Issuu on Google+

INTEGRANTES DO CLUB


O AUTOR: Marcos Calveiro naceu en Vilagarcía no ano 1968 e a súa actividade profesional é a de avogado. Ten recibidos varios premios pola súa narrativa entre os que destacan o Ala Delta e o Lazarillo 2009 polo libro que ides ler. Son outras obras deste autor: Cartas do terceiro día, El cartero de Bagdag, Festina lente, Rinocerontes e Quimeras, Sari, soñador de mares e Settecento.


Por Carmen Fernández Etreros. Sensible, fermosa, de trama ben guiada e construida, O pintor do sombreiro de malvas, é un dos mellores libros de novela xuvenil publicados este ano. Esta obra foi galardonada co Premio Lazarillo 2009, un dos máis prestixiosos de España, a novela de Marcos Calveiro recrea a vida do pintor Vincent Van Gogh en Auvers-surOise, un pobo da provenza francesa, desde a mirada dun adolescente francés que o acompaña a pintar pola zona levando os seus bártulos, durante o verán de 1890. Un mozo, rebelde e complicado, é enviado pola súa nai a pasar o verán de 1890 en casa da súa vella tía avoa. Unha muller amargada e firme defensora dos convencionalismos e as aparencias. Alí coñecerá a un pintor recén chegado, colérico e extravagante, que lle pide que o acompañe nas súas excursións pola zona. El chico coñecerá ese véran a amizade, o primeiro amor con Adeline, a vida provinciana e tamén a tristeza da morte. A novela está inspirada na vida e obra de Vincent Van Gogh, que o autor investigou a fondo intentado escribir unha ficción sobre a vida real do pintor, pero tamén intenta que o lector “viva” a súa pintura a través dos cadros que foi realizando nas terras da Provenza. Por exemplo, o escritor inventa unha escena na que o pintor comeza a pintar os campos de trigo ante a atenta mirada do mozo, e sinte a necesidade de reflectir no cadro os corvos escapando cara ao horizonte. Cuns disparos ao aire e unhas poucas pinceladas no cadro provocarán o efecto desexado e o voo dos cuervos convertirase nunha premonición para o lector do final do artista. O autor intenta reflectir o xenio do artista a través do diálogo constante co mozo e ten memorables pensamentos e conversacións sobre a forma de pintar do artista, de aproveitar a luz… Por exemplo, nunha escena Van Gogh pecha os ollos e o mozo pregúntalle se está pintando: “¡Por


suposto! Non preciso estar delante do caballete. Pecho os ollos, vexo o lenzo en branco e póñome a pintar. En moitos momentos da miña vida non tiña nin para pinturas así que pintaba na miña cabeza. Primeiro, escollía as cores, as mesturaba despacio, e logo pincelada a pincelada a composición ía xurdindo. O carácter voluble e irascible de Van Gogh, a súa relación apasionada co seu hirmán Theo, a súa afición desmedida á absenta, as súas dificultades económicas ou a súa actividade pictórica frenética os sus últimos días da súa vida. É un libro de verdade excelente, sensible , de boa pluna e que atrapa ao lector cun ritmo áxil e coidado. Un libro que disfrutarán moito os lectores xóvenes e aqueles que queiran coñecer a vida e a obra deste xenial pintor. ( Estractado de: http://www.culturamas.es/blog/2010/09/27/el-pintor-delsombreros-de-malvas/)


Jordi Sierra i Fabra, nació en Barcelona en 1947. Es periodista, crítico musical, narrador, poeta y ensayista. Comenzó a escribir a los 12 anos. Estudió aparejadores mientras trabajaba en una empresa de construcción. A partir de 1968 empieza a publicar artículos, al tiempo que cofundaba El Gran Musical de la Cadena Ser. Viaja por el mundo acompañando a los grandes intérpretes, sobre los que escribió


Historia de Música Pop, que tuvo gran éxito comercial. A la vez que trabajaba en el mundo de la música, escribía más de trescientas obras de ficción, ganando numerosos premios. La obra que vamos a leer, Kafka y la muñeca viajera, fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil del año 2007.

