Issuu on Google+

YO ME LLAMO

Alberto Acosta técnico en mantenimiento, músico y futbolista aficionado. De lunes a viernes trabaja en el Museo Nacional de Medicina y los fines de semana pueden verlo tocar en el restaurante Leña Quiteña, en el sector La Ronda. Otra de sus grandes pasiones es el fútbol. También trabaja para la AFNA en el control de puertas, tiene 41 años y es divorciado. Dice que sí tiene su compromiso: sus hijos. No le gusta esa sensación de control y presión que siente con este gobierno. Se reconoce como un hombre “amiguero” que tiene muy poco en común con su homónimo. En su cumpleaños, su manjar preferido es carne frita con ensalada de remolacha.

24 SoHo

una revista para gente de izquierda

Fotografía: SANTIAGO CALERO

Este Alberto Acosta hace muchas cosas al mismo tiempo: es


Alberto Acosta