l 17 de xineru del 2007- trabayos d’esploración petrolera nel so territoriu ancestral, incumpliendo’l Conveniu 169 de la OIT. 299. Na Sierra Nevada de Santa Martha sigue l’etnocidiu escontra’l puelu kankuamo: masacres, 200 asesinatos selectivos durante’l gobiernu del presidente Álvaro Uribe Vélez, amenaces de los paramilitares, esllarigamientu forciáu. Los indíxenes piden compensación coleutiva, pero’l gobiernu insiste n’impone-yos les compensaciones individuales. 300. El puelu wiwa, de la Sierra Nevada, ta acorripiáu pol Exércitu Nacional, que nun-yos permite l’ingresu d’alimentos nin melecines alegando que son pa les guerrilles. 301. Nel Chocó la situación de los indíxenes ye grave porque les partes altes de los territorios contrólenles les guerrilles, les partes baxes los paramilitares y l’Exércitu Nacional, faciendo peligrosa la movilidá y cortando l’abastecimientu d’alimentos pa les comunidaes indíxenes. 302. Al puelu indíxena nómada nukak makú echáronlu del so territoriu ancestral na selva amazónica los bombardeos de la Fuercia Aérea de Colombia, nel marcu del Plan Patriota, y los enfrentamientos armaos dientro de los sos territorios. Tán al borde la estinción, desnutríos, atacaos por enfermedaes pa les que nun tienen defenses, ensin melecines y sufriendo un procesu aceleráu d’aculturación. 126

Denuncia del CPDH énte la comisión asturiana en Pasto, 13 de febreru del 2007. 73


303. Col monocultivu de la palma africano xeneróse una situación grave pa los puelos indíxenes y afrocolombianos de Tumaco –Pacifico sur-, Chocó –ríos Atrato, Curbaradó, Jiguamiandó-, asina como pa los indíxenes que moren nos departamentos del Vichada y Casanare. 304. Los proyeutos de monocultivu de palma africano ataquen los drechos de los puelos indíxenes, esllaríguenlos y desterritorialicen, nun xeneren emplegu de calidá y destruyen la biodiversidá. Nun son prioridá de los indios sinón de los criollos ricos y de los países desarrollaos. Son la xida pa quita-yos los territorios ancestrales.127 305. Catorce de los puelos indíxenes en peligru de desaniciu son los nukak, guayabero, carijona, tsiripu, amorúa, hitnü, hitanü, cuiba, kofán, siona, coreguaje, chimila, yukpa, jupda. Hai poco morrió l’últimu indíxena tinigua, na Serranía de la Macarena. Tamién cuerren altu riesgu los puelos awá, wiwa y arhuaco, y dos comunidaes del puelu embera.128

4.2.6. Minoríes sexuales 306. La situación de los drechos de lesbianes, gais, transexuales y bisexuales, nun ameyora; siguen persiguiéndolos y asesinándolos militares, guerrilleros y paramilitares. Sufren marxinación social y refugu pola so opción sexual. La educación parte del sobreentendíu cultural implícitu de que’l patrón de lo normal ye la heterosexualidá. 307. Lesbianes, gais, bisexuales y transexuales son víctimes de “llimpieces sociales”, execuciones estraxudiciales, detenciones arbitraries.

4.2.7. Neños, neñes 308. La Comisión Interamericana de Drechos Humanos rexistró allistamientu de neñes y moces por parte d’organizaciones guerrilleres y grupos paramilitares.

127 128

74

Entrevista cola ONIC, Bogotá, 20 de marzu del 2007. Héctor Mondragón Báez, asesor de la Coordinación Llabriega, Indíxena y Negra de Colombia, marzu del 2007.