A menudo se suele recurrir a la personalidad, o a la obra de Franz Kafka, uno de los más importantes escritores del siglo XX, cuando nos encontramos ante un problema de difícil solución. Suele ser habitual, en esas situaciones, utilizar expresiones tales como “Esto que nos ha ocurrido es kafkiano”. También se dice para describir una situación de la vida que consideramos similar al absurdo en el que se ven inmersos los personajes de este autor o a los sentimientos de culpa que suelen embargarlos Lo que muchas personas no saben es que Franz Kafka, ese personaje conflictivo, obsesivo y desilusionado con su trabajo en una empresa de seguros, fue capaz de mantener una breve, pero intensa amistad con una niña en los meses anteriores a su fallecimiento. También se sabe o por lo menos así lo afirma Dora Diamant –que fue su último gran amor y que le acompañó en sus últimos días- que Kafka llegó a escribirle varias cartas a aquella misteriosa niña. Partiendo de este hecho, el escritor Jordi Sierra i Fabra escribe Kafka y la muñeca viajera, un maravilloso relato que mezcla fantasía y realidad de una manera magistral. La acción arranca cuando Kafka, durante uno de sus paseos por el parque Steglitz de Berlín se encuentra con una desconsolada y llorosa niña llamada Elsi. Ante los requerimientos del escritor,


Elsi le cuenta que está triste, porque su muñeca Brígida ha desaparecido y no sabe dónde buscarla. Ni corto ni perezoso, Kafka le cuenta que Brígida no está perdida, sino de viaje alrededor del mundo. Ante los asombrados ojos de Elsi, quien pregunta al autor que cómo lo sabe, Kafka le responde que él es un cartero de muñecas, especializado en llevar las cartas de las muñecas viajeras del mundo. Como era de esperar, Elsi le pregunta si él podría traerle las cartas de su querida Brígida, siempre cuando la muñeca le mandara alguna, petición que fue respondida de manera afirmativa por el escritor. A partir de ese momento, Kafka dedicará las tres siguientes semanas de su vida a escribir toda una colección de cartas, relatando las andanzas de Brígida, la cual imitará las aventuras del mismísimo Phileas Fogg, famosísimo viajero creado por el escritor Jules Verne. Como no podía ser menos, Kafka invertirá todo su tiempo libre y sus cualidades literarias en escribir las más maravillosas y atractivas cartas para su pequeña amiga Elsi, demostrando una enorme sensibilidad para con la pequeña. Son pequeñas obras maestras en las que el escritor se pone en la piel de una intrépida muñeca que está inmersa en un viaje de descubrimientos continuos, al igual que su dueña, La pequeña Elsi descubrirá, gracias a los relatos de su intrépida muñeca, muchos de los secretos de nuestro mundo, que permanecen ocultos para los niños hasta que éstos llegan a ser mayores. Kafka y la muñeca viajera entremezcla la propia vida del escritor nacido en Praga y considerado uno de los más importantes autores del pasado siglo XX, con la imaginación del escritor catalán Jordi Sierra i Fabra.


La novela pretende ser una reconstrucción de la amistad entablada por Kafka y una niña alemana, a finales de 1923 y principios de 1924, rellenando así aquellos pasajes que habían quedado incompletos desde la muerte de Kafka y, posteriormente de Dora Diamant, las dos únicas personas conocedoras de tal amistad, además de la desconocida niña. Jordi Sierra i Fabra logra, con una prosa cuidada, medida y precisa la que, posiblemente, sea la mejor obra hasta la fecha de este escritor responsable de al menos tres centenares de libros. Kafka y la muñeca viajera es una lectura recomendada para los más jóvenes, pero, como ocurre con otras obras del autor, también es un placer para el lector adulto. La obra e y otra más reposada donde se repasan algunos temas propios de edades más adultas que muchas personas tienden a olvidar a medida que cumplen años


Francisco Castro naceu en Vigo en 1966, traballa desde hai anos como cronista cultural en varios medios galegos, e na actualidade na Editorial Galaxia. En 2010 foi elixido presidente da Asociación Galega do Libro Infantil e Xuvenil. É un dos narradores galegos que comezaron a publicar no inicio do século XXI. A súa narrativa destaca pola orixinalidade á hora de abordar xéneros moi diferentes. Recibiu diferentes premios. Entre as obras máis coñecidas están Un bosque cheo de faias (Premio Frei Martín Sarmiento), Spam (Premio Blanco Amor), As palabras na néboa (Premio de novela Manuel García Barros),


O ceo dos afogados (finalista do premio Fundacion Caixa Galicia), Chamádeme Simbad e O segredo de Marco Polo. ◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊

Crítica de ‘Chamádeme Simbad’ Isabel Soto.