CONSTATACIONES

309. Les neñes fuércienles, oblíguenles a emplegar dispositivos intrauterinos y a albortar. Los xefes de los grupos paramilitares obliguen a neñes d’ente 12 y 14 años a vivir con ellos, dar servicios sexuales y facese cargu de les xeres doméstiques.129 310. El 87 por cientu de los neños/es colombianos nes files de la guerrilla y de los paramilitares axuntárense a esos grupos "voluntariamente", por convencimientu o por venganza énte l’asesinatu de familiares o la ocupación de los sos puelos; la metada asesinó, participó en tortures y vixiló a secuestraos.130 311. Nos últimos cinco años menguó la edá de los menores qu’entren nes files de les guerrilles, yá que pasó de los 13,8 años a los 12,8.131 312. Vinculaes/os al conflictu armáu hai en Colombia 11 mil neños/es (Human Rigths Watch), 25 mil son víctimes d’esplotación sexual (Defensoría del Puelu); hai 323 mil neños/es vinculaos al trabayu domésticu en cases de terceros, y 794.900 neños/es trabayen (informe del DANE).132 129

Comisión Interamericana de Drechos Humanos. Rellatoría sobre los drechos de les Muyeres, payares del 2007. Defensoría del Pueblu. Estudiu realizáu col apoyu d’UNICEF, avientu del 2006. Ibídem. 132 CUT. Departamentu de Drechos Humanos, “Derechos Humanos, solución política, acuerdos humanitarios vs. seguridad democrática e impunidad”, Bogotá, 22 d’agostu del 2006. 130 131

75


Neños/es, concentración escolar en conceyu de La Florida, Nariño.

76


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

5. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES 5.1 XENERALES El conflictu colombianu nes sos espresiones sociales, polítiques y armaes orixínase y caltiénse por causes estructurales, como la inequidá social, l’apartamientu, la impunidá, la represión de la protesta social y l’usu de la violencia como mediu p’acumular riqueza y territorios. Nel marcu del conflictu militar les situaciones d’inequidá ya impunidá estructural agraváronse; la situación de los drechos humanos sigue siendo crítica. A la fuercia pública atribúyesey la mayoría de los atentaos graves a los drechos humanos. Sectores de los poderes públicos nacionales y llocales foron acutaos por narcotraficantes y paramilitares, qu’exercen el control de la población y de les instituciones. Tolos exércitos siguieron atacando’l drechu internacional humanitariu. Siguieron les execuciones estraxudiciales, les detenciones masives y arbitraries, les detenciones y desapaiciones forciaes, l’esllarigamientu forciáu de persones, les amenaces de muerte escontra cabezaleros d’organizaciones sociales y opositores políticos del gobiernu, les execuciones estraxudiciales, l’implicamientu de la población civil nel conflictu militar, los ataques al principiu de distinción, l’allistamientu de menores, el mináu d’árees usaes por civiles, los ataques a grupos fráxiles de la población, como sindicalistes, defensores de los drechos humanos, puelos indíxenes y afrocolombianos, periodistes. Caltiénense altos niveles d’impunidá, agravaos cola Llei de Xusticia y Paz. Los grupos paramilitares siguen esistiendo y agrediendo. Caltiénense los vínculos ente los paramilitares y la fuercia pública.

77


Hai pocos avances en materia de drechu a la verdá, xusticia y compensación. Los problemes sociales derivaos de la inequidá caltiénense, como la probitú y la miseria grave, aumentó la desnutrición d’amplies capes de la población, sobre manera de les minoríes étniques. Hai 18 puelos indíxenes al borde la estinción, munchos d’ellos en medio d’operaciones militares y paramilitares, sometíos a bloqueos, fumigaciones aérees, bombardeos, y acosaos por grandes proyeutos d’inversión. Siguió’l desaposiu violentu de tierres coleutives de les comunidaes indíxenes y afrocolombianes ensin que l’Estáu ordene les sanciones y devoluciones pertinentes. En Colombia sigue habiendo series carencies nos rexistros oficiales d’indicadores como probitú, desemplegu, homicidios y execuciones estraxudiciales, desapaición forciada de persones, esllarigamientu forciáu.

78


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

5.2. AL GOBIERNU DE COLOMBIA • Decidir midíes que resuelvan problemes estructurales qu’impiden l’esfrute de los drechos económicos, sociales y culturales, como los referíos a la inequitativa concentración de la propiedá de la tierra, la riqueza y l’ingresu. • Romper los llazos ente’l narcotráficu y los poderes públicos, y ente los militares y los grupos de la estratexa paramilitar, que tien que s’escontarmar nes sos estructures militares y financieres. • Illegalizar los movimientos y partíos políticos de fachada de los narcotraficantes y paramilitares. • Garantizar la inmediata devolución de tierres, territorios y bienes urbanos arrampuñaos a les comunidaes llabriegues, indíxenes y afrocolombianes. • Garantizar a les víctimes los drechos a la verdá, la xusticia y la compensación. • Ordenar a la fuercia pública el desbloquéu o fin del aisllamientu al que tán sometíes les comunidaes rurales. • Decidir midíes pa evitar la estinción de los puelos indíxenes y aplicar les recomendaciones formulaes nel 2004 pol rellator especial de la ONU pa los puelos indíxenes. • Garantizar el xulgamientu pola xusticia ordinaria de los miembros de la fuercia pública que cometieren delitos escontra la vida ya integridá de la población civil. • Abrir espacios pal intercambiu humanitariu y pa una solución dialogada del conflictu militar.

5.3. A LOS GRUPOS GUERRILLEROS • Posibilitar espacios pal intercambiu humanitariu y pa una solución dialogada del conflictu militar. • Cesar el mináu d’árees d’usu de la población civil, l’allistamientu de menores y los ataques sobre la población civil.

79


80


ANEXOS

6. ANEXOS 6.2. ORGANIZACIONES Y PERSONES ENTREVISTAES La delegación asturiana entrevistóse con: Organizaciones sociales - Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos, CPDH - Departamentu de Drechos Humanos de la Central Unitaria de Trabayadores, CUT - Coleutivu d’Abogaos José Alvear Restrepo, CAJAR - Fundación Comité de Solidaridá colos Presos Políticos, FCSPP - Asociación Nacional d’Ayuda Solidaria, ANDAS - Comisión Intereclesial de Xusticia y Paz - Movimientu Nacional de Víctimes de Crímenes d’Estáu - CUT Nariño - Departamentu de Ciencies Sociales, Universidá Nacional

81


- Asociación de Profesores de la Universidá de Nariño, ASPUNAR - Sindicatu del Maxisteriu de Nariño, SIMANA - Corporación Cospac - Coordinadora Nacional d’Esllarigaos, CND - Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, FENSUAGRO - Organización Nacional Indíxena de Colombia, ONIC - Polu Democráticu Alternativu, PDA - Gran Coalición Democrática-Nariño, GCD - Mocedá Comunista de Colombia, JUCO - Partíu Comunista Colombianu, PCC - Corporación Xurídica Humanidá Vixente - Puelu indíxena awa - Comunal indíxena El Sande, Samaniego-Nariño - Puelu indíxena kankuamo - Asociación Nacional d’Indíxenes y Llabriegos Esllarigaos de Colombia, ANDICOL - Asociación Semientes Creatives de Ciudá Bolívar, Bogotá - Sindicatu de Trabayadores del Institutu Colombianu de Desarrollu Rural, SINTRAINCODER - Corporación Fondu d’Emplegaos del INCODER, Corfeinco

82


ANEXOS

- Sindicatu de Trabayadores Agrícoles Independientes del Meta, SINTRAGRIM - Sindicatu de Trabayadores Agrícoles de Cundinamarca, SINTRAGRICUN - Unión Sindical Obrera, USO, seición Apiay - Comité Cívicu polos Drechos Humanos del Meta - Comunidá Civil de Vida y Paz d’El Castillo-Meta - Asociación Güelos Indefensos Esllarigaos-Meta - Comisiones de Drechos Humanos de la rexón del ríu Guejar, Puerto Toledo, El Tigre, Santo Domingo, Puerto Lleras, Puerto Rico - Asociaciones d’Esllarigaos de Vista Hermosa, El Castillo, Puerto Toledo, La Macarena, Villa La Paz, Puerto Lleras, Puerto Esperanza - Central Nacional Provivienda, CENAPROV-Meta - Coordinación Nacional de Medios Alternativos de Colombia - Periódicu VOZ - Emisora Viva la Ciudadanía - Fundación Cese al Fueu - Notimundo - Axencia EFE - TELESUR