Francisco Castro diríxese nesta súa nova obra a lectores máis novos que en textos anteriores. Se Un bosque cheo de faias trataba a violencia e a xenofobia, e O ceo dos afogados (2007) abordaba da sostibilidade ambiental, nesta obra presenta o tema do alzhéimer e o coidado dos maiores. Chamádeme Simbad pon en práctica os trazos da fórmula do “realismo cotián” (protagonista infantil entre os oito e nove anos, narración en primeira persoa para “reproducir” a percepción infantil do mundo dos adultos e con expresión de seu –frases sinxelas e ocorrentes, humor, chispa...–, e escenario doméstico, escolar ou do ámbito da amizade no que se introduce algún feito que racha co equilibrio), sempre na procura dun oco entre o predominio da fantasía... En Chamádeme Simbad, Paulo, un neno de dez anos, relata os cambios que experimenta a súa vida familiar coa enfermidade do avó. O avó esquécese de todo, repite seguido as mesmas cousas, ri coma un cativo e en ocasións non coñece a ninguén, aínda que si se lembra do seu compañeiro de xogos, pois ambos comparten en exclusiva unha fantasía: Paulo é Simbad e o avó, o Capitán dos Sete Mares. A súa descrición conxuga inxenuidade, lóxica infantil, humor e boas doses de crítica, sobre todo cara ao pai –posible Medalla de Ouro na Olimpíada de falar polo móbil–, así como cara á relación que mantén con el –“Pode esquecerse de min (hai días que nin me mira) ou do avó (o mesmo), pero non do móbil”. Con respecto ao modo de expresión, o discurso vese interrompido polas intervencións entre parénteses ou polo equívoco humorístico que suscita a interpretación literal de frases feitas como “quentar a cabeza”, “aquí vaise montar a de San Quintín” ...


A historia seduce polo acerto no deseño do pequeno narrador, polas constantes apelacións aos lectores e a introdución de efectos de recoñecemento e mais polo retrato desta familia, en ningún caso modélica e con disputas de vello, ocultamentos, mentiras ou medias verdades nas que Paulo acaba reparando. Ademais da crítica ao comportamento do pai, poderíase afondar no papel da nai, que asume en solitario o traballo da casa –“papá pasa, protestando, o aspirador”– e o coidado do sogro, con doses de agarimo e paciencia postas de relevo por Paulo, polo que ten de retrato dunha situación real, por moi politicamente incorrecta que resulte. Outro aspecto tamén moi interesante ten que ver co conto de Simbad: o fillo renunciou ao imaxinario do vello e non lembra o conto ao xeito, esqueceuno. O neto, pola contra, ben que o sabe. É o fío que o une co avó, que ocupa o tempo compartido, o xogo, a transmisión que seu pai rompeu. Paulo dálle unha lección ao pai que este non acaba de percibir, pero non será a única. Contra o final, e desde a súa inocencia, ofrécelle un argumento irrefutable: “Cando sexas un velliño e non poidas nin cortar a comida nin vestirte nin nada, eu, ¡xúrocho! (...), eu sempre estarei ao teu lado para coidarte”. En resumo, trátase dunha historia que integra outros moitos atractivos, como as ilustracións de Manel Cráneo que inciden na fantasía compartida, ao presentar a Paulo sempre como Simbad, ou o epílogo, coa relación de personaxes e os feitos que aconteceron rematada a crise familiar.

http://www.culturagalega.org/lg3/extra_recension.php?Cod_extrs =2082&Cod_prdccn=1706


EricEnmanuel Schmitt, nació en 1960, cerca de Lyon (Francia). Se licenció y doctoró en Filosofía en París. Fue profesor en las universidades de Cherburgo y Chambéry. Actualmente vive en Bruselas Es autor de ensayos, relatos cortos, novelas y obras teatrales. Entre sus obras destacan: La noche de los valognes”, “El visitante”, “Golden Joe”, “Variaciones enigmáticas”, “Federico o el bulevar del crimen”, “Pequeños crímenes conyugales”, “La secta de los egoístas”, “El evangelio


según Pilatos”, “La parte del otro”, “Cuando yo era una obra de

arte” y “El señor Ibrahim y las flores del Corán” Ha recibido diferentes premios, tales como el Premio Nuit des Molières, el Gran Premio de Lectoras de Elle Magazine y el Gran Premio de Teatro de la Academia Francesa.