83


ESTAMENTOS OFICIALES: - Vicepresidente de la República de Colombia, Sr. Francisco Santos Calderón - Viceministra del Interior y Xusticia, Sra. María Isabel Nieto - Sr. Rafael Bustamante, direutor de la Direición de Drechos Humanos del Ministeriu del Interior y Xusticia - Procuraduría Xeneral de la Nación: Sra. Nubia Herrera, procuradora delegada del Ministeriu Públicu p’Asuntos Penales; Sra. Patricia Linares, procuradora delegada preventiva en drechos humanos y asuntos étnicos - Vicefiscal xeneral de la nación, Sr. Germán Mendoza - Xefe de la Unidá Nacional de Fiscalíes de Drechos Humanos, Sr. Leonardo Cabana - Programa Presidencial de Drechos Humanos y Drechu Internacional Humanitariu, Sr. Carlos Franco Echavarría - Batallón d’infantería aerotransportáu númberu 21 “Batalla Pantano de Vargas”, oficial responsable de drechos humanos - Morgue del cementeriu del conceyu de Granada-Meta - Alcaldía de La Florida, Nariño, Alvaro Obando - Alcaldía de Samaniego, Nariño, Harold Montúfar - Universidá Nacional de Colombia, departamentu d’Antropoloxía - Cárcel Nacional La Picota - Cárcel de muyeres El Buen Pastor - Direición Xeneral de Cooperación, Ministeriu de Rellaciones Esteriores de Colombia - Embaxada d’España en Colombia, Oficina Téunica de Cooperación 84


ANEXOS

SIGLES USAES - ONU: Organización de Naciones Xuníes - OIT: Organización Internacional del Trabayu - OEA: Organización d’Estaos Americanos - BIRF: Bancu Mundial - CEMIL: Centru d’Educación Militar - FARC-EP: Fuercies Armaes Revolucionaries, Exércitu del Puelu - ELN: Exércitu de Lliberación Nacional - CUT: Central Unitaria de Trabayadores - ONIC: Organización Nacional Indíxena de Colombia - SINALTRAINAL: Sindicatu Nacional de Trabayadores de la Industria d’Alimentos - ESMAD: Escuadrón Móvil Antialborotos - BACRIM: Bandes criminales emerxentes - DIH: Drechu internacional humanitariu - DAS: Departamentu Alministrativu de Seguridá - SIJIN: Serviciu d’Intelixencia de la Policía Nacional - CDPH: Comité Permanente pola Defensa de los Drechos Humanos - ASOJUA: Asociación de Xubilaos de la Universidá del Atlántico

85


- ANTHOC: Asociación Nacional de Trabayadores d’Hospitales y Clíniques de Colombia - ASPU: Asociación Sindical de Profesores Universitarios - SINTRAUNICOL: Sindicatu Nacional de Trabayadores de les Universidaes de Colombia - SINTRAMINERGETICA: Sindicatu de Trabayadores de les Empreses Mineres y Enerxétiques - SINTRAIMAGRA: Sindicatu Nacional de Trabayadores de la Industria de mantega, margarina, aceite, sebu, oleaxinoses, concentraos y derivaos grasos - ADEBA: Asociación d’Educadores de Barranquilla - USO: Unión Sindical Obrera de los Trabayadores de la Industria del Petroleu - CAJAR: Coleutivu d’Abogaos José Alvear Restrepo - ASFADDES: Asociación de Familiares de Deteníos Desapaecíos - SIMANA: Sindicatu de Mayestros de Nariño - FENSUAGRO: Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria - CARACOL: Cadena Radial Colombiana - CODHES: Consultoría pa los Drechos Humanos y l’Esllarigamientu - DESC: Drechos económicos, sociales y culturales - CONPES: Conseyu Nacional de Planificación Económica y Social - CIDH, Comisión Interamericana de Drechos Humanos - CNA, Coordinador Nacional Agrariu

86


Amenaces como esta lláncenles grupos paramilitares a sindicalistes y defensores de los drechos humanos.