El señor Ibrahim y las flores del Corán Esta pequeña novela de Eric-Emmanuel Schmitt, primero fue una pieza teatral. La historia que narra transcurre en el París de los años 60, concretamente en la calle Azul, donde viven los dos personajes principales: un tendero árabe, el señor Ibrahim, y un muchacho judío, Momó. Momó, el narrador en primera persona, es un niño de trece años que vive en una casa triste y oscura con su padre, un anciano abogado con el que no comparte nada. Momó, acusado por su padre de robarle dinero, decide romper su pequeño cerdito-hucha y gastarse los 200 francos ahorrados con una prostituta de la calle Paraíso. Es por esa época cuando conoce al señor Ibrahim, un hombre mayor y solitario que pasa el tiempo en la puerta de su tienda, sonriendo mucho y hablando poco. Se entabla entre ellos una tranquila y profunda amistad, rodeada de mucho humor. Momó recibe del señor Ibrahim muchas enseñanzas que contrastan con su triste vida familiar ya que le habla de sonreír , de ser amable... -cosas desconocidas para Momó hasta entoncesy así va descubriendo por fin algún momento de felicidad. Un día su padre se marcha y lo abandona. Momó intenta durante meses hacer ver que nada sucede ya que se siente abandonado por segunda vez –en su infancia, por su madre y ahora en plena adolescencia por él-. El señor Ibrahim le propone entonces realizar un viaje a Normandía. Al regresar, las cosas cambian: la policía le avisa de que su padre se suicidó tirándose a la vía del tren y su madre regresa, pero la intenta engañar –aunque sin conseguirlo- haciéndole creer que él no es Momó. Cansado y triste, Momó le pide un día al señor Ibrahim que lo adopte y éste


acepta. Entonces, en verano, deciden comprar un coche e irse a lo que el señor Ibrahim llamaba el “Creciente fértil”, su país. Atraviesan toda Europa y el anciano tendero le enseña a Momó muchas cosas: las palabras del Corán, como reconocer a los ricos, a bailar y a disfrutar con el movimiento del cuerpo, a caminar despacio por la vida y preocuparse de las pequeñas cosas… Cuando se aproximan al mar, el señor Ibrahim está cada vez más nervioso. Al llegar a su pueblo, Momó se acuesta a la sombra de un árbol a dormir y cuando despierta ve que el señor Ibrahim ha tenido un accidente con el coche y está muy grave. Desconsolado, se echa a llorar pero el anciano le dice que no lo haga, que él ya es viejo y que fue feliz en su vida. Cuando llega a París, Momó se da cuenta de que su padre adoptivo le ha dejado todo: su dinero, su tienda de la calle Azul y su Corán. Dentro del Corán encontró dos flores secas y una carta de su amigo Abduláh. El final del libro cuenta que Momó se hizo mayor, se casó, tuvo varios hijos, va todos los lunes a la casa de su madre –aunque sigue intentando mantener el engaño de que él no es Momó- y se convirtió en el árabe del barrio porque –como decía el señor Ibrahim- árabe quiere decir que “el colmado está abierto desde las ocho de la mañana hasta la medianoche, incluso los domingos”. El relato nos habla de la amistad, de la tolerancia, del cariño, de la alegría ante la vida y las cosas “sin importancia”, de la magia, de la posibilidad de que dos personas -aparentemente alejadas por su cultura y religión- se entiendan y de lo valioso que es aprender y enseñar cuando se hace con el corazón y la ternura. Tomado de: http://es.shvoong.com/books/232380-el-se%C3%B1oribrahim-las-flores/


La novela ha sido llevada al cine: FICHA TÉCNICA: Título: El señor Ibrahim y las flores del Corán (Francia, 2003) Duración: 95m. Género: drama Guión: François Dupeyron y EricEnmanuel Schmitt. Fotografía: Rémy Chevrin. Producción: Michèle Petin y Laurent Petin Dirección: François Dupeyron. Intérpretes: Omar Sharif (Sr. Ibrahim), Pièrre Boulanger (Momo), Gilbert Melki (padre de Momo), Isabelle Ranauld (madre de Momo), Lola Naymark (Myriam), Isabelle Adjani (la estrella).


Club Elvilendo II. Libros I, II, III y IV