ÁGUILES NEGRES POR UN ATLÁNTICO ENSIN TERRORISTES Barranquilla, avientu del 2006 Un mensaxe de feliz navidá y prósperos entierros a los miembros de la guerrilla na Universidá del Atlántico, organizaciones sociales d’estos y otros barrios: Don Bosco IV, la Cangrejera, la Concepción, El Bosque, La Cordialidad, Los Olivos, Las Nieves, abogaos defensores de guerrilleros, sindicalistes de Barranquilla y Soledad. “Ustedes, los infiltraos, sapos, panfleteros, creen que les bales nun los van alcanzar, pero tán enquivocados dafechu, ¿Qué ye que yá escaecieron lo que-yos asocedió ente los años 1997 y 2005 a munchos de los qu’anduvieron con ustedes?”. Dámos-yos una selmana pa que marchen de la nuesa ciudá Estos van ser los nuesos oxetivos: MIEMBROS DEL F.E.U. = (Brazu de les F.A.R.C.), DE DIGNIDÁ ESTUDIANTIL= (Frente Urbanu Kalet Gómez del E.L.N), VISIÓN DEMOCRATICA= (Frente Urbanu Kalet Gómez del E.L.N), FUN COMISIONES = (Brazu de les F.A.R.C.), A.C.E.U = JUCO (Brazu de les F.A.R.C.). SINALTRAINAL, ANTHOC, ASOJUA, ASPU, SINTRAUNICOL, SINTRAIMAGRA, COMITÉ DE SOLIDARIDÁ COLOS PRESOS POLÍTICOS, SINTRACARBON, ADEBA, SIMUSOL, SINTRAHOBICOL, CUT ATLÁNTICO.

87


Pero de manera mui especial personaxes que tuvieron vinculaos, y tán, a les actividaes d’infiltración na universidá, sindicatos y barrios, como: Jesús Tovar, Euripide Yance, Campo Quintero, Henry Gordón, Gastón Tesillo, Carlos Hernández, Walter Salas, Guido Niebles, Javier Bermúdez, Walberto Torres, José Rodríguez, Moisés Sade, Hernando Romero, Gustavo López, Tomás Ramos, Limberto Carranza, Daniel Gaviria, Humberto Lara, Deniris Polo, Israel Barreiro, Antonio García, Juan Carlos Sandoval, Adolfo Llanos, Ricardo Villegas, Henry Molina, Sara Acosta, Iván Acosta, José Valbuena “Tingo o L’Indiu”, Jair Jiménez, Gilma Turizo, Bernardo Charris, José Gabriel Pacheco, Lisandro Cerril, Julio Casas, Nevis Niño, Néstor Brujes, Saskia del Rió, Daniela Castro, Enrique Olaya, Brenda Blanco, Ciro Becerra, Franklin Castañeda, Miguel Castillo, Walter Carcamo, Rodrigo Navarro, Javier Hebrad, Alfonso Montalvo. El papel nun mos algama pa colocar tolos nomes y organizaciones que sirven como fachada pa faer el so trabayu insurreutu, estos fíos de puta, gonorrees, pero ehí tán los sos principales cabezaleros, pero toos aquellos vinculaos direutamente con tou esti tipu de persones y organizaciones afíliense a una funeraria.

88


89

TOTAL DE SINDICALISTAS Central Sindical: TODAS Sexo: M/F COLOMBIA Informe del 1 Enero 2006 al 31 Diciembre 2006 Tipo de Violacion: HOMICIDIOS Total de casos = 77

LISTADO DE VICTIMAS DE VIOLACION DEL DERECHO A LA VIDA, A LA LIBERTAD Y A LA INTEGRIDAD FISICA DE SINDICALISTAS


90

Profile for Soldepaz Pachakuti

III informe Colombia (asturiano)  

Tercer visita asturiana pa pescudar la situación de los drechos humanos en Colombia en 2007

III informe Colombia (asturiano)  

Tercer visita asturiana pa pescudar la situación de los drechos humanos en Colombia en 2007

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